El desembarco de Hyundai en competición

El desembarco de Hyundai en competición

Hyundai es una de las marcas que mayor presencia tiene en campeonatos automovilísticos a lo largo y ancho del mundo. No siempre amparados por la casa matriz, muchos modelos preparados para competición se baten el cobre en circuitos y tramos. Pero esto no fue siempre así. Durante muchos años, los coches de la fábrica surcoreana no tocaron la competición ni por curiosidad. Sólo desde hace muy poco han decidido demostrar que son tan capaces de fabricar buenos coches de carreras como otros fabricantes de mayor tradición.

El constructor de Seúl empezó a desarrollar sus propios modelos a partir de 1975, tras unos años modificando coches de otras casas bajo licencia. Es el caso del Ford Cortina, que desde 1968 fue puesto a la venta por Hyundai en Corea del Sur. Sin embargo, las actividades deportivas de la marca se retrasaron bastantes años. Por la razón que fuera, no era prioritario, y salvo algunas inscripciones privadas en pequeñas competiciones, Hyundai no hizo acto de presencia en el mundo de la alta competición hasta finales del siglo XX.

En 1998, la marca asiática decidió embarcarse en el Campeonato del Mundo de Rally, preparando un Accent con especificaciones de rally que sería gestionado por un equipo privado. En los siguientes años, consiguieron ciertos resultados destacados, con pilotos de renombre como Juha Kankkunen, Alister McRae o Armin Schwarz. Pero el apoyo de fábrica nunca fue el mismo que el recibido por las marcas rivales, y tras esta primera etapa, la dirección dio carpetazo a la experiencia deportiva del fabricante surcoreano.

Hyundai Accent WRC, pilotado por Alister McRae durante el Rally 1000 Lagos de 2001

El desembarco definitivo llegó en 2013. A finales del año anterior, durante el Salón del Automóvil de París, Hyundai anunció que competiría a partir de 2014 en el Campeonato del Mundo de Rally de forma oficial, con todo el apoyo de la marca detrás. Así que el año que iba a empezar serviría para desarrollar el nuevo coche, un i20 con especificaciones del reglamento WRC. También se centrarían en crear un equipo desde cero y toda la estructura de competición necesaria que hasta entonces no existía, dándoles desde la casa matriz carta blanca para hacer y deshacer. Michel Nandan, ingeniero con gran experiencia en competición, fue colocado al frente del proyecto.

Con el fichaje de Thierry Neuville para el primer coche, y los de Hayden Paddon, Dani Sordo, Juho Hänninen, Chris Atkinson y Bryan Bouffier para la segunda y tercera unidad, la estructura comenzaba a dar atisbos de ir por el buen camino. 2014 se saldó con victoria y doblete en el Rally de Alemania, de la mano de Neuville y Sordo. Un éxito que auguraba grandes domingos de celebración por delante.

El Hyundai i20 WRC aparece entre los blancos árboles nevados del Rally de Suecia

Pero 2015 no fue tan bien como se esperaba. A pesar de conseguir el tercer lugar en el campeonato, no sumaron ninguna victoria. Y es que la estructura seguía en fase de rodaje. Tras un primer año tan bueno, tenían que seguir con el trabajo. Entre tanto, la casa empezaba a interesarse por el nuevo reglamento TCR que iba a copar los campeonatos de turismos de medio mundo. Se lanzaron al desarrollo de dos modelos de cara a la futura homologación de ambos dentro de aquel nuevo reglamento: el i30 N y el Veloster N.

Dos victorias en el Campeonato del Mundo de Rally sumaron a su palmarés en 2016, mientras el departamento de competición para clientes echaba a rodar. Finalmente, en 2017 llegó el debut en el TCR, y con ello en la Copa del Mundo de Turismos que empezaría al año siguiente. En los rallyes no les iba nada mal, estaban en la lucha y eran los únicos capaces de plantar cara al Ford de M-Sport pilotado por Sébastien Ogier. Pero todavía faltaba superarles y ganar. Cosa que sí harían en el WTCR en su primer año, con Gabriele Tarquini conquistando el título.

