La fiesta del RallyCross vuelve a Barcelona

La fiesta del RallyCross vuelve a Barcelona

Tras la primera cita del año del Campeonato del Mundo de RallyCross que se celebró en Abu Dhabi, donde Kevin Hansen se alzó finalmente con la victoria, la fiesta sobre asfalto y tierra volverá este próximo fin de semana al Circuit de Barcelona – Catalunya, la sede española del principal campeonato de la especialidad a nivel mundial. Allí se darán cita los Supercars y los Super 1600 que forman el grueso de protagonistas.

Pero habrá muchos más, pues además de las carreras de RallyCross, harán acto de presencia los siempre divertidos KartCross con sus carreras de derrapadas y potencia pura, además del espectáculo de los coches de Drift. Para ello, el circuito se verá modificado, utilizándose la zona del estadio como circuito de carreras, y la zona de la subida de La Moreneta como circuito de Drift.

La parrilla de salida se ubicará al final de la recta de atrás, justo antes de la curva 10. Allí los pilotos deberán girar a la izquierda para tomar la mencionada curva, seguir hacia la curva 11 y meterse por la zona de tierra a la derecha de ella. Curva a derechas y un salto para llevarlos de nuevo al asfalto, donde deberán elegir entre la vuelta normal o la Joker Lap. La chicane final del circuito de Montmeló servirá para situar esa posibilidad, utilizando la chicane de F1 como Joker Lap y la que se construyó para MotoGP como circuito habitual.

Momento final del pasado RX de Abu Dhabi, primera cita del año. © FIAWorldRallycross.com

A continuación, tomarán el tramo del estadio en sentido inverso hacia la curva 12, donde volverán a ponerse en contacto con la tierra, en una sucesión de curvas de derecha-izquierda-derecha que les conducirá hasta el último ángulo. Allí, junto a la curva 10 del circuito de velocidad, volverán al negro alquitrán para cruzar la línea de meta. La longitud total será de 1133 metros, con un 60,4% de la superficie sobre asfalto, y la restante 39,6% sobre tierra.

La participación incluirá a los habituales pilotos del campeonato mundial, además de algunas incorporaciones que no participaron en la primera prueba en los Emiratos Árabes Unidos. Kevin Hansen llega líder, seguido por Niclas Grönholm y Janis Baumanis. Además, los pilotos del RX2, la segunda división de la especialidad, y los del EuroRX, el campeonato regional a nivel europeo, lucharán por el mejor resultado de cara a sus respectivos campeonatos.

El líder del mundial, Kevin Hansen, en un ambiente distendido durante el RX de Barcelona del año pasado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además, se podrá ver la participación de algunos pilotos provenientes de otras especialidades, incluso de otros deportes. Es el caso del medallista olímpico Chris Hoy, ganador de seis medallas de oro en ciclismo. El ciclista de 43 años competirá con un Ford Fiesta preparado por Xite Racing. También será el regreso de Albert Llovera. El piloto andorrano comenzará la temporada en el trazado que más cerca le queda de casa, en la categoría RX2.

Pero lo que parece que será uno de los grandes alicientes dentro del programa del fin de semana serán las carreras sobre KartCross que protagonizarán algunos pilotos llegados para quemar rueda y hacer levantarse al público de sus asientos. Será el momento de la RX Star Race, donde competirán los pilotos del Rally Dakar Cristina Gutiérrez y Gerard Farrés; Dani Clos o Pol Espargaró. El formato se basará en cuatro rondas clasificatorias, dos semifinales y una final, un estilo similar al que se verá en el evento mundialista.

Los KartCross sobre el deslizante barro, durante una de las carreras del año pasado bajo la lluvia. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El año pasado, el triunfo final fue para un Johan Kristoffersson que se vio favorecido por la sanción a Mattias Ekström tras un toque en la salida de la carrera final con Petter Solberg, que dejó al noruego fuera de la competición. El piloto de la estructura oficial de Audi ganó en la pista, pero los comisarios le penalizaron y perdió el triunfo en favor del piloto de Volkswagen. Peugeot no pudo contrarrestar la superioridad de los coches alemanes, a pesar de contar con Sébastien Loeb, Timmy Hansen y Kevin Hansen como primeros espadas.

