El WRC sigue a la espera de reanudar la temporada

El WRC sigue a la espera de reanudar la temporada

Montecarlo, Suecia y México. Después, el eterno parón que la pandemia por COVID 19 ha obligado a tomar por parte de todos los campeonatos de carreras. Como dice el refrán, el WRC se benefició del madrugón y ser uno de los que más pronto empieza le permitió, al menos, dar el pistoletazo de salida al 2020. Sin embargo, tras el Rally de México, el cual recibió duras críticas por continuar con su celebración, se debió pausar la actividad.

Tras esas tres primeras citas, una marcada por el fuerte accidente de Ott Tänak, otra por la falta de nieve y la última por la crisis que se venía encima, el Campeonato del Mundo de Rally tiene a Sébastien Ogier, una vez más, como líder de la clasificación general, por delante de un sensacional Elfyn Evans, y de Thierry Neuville. A pesar de todo, al menos hemos podido disfrutar de las manos del jovencísimo Kalle Rovanperä, que ha realizado un gran arranque de campaña entre los mejores pilotos de la especialidad. Todo esto ha contribuido para que Toyota esté al frente de la tabla de puntos.

Con la oleada de cancelaciones y aplazamientos de pruebas, el WRC trató de aguantar manteniendo viva la cita mexicana y con la esperanza de hacer lo propio con la argentina. Pero la realidad y el aumento exponencial de casos en el continente americano -y en todo el mundo- les obligó a tocar con los pies en el suelo y verse obligados a seguir el mismo camino que todos. Los miembros de los equipos corrían el riesgo de quedarse varados en México ante las inminentes prohibiciones en los vuelos y el cierre masivo de fronteras.

Elfyn Evans continuó en México con su buen inicio de temporada.

De esta manera, la organización del campeonato planteó una serie de medidas con carácter de urgencia. Primero se recortó la prueba azteca, suprimiendo el último día de competición; y después llegaron las cancelaciones. Oficialmente, los rallyes de Argentina y de Italia (Cerdeña) están aplazados, de manera que podrían encontrar acomodo en cualquier fecha del año. Por contra, los de Portugal, Safari, 1000 lagos, Nueva Zelanda y Gales están definitivamente cancelados.

A día de hoy, únicamente cuentan con una fecha firme los eventos en Turquía, Alemania y Japón. Eso sí, no está nada claro que se puedan llevar a cabo aunque la situación remita y pueda volverse a una nueva normalidad sin riesgo a nuevos contagios de SARS-CoV-2. La dificultad para obligar a los aficionados a mantener las distancias sociales es un problema para los organizadores a la hora de presentar sus propuestas a los organismos competentes de cada país que deben dar el visto bueno para la celebración de las pruebas deportivas. Controlar que el público en las cunetas se comporte cívicamente para evitar contagios es prácticamente imposible y es inviable controlar el aforo.

El Rally de Suecia achacó problemas este año, pero por motivos muy distintos.

Además, el hecho de que la competición se desarrolle en espacios abiertos de uso público, pasando por vías públicas, dificulta la obtención de permisos. Esta es otra de las razones por las que tantos rallyes del calendario mundialista han sido cancelados. Atravesar pistas de tierra o carreteras de uso público obliga a su corte durante unas fechas determinadas, pero cerrarlas al tráfico en otra época del año puede generar problemas para los vecinos de las localidades cercanas.

A día de hoy no existe un calendario alternativo ni se sabe cuando se podrá volver a competir. Se habla de adaptar algunos rallyes europeos al formato del WRC, aumentando las pruebas en el continente por si no fuera posible viajar fuera de él, dado que la situación en América y Asia no es mucho mejor que en Europa. Los rumores corren como la pólvora, pero lo cierto es que oficial no hay nada, todavía.

Será difícil ver aficionados durante un tiempo. O quizás, no…

En cualquier caso, los pilotos han podido volver a prepararse por si se diera un regreso repentino. La idea es tratar de mantenerse activos mientras la FIA y el organizador del Campeonato del Mundo de Rally terminan de perfilar un plan maestro que les permite volver a ponerse en marcha. Si finalmente es posible reemprender el WRC, se hará con tres pruebas disputadas, lo que, en teoría, beneficia al campeonato para poder cumplir con un número mínimo de citas celebradas. Habría que sumar las tres que se mantienen en sus fechas y las dos aplazadas, dando un total de ocho rallyes. En caso de no ser así, veremos qué decisiones se toman y cómo afectan a la posible reanudación de la temporada.

