Renault y su Mass-Damper

Renault y su Mass-Damper

Los años 2005 y 2006 son siempre asociados a la época dorada de Renault y Fernando Alonso en la Fórmula 1. La marca francesa logró conquistar ambos campeonatos mediante dos coches que quedaron grabados a fuego en la mente de los aficionados, sobretodo de los españoles. El R25, todavía de la época V10 y el R26 ya con el V8, fueron los coches de la marca para esas dos temporadas, y si bien no disfrutaron de una superioridad aplastante, lograron ser el coche a batir. En parte gracias a la asociación con Michelin, pues el fabricante de neumáticos supo dotar al coche francés de unas gomas acordes a sus demandas.

Durante la temporada 2005, Renault estuvo probando varias soluciones para su coche, entre ellas el famoso “Mass Damper”, que fue introducida en la segunda mitad de la temporada. Se trataba de un sistema aparentemente sencillo que consistía en un disco de 9kg de peso suspendido con dos muelles y dispuesto para que solo pudiera desplazarse en el eje vertical del coche.

Se colocó en el morro del coche, y se encargaba de absorber las vibraciones de la parte delantera del monoplaza, por ejemplo al tocar los pianos. Cuando este pisaba la banda rugosa del piano, toda la vibración se transmitía a ese peso suspendido, de forma que quedaba amortiguada y el morro se mantenía totalmente estable. Así se evitaba la pérdida de eficiencia, y carga aerodinámica, que se produce en la parte delantera del coche a causa de ese tipo de oscilaciones.

El Renault R25 introdujo esta mejora a mitad de temporada.

Las imágenes de las cámaras a bordo mostraban un Renault que parecía volar sobre los pianos. El coche no se movía apenas y los pilotos podían apretar a fondo en lugares donde otros tenían que levantar. Algunos equipos protestaron y la FIA declaró que el «Mass Damper» era legal. Así pues, algunos se dispusieron a copiarlo y a introducirlo en sus coches, al fin y al cabo, era un sistema relativamente sencillo. Esa temporada Renault se hizo con ambos campeonatos, el de pilotos y el de constructores. Y llegó 2006.

El campeonato de 2006 era de cambio. Los viejos V10 dejaban paso a los nuevos V8 y Renault debía defender el título. Los franceses diseñaron el R26 para adaptarse al nuevo motor y teniendo en cuenta el “Mass-Damper” que tan buen resultado les había dado en las anteriores carreras. El resultado fue un coche rapidísimo que arrasó en la primera mitad de temporada.

El peso suspendido entre dos muelles se movía absorbiendo las oscilaciones del morro.

El resto de equipos protestaron otra vez a la FIA, y finalmente esta declaró que el sistema era ilegal. Alegaron que era una pieza móvil que influía la aerodinámica del coche, hecho prohibido expresamente en el reglamento. La polémica estaba servida y el debate se mantiene todavía a día de hoy entre los seguidores de la Formula 1 y de su historia.

El mazazo fue muy duro para Renault, que perdió rendimiento de forma sustancial ante su principal competidor: Ferrari. Los de Maranello ganaron cinco de las siete carreras restantes. Mientras, los franceses solo podían minimizar daños. Al final de la temporada, el R26 pudo mantener la ventaja y Renault se hizo con ambos campeonatos. Los galos ganaron a pesar de no poder usar su arma secreta. Un sencillo sistema de peso suspendido, heredado entre otros, del mítico Citroën 2CV.

Gracias a este sistema el coche era mucho más estable sobre los pianos y zonas rugosas.

La nueva generación de LMP3

La nueva generación de LMP3

La temporada de 2020 ha sido la elegida para dar la bienvenida a los nuevos modelos LMP3 homologados. Si bien su debut ha tenido que ser retrasado por la crisis sanitaria del COVID-19, los nuevos contendientes ya han podido salir a dar sus primeros quilómetros, a medida que se han ido reanudando las diferentes categorías del motorsport.

Los nuevos LMP3 tendrán un ciclo de vida de cinco temporadas, empezando este 2020 y que acabará en 2024. En la que se presentarán nuevas evoluciones o propuestas técnicas. Además existe la posibilidad de adaptar las unidades ya existentes de LMP3 a la nueva normativa mediante un paquete de mejoras, que debería poner a la misma altura la anterior generación de prototipos. Alargando así su vida útil y recortando gastos a los equipos.

