El rallycross en España (Parte III): Una sequía de 25 años

El rallycross en España (Parte III): Una sequía de 25 años

En las dos primeras entregas de este reportaje tratamos la llegada del rallycross a España (Parte I) y el desarrollo de las carreras de carácter internacional en el Circuit de Sils (Parte II). A continuación, el tercer y último capítulo.

Hasta la organización de la primera cita del Campeonato del Mundo de Rallycross en el Circuit de Barcelona – Catalunya en el año 2015, no hubo ninguna prueba más de carácter internacional de esta especialidad en España. Veinticinco años de sequía para un país en el que las carreras sobre tierra siempre han atraído a multitud de participantes. El norte de la península cuenta con una tradición sin parangón en lo que respecta a este tipo de competición, pero por alguna razón, el rallycross llegó, pero no cuajó. Ni siquiera cuando los X Games aterrizaron en Barcelona en 2013.

El estadio olímpico Lluís Companys, situado en Montjuïc, la montaña mágica, cuna de grandes carreras en su antiguo circuito urbano, estaba preparado para la ocasión. El regreso del rallycross a nuestro país se iba a materializar. Se preparó un trazado mixto en el interior del estadio, en el que se jugarían el tipo las grandes estrellas de la especialidad vinculadas a los X Games, como Travis Pastrana o Ken Block. También, algunos pilotos invitados para esta cita, que iba a ser la primera en mucho tiempo, como Carlos Sainz o Nani Roma.

Pero el mal tiempo jugó en contra. La lluvia puso el circuito impracticable, haciendo del barro el mayor enemigo. Los pilotos intentaban mantener los coches en la trazada, pero estos eran incapaces de seguir la ruta. Con grandes volantazos luchaban por enderezar las máquinas en medio de una superfície que cada vez iba acumulando más y más agua. Tras unos minutos de entrenamientos, los comisarios ondearon bandera roja. La pista estaba impracticable. Después, la cita se suspendió y los allí presentes se quedaron con la miel en los labios.

La pista preparada en el Estadio Lluís Companys de Barcelona quedó impracticable en los X Games de 2013. Foto: Brett Wilhelm / ESPN

Por suerte, no hubo que esperar mucho para disfrutar, esta vez sí, de una cita de rallycross en condiciones. Con sus mangas eliminatorias y sus carreras espectaculares. El 19 de septiembre de 2015, los Supercars del mundial tomaron la pista preparada en la zona del estadio, el último sector, del Circuit de Barcelona – Catalunya. Ese fin de semana, los aficionados pudieron vibrar por fin con el espectáculo de esta disciplina en nuestro país. Montmeló tomaba el relevo a Sils dos decenios y un lustro después. Al día siguiente, Petter Solberg escribía su nombre con letras de oro en el palmarés de ganadores de la prueba.

El Rallycross de Barcelona, llamado oficialmente World RX of Catalunya, ha servido para volver a traer la esencia de las carreras al sprint en circuito mixto una vez más. Y por ahora, parece que es para quedarse unos cuantos años. La cita anual en el trazado vallesano aglutina a un gran número de aficionados en un ambiente de fiesta. Además, la cita mundialista suele estar acompañada de una prueba de Car Cross y algunas otras actividades que complementan el programa del fin de semana. Con todo, sirve para que algunos de los pilotos habituales del Campeonato de España de Autocross puedan conocer los secretos de su especialidad hermana.

Salida de una de las mangas de Car Cross durante el Rallycross de Cataluña de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En estos últimos años, los pilotos nórdicos se han impuesto cada temporada, igual que en su día lo hicieron en Sils. Al experimentado piloto noruego Petter Solberg, se han sumado después los suecos Mattias Ekström, con dos triunfos seguidos en 2016 y 2017; Johan Kristoffersson en 2018 y Timmy Hansen en 2019. Lo han hecho en uno de los circuitos más técnicos del campeonato. Pilotos, ingenieros y mecánicos coinciden en señalar el trazado catalán como uno de los más difíciles del año, tanto desde el punto de vista del pilotaje, como desde el del reglaje de los coches.

