Entrevista a Francesc Gutiérrez: «Los que podemos correr somos privilegiados»

Entrevista a Francesc Gutiérrez: «Los que podemos correr somos privilegiados»

El automovilismo está lleno de grandes entusiastas de las carreras que han conseguido hacer de su afición un modo de vida. Apasionados de la competición que no dudan en subirse a un coche para disfrutar de su pilotaje. Uno de ellos es Francesc Gutiérrez, piloto y organizador de carreras y campeonatos. Él es el responsable de V-Line Org, una de las mayores empresas de organización de eventos automovilísticos de nuestro país, entre los que se encuentra el Campeonato de España de Resistencia y GT (GT-CER), y pruebas como los 500 Km de Alcañiz, la Pujada a Alp 2500 o el Rally de Lloret de Mar.

Francesc Gutiérrez ha vivido la competición desde muy joven y consiguió dirigir su vida hacia su gran pasión. Además, trabaja como instructor de pilotos, oficio en el que ha guiado los primeros pasos de las carreras deportivas de Miguel Molina, Dani Clos, Jaime Alguersuari o Dani Juncadella. Actualmente, ejerce esta profesión como coach del joven Mari Boya, piloto del Campeonato de España de Fórmula 4. Sobre todo esto y mucho más, hemos podido hablar con él. Con todos ustedes, Francesc Gutiérrez.

EL ACELERADOR (EA): Nos gustaría empezar la entrevista hablando de tus inicios en el automovilismo. ¿Cómo empezaste y qué recuerdos guardas de aquella época?

FRANCESC GUTIÉRREZ (FG): Desde muy pequeño tuve muy claro que los coches, en especial turismos y GT, eran lo mío y los 18 era la frontera para poder hacer realidad mi sueño. Así que, en cuanto pude, me lancé al ruedo. En casa, tomaron la decisión que fuera en Montaña, una disciplina asequible a la par que muy formativa, y para ello cogí el GT Turbo que tenía de calle y se le puso lo imprescindible para poder correr, pero sin ninguna mejora técnica, ni siquiera amortiguadores, ni neumáticos que seguían siendo de serie. La razón principal fue que si no salía bien, volverlo a dejar de calle era muy sencillo. Pero afortunadamente salió muy bien, y en año y medio ya estaba haciendo el Europeo con un Ford Sierra Cosworth y al siguiente ya logré mi primer título nacional.

A partir de aquí, se me abrieron las puertas en el equipo de Xavi Riera y gracias a los resultados pude entrar como piloto de la Red Renault Cataluña, para al año siguiente pasar a los GT, donde logré ser piloto profesional durante 11 años de la mano del equipo Motor Competición de Luis Villalba. Evidentemente, guardo unos grandes recuerdos de todos esos años porque lo que iba a ser un hobby se acabó convirtiendo en mi profesión, y creo que ese periodo de aprendizaje es el que más se disfruta.

Francesc Gutiérrez pilotando el Ferrari 458 de PCR Sport en Motorland Aragón durante los 500 Km de Alcañiz de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: En aquellos años, tu padre, Paco Gutiérrez, y otras personas involucradas en la Escuderia Girona pusieron en marcha el Circuit de Sils, primero como pista de autocross y después como circuito de rallycross. ¿Qué recuerdas de aquellas instalaciones y cómo se vivió la llegada del Campeonato de Europa de Rallycross?

FG: Yo era muy pequeño cuando acudía al Circuit de Les Planes para ver autocross, primero como Campeonato de Cataluña y cuando mi padre se involucró pasó a ser Campeonato de España y Europa. Por aquel entonces, él ya pensaba en el rallycross, algo absolutamente pionero en nuestro país y por ese motivo se hizo el circuito de Sils, que tenía 2 variantes, según la modalidad, disputando las pruebas del Europeo de ambas especialidades. Estoy hablando de 1986 a 1988, con los Grupo B apartados de los Rallys, pero en pleno apogeo en Rallycross, y los Grupo A de dos ruedas motrices (Volvo 240 Turbo, Ford Sierra RS500, BMW M3, etc.), así que ¡figúrate lo que pude llegar a ver en directo! A su vez yo aprendí a conducir allí, así que guardo unos recuerdos imborrables.