Estos equipos podrán elegir entre cuatro fabricantes, que fueron desvelados ya en 2019, y presentaron sus modelos en la pasada edición de las 24 Horas de Le Mans. Ginetta presentó su G61-LT-P3, Ligier hizó lo propio con su JS P320, Duqueine desveló el D08 y ADESS el 03 EVO que ocupará el lugar de los Norma M30.

La nueva generación de LMP3 serán más rápidos y seguros que los vistos hasta ahora.

Todos los coches deberán adaptarse a las nuevas medidas de seguridad que incluyen los paneles tipo Zylon, que protegerán al piloto de que ningún objeto extraño penetre en el coche en caso de accidente. Por tanto, toda la carrocería será modificada respecto a la generación previa y los equipos que decidan quedarse con la unidad vieja tendrán a su disposición un nuevo kit de carrocería para adaptarse a esta normativa y a la aerodinámica más refinada de los nuevos modelos.

Los nuevos LMP3 también estrenarán motorización y emplearán el motor VK56 de 5,6 litros de origen Nissan. Este motor, que ya ha sido utilizado en otras categorías, significa un aumento de potencia en la categoría, y ahora los coches dispondrán de unos 455 cv de potencia. Igualmente, se ofrecerá un kit para adaptar las unidades anteriores a las nuevas cifras de potencia.

Todos presentan nueva motorización y una carrocería revisada en cuanto a aerodinámica y seguridad

Para gestionar ese aumento de potencia, se introduce una nueva caja de cambios, un nuevo tren de rodaje revisado y un sistema de control de tracción. Todo eso, junto con el resto de mejoras en la carrocería, hacen que los nuevos LMP3 sean mucho más capaces en la pista que sus hermanos del anterior ciclo, mientras que los de la anterior generación pueden alargar su vida útil algunas temporadas más gracias a los kits de adaptación.

Las cuatro marcas ya tienen unidades rodando, tanto en test como en algunos campeonatos que ya han dado comienzo tras el parón por la pandemia mundial. A medida que los equipos y los pilotos se vayan adaptando a las nuevas monturas los tiempos irán bajando y las nuevas unidades mostrarán su verdadero potencial. Los coches ya ruedan, y las sensaciones parecen buenas.

El Ligier JS P320 tomando una curva en una de las jornadas de test de los fabricantes con los nuevos modelos.

Projekt E, el primer chispazo del rallycross

Projekt E, el primer chispazo del rallycross

De un tiempo a esta parte, el mundo de las carreras mira de reojo al mercado del automóvil. La electrificación de los modelos de calle está teniendo su repercusión en el deporte y, poco a poco, los campeonatos están desarrollando nuevas maneras para subirse a la ola de los voltios. Pero si hay una categoría donde las características de este tipo de propulsión casan perfectamente con la filosofía y el formato de sus pruebas, esa es el rallycross.

Un problema al que se enfrentan los fabricantes de coches eléctricos es la autonomía. Las baterías no son como un depósito que lo puedes llenar más o menos con la cantidad de combustible que quieras y la masa añadida no supone un problema grande, tampoco en cuanto a espacio. En este caso, más autonomía implica disponer de un mayor espacio y eso no es sencillo de conseguir. El asunto se agrava cuando se trata de vehículos de competición, los cuales demandan más energía a esas baterías para conseguir más prestaciones. Así que se necesitan más y más baterías, pero en un espacio mucho más reducido y sin aumentar en exceso el peso.

Por ello, las carreras de rallycross son el lugar ideal para el desarrollo de este tipo de tecnología. Son pruebas de corta distancia, apenas unas seis vueltas, y en circuitos de poca cuerda, entre 800 metros y dos kilómetros. Es cierto que se realizan muchas mangas, pero entre cada una de ellas hay tiempo suficiente para que las baterías se puedan recargar. Por lo tanto, tenemos una categoría en la que los coches eléctricos pueden trabajar con las prestaciones a tope antes de quedarse sin energía. Y ahí es donde los promotores del Projekt E han visto su oportunidad.

El prototipo del Projekt E en acción

El Projekt E es, como su nombre indica, un proyecto para electrificar el rallycross. Está desarrollado por la empresa austriaca STARD, del piloto de rallycross Manfred Stohl; y tras conseguir ganar el concurso de la FIA, son los encargados de probar y poner en pista un nuevo prototipo de carreras eléctrico bajo normativa técnica de un Supercar. El trabajo para llegar hasta aquí ha sido difícil y la situación actual no ha ayudado, pero el coche ya ha ganado su primera carrera.

