Entrevista a Marc de Fulgencio: «En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado»

Entrevista a Marc de Fulgencio: «En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado»

Hace ya unos años que hemos podido observar la carrera ascendente de Marc de Fulgencio, un piloto que ha probado distintas monturas, pasando por los turismos, hasta llegar a competir en GT. Pero ha sido en este 2020 cuando su nombre ha empezado a sonar con fuerza en el panorama automovilístico internacional, disputando el DTM Trophy. Las series teloneras del famoso DTM no tienen nada que envidiar a su categoría hermana y en ellas, de Fulgencio se ha desempeñado con maestría al volante del Mercedes del equipo Leipert Motorsport.

El joven piloto catalán ha sobrellevado de forma óptima su primera temporada en tierras alemanas y belgas, donde ha podido probar la manera de vivir las carreras en esta zona de Europa. El lugar donde nació la esencia del automovilismo y en el que se encuentran algunos de los trazados más míticos del mundo. No en vano, Marc de Fulgencio ha logrado terminar en octava posición en la general del campeonato, tercero entre los pilotos junior. De todo esto, hemos tenido la ocasión de hablar con él en el circuito de Hockenheim para que nos cuente sus impresiones de un año tan importante para su carrera deportiva.

EL ACELERADOR (EA): Es tu primer año en el DTM Trophy, compitiendo bajo la filosofía alemana de las carreras. ¿Cómo ha ido tu adaptación y cómo valoras cómo te ha ido en el campeonato?

MARC DE FULGENCIO (MDF): De entrada, me hacía mucha ilusión correr completamente fuera de España en un campeonato internacional y con un equipo de fuera. Este objetivo ya lo marcamos el año pasado, tratando de ir a equipos ingleses o alemanes porque es donde creemos que puedo aprender más de esa cultura tan arraigada de las carreras. Cuando me propusieron venir a Leipert Motorsport fue increíble. Ya era impresionante competir en el DTM Trophy y hacerlo con una estructura alemana pues ya es un lujo. Aquí he podido aprender algunas cosas que me faltaban y que son muy importantes. Yo siempre había corrido con equipos españoles y franceses, y es muy diferente la forma de trabajar.

Marc de Fulgencio volando al volante del Mercedes. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

Y luego, en el campeonato hay muchos pilotos y equipos alemanes. En los circuitos de aquí como Lausitzring, Nürburgring o Hockenheim se ve que ellos van muy bien, se los conocen bastante de haber rodado desde siempre. Pero cuando salimos a Bélgica, a Spa y Zolder, allí sí que pude pelear por el podium. Las cosas estuvieron muy igualadas y todo era más neutral.

Vine sin muchas expectativas, a ver cómo se iba desarrollando la temporada. Pero al ver que siempre he estado ahí y he podido luchar por buenos resultados, mi objetivo fue estar entre los cinco primeros. El problema es que con el BoP, los Mercedes hemos ido de más a menos. Empezamos siendo los mejores y ahora tenemos coches más rápidos por delante. Esto me ha pillado un poco a contrapié porque he notado que mi conducción ha ido de menos a más. Y por eso he podido mantener los resultados, alrededor de la quinta y la sexta posición. La cosa es que hay gente que en las primeras carreras estaba por detrás nuestro y ahora están delante, así que se te queda un poco de mal sabor de boca. Pero, en general, la valoración es buena.

EA: El año pasado competiste en el GT Cup Open Europe, certamen con base en España. ¿Qué diferencias has notado entre un campeonato y otro, y cómo has utilizado esta experiencia para afrontar esta temporada?

MDF: Creo que en el DTM Trophy hay un nivel mayor que he podido alcanzar por todo lo que aprendí el año pasado en el GT Cup Open Europe. Pasar de la Clio Cup a GT, con la estructura de Teo Martín Motorsport, que es uno de los equipos más grandes de España, ya me hizo ver cómo era el mundo del automovilismo de cierto nivel. También me ayudó el estar rodeado de ingenieros de McLaren, por lo que te vas acostumbrando a utilizar el inglés de manera constante. Hay vocabulario que es diferente y al principio te cuesta; pero una vez que lo asimilas, cambias el chip en tu cabeza y lo haces de forma automática. Fue un paso más ameno y me ha permitido prepararme mejor para este año, yendo a un equipo en el que siempre se habla en inglés.