EA: Has competido en innumerables ocasiones en las 24 Horas de Barcelona y también las has ganado. ¿Qué tienen de especial para tí?

FG: El hecho de poder pilotar durante mucho rato y en muchos relevos. Te haces un hartón de conducir, que es lo que realmente me gusta. Y se junta el hecho de que no puedes perder velocidad ni capacidad de concentración, al tiempo que tienes que adaptarte a unas condiciones de pista bastante cambiantes. No hay otra disciplina que se asemeje, así que cuando me preguntan ¿cuál es tu modalidad preferida entre rallys, circuitos y montaña? Realmente todas, porque cada una te aporta y enseña mucho, pero las 24 Horas son un punto y aparte.

Francesc Gutiérrez pasa por la línea de meta del Circuit de Barcelona-Catalunya con el Vortex durante la noche de las 24 Horas de Barcelona del año pasado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: ¿Qué es lo que más disfrutas de tu faceta de piloto?

FG: Con el tiempo ha ido cambiando, la verdad. Al principio es todo pasión, adrenalina, ganas y percepción de riesgo bajísima, y poco a poco lo vas modelando y adaptando, para, sin perderlo, sacarle más partido, al tiempo que le doy más valor a muchas otras cosas. Los que podemos correr somos privilegiados, por el hecho de ser un deporte caro, y muchas veces no somos conscientes de ello. Con los años hay que ser capaz de cambiar los objetivos y debe predominar el disfrute por encima de la competitividad y, a partir de aquí, es cuando le das el valor real que merece. Evidentemente, para mi conducir y sacarle el máximo provecho al coche, en las condiciones que sean, es lo que más me gusta.

EA: De todos los coches con los que has competido, ¿cuál es el que más te ha gustado y por qué?

FG: Creo que muchos ya me asocian con el BMW M3, por los videos que hay en YouTube, jejeje. Pero es que realmente es un coche de carreras de lo más puro. Muy exigente, rápido, que hay que llevar con firmeza, teniendo las cosas claras y con cero ayudas. Ahí es cuando me siento más a gusto y creo que viéndome conducirlo, con la expresión de la cara, ya hablo. Otro coche que también me gusta mucho es el Porsche 911 GT3 o GT2, da igual, porque tiene una conducción muy particular que, si se le coge el truco, te aporta y enseña mucho.

Francesc Gutiérrez surca la recta de meta del Circuito de Navarra durante la primera cita de este año del GT-CER. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Además de piloto, eres organizador de carreras y campeonatos. En V-Line Org organizáis el GT-CER, rallyes o subidas de montaña. Y en ocasiones, te toca ser piloto y organizador en el mismo fin de semana. ¿Cómo cambia tu mentalidad para pasar de piloto a organizador, y viceversa?, y ¿cómo te organizas para poder hacer las dos cosas?

FG: Más que me toca, ya pongo bastante de mi parte para que así sea. Pero aunque parezca mentira, de los 14 años de existencia del CER sólo he competido las dos últimas temporadas y la verdad es que ver los toros desde dentro te hace ver detalles que son fundamentales para la mejora del propio certamen. Afortunadamente, cuento con un excelente equipo que me ayuda en todo momento y que me permite poder hacerlo, así que cuando estoy dentro del coche, puedo realmente centrarme en conducir y dar lo máximo para hacer aquello por lo que se ha confiado en mí. Trato de organizarme bien el tiempo para poder atender a todo el mundo y cuando es el momento de conducir, el punto de desconexión es cuando me pongo el mono y casco.

EA: ¿Qué es lo más interesante de tu faceta de organizador?

