El año de los cambios en el DTM

El año de los cambios en el DTM

El Máster Alemán de Turismos (DTM), campeonato que ha contado desde hace años con las más altas cuotas de popularidad a nivel internacional, con las principales marcas germanas apostando fuerte en él, afronta un 2021 que es el año de los grandes cambios. Un giro de tuerca de un certamen que ha estado a punto de volver a sucumbir víctima de su propio éxito, pero que de manera inesperada está salvando la papeleta a base de un atractivo reglamento técnico.

La adopción del Class One y la siempre querida fusión con el Super GT japonés no fue la jugada maestra que todo el mundo esperaba. La salida de Mercedes fue el primer síntoma antes de que las marcas restantes, Audi y BMW, se replantearan su futuro en la categoría. Así que los organizadores del DTM, con Gerhard Berger a la cabeza, tuvieron que correr para salvar de la manera más rápida posible el futuro del certamen.

Finalmente, se anunció la adopción de la reglamentación GT3, con el nombre de GT Plus, para 2021, convirtiendo el DTM en otro campeonato de GT más y rivalizando directamente con su homólogo patrio, el ADAC GT Masters. Parecía una gran equivocación, pero los anuncios de nuevas incorporaciones son constantes desde hace unas semanas. Cuando hace unos meses, durante la última cita de la temporada 2020 en Hockenheim, todo eran dudas e incertezas, poco se podía esperar de que ocurriera esta especie de resurrección.

Nico Müller al volante del Audi R8 GT3 que participará en el DTM este año. Foto: DTM Media Team.

La presencia oficial de los fabricantes deja paso al protagonismo de los equipos privados, favoreciéndose del extenso parque móvil de GT3 existente a día de hoy. De esta manera, Audi y BMW volverán a estar presentes con las estructuras Abt Sportsline y Team Rosberg, del lado de los de Ingolstadt; y ROWE Racing y Walkenhorst Motorsport, del lado de los de Múnich. Y a su vez, Mercedes volverá al DTM, dejando la defensa de sus intereses en manos de Haupt Racing Team, HTP Winward, Mücke Motorsport, GetSpeed Performance y GruppeM Racing, en el que militará el español Dani Juncadella.

Sin embargo, la gran sorpresa fue el anuncio de la entrada de Ferrari, que con el apoyo de Red Bull, alineará dos 488 GT3 Evo de AF Corse. Al volante de estas bestias estarán Liam Lawson, realizando toda la campaña al completo, y Alex Albon y Nick Cassidy, que se alternarán cuando los compromisos de uno y otro les permitan estar en el certamen alemán. Unos pilotos a los que se sumará Christian Klien en varias citas, siendo la punta de lanza de la participación de McLaren en el DTM.

El Ferrari 488 GT3 Evo de Af Corse con los colores de AlphaTauri y el apoyo de Red Bull. Foto: DTM Media Team.

Por ahora, parece que el campeonato vive un momento de gran alegría y expectación, con el creciente interés de los equipos privados y de los patrocinadores que han visto un buen momento para invertir en él. Pero no todo han sido buenas noticias, pues el vigente campeón, René Rast, dejará su gran carrera en el mundo de los turismos ultra vitaminados y GT para centrarse en defender los colores de Audi en el Campeonato del Mundo de Fórmula E.

En cualquier caso, no se debe olvidar que la adopción de los GT en el DTM es un paso previo a la implantación de la nueva categoría eléctrica en 2022. El nuevo coche estará desarrollado por el especialista alemán Schaeffler y contará con soluciones nunca antes utilizadas en el mundo de las carreras. Junto al DTM Trophy, que continuará jugando su papel de campeonato antesala del DTM, se espera que el conglomerado dirigido por ITR crezca en los próximos años, dejando de ser el principal certamen de turismos de Europa para convertirse en una gran franquicia del automovilismo.

El nuevo coche desarrollado por Schaeffler para el DTM Electric que arrancará en 2022. Foto: DTM Media Team.

El 2021 es el año de los cambios en el DTM, pero a su vez será aquel en el que se marque un punto de inflexión. El DTM como lo hemos conocido hasta ahora ya no existe, es historia. Lo que venga a partir de ahora será un nuevo camino que todavía se tiene que recorrer. Si los cambios son los adecuados, podemos estar ante el nacimiento del campeonato de GT más rápido del planeta. Por contra, si no funcionan, la nostalgia de los tiempos pasados se hará presente mientras el certamen busca una nueva muesca en la recámara con la que salvar el pellejo.

