Mikel Azcona hará su debut este año en la Copa del Mundo de Turismos como vigente campeón europeo de TCR. El piloto navarro está probando estos días en el Circuit de Barcelona-Catalunya el Cupra TCR con el que disputará la nueva temporada del WTCR, dentro de la estructura del equipo PWR Racing. Hacia el final de la primera jornada de entrenamientos de pretemporada de la categoría en el trazado catalán, el de Falces contestó a las preguntas de la prensa.

Azcona comentó que tras probar el coche, estaba “muy contento y con muy buenas sensaciones. Hemos podido probar varias cosas de cara al set up para Marrakech”, donde será la primera cita del campeonato y su debut oficial en las series mundiales. Supone “un gran salto de nivel, un cambio muy grande” respecto al campeonato europeo. También ha notado el cambio respecto a los equipos en el que estuvo el año pasado y en el que compartirá en la presente campaña. “PCR que era un equipo familiar y PWR es un equipo muy profesional. Me estoy adaptando y no me resulta difícil, aunque el cambio ha sido muy grande.” Destacó que, aunque es uno más dentro de Cupra, “me siento bastante arropado, como en casa. Llevo ya cuatro años con ellos y me siento muy a gusto”.

Mikel Azcona al volante del Cupra TCR en el Circuit de Barcelona-Catalunya. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel remarcó que “voy con mentalidad de ganar, pero al final tienes claro que hay muchos campeones del mundo y va a estar muy difícil. El objetivo es luchar por estar entre los 5 primeros y ganar alguna carrera. Sería muy bueno para mí y para Cupra”. De cara al futuro no descarta nada. “Mi objetivo principal es ser campeón del mundo, pero me encantaría poder hacer otros campeonatos, como DTM o Blancpain, pero ahora estoy aquí. Llevo ya unos años con este tipo de coches, tengo mucha más experiencia y tenemos que terminar de conseguir los títulos. A partir de ahí, si hubiera la posibilidad, pues sí”.

Respecto a las novedades de este año, destacó que la parte negativa es su desconocimiento de la mayoría de circuitos en los que correrá. “Es el punto más negativo este año. Ocho de los diez circuitos no me los conozco y los dos que conozco son del año pasado. Aún así no me da miedo, porque me adapto rápido a los circuitos, y en pocas vueltas puedo estar ahí. El trabajo de simulador me hace coger referencias, lineas, …”

Este año será su primera vez en trazados como Nürbugring Nordschleife o Macao. Comentó que “son dos circuitos donde es difícil ir al límite y donde puedes chocar con facilidad. Necesitas muchas vueltas para poder ir al límite”. Respecto a su experiencia en el Infierno Verde, habló de sus pruebas recientes en el legendario circuito. “En Nürburgring estuve el viernes pasado y mi primera vuelta fue ‘acojonante‘. No me quería subir al coche. Pasé miedo, la verdad. Y aunque había hecho vueltas en el simulador, en la realidad no tiene nada que ver. Notas todas las inercias… Es una montaña rusa”.

Mikel Azcona hablando con su ingeniero antes de salir a pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De cara a este año, destacó que la regularidad será uno de los puntos fuertes, como lo fue el año pasado en su lucha por el campeonato europeo. “El año pasado sólo gané una carrera y el resto del año fui muy constante, y esto fue lo que me hizo ganar el campeonato. Este año va a ser una estrategia para utilizar. Cuando tengamos coche para apretar se apretará, pero cuando no, habrá que utilizar la cabeza y puntos para el bolsillo”. También remarcó la importancia que supondrá el Balance of Performance de cara a la estrategia. “Habrá que tenerlo muy en cuenta. Cuando nos sea beneficioso, habrá que apretar y cuando no, tocará aguantar”.

Por último, el único representante español habló sobre la afición que ha generado en su localidad de origen, donde cada carrera de su piloto causa sensación. “En mi pueblo somos 2000 habitantes y siempre me han seguido. Cuando hay carreras ponen las carreras en directo en el cine de mi pueblo. Somos poca gente y nos conocemos todos”. En el imaginario colectivo persiste el recuerdo de la celebración que llevó a cabo su gente el año pasado en el Circuit de Barcelona-Catalunya tras ganar el campeonato europeo de TCR. Reconoce, en tono jocoso, que si gana el campeonato, sus vecinos, amigos y familiares son capaces de llevarlo a hombros hasta su pueblo.

Mikel Azcona surca la recta hacia el final de la sesión. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)