FG: Tratar de dar aquello que me gustaría que me ofrecieran si sólo fuera a correr. Afortunadamente, cuento con bastante experiencia fuera del país y puedo coger ideas, en todas las disciplinas, para tratar de que la prueba agrade y tenga aceptación. Me ha costado mucho tiempo entender la manera de pensar de nuestro país, mucho más enfocada a rallys y motos en lo que a motorsport se refiere, y bajo esa premisa no hay más remedio que adaptarse. Es una manera de pensar muy distinta a nuestros vecinos y que me sigue costando encajar, porque veo que allí, con poco, la gente corre y se lo pasa en grande, y sin embargo nosotros hemos de tener coches muy potentes para hacer las pruebas más importantes, o de lo contrario nos quedamos en casa.

El ejemplo clarísimo ha sido el Trofeo V-Line con el BMW 325, un coche “barato” y tremendamente divertido, con unos costes de uso bajos, cuya parrilla está entorno a los 5-7 coches. Si esto mismo se hace en Inglaterra, Francia, Italia, etc., no bajarían de 30 coches en parrilla. Y por otro lado, está el Open Oldtimer, un certamen que puedes correr con el coche que te apetezca hasta 1999, sea cual sea su nivel de preparación y en un formato sprint de hasta 4 carreras por fin de semana. En el extranjero, con mucho menos tiempo de pista y un coste de inscripción bastante superior, no bajan de una media de 50 y en cambio aquí… Pues sinceramente, me entristece porque justamente el objetivo que deberíamos perseguir todos, que es correr para disfrutar, no se cumple y lo único que se persigue es ganar. Hay que invertir en nuestro ocio (las carreras de coches) en base a lo que podamos y sacarle el máximo provecho. ¿No es más razonable hacer más carreras con un coche pequeño que tener uno grande aparcado por falta de recursos?

Francesc Gutiérrez junto al resto del equipo que conforma V-Line Org. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: La situación actual provocada por el COVID 19 es bastante complicada de gestionar. Es difícil planificar a futuro porque todo puede cambiar en cuestión de días. ¿Cómo os ha afectado y cómo ves el panorama?

FG: Evidentemente, ha afectado muchísimo y la participación en global ha descendido casi en un 35%, porque está muy claro que ante una situación así el ocio queda en un séptimo plano. El futuro es incierto, en tanto que no sabes si los días previos a la prueba, la administración de ese sitio detecta un brote y decide cancelar los eventos de todo tipo… Así que vamos paso a paso y variando un poco la forma de trabajar. Es bastante agobiante tener una planificación y todo organizado, y estar con un nudo en la garganta hasta dos días antes, pendiente de lo que suceda. Pero una vez más, y como todos, hay que adaptarse.

EA: En Navarra volvieron las carreras, regresó el GT-CER y un piloto proveniente del karting debutó en monoplazas con muy buenos resultados. Hablo de Mari Boya, tu pupilo. ¿Qué nos puedes contar de él? y ¿cómo es trabajar como coach de un piloto tan joven?

FG: Es un chico tremendamente competitivo y autoexigente, en una fase de la vida donde hay que aprender a canalizar ese espíritu para que acabe siendo favorable y te ayude. Es muy rápido y se ha adaptado bien a la F4, en base a los pocos kilómetros que ha hecho respecto a sus rivales, así que estoy convencido de que nos dará muchas alegrías.

Ser instructor es otra faceta que hago con muchísima ilusión, porque es el resultado de aplicar una experiencia personal de más de 30 años en competición en una persona que es una hoja en blanco y que acumula datos a una velocidad vertiginosa. Estuve muchos años haciendo de coach en el programa “Joves Pilots” del Circuit de Catalunya, donde se forjaron pilotos de la talla de Miguel Molina, Dani Clos, Jaime Alguersuari o Dani Juncadella, entre otros. Y, justamente, con Dani fue con el que más trabajé, dado que su padre y su tío (Luis Pérez-Sala) me lo confiaron desde el inicio. Ver ese resultado reflejado en lo que es hoy y todo lo que ha logrado, no deja de ser un orgullo para mí, a la par que me hace muy feliz ver que se ha podido dedicar a aquello que realmente le gusta.

