El coronavirus limita el WTCR a Europa

El coronavirus limita el WTCR a Europa

Las consecuencias de la pandemia por COVID 19 en el automovilismo están forzando a los organizadores a diseñar planes alternativos para poder llevar a cabo un número de carreras mínimo que pueda ser tenido en cuenta a la hora de repartir los premios a final de año. En el caso de la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), Eurosport Events ha tomado la decisión de restringir la actividad y no desplazar la caravana fuera de Europa.

Lo cierto es que el certamen mundial de vehículos de turismo llevaba unos años gozando de la múltiple presencia de marcas (oficialmente, de manera privada) que pueblan su parrilla, compitiendo en diversos escenarios a lo largo del globo. Sin embargo, la situación actual ha obligado a revisar un calendario más que interesante para centrar sus esfuerzos en sacar adelante varias carreras en el viejo continente. De esta manera, algunos mercados muy importantes para la venta de vehículos como los que aquí compiten se verán huérfanos por la ausencia esta temporada del WTCR.

Ni China, ni Japón, ni Malasia,… Varios gigantes en cuanto a posibles compradores de coches se quedarán sin su cita anual. Tampoco Macau tendrá su aventura en el circuito urbano de Guia. Así, el campeonato bajo las directrices de la organización de Marcello Lotti realizará un tour europeo con visitas a Austria, Alemania, Eslovaquia, Hungría, España e Italia. Seis países y seis fines de semana de carreras en los que Norbert Michelisz tratará de defender el enorme trofeo que ganó en 2019. Y a su vez, sus rivales tratarán de levantarle la corona de laureles.

Los Honda de Esteban Guerrieri y Néstor Girolami, y el Alfa Romeo de Kevin Ceccon presentaron mucha batalla el año pasado. Foto: Media WTCR

Pero habrá que esperar hasta septiembre para ello. El nuevo calendario marca los días 12 y 13 de ese mes para que el WTCR arranque de nuevo. Será en la pista de Salzburgring, que se engalanará para recibir a los equipos, bajo estrictas medidas de seguridad que incluirán un tope de seis personas por coche. De igual manera, se prohibirá el acceso a las instalaciones antes de la tarde a la jornada anterior a las verificaciones. Además, queda previsto un día de entrenamientos oficiales de pretemporada en el trazado austriaco, en el que los protagonistas podrán volver a verse las caras tras la última carrera de 2019 en Sepang. Será el momento de prepararse para un sprint de competición de apenas tres meses.

Tras la cita junto a la ciudad que vio nacer a Mozart, el WTCR pondrá rumbo al circuito de Nürburgring. La versión del Nordschleife volverá a ser el centro de atención del mundo del motor del 24 al 27 de septiembre, pues el certamen formará parte del programa de carreras que acompañará a la gran prueba del fin de semana, las 24 Horas de Nürburgring. Sin casi tiempo para recuperarse de los cambios de rasante y virajes del “Infierno Verde”, la pista de Slovakiaring será la siguiente cita del calendario el fin de semana del 10 y 11 de octubre.

Pasará tiempo hasta que los carriles del pit lane del WTCR vuelvan a estar tan abarrotados. Foto: Media WTCR

Una semana después, Hungaroring será la pista protagonista del campeonato, antes del cierre de un apretado mes en Motorland Aragón. El circuito de Alcañiz debutará finalmente en el WTCR, siendo la cita principal que irá acompañada del Racing Weekend de la Real Federación Española de Automovilismo. Será un buen momento para comparar dos modelos de autos de turismo tan diferentes, como los TCR y los del CET. Finalmente, el trazado italiano de Adria dará el banderazo de cuadros a la temporada el 14 y 15 de noviembre. De esta manera, el WTCR se disputará únicamente durante un trimestre con máxima actividad.

A su vez, entre los pilotos y equipos se verán algunos cambios de relevancia. A la salida de Volkswagen y Audi de manera “oficial”, se sumará la absorción por parte de Münnich Motorsport de los Honda Civic Type R que gestionó el año pasado KCMG, pasando Tiago Monteiro y Attila Tassi a compartir equipo con Esteban Guerrieri y Néstor Girolami. Por su parte, Andy Priaulx, uno de los pilotos más laureados de la especialidad, dejará su asiento en uno de los cuatro Lynk & Co 03 como consecuencia de las restricciones de viaje por la pandemia y por no poder evitar los solapamientos que provocará la concentración de los nuevos calendarios.