Sin nieve no hay paraíso… O sí

Sin nieve no hay paraíso… O sí

Un Rally de Suecia sin nieve no es un Rally de Suecia. Al menos, eso es lo que pensábamos. Salvo en ciertos tramos, y apenas una capa muy fina, el manto blanco tan característico de esta prueba ha brillado por su ausencia en la edición de este año y la organización se ha visto obligada a realizar modificaciones en el plan inicial. Recortes en el kilometraje y variaciones en el programa, día a día, que la han convertido en una cita diferente a la que esperábamos. Y eso ha propiciado algunas sorpresas.

Elfyn Evans ha conseguido lo que se le resistió en el Rally de Montecarlo. Su segunda victoria mundialista le coloca en una posición muy buena para afrontar el año del Campeonato del Mundo de Rally. Pero, ¿lo habría logrado en condiciones de nieve? Eso nunca lo sabremos. Los pilotos nórdicos son los grandes especialistas en este tipo de superfície y siempre ha sido difícil brillar para conductores de otras regiones del mundo. El de Toyota ha sabido gestionar las complicadas condiciones sobre tierra y grava húmeda para llevarse un triunfo que le coloca como el mejor de la marca japonesa en lo que va de curso.

Estas condiciones no han sido moco de pavo. Para empezar, los rallyes sobre nieve se afrontan de una manera distinta. Los neumáticos con clavos se convierten en los grandes protagonistas en el suelo deslizante, y saber gestionar los golpes de acelerador para no pasarse con la potencia es una tarea ardua que requiere de un pilotaje extremadamente suave y preciso. Pero al no haber nieve, los clavos eran más un incordio que una ayuda. Algunos se preguntarán por qué no se tomó la decisión de competir con gomas aptas para las condiciones que hubo. La explicación es más sencilla que la resolución del problema.

Este año no se pudo disfrutar de las imágenes típicas del Rally de Suecia, con los tramos envueltos en nieve. © Red Bull Content Pool

En eventos de gran envergadura, como los rallyes mundialistas, la logística y el tiempo son factores clave en los que se debe trabajar de manera férrea. Con poco tiempo de maniobra y todo el material viajando hacia Suecia, se hace prácticamente imposible llevar neumáticos de tierra, en vez de los de nieve. Estos ya están camino del parque de asistencia, así que para cuando se ve que será inevitable competir en condiciones distintas, ya no se puede cambiar de planes. Así que los pilotos se vieron obligados a competir con unas ruedas que perdían sus clavos a los pocos kilómetros, debido a los derrapajes sobre la grava y la tierra, que los arrancaban. Esto plantea un grave problema de seguridad.

Sin la adherencia óptima y conduciendo a velocidades de escándalo por las estrechas pistas nórdicas, casi es más fácil salirse a la cuneta que mantenerse sobre lo marrón. Las gomas de nieve con clavos no están pensadas para traccionar sobre piedras sueltas y barro. Además, están fabricadas para trabajar en unos rangos de temperatura inferiores a los que se tuvieron que enfrentar este fin de semana, de manera que experimentaron problemas de sobrecalentamiento, con lo que ello conlleva. Mayor desgaste y menor durabilidad, agravando el problema de seguridad.

Pero claro, en el caso de Evans, quizás fue clave competir en estas circunstancias. El galés conoce de primera mano las pistas de barro, gravilla húmeda y piedras sueltas. Son la seña característica de su rally de casa, el Rally de Gales. Pensándolo bien, no fue tan extraño que se alzara como el gran triunfador en tierras de Escandinavia. Aunque atribuir su victoria únicamente a esto, no sería justo. Elfyn Evans ha comenzado el año de una manera sensacional. Ya lo demostró en el Montecarlo, primera cita de la temporada. Allí no pudo contener los ataques de sus perseguidores y terminó cediendo ante Thierry Neuville, ganador final, y Sébastien Ogier. Pero en Suecia, sí.

