El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

La situación global derivada de la pandemia de COVID 19 ha planteado cambios en los programas deportivos de la gran mayoría de campeonatos. Y en el peor de los casos, algunos han decidido abandonar el 2020 para centrarse en el año que viene. Es el caso del Campeonato de España de Turismos, que ha anunciado su cancelación esta temporada para fijar sus objetivos en regresar en 2021.

En un principio, la Real Federación Española de Automovilismo, organizadora y promotora del CET, realizó una serie de cambios en el calendario, retrasando su inicio hasta pasadas las vacaciones de verano para poder dar tiempo a equipos, pilotos y circuitos de organizarse ante un panorama de concentración de carreras en muy pocos meses. Las fechas que se valoraron fueron menos de las inicialmente planeadas, pero siguieron siendo suficientes para salvar la papeleta y poder disputar un certamen que regresó a la vida el año pasado.

Sin embargo, las complicaciones por la crisis sanitaria, con equipos que ya decidieron dar por concluido 2020 para focalizarse en 2021 y sin la posibilidad de celebrar las pruebas con público en las gradas, han terminado por empujar a la organización hacia la cancelación de la temporada y centrarse en un 2021 que tampoco tiene todos los números para disputarse con normalidad. Pero sí parece que, al menos, será un año en el que las carreras podrán regresar con una mentalidad mucho más positiva.

Borja García, Campeón de España de Turismos 2019, deberá esperar al año que viene para defender la corona.

El cierre definitivo del CET ha provocado quebraderos de cabeza en algunos de sus participantes. No en vano, algunos equipos, como el Team Gibralfaro, ya han puesto a la venta los coches con los que compitieron en 2019 y pretendían repetir sobre los circuitos españoles en esta extraña temporada. Con ello, buscarán programas alternativos que puedan sustituir sus actividades deportivas y no pasar doce meses en el dique seco.

Algunos preparadores ya tomaron la decisión, aunque de puntillas y sin una convicción definitiva, de centrar sus esfuerzos, al menos hasta el comienzo del Campeonato de España de Turismos, en otros certámenes de similar atractivo, como el Campeonato de España de Resistencia y GT, en el que también compiten vehículos de estas características en alguna de sus diferentes divisiones. Otros, han decidido descartar su regreso a las pistas de carreras y está por ver que puedan volver el año que viene.

Los coches del CET trazan el sacacorchos de Motorland Aragón.

Ciertamente, las arcas monetarias de algunos competidores han sufrido los estragos de la crisis económica derivada de la difícil situación a nivel mundial. Muchos patrocinadores han retirado sus apoyos en una claro afán de evitar posibles consecuencias en sus cuentas ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir a corto y medio plazo. Toda esta amalgama de dificultades ha provocado que la RFEdA se decantara por la única opción viable.

Y esto genera enormes dudas hacia un certamen que desde el principio ha estado en boca de numerosos detractores por la política técnica seguida desde la organización. A diferencia de la mayoría de campeonatos de turismos nacionales de nuestro entorno, en el que se siguen las normativas emanadas de la FIA, y concretamente las regulaciones TCR, el CET tiene su propia reglamentación técnica, que aunque pueda ayudar a la construcción de coches más baratos, tanto en su preparación como en su mantenimiento, provoca un lastre a la hora de compartir piezas entre otras estructuras más allá de nuestra fronteras, e incluso dentro de ellas.

Salida de una de las carreras del CET en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Por ello, algunos equipos, que presumiblemente podían ver bien el renacer del Campeonato de España de Turismos de cara a sus intereses, declinaron participar en él para continuar sus actividades deportivas en otros certámenes, con un mayor número de participantes en cada una de sus citas. De esta manera, el futuro del CET tiene un color indeterminado, pero seguro que desde la organización trabajan al máximo para devolver al principal campeonato nacional de turismos a su máximo esplendor.