Marc de Fulgencio momentos antes de subirse al coche. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Corres con un Mercedes AMG GT4. Comparativamente, ¿qué diferencias hay entre este coche y el McLaren 570 GT4 del año pasado?

MDF: Son bastante distintos. El McLaren se veía más un coche de serie. Todo el interior lo era. En cambio, el Mercedes está más preparado para las carreras. Sobretodo, se nota en el paso por curva. Es un coche que está más balanceado que el McLaren.

EA: Y ya que hablamos de comparativas, tú corriste unos años en turismos, en la Copa Clio. ¿Cómo fue ese paso de unos coches de tracción delantera a la potencia trasera de los GT?

MDF: Al principio fue complicado, pero tuve la suerte de participar con VRT en las carreras de la serie Alpine en Barcelona. Esto me permitió saber cómo se conducía el McLaren la primera vez que me subí a él. También había hecho las 24 Horas de Barcelona con el Ginetta del equipo de Nil Montserrat; entonces, sabía por dónde iban los tiros. El pilotaje cambia bastante, en la forma en que das gas, principalmente.

EA: Háblanos de Leipert Motorsport, tu equipo.

MDF: Es lo que estaba buscando, quería estar en un ambiente en el que estuviera obligado a hablar en inglés. Creo que si quieres ir subiendo de nivel es lo que tienes que hacer. La manera de trabajar es distinta, todo está muy ordenado y preparado. Antes de comenzar, estuve un par de semanas en Alemania para conocerles mejor en la sede del equipo y viendo cómo trabajan. De esta manera, pude estar en la primera carrera en Spa en perfecta sintonía con ellos.

Marc de Fulgencio comanda al pelotón bajo la lluvia en Lausitzring. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Entre Alemania y Bélgica, este año has competido en trazados míticos como Spa, Nürburgring o Zolder, y este fin de semana lo haces en Hockenheim. ¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en lo especial que son estas pistas y toda la historia que tienen detrás?

MDF: Me hace muchísima ilusión. A cualquier fan del automovilismo, creo. Desde pequeño había visto carreras en estos circuitos y ya me los conocía casi de memoria. En Spa ya había estado y sabía a lo que iba. En cambio, en Nürburgring o Hockenheim no había estado nunca pero son tal cual te los imaginas. Al hacer el trackwalk te das cuenta de esto. Lo que más me sorprende es ver el ambiente que hay fuera. Por ejemplo, Monza está en medio de un parque y me sorprendió muchísimo. Pasa lo mismo en Nürburgring, que está en un área dedicada totalmente al motorsport.

EA: De todos ellos, ¿cuál es que más te ha gustado?

MDF: Donde más disfruté fue en Spa. Porque era la novedad, el estar por primera vez en el mismo paddock que el DTM. Todo lo veías grande. Además, es un circuito muy complicado donde tienes que dar muchas vueltas para ir rápido y yo ya tenía la experiencia del año pasado. De primeras ya me sentí muy cómodo y pude estar delante desde el primer momento. Y eso es algo que no me esperaba, porque estaban compitiendo pilotos muy buenos de otros campeonatos de GT. Así que poder pelear con ellos en los puestos de cabeza, la verdad que es algo que te gusta.

Marc de Fulgencio ataca el viraje de La Source, en Spa-Francorchamps. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Es todavía pronto y vista la situación actual, seguro que es complicado de saber, pero ¿sabes hacia dónde se encaminarán tus pasos el año que viene?

MDF: En estos momentos, sé un poco hacia dónde me gustaría ir pero no está ni mucho menos decidido. No he querido saber nada hasta que no acabara el campeonato para estar totalmente centrado en él. Esto es importante porque creo que en las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado, así que era crucial mantenerme focalizado en el certamen hasta la última prueba. Si tuviera la oportunidad de volver al DTM Trophy, volvería encantado. Compites junto al DTM y todo lo que ello supone. Además, sólo hay un piloto por coche y creo que esto es muy importante en la fase en la que estoy.

EA: Junto a ti se encuentra Raimon Duran, una persona clave en el mundo del automovilismo en nuestro país y con gran experiencia en la gestión de las carreras deportivas de algunos pilotos muy reconocidos. ¿Qué crees que es lo mejor que puede aportarte Raimon en tu carrera?