El espectáculo y la acción intensa del WTCR volverá, si todo sigue lo planeado, en septiembre. Foto: Media WTCR

Con todo esto, la Copa del Mundo de Turismos, aunque mantendrá su carácter mundial, pasará a disputarse íntegramente en Europa. Dadas las circunstancias, esto no afectará a su estatus, y podría no ser el único campeonato en verse obligado a competir únicamente dentro del continente para salvar la temporada. Veremos en las próximas semanas como se va articulando el ambiente de las carreras a nivel internacional, pero por lo pronto, las bases están asentadas firmes para poder disfrutar del gran espectáculo del mayor campeonato de turismos del planeta.

Foto de portada: Media WTCR

Llega el Pure ETCR

Llega el Pure ETCR

Hace unos días, Eurosport Events, promotor de la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), presentó el campeonato que pretende revolucionar el mundo de las carreras de coches eléctricos. Se trata del Pure ETCR, un certamen en el que los turismos tengan todo el protagonismo y puedan mostrar al público sus capacidades como automóviles de competición, y se muestren similares a los vehículos que se pueden adquirir en cualquier concesionario.

El Pure ETCR tratará de llevar este tipo de competición a otro nivel, primando las batallas en pista y dejando de lado el ahorro energético. En este punto, intentará marcar una cierta separación con la Fórmula E y otros campeonatos eléctricos mediante un formato de carreras muy distinto a lo que es habitual. Para empezar, habrá que olvidarse de las carreras tradicionales. Los participantes se separarán en varios grupos, los cuales disputarán carreras cortas, entre ocho y diez kilómetros, que serán llamadas Batallas.

Los pilotos pasarán a la siguiente batalla en una nueva fase de grupos que vendrá determinada por su posición en la carrera anterior. El ganador de la final será el vencedor de la prueba y se convertirá en rey o reina del evento, tras sumar todos los puntos cosechados en las batallas anteriores. Puede parecer complicado, pero se resume en ir pasando el corte como en un sistema de calificación, aunque en formato carrera, y sin que ningún piloto quede eliminado.

Goodyear será el suministrador oficial de neumáticos del Pure ETCR

Los coches tendrán una potencia aproximada de 500 Kw, unos 670 CV, y una aceleración estimada de 0 a 100 Km/h en 3,2 segundos. Con ello, se esperan batallas intensas cuerpo a cuerpo en un corto espacio de tiempo. La primera de ellas se librará durante el Festival de la Velocidad de Goodwood de este año, aunque será en formato contrarreloj, antes de que el trazado austríaco de Salzburgring vea las primeras carreras de este revolucionario campeonato, en la cita compartida con el WTCR en julio.

Cupra ya ha anunciado su participación en el certamen. La marca española se presentará para disputar el Pure ETCR con el e-Racer, su modelo de turismo de competición eléctrico, siendo Mattias Ekström y Jordi Gené los encargados de pilotarlo. Este vehículo ya fue presentado con antelación en el circuito de Montmeló a finales de 2018, coincidiendo con el anuncio de la creación del ETCR. Gené pudo rodar por la pista catalana, demostrando las capacidades del prototipo desarrollado por la casa de Martorell.

Recreación digital del nuevo Cupra e-Racer

Por su parte, Hyundai mostró sus intenciones de competir en el ETCR, en su caso con el Veloster N ETCR, pero todavía no se ha hecho oficial su entrada en esta nueva categoría, aunque todo apunta a que es cuestión de tiempo. Alfa Romeo se encuentra en una tesitura similar a la del fabricante surcoreano. La firma italiana está desarrollando el Giulia ETCR, y las últimas informaciones apuntan a un desembarco en el Pure ETCR. La idea es la coexistencia de distintos fabricantes dentro del mismo campeonato y que cada uno de ellos pueda luchar con sus propias armas. De esta manera, serían tres los que se enfrentarían en esta primera fase.

El Pure ETCR echará a andar este mismo año, pero no será hasta 2021 cuando el campeonato funcione como tal. Por ahora, serán eventos de exhibición. Goodwood, Salzburgring y Copenhague serán las ubicaciones encargadas de mostrar el certamen en Europa, antes de poner rumbo a Asia de la mano del WTCR y sus citas en Corea del Sur y China. Esta fase de preparación terminará a principios del próximo año en Estados Unidos. Las 24 Horas de Daytona serán el escenario perfecto para rematar esta gira de exhibiciones y poder comenzar con la competición real.