El último Corvette desgarrador

El último Corvette desgarrador

Con el estreno de los Chevrolet Corvette C8.R desaparece, poco a poco, el sonido bronco y desgarrador tan característico de los coches de competición de la marca norteamericana. El nuevo modelo sustituye al C7.R, el buque insignia del fabricante de Detroit desde 2014 en las carreras de GT y resistencia. Los tiempos cambian y las ideas de los ingenieros para construir vehículos más rápidos y eficientes hacen que el progreso se abra camino, desechando lo que antes era normativo.

Pero para los nostálgicos todavía quedará un remanso de ruido de tos seca. La voz emanada de un pecho tras muchos años fumando tabaco. El Corvette C7.R seguirá atronando los circuitos en algunos campeonatos regionales. Allí seguirá mostrando la verdad de su potencial. Y al menos, tanto en las series de la NASCAR como del NHRA, los Camaro continuarán atronanando al público con sus graves notas musicales. Sin embargo, tanto en el Campeonato del Mundo de Resistencia, como en el Campeonato de Sportscar del IMSA estadounidense, la voz del nuevo Corvette pasa a ser la de un atlético y sano deportista de élite. Se acabó el fumar.

La cultura automovilística en Estados Unidos ha marcado durante años la construcción de los coches de carreras que han participado en múltiples y diversos campeonatos. A la afición local le gusta el ruido. Y cuanto más bronco, mejor. Se podría decir que la receta para construir un automóvil al gusto del aficionado a las carreras norteamericanas se basa en dos premisas: Grande y ruidoso. Y que corra, por supuesto, pero que tenga un motor los más voluminoso y sonoro posible. Durante años, esta suerte de creencia ha sido así. Pero de un tiempo a esta parte, los gustos están cambiando y las nuevas generaciones aprecian otro tipo de cosas.

Un Chevrolet Corvette C7.R compitiendo en las 24 horas de Le Mans

La eficiencia aerodinámica, entendida como un hermoso truco para conseguir que un coche consuma menos combustible, se atisba como un reclamo para los aficionados más jóvenes. Concienciados con el cambio climático, buscan que su tan querida pasión por las carreras no choque de bruces con sus planteamientos en pos del futuro del planeta. O al menos, que choque lo menos posible. Así pues, las marcas estadounidenses han visto el saliente donde meter la cuña de algunos planteamientos un tanto distintos a los habituales.

Motores más pequeños y silenciosos, posiciones diferentes de montaje de los trenes de potencia o posición de los escapes lo más eficiente posible. Todo esto puede sonar extraño, pero es hacia lo que va la industria del automóvil, y como consecuencia, la industria de las carreras. Y en Estados Unidos, a pesar de todo, también. Prueba de ello es el nuevo C8.R, equipando el motor en posición central, lo que afecta de manera notoria al sonido que sale por sus escapes. Esa nueva melodía es más aguda, más suave y menos personal. Es un Corvette, sí; pero no tanto. Acostumbrados a su característica música, este coche se asemeja menos a lo que asociamos con su apellido.

Dos ejemplares del Chevrolet Corvette C7.R de la estructura oficial Corvette Racing

Así pues, con todo esto, ¿qué nos queda? Únicamente, el dar una majestuosa despedida al último Corvette desgarrador. El C7.R será recordado por ello, por ser el que puso punto y final a una saga de coches de competición reconocibles en la distancia por su sonido característico. El último en ponerte la carne de gallina antes de verlo. Lo escuchas y sabes que se está acercando. Y antes de que lo tengas delante, un escalofrío te recorre la espina dorsal. Cuando aparece ante tus ojos, sientes que su chasis amarillo es lo más bello que has visto nunca. Se aleja y notas la pérdida, anhelando volver a sentir lo mismo en la próxima vuelta.