El regreso a las carreras vio hace unos días el comienzo de la nueva temporada del Campeonato de Hungría de Rallycross, en cuya primera prueba celebrada en el circuito de Kakucs Ring, Manfred Stohl se impuso al volante del Ford Fiesta ElectRX desarrollado por STARD. Fue la prueba de fuego para el automóvil de competición que pretende marcar la senda de futuro del Campeonato del Mundo de Rallycross, y la superó con creces.

El Ford Fiesta ElectRX de STARD en plena lucha por la victoria en Kakucs Ring

El Ford Fiesta ElectRX cuenta con tracción a las cuatro ruedas y tres motores eléctricos que son capaces de dar una potencia de 450 kW, unos 603 CV. De aspecto, el coche no difiere en lo más mínimo con sus hermanos térmicos, pero al abrir el capó es donde se encuentra la gran sorpresa. Las baterías permiten una autonomía de corto recorrido; pero a cambio, son capaces de dar toda la potencia disponible de manera instantánea. Tratándose de carreras de unos cinco minutos de duración, como mucho, es sencillamente perfecto.

De entrada, estos coches, los primeros de carácter eléctrico que estarán disponibles para equipos cliente, formarán un nuevo campeonato que será telonero del mundial. Los Projekt E compartirán calendario este año con el World RX en Höljes, Bikernieki, Spa-Francorchamps y Nürburgring, en la que será su primera temporada en competición oficial. Para el futuro cercano, la empresa STARD ha firmado un acuerdo de colaboración técnica con Ford Performance para el lanzamiento del Ford Fiesta ERX2, apto para competir en el Campeonato del Mundo de Rallycross desde el año que viene.

Sistema propulsor del Ford Fiesta ElectRX de STARD

Así mismo, la actual segunda división mundialista, la RX2 Series, será reemplazada en 2021 por una nueva categoría totalmente eléctrica, el eRallycross Series, que formará un escalón inmediatamente inferior al Projekt E. Por otra parte, se creará un campeonato base, el Junior eRX, que contará con un coche desarrollado por la firma española QEV Technologies. La idea es que el World RX albergue a ambos sistemas propulsores, creando una competición mixta de térmicos y eléctricos. El futuro del rallycross ya está aquí y el Projekt E no ha hecho más que descargar su primera chispa.

Jürgen Smet lleva al Renault RS01 hasta la victoria en Navarra

Jürgen Smet lleva al Renault RS01 hasta la victoria en Navarra

Jürgen Smet ha sido el gran protagonista de la jornada en el Circuito de Navarra, ganando la segunda carrera del Campeonato de España de Resistencia y GT del fin de semana. Smet se ha sobrepuesto a su descalificación en el día de ayer para exprimir al máximo el Renault RS01 de Monlau Competición y batir al Porsche 911 de Baporo Motorsport. Por su parte, Mikel Azcona y Evgenii Leonov han continuado con su buen estado de forma para llevarse el triunfo entre los TCR.

El día volvió a amanecer soleado y desde primeras horas de la mañana, el calor achuchó fuerte a la pista de Los Arcos. Tras la sesión de calificación del Campeonato de España de Fórmula 4, llegó el turno de las carreras del GT-CER. Pasadas las diez horas de la mañana, las clases 1 y 2 del apartado de resistencia celebraron su primera manga del fin de semana, con Álvaro Vela en la Pole Position, al volante del Peugeot 308 Cup de SMC Junior Motorsport.

Sin embargo, el empuje de Denis Gibaud cambió el orden inicial una vez que el semáforo se puso en verde, pasando a liderar la prueba. Durante el transcurso de la misma, las estrategias fueron tomando el protagonismo, siendo la pareja formada por Álvaro Vela y Alejando Cutillas la que se llevó finalmente el gato al agua, firmando la victoria del equipo SMC Junior Motorsport. Denis Gibaud terminó segundo y el Peugeot 308 de Chefo Sport, pilotado por Nico Abella e Isidro Calleja, completó el podio.

Mikel Azcona y Evgenii Leonov también dominaron en TCR el domingo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Los turismos dejaron paso a los monoplazas de F4, antes de que los GT y TCR del GT-CER tomaran la pista navarra. El Ferrari 458 de Francesc Gutiérrez y Josep Mayola partió desde la Pole Position, copando la primera línea junto al Renault RS01 de Jürgen Smet. Cuando el semáforo se puso en verde, la sorpresa la dio Joan Vinyes, al volante del Porsche 911 de Baporo Motorsport que comparte con Jaume Font, poniéndose en cabeza de carrera.