El nuevo Hyundai N Veloster ETCR estuvo presente en la presentación del Pure ETCR

Los eventos tendrán en cuenta la presencia de los aficionados. Los coches que se encuentren en fase de recarga de energía se aparcarán en una zona habilitada en medio del paddock, llamada Energy Station. Allí, el público podrá contemplar los procesos de carga de baterías y admirar los coches que protagonizarán estas batallas de alto voltaje, en un entorno seguro repleto de actividades para todos los públicos.

La primera piedra fue la presentación del ETCR como un campeonato eléctrico al nivel del WTCR. La versión “cero emisiones” de la Copa del Mundo de Turismos. El Pure ETCR es un paso más en el camino de Eurosport Events y WSC, la empresa dirigida por Marcello Lotti, para hacer cada vez más atractivas las carreras de turismos. Funcione o no, es innegable que la apuesta por este formato es interesante. Veremos si cumple con el objetivo y consigue ofrecer grandes dosis de espectáculo.

Entrevista a Mikel Azcona: «Siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar»

Entrevista a Mikel Azcona: «Siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar»

Mikel Azcona es un piloto que destaca por su capacidad para ser agresivo cuando toca y su templanza cuando la situación no es propicia para jugársela. Desde muy joven se decantó por las competiciones de turismos tras el aprendizaje en el karting. Diferentes campeonatos monomarca han visto su evolución, pero fue la consecución del Campeonato de Europa de Turismos en 2018 lo que le catapultó a la élite.

La Copa del Mundo de Turismos es su hogar desde comienzos de este año, como integrante del equipo PWR Racing. En el WTCR ha conseguido una victoria y tres podios más que le valen para sujetar la quinta posición en la clasificación general del campeonato. Piloto fiel a Cupra, defiende los colores de la marca española de la misma manera que lleva el nombre de su pueblo, Falces, por todo el mundo. Y también por nuestra geografía, pues entre carrera y carrera del mundial, disputa el Campeonato de España de Resistencia en categoría TCR, junto a su compañero Evgeni Leonov.

Durante el último Racing Weekend del año en el Circuit de Barcelona – Catalunya, Azcona no faltó a su cita con el CER. En un muy buen fin de semana, consiguió adjudicarse la victoria en la carrera de dos horas que se celebró el domingo como colofón a un gran año de competición del certamen organizado por VLine.Org. Pudimos hablar con él, y a falta de dos citas para acabar su gira internacional, en Macao y Malasia, es el momento de hacer balance de una magnífica temporada deportiva para el navarro.

Mikel Azcona lidera el pelotón camino de la victoria en Vila Real (Portugal). Foto: WTCR

El Acelerador (EA): Mikel, nos gustaría empezar hablando de tu temporada en el WTCR. Cuéntanos, ¿qué valoración haces de lo que has conseguido este año?

Mikel Azcona (MA): Pues a falta de dos pruebas, en un año bastante bueno y positivo para mí, superando las expectativas, estar quinto en la clasificación general y haber hecho cuatro podios, ya en el primer fin de semana en Marrakech haciendo el primero, significa que desde el primer momento he estado al nivel. Obviamente, cada fin de semana voy aprendiendo y he aprendido muchísimo. Así que una valoración muy positiva y muy buena.

EA: Llevas varios años compitiendo con el Cupra TCR, casi lo conoces como tu casa. ¿Qué destacarías del coche?

MA: De coches TCR es el único que he probado, pero es verdad que llevo cuatro años con él y he hecho muchas carreras. Destacaría que es un coche que tiene un balance muy bueno. No es que destaque en todos los aspectos, pero en general está muy bien balanceado. Tanto en frenada como en paso por curva. El problema de estos coches de tracción delantera es que tiendes a tener muy rápido subviraje. Pero con las evoluciones que le han ido haciendo y en el coche del WTCR de este año, este problema que lo hemos tenido todos los años, se ha solucionado bastante. Antes íbamos luchando muchísimo para combatir el subviraje y ahora no tenemos tantos problemas. Así que es algo que caracteriza al Cupra.

EA: En los test de pretemporada del WTCR, te preguntamos por cómo esperabas enfrentarte a Nürburgring y Macao. Nos comentaste que venías de probar en el legendario circuito alemán y que la primera vuelta fue “acojonante”. Después has competido allí. ¿Sigues pensando que lo es?