Francesc Gutiérrez es entrevistado en televisión tras bajarse del coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Por último, nos gustaría que nos dijeras cuál es el coche de competición, histórico o no, que nunca has probado, pero te encantaría pilotar.

FG: Uno es imposible, jajaja. Me hubiese encantado probar un Mercedes 190 Evo 2 del DTM, un Ford Sierra RS500 o un Nissan Skyline R32, para poderlos comparar con el BMW M3. Un Ford RS200 en rallyes (jamás me he subido a un Grupo B) o un Porsche GT1. ¿sigo?

Conversar con Francesc Gutiérrez es una auténtica aventura en la que poder aprender innumerables cosas del automovilismo. Es hablar de tu pasión con alguien que no sólo la vive, sino que se gana la vida con ella. En definitiva, es disfrutar de un momento de agradable charla con la música de fondo de los motores empujando el devenir de los coches. Y un grato placer. Le damos las gracias por su tiempo y esperamos volver a intercambiar impresiones pronto. ¡Muchas gracias, Francesc!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Orange 1 FFF Racing se lleva las 3 Horas de Barcelona

Orange 1 FFF Racing se lleva las 3 Horas de Barcelona

El Lamborghini #563 de Orange 1 FFF Racing, pilotado por Andrea Caldarelli, Marco Mapelli y Albert Costa, ha ganado las 3 Horas de Barcelona de las Blancpain GT Series. Además, Caldarelli y Mapelli se han proclamado campeones de las Blancpain GT Series y Endurance Cup, dando la vuelta a la tortilla al superar a Mikhail Aleshin, Davide Rigon y Miguel Molina (SMP Racing), líderes hasta entonces del campeonato. La carrera estuvo marcada por los numerosos incidentes que se sucedieron.

Llegó el domingo y las cosas se pusieron serias. Los campeonatos de Blancpain GT Series, tanto la Endurance Cup como el Sports Club, cerraron la temporada con la cita barcelonesa y los títulos estaban todavía por decidir. Las carreras del sábado sirvieron de aperitivo para un domingo que ha administrado, al público asistente, acción de la buena durante todo el día.

Por la mañana, en la sesión calificativa de la Endurance Series, el Porsche 911 #98 de ROWE Racing fue el más rápido, lo que le permitió arrancar desde la Pole Position en la carrera programada para la tarde. Le acompañó en la primera fila el Mercedes AMG #4 de Black Falcon, que encontró un buen ritmo para luchar por el título en la última carrera del certamen. El Ferrari #72 de SMP Racing, con el que competía Miguel Molina, líder del campeonato hasta ese momento, calificó en la séptima fila, una por delante del Bentley #108 del madrileño Andy Soucek.

Momento de la salida lanzada, con el Porsche #98 y el Mercedes #4 en la primera fila. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Ya por la tarde, y en el plato fuerte del fin de semana, el Lamborghini #563 de Orange 1 FFF Racing arrancó la carrera de una manera estratosférica. En la salida, Albert Costa se puso en cabeza tras un espectacular y polémico adelantamiento a los dos coches que salían por delante de él. Más tarde, dirección de carrera le obligaba a devolver la posición bajo Safety Car, lo que le obligó a volver al ataque. La salida del Coche de Seguridad se produjo tras un duro accidente del Porsche #54 de Dinamic Motorsport a la salida de la curva 9, impactando contra las barreras y quedando boca abajo. Las barreras tuvieron que ser reparadas, lo que condicionó el desarrollo de la prueba, neutralizándose durante más de media hora.

Pero en esa primera vuelta, sucedió una de las claves de la carrera. Un pinchazo del Ferrari #72, tras un toque, obligaba al coche italiano de SMP Racing a parar en boxes, cayendo muchas posiciones en la tabla. Lo que podría haber sido una carrera tranquila para ellos, en la que llevarse el ansiado título, se transformó en una prueba contra todo y contra todos para evitar lo que finalmente sucedió.