Por detrás, los TCR vieron la genial salida de Evgenii Leonov, con el Cupra TCR de Volcano Motorsport que comparte con Mikel Azcona. En pocas vueltas, el coche de la pareja hispano-rusa sacó una ventaja enorme a sus perseguidores, liderados por Ferrán Méndez, Álvaro Fontes y Guillermo Aso. La batalla en el grupo medio se puso caliente y los adelantamientos y peleas cuerpo a cuerpo se sucedieron en los siguientes giros.

¡En el Pit Lane también hubo acción! © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De pronto, saltó la sorpresa. Josep Mayola sufrió una salida de pista que dejó a su Ferrari en la grava de la pista de Los Arcos. Poco pudo hacer el piloto catalán para evitar el abandono, echando por tierra la carrera del coche que había partido en primera posición y había ganado la primera manga del fin de semana. Esto dejó la batalla por la victoria entre el Porsche 911 de Vinyes-Font y el Renault RS01 de Smet. El liderato era cómodo para el GT de Baporo, pero la estrategia que planteó Monlau fue decisiva.

Cuando los coches entraron en el Pit Lane para realizar los cambios de piloto, la aplicación del hándicap por tiempo lastró las aspiraciones de Joan Vinyes y Jaume Font, favoreciendo a Jürgen Smet, que con una estrategia acertada, colocó al Renault RS01 por delante. De esta manera, el piloto de Monlau ganó la segunda carrera del fin de semana, con el Porsche de Joan Vinyes y Jaume Font entrando en meta segundos. La tercera posición fue para el Vortex V8 de Arnaud Gomez y Philippe Gruau.

El Porsche 911 de Joan Vinyes y Jaume Font lideró gran parte de la carrera. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel Azcona y Evgenii Leonov repitieron victoria en la clase TCR, afianzando así el liderato en la clasificación general. Los pilotos de Volcano Motorsport no dieron opción a sus rivales, manteniendo la escapada que consiguieron al inicio de la carrera. Para el piloto navarro, es la cuarta victoria en cuatro carreras disputadas en el Circuito de Navarra en apenas dos semanas, con lo cual, se puede afirmar que ha ganado todas las carreras que ha disputado este año en casa. Un buen entrenamiento de cara a su preparación para la Copa del Mundo de Turismos (WTCR).

Después, restaba una carrera del GT-CER, la correspondiente a las clases 1 y 2 del apartado de resistencia. Manteniendo la posición de la Pole Position, el Peugeot 308 Cup de SMC Junior Motorsport, pilotado por Alejandro Cutillas y Álvaro Vela, volvió a ganar. Denis Gibaud repitió podio, mientras que Gabriel y Mariano Alonso realizaron una gran remontada para conseguir el tercer lugar en el podio.

El Renault RS01 de Roald y Benjy Goethe persigue al Porsche 911 de Javier Morcillo y Antonio Sainero. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La primera cita del GT-CER de este extraño 2020 ya es historia. Y también lo son las carreras de la F4 española, que vieron a Kas Haverkort dominar a placer las tres mangas del fin de semana. El Circuito de Navarra ha sido el escenario perfecto para volver a disfrutar del automovilismo en estado puro. La próxima cita, si la situación lo permite, será el último fin de semana de agosto en el circuito valenciano de Cheste. Esperemos que así sea y los GT, TCR y demás turismos vuelvan a hacer temblar el asfalto.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Francesc Gutiérrez y Josep Mayola ganan en Navarra

Francesc Gutiérrez y Josep Mayola ganan en Navarra

El Campeonato de España de Resistencia y GT ha vivido un gran día de carreras en el Circuito de Navarra. El sol ha bañado con ganas la pista de Los Arcos y ha regalado bonitas instantáneas que, lamentablemente, el público no ha podido disfrutar por celebrarse el evento a puerta cerrada. A pesar de ello, la actividad ha sido frenética desde los momentos iniciales de la mañana.

Durante las primeras horas del día se llevaron a cabo las sesiones de entrenamientos libres, tras la jornada del viernes en la que se celebró un test colectivo opcional. El fuego real dio comienzo una vez superado el mediodía, con las dos sesiones de calificación para conformar las parrillas de salida de las cuatro carreras, dos para GT y TCR, y otras dos para las clases restantes del apartado de resistencia.