MA: Sí, sigo diciendo que es “acojonante”. Nunca he conducido en un circuito tan difícil y, a la vez, tan divertido. Pero para la cabeza es machacador. Durante los nueve minutos que dura la vuelta, estás sin parar de pensar, sin parar de estar concentrado, sin relajarte, … Y esto es una gran tensión para el piloto. Cuando llegas a la recta de atrás tienes unos treinta segundos de descanso, pero después vuelve a ser una constante estar todo el rato en tensión. Tienes cambios de dirección, saltos, cambios de asfalto, diferentes niveles de adherencia, curvas que agarran más y otras que agarran menos, … Nürburgring es una mezcla de todo lo que puede haber en todos los circuitos del mundo. Y esto hace que sea muy difícil ir rápido allí. Psicológicamente es matador.

Mikel Azcona trazando el Karusell, la famosa curva del legendario circuito de Nürburgring. Foto: WTCR

EA: ¿Cómo estás preparando Macao?

MA: Macao también es un circuito nuevo para mí. Llevo una semana dando unas ochenta o noventa vueltas en el simulador cada día y quiero llegar allí con alrededor de quinientas o seiscientas para tener todo memorizado y hacerlo automático. Y una vez allí, pues tocará arriesgar lo necesario y coger confianza.

EA: ¿Qué expectativas tienes

MA: Mi objetivo es coger los máximos puntos posibles. Lo que tengo claro es que en la calificación habrá que atacar, es el 90% de la carrera ya que no se puede adelantar. Pero todo dependerá de mi feeling durante los entrenamientos libres. Si me siento cómodo y el coche me va bien, atacaré.

EA: Por otra parte, participar en las carreras del Campeonato de España de Resistencia te ofrece la posibilidad de seguir preparándote. ¿Cómo las afrontas y qué objetivos te marcas?

MA: El objetivo aquí siempre es ganar. Hemos ganado tres carreras en el CER este año y creo que estamos al nivel para poder ganar el campeonato. Hay bastante nivel porque hay muchos TCR y no nos lo ponen nada fácil, pero hay que ganar en el Campeonato de España de Resistencia.

Mikel Azcona durante la cita del Campeonato de España de Resistencia en Motorland Aragón.

EA: Faltan dos citas para terminar la temporada del WTCR, que son seis carreras en total. ¿Cómo te planteas la recta final?

MA: Sinceramente, no tengo ninguna presión, porque siendo mi primer año y estando quinto en el campeonato, el trabajo que había que hacer ya está hecho. No obstante, siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar. Sé que es muy difícil, pero siempre que salgo a pista voy a ir a ganar, no a hacer un quinto o un sexto puesto. Todo esto dependiendo de las circunstancias. Si te estás jugando el campeonato, vas a hacer ese quinto o ese sexto y coges puntos. Pero el objetivo siempre es salir a ganar. Voy sin presión, pero sí que quiero defender la quinta posición en el mundial. No va a ser nada fácil. Si consigo quedar entre los cinco primeros del campeonato, sería un triunfo. El objetivo cumplido, además, con creces.

EA: A principios de octubre estuviste compitiendo en la Spa 500, una carrera de resistencia en el legendario circuito de Spa-Francorchamps para coches TCR en la que terminaste en el podio. ¿Qué tal fue la experiencia?

MA: Estuvo muy divertida, me lo pasé muy bien. Era mi primera carrera de 24 horas y es otro concepto. Conservar el coche, los neumáticos, no subirte por los pianos, … Todo lo opuesto a lo que hago yo. En el mundial vas a degüello. Me lo pasé genial porque es un trabajo en equipo. Éramos cinco pilotos en nuestro coche y el ambiente que había durante la carrera estuvo muy bien. Aprendí muchas cosas. Me gustó y me gustaría seguir haciendo carreras de 24 horas. Me enganchó.

Mikel Azcona en el podio de Ningbo, junto al ganador Yvan Muller y Ma Qing Hua, segundo clasificado. Foto: WTCR

EA: Hablando de esto, ¿qué carrera, en turismos o en cualquier otro tipo de coche, te gustaría hacer?