El éxito de la cita, puntuable para el Campeonato del Mundo de Rallycross, puede ser el inicio de algo importante. Desde los más altos estamentos ya se están planteando ideas para que el rallycross eche raíces de una vez por todas en nuestro país. A finales del año pasado, la Real Federación Española de Automovilismo anunció la creación de la Copa de España de Rallycross, aunque a día de hoy es una incógnita. La realidad es que aparte de la pista de Montmeló, que puede prepararse como circuito mixto, no existen más trazados aptos para rallycross a nivel estatal, aunque habría alguno que podría adaptarse.

Una de las primeras carreras de rallycross celebradas en Montmeló, en 2015. © EKS/McKlein

En cualquier caso, lo cierto es que la historia del rallycross en España ha sido muy convulsa. Pero hay una cosa cierta. Esta disciplina está en auge a nivel mundial, y ya no son sólo los nórdicos los que llevan la voz cantante. Francia es un ejemplo de país, con gran tradición en el autocross, que supo acoger el rallycross como una especialidad más. Se puede tomar al país vecino como ejemplo. Es el momento para que las carreras por mangas en circuito mixto calen en los aficionados, y que pilotos y equipos se lancen a la aventura del rallycross. Como se lanzó en su día Paco Gutiérrez y la Escudería Girona. La sequía ha terminado y la semilla está plantada. Es el momento de que eche raíces.

Este reportaje ha sido posible gracias a la colaboración de Francesc Gutiérrez. Le agradecemos su predisposición para cedernos algunas de las fotografías que ilustran el texto, así como por la información que nos proporcionó sobre el Circuit de Sils y la figura de Paco Gutiérrez. Gracias por todo ello, por su amabilidad y hospitalidad. Agradecimientos también para José Francisco Muñoz, autor de «Historia del automóvil en Málaga«, por permitirnos el uso de las fotografías que aparecen en su blog.

Foto de portada: Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cierre de temporada en Alcañiz

Cierre de temporada en Alcañiz

Falta poco más de un mes para que acabe el año y la mayoría de campeonatos ya han echado el cierre. Se acerca el invierno, tiempo en el que las carreras de coches, salvo los certámenes de carreras sobre hielo, se toman un merecido descanso. Pero antes, queda la última cita de la temporada. Motorland Aragón se engalana para recibir a los participantes de los 500 Kilómetros de Alcañiz, la carrera que cerrará el calendario de competiciones en circuito de nuestro país.

La prueba, organizada por V-Line Org y Motorland Aragón, se celebrará junto a las últimas carreras del Campeonato de España de Clásicos, Legends y Youngtimers (CECLY), antes de que el Campeonato de Aragón de Velocidad tome la pista del Bajo Aragón para disputar sus entrenamientos y carreras. En definitiva, un fin de semana cargado de actividad que pondrá el punto final al año de competición nacional en circuitos en tierras turolenses.

Desde primeras horas de la mañana del sábado, se celebrarán los entrenamientos libres y cronometrados, tanto del CECLY como para la gran carrera de resistencia. A mediodía llegará el momento de disputar la primera carrera del campeonato de clásicos, legends y youngtimers, que servirá de aperitivo para la carrera principal del programa, que comenzará sobre la una menos diez de la tarde. Tras ella, la segunda carrera del CECLY para terminar el día. El domingo, el regional de velocidad tomará el asfalto para celebrar los entrenamientos libres y cronometrados durante la mañana, y las dos carreras de diez vueltas durante la tarde. Con ello, terminará el fin de semana de competición en Alcañiz.

Coches de diferentes categorías trazan el «sacacorchos» de Motorland Aragón. © V-Line Org

Los 500 Km de Alcañiz no forman parte de ningún campeonato. Pero ello no es inconveniente para que algunas de las máquinas más potentes del panorama nacional se den cita allí. Sucede lo mismo con los pilotos y equipos que participarán en una prueba que ha sido un éxito año tras año. Kosta Kanaroglou, vigente Campeón de España de GT y nueve veces ganador de la carrera, hará su aparición al volante del Mosler MT900, junto a Manuel Cintrano y Javier Morcillo. Además de ellos, lo harán otros pilotos habituales del Campeonato de España de Resistencia y GT (GT-CER), como Francesc Gutiérrez y Josep Mayola con el Ferrari 458 de PCR Sport, o Joan Vinyes y Jaume Font con el Porsche 911 de Baporo Motorsport.