Benjy Goethe hizo volar el Renault RS01 que comparte con su padre Roald para marcar la Pole Position de cara a la primera manga, con Mikel Azcona llevando a su Cupra TCR a la primera posición entre los turismos. Momentos después, fue Francesc Gutiérrez el que exprimió al máximo la brutal potencia del Ferrari 458 de PCR Sport, que comparte con Josep Mayola, para asegurarse la primera posición en la parrilla de salida de la segunda carrera. Evgenii Leonov, compañero de Azcona, repitió el papel del navarro para colocar, de nuevo, al Cupra en la Pole Position entre los TCR.

Había muchas ganas por salir a pista desde por la mañana. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La primera carrera del fin de semana arrancó con los GT atronando la recta principal del Circuito de Navarra. Los dos Renault RS01 de la parrilla comandaron al grupo en los primeros instantes, pero la presión del Porsche de Joan Vinyes y Jaume Font pudo abrir una grieta en la férrea defensa de Benjy Goethe. La pareja andorrano-catalana se puso líder de carrera tras pocas vueltas, con Jürgen Smet justo detrás.

Pero poco duró la alegría, pues los problemas mecánicos asaltaron al Porsche del equipo Baporo Motorsport. Un humo sospechoso dio la alarma al paso por la recta de meta, debiendo detenerse en el sector 2. Con ello, Smet se puso con el Renault de Monlau Competición en primer lugar, perseguido por el Ferrari 458 de PCR Sport, pilotado por Josep Mayola.

Las luchas entre categorías se sucedieron desde antes de comenzar la carrera. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Una vez comenzaron a sucederse las paradas para el cambio de pilotos, las posiciones fueron bailando en la tabla. El Audi R8 GT4 de Baporo Motorsport llegó a estar en segunda posición, pero una vez se estabilizó la situación, cayó varios puestos. A falta de dieciocho minutos y una vuelta para el final, los tres primeros puestos estaban ocupados por Jürgen Smet (Renault RS01), Francesc Gutiérrez (Ferrari 458) y Benjy Goethe (Renault RS01), con los dos primeros separados por apenas 0,3 segundos.

El ritmo de Gutiérrez fue imposible de aguantar por Smet, que tuvo que ceder ante el ataque del experimentado piloto catalán. El Ferrari tomaba la delantera a falta de un cuarto de hora para la caída de la bandera a cuadros. Y no era el único en superar al Renault de la estructura Monlau, pues el otro GT de la marca francesa lo adelantó también poco después.

El Porsche 911 de Jaume Font y Joan Vinyes experimentó problemas mecánicos que le obligaron a abandonar. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Finalmente, Francesc Gutiérrez cruzó en primera posición la línea de meta, regalando una fantástica victoria a PCR Sport. El Ferrari 458, copilotado también por Josep Mayola, no dio opción, mostrándose superior en la segunda sesión de calificación y ganando una carrera que comenzó desde el cuarto lugar. En segundo puesto terminó el Renault RS01 de Benjy y Roald Goethe, y tercero fue el Porsche 911 de E2P Escuela Española de Pilotos, manejado por Javier Morcillo y Antonio Sainero. El Renault RS01 de Jürgen Smet fue descalificado por pisar la linea blanca que delimita los carriles de entrada y salida del Pit Lane.

Por su parte, la pareja formada por Mikel Azcona y Evgenii Leonov, al volante del Cupra TCR de Volcano Motorsport, se adjudicó la victoria en la clase TCR, repitiendo el éxito cosechado el fin de semana pasado en la cita de los campeonatos regionales de velocidad aragonés y navarro. La dupla hispano-rusa tiene previsto competir en todas las pruebas del certamen, con el objetivo claro de conquistar el título de campeones a final de temporada. Hoy, han puesto la primera piedra.

Jürgen Smet lideró buena parte de la carrera, pero no pudo hacer nada ante el ritmo de Francesc Gutiérrez. Finalmente, fue descalificado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además de la acción del GT-CER, el Campeonato de España de Fórmula 4 disputó su primera carrera de la temporada, con triunfo de Kas Haverkort y podio del debutante Mari Boya. El multicampeón español de karting sorprendió a todos con su primer trofeo en su primera carrera en monoplazas. Oliver Goethe los acompañó, en el tercer escalón. De esta manera, terminó el día de competición en Los Arcos, para dejar paso a la noche que precederá al domingo de carreras que nos espera mañana.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El GT-CER arranca en Navarra

El GT-CER arranca en Navarra

Ha pasado mucho tiempo, pero la pasión por las carreras se abre camino a pesar de las circunstancias. Ha terminado la espera para volver a ver a los coches del Campeonato de España de Resistencia y del Campeonato de España de GT rugir en las pistas. Este fin de semana, el Circuito de Navarra dará el pistoletazo de salida al GT-CER, el principal certamen de esta categoría en nuestro país.