MA: Después de esta carrera de veinticuatro horas en Spa, me di cuenta de que me encantan. El hecho de salir a las cuatro de la mañana, sólo con las luces de tu coche, vas en Eau Rouge a fondo, sin luces en el circuito y en medio de la selva, … Fue una sensación que dices: “¡Qué gozada!”. Tiene que ser brutal hacer las 24 horas de Nürbugring. Meterte en el Nordschleife por la noche, que no ves nada, sólo las fogatas de la gente que está asando carne en los laterales, … Tiene que ser impresionante. Además, la neblina que hay lo hace como aterrador. Las condiciones son muchas, diferentes y muy difíciles. La verdad es que me encantaría hacer esa carrera.

EA: Una curiosidad al respecto. ¿Es cierto que dentro del coche os llega el olor de la carne asándose?

MA: Sí, se huele. Precisamente, en la carrera del WTCR en Nürbugring, pasábamos por el Nordschleife y olía a carne. Era muy curioso.

EA: Para terminar, ¿qué coche de competición te gustaría probar en el futuro?

MA: Ahora mismo estoy muy bien en el WTCR, pero es verdad que nunca he probado un GT y es algo que me gustaría hacer alguna vez. Sigo mucho las carreras y me llama la atención para un futuro. Tengo la curiosidad de ver cómo funcionan.

EA: Pues esto ha sido todo. Muchas gracias por tu tiempo, Mikel.

MA: Gracias a tí.

Mikel Azcona trazando el circuito urbano de Marrakech, donde debutó en el WTCR. Foto: WTCR

Tras un buen rato de alegre y distendida charla, damos por terminada nuestra conversación con Mikel Azcona. El navarro se enfrenta este fin de semana a uno de los circuitos legendarios del automovilismo. Macao le recibirá con su mezcla de zonas rápidas y reviradas curvas, amenizadas por los icónicos guardarraíles amarillos y negros. Le deseamos mucha suerte y esperamos volver a coincidir con él en los circuitos. ¡Gracias, Mikel!

Foto de portada: WTCR

El desembarco de Hyundai en competición

El desembarco de Hyundai en competición

Hyundai es una de las marcas que mayor presencia tiene en campeonatos automovilísticos a lo largo y ancho del mundo. No siempre amparados por la casa matriz, muchos modelos preparados para competición se baten el cobre en circuitos y tramos. Pero esto no fue siempre así. Durante muchos años, los coches de la fábrica surcoreana no tocaron la competición ni por curiosidad. Sólo desde hace muy poco han decidido demostrar que son tan capaces de fabricar buenos coches de carreras como otros fabricantes de mayor tradición.

El constructor de Seúl empezó a desarrollar sus propios modelos a partir de 1975, tras unos años modificando coches de otras casas bajo licencia. Es el caso del Ford Cortina, que desde 1968 fue puesto a la venta por Hyundai en Corea del Sur. Sin embargo, las actividades deportivas de la marca se retrasaron bastantes años. Por la razón que fuera, no era prioritario, y salvo algunas inscripciones privadas en pequeñas competiciones, Hyundai no hizo acto de presencia en el mundo de la alta competición hasta finales del siglo XX.

En 1998, la marca asiática decidió embarcarse en el Campeonato del Mundo de Rally, preparando un Accent con especificaciones de rally que sería gestionado por un equipo privado. En los siguientes años, consiguieron ciertos resultados destacados, con pilotos de renombre como Juha Kankkunen, Alister McRae o Armin Schwarz. Pero el apoyo de fábrica nunca fue el mismo que el recibido por las marcas rivales, y tras esta primera etapa, la dirección dio carpetazo a la experiencia deportiva del fabricante surcoreano.

Hyundai Accent WRC, pilotado por Alister McRae durante el Rally 1000 Lagos de 2001

El desembarco definitivo llegó en 2013. A finales del año anterior, durante el Salón del Automóvil de París, Hyundai anunció que competiría a partir de 2014 en el Campeonato del Mundo de Rally de forma oficial, con todo el apoyo de la marca detrás. Así que el año que iba a empezar serviría para desarrollar el nuevo coche, un i20 con especificaciones del reglamento WRC. También se centrarían en crear un equipo desde cero y toda la estructura de competición necesaria que hasta entonces no existía, dándoles desde la casa matriz carta blanca para hacer y deshacer. Michel Nandan, ingeniero con gran experiencia en competición, fue colocado al frente del proyecto.

Con el fichaje de Thierry Neuville para el primer coche, y los de Hayden Paddon, Dani Sordo, Juho Hänninen, Chris Atkinson y Bryan Bouffier para la segunda y tercera unidad, la estructura comenzaba a dar atisbos de ir por el buen camino. 2014 se saldó con victoria y doblete en el Rally de Alemania, de la mano de Neuville y Sordo. Un éxito que auguraba grandes domingos de celebración por delante.