Para la edición de este año, se espera que los coches de la firma del león del Team Hansen lleven la voz cantante, tras las buenas sensaciones vistas en Yas Marina. Para evitarlo, estarán los hombres de GRX con Grönholm al frente, y la escuadra capitaneada por Guerlain Chicherit, GC Kompetition. El formato del fin de semana será el habitual, con las cuatro sesiones de calificación, las mangas eliminatorias y la gran final, donde se decidirá al ganador del RallyCross de Barcelona 2019.

Salida de una de las carreras durante el RallyCross de Barcelona de 2018. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La batalla empieza abajo: F2 y F3

La batalla empieza abajo: F2 y F3

Para llegar a lo más alto en el mundo del automovilismo hay que ir subiendo la escalera poco a poco. Midiendo cada paso, con los objetivos claros y con un trabajo constante. Y aún así, muy pocos llegarán a la cima. Desde los karts, donde la mayoría empiezan, hasta los grandes campeonatos de turismos, GT, prototipos y “formulas” hay un camino largo y difícil que sólo los más valientes lograrán recorrer. Hoy os vamos a hablar de dos categorías, consideradas en principio inferiores, pero que son parada obligada para muchos de esos pilotos que sueñan con recorrer el camino a la cima.

En monoplazas, y en el mundo del motor en general, la F1 es el premio. Pero es un sitio pequeño en el que no todos caben, los asientos están contados y los aspirantes son muy numerosos. Pero justo debajo de la categoría reina hay dos campeonatos en los que la competición es tanto, o más ajustada que en el gran circo. La Fórmula 2 y la Fórmula 3 prometen carreras muy reñidas y divertidas, con coches más rápidos de lo que pueda parecer a primera vista y con batallas que nos harán saltar del sillón.

La F2 es la antesala de la F1. Sus coches son muy rápidos: 610 cv provenientes de un V6 Turbo de 3400 cc de origen Mecachrome para tan solo 720 Kg de peso, montados sobre un chasis construido en Italia por Dallara. Aerodinámica depurada, peso reducido y motores potentes para unos monoplazas capaces de superar los 330 Km/h de velocidad punta. Si juntamos todos estos ingredientes obtenemos competición y espectáculo. El hecho de que los coches sean iguales, al menos sobre el papel, provoca que el piloto cobre todavía más importancia, y con pilotos con tanta hambre, cada posición, centésima o metro es una batalla trepidante. Con dos carreras en cada cita del campeonato es un buena dosis de motor, iluminada por los fogonazos de sus escapes en las frenadas.

La depurada aerodinámica de los F2 les permite superar los 330 Km/h.

Un paso por debajo está la FIA F3. Hace unos días estuvimos en los test oficiales de la categoría, y esos coches no dejan indiferente. Uno podría pensar que son los terceros, que son lentos, aburridos y sin ningún interés. Y se equivocaría. Os contábamos en nuestra crónica que su V6 atmosférico de 3400 cc recuerda, con su estridente sonido, a otros tiempos ya pasados del automovilismo. Pilotos jóvenes y hambrientos sobre monoplazas de 380 cv y con una carga aerodinámica inferior a la de sus hermanos mayores, para batallas por encima de 200 km/h a pocos centímetros de distancia entre ellos. Si eso no son carreras, que baje Dios y lo vea. Competición pura

El campeonato de F2 contará con un total de 12 citas, empezando por Sakhir, en Baréin y con la última cita en Abu Dhabi junto con la F1 a finales de Noviembre. Durante la temporada pasará por circuitos de primera categoría como el de Mónaco, Catalunya y Spa-Francorchamps, todos con un pedigrí acorde al de la categoría immediatamente inferior a la reina. Con un programa de dos carreras en cada una de estas citas, los pilotos disputarán hasta 24 carreras puntuables para el campeonato. En el caso de la F3 serán ocho citas y, por tanto 16 carreras, las que decidirán el campeón de la categoría. Compartirá algunas de las citas europeas con sus hermanas mayores pero no se alejará del viejo continente.