MDF: Yo estoy muy contento de tener a Raimon a mi lado, sobretodo porque me está aportando su experiencia y me cuenta cosas que ha vivido en el pasado para saber qué tengo que hacer y cómo debo actuar ante ciertas circunstancias. Antes de los test de pretemporada, estuvimos preparando un poco la estrategia que íbamos a llevar, ir de menos a más en este primer año aquí. Me aporta mucho y estar con él es increíble. Todo esto suma.

Hockenheim fue la última etapa del camino de Marc de Fulgencio en el DTM Trophy en 2020. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Tu padre, José Miguel, también fue piloto, tanto de circuitos como de rallyes. Digamos que probó todo lo que se puede probar en esto de las carreras. ¿Qué has aprendido de él que puedas aplicar en tu carrera?

MDF: Al final, todos los consejos que me ha dado los intento aplicar. Empecé en este mundo por él y de pequeño había estado en todos los circuitos de España acompañándole. Veía cómo funcionaba todo y me inculcó esta pasión. En mi época en el karting y luego en los turismos, él me daba muchos consejos de cómo tenía que pilotar cuando pasaban ciertas cosas, si llovía o cómo afrontar una calificación… Todo esto me ayudó. Y también quiero acordarme de mi madre, que siempre ha ejercido un papel muy importante y me ha apoyado en todo momento.

EA: Si te dieran la oportunidad de probar el coche de carreras que tú quisieras, actual o histórico, ¿cuál elegirías?

MDF: Creo que un DTM de la generación anterior. Además, este es el último fin de semana en el que compite este tipo de coche y me gustaría poder probar uno.

Foto de portada: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

Dries Vanthoor y Charles Weerts se coronan en Barcelona

Dries Vanthoor y Charles Weerts se coronan en Barcelona

Después de una jornada marcada por la lluvia y la tempestad, el domingo del Festival de la Velocidad de Barcelona llegó con un sol radiante en el horizonte. El último día de competición del GT World Challenge Europe en el Circuit de Barelona-Catalunya trajo la decisión final en la pelea por el título de la copa Sprint del campeonato, con Dries Vanthoor y Charles Weerts proclamándose campeones. A su vez, su conjunto, el Belgian Audi Club Team WRT, se alzó con el título reservado a los equipos.

Los primeros en salir a la pista fueron los pilotos del GT World Challenge Europe para disputar las dos sesiones de calificación que tenían que decidir las parrillas de salida para las carreras de hoy. Albert Costa se encargó de poner a su Lamborghini #163 de Emil Frey Racing en la primera posición en la Q2, después de saborear las mieles del triunfo ayer, en un último empujón por pelear por la gloria absoluta. Raffaele Marciello en el Mercedes #88 de AKKA ASP y Frederic Vervisch con el Audi #66 de Attempto Racing completaron el Top 3.

En la última sesión de calificación, fue el italiano Marciello el que se hizo con la Pole Position para la última carrera al Sprint de la temporada, por lo que el Mercedes #88 de AKKA ASP, que comparte con Timur Boguslavskiy, arrancó desde el frente del pelotón. En segunda y tercera posición lo hicieron los dos coches principales de la estructura belga WRT, el Audi #31 de Kelvin van der Linde y Ryuichiro Tomita y el Audi #32 de Dries Vanthoor y Charles Weerts, los líderes del campeonato. El Lamborghini #163 de Albert Costa y Giacomo Altoè logró la cuarta posición. Por lo tanto, la lucha estaba al rojo vivo.

Salida de la segunda carrera del fin de semana.

La segunda carrera del campeonato, dentro del Festival de la Velocidad de Barcelona, comenzó con Albert Costa desde la primera posición, la cual mantuvo en cuanto el semáforo pasó a verde. La primera vuelta fue un tanto accidentada, con el Audi #55 de Attempto Racing quedándose fuera de carrera en la primera curva por un toque, y un incidente entre Mikaël Grenier y Eddie Cheever que terminó con las opciones del Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing.