Los dos Hyundai i30 N TCR de Gabriele Tarquini y Norbert Michelisz durante la cita del WTCR de 2018 en Hungaroring

Aunque la filosofía del nuevo certamen iba en contra de que existieran equipos oficiales, lo cierto es que el apoyo de fábrica cada vez se fue intensificando más, algo crucial para el éxito. Como también lo fue para las ventas de sus modelos de competición destinados a equipos cliente. Y es que el éxito siempre abre puertas. Del proyecto inicial en el WRC, a tener coches repartidos por diferentes campeonatos. De los rallyes a los turismos, pasando por el rallycross. Entre tanto, la dirección del proyecto cambió de manos, y Andrea Adamo sustituyó a Michel Nandan.

Actualmente, Hyundai lidera el Campeonato del Mundo de Rally, y sus equipos luchan por la gloria en el WTCR y el Campeonato del Mundo de Rallycross. Y eso sin contar campeonatos regionales y nacionales, como el Campeonato de España de Turismos, donde mantienen todo el protagonismo gracias al gran rendimiento de sus unidades. Para ser un fabricante que pasó de largo de la competición durante tantos años, este desembarco a nivel mundial es digno de mención. Y ya se habla de nuevos campeonatos donde podrían llamar a la puerta. Si lo hacen, y al ritmo que van, no se puede descartar nada.

Los nueve veces campeones del mundo, Sébastien Loeb y Daniel Elena, pilotando el Hyundai i20 WRC durante el Rally de Montecarlo de 2019

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

El ambiente distendido de unos entrenamientos de pretemporada es parecido al que se vive en los pueblos del Pirineo Aragonés un día entre semana, lo que permite “coger un capazo” de la manera más sencilla. A veces ni siquiera es buscado, surge porque sí, sin motivo aparente. Pero otras veces, se busca y con suerte se encuentra. En este caso, se buscó. Porque tener la oportunidad de hablar un rato con Tiago Monteiro es una experiencia que describe por sí misma el concepto de capazo.

El paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya durante los test de pretemporada de la Copa del Mundo de Turismos era un hervidero de pilotos, mecánicos, ingenieros y periodistas. Con sólo una semana de margen para empezar el campeonato, las ganas de todos por ver nacer un nuevo año de carreras era máximo. Y eso se notaba en el semblante de los pilotos. También en el de Tiago Monteiro. El piloto portugués terminó sus quehaceres en el camión del equipo tras bajarse del coche, y fue entonces, cuando pudimos “capacear” con él.

Monteiro vuelve este año a la competición a tiempo completo, tras un año de recuperación del grave accidente que sufrió en 2017 tras unos test durante la temporada. Sobre su recuperación, nos contó que “ha sido poco a poco. La primera vez que volví al coche, este verano, fue un poco raro. Quizás era pronto para volver, pero tenía que ver qué problemas había aún y qué áreas había que trabajar. Después, las cosas fueron mejorando bastante más rápido. En octubre tuve más test y ahí ya me sentí bien. La verdad es que la primera vez me sentía como si no me hubiera pasado nada”.

El Honda Civic Type R TCR de Tiago Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago volvió a competir en el WTCR durante el fin de semana de carreras en el circuito japonés de Suzuka del año pasado, pero todavía no estaba totalmente recuperado. “Fui a la carrera de Japón y, sinceramente, no estaba todavía bien preparado. Me faltaba un poco de confianza, pero tuve la oportunidad de ver cómo me sentía en condiciones reales de competición. La verdad es que me sentí bien, no preparado al 100%, pero bien”. Tras ello, su recuperación siguió un camino más rápido. “He seguido un programa muy fuerte de entrenamientos durante el invierno. Hicimos muchos días de pista desde diciembre, y en febrero y marzo siempre en la pista. Eso fue importante”.

Remarcó que su recuperación fue “una evolución de ritmo, de confianza, de tiempo en el coche, hasta llegar a un punto donde, sinceramente, me siento como antes. Estoy al 100%”. Debido a todos los días de pruebas seguidos antes de los entrenamientos oficiales de pretemporada del campeonato, el trabajo del equipo se ha reducido a probar ciertos detalles de cara a las próximas carreras. “Aquí no estamos haciendo muchas pruebas porque lo importante que teníamos que hacer ya lo hicimos”.