El Chevrolet Corvette C7.R es un verdadero monstruo de carreras. Sustituyó al casi eterno C6.R, emblema de la marca de la cruz dorada durante casi diez años, logrando desde 2014 resultados destacados, tanto en Estados Unidos como en Europa. De la mano de pilotos como Tommy Milner, Oliver Gavin, Antonio García, Jan Magnussen, Marcel Fässler o Mike Rockenfeller, además de otros que han ido subiendo y bajando del asiento, ha conseguido triunfar en el Campeonato de Sportscar del IMSA, incluyendo victorias en circuitos como Sebring, Daytona o Long Beach; además de la victoria en la categoría GTE Pro en las 24 Horas de Le Mans de 2015 y un par de podios más en 2014 y 2017.

Un Chevrolet Corvette C7.R se aleja levantando agua de lluvia tras atronar al público con su sonido desgarrador

Su historial es para enmarcar. Los resultados han estado ahí y deja el listón alto para su sucesor, el C8.R. Pero lo que de verdad es de exposición es su motor. Esa bestialidad de propulsor capaz de hacerte temblar en la distancia. Un orfeón entonando notas cabreadas al compás de las revoluciones de un V8 atmosférico de 5,5 litros montado en la parte delantera del coche. Un sinfín de acordes que desde esa posición se despiden para siempre. Ha sido un placer. ¡Qué hermoso placer!

Borja García y Teo Martín protagonizan el regreso del CET

Borja García y Teo Martín protagonizan el regreso del CET

Cuando el Campeonato de España de Turismos echó el cierre a finales del siglo pasado por la subida de costes pero con una popularidad enorme, era difícil imaginar que hubieran de pasar tantos años para verlo de nuevo. Como otros campeonatos de aquella época, el CET murió de éxito. Pero ya entonces, hubo un equipo participante que protagonizó algunas de las temporadas doradas del certamen. Teo Martín ha vuelto de nuevo con el retorno del principal campeonato de turismos de nuestro país.

Para ello, ha contado con una estructura renovada y un plantel de pilotos que ha dado que hablar. Borja García, que se ha proclamado Campeón de España de Turismos, y Tony Albacete, el más joven de la parrilla. Ambos han pilotado los Honda Civic Type R que han encumbrado al equipo madrileño al olimpo del campeonato en su primer año. Un año difícil, no exento de dudas debido a la baja participación. Pero los comienzos nunca son fáciles y con la vista puesta en el futuro, ya preparan la próxima temporada con ilusiones renovadas.

A pesar de que fueron varios los fabricantes que decidieron dar un paso adelante cuando la Federación anunció el renacer del CET, únicamente Honda y Hyundai hicieron efectiva su entrada desde el primer momento. El año comenzó con dos carreras en el Circuito de Navarra. El trazado de Los Arcos vio el dominio aplastante de Fernando Navarrete, que pilotó su Hyundai i30 Fastback del equipo Hafesa Hormitech hacia la victoria en las dos pruebas, a pesar de los lastres por resultados que le fueron aplicados tras la primera manga.

Arrancada de una de las carreras del CET en Motorland Aragón. Foto: @CET_RFEdA

En la siguiente ronda en Motorland Aragón, un cambio de paradigma se vislumbró en el horizonte. Javier Sánchez Macías lograba imponerse en la primera carrera, aupando al equipo Gibralfaro a lo más alto. Pero Teo Martín Motorsport consiguió volver a la senda del éxito en la segunda, con Borja García dando la primera victoria al histórico equipo y a Honda. Se demostró la utilidad del sistema de lastres para equilibrar las prestaciones de los coches en cada prueba, de manera que todos tuvieran opciones de conseguir resultados destacados.

La teórica igualdad de la que se disfrutaba, continuó dando grandes dosis de emoción durante el resto del campeonato, a pesar de que Borja García encadenó dos triunfos más en el circuito de Cheste. Chema Reyes se incorporó al CET a partir de la cita en Jerez, sustituyendo a Mari Santonja cuando la estructura SMC Junior Motorsport se hizo con el control técnico del equipo TerraTraining, y lo hizo de una manera espectacular, ganando en su primera carrera. Fernando Navarrete se llevó el triunfo en la segunda manga.