Costa quiso mantener las opciones desde el principio y fue aumentando la ventaja sobre Maro Engel. El alemán no podía seguir al español y poco a poco se le acercaba Frederic Vervisch, que comenzó a meterle presión hasta que logró pasar adelante. En el siguiente grupo, los otros contendientes al título se vigilaban de cerca, peleando por la cuarta posición.

Después de realizarse las paradas en boxes para el cambio de pilotos, apareció el Safety Car debido a la salida de pista del Mercedes #18 en la curva 4. Una vez se relanzó la carrera, Giacomo Altoè pudo recuperar el grandísimo ritmo que había impuesto Albert Costa en el primer relevo para consagrar una más que posible victoria, alejándose de Nicolas Schöll. A su vez, Ryuichiro Tomita presionó a Timur Boguslavskiy, pero el japonés no pudo pasar al ruso. Finalmente, el Lamborghini #163 de Emil Frey Racing, pilotado por Albert Costa y Giacomo Altoè, cruzó la línea de meta en primera posición, seguido del Audi #66 y el Mercedes #4.

El Lamborghini #163 lidera la carrera, por delante del Audi #66.

Esto dejaba la pelea por el título muy abierta y con los contendientes en apenas muy pocos puntos. Pero a pocos minutos del comienzo de la tercera carrera, Dirección de Carrera anunció una sanción de 35 segundos para el Lamborghini #163 y el Mercedes #4 por irregularidades en el procedimiento del Pit Stop, por lo que perdían la victoria y el podio, respectivamente; y también sus pilotos quedaban automáticamente fuera de la batalla por el campeonato.

De esta guisa, comenzó la última prueba del año de la copa Sprint del GT World Challenge Europe. Raffaele Marciello arrancó perfectamente desde la Pole Position, mientras el desastre se mascaba en mitad del pelotón. Una sucesión de toques desafortunados terminaron mandando al Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing contra el muro de la recta principal. Salió el Coche de Seguridad mientras los comisarios retiraban las innumerables piezas que quedaron esparcidas sobre el asfalto. Una vez se dio bandera verde, Marciello no fue rival para el resto, que vieron como el italiano volaba con el Mercedes #88 de AKKA ASP.

Raffaele Marciello al volante del Mercedes #88 de AKKA ASP, en primera posición durante la tercera carrera.

Por su parte, Dries Vanthoor se mantuvo en una cómoda segunda posición que les servía a él y a su compañero de volante, Charles Weerts, para alzarse con el trofeo de campeones. Pero no todo estaba decidido, puesto que se comenzaron a investigar varias acciones acaecidas durante la salida y el proceso de Safety Car que podían dar al traste con las aspiraciones de algunos. Sin embargo, la carrera continuó ajena a estas posibles decisiones, con Timur Boguslavskiy tomando el volante del Mercedes líder.

A pocos minutos del final, Ricardo Feller se prometió dar espectáculo sobre el asfalto y así lo hizo. En un intento de Giacomo Altoè por adelantar a Tomita, fue el suizo el que se deshizo de su compañero de equipo y empezó a presionar al japonés. Este se defendió, pero Feller era mucho más rápido y terminó por pasarle para ascender a la tercera posición del podio. A su vez, Charles Weerts se acercó peligrosamente a Boguslavskiy, pero el ruso mantuvo un cierto colchón que fue suficiente para que él y Raffaele Marciello llevaran al Mercedes #88 de AKKA ASP a la victoria. Vanthoor y Weerts entraron segundos, resultado suficiente para garantizarles la consecución del campeonato. Feller y Grenier salvaron el podio para Emil Frey Racing.

Los mecánicos de WRT celebran con Dries Vanthoor el campeonato.

Con este glorioso espectáculo ha terminado una nueva edición del Festival de la Velocidad de Barcelona, en un año en el que la situación sanitaria ha obligado a celebrarlo a puerta cerrada. Ha sido una lástima, porque la emoción vivida ha sido de escándalo y la pelea por la copa Sprint del GT World Challenge Europe ha deparado grandes momentos de tensión y disfrute. La próxima cita del campeonato serán las 24 Horas de Spa, una de las carreras míticas del mundo de la resistencia y los GT.