Los mecánicos e ingenieros revisando el Honda de Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Un tema muy importante de cara a este año es la regularidad. Muchos pilotos coinciden en que será la clave del año para los que luchen por el campeonato. Y Monteiro coincide con sus compañeros. “Sin duda, la regularidad será la clave de la temporada. Hicimos un análisis de si hubiera habido este sistema de puntuación el año pasado, y hubiera ganado Yvan Muller. Por poca diferencia. El año pasado fueron los más constantes. Sin duda que el piloto que ganará, obviamente será muy bueno, pero también muy constante. No será necesariamente el más rápido de todo el fin de semana”.

Destacó que habrá que priorizar sumar puntos ante cualquier otra situación. “Tener la capacidad de sacrificar la Pole Position o la carrera, pero puntuar”. Como consecuencia, se presenta una variabilidad estratégica que puede dar mucho juego. “Habrá pilotos que estarán trabajando para el campeonato y otros querrán ir a ganar carreras. A partir de la mitad del campeonato, o quizás un poco más adelante, quienes no tengan oportunidades de pelear por el campeonato, van a arriesgar un poco más. Ahí habrá una variación estratégica interesante”.

Respecto a sus objetivos de cara a este año, Tiago afirmó que “el objetivo que tengo es bastante claro. Quiero pelear por el campeonato. No sé si es muy optimista o no, ya veremos. Como he dicho, yo me siento muy bien y preparado para ello. Quiero llegar rápidamente a pelear por las primeras posiciones y sumar los máximos puntos. Pienso que tenemos la capacidad de estar en esa posición y espero que sea así. Es el objetivo”.

Tiago Monteiro entrando en el pit lane para seguir con las pruebas en su coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago Monteiro siempre será recordado por una imagen que dio la vuelta al mundo, cuando subió al tercer escalón del podio en el Gran Premio de Estados Unidos de 2005. Allí, sólo los seis coches con neumáticos Bridgestone tomaron parte en la carrera, entre ellos el de Monteiro, que terminó detrás de los dos Ferrari. Nos reconoció que fue una situación muy difícil para ellos, pero que tenía que hacer su trabajo, y afortunadamente lo pudo completar con un gran resultado. Pero si hay que reconocerle su labor, también hay que recordar el año que realizó. Terminó 18 de las 19 carreras con el Jordan EJ15 – Toyota, sumando un punto en el Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps. Un éxito propio de los grandes pilotos.

Continuó un año más en Fórmula 1, pero su sueño de seguir compitiendo en el Gran Circo se truncó cuando no cristalizó su acuerdo para formar parte del equipo Toro Rosso en 2007, como piloto junior de Red Bull. Buscó su camino en el Campeonato del Mundo de Turismos y allí ha conseguido labrarse una gran reputación a base de trabajo y buenos resultados. Nuestro capazo llegó a su fin, agradeciéndole su tiempo y deseándole toda la suerte del mundo.

Tiago Monteiro rodando en el Circuit de Barcelona-Catalunya durante los entrenamientos de pretemporada del WTCR. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Muito obrigado, Tiago!

Todo listo para el WTCR 2019

Todo listo para el WTCR 2019

La Copa del Mundo de Turismos, heredera del WTCC, ha terminado sus entrenamientos oficiales de pretemporada en el Circuit de Barcelona-Catalunya, antes de dirigirse a Marruecos para disputar el primer fin de semana de carreras del año. Los participantes del WTCR han podido trabajar en la puesta a punto de los coches antes de que empiece una batalla sin piedad por llevarse a casa el título de campeón.

Todas las estructuras han hecho acto de presencia en el trazado catalán, aunque han habido algunas ausencias, destacando las de Augusto Farfus y Nicky Catsburg. Ambos se encuentran en el circuito de Laguna Seca para disputar las 8 Horas de California del IGTC. Los que no faltaron a la cita fueron las “leyendas” del certamen, como así los ha definido la organización. Hablamos del vigente campeón Gabriele Tarquini, de Yvan Muller, Robert Huff y Thed Björk, del bicampeón del mundo de Rallycross Johan Kristofersson, y de Andy Priaulx, que este año vuelve al campeonato donde se encumbró al olimpo del automovilismo.

Los equipos se centraron en preparar la puesta a punto de los coches y en seguir los procesos de adaptación de los pilotos que debutan este año. Lo mismo que Cyan Racing, que puso en pista los nuevos Lynk & Co. Los coches del fabricante chino todavía se encuentran en una fase de desarrollo, por lo que será difícil, a tenor de lo visto estos días, que luchen por las posiciones de privilegio desde el principio. Aunque en un campeonato tan impredecible, todo podría pasar.