Los F3 bajo la lluvia en la recta de atrás del Circuit de Barcelona – Catalunya.  © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Ambas actúan como teloneras del Gran circo en varias de sus citas, la mayoría en Europa, y son las encargadas de que el público ruja en las gradas pocas horas antes de que salgan a la pista los F1. Sus pilotos persiguen ese gran sueño, pero ambas categorías son una buena parada en el camino. Compiten antes, no salen en la tele y no se habla tanto de ellas en los medios. Pero no son solo el calentamiento, son categorías con las que el aficionado disfrutará. Y las carreras también tratan de eso.

El retorno de los Procar

El retorno de los Procar

El ente organizador del DTM, la empresa ITR, ha anunciado el retorno de uno de los coches de competición más icónicos, admirados y queridos por la afición. Los BMW M1 del legendario campeonato Procar harán las delicias del público el fin de semana del 6 y 7 de julio de este año durante la cita del campeonato de turismos alemán en el circuito de Norisring, en Núremberg.

Las series creadas por Jochen Neerpasch en 1979, sirvieron de categoría telonera aquel año en las carreras europeas del campeonato de Fórmula 1. Pero lo más curioso era que los espectaculares BMW M1 eran pilotados por los mismos pilotos que un rato después se sentarían en sus monoplazas para disputar el Gran Premio. Además de pilotos de la máxima categoría, también se involucraron algunos provenientes de los Sport Prototipos y campeonatos de turismos, durante sus dos años de existencia.

En 1979, fue Niki Lauda el que se proclamó campeón tras ganar tres de las ocho carreras puntuables, superando a Hans-Joachim Stuck y Clay Regazzoni. En 1980, el campeonato acogió algunas carreras que no formaban parte del calendario de F1, como la clásica carrera del Avusrennen en el AVUS, las 200 Millas de Norisring o la carrera que dio el pistoletazo de salida a la temporada, el International Procar Meeting en Donington Park. Nelson Piquet se alzó con el título, por delante de Alan Jones, que ganó el campeonato de F1 ese año, y Hans-Joachim Stuck.

Patrick Depailler atravesando la curva del casino del circuito de Mónaco con el BMW M1. © BMW AG

Los BMW M1 Procar eran una evolución para competición del histórico modelo M1 de la casa bávara. La idea original era desarrollar el coche para poderlo homologar dentro de la reglamentación Grupo 5 de la FIA y poder competir en el Campeonato del Mundo de Sport Prototipos. Los requerimientos de la federación estipulaban que debían de haberse construido un mínimo de 400 ejemplares de calle antes de la homologación, por lo que decidieron crear unas series de carreras propias mientras se terminaban de construir, evitando retrasar el programa de competición que tenían en mente.

La división deportiva de BMW entró en contactos con March Engineering, empresa que además de competir en Fórmula 1, pudo encargarse de la evolución de los chasis de carreras del M1. Además, sirvió de acercamiento para que los nuevos coches pudieran competir durante los fines de semana de Gran Premio como parte de la programación previa a la carrera de F1. Los destinados para competir allí fueron encargados a BS Fabrications, que construyó los cinco chasis para BMW Motorsport; a Project Four Racing, que se encargó de los chasis destinados a equipos privados; y al constructor italiano Osella. Tras meses de trabajo, los nuevos M1 Procar estaban listos para ser domados.

El BMW M1 Procar de Clay Regazzoni en 1979. © BMW AG

El primer fin de semana de julio, verá el regreso de esta mítica competición sobre el mismo lugar que 39 años atrás vio la última competición independiente del campeonato. El Campo Zeppelin de la ciudad alemana de Núremberg, hoy convertido en circuito urbano de carreras, será el lugar escogido para que los motores de estos coches de leyenda vuelvan a rugir como hicieron antaño. Y para ello, lo hará dentro de un evento que además de las carreras del DTM, verá competir a los Porsche Carrera de la copa alemana y a las pilotos de la W Series. Además de varias exhibiciones con coches de los años ’80 y ’90.

Para Gerhard Berger, máximo responsable de la organización, se tratará de una experiencia única para los aficionados. “Una vez tuve la oportunidad de conducir un BMW M1 de carreras en un evento clásico. El sonido del motor de seis cilindros es simplemente impresionante. Presenciar a todos los M1 en Norisring a velocidad de carrera será una experiencia única para los aficionados”. Se espera que algunos de los pilotos con mejor palmarés en carreras de GT, turismos y Sport Prototipos se suban a los BMW. Pilotos de la talla de Marc Surer, Christian Danner o Jan Lammers.

Didier Pirnoni, Jacques Laffite, Niki Lauda, Hans-Georg Bürger y Hans-Joachim Stuck en plena batalla en Hockenheim, en 1979. © BMW AG

El evento será una fiesta en la que no faltará el ruido y las emociones a flor de piel. Los BMW M1 han permanecido durante muchos años escondidos, sin ver la luz del sol, salvo en contadas exhibiciones. Ya era de que salieran a tomar un poco el aire, y de paso, sacar a rugir el poderoso motor que esconden en sus entrañas. Serán carreras de exhibición, pero eso no quita que el espectáculo esté asegurado, porque de eso se tratará. De hacer disfrutar a todo aquel que se acerque a la preciosa ciudad alemana, donde los BMW M1 del campeonato Procar volverán a mostrar todo su poderío.

Foto de portada: © BMW AG

La FIA F3 calienta en Montmeló

La FIA F3 calienta en Montmeló

Durante los días 9 y 10 de abril, la FIA Formula 3 ha llevado a cabo en Montmeló los test de pretemporada para el nuevo curso 2019. Las del circuito barcelonés son la segunda tanda de pruebas de las que disponen los equipos para preparar sus coches, siendo la primera toma de contacto en el circuito francés de Le Castellet. Para los días 17 y 18 de este mismo mes están programados otros dos días de test, esta vez en el circuito de Hungaroring, en Hungría.

No hay cambios respecto a pilotos entre los dos test, y los equipos encaran la nueva temporada con cierto aire de novedad a causa del cambio de denominación, que pasa de GP3 a F3 en un nuevo movimiento de la FIA para construir esa escalera para que las jóvenes promesas del automovilismo puedan llegar a la tan ansiada F1.

Los F3 cruzando el carril de boxes del Circuit. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

La F3 es una de esas categorías teóricamente inferiores que hay que tener en cuenta. Con chasis y motores comunes para todos los equipos, se trata de un buen campeonato para que los pilotos pongan a prueba sus manos sin depender tanto, en teoría, de tener o no un buen coche. Según la Federación Internacional de Automovilismo, es una perfecta escuela para preparar a los pilotos para categorías superiores y, la verdad sea dicha, la parrilla actual rezuma talento, juventud y ambición.

Pilotos como Bent Viscaal, Leonardo Pulcini o Robert Shwartzman competirán en la pista a bordo de chasis Dallara propulsados por motores V6 de 3400 cc y 380 cv que recuerdan, con su sonido atmosférico, a otras épocas y se alejan de sus hermanos turbo-alimentados de categorías superiores. Aún estando por debajo de F1 y F2, estos monoplazas pueden superar la barrera de los 300 km/h, así que siguen siendo coches muy rápidos que ofrecerán buenas carreras al espectador. Esta nueva categoría hará de soporte a la categoría reina, junto con la F2, en ocho de sus citas, disputándose un total de 16 carreras.

El martes transcurrió con cierta tranquilidad en la pista. Los tiempos fueron bajando durante la mañana y para el parón del mediodía el piloto más rápido había sido Leonardo Pulcini, del equipo Hitech Grand Prix, parando el crono en 1:33’007, que sería el mejor tiempo del día. Por la tarde la aparición de la lluvia, hizo que hubiera más salidas de pista, pasadas de frenada y los tiempos bajaron en general. Con el asfalto mojado los equipos pudieron probar en condiciones de lluvia, así que la actividad en pista siguió a pesar de la meteorología. Al final fue Felipe Drugovich el que marcó el mejor tiempo de la sesión vespertina cuando la pista se fue secando, con un tiempo de 1:33’284.