Chema Reyes, con el Honda Civic Type R del equipo TerraTraining, gestionado por SMC Junior Motorsport. © Jordi Gimeno Bureu

El circuito del Jarama volvió a engalanarse de nuevo para recibir al Campeonato de España de Turismos más de veinte años después. Los rumores sobre la entrada de dos nuevos fabricantes persiguieron al certamen durante todo el año, pero finalmente únicamente fue Peugeot, con el 308 GTi de Mavisa y con Adrià Serratosa al volante, el que hizo su debut en el trazado de San Sebastián de los Reyes. Su objetivo fue ir poniendo a punto una máquina con la que pelear con el resto en 2020, ganando experiencia en pista.

Borja García sacó sus galones en la primera manga y regaló a Teo Martín la victoria en casa. Por su parte, Javier Sánchez Macías volvió a triunfar con el Hyundai de Gibralfaro en la segunda carrera. García sentenció el campeonato en casa de su equipo, haciendo valer su renta de puntos sobre sus rivales, dando a Teo Martín Motorsport el primer título en el nacional de turismos desde 1992, cuando Juan Ignacio Villacieros se proclamó Campeón de España de Turismos al volante del BMW M3 de la estructura madrileña.

Adrià Serratosa domando el Peugeot 308 GTi. Foto: @CET_RFEdA

El último Racing Weekend del año se celebró en el Circuit de Barcelona – Catalunya. También fue la última cita del CET en este 2019 y la pista de Montmeló vio rugir de nuevo a las bestias del certamen antes de acabar el año. Los Honda Civic Type R se mostraron intratables. Nada pudieron hacer los Hyundai i30 Fastback para contrarrestar el rendimiento de los coches japoneses. Tampoco el Peugeot 308 GTi. Chema Reyes se llevó la victoria en la primera manga, mientras que Álvaro Bajo se encontró finalmente con el triunfo en la segunda, dando a Monlau Competición el primer gran resultado del año en el campeonato.

Han sido cinco ganadores distintos en doce carreras, repartiendo las victorias entre Honda y Hyundai, con siete para la marca nipona y cinco para la surcoreana. Y cinco equipos diferentes los que han conocido las mieles del éxito. El trabajo se centra desde ya en el año que viene. 2020 promete mucho para un campeonato en el que la Real Federación Española de Automovilismo está echando el resto para que termine de despegar. Honda, Hyundai y Peugeot ya están, se espera la llegada de Alfa Romeo y hay un Renault que se está preparando para la normativa del CET. 2019 es historia, pero una gran temporada del CET se está cociendo entre bambalinas.

La parrilla 2019 del CET se despide del campeonato. En 2020, más… Foto: @CET_RFEdA

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Tertulia nipona con Koji Obara y Àlex Garcia (Parte II)

Tertulia nipona con Koji Obara y Àlex Garcia (Parte II)

En la primera parte de esta conversación hablamos sobre las diferentes concepciones que se tienen del automovilismo en Europa y en Japón, de la mano de dos protagonistas que conocen con bastante acierto el asunto: Koji Obara y Àlex Garcia. La tertulia continúa hablando del presente y el futuro del automovilismo japonés, pero haciendo un alto para que el señor Obara nos explique en qué consiste Natural Tunning.

Pablo López (El Acelerador): “Señor Obara, usted está involucrado en la promoción de un producto desarrollado en su país que pretende bajar las emisiones de efecto invernadero de los coches de calle. Cuéntenos algo sobre ello.”