Además, habrá representación local. El Real Automóvil Club Circuito Guadalope, antiguo organizador de las carreras en el circuito urbano de Alcañiz, ha inscrito un Porsche 911 que pilotarán Luis López, Álvaro Rodríguez, Tomás Moreno y Ángel Martínez. También estará presente Álvaro Bajo, Subcampeón de España de Turismos 2019, que pilotará el Peugeot RCZ de la Escuela Española de Pilotos, junto a Antonio Sainero y Ana Sainero. Unas inscripciones que completarán una parrilla de 13 coches.

El Mosler MT900 del campeón de España de GT, Kosta Kanaroglou, surcando la recta de meta de Motorland Aragón. © Fotos Alcobendas (V-Line Org)

En lo que respecta al Campeonato de Aragón de Velocidad, la disputa del Trofeo de Velocidad Motorland – Memorial José Antonio Vicente traerá el fin de fiesta del regional a casa, con el Campeonato de Aragón de Turismos al rojo vivo. Joaquín Rodrigo lidera la general con apenas dos puntos de ventaja sobre Jaime Latapia. Por su parte, Javier Cicuéndez se mantiene al acecho, a catorce puntos del liderato. Los tres son aspirantes a llevarse el trofeo de campeón este año. Además, la cita también es puntuable para los campeonatos navarro y valenciano de velocidad.

Esta carrera de resistencia de unas cuatro horas hereda el espíritu de la competición que se vivió años atrás en las calles de Alcañiz. El circuito urbano Guadalope atrajo, temporada tras temporada, a las máquinas más potentes y prestigiosas del mundo. Coches que se batían el cobre en las grandes carreras internacionales, como Le Mans, Daytona o la Targa Florio, llegaban a esta pequeña ciudad de Aragón donde los aficionados podían incluso tocar esas obras de arte. Y todo gracias al esfuerzo de un pueblo volcado con las carreras.

Uno de los Porsche 911 sale a la recta de atrás de Alcañiz en la edición de 2017. © V-Line Org

Hoy en día, el circuito es historia y un gran recuerdo para mucha gente. Pero su legado pervive en Motorland Aragón, el circuito que este fin de semana volverá a ser testigo del sonido de los motores, del olor a gasolina y caucho quemado, y de los gritos de júbilo de unos aficionados que disfrutarán con los coches de carreras como antaño otros lo hicieron detrás de los guardarraíles en las calles de Alcañiz.

Foto de portada: © V-Line Org

Alba Cano cierra el último Racing Weekend sentenciando el campeonato

Alba Cano cierra el último Racing Weekend sentenciando el campeonato

Domingo de carreras en Montmeló. De carreras emocionantes que han visto grandes batallas y enormes victorias. Y la proclamación de Alba Cano como Campeona de España de Resistencia. La victoria de la carrera del GT-CER, de casi dos horas de duración, fue para Roald y Benji Goethe, al volante del Renault RS01 de GPX, tras superar al Ferrari de Francesc Gutiérrez y Josep Mayola en los compases finales. Los pilotos de PCR Sport terminaron segundos, dejando el tercer escalón del podio ocupado por el Campeón de España de GT Kosta Kanaroglou, junto a su compañero de asiento, Oliver Campos.

El día comenzó húmedo. La lluvia caída durante la noche dejó el asfalto muy frío y mojado. Pronto, los Fórmula 4 tomaron la pista para afrontar la segunda sesión de calificación, en la que Glenn van Berlo marcó la Pole Position, relegando al campeón Franco Colapinto al tercer puesto. En la segunda carrera del fin de semana, disputada a mediodía, el argentino pudo recomponerse para llevarse la victoria, con Filip Ugran en segunda posición y Tijmen van der Helm en la tercera. Por su parte, Nerea Martí recortó más puntos a Belén García en su lucha por el trofeo femenino al terminar en noveno puesto.

En la tercera carrera, celebrada durante la tarde, Colapinto volvió a marcar la pauta y cruzó primero la línea de meta. Glenn van Berlo intentó superarle, pero finalmente tuvo que conformarse con el segundo lugar. Entre tanto, Tijmen van der Helm y Filip Ugran lucharon por el último escalón del podio, que cayó en manos del piloto rumano de Jenzer Motorsport tras un apurado rebase al final de la recta principal. Finalmente, Nerea Martí no pudo alzarse con el trofeo femenino, a pesar de terminar séptima y seguir con su recortada de puntos, por lo que Belén García se ha llevado la copa, con un punto de ventaja sobre Martí. Con ello, el Campeonato de España de Fórmula 4 ha cerrado una nueva temporada.