Gordon Shedden, el más rápido de estos test, encarando su Audi RS3 LMS hacia la chicane del circuito de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El escocés Gordon Shedden fue el piloto más rápido de los test, con un 1:54.434, situando a su Audi RS3 LMS del Leopard Racing Team en lo alto de la tabla de tiempos. Los dos pilotos argentinos de Münnich Motorsport, Néstor Girolami y Esteban Guerrieri, llevaron a sus Honda Civic Type R TCR hasta la segunda y tercera posición. Por detrás, Jean Karl Vernay y Ma Qing Hua, que cerró el Top 5.

Por su parte, Mikel Azcona terminó en décimosegundo lugar final, con un crono de 1:56.305, conseguido en la mañana del segundo día. El navarro se tomó su tiempo en salir a pista el jueves, pues sus mecánicos seguían trabajando en los reglajes del coche una vez comenzó la sesión matutina. Azcona saltó al asfalto de Montmeló hacia la mitad de la sesión con el objetivo de completar el programa de puesta a punto para Marrakech y seguir aclimatándose a un entorno que es nuevo para él.

Tom Coronel intercambiando impresiones junto a su coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La curiosidad de estos entrenamientos la protagonizó el campeón en título Gabriele Tarquini. El italiano tuvo que suplir las ausencias de sus compañeros en los equipos Hyundai de Farfus y Catsburg, subiéndose a los coches de ambos para poder trabajar en sus set up, una vez terminó el trabajo en su propia montura. El otro piloto de la marca coreana, el húngaro Norbert Michelisz, completó el programa en la mañana del primer día y no volvió a establecer ningún tiempo en el resto de sesiones.

El dominador del Campeonato del Mundo de Rallycross el año pasado, Johan Kristofersson, llega al certamen tras la cancelación del programa que Volkswagen mantenía junto a la estructura de Petter Solberg en las series mundiales de la especialidad. El piloto sueco competirá con un Volkswagen Golf GTI TCR con el que marcó un mejor tiempo absoluto de 1:57.115, quedando en la parte baja de la tabla de tiempos. Esto no es para nada significativo, y aunque su experiencia en el campeonato de turismos escandinavo le servirá, todavía tiene que terminar de adaptarse a la copa del mundo, donde la exigencia de equipos y marcas es mayor.

Johan Kristoffersson trazando el ‘curvone’. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El Team Mulsanne, operado por Romeo Ferraris, pone en pista los dos Alfa Romeo Giulietta Veloce TCR con los que compiten Ma Qing Hua y Kevin Ceccon. El piloto italiano reconoció que aún tienen trabajo por delante para terminar de ajustar el coche, pero se mostró optimista por las buenas sensaciones tras las pruebas. “Tenemos que aprender un poco más de estos nuevos neumáticos, pero las sensaciones son buenas. Hasta Marrakech no sabremos donde estamos”, comentó Ceccon. “No sé lo que podremos hacer con este coche, pero mi objetivo es llegar al podio”.

Este año hay una serie de cambios, como en el sistema de puntuación o la introducción del ‘Balance of Performance’. En base a ello, varios pilotos coinciden en que una de las claves este año será la regularidad. Así lo remarcó Esteban Guerrieri, quien destacó el hecho de que “puedes ser el más rápido del fin de semana y no sumar la mayor cantidad posible de puntos”. Por ello, será importante la constancia durante todo el año, evitando incidentes en la salida, sobretodo con la inversión de parrilla para la segunda carrera. Guerrieri añadió que su objetivo “es llegar a la última carrera en mejor posición que el año pasado. Cualquier cosa puede pasar durante todo el año, pero por lo menos tener más opciones de luchar al final”.

Mehdi Bennani surcando la recta principal del Circuit de Barcelona-Catalunya

Han sido dos días de intenso trabajo, sobretodo para mecánicos e ingenieros dentro de los garajes, pero la preparación está lista. A partir de ahora será fuego real cuando los turismos del WTCR pisen el asfalto del circuito urbano Moulay El Hassan de Marrakech el próximo fin de semana, en casa de Mehdi Bennani. El piloto marroquí se mostró muy ilusionado por recibir el calor del público cada vez que compite allí como local, reconociendo que le da ánimos para empezar el campeonato con fuerza. Un campeonato que contará desde ese momento con un total de treinta carreras. Esas serán las pruebas que les esperan para determinar quién y quienes serán los campeones de 2019.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel Azcona: “Mi objetivo principal es ser campeón del mundo”

Mikel Azcona: “Mi objetivo principal es ser campeón del mundo”

Mikel Azcona hará su debut este año en la Copa del Mundo de Turismos como vigente campeón europeo de TCR. El piloto navarro está probando estos días en el Circuit de Barcelona-Catalunya el Cupra TCR con el que disputará la nueva temporada del WTCR, dentro de la estructura del equipo PWR Racing. Hacia el final de la primera jornada de entrenamientos de pretemporada de la categoría en el trazado catalán, el de Falces contestó a las preguntas de la prensa.

Azcona comentó que tras probar el coche, estaba “muy contento y con muy buenas sensaciones. Hemos podido probar varias cosas de cara al set up para Marrakech”, donde será la primera cita del campeonato y su debut oficial en las series mundiales. Supone “un gran salto de nivel, un cambio muy grande” respecto al campeonato europeo. También ha notado el cambio respecto a los equipos en el que estuvo el año pasado y en el que compartirá en la presente campaña. “PCR que era un equipo familiar y PWR es un equipo muy profesional. Me estoy adaptando y no me resulta difícil, aunque el cambio ha sido muy grande.” Destacó que, aunque es uno más dentro de Cupra, “me siento bastante arropado, como en casa. Llevo ya cuatro años con ellos y me siento muy a gusto”.

Mikel Azcona al volante del Cupra TCR en el Circuit de Barcelona-Catalunya. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel remarcó que “voy con mentalidad de ganar, pero al final tienes claro que hay muchos campeones del mundo y va a estar muy difícil. El objetivo es luchar por estar entre los 5 primeros y ganar alguna carrera. Sería muy bueno para mí y para Cupra”. De cara al futuro no descarta nada. “Mi objetivo principal es ser campeón del mundo, pero me encantaría poder hacer otros campeonatos, como DTM o Blancpain, pero ahora estoy aquí. Llevo ya unos años con este tipo de coches, tengo mucha más experiencia y tenemos que terminar de conseguir los títulos. A partir de ahí, si hubiera la posibilidad, pues sí”.

Respecto a las novedades de este año, destacó que la parte negativa es su desconocimiento de la mayoría de circuitos en los que correrá. “Es el punto más negativo este año. Ocho de los diez circuitos no me los conozco y los dos que conozco son del año pasado. Aún así no me da miedo, porque me adapto rápido a los circuitos, y en pocas vueltas puedo estar ahí. El trabajo de simulador me hace coger referencias, lineas, …”

Este año será su primera vez en trazados como Nürbugring Nordschleife o Macao. Comentó que “son dos circuitos donde es difícil ir al límite y donde puedes chocar con facilidad. Necesitas muchas vueltas para poder ir al límite”. Respecto a su experiencia en el Infierno Verde, habló de sus pruebas recientes en el legendario circuito. “En Nürburgring estuve el viernes pasado y mi primera vuelta fue ‘acojonante‘. No me quería subir al coche. Pasé miedo, la verdad. Y aunque había hecho vueltas en el simulador, en la realidad no tiene nada que ver. Notas todas las inercias… Es una montaña rusa”.

Mikel Azcona hablando con su ingeniero antes de salir a pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De cara a este año, destacó que la regularidad será uno de los puntos fuertes, como lo fue el año pasado en su lucha por el campeonato europeo. “El año pasado sólo gané una carrera y el resto del año fui muy constante, y esto fue lo que me hizo ganar el campeonato. Este año va a ser una estrategia para utilizar. Cuando tengamos coche para apretar se apretará, pero cuando no, habrá que utilizar la cabeza y puntos para el bolsillo”. También remarcó la importancia que supondrá el Balance of Performance de cara a la estrategia. “Habrá que tenerlo muy en cuenta. Cuando nos sea beneficioso, habrá que apretar y cuando no, tocará aguantar”.