Albert Costa y Giacomo Altoè triunfan a la primera en Barcelona

Albert Costa y Giacomo Altoè triunfan a la primera en Barcelona

El Festival de la Velocidad de Barcelona ha dado comienzo a su actividad competitiva este sábado, con las primeras sesiones de calificación y primeras carreras de los cuatro campeonatos que participan: GT World Challenge Europe, Formula Renault Eurocup, TCR Europe y Lamborghini Super Trofeo. En el primero de ellos, Albert Costa y Giacomo Altoè se han llevado la victoria en la primera carrera, comenzando de forma magnífica el fin de semana.

El día ha amanecido con nubes cubriendo el cielo de Montmeló, provocando una disminución de la temperatura y una constante amenaza de lluvia. Tras las pruebas del viernes, llegó el momento de ver poner a los participantes las cartas sobre la mesa. El principal certamen de GT desarrolló una sesión de precalificación durante la mañana en la que se empezaron a vislumbrar los potenciales candidatos a la victoria en las tres carreras previstas estos días. El Mercedes #88 del equipo AKKA ASP fue el más rápido, seguido del Audi #32 y del Audi #25. Por su parte, el Lamborghini #163 del español Albert Costa y su compañero Giacomo Altoè logró el sexto mejor crono.

La mañana dio transcurso a un mediodía pasado por agua, con la meteorología jugando sus bazas para convertir la primera calificación del fin de semana en una auténtica lotería. Minutos antes de comenzar la sesión, empezaba a llover y poco a poco se fue mojando la pista. Ricardo Feller se vio beneficiado al marcar un buen registro al principio y se hizo con la Pole Position para el Lamborghini #14 de Emil Frey Racing. Por su parte, Luca Stolz firmó el segundo mejor crono, colocando al Mercedes #4 de HRT en la primera fila de la parrilla. Giacomo Altoè terminó tercero para consagrar un Top 3 protagonizado por Lamborghini.

La lluvia marcó el desarrollo de la sesión de calificación. Foto: Media GT World Challenge Europe.

La lluvia paró, así que el paso de las horas y la disputa de carreras de los demás campeonatos, con una Formula Renault Eurocup que se comió el grueso de la tempestad, dejó la pista cada vez más seca. La primera manga del fin de semana dio comienzo con un carril relativamente seco, pero con retazos de humedad en el asfalto. Ricardo Feller arrancó perfectamente, pero mejor todavía lo hizo Giacomo Altoè, que superó a Luca Stolz para emparejarse con el primer Lamborghini. Sin embargo, ambos coches del equipo Emil Frey Racing se fueron un poco largos en la segunda curva, lo que hizo que Jim Pla superara a Altoè, aunque Feller pudo mantener la punta.

Las luchas por detrás de los tres primeros se fueron sucediendo, pero el Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing provocó la salida del Coche de Seguridad tras quedarse empanzado en la escapatoria de la curva 5. Esto hizo que las batallas se pausaran momentáneamente, aunque regresaron a su intensidad en cuanto ondeó la bandera verde. Altoè empezó a presionar a Pla y por detrás, Luca Stolz peleaba con los otros dos Mercedes de AKKA ASP.

Una vez se abrió la ventana de paradas, Emil Frey Racing ordenó entrar a sus dos coches. Mikaël Grenier y Albert Costa relevaron a Ricardo Feller y a Giacomo Altoè, respectivamente. La jugada estratégica fue perfecta, puesto que el Lamborghini #163 subió a la segunda posición y ambos GT3 italianos pasaron a liderar la prueba.

Salida de la primera carrera del GT World Challenge Europe en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Costa mantuvo una presión constante sobre Grenier, achuchándolo curva tras curva. Se estaban jugando la victoria por escasos metros y el ritmo del piloto español era bastante más rápido que el del líder de carrera. Finalmente, el catalán adelantó a su compañero de equipo y pudo abrir un margen para construir una ventaja sólida en cabeza. Las escaramuzas entre los Mercedes y los Audi daban la tónica de emoción en el grupo medio, con Dries Vanthoor y Maro Engel intentando adelantar al Mercedes de Benjamin Hites, que estaba defendiendo con maestría la cuarta posición.