Sólo algunas pistas estuvieron cubiertas de una fina capa de nieve. © Red Bull Content Pool

Lo único es que su victoria se vio un tanto ensombrecida por un joven que está llamado a ser una de las grandes estrellas del WRC en los próximos años. Kalle Rovanperä, a sus 19 años, logró su primer podio en el mundial y marcó su primer scratch, llevándose la Power Stage. Y lo hizo aguantando los ataques por la tercera plaza del hexacampeón del mundo, Sébastien Ogier. Una gran sorpresa, que no lo es tanto si observamos su precoz carrera hasta la fecha, pero que asombra por su juventud.

Por su parte, los tres pilotos favoritos, el propio Ogier, Thierry Neuville y el vigente campeón del mundo, Ott Tänak, tuvieron resultados dispares. El estonio pudo alcanzar el segundo lugar del podio, recuperando parte de terreno en la lucha por el campeonato, tras su abandono por accidente en el Montecarlo. Ogier remató la faena cosechando el cuarto mejor tiempo, mientras que Neuville tuvo que conformarse con la sexta posición, cediendo el liderato del campeonato ante Elfyn Evans. Ambos empatan a puntos, pero los resultados dan la primera posición en la tabla al galés.

Toyota, de la mano de Elfyn Evans y Kalle Rovanperä, fue la marca que más partido sacó a un Rally de Suecia distinto. © Red Bull Content Pool

No hubo casi nada de nieve, pero el espectáculo volvió de nuevo a las pistas de la provincia de Värmland. Porque sin nieve también hay paraíso. Quizás un paraíso un tanto descafeinado, con menos tramos a disputar y sin esa belleza que transmite el manto blanco, pero con unas condiciones diferentes que han dado como resultado un rally diferente. Ni mejor ni peor, símplemente, distinto. Esto no quita para que el año que viene tenga que volver el típico rally sobre nieve. El regreso de ese paraíso gélido e invernal que esta temporada hemos echado de menos.

Ott Tänak, el nuevo genio de los rallyes

Ott Tänak, el nuevo genio de los rallyes

En 1987, Kärla, un pueblo de la isla estonia de Saaremaa, vio el nacimiento del piloto que pondría fin al dominio francés en el Campeonato del Mundo de Rally. Su nombre: Ott Tänak. 32 años después, ha logrado cortar de un plumazo las rachas ganadoras de campeonatos que inició Sébastien Loeb y continuó Sébastien Ogier. Y así, conseguir el primer título mundial en automovilismo para Estonia, cuna de grandes pilotos, tanto de rally como de circuitos.

El país, a orillas del Báltico, se está convirtiendo en los últimos años en una fábrica de talentos al volante que tienen a Tänak como su mayor exponente. La tradición automovilística, compartida como otras muchas cosas con la vecina Finlandia, hermana cultural de Estonia, ha estado siempre presente, pero la llegada de pilotos con muy buenas manos a las principales categorías está dando un nuevo impulso al automovilismo estonio a nivel internacional.

La figura del expiloto Markko Märtin estuvo presente en los primeros años de la vida deportiva en rallyes de Ott Tänak. Tras proclamarse Campeón de Estonia de Rally en 2008 y 2009, puso rumbo a las categorías teloneras del WRC, dentro de la estructura de Märtin. Su paso por el Pirelli Star Driver en 2010, un programa de la FIA para apoyar a jóvenes pilotos de rally, supuso su participación en varias pruebas del PWRC con un Mitsubishi Lancer Evolution X.

Ott Tänak pilotando el Mitsubishi Lancer Evolution X en 2010

Al año siguiente, la estructura de Markko Märtin le permitió participar en el SWRC, la categoría mundialista reservada para vehículos de la clase S2000. Logró tres victorias, en Cerdeña, Alemania y Alsacia, lo que le aupó hasta el subcampeonato de la categoría. Su buen hacer le abrió las puertas de M-Sport para la última cita del año, en Gran Bretaña. Las pistas de Gales vieron los primeros pasos de Ott Tänak en el WRC, al volante de un Ford Fiesta RS WRC, con neumáticos DMACK. La marca italiana buscaba entrar en el mundial, y el piloto estonio fue su puntal dentro de la estructura de Malcolm Wilson.

2012 fue su primer año completo en el mundial. M-Sport puso todos los medios disponibles para que consiguiera los mejores resultados. Tänak era un diamante en bruto y Wilson sabía como lo tenía que pulir. Logró su primera victoria de etapa en la SS14 del Rally de Suecia y su primer resultado grande fue el podio logrado en el Rally de Cerdeña. Pero la temporada fue un contínuo sube y baja. Terminó el año octavo con 52 puntos, y al año siguiente salió de M-Sport para regresar a Estonia.