La prueba se reanudó, pero los incidentes se fueron sucediendo. Salidas de pista, toques y pinchazos marcaron la tónica general de una carrera en la que Albert Costa imprimió un ritmo brutal para colocar al Lamborghini #563 en la primera posición. En SMP tenían que reaccionar. Pero un toque entre Molina y Soucek, terminó de arruinarles la prueba y el campeonato. El Lamborghini de Orange 1 FFF Racing cruzó la línea de meta en primera posición, ganando la prueba y sentenciando el campeonato a favor de sus pilotos Andrea Caldarelli y Marco Mapelli, con Albert Costa ganando la carrera de casa, tras su sustitución de última hora del danés Denis Lind, compañero durante el año de Caldarelli y Mapelli.

El Lamborghini #563 de Orange 1 FFF Racing liderando el pelotón, camino de la victoria y de sentenciar el campeonato. © FFF Racing

Así pues, mala carrera para el Ferrari #72 de SMP Racing en el que compiten Mikhail Aleshin, Davide Rigon y Miguel Molina. También del Bentley #108 con el que compite Andy Soucek, que ha acabado en 29º lugar. Además, el Audi #2 de Dries Vanthoor, Ezequiel Pérez Companc y Álex Riberas caía también hasta la posición 25, tras haber peleado por las primeras posiciones durante gran parte de la prueba. El Audi R8 #5 con el que compitió Iván Pareras, no pasaba del 25º lugar, y Antonio Forné con el Lamborghini #29 conseguía la 21ª plaza en la general y la primera en la categoría AM.

Dentro del campeonato general hay que destacar que en la subcategoría de la Silver Cup, para pilotos tipo plata, y que se corre junto con la Endurance Cup, el Audi #24 se ha hecho con la victoria en su categoría. Igualmente en la categoría Pro-Am la victoria ha sido para el Mercedes AMG #90.

Por la mañana, en la Blancpain GT Sports Club, Murad Sultanov con el Ferrari #23 de Kessel Racing ganó la segunda carrera del fin de semana tras aprovechar una salida de pista de los dos coches que le precedían en las primeras vueltas. Por detrás Jens Reno Möller, con el Honda NSX GT3 EVO #11 ha sentenciado el campeonato a su favor gracias a su sólida actuación en ambas carreras de la última cita del campeonato, en el Circuit de Barcelona – Catalunya.

Victor Martins ha vuelto a dominar la carrera para hacerse con otra victoria, que le deja en buena posición para el campeonato. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

En cuanto a la Fórmula Renault 2.0, Victor Martins ha vuelto a dominar la carrera saliendo desde la Pole Position, que aseguró en la práctica calificativa de la mañana. Xavier Lloveras y Kilian Meyer se vieron relegados a la parte final de la parrilla en un fin de semana complicado para ambos pilotos. En otro orden de cosas, la Porsche Cup francesa y el mismo campeonato de Benelux también disputaron conjuntamente la segunda carrera durante el mediodía, con victoria para el francés Florian Latorre, del equipo RMS, uno de los habituales de la Porsche Supercup.

El fin de semana del Festival de la Velocidad – Legado María de Villota terminó. El público que se ha acercado al trazado catalán durante estos días empezó a desfilar hacia las puertas de acceso y las caras de cansancio eran evidentes en el personal de los equipos. Finalmente los garajes empezaron a vaciarse y el silencio reinó en la tribuna de la recta principal. Los equipos recogen y se preparan para volver a casa, a por un más que merecido descanso.

Los grandes triunfadores de las 3 Horas de Barcelona de las Blancpain GT Series y del Festival de la Velocidad de Barcelona. © FFF Racing

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Los GT2 vuelven a la pista

Los GT2 vuelven a la pista

El campeonato organizado por Stephane Ratel, el Blancpain GT World Challenge, es ahora mismo el más importante a nivel mundial en lo que a coches tipo GT3 se refiere. Estos coches, de alrededor de 500 cv, son una de las categorías más de moda ahora mismo y todos los campeonatos que los acogen, gozan de un buen espectáculo en carrera.