De súbito, el Bentley #108 experimentó problemas mecánicos que lo obligaron a parar en la chicane, soltando mucho humo de la parte delantera donde se ubica el propulsor. Dirección de carrera sacó el Safety Car, lo cual redujo la ventaja de Albert Costa a cero. Pero el tiempo seguía descontándose y para cuando se pudo reemprender la marcha, sólo faltaba una vuelta. Grenier lo dio todo, pero el español cruzó en primera posición la línea de meta, firmando una gran victoria, junto a Giacomo Altoè, para Lamborghini y Emil Frey Racing. El #14 de Ricardo Feller y Mikaël Grenier terminó segundo y el Mercedes #88 de Raffaele Marciello y Timur Boguslavskiy logró el tercer escalón del podio.

Los dos Lamborghini de Emil Frey Racing entraron casi en paralelo en meta. Foto: Media GT World Challenge Europe.

En cuando al resto de campeonatos, Victor Martins consiguió la victoria en la primera carrera de la Formula Renault Eurocup, seguido de un Caio Collet que realizó una gran remontada bajo la lluvia. David Vidales tuvo un mal día con problemas en los frenos y acabó undécimo. En el TCR Europe, Mike Halder firmó el triunfo, con el español Pepe Oriola segundo y Sami Taoufik tercero. En el Lamborghini Super Trofeo, la carrera fue ganada por Kevin Gilardoni, con el local Guillem Pujeu en décima plaza. Mañana será el último día del Festival de la Velocidad de Barcelona, el momento para decidir a los campeones de la copa Sprint del GT World Challenge Europe.

La aventura europea de Marc de Fulgencio

La aventura europea de Marc de Fulgencio

Tras varios años probando suerte en diferentes categorías de vehículos de turismo y GT, esta temporada será muy especial para Marc de Fulgencio. El piloto catalán va a dar un gran salto adelante en su carrera deportiva al disputar el novedoso DTM Trophy, la categoría telonera del prestigioso DTM. Será su primera gran incursión internacional y tratatá de luchar por un trofeo que podría regalarle un test con un coche del certamen principal.

De Fulgencio nació en 1999 y su pasión por las carreras y el automovilismo viene por vía genética. Su padre, José Miguel de Fulgencio, también fue piloto de carreras y uno de los protagonistas en la anterior época del Campeonato de España de Turismos. Por su parte, Marc cuenta con una buena experiencia al volante de los Renault Clio de competición, tras participar durante varias temporadas en la Copa Clio española y en algunas rondas del certamen francés.

En 2017, participó en el Campeonato de España de Resistencia, terminando en décima posición en la clasificación general de la Clase 1. Al año siguiente, repitió en el GT-CER disputando las dos últimas citas en Navarra y el Jarama, compaginándolo con la Copa Clio y la Copa Kobe, en la que terminó subcampeón, en un intenso programa anual que también le vio competir en los 500 Km de Alcañiz y en las 24 Horas de Barcelona.

Marc de Fulgencio pilotando el Renault Clio en la Copa Clio española.

En 2019, dio un paso adelante importante, fichando por el equipo Teo Martin Motorsport para disputar la temporada completa del GT Cup Open Europe, campeonato organizado por GT Sport Organización y que acompaña en algunas de sus rondas al International GT Open y a la Eurofórmula Open. El catalán compartió el volante de uno de los McLaren 570S GT4 del conjunto madrileño con el piloto brasileño Thiago Vivacqua.

El GT de la pareja hispano-brasileña fue el mejor clasificado de Teo Martín Motorsport en el certamen, sumando 48 puntos que les valieron para terminar el año en la décima posición de la general, tras conseguir varias victorias dentro de su categoría y algunos podios. A pesar de su juventud y falta de experiencia, de Fulgencio pudo solventar las dificultades y logró firmar un buen año en uno de los campeonatos más competitivos de GT en Europa. A su vez, compaginó su participación allí con varias apariciones en la Copa Clio.

Marc de Fulgencio al volante del McLaren 650S de Teo Martin Motorsport en 2019.

De cara a esta temporada, ha fichado por el equipo Leipert Motorsport para competir junto a ellos en el DTM Trophy. Al volante de un Mercedes AMG GT4, luchará por el trofeo junior, limitado a pilotos de hasta 22 años, el cual tiene como premio un test con uno de los coches oficiales del DTM. Si bien la situación actual ha obligado a modificar los programas deportivos de pilotos y equipos, y reprogramar la mayoría de calendarios, Marc de Fulgencio ya está preparándose para su nueva aventura por Europa.