La primera experiencia de Ott Tänak en el WRC fue en el Rally de Gales de la mano de M-Sport

Realizó un programa basado en el certamen nacional de rally, poniendo en marcha su propio equipo. Recordó la esencia de la competición y su experiencia en el WRC le sirvió para aprender y retomar con fuerza su camino hacia la cúspide del automovilismo. Fichó como piloto de DMACK y volvió a formar parte de M-Sport para 2014 en WRC2, la segunda división del mundial. Sus capacidades al volante del Ford Fiesta R5 le llevaron a firmar una buena temporada. En los dos años siguientes continuó con su apredizaje, luchando contra los mejores pilotos de rally del mundo. Fue entonces cuando Martin Järveoja se convirtió en su inseparable copiloto.

En 2017, con Sébastien Ogier de compañero de equipo en M-Sport, realizó su mejor campaña hasta la fecha, terminando tercero en la clasificación final del campeonato. Sumó dos victorias en Cerdeña y Alemania, y cinco podios más. Además de Thierry Neuville, fue el único piloto en poder plantar cara a Ogier, y pronto, una leyenda de los rally se fijó en él. Una leyenda que gestionaba los designios de un gran fabricante que acababa de hacer su regreso a la especialidad. Una leyenda que le daría la oportunidad de cambiar su destino y el del certamen.

Ott Tänak pilotando el Ford Fiesta WRC de M-Sport durante el Rally de Portugal de 2017

Tommi Mäkinen supo ver el potencial del Ott Tänak, como antes lo había visto Malcolm Wilson, y le ofreció la posibilidad de liderar el proyecto de Toyota en el Campeonato del Mundo de Rally. Junto a Jari-Matti Latvala y Esapekka Lappi, condujo el destino de la marca japonesa hasta conquistar el título en el campeonato de fabricantes. Sus tres victorias consecutivas en los rallyes de Finlandia, Alemania y Turquía le hicieron soñar con la posibilidad de coronarse, pero finalmente, Sébastien Ogier volvió a someter a sus rivales, un año más.

Tras tener que conformarse con el tercer escalón en la clasificación final, 2019 se presentó como el año en el que podía tener todas las cartas a favor para llevarse la partida. Su victoria en el Rally de Suecia sentó las bases. Tänak volaba por los tramos con su Toyota Yaris WRC, y aunque tanto Ogier como Neuville le plantaban cara allá donde el coche nipón no era tan fuerte, el estonio lideró la cruzada de Mäkinen y Toyota para coronarse Campeón del Mundo de Rally. Tras seis victorias, el Rally Catalunya sentenció una temporada que encumbró a Ott Tänak al olimpo del automovilismo.

Ott Tänak y Martin Järveoja camino de la victoria en el Rally de Gales de 2019, su última victoria hasta la fecha. © Red Bull Content Pool

Ott Tänak, un piloto que ha sido capaz de poner fin a un ciclo de quince años sin que un piloto que no fuera Sébastien Loeb o Sébastien Ogier ganara el título mundial de la especialidad. Un piloto que ha devuelto a Toyota a lo más alto. Un piloto que es la punta de lanza de la expansión internacional de los pilotos estonios. El año que viene cambiará de aires y recalará en Hyundai, una estructura que le dará la oportunidad de reverdecer laureles.

Foto de portada: © Red Bull Content Pool

El RallyRACC dicta sentencia

El RallyRACC dicta sentencia

Última jornada de competición en la 55ª edición del RallyRACC Rally Catalunya – Costa Daurada, Rally de España. Los coches del Campeonato del Mundo de Rally de la FIA afrontaban los últimos kilómetros de la cita española, que coronaría como campeón de la categoría al joven estonio Ott Tänak, junto a su copiloto Martin Järveoja.

Sólo cuatro tramos y 74,14 Km cronometrados separaban a los participantes de la clasificación final, con Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul dominando la prueba, Dani Sordo y Carlos Del Barrio en segunda posición, y el candidato al título Ött Tänak empujando desde el tercer cajón. Los Hyundai parecían bloquear las dos primeras posiciones, pero el piloto de Toyota tenía mucho que decir todavía.