El organizador de los certámenes de Blancpain Series, SRO Motorsport Group, ha apostado fuerte por las carreras de coches de estilo “Gran Turismo”, y los GT4 y en especial los GT3 son la punta de lanza de sus certámenes. Pero Ratel busca un futuro todavía más brillante y ya esta temporada, ha apostado por un reglamento ya conocido pero cada vez más escaso sobre el asfalto. Los GT2 han vuelto, más o menos, pues el reglamento aerodinámico es más bien el de un GT4.

Audi presentó hace unos meses su contendiente para esta empresa: su R8 LMS GT2. Más tarde, Porsche se sumó a la fiesta con su versión del 911 para la ocasión y se sabe que hay otro fabricante preparado para desvelar a otra bestia para competir bajo reglamento GT2. En el caso del coche de la marca de los cuatro aros, una toma de aire para mejorar la refrigeración del motor, domina sobre el techo. Un alerón más alto y sencillo se encarga del agarre en la parte trasera, y el agresivo frontal dibuja una enorme boca con el nombre de la bestia en una posición privilegiada. En el caso de Porsche, varios de los 911 GT2 RS Clubsport que competirán la próxima temporada, se enfrentaron en una carrera monomarca de demostración, en las pasadas 24 horas de Spa, con una buena acogida.

La enorme «boca» se encarga tanto de refrigerar como de ofrecer algo de carga en la parte delantera. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Se trata de modelos derivados de calle, igual que en el caso de los GT3, pero con algo más de libertad en cuanto a motor. Se permite más potencia para llegar hasta los 700 cv, lo que les da una mayor velocidad. Pero a la vez, se limita el rendimiento aerodinámico, lo que lastrará su paso por curva. Con todo, se espera un tiempo por vuelta similar a los GT3 pero más condicionado por cada trazado.

En trazados de carga aerodinámica, como puede ser el mismo Circuit de Barcelona – Catalunya, los GT3 teóricamente sobresaldrán debido a una mejor aerodinámica; pero en trazados como Monza, en los que prima el motor, los GT2 plantarán batalla con su mayor potencia. Así que habrá que esperar a ver como se desarrolla el proyecto y si acaban por compartir el asfalto. De momento, en la cita de Montmeló, el Audi R8 LMS GT2 pilotado por James Sofronas, consiguió un podio en la primera carrera y una buena actuación en general durante el fin de semana.

La idea inicial del promotor es que ambas reglamentaciones compitan juntas en el campeonato de Sports Club, enfocado a los “gentleman drivers”. De esta forma, los pilotos que opten por competir en esta categoría podrán decidir con cual de estos reglamentos lo hacen. Aunque, según el mismo Stephane Ratel, existe la posibilidad de crear otro campeonato solo de GT2 si la convivencia entre ambos reglamentos no fuera posible.

El Audi R8 LMS GT2 surcando la recta principal del Circuit de Barcelona – Catalunya. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Para este fin de semana se esperaba la presencia también del Porsche 911 GT2 y de otra marca que debía darse a conocer en esta cita. Finalmente, ninguno de los 911 ha aparecido y la tercera marca ha hecho saber al organizador que su programa de desarrollo para su nuevo GT2 se ha retrasado más de lo esperado, cosa que ha supuesto una cierta decepción por parte de los que esperaban ver a los nuevos coches.

La próxima temporada podremos ver a este nuevo concepto por las diferentes citas del certamen, y se espera que se vayan implementando en otras series a medida que se vayan sentando sus bases. No son los viejos y costosos GT2, pero son una buena forma de revivir el espiritu de esas bestias de principios de los años 2000.

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

 

Sábado de carreras en Montmeló

Sábado de carreras en Montmeló

El primer día de carreras, propiamente dicho, del Festival de la Velocidad de Barcelona – Legado María de Villota ha visto la sesión de precalificación de las Blancpain GT Series, en la que el Porsche #98 de Rowe Racing ha sido el más rápido. Además, se han disputado las primeras carreras de la Fórmula Renault Eurocup, las Blancpain GT Sports Club y de los campeonatos de Francia y Benelux de la Porsche Cup.