La semana pasada estuvo en el circuito belga de Zolder probando su nuevo coche, en una pista donde competirá este año. Allí, pudo conocer a fondo a su nuevo equipo. Además, los trazados de Spa-Francorchamps y Nürburgring entran dentro de sus planes de test de pretemporada, para buscar estar lo más en sintonía posible con el Mercedes. Y es que el calendario de este año del DTM Trophy los incluye, además de los de Lausitzring, Assen y Hockenheimring. La temporada arrancará en tierras belgas, con el legendario Spa dando el pistoletazo de salida, antes de poner rumbo al este de Alemania, a Lausitz. Después, una cita en Assen y dos dobletes en Nürburgring y Zolder para rematar la fiesta en el trazado de Hockenheim.

Los Mercedes de Leipert Motorsport en el DTM Trophy para este año. El de Marc de Fulgencio destaca con su decoración roja y negra, y el dorsal número 9.

Todavía es pronto para saber qué expectativas tiene Marc de Fulgencio para esta temporada, pero seguro que tratará de darlo todo para conseguir sus objetivos. Si consigue adaptarse a la filosofía alemana de las carreras, seguro que podrá dar el callo para alcanzarlos. Sus manos están ahí, es cuestión de que el piloto y la máquina se entiendan para conseguir juntos la gloria. Aquí comienza su particular conquista de Europa.

Medio siglo de carreras de Sauber

Medio siglo de carreras de Sauber

Poco podía imaginar Peter Sauber en 1970 que ese equipo que acababa de fundar se convertiría en uno de los más importantes de la historia del automovilismo. Si bien Sauber Motorsport es conocido por su faceta en la Fórmula 1, la historia de la estructura suiza va mucho más allá, empezando por las carreras de montaña y pasando por la resistencia. Porque cincuenta años dan para mucho. Toda una vida luchando por la victoria.

Tras participar en su juventud en subidas de montaña en Suiza (de las pocas competiciones de motor permitidas en el país alpino) con un Volkswagen Beetle, Peter Sauber fundó PP Sauber AG en Hinwill, en ese año de 1970, con la idea de construir coches de carreras de manera independiente y de forma artesanal. Su primer modelo fue el C1, una barqueta destinada a la montaña. La letra C del nombre fue un homenaje del señor Sauber a su esposa, Christiane; y así se han seguido denominando los coches.

Durante los primeros años, Peter Sauber centró los esfuerzos de su empresa en participar en los campeonatos nacionales de su país. El éxito a nivel internacional llegó en 1976, cuando Herbert Müller se proclamó campeón por tercera vez de la Interserie al volante del Sauber C5 con motor BMW. Al año siguiente, inscribieron el coche en las 24 Horas de Le Mans. El prototipo pilotado por los suizos Eugen Strähl y Peter Bernhard lideró la carrera en su categoría, antes de tener que abandonar tras 161 vueltas. Sin embargo, el resultado no los desanimó y en 1978 volvieron a participar en la mítica prueba de resistencia francesa. Lamentablemente, tampoco cruzaron la meta.

El Sauber C5 rodando en el circuito de La Sarthe

A partir de 1979, Sauber se dedicó a diferentes funciones derivadas de las carreras. Por un lado, empezaron a preparar los chasis de los coches de Fórmula 2 fabricados por el constructor británico Lola; y trabajaron en el desarrollo de los BMW M1 durante los siguientes años. Pero la pasión por la competición seguía intacta y la estructura de Hinwill empezó el desarrollo del C6 en colaboración con Seger & Hoffman, su próxima arma para asaltar el Campeonato del Mundo de Sport Prototipos.

El salto de calidad llegó en 1985, cuando la empresa fabricó el Sauber C8, el primer prototipo desarrollado en colaboración con Mercedes. La casa alemana se retiró de la competición en 1955 tras la tragedia en las 24 Horas de Le Mans pero estaban buscando la manera de volver a las carreras. La relación con el constructor suizo se presentó como una oportunidad para regresar, centrando sus esfuerzos para la siguiente temporada.