La crisis sanitaria provocada por el COVID 19 obligó a retrasar su inicio, pero ha llegado el momento de volver a disfrutar de las carreras de coches bajo la batuta de VLine.Org. Será junto al Campeonato de España de Fórmula 4, que también comienza su calendario este fin de semana en Los Arcos. Se alternarán la actividad en pista para ofrecer el mejor espectáculo sobre el asfalto, aunque será a puerta cerrada, como marcan los protocolos de seguridad para evitar al máximo los posibles contagios.

De cara a este año, el GT-CER presenta algunas novedades de calado. Por un lado, los TCR tomarán todo su protagonismo en el Campeonato de España de Resistencia, contando con una parrilla de salida independiente de los GT y con carreras separadas con respecto a las Clases 1 y 2 del apartado de resistencia. De esta forma, habrán dos carreras por fin de semana para los TCR y los GT, que competirán juntos; y otras dos carreras por fin de semana para el resto de coches del CER. Cada una de ellas tendrá una duración de 48 minutos más una vuelta, salvo en la cita de Barcelona, donde se disputará una única manga de dos horas.

Salida de una de las carreras del GT-CER en el Circuito de Navarra el año pasado. Foto: @VLineOrg (Twitter)

El Circuito de Navarra acoge desde hoy el primer día de actividad competitiva, tras la jornada del viernes en la que se llevó a cabo un test colectivo opcional. Los entrenamientos libres ocupan toda la mañana, para dar paso a las sesiones de calificación pasado el mediodía y a las primeras carreras por la tarde. El domingo, toda la competición quedará concentrada durante la mañana y el mediodía, terminando hacia las cuatro de la tarde.

La participación será excepcional, con multitud de caras conocidas en esta primera cita del GT-CER en el Circuito de Navarra. Entre los GT, destacan Josep Mayola y Francesc Gutiérrez, que vuelven a ponerse al volante del Ferrari 458 de PCR Sport; Roald y Benjy Goethe con el Renault RS01; o Joan Vinyes y Jaume Font con el Porsche 911 GT3 Cup. Por su parte, en la categoría TCR, destaca la multitud de Cupra TCR, a los que se sumarán los nuevos Audi RS3 TCR de SPV Racing.

Lucha entre el Mosler MT900 y el Ferrari 458 en el Circuito de Navarra. Foto: @VLineOrg (Twitter)

El piloto de la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), Mikel Azcona, volverá a su circuito de casa, tras dominar el pasado fin de semana la cita de los regionales aragonés y navarro, para disputar la primera prueba del 2020 del nacional de resistencia en la categoría TCR. El de Falces volverá a compartir el volante del Cupra TCR con Evgenii Leonov para luchar por conseguir el título de campeón.

De cara a este año, VLine.Org ha dado un giro a su certamen de carreras de vehículos clásicos. El hasta el año pasado conocido como Campeonato de España de Clásicos, Legends y Youngtimers (CECLY) da paso al nuevo Open Oldtimer, en el que se concentrarán una importante cantidad de autos de competición de estas características, en las que se jugarán en la pista varios trofeos. Por un lado, los modelos anteriores a 1986 pasarán a englobarse en la denominación Classic, mientras que los que se ubiquen entre 1987 y 1999 lo harán dentro de Legends. Así mismo, será la primera cita del Trofeo V-Line Emotions, exclusivo para los BMW 325i E36.

Trabajos en el Pit Lane durante la jornada de test de ayer en el Circuito de Navarra. Foto: @VLineOrg (Twitter)

El circuito ubicado en Los Arcos, a veinte minutos de Logroño, pero en tierras navarras, será el encargado de dar el pistoletazo de salida a la temporada de tres campeonatos españoles. Este fin de semana está marcado en el calendario para que la competición automovilística de nuestro país, a nivel nacional, pise el acelerador a un año que por momentos parecía que nunca iba a arrancar. Por fin, han vuelto las carreras.

Foto de portada: @VLineOrg (Twitter)