Koji Obara: “Nuestra intención con Natural Tunning es, en primer lugar que la gente entienda que el tunning no es solamente convertir un coche de calle en un coche de carreras. Hay muchos tipos de tunning. En nuestro caso, utilizamos un producto para mejorar la eficiencia de un motor. Buscamos sacar el máximo potencial del motor, tanto a nivel de rendimiento y aguante, como a nivel de mejorar las emisiones. A veces, por no funcionar de la manera más eficiente, el residuo del motor sale junto a los gases de escape, en vez de salir de una manera más sostenible con el medio ambiente. Básicamente, nuestro producto, Natural Tunning, lo que hace es que la mezcla haga una combustión más sencilla al funcionar a temperatura más baja. Usamos una pintura que aísla térmicamente el motor y un catalizador para que las reacciones químicas que se producen en la combustión sean más eficientes, reaccionando antes y a una temperatura menor. De esta manera, el motor trabaja menos forzado y se llega a notar en el momento de la conducción. El punto interesante es que se pueden reducir entre un 45% y un 50% las emisiones de CO2

Salida de la última carrera del Super GT en 2018, en el trazado de Motegi.

P. López: “¿Cómo veis el futuro del automovilismo japonés a medio plazo y su proyección a nivel internacional?”

K. Obara: “Tengo la impresión de que se está abriendo más al automovilismo internacional, tanto de pilotos que vienen a correr, como de pilotos japoneses que se van fuera. Entonces, se está produciendo una mezcla de culturas que ayuda a los pilotos de Japón a crecer en todos los niveles, gracias a esa influencia externa. Y lo mismo para los pilotos europeos, que aprenden por influencia japonesa. También creo que es un buen momento para que el automovilismo en general tenga mayor presencia japonesa. Y además, que se vea que las categorías japonesas pueden ser un destino y no sólo un paso.”

Àlex Garcia: “Por mi parte, voy un poco en la misma línea. Sobretodo que no haya miedo por parte de nadie a explorar ese camino. Es cierto que el idioma es una barrera y hay pilotos que no entienden el automovilismo japonés, pero hay muchos que se llevan una grata sorpresa cuando llegan allí. Es un lugar con muchas ganas de vivir carreras, con una gran afición, incluso en categorías inferiores o con menos proyección mediática. Esto es más difícil de ver en Europa, mientras que allí es algo normal.”

André Lotterer, tres veces ganador de las 24 Horas de Le Mans y Campeón del Mundo de Resistencia, apostó hace años por competir en Japón. En la imagen, durante la prueba de la Super Formula en Fuji, en 2017

P. López: “Se habla de la llegada de algún piloto japonés a la Fórmula 1 por medio del programa de pilotos de Honda. Ya los hubo en el pasado, en el Campeonato del Mundo de Resistencia los hay y en el de rallyes parece que poco a poco se van abriendo hueco. ¿Es quizás el RallyCross la única disciplina que falta por descubrir?”

K. Obara: “Es curioso porque es una disciplina que, a pesar de contar con un Campeonato del Mundo, en Japón no es muy conocida. Personalmente me gusta, y me gustaría probar algún coche de rallycross. Quizás, el problema es que en Japón existe la tendencia a querer emular a los pilotos de las máximas categorías, y si el rallycross fuera más popular a nivel mundial, tal vez habría pilotos que les interesara llegar a competir en él. Por otra parte, es verdad que si los promotores, organizadores y equipos no se meten en un entorno en el que quieran hacer esto, no va a haber nunca una atracción. Habría circuitos en Japón que estarían dispuestos a organizar algo, pero tiene que haber interés por parte de la organización.”

P. López: “El año que viene, la Fórmula 3 japonesa cambiará de nombre y estrenará los nuevos chasis Dallara 320, algo que hará a su vez la Eurofórmula Open, campeonato con base en España. ¿Cómo valoráis este cambio, tanto para la SuperFormula Lights como para la Eurofórmula Open? ¿Es quizás el intento de sobrevivir ante el aplomo de la FIA y su escalera hacia la F1?”

K. Obara: “Hoy en día, en el automovilismo mundial hay muchas categorías parecidas, sin embargo, no tienen un trabajo común. De ahí que la elección entre unas y otras se base en ver cuáles son mejores, con más competitividad. Quizás, un punto clave sería aunar fuerzas para buscar que todos los certámenes salieran ganando, tuvieran una situación mejor y más cómoda, siendo más atractivos para los pilotos. Pero todo esto tiene que ver con los promotores, han de ser ellos los que den ese primer paso. Aunque no siempre sea posible.”