En los dos primeros tramos del día, ambos coches de la marca surcoreana seguían dominando con mano de hierro. Neuville se hacía con el mejor tiempo en el primero y Sordo hacía lo propio en el segundo. Parecía que ambos sabían cómo mantener a raya al primero de los Toyota, asegurando así puntos para el campeonato de constructores.

Pese a la gran actuación de los Hyundai, Ott Tänak aseguró su primer título mundial. © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Por la tarde, sin embargo, Ott Tänak se hacía con el campeonato tras una actuación muy sólida en ambos tramos. El último, la segunda pasada a La Mussara, era el escogido como Power Stage, lo que otorgaba puntos a los pilotos más rápidos y hacía que el estonio se alzara con la corona a falta de una prueba por disputar. Dani Sordo perdía una posición ante el piloto de Toyota y caía al tercer cajón del podio por tan solo 0,4 segundos, lo que confirmaba el gran ritmo del piloto cántabro durante todo el fin de semana.

Con el título de pilotos ya decidido, la pelea por el de constructores se trasladará a Australia, la última cita de este año. Hyundai lidera los registros provisionalmente con tan solo 18 puntos de diferencia sobre su principal perseguidor, Toyota, lo que deja esta lucha todavía muy abierta.

En WRC2 Pro, Mads Ostberg y Torstein Eriksen (Citroën C3 R5) se mostraban intratables durante todo el fin de semana y aseguraban así su tercer rally de la temporada. En WRC2, la victoria era para Eric Camilli y Benjamin Veillas a bordo de su Citroën. Ambos campeonatos deberán esperar a Australia para decidir su vencedor.

En cuanto a los pilotos españoles de la categoría, José Antonio «Cohete» Suárez y su copiloto Alberto Iglesias, cerraban una sólida actuación al acabar en séptima posición. Nil Solans acababa noveno al ganar 8 de los 11 tramos sobre asfalto y su hermano Jan cerraba el Top 10 en su primera toma de contacto con uno de los radicales R5. Nada mal para los hermanos de Matadepera.

El RallyRACC se tomará un descanso en 2020 para volver en 2021. © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Tras un fin de semana de espectáculo y emoción, el RallyRACC descansará el próximo año, en el marco de las rotaciones de pruebas propuestas por la FIA. Volverá en 2021, edición en la que parece que perderá su carácter mixto para centrarse en los tramos de asfalto. Una pena si tenemos en cuenta que era el único con estas características en el calendario. Pero volverá, y lo hará con todo el misticismo que desprende la prueba, una de las más especiales del campeonato.

Clasificación final 55º RallyRACC Rally Catalunya – Costa Daurada RAlly de España:

1-   Thierry Neuville/Nicolas Gilsoul      (Hyundai i20 Coupe WRC), 3h.07’39″6
2-   Ott Tänak/Martin Järveoja              (Toyota Yaris WRC), +17″2
3-   Dani Sordo/Carlos del Barrio         (Hyundai i20 Coupe WRC), +17″6
4-   Sébastien Loeb/Daniel Elena        (Hyundai i20 Coupe WRC), +53″9
5-   Jari-Matti Latvala/Miikka Anttila     (Toyota Yaris WRC), +1’00″2
6-   Elfyn Evans/Scott Martin               (Ford Fiesta WRC), +1’14″2
7-   Teemu Suninen/Jarmo Lehtinen   (Ford Fiesta WRC), +1’47″6
8-   Sébastien Ogier/Julien Ingrassia  (Citroën C3 WRC), +4’20″5
9-   Mads Ostberg/Torstein Eriksen     (Citroën C3 R5, 1º WRC2 Pro), +8’24″6
10- Eric Camilli/Benjamin Veillas        (Citroën C3 R5, 1º WRC2), +8’47″2

Foto de portada: © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Neuville manda en la segunda jornada del RallyRACC

Neuville manda en la segunda jornada del RallyRACC

La segunda jornada del 55º RallyRACC Rally Catalunya – Costa Daurada Rally de España, llegaba para dar paso a los tramos de asfalto. Los equipos tuvieron que cambiar toda la especificación del coche el viernes por la noche, así que solo quedaba ver quién lo había hecho con mayor solvencia.