El pelotón de monoplazas de la Fórmula 4 trazando las primeras curvas de Montmeló. © Jordi Gimeno Bureu

Tras la sesión de calificación celebrada en la tarde del sábado, la primera carrera del Campeonato de España de Turismos en Montmeló comenzó con el abandono de Fernando Navarrete antes de empezar la carrera. El piloto manchego no salió a pista, dejando la parrilla conformada por apenas ocho coches. Borja García partió desde la Pole Position, pero tras un par de vueltas liderando la contienda, experimentó problemas que le obligaron a abandonar. La lucha por la victoria se centró en Chema Reyes y Toni Albacete, que protagonizaron un mano a mano que se saldó en favor del piloto de SMC Junior, terminando el joven de Teo Martín Motorsport en segunda plaza, con Álvaro Bajo cerrando el podio.

La segunda carrera volvió a contar con la ausencia de Navarrete, y en ella se vivió una intensa batalla por la victoria. Luis Barrios arrancó desde la Pole Position, pero su afán por ganar no fue suficiente para contener al pelotón que llegaba por detrás. Álvaro Lobera le superó en la salida y varias curvas después, un toque con Chema Reyes propició su caída hacia el fondo del pelotón. Entre tanto, Álvaro Bajo, que partió desde la cuarta posición, comenzó una remontada que le aupó al liderato para cruzar la meta como vencedor tras una última vuelta de infarto. Toni Albacete volvió a firmar una buena actuación, firmando el segundo lugar, con su compañero de equipo, Borja García, desquitándose del abandono en la primera carrera para terminar tercero. Adrià Serratosa, Álvaro Lobera y Javier Sánchez Macías no pudieron terminar.

Álvaro Bajo, ganador de la segunda carrera del CET en el Circuit de Barcelona Catalunya. © Jordi Gimeno Bureu

El plato fuerte de la jornada, la carrera de una hora, cincuenta y cinco minutos, y una vuelta, dio comienzo con Josep Mayola arrancando desde la Pole Position, tras marcar el mejor tiempo en la calificatoria con el Ferrari de PCR Sport, compartiendo volante con Francesc Gutiérrez. El Mosler de Kosta Kanaroglou y Oliver Campos, y el Renault RS01 de Roald y Benji Goethe partieron justo detrás. Mayola y Gutiérrez gestionaron el liderato, construyendo un colchón que les permitiera compensar una penalización y mantener la posición.

Hacia el final de la carrera, el ritmo del Ferrari comenzó a caer. Con el mismo juego de neumáticos durante toda la prueba, los tiempos fueron cada vez más lentos, mientras que los Goethe, padre e hijo, cambiaron gomas en una de sus detenciones en boxes, imprimiendo un ritmo que les llevó a recortar toda la ventaja con el coche líder en apenas unas vueltas, dándole caza y superándole en la frenada de la curva 5. Finalmente, Benji Goethe cruzó la meta en primera posición, con Francesc Gutiérrez entrando segundo. El Mosler de Kanaroglou y Campos completó el podio.

El Renault RS01 de GPX, pilotado por Roald y Benji Goethe, ganador absoluto de la carrera del GT-CER. Foto: @RacingWeekend19

Por su parte, Alba Cano, con el Cupra TCR de Monlau Competición, terminó en quinta posición entre los TCR, junto a David Cebrián, sujetando el liderato del certamen y proclamándose Campeona de España de Resistencia. La victoria en la clase de turismos fue para la pareja formada por Mikel Azcona y Evgeni Leonov, con el Cupra TCR de Tecnicars Racing Team.

La última carrera del Racing Weekend en Montmeló fue la disputada por el Campeonato de España de Clásicos, Legends y Youngtimers, con el cielo tornándose oscuro a marchas forzadas, pero dando imágenes espectaculares con la puesta de sol al horizonte. Así ha terminado el último fin de semana de carreras del año, el último Racing Weekend. Una idea puesta en marcha por la Real Federación Española de Automovilismo y VLine.org en este 2019. Todo un éxito que ha visto a cientos de aficionados disfrutar de las carreras. El año que viene más.

Foto de portada: @monlaucompeti