À. Garcia: “Para mí, una misma Fórmula 3 a lo largo del mundo nos podría dar como resultado algo como lo que es el Gran Premio de Macao. Supongamos una FIA Fórmula 3 en Japón, o en América. Esto permitiría que los pilotos llegaran mucho más preparados a Europa. Desde luego, el movimiento que han hecho en Japón tiene mucho sentido, habrá que ver como se da en el caso de Europa, al haber más categorías.”

El Honda NSX no volverá a la pista con la misma configuración. En la imagen, el GT nipón en una de las últimas carreras del Super GT

P. López: “Hablemos del Super GT. ¿Cómo valoráis el presente año?”

K. Obara: “Ha sido un año con mucha presencia de lluvia, muy difícil para ciertos equipos, incluso algunos que lo han pasado muy mal. Entre ellos se han ayudado para poder sobrevivir, lo que demuestra la cultura que hay allí al respecto. Se ha notado el cambio de cara a la presencia del DTM y el futuro conjunto de ambas categorías. Hay mucha ilusión por esa carrera conjunta en Fuji. Por otra parte, los aficionados están viendo un cambio generacional. Va a haber un cambio importante en los coches en 2020 con la entrada de la versión previa del Class One. Entonces, los aficionados lo han visto como una última oportunidad de ver esos coches.”

À. Garcia: “A nivel general, coincido con el señor Obara. Ha sido el último año para ver al Honda NSX con motor central, o al Lexus, pues Toyota volverá el año que viene. La implementación del Class One para equiparar el campeonato con el DTM se está haciendo poco a poco, pero se están notando los cambios. En cuanto a lo deportivo, es difícil de valorar. Ha estado todo muy abierto. Y luego, es bonito ver a pilotos de fuera como Heikki Kovalainen, Jenson Button o Nick Cassidy tener buenos resultados.”

P. López: “Uno de los pilotos que compite allí es Álex Palou, nuestro representante en esas tierras tan lejanas. En la Super Formula lo ha hecho increíblemente bien, luchando por el título hasta la última carrera; aunque sus resultados en el Super GT han sido más discretos. ¿Qué os transmite este piloto?

K. Obara: “Antes de este año no era muy consciente de la presencia de Álex Palou, ni de su nacionalidad, pero tras hablar con Àlex me he ido fijando y me ha gustado lo que he visto. Me alegro de que haya un piloto español compitiendo en Japón con buenos resultados. Para mí es difícil valorar su trabajo y lo que puede hacer en el futuro, pero evidentemente, si este año ha ganado una carrera y el año que viene sigue allí, sin duda que tendrá una buena opción para estar peleando por cosas importantes. Pelear por el título es muy caro porque hay mucha igualdad y son pocas carreras, pero si continúa tendrá opciones. Tal vez tenga más en Super Formula que en Super GT, porque dependes más de la máquina. Este año, el BoP que le ha tocado a su McLaren no está muy allá y eso le ha comprometido.”

À. Garcia: “Para mí lo ha hecho muy bien en el Super GT. Ha tenido varios momentos en los que ha podido demostrar su talento, como en Fuji bajo la lluvia, remontando muchas posiciones donde luego ganó en la Super Formula, lo cual ya dejó entrever que había algo muy bueno. Y en Motegi, donde marcó la Pole Position y el récord de vuelta en GT300, o sea que es el piloto que ha ido más rápido en un coche de estos allí. Ha demostrado ser uno de los pilotos más espectaculares esta temporada, y de hecho, es el único que ha repetido Pole Position en la Super Formula. Ha hecho tres en siete carreras, mostrándose rapidísimo a una vuelta. En carrera, creo que lo que le faltó fue ese rendimiento a principios de año, uno o dos momentos que podría haber sumado unos puntos de más. Y luego todo sumado a esa malísima suerte con el conducto del motor que le falló en Suzuka y que le dejó sin un título que ya tenía prácticamente hecho. Es una pena porque me hubiera encantado verle ganar el campeonato, se lo merecía mucho, pero creo que al final le ha quedado claro a todo el mundo que lo que ha hecho ha sido espectacular y muy especial.”