Foto de portada: DTM Media Team.

Entrevista a Marc de Fulgencio: “En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado”

Entrevista a Marc de Fulgencio: “En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado”

Hace ya unos años que hemos podido observar la carrera ascendente de Marc de Fulgencio, un piloto que ha probado distintas monturas, pasando por los turismos, hasta llegar a competir en GT. Pero ha sido en este 2020 cuando su nombre ha empezado a sonar con fuerza en el panorama automovilístico internacional, disputando el DTM Trophy. Las series teloneras del famoso DTM no tienen nada que envidiar a su categoría hermana y en ellas, de Fulgencio se ha desempeñado con maestría al volante del Mercedes del equipo Leipert Motorsport.

El joven piloto catalán ha sobrellevado de forma óptima su primera temporada en tierras alemanas y belgas, donde ha podido probar la manera de vivir las carreras en esta zona de Europa. El lugar donde nació la esencia del automovilismo y en el que se encuentran algunos de los trazados más míticos del mundo. No en vano, Marc de Fulgencio ha logrado terminar en octava posición en la general del campeonato, tercero entre los pilotos junior. De todo esto, hemos tenido la ocasión de hablar con él en el circuito de Hockenheim para que nos cuente sus impresiones de un año tan importante para su carrera deportiva.

EL ACELERADOR (EA): Es tu primer año en el DTM Trophy, compitiendo bajo la filosofía alemana de las carreras. ¿Cómo ha ido tu adaptación y cómo valoras cómo te ha ido en el campeonato?

MARC DE FULGENCIO (MDF): De entrada, me hacía mucha ilusión correr completamente fuera de España en un campeonato internacional y con un equipo de fuera. Este objetivo ya lo marcamos el año pasado, tratando de ir a equipos ingleses o alemanes porque es donde creemos que puedo aprender más de esa cultura tan arraigada de las carreras. Cuando me propusieron venir a Leipert Motorsport fue increíble. Ya era impresionante competir en el DTM Trophy y hacerlo con una estructura alemana pues ya es un lujo. Aquí he podido aprender algunas cosas que me faltaban y que son muy importantes. Yo siempre había corrido con equipos españoles y franceses, y es muy diferente la forma de trabajar.

Marc de Fulgencio volando al volante del Mercedes. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

Y luego, en el campeonato hay muchos pilotos y equipos alemanes. En los circuitos de aquí como Lausitzring, Nürburgring o Hockenheim se ve que ellos van muy bien, se los conocen bastante de haber rodado desde siempre. Pero cuando salimos a Bélgica, a Spa y Zolder, allí sí que pude pelear por el podium. Las cosas estuvieron muy igualadas y todo era más neutral.

Vine sin muchas expectativas, a ver cómo se iba desarrollando la temporada. Pero al ver que siempre he estado ahí y he podido luchar por buenos resultados, mi objetivo fue estar entre los cinco primeros. El problema es que con el BoP, los Mercedes hemos ido de más a menos. Empezamos siendo los mejores y ahora tenemos coches más rápidos por delante. Esto me ha pillado un poco a contrapié porque he notado que mi conducción ha ido de menos a más. Y por eso he podido mantener los resultados, alrededor de la quinta y la sexta posición. La cosa es que hay gente que en las primeras carreras estaba por detrás nuestro y ahora están delante, así que se te queda un poco de mal sabor de boca. Pero, en general, la valoración es buena.

EA: El año pasado competiste en el GT Cup Open Europe, certamen con base en España. ¿Qué diferencias has notado entre un campeonato y otro, y cómo has utilizado esta experiencia para afrontar esta temporada?

MDF: Creo que en el DTM Trophy hay un nivel mayor que he podido alcanzar por todo lo que aprendí el año pasado en el GT Cup Open Europe. Pasar de la Clio Cup a GT, con la estructura de Teo Martín Motorsport, que es uno de los equipos más grandes de España, ya me hizo ver cómo era el mundo del automovilismo de cierto nivel. También me ayudó el estar rodeado de ingenieros de McLaren, por lo que te vas acostumbrando a utilizar el inglés de manera constante. Hay vocabulario que es diferente y al principio te cuesta; pero una vez que lo asimilas, cambias el chip en tu cabeza y lo haces de forma automática. Fue un paso más ameno y me ha permitido prepararme mejor para este año, yendo a un equipo en el que siempre se habla en inglés.

Marc de Fulgencio momentos antes de subirse al coche. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Corres con un Mercedes AMG GT4. Comparativamente, ¿qué diferencias hay entre este coche y el McLaren 570 GT4 del año pasado?

MDF: Son bastante distintos. El McLaren se veía más un coche de serie. Todo el interior lo era. En cambio, el Mercedes está más preparado para las carreras. Sobretodo, se nota en el paso por curva. Es un coche que está más balanceado que el McLaren.

EA: Y ya que hablamos de comparativas, tú corriste unos años en turismos, en la Copa Clio. ¿Cómo fue ese paso de unos coches de tracción delantera a la potencia trasera de los GT?

MDF: Al principio fue complicado, pero tuve la suerte de participar con VRT en las carreras de la serie Alpine en Barcelona. Esto me permitió saber cómo se conducía el McLaren la primera vez que me subí a él. También había hecho las 24 Horas de Barcelona con el Ginetta del equipo de Nil Montserrat; entonces, sabía por dónde iban los tiros. El pilotaje cambia bastante, en la forma en que das gas, principalmente.

EA: Háblanos de Leipert Motorsport, tu equipo.

MDF: Es lo que estaba buscando, quería estar en un ambiente en el que estuviera obligado a hablar en inglés. Creo que si quieres ir subiendo de nivel es lo que tienes que hacer. La manera de trabajar es distinta, todo está muy ordenado y preparado. Antes de comenzar, estuve un par de semanas en Alemania para conocerles mejor en la sede del equipo y viendo cómo trabajan. De esta manera, pude estar en la primera carrera en Spa en perfecta sintonía con ellos.

Marc de Fulgencio comanda al pelotón bajo la lluvia en Lausitzring. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Entre Alemania y Bélgica, este año has competido en trazados míticos como Spa, Nürburgring o Zolder, y este fin de semana lo haces en Hockenheim. ¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en lo especial que son estas pistas y toda la historia que tienen detrás?

MDF: Me hace muchísima ilusión. A cualquier fan del automovilismo, creo. Desde pequeño había visto carreras en estos circuitos y ya me los conocía casi de memoria. En Spa ya había estado y sabía a lo que iba. En cambio, en Nürburgring o Hockenheim no había estado nunca pero son tal cual te los imaginas. Al hacer el trackwalk te das cuenta de esto. Lo que más me sorprende es ver el ambiente que hay fuera. Por ejemplo, Monza está en medio de un parque y me sorprendió muchísimo. Pasa lo mismo en Nürburgring, que está en un área dedicada totalmente al motorsport.

EA: De todos ellos, ¿cuál es que más te ha gustado?

MDF: Donde más disfruté fue en Spa. Porque era la novedad, el estar por primera vez en el mismo paddock que el DTM. Todo lo veías grande. Además, es un circuito muy complicado donde tienes que dar muchas vueltas para ir rápido y yo ya tenía la experiencia del año pasado. De primeras ya me sentí muy cómodo y pude estar delante desde el primer momento. Y eso es algo que no me esperaba, porque estaban compitiendo pilotos muy buenos de otros campeonatos de GT. Así que poder pelear con ellos en los puestos de cabeza, la verdad que es algo que te gusta.

Marc de Fulgencio ataca el viraje de La Source, en Spa-Francorchamps. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Es todavía pronto y vista la situación actual, seguro que es complicado de saber, pero ¿sabes hacia dónde se encaminarán tus pasos el año que viene?

MDF: En estos momentos, sé un poco hacia dónde me gustaría ir pero no está ni mucho menos decidido. No he querido saber nada hasta que no acabara el campeonato para estar totalmente centrado en él. Esto es importante porque creo que en las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado, así que era crucial mantenerme focalizado en el certamen hasta la última prueba. Si tuviera la oportunidad de volver al DTM Trophy, volvería encantado. Compites junto al DTM y todo lo que ello supone. Además, sólo hay un piloto por coche y creo que esto es muy importante en la fase en la que estoy.

EA: Junto a ti se encuentra Raimon Duran, una persona clave en el mundo del automovilismo en nuestro país y con gran experiencia en la gestión de las carreras deportivas de algunos pilotos muy reconocidos. ¿Qué crees que es lo mejor que puede aportarte Raimon en tu carrera?