Sauber C8, el primer prototipo desarrollado en colaboración con Mercedes

El equipo Kouros, con los Sauber C8 – Mercedes pilotados por Mike Thackwell y Henri Pescarolo, terminó el campeonato en sexta posición, además de conseguir la victoria en los 1000 Km de Nürburgring. Era el primer triunfo en el mundial y en Hinwill se respiraban aires de victoria. Y es que preparaban la gran bestia de competición que vería la luz de cara a la siguiente temporada, el Sauber C9.

El nuevo prototipo del Grupo C marcó el regreso oficioso de las Flechas de Plata a la alta competición. Las sinergias entre Hinwill y Stuttgart quedaron patentes con un coche pintado con los colores corporativos de Mercedes. Si bien es cierto que en 1987 apenas participó en algunas pruebas, en los siguientes dos años convirtió al equipo suizo y al fabricante alemán en los dominadores de la especialidad, alcanzando el subcampeonato en 1988 y ganando el título en 1989 y 1990. En este último, con el Mercedes C11 (desarrollado por Sauber) como protagonista, el sucesor del exitoso C9.

El exitoso Sauber C9 – Mercedes del equipo Kouros en 1988. La decoración plateada la estrenaron al año siguiente

La estructura helvética continuó con sus planes en el Campeonato del Mundo de Sport Prototipos hasta 1992, con el C291 y el C292, pero comenzó a florecer la idea de expandirse hacia la Fórmula 1. Mercedes estaba interesada en ingresar en el Gran Circo y volver a competir en las carreras de Grand Prix. El fabricante alemán encargó la construcción del motor a la empresa especialista Ilmor y de cara a 1993, la sede de Sauber se reestructuró para acoger todo lo que requiere un equipo de Fórmula 1. El nuevo C12 debutó en el Gran Premio de Sudáfrica de aquel año con Karl Wendlinger y Jyrki Järvilehto al volante.

En 1994, Mercedes entró como motorista oficial del equipo a la par que estrenaron el Sauber C13. Sin embargo, el monoplaza no cumplió con las expectativas y el matrimonio se resintió. Las diferencias técnicas y de gestión terminaron de dar carpetazo a la unión, y así, Sauber y Mercedes separaron sus caminos al final de la temporada. El conjunto de Peter Sauber entabló un acuerdo con Ford para el suministro de motores y consiguió el patrocinio de Red Bull. Pero el gran avance para sentar las bases definitivamente en el campeonato, fue la creación de una sociedad conjunta con Petronas para el desarrollo de los motores de origen Ferrari en 1996.

Sauber C12, el primer monoplaza de Fórmula 1 del constructor suizo

Al año siguiente, el acuerdo con el fabricante italiano y la petrolera malaya se hizo palpable con el nacimiento del Sauber C16, cuyo propulsor Ferrari se denominó Petronas SPE-01. La alianza ítalo-helvética duró hasta 2005, momento en el que BMW compró la totalidad de la empresa Sauber. Tras la venta del equipo por parte del gigante automotriz alemán a finales de 2009, Peter Sauber recuperó la propiedad y restauró el acuerdo de suministro con Ferrari.

Pero las cosas no terminaron de ir del todo bien. Los problemas económicos se sucedieron y finalmente, en 2016, el grupo de inversión Longbow Finance se hizo con el control de Sauber, relevando a su fundador en la gestión empresarial. A su vez, consiguieron un mayor apoyo de Ferrari, que involucró a Alfa Romeo para ser el patrocinador principal en 2018. Al año siguiente, el papel de la marca del quadrifoglio aumentó para transformar Sauber F1 Team en Alfa Romeo Racing y convertirse así en el equipo oficial de la casa fundada en Milán en 1910.

Sauber C23 – Petronas, uno de los últimos F1 desarrollados dentro del acuerdo con Ferrari y Petronas

A pesar de que el nombre Sauber ha desaparecido de la parrilla del Campeonato del Mundo de Fórmula 1, la estructura suiza sigue siendo la que se hace cargo de todo el equipo y desarrolla los monoplazas bajo el nombre de Alfa Romeo. De alguna manera, realiza un papel similar al que llevó a cabo en sus primeros años, prestando sus servicios a Lola y BMW. Pero su protagonismo sigue intacto. Cincuenta años después, en Hinwill pueden presumir de un legado en la competición plagado de éxitos y grandes momentos. A por otros cincuenta años más de carreras…