El Hyundai i20 WRC aparece entre los blancos árboles nevados del Rally de Suecia

Pero 2015 no fue tan bien como se esperaba. A pesar de conseguir el tercer lugar en el campeonato, no sumaron ninguna victoria. Y es que la estructura seguía en fase de rodaje. Tras un primer año tan bueno, tenían que seguir con el trabajo. Entre tanto, la casa empezaba a interesarse por el nuevo reglamento TCR que iba a copar los campeonatos de turismos de medio mundo. Se lanzaron al desarrollo de dos modelos de cara a la futura homologación de ambos dentro de aquel nuevo reglamento: el i30 N y el Veloster N.

Dos victorias en el Campeonato del Mundo de Rally sumaron a su palmarés en 2016, mientras el departamento de competición para clientes echaba a rodar. Finalmente, en 2017 llegó el debut en el TCR, y con ello en la Copa del Mundo de Turismos que empezaría al año siguiente. En los rallyes no les iba nada mal, estaban en la lucha y eran los únicos capaces de plantar cara al Ford de M-Sport pilotado por Sébastien Ogier. Pero todavía faltaba superarles y ganar. Cosa que sí harían en el WTCR en su primer año, con Gabriele Tarquini conquistando el título.

Los dos Hyundai i30 N TCR de Gabriele Tarquini y Norbert Michelisz durante la cita del WTCR de 2018 en Hungaroring

Aunque la filosofía del nuevo certamen iba en contra de que existieran equipos oficiales, lo cierto es que el apoyo de fábrica cada vez se fue intensificando más, algo crucial para el éxito. Como también lo fue para las ventas de sus modelos de competición destinados a equipos cliente. Y es que el éxito siempre abre puertas. Del proyecto inicial en el WRC, a tener coches repartidos por diferentes campeonatos. De los rallyes a los turismos, pasando por el rallycross. Entre tanto, la dirección del proyecto cambió de manos, y Andrea Adamo sustituyó a Michel Nandan.

Actualmente, Hyundai lidera el Campeonato del Mundo de Rally, y sus equipos luchan por la gloria en el WTCR y el Campeonato del Mundo de Rallycross. Y eso sin contar campeonatos regionales y nacionales, como el Campeonato de España de Turismos, donde mantienen todo el protagonismo gracias al gran rendimiento de sus unidades. Para ser un fabricante que pasó de largo de la competición durante tantos años, este desembarco a nivel mundial es digno de mención. Y ya se habla de nuevos campeonatos donde podrían llamar a la puerta. Si lo hacen, y al ritmo que van, no se puede descartar nada.

Los nueve veces campeones del mundo, Sébastien Loeb y Daniel Elena, pilotando el Hyundai i20 WRC durante el Rally de Montecarlo de 2019

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

El ambiente distendido de unos entrenamientos de pretemporada es parecido al que se vive en los pueblos del Pirineo Aragonés un día entre semana, lo que permite “coger un capazo” de la manera más sencilla. A veces ni siquiera es buscado, surge porque sí, sin motivo aparente. Pero otras veces, se busca y con suerte se encuentra. En este caso, se buscó. Porque tener la oportunidad de hablar un rato con Tiago Monteiro es una experiencia que describe por sí misma el concepto de capazo.

El paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya durante los test de pretemporada de la Copa del Mundo de Turismos era un hervidero de pilotos, mecánicos, ingenieros y periodistas. Con sólo una semana de margen para empezar el campeonato, las ganas de todos por ver nacer un nuevo año de carreras era máximo. Y eso se notaba en el semblante de los pilotos. También en el de Tiago Monteiro. El piloto portugués terminó sus quehaceres en el camión del equipo tras bajarse del coche, y fue entonces, cuando pudimos «capacear» con él.

Monteiro vuelve este año a la competición a tiempo completo, tras un año de recuperación del grave accidente que sufrió en 2017 tras unos test durante la temporada. Sobre su recuperación, nos contó que “ha sido poco a poco. La primera vez que volví al coche, este verano, fue un poco raro. Quizás era pronto para volver, pero tenía que ver qué problemas había aún y qué áreas había que trabajar. Después, las cosas fueron mejorando bastante más rápido. En octubre tuve más test y ahí ya me sentí bien. La verdad es que la primera vez me sentía como si no me hubiera pasado nada”.