MDF: Yo estoy muy contento de tener a Raimon a mi lado, sobretodo porque me está aportando su experiencia y me cuenta cosas que ha vivido en el pasado para saber qué tengo que hacer y cómo debo actuar ante ciertas circunstancias. Antes de los test de pretemporada, estuvimos preparando un poco la estrategia que íbamos a llevar, ir de menos a más en este primer año aquí. Me aporta mucho y estar con él es increíble. Todo esto suma.

Hockenheim fue la última etapa del camino de Marc de Fulgencio en el DTM Trophy en 2020. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Tu padre, José Miguel, también fue piloto, tanto de circuitos como de rallyes. Digamos que probó todo lo que se puede probar en esto de las carreras. ¿Qué has aprendido de él que puedas aplicar en tu carrera?

MDF: Al final, todos los consejos que me ha dado los intento aplicar. Empecé en este mundo por él y de pequeño había estado en todos los circuitos de España acompañándole. Veía cómo funcionaba todo y me inculcó esta pasión. En mi época en el karting y luego en los turismos, él me daba muchos consejos de cómo tenía que pilotar cuando pasaban ciertas cosas, si llovía o cómo afrontar una calificación… Todo esto me ayudó. Y también quiero acordarme de mi madre, que siempre ha ejercido un papel muy importante y me ha apoyado en todo momento.

EA: Si te dieran la oportunidad de probar el coche de carreras que tú quisieras, actual o histórico, ¿cuál elegirías?

MDF: Creo que un DTM de la generación anterior. Además, este es el último fin de semana en el que compite este tipo de coche y me gustaría poder probar uno.

Foto de portada: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

El International GT Open y la Eurofórmula Open acaban la temporada en Barcelona

El International GT Open y la Eurofórmula Open acaban la temporada en Barcelona

No ha sido fácil pero tanto el International GT Open como la Eurofórmula Open han conseguido terminar sus respectivos cursos. La crisis sanitaria obligó a modificar unos calendarios que, especialmente en el caso del campeonato de monoplazas, eran muy interesantes y atractivos. Miguel Ramos y Henrique Chaves se han coronado entre los GT y Ye Yifei ha hecho lo propio en la EF Open.

INTERNATIONAL GT OPEN

El campeonato de GT3 de GT Sport, la empresa organizadora bajo el mando del expiloto Jesús Pareja, completó su gira de seis citas por Europa mostrando grandes momentos y luchas apasionantes por la gloria en cada una de sus doce carreras. Varios pilotos llegaron a la última ronda en el Circuit de Barcelona-Catalunya con opciones de llevarse el título, pero finalmente fue la pareja de Teo Martín Motorsport, Ramos y Chaves, la que se alzó campeona.

Miguel Ramos y Henrique Chaves se proclamaron campeones del International GT Open 2020. Foto: International GT Open Media.

Sin embargo, su McLaren 720S no fue el ganador de ninguna de las mangas, acabando sextos en la primera y décimos en la segunda. Pero la regularidad durante el año ha sido la clave para la consecución del trofeo. Los pilotos británicos Nick Moss y Joe Osborne, al volante del McLaren 720S de Optimum Motorsport, se llevaron la victoria en la primera carrera, seguidos de Marcelo Hahn y Allam Khodair (McLaren 720S de Teo Martín Motorsport), y el dúo formado por Louis Prette y Vincent Abril, manejando la mecánica del Ferrari 488 de AF Corse.

Con la aplicación del sistema de hándicaps por tiempo, el cual afecta al tiempo que los coches pasan detenidos en sus paradas en boxes en carrera, los resultados de la segunda manga variaron sustancialmente, con pilotos poco habituados a rodar en la parte delantera. Los subcampeones Charlie Eastwood y Salih Yoluc (Aston Martin Vantage de TF Sport) se hicieron con el triunfo, con Fabrizio Crestani y Yannick Mettler (Bentley Continental de Team Lazarus) en segunda plaza. El podio lo completaron Christian Klien y Patryk Krupinski (Mercedes AMG GT3 de JP Motorsport).

El Aston Martin de Salih Yoluc y Charlie Eastwood comanda la carrera en Barcelona. Foto: International GT Open Media.

De esta manera, Ramos y Chaves superan por apenas dos puntos a Eastwood y Yoluc para proclamarse campeones del International GT Open 2020 en la última ronda de una temporada que se vio afectada, como todo el automovilismo en general, por las restricciones en la primera mitad del año, pero que ha sabido salir al paso para continuar dando espectaculares carreras de GT por toda Europa. Teo Martín Motorsport aseguró a su vez la clasificación general del campeonato reservada a los equipos.