Leonardo Pulcini negociando las últimas curvas del circuito. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El sol volvía a brillar cuando los motores empezaron a rugir la mañana del miércoles. Los equipos se lo tomaron en calma durante los primeros minutos para seguir con sus programas de trabajo, siendo el piloto de Campos Racing, Alexander Peroni el piloto a seguir durante las primeras horas. Hasta en cinco ocasiones aparecía la bandera roja a lo largo de la mañana, lo que interrumpía el ritmo de los equipos. Sin embargo, cuando quedaban pocos minutos para terminar la sesión, Pulcini marcaba de nuevo el mejor tiempo rebajando en casi ocho décimas su registro del día anterior.

Ya por la tarde la sesión transcurría sin demasiados contratiempos y los equipos se dedicaban a las tandas largas para acumular vueltas. La lluvia volvió a aparecer al término de la sesión mientras algunos probaban salidas al final del pit lane y la sesión terminó con ensayos de salida en la recta principal bajo otro chaparrón primaveral. El más rápido de la tarde fue Lirim Zendelli con tiempos significativamente más lentos que los de la mañana debido al programa de tandas largas que se llevaban a cabo en todos los equipos.

La F3 viajará ahora a Budapest para seguir con los test de cara a una nueva temporada, que arrancará el 10 de mayo en el mismo Circuit de Barcelona-Catalunya, coincidiendo con el Gran Premio de España de F1. Los pilotos seguirán su trabajo en Hungría para estar preparados para un campeonato que promete estar muy reñido.

 

Los monoplazas probaban salidas desde la calle de boxes cuando la lluvia hizo su aparición. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

 

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

 

La Fuerza de Billy Monger

La Fuerza de Billy Monger

Era el 16 de abril de 2017 cuando Billy Monger se encontraba disputando la carrera que iba a cambiarle la vida. Se trataba de la segunda prueba del fin de semana que el Campeonato británico de Fórmula 4 estaba celebrando en el circuito de Donington Park. Monger estaba luchando en el pelotón cuando se encontró con un muro frente a él. Un muro que no pudo superar.

El muro era un coche prácticamente parado en medio de la pista. La vorágine de la batalla le impidió esquivarlo y “Billy the Whizz” chocó brutalmente, destrozando su coche y sus piernas. Fue evacuado al hospital, donde no se pudo hacer nada por salvarle las extremidades inferiores. A partir de ahí, su vida dio un vuelco. El mismo que dio el mundo del automovilismo cuando su familia sacó adelante una campaña de micromecenazgo para ayudarles a pagar los gastos que la convalecencia y el futuro del joven iban a suponerles. Todo el mundo aportó lo que pudo y se demostró la humanidad que existe en este complicado ecosistema de las carreras.

El tiempo pasó y Billy Monger se recuperó. Y volvió a las carreras. El piloto que tan bien lo había hecho pilotando los Ginetta en sus dos primeros años después del karting, se subía de nuevo a un monoplaza tras el pavoroso accidente que le alejó de ellos. Su fuerza mental fue clave en ese regreso, y sigue siendo clave a día de hoy. El británico está a las puertas de una nueva temporada compitiendo en Fórmula 3 con el equipo Carlin, mostrando una capacidad en la mentalidad impresionante que le está llevando a superar todas las adversidades con gran maestría.

Billy Monger atendiendo las explicaciones de su ingeniero antes de salir a la pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Para poder conducir, Monger utiliza un volante adaptado en el que van incorporados el acelerador y el freno, además de los sistemas habituales de cualquier volante de un coche de F3. Y a tenor de los tiempos que logró en los test de la Eurofórmula Open, en su primera experiencia en el campeonato, su condición no le resta ni un ápice de competitividad. Su calidad sigue intacta y eso es algo que se puede observar a simple vista cuando lanza el coche en una curva rápida. Hay pocos que lo hagan como él lo hace, y con la misma eficacia.

Cuando probó el coche junto a sus compañeros en el equipo británico, Billy no podía dejar de mostrar una sonrisa al hablar de sus sensaciones pilotando. “Es brutal conducir este coche. Se nota mucho la carga aerodinámica y toda la potencia. Para mí es difícil pero es muy divertido y me gusta mucho”. En aquel momento aún no sabía si podría correr en el campeonato, pero mostró su deseo de hacerlo. “Es el plan, pero todavía no lo sé. Estamos intentando que así sea, pero aún es pronto”.

Billy Monger gira el volante para salir a la pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Billy Monger tiene el ejemplo de Alex Zanardi. El piloto italiano perdió sus piernas en un accidente brutal en el circuito alemán de Lausitzring en 2001, durante la carrera que la CART americana disputó en el trióvalo. Zanardi perdió el control del coche al salir del pit lane, quedó atravesado en medio de la pista y Alex Tagliani no pudo esquivarlo. El monoplaza del italiano se partió por la mitad y, al menos, pudo salvar la vida. Tras ello, Zanardi ha podido seguir ligado a las carreras, realizando actuaciones destacadas en el mundo de los GT y los turismos.

Pero sabiendo la mentalidad de Monger, está claro que el espejo en el que mirarse es Lewis Hamilton. Entre ambos surgió una especie de amistad cuando el pentacampeón de Fórmula 1 se interesó por la historia del joven. Se les ha visto juntos en varias ocasiones en el garaje del equipo Mercedes en algunas carreras del Gran Circo. Porque ese es su objetivo a largo plazo. La Fórmula 1 es la meta de la gran mayoría de pilotos, pero en el caso del británico tendría aún más valor si cabe.

Nunca un piloto discapacitado ha pilotado en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Sería el primero. Pero antes, debe demostrar su valía en las categorías previas. Desde luego hay una cosa clara, llegue o no, no será por falta de fuerza mental. Ni por falta de calidad. Tiene manos, sólo necesita el apoyo y el coche, que el resto ya lo pondrá él.

Billy Monger durante las pruebas de la Eurofórmula Open en el Circuit de Barcelona-Catalunya. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Todo listo para el WTCR 2019

Todo listo para el WTCR 2019

La Copa del Mundo de Turismos, heredera del WTCC, ha terminado sus entrenamientos oficiales de pretemporada en el Circuit de Barcelona-Catalunya, antes de dirigirse a Marruecos para disputar el primer fin de semana de carreras del año. Los participantes del WTCR han podido trabajar en la puesta a punto de los coches antes de que empiece una batalla sin piedad por llevarse a casa el título de campeón.

Todas las estructuras han hecho acto de presencia en el trazado catalán, aunque han habido algunas ausencias, destacando las de Augusto Farfus y Nicky Catsburg. Ambos se encuentran en el circuito de Laguna Seca para disputar las 8 Horas de California del IGTC. Los que no faltaron a la cita fueron las “leyendas” del certamen, como así los ha definido la organización. Hablamos del vigente campeón Gabriele Tarquini, de Yvan Muller, Robert Huff y Thed Björk, del bicampeón del mundo de Rallycross Johan Kristofersson, y de Andy Priaulx, que este año vuelve al campeonato donde se encumbró al olimpo del automovilismo.

Los equipos se centraron en preparar la puesta a punto de los coches y en seguir los procesos de adaptación de los pilotos que debutan este año. Lo mismo que Cyan Racing, que puso en pista los nuevos Lynk & Co. Los coches del fabricante chino todavía se encuentran en una fase de desarrollo, por lo que será difícil, a tenor de lo visto estos días, que luchen por las posiciones de privilegio desde el principio. Aunque en un campeonato tan impredecible, todo podría pasar.

Gordon Shedden, el más rápido de estos test, encarando su Audi RS3 LMS hacia la chicane del circuito de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El escocés Gordon Shedden fue el piloto más rápido de los test, con un 1:54.434, situando a su Audi RS3 LMS del Leopard Racing Team en lo alto de la tabla de tiempos. Los dos pilotos argentinos de Münnich Motorsport, Néstor Girolami y Esteban Guerrieri, llevaron a sus Honda Civic Type R TCR hasta la segunda y tercera posición. Por detrás, Jean Karl Vernay y Ma Qing Hua, que cerró el Top 5.