El ruido de los Fórmula Renault 2.0 ha sido el encargado de despertar al Circuit de Barcelona – Catalunya. Los monoplazas del campeonato del fabricante francés se han enfrentado hoy a la primera práctica de calificación del fin de semana, que decidía el orden de salida de la primera carrera. Victor Martins ha sido el más rápido por delante de su principal rival en el campeonato, Oscar Piastri; mientras que la representación española, con Kilian Meyer y Xavi Lloveras, se han colocado en decimosexta y décimo octava posición respectívamente.

A media mañana, y tras otra sesión de práctica de Blancpain GT Series Endurance Cup, era el turno de la sesión calificativa del campeonato de GT Sports Club. En la sesión se definían las parrillas de salida de ambas carreras del fin de semana, y en ambos casos, el Mercedes AMG GT3 #13 de Denis Remenyako se ha hecho con la primera posición de la parrilla.

Victor Martins, que salía desde la Pole Position, se ha hecho con la victoria en la carrera de hoy de la Fórmula Renault Eurocup. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

A mediodía ha llegado la primera carrera de este Festival de la Velocidad de Barcelona, de manos de los monoplazas de la Fórmula Renault Eurocup. Victor Martins ha defendido bien su posición de partida y ha conseguido imponerse en la primera de las dos carreras que el campeonato disputa este fin de semana. Un error de Piastri le ha relegado a la sexta posición, cosa que le pone un poco más difícil hacerse con el campeonato. Lloveras ha conseguido escalar hasta el décimotercer lugar, seguido por Brad Benavides, y Meyer se quedaba en la posición 16.

La atracción principal de la tarde han sido los entrenamientos precalificativos de las Blancpain GT Series Endurance Cup, en los que empezaban a ponerse las cartas sobre la mesa para mañana. Mathieu Jaminet ha marcado el mejor tiempo en este sesión, con el Porsche 911 GT3 R #98 de Rowe Racing, quedando por delante del Audi R8 LMS GT3 #2, de la estructura Belgian Audi Club Team WRT; y del otro Porsche del equipo, el #99. Por detrás, los Mercedes de Black Falcon y Team Akka ASP han cerrado el Top 5.

Denis Remenyako, a bordo del Mercedes-AMG #13 se ha hecho con la primera carrera de la Blancpain GT Sports Club.

Destacar en este campo el buen papel de Álex Riberas, Albert Costa y Miguel Molina, que se han mostrado muy consistentes, acabando dentro de las diez primeras posiciones. Riberas, como integrante del trío que pilota el Audi #2, junto a Vanthoor y Pérez Companc, ha terminado segundo. Costa, con uno de los Lamborghini de Orange 1 FFF Team ha firmado el séptimo mejor registro. Por su parte, Molina, junto a Mikhail Aleshin y Davide Rigon en el Ferrari 488 GT3 #72 de SMP Racing, ha finalizado octavo. Pero la batalla de verdad empieza mañana, y Andy Soucek, Iván Pareras y Antonio Forné buscarán acercarse a los de delante aprovechando el empuje que da correr en la cita de casa.

Finalmente, con el sol de la tarde, llegaba el turno de la Blancpain GT Sports Club. Denis Remenyako ha hecho valer la Pole Position conseguida esta mañana para alzarse con la victoria tras una bonita lucha en las últimas vueltas con James Sofronas, a bordo del nuevo Audi R8 GT2. Esto ha confirmado, de alguna manera, la rivalidad entre ambas especificaciones de cara a un futuro campeonato conjunto. Además, la Porsche Cup France y Benelux ha disputado también su primera prueba de este «meeting», en la que Ayhancan Güven se ha impuesto sobre sus rivales.