EUROFÓRMULA OPEN

El debut del nuevo Dallara 320 como monoplaza del certamen atrajo las miradas desde su presentación a finales del año pasado. Sin embargo, cuando la pandemia empezó a causar estragos, GT Sport fue una de las primeras organizaciones de carreras que decidió tomar medidas, mucho antes de que los países decretaran confinamientos y restricciones. Tuvieron que abandonar un atractivo calendario que incluía el Gran Premio de Pau o la recuperación del histórico Gran Premio del Mediterráneo en el autódromo italiano de Pergusa, para reordenar sus fechas y asegurar las carreras que se pudieran disputar con garantías.

Ye Yifei dominó de cabo a rabo en Montmeló. Foto: Eurofórmula Open Media.

Incluso, a última hora se tuvo que cancelar la cita en el circuito del Jarama para otorgar a la de Barcelona su condición de final y rearmarla con cuatro carreras a disputar. Esto no ha sido un impedimento para que Ye Yifei se llevara toda la gloria y el título de campeón, ganando once de dieciocho pruebas, incluyendo un pleno de victorias en la pista de Montmeló. Más de 120 puntos de margen sobre su más inmediato perseguidor Lukas Dunner y casi 200 respecto al tercer clasificado Andreas Estner.

El piloto chino continuó con su tónica de dominio en el Circuit de Barcelona-Catalunya, sin dar opción a sus rivales para asegurarse el título sumando cuatro triunfos más. Nada pudieron hacer para parar a Ye, ni siquiera sus compañeros en la estructura CyptoTower. Además, el equipo japonés se ha coronado campeón de forma apabullante, sacando una enorme ventaja a Motopark, conjunto que dominó a placer el año pasado.

A pesar del dominio de Ye, las luchas entre los demás pilotos fueron una constante en este año tan complicado. Foto: Eurofórmula Open Media.

Así pues, el International GT Open y la Eurofórmula Open bajan la persiana hasta el año que viene. Si todo prosigue como en estas últimas temporadas, será hacia el mes de febrero cuando vuelvan a ponerse en marcha de nuevo para celebrar los entrenamientos de pretemporada. Hasta entonces, sólo podemos valorar el gran esfuerzo de GT Sport por tratar de ofrecer grandes carreras de coches en tiempos de extremada dificultad.

Foto de portada: Eurofórmula Open Media.

Dries Vanthoor y Charles Weerts se coronan en Barcelona

Dries Vanthoor y Charles Weerts se coronan en Barcelona

Después de una jornada marcada por la lluvia y la tempestad, el domingo del Festival de la Velocidad de Barcelona llegó con un sol radiante en el horizonte. El último día de competición del GT World Challenge Europe en el Circuit de Barelona-Catalunya trajo la decisión final en la pelea por el título de la copa Sprint del campeonato, con Dries Vanthoor y Charles Weerts proclamándose campeones. A su vez, su conjunto, el Belgian Audi Club Team WRT, se alzó con el título reservado a los equipos.

Los primeros en salir a la pista fueron los pilotos del GT World Challenge Europe para disputar las dos sesiones de calificación que tenían que decidir las parrillas de salida para las carreras de hoy. Albert Costa se encargó de poner a su Lamborghini #163 de Emil Frey Racing en la primera posición en la Q2, después de saborear las mieles del triunfo ayer, en un último empujón por pelear por la gloria absoluta. Raffaele Marciello en el Mercedes #88 de AKKA ASP y Frederic Vervisch con el Audi #66 de Attempto Racing completaron el Top 3.

En la última sesión de calificación, fue el italiano Marciello el que se hizo con la Pole Position para la última carrera al Sprint de la temporada, por lo que el Mercedes #88 de AKKA ASP, que comparte con Timur Boguslavskiy, arrancó desde el frente del pelotón. En segunda y tercera posición lo hicieron los dos coches principales de la estructura belga WRT, el Audi #31 de Kelvin van der Linde y Ryuichiro Tomita y el Audi #32 de Dries Vanthoor y Charles Weerts, los líderes del campeonato. El Lamborghini #163 de Albert Costa y Giacomo Altoè logró la cuarta posición. Por lo tanto, la lucha estaba al rojo vivo.

Salida de la segunda carrera del fin de semana.

La segunda carrera del campeonato, dentro del Festival de la Velocidad de Barcelona, comenzó con Albert Costa desde la primera posición, la cual mantuvo en cuanto el semáforo pasó a verde. La primera vuelta fue un tanto accidentada, con el Audi #55 de Attempto Racing quedándose fuera de carrera en la primera curva por un toque, y un incidente entre Mikaël Grenier y Eddie Cheever que terminó con las opciones del Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing.

Costa quiso mantener las opciones desde el principio y fue aumentando la ventaja sobre Maro Engel. El alemán no podía seguir al español y poco a poco se le acercaba Frederic Vervisch, que comenzó a meterle presión hasta que logró pasar adelante. En el siguiente grupo, los otros contendientes al título se vigilaban de cerca, peleando por la cuarta posición.

Después de realizarse las paradas en boxes para el cambio de pilotos, apareció el Safety Car debido a la salida de pista del Mercedes #18 en la curva 4. Una vez se relanzó la carrera, Giacomo Altoè pudo recuperar el grandísimo ritmo que había impuesto Albert Costa en el primer relevo para consagrar una más que posible victoria, alejándose de Nicolas Schöll. A su vez, Ryuichiro Tomita presionó a Timur Boguslavskiy, pero el japonés no pudo pasar al ruso. Finalmente, el Lamborghini #163 de Emil Frey Racing, pilotado por Albert Costa y Giacomo Altoè, cruzó la línea de meta en primera posición, seguido del Audi #66 y el Mercedes #4.

El Lamborghini #163 lidera la carrera, por delante del Audi #66.

Esto dejaba la pelea por el título muy abierta y con los contendientes en apenas muy pocos puntos. Pero a pocos minutos del comienzo de la tercera carrera, Dirección de Carrera anunció una sanción de 35 segundos para el Lamborghini #163 y el Mercedes #4 por irregularidades en el procedimiento del Pit Stop, por lo que perdían la victoria y el podio, respectivamente; y también sus pilotos quedaban automáticamente fuera de la batalla por el campeonato.

De esta guisa, comenzó la última prueba del año de la copa Sprint del GT World Challenge Europe. Raffaele Marciello arrancó perfectamente desde la Pole Position, mientras el desastre se mascaba en mitad del pelotón. Una sucesión de toques desafortunados terminaron mandando al Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing contra el muro de la recta principal. Salió el Coche de Seguridad mientras los comisarios retiraban las innumerables piezas que quedaron esparcidas sobre el asfalto. Una vez se dio bandera verde, Marciello no fue rival para el resto, que vieron como el italiano volaba con el Mercedes #88 de AKKA ASP.

Raffaele Marciello al volante del Mercedes #88 de AKKA ASP, en primera posición durante la tercera carrera.

Por su parte, Dries Vanthoor se mantuvo en una cómoda segunda posición que les servía a él y a su compañero de volante, Charles Weerts, para alzarse con el trofeo de campeones. Pero no todo estaba decidido, puesto que se comenzaron a investigar varias acciones acaecidas durante la salida y el proceso de Safety Car que podían dar al traste con las aspiraciones de algunos. Sin embargo, la carrera continuó ajena a estas posibles decisiones, con Timur Boguslavskiy tomando el volante del Mercedes líder.

A pocos minutos del final, Ricardo Feller se prometió dar espectáculo sobre el asfalto y así lo hizo. En un intento de Giacomo Altoè por adelantar a Tomita, fue el suizo el que se deshizo de su compañero de equipo y empezó a presionar al japonés. Este se defendió, pero Feller era mucho más rápido y terminó por pasarle para ascender a la tercera posición del podio. A su vez, Charles Weerts se acercó peligrosamente a Boguslavskiy, pero el ruso mantuvo un cierto colchón que fue suficiente para que él y Raffaele Marciello llevaran al Mercedes #88 de AKKA ASP a la victoria. Vanthoor y Weerts entraron segundos, resultado suficiente para garantizarles la consecución del campeonato. Feller y Grenier salvaron el podio para Emil Frey Racing.

Los mecánicos de WRT celebran con Dries Vanthoor el campeonato.

Con este glorioso espectáculo ha terminado una nueva edición del Festival de la Velocidad de Barcelona, en un año en el que la situación sanitaria ha obligado a celebrarlo a puerta cerrada. Ha sido una lástima, porque la emoción vivida ha sido de escándalo y la pelea por la copa Sprint del GT World Challenge Europe ha deparado grandes momentos de tensión y disfrute. La próxima cita del campeonato serán las 24 Horas de Spa, una de las carreras míticas del mundo de la resistencia y los GT.

La coexistencia de dos series en el GT World Challenge Europe

La coexistencia de dos series en el GT World Challenge Europe

El GT World Challenge Europe puede presumir de ser uno de los campeonatos de GT más importantes del mundo. El esfuerzo realizado en estos años por SRO ha sido determinante para que el certamen se haya consolidad, aún a pesar de la marcha de la empresa relojera Blancpain, principal apoyo hasta el año pasado. El cambio de denominación ha sido un pequeño revulsivo en una temporada marcada por las limitaciones y la incertidumbre.

Uno de los ejes sobre los que pivota el campeonato es la peculiaridad de que dentro del mismo se engloban dos subcertámenes. Por un lado está la serie Sprint, heredera del extinto Campeonato del Mundo de GT1 y de la Copa Sprint de las Blancpain GT Series. Bajo su paraguas se disputan diferentes carreras en formato de corta duración y máxima intesidad, en las que lo más importante es ir con el pie a fondo de principio a fin.

Por el otro, se encuentra la serie Endurance, de un carácter similar a las pruebas de resistencia, con carreras de mayor distancia en las que hay que saber gestionar lo que cada equipo tiene y trabajar con la estrategia para lograr la gloria. Son dos conceptos que, unidos, han sabido capitalizar la atención de un mundo, el de los GT, absolutamente atomizado y con una competencia enorme. Con ello, se han puesto a un nivel tan alto que es imposible para otros campeonatos de la misma especialidad rivalizar con ellos, aunque no faltan los candidatos, al menos en Europa.

Logo del GT World Challenge Europe.

Tanto el alemán GT Masters como el español International GT Open tienen una política muy parecida, con carreras de alto voltaje y pilotos de sobrada calidad. Su filosofía basada en el protagonismo de los equipos privados ha funcionado de manera excelente en los últimos tiempos y, aunque las marcas no prestan apoyo oficial a las estructuras, sí cuentan con su respaldo. Y esto es algo que lo hace diferente y le da un extra de solvencia.

La coexistencia de las series Sprint y Endurance permite, bajo otro punto de vista, crear un ambiente competitivo en el que tanto equipos como pilotos pueden participar. Con un calendario que define hacia cuál de las dos copas se destina cada una de las citas, no existen solapamientos de carreras y ambas pueden gozar de todo el protagonismo en fechas diferentes. Así pues, con ocho eventos este año, cuatro pertenecen a la copa Sprint y las otras cuatro a la Endurance.

Los potentes GT3 del campeonato esperan a que se ponga en verde el semáforo para salir a pista.

Las 3 Horas de Imola, 6 Horas de Nürburgring, 24 Horas de Spa y 1000 Km de Paul Ricard (6 horas) puntúan para Endurance, siendo carreras de una longitud similar -salvo la de Imola- a las del Campeonato del Mundo de Resistencia o el campeonato de la IMSA, en Norteamérica. Por su parte, las citas de Misano, Magny-Cours, Zandvoort y Barcelona son de la serie Sprint, disputándose en esos fines de semana tres carreras de una hora de duración en el caso de los eventos italiano y español, y dos en el de los francés y neerlandés.

Por ello, también existen dos clasificaciones diferenciadas. Hasta la anterior fecha en Zandvoort, tercera ronda de la serie Sprint y quinta del GT World Challenge Europe, Kelvin van der Linde y Mirko Bortolotti lideraban la general en Endurance; mientras que Dries Vanthoor y Charles Weerts lo hacían en la Sprint. Y a su vez, existe una tercera clasificación que engloba a las dos, en la que van der Linde lidera en solitario.

Dos GT3, un Audi y un Porsche, pelean por posición en Spa.

De esta manera, el certamen consigue dar popularidad a las dos variantes en las que los coches de GT han competido históricamente, las carreras al sprint y las de resistencia. Los GT3 que las disputan son vehículos capaces de rendir en perfectas condiciones en ambas vertientes. Pero hay una pega a todo esto. Y es que es más complicado entender la idiosincrasia del campeonato si no se sigue de manera contínua, lo cual no quita que prestar atención al GT World Challenge Europe pueda ser una experiencia automovilística enriquecedora que abra las puertas al mundo de los GT a numerosos aficionados a las carreras.