Àlex Palou, pilotando su Dallara-Honda SF19 del equipo Nakajima Racing durante la cita de la Super Formula en Autopolis. Foto: @AlexPalou

P. López: “Por último, terminamos con un par de cosas algo más personales. ¿Qué coche de competición histórico os gustaría probar? Y, ¿qué coche de calle os gustaría tener?”

K. Obara: “Bueno, el piloto que más he admirado es Ayrton Senna, así que lo que me gustaría es probar el McLaren-Honda MP4-6 de 1991, con el motor V12. Respecto al coche de calle, tal vez me decantaría por el McLaren 720 o el Porsche 911 GT3. Un coche, especialmente el Porsche, que tenga un cierto componente de usarlo en el día a día, pero que lo puedas meter en un circuito y disfrutarlo como es debido.”

À. Garcia: “Es difícil porque cuantas más carreras ves, más coches te gustan. Pero si tuviera que elegir, lo haría más por una cuestión de corazón y quizás elegiría el Ferrari 412 T2 de 1995, el último V12 en Fórmula 1, en la primera temporada que seguí, y que además lo pude ver en directo. En cuanto al coche de calle, si me centro en el día a día tal vez elegiría el Toyota Supra, quizás el actual con algún tipo de preparación más personalizada.”

P. López: “¿Repetiréis experiencia a bordo del Nissan GT-R?”

K. Obara: “¡Por supuesto!”

À. Garcia: “Sería un placer…”

Koji Obara y Àlex Garcia antes de rodar sobre la pista de Sugo a bordo del coche de seguridad. © Àlex Garcia

La agradable conversación llegó a su fin. Hablar de automovilismo con gente tan apasionada siempre es un placer. Gracias a Koji Obara y a Àlex Garcia por acceder a mantener esta tertulia tan emocionante como instructiva. Japón nos queda un poco lejos, así que es de agradecer que haya personas que nos acerquen un poco su automovilismo y su interesante cultura. Se quedaron cosas en el tintero, pero seguro que en otra ocasión podremos continuar donde lo dejamos. Quién sabe si en una sala de prensa o a bordo de un Nissan GT-R en el circuito de Sugo.

Foto de portada: © Sergi Garcia Campamà

De capazos por el paddock: Belén García

De capazos por el paddock: Belén García

Un circuito de carreras siempre es un buen lugar para conversar. Sea de lo que sea. Y no siempre se habla de la competición. Hay muchos temas que tratar. Pero cuando entablas una breve tertulia con un piloto, en este caso con Belén García, que además viene de competir en los Motorsport Games, y este fin de semana disputa las últimas carreras del año de la Fórmula 4 española, es justo y necesario hablar de carreras.

Como decimos, en esta ocasión cogimos un capazo en el paddock del circuito de Montmeló con la piloto catalana. García se encuentra disputándose el trofeo de mejor fémina en el Campeonato de España de Fórmula 4 contra Irina Sidorkova y Nerea Martí, y ha sido seleccionada como piloto de las W Series para 2020. Además, fue la representante nacional en la copa de Fórmula 4 que tuvo lugar en la pista de Vallelunga, cercana a Roma, durante los “Juegos Olímpicos del motor”. En un fin de semana que fue de menos a más, logró terminar en sexta posición en la carrera final, firmando una actuación muy sólida.

Sobre su participación allí, nos comentó que fue una gran experiencia. “Fue una pasada. Un evento increíble, todo a lo grande. La verdad es que estuvo a la altura de las expectativas. Lo que se esperaba era unos Juegos Olímpicos del motor y la verdad es que me gustó muchísimo la experiencia en sí. Y el cómo nos fue todo, fue la guinda del pastel.”