Los primeros conatos de batalla entre los GT3 de las Blancpain GT Series se han dado hoy. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Tras toda la acción, se abre el Pit Lane para que los fans puedan admirar a los guerreros del asfalto. El sol todavía calienta, y los que se han acercado a ver este espectáculo pueden pasear por el mismo carril de boxes en el que mecánicos, ingenieros y demás, trabajan para poner a punto sus monturas. Hoy los motores ya pueden dejar de rugir, descansarán hasta mañana. Mañana será otro día. Otro día de carreras y emoción.

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El festival de las carreras

El festival de las carreras

El Circuit de Barcelona – Catalunya acoge, este fin de semana, otra edición del llamado Festival de la Velocidad de Barcelona – Legado María de Villota. La Fórmula Renault 2.0, la Porsche Cup Benelux y la Porsche Cup France, harán de teloneras de la última cita de los campeonatos Blancpain GT Series y Blancpain GT Sports Club.

Este año, el fin de semana se convertirá, además, en un gran evento de solidaridad con la especial participación de la fundación «Legado María de Villota». Ya el jueves, la recta principal del trazado se vistió de gala para acoger una gran cena, en la que se dieron cita algunos de los nombres más ilustres del mundo del motor de nuestro país. Miguel Molina, Antonio García, Andy Soucek y muchas otras personalidades, dieron el pistoletazo de salida a esta edición, en la que los espectadores podrán realizar donaciones directamente con la compra de su entrada.

Durante todo el fin de semana, la acción en pista está asegurada de manos de los monoplazas de la Formula Renault 2.0, los 911 de las Porsche Cup France y Benelux, y los GT más radicales de las Blancpain Series. Será en el marco del campeonato GT Sports Club en la que podremos ver una de las grandes novedades de cara al año que viene, pues los nuevos coches con normativa GT2 compartirán pista con sus hermanos de tipo GT3, en una demostración de lo que se avecina el próximo año. Porsche y Audi ya han desvelado su contendiente para esta renovada categoría, mientras que otro fabricante ha elegido este fin de semana para darse a conocer. Habrá que estar atentos, pues, a estas nuevas bestias de 700 cv y aerodinámica limitada.

Los GT más radicales reinarán sobre el trazado en un fin de semana con hasta siete carreras de cuatro categorías distintas. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El campeonato llega abierto a su última cita. El Ferrari #72 llega primero del campeonato, pero el Mercedes AMG #4 de Black Falcon llega a tan solo 22 puntos del líder, con 26 puntos todavía por repartir. Algo más lejos, pero todavía con opciones, el Lamborghini Aventador #563 de Orange 1 FFF Racing Team se sitúa a 24 puntos de la cabeza. Cabe destacar la presencia de última hora de Albert Costa en este último coche en sustitución de Dennis Lind.

Pero en la categoría reina de la cita, todo está por decidir. Miguel Molina puede llevarse el título «Endurance», encuadrado dentro de las Blancpain GT Series, con el Ferrari #72 de SMP Racing que comparte con Davide Rigon y Mikhail Aleshin. Iván Pareras y Álex Riberas pelearán en pista a bordo de sus Audi R8, y Andy Soucek buscará un buen resultado para cerrar el certamen con el Bentley #108 y el espectacular sonido de su motor V8. Albert Costa se ha unido a última hora al coche #563, Antonio Forné se subirá al Lamborghini #29 y Kilian Meyer ha anunciado su presencia en la Fórmula Renault. Junto a Meyer, Xavier Lloveras y Brad Benavides también competirán en el certamen del fabricante francés.

Los espectadores podrán ver desde muy cerca a los coches y equipos de competición. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Por si toda esta acción no fuera suficiente, los espectadores pueden disfrutar también del MOD.A.S Car Show, en el que se podrán admirar un gran número de vehículos, modificados según los gustos de sus dueños, y que estarán expuestos dentro del recinto del Circuit de Barcelona – Catalunya. Así pues, fin de semana de carreras, velocidad y espectáculo en el trazado de Montmeló. Campeonatos por decidir, monoplazas, coches modificados y los GT más espectaculares sobre la pista. ¿Se puede pedir más?

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)