Por último, el único representante español habló sobre la afición que ha generado en su localidad de origen, donde cada carrera de su piloto causa sensación. “En mi pueblo somos 2000 habitantes y siempre me han seguido. Cuando hay carreras ponen las carreras en directo en el cine de mi pueblo. Somos poca gente y nos conocemos todos”. En el imaginario colectivo persiste el recuerdo de la celebración que llevó a cabo su gente el año pasado en el Circuit de Barcelona-Catalunya tras ganar el campeonato europeo de TCR. Reconoce, en tono jocoso, que si gana el campeonato, sus vecinos, amigos y familiares son capaces de llevarlo a hombros hasta su pueblo.

Mikel Azcona surca la recta hacia el final de la sesión. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Ya está aquí el WTCR 2019

Ya está aquí el WTCR 2019

Ayer por la tarde se presentó en el centro cultural de El Born de Barcelona la nueva temporada de la Copa del Mundo de Turismos WTCR. El histórico edificio del centro de la ciudad condal acogió la presentación en la que se dieron cita todos los protagonistas del campeonato, que bajo el auspicio de la organización de Marcello Lotti y la FIA, afrontará su segundo año con la reglamentación TCR que supuso el año pasado, entre otras cosas, su cambio de denominación, de Campeonato del Mundo de Turismos (WTCC) al actual.

Este año, el WTCR disputará diez fines de semana de carreras, comenzando el del 6 y 7 de abril en Marruecos con las tres primeras. El circuito urbano Moulay el Hassan de Marrakech acogerá el primer evento del año en el que Gabriele Tarquini, con su Hyundai i30 N TCR, se presentará como el campeón en título. Su nombre es el primero que luce en el nuevo trofeo de campeones que se presentó ayer. El subcampeón, Yvan Muller, cambiará de montura este año, pasando a pilotar los nuevos Lynk & Co 03 TCR en manos de la estructura Cyan Racing. El fabricante chino hará así su debut en competición en el WTCR, siendo la principal novedad de esta temporada.

Otras novedades las protagonizarán algunas caras nuevas que llegan al certamen con la intención de quedarse y triunfar. Entre ellas, la del piloto navarro Mikel Azcona, vigente campeón del europeo de TCR, que pilotará uno de los Cupra León TCR del equipo PWR Racing, contando con el apoyo de Cupra Racing, la división deportiva de la marca española. El de Falces buscará repetir los éxitos cosechados el año pasado en el campeonato regional.

François Ribeiro, responsable de Eurosport Events, durante la presentación

Tras esta primera cita en tierras africanas, el WTCR pondrá rumbo a Europa para disputar nuevas carreras en los circuitos de Hungaroring, Slovakia Ring y Zandvoort, antes de afrontar el reto de competir, un año más, en Nürburgring Nordschleife. El Infierno Verde recibirá a los pilotos del campeonato de turismos en su escenario histórico, al que tendrán que dar 3 vueltas en cada una de las tres carreras que se celebrarán como parte del fin de semana de las 24 Horas de Nürburgring.

Después será el turno del circuito urbano de Vila Real, en Portugal, uno de los trazados más peculiares que se puedan imaginar, pero donde siempre se dan carreras emocionantes. Tras la visita al país luso, la caravana del WTCR pondrá rumbo a China, donde el circuito de Ningbo acogerá la séptima cita del año. El periplo asiático los llevará al legendario circuito de Suzuka y al urbano de Macao, el histórico final de temporada del campeonato. Este año, el Circuito da Guia será el penúltimo trazado de la temporada.

Parrilla de pilotos 2019 del WTCR, posando junto al nuevo trofeo de campeones

El campeonato 2019 del WTCR terminará en el circuito malayo de Sepang. Será su debut en las series mundiales de turismos y lo hará de una manera inédita. La FIA y la FIM se han puesto de acuerdo para auspiciar un fin de semana de carreras compartido por coches y motos. El sábado será el turno de las 8 Horas de Sepang de motociclismo, reservando el domingo para la gran final del campeonato de turismos. Así mismo, será un evento visualmente espectacular, disputándose carreras desde el día hacia la noche gracias al sistema de iluminación del autódromo del sudeste asiático.

Allí se cerrará la temporada, y se espera que sea allí donde se decidan los títulos de campeón de este año. Pero antes de que todo dé comienzo, los protagonistas del WTCR están, desde hoy y hasta mañana, en el Circuit de Barcelona-Catalunya celebrando los entrenamientos oficiales de pretemporada. El circuito catalán acoge las últimas pruebas donde todo tiene que quedar listo antes de afrontar un nuevo año de carreras y batalla sobre el asfalto.