El Honda Civic Type R TCR de Tiago Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago volvió a competir en el WTCR durante el fin de semana de carreras en el circuito japonés de Suzuka del año pasado, pero todavía no estaba totalmente recuperado. “Fui a la carrera de Japón y, sinceramente, no estaba todavía bien preparado. Me faltaba un poco de confianza, pero tuve la oportunidad de ver cómo me sentía en condiciones reales de competición. La verdad es que me sentí bien, no preparado al 100%, pero bien”. Tras ello, su recuperación siguió un camino más rápido. “He seguido un programa muy fuerte de entrenamientos durante el invierno. Hicimos muchos días de pista desde diciembre, y en febrero y marzo siempre en la pista. Eso fue importante”.

Remarcó que su recuperación fue “una evolución de ritmo, de confianza, de tiempo en el coche, hasta llegar a un punto donde, sinceramente, me siento como antes. Estoy al 100%”. Debido a todos los días de pruebas seguidos antes de los entrenamientos oficiales de pretemporada del campeonato, el trabajo del equipo se ha reducido a probar ciertos detalles de cara a las próximas carreras. “Aquí no estamos haciendo muchas pruebas porque lo importante que teníamos que hacer ya lo hicimos”.

Los mecánicos e ingenieros revisando el Honda de Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Un tema muy importante de cara a este año es la regularidad. Muchos pilotos coinciden en que será la clave del año para los que luchen por el campeonato. Y Monteiro coincide con sus compañeros. “Sin duda, la regularidad será la clave de la temporada. Hicimos un análisis de si hubiera habido este sistema de puntuación el año pasado, y hubiera ganado Yvan Muller. Por poca diferencia. El año pasado fueron los más constantes. Sin duda que el piloto que ganará, obviamente será muy bueno, pero también muy constante. No será necesariamente el más rápido de todo el fin de semana”.

Destacó que habrá que priorizar sumar puntos ante cualquier otra situación. “Tener la capacidad de sacrificar la Pole Position o la carrera, pero puntuar”. Como consecuencia, se presenta una variabilidad estratégica que puede dar mucho juego. “Habrá pilotos que estarán trabajando para el campeonato y otros querrán ir a ganar carreras. A partir de la mitad del campeonato, o quizás un poco más adelante, quienes no tengan oportunidades de pelear por el campeonato, van a arriesgar un poco más. Ahí habrá una variación estratégica interesante”.

Respecto a sus objetivos de cara a este año, Tiago afirmó que “el objetivo que tengo es bastante claro. Quiero pelear por el campeonato. No sé si es muy optimista o no, ya veremos. Como he dicho, yo me siento muy bien y preparado para ello. Quiero llegar rápidamente a pelear por las primeras posiciones y sumar los máximos puntos. Pienso que tenemos la capacidad de estar en esa posición y espero que sea así. Es el objetivo”.

Tiago Monteiro entrando en el pit lane para seguir con las pruebas en su coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago Monteiro siempre será recordado por una imagen que dio la vuelta al mundo, cuando subió al tercer escalón del podio en el Gran Premio de Estados Unidos de 2005. Allí, sólo los seis coches con neumáticos Bridgestone tomaron parte en la carrera, entre ellos el de Monteiro, que terminó detrás de los dos Ferrari. Nos reconoció que fue una situación muy difícil para ellos, pero que tenía que hacer su trabajo, y afortunadamente lo pudo completar con un gran resultado. Pero si hay que reconocerle su labor, también hay que recordar el año que realizó. Terminó 18 de las 19 carreras con el Jordan EJ15 – Toyota, sumando un punto en el Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps. Un éxito propio de los grandes pilotos.

Continuó un año más en Fórmula 1, pero su sueño de seguir compitiendo en el Gran Circo se truncó cuando no cristalizó su acuerdo para formar parte del equipo Toro Rosso en 2007, como piloto junior de Red Bull. Buscó su camino en el Campeonato del Mundo de Turismos y allí ha conseguido labrarse una gran reputación a base de trabajo y buenos resultados. Nuestro capazo llegó a su fin, agradeciéndole su tiempo y deseándole toda la suerte del mundo.

Tiago Monteiro rodando en el Circuit de Barcelona-Catalunya durante los entrenamientos de pretemporada del WTCR. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Muito obrigado, Tiago!