Por su parte, Mikel Azcona terminó en décimosegundo lugar final, con un crono de 1:56.305, conseguido en la mañana del segundo día. El navarro se tomó su tiempo en salir a pista el jueves, pues sus mecánicos seguían trabajando en los reglajes del coche una vez comenzó la sesión matutina. Azcona saltó al asfalto de Montmeló hacia la mitad de la sesión con el objetivo de completar el programa de puesta a punto para Marrakech y seguir aclimatándose a un entorno que es nuevo para él.

Tom Coronel intercambiando impresiones junto a su coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La curiosidad de estos entrenamientos la protagonizó el campeón en título Gabriele Tarquini. El italiano tuvo que suplir las ausencias de sus compañeros en los equipos Hyundai de Farfus y Catsburg, subiéndose a los coches de ambos para poder trabajar en sus set up, una vez terminó el trabajo en su propia montura. El otro piloto de la marca coreana, el húngaro Norbert Michelisz, completó el programa en la mañana del primer día y no volvió a establecer ningún tiempo en el resto de sesiones.

El dominador del Campeonato del Mundo de Rallycross el año pasado, Johan Kristofersson, llega al certamen tras la cancelación del programa que Volkswagen mantenía junto a la estructura de Petter Solberg en las series mundiales de la especialidad. El piloto sueco competirá con un Volkswagen Golf GTI TCR con el que marcó un mejor tiempo absoluto de 1:57.115, quedando en la parte baja de la tabla de tiempos. Esto no es para nada significativo, y aunque su experiencia en el campeonato de turismos escandinavo le servirá, todavía tiene que terminar de adaptarse a la copa del mundo, donde la exigencia de equipos y marcas es mayor.

Johan Kristoffersson trazando el ‘curvone’. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El Team Mulsanne, operado por Romeo Ferraris, pone en pista los dos Alfa Romeo Giulietta Veloce TCR con los que compiten Ma Qing Hua y Kevin Ceccon. El piloto italiano reconoció que aún tienen trabajo por delante para terminar de ajustar el coche, pero se mostró optimista por las buenas sensaciones tras las pruebas. “Tenemos que aprender un poco más de estos nuevos neumáticos, pero las sensaciones son buenas. Hasta Marrakech no sabremos donde estamos”, comentó Ceccon. “No sé lo que podremos hacer con este coche, pero mi objetivo es llegar al podio”.

Este año hay una serie de cambios, como en el sistema de puntuación o la introducción del ‘Balance of Performance’. En base a ello, varios pilotos coinciden en que una de las claves este año será la regularidad. Así lo remarcó Esteban Guerrieri, quien destacó el hecho de que “puedes ser el más rápido del fin de semana y no sumar la mayor cantidad posible de puntos”. Por ello, será importante la constancia durante todo el año, evitando incidentes en la salida, sobretodo con la inversión de parrilla para la segunda carrera. Guerrieri añadió que su objetivo “es llegar a la última carrera en mejor posición que el año pasado. Cualquier cosa puede pasar durante todo el año, pero por lo menos tener más opciones de luchar al final”.

Mehdi Bennani surcando la recta principal del Circuit de Barcelona-Catalunya

Han sido dos días de intenso trabajo, sobretodo para mecánicos e ingenieros dentro de los garajes, pero la preparación está lista. A partir de ahora será fuego real cuando los turismos del WTCR pisen el asfalto del circuito urbano Moulay El Hassan de Marrakech el próximo fin de semana, en casa de Mehdi Bennani. El piloto marroquí se mostró muy ilusionado por recibir el calor del público cada vez que compite allí como local, reconociendo que le da ánimos para empezar el campeonato con fuerza. Un campeonato que contará desde ese momento con un total de treinta carreras. Esas serán las pruebas que les esperan para determinar quién y quienes serán los campeones de 2019.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)