Durante los tres tramos de la mañana, el Hyundai i20 Coupe WRC de Thierry Neuville Y Nicolas Gilsoul parecía volar por las carreteras de Savallà, Querol y El Montmell. La pareja belga conseguía escaparse de sus competidores con un ritmo infernal que les volvía a colocar al frente de la prueba, y solo en el último tramo de la mañana la dupla de Toyota, Tänak/Järveoja, marcaba un mejor tiempo que ellos.

De esta forma, el estonio conseguía el primer mejor registro de todo el rally, lo que ya le colocaba en la lucha por el podio de forma sólida, además de apretar un poco más las tuercas a su principal rival en lo que al campeonato se refiere. La marca japonesa sufría una baja en su guerra por el título de marcas al perder el coche de Kris Meeke y Sebastian Marshal. Meeke chocaba contra el guarda-raíl en una curva a izquierdas, arrancando su rueda trasera y obligándole a abandonar. Igualmente, Takamoto Katsuta y Daniel Barritt también sufrían problemas mecánicos en su Toyota Yaris WRC, que podrían solucionar en la asistencia para así poder continuar disputando los tramos restantes.

Tras la segunda jornada, Neuville y Gilsoul marchan líderes del rally. © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

Dani Sordo seguía aprovechando el buen rendimiento de los Hyundai para marcar buenos tiempos y mantenerse en el podio, aguantando la segunda posición justo por detrás de su compañero de equipo. El ritmo del cántabro seguiría siendo bueno también por la tarde, manteniendo así a ralla al Toyota de Tänak, que en la sesión vespertina empezaba a amenazar a los dos Hyundai de cabeza al ganar los tres tramos vespertinos, arrebatándoles la tercera posición a Sébastien Loeb y Daniel Elena tras el tramo espectáculo en Salou.

Mads Ostberg y Torstein Eriksen seguían liderando, al final del día, la categoría de WRC2 Pro y Kalle Rovanperä rompía el coche tras un golpe en el tramo del paseo marítimo de Salou. En WRC2 el liderato cambiaba de manos y era el Citroën C3 R5 de Eric Camilli y Benjamin Veillas el que pasaba a mandar en la categoría soporte.

La sorpresa del día la daba Nil Solans, que tras sufrir con los pinchazos el viernes, conseguía ganar 5 de los 7 tramos de la jornada. Una actuación excelente para el mayor de los Solans. Su hermanos Jan, sorprendía también a los presentes con tiempos sólidos, en sus primeros kilómetros sobre asfalto en un R5. Cohete Suárez, por su parte seguía mostrándose fuerte, manteniendo un buen ritmo en una categoría con todo por decidir aún.

Ött Tänak debe mantener la presión para poder hacerse con su primer título mundial. © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

El Domingo, Dani Sordo y Carlos del Barrio intentarán mantener a raya a Ött Tänak, que se coloca a tan solo 3’7 segundos tras ellos, para proteger las opciones de Neuville, su compañero de equipo, de cara a Australia y al título. Por su parte, el piloto de Toyota, que ha ido de menos a más durante la cita, buscará escalar en la tabla para intentar asegurar su corona. Todavía mucho por decidir en los últimos kilómetros del RallyRACC.

Clasificación tras SS13:

1-   Thierry Neuville/Nicolas Gilsoul    (Hyundai i20 Coupe WRC), 2h.25’15”8
2-   Dani Sordo/Carlos del Barrio        (Hyundai i20 Coupe WRC), +21”5
3-   Ott Tänak/Martin Järveoja            (Toyota Yaris WRC), +24”6
4-   Sébastien Loeb/Daniel Elena       (Hyundai i20 Coupe WRC), +25”2
5-   Jari-Matti Latvala/Miikka Anttila    (Toyota Yaris WRC), +46”8
6-   Elfyn Evans/Scott Martin              (Ford Fiesta WRC), +1’09”2
7-   Teemu Suninen/Jarmo Lehtinen  (Ford Fiesta WRC), +1’24”5
8-   Sébastien Ogier/Julien Ingrassia (Citroën C3 WRC9, +4’09”9
9-   Mads Ostberg/Torstein Eriksen   (Citroën C3 R5, WRC2 Pro), +6’35”2
10- Eric Camilli/Benjamin Veillas       (Citroën C3 R5, WRC2), +6’38’’

Foto de portada: © Jaanus Ree/Red Bull Content Pool