Belén García rodando en Vallelunga durante los Motorsport Games. Foto: @MediageCom

Allí, todos los participantes en Fórmula 4 usaron un monoplaza desarrollado por KCMG que equipaba dos novedades para Belén, un sistema de propulsión híbrido y el Halo. Sobre ello, nos dijo que en comparación con el monoplaza de F4 que lleva pilotando toda la temporada, “había una pequeña diferencia, sobre todo en los bajos del motor. Pero no se nota excesivamente, porque con el Halo se ganaban unos cuantos kilogramos de peso y al final una cosa con la otra se compensaban. En el resultado global no se notaba demasiado.”

Por otra parte, “en lo que más diferencias noté fue en las ruedas. En el Campeonato de España de Fórmula 4 usamos neumáticos Hankook toda la temporada y allí se usaron Pirelli. Me costó adaptarme un poco, pero al final entendí como funcionaban y conseguí hacerlo más o menos bien”, valoró García.

El monoplaza de Fórmula 4 que pilota Belén García descansa en el garaje de Global Racing Service. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto al circuito, nos comentó que nunca había competido en Vallelunga. ”Sólo había hecho simulador. Lo que me ha dado tiempo, porque vine de Portimao, luego fui a Abu Dhabi, y no me dio tiempo a prepararlo en las semanas justo antes. Pero lo poco que pude, lo preparé e intenté hacerlo lo mejor posible. Pero era mi primera vez en pista”, nos reconoció.

Su primera temporada corriendo con monoplazas de Fórmula 4, con el equipo Global Racing Service, está siendo de aprendizaje, logrando una victoria en el circuito de Navarra a principios de temporada y luchando carrera tras carrera por ser la mejor piloto femenina del campeonato. Belén se mostró satisfecha por su papel en la categoría este año. “Es una experiencia increíble, la verdad. Puedo ganar el campeonato femenino, pero pase lo que pase este fin de semana, estoy muy contenta con lo que he aprendido, con la experiencia en sí. Estar aquí es, simplemente, un regalo. No me lo hubiera esperado nunca. Así que con lo que me llevo estoy contentísima.”

Belén García trazando la segunda curva del circuito de Montmeló. © Jordi Gimeno Bureu

Respecto a su futuro, Belén García se presentó a las pruebas de selección que las W Series llevaron a cabo en el circuito de Almería. Allí probó el monoplaza de categoría Fórmula 3 que se usa. Sobre él y su comparación con el Fórmula 4 al que está acostumbrada, nos explicó que “entre el coche de las W Series y el Fórmula 4 no hay demasiada diferencia. Se nota un poco más la potencia, pero no es lo que más llama la atención. Yo creo que los frenos y la aerodinámica, junto con el paso por curva, sobre todo en curvas rápidas, es lo que más se nota.”

Tras las pruebas, su actuación fue suficiente para que fuera elegida como piloto para la temporada 2020. Nos comentó que “para el año que viene he sido confirmada como piloto de las W Series y de momento sólo tengo seguro eso.” Su intención es la de complementar su participación en el campeonato exclusivamente femenino con otro certamen en el que conseguir más experiencia. “Estamos intentado buscar un campeonato para complementar, con el mismo coche, para poder aprender sobre él y tener más kilómetros encima”, nos confirmó la piloto barcelonesa.

Belén García durante la última cita del Campeonato de España de Fórmula 4 en Montmeló. © Jordi Gimeno Bureu

Tras unos minutos de agradable conversación, el capazo llegó a su final. Como siempre decimos, los capazos se pueden reproducir en cualquier otro lugar y en cualquier otro momento. Así que seguro que en otro paddock y en otra carrera podremos volver a coger un capazo con Belén García. Fue un placer hablar con ella y le deseamos toda la suerte del mundo en su carrera. ¡Muchas gracias por tu tiempo, Belén!

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu