Circuitos de rallycross en España: Motorland Aragón

Circuitos de rallycross en España: Motorland Aragón

Cuando se proyectó la construcción de Motorland Aragón, las miradas se centraron principalmente en dos circuitos concretos: el de velocidad y el de karting. Pero las infraestructuras iban a contar con varios trazados más de tierra para completar una oferta inigualable. Uno de estos se ideó con la esperanza de acoger pruebas de rallycross. Sin embargo, el tiempo pasó y desde su inauguración en febrero de 2009 ha visto como quedaba reconvertido en circuito de supermotard y karting de alquiler. Pero la pista existe a día de hoy y las instalaciones de Alcañiz cuentan con un circuito de rallycross a todos los efectos.

CARACTERÍSTICAS DEL CIRCUITO

El circuito de rallycross de Motorland Aragón se encuentra justo al lado de la bien conocida pista de autocross, en la que el Campeonato de España de Autocross (CEAX) ha celebrado en los últimos años su cita inaugural de la temporada. De hecho, ambas comparten el espacio destinado al paddock, donde los equipos y pilotos trabajan en sus monturas durante el fin de semana de carreras. Eso sí, cada una tiene su edificio de control de carrera y sus instalaciones propias para que puedan tener actividad de manera simultánea.

La pista de rallycross bajoaragonesa cuenta con una longitud total de 1210 metros, repartidos en 800 de asfalto y 410 de tierra, y unas dieciséis curvas en el trazado habitual de carrera. Tiene a su vez una Joker Lap en tierra, con la parrilla de salida en asfalto y ubicada en la zona exterior a la pista. La anchura varía entre los diez y los catorce metros y medio. En su día, el diseño proyectado que se llegó a construir tenía algunos metros más de tierra, pero la transformación de la instalación en circuito para el karting de alquiler obligó al asfaltado y modificación de una parte del sector final.

Rallycross Motorland Aragón

Fotografía aérea tomada en 2009 en la que se aprecian los inicios del circuito de rallycross de Motorland Aragón. Foto cedida por Motorland Aragón.

Se trata de un circuito revirado y muy técnico, donde dominan las curvas de media y baja velocidad, lo cual rompe en cierta manera con el carácter de las otras pistas de rallycross que hay en España. Así mismo, comparte gran parte de la cuerda con el circuito de supermotard, del cual se separa en la parte final, lugar en el que se encuentran los saltos específicos para este tipo de motos, de corto recorrido y para nada destinados a los coches, que encontrarían allí un final absolutamente nefasto en caso de encararlos a velocidad de carrera.

HISTORIAL DE COMPETICIÓN

Por ahora, Motorland Aragón no ha acogido nunca una prueba de rallycross. La competición en el circuito descrito se ha ceñido a carreras y campeonatos de supermotard, pero no ha sido posible hasta la fecha la disputa de eventos automovilísticos utilizando la totalidad del trazado. La falta de un certamen, tanto a nivel autonómico como nacional, ha mermado todas las posibilidades de ver a pilotos y máquinas batirse el cuero sobre el circuito mixto de asfalto y tierra de Alcañiz.

Además, las obras para adecuar el circuito para la especialidad motociclista de supermotard en un primer momento -lo cual ya se contemplaba en los planos iniciales de las instalaciones-, y para la actividad del karting de alquiler después, han supuesto que cualquier conato de ver carreras de rallycross allí requiera de ciertos cambios para adaptar la pista a las exigencias de estas monturas, lo que todavía ha alejado más las pocas opciones disponibles.

Rallycross Motorland Aragón

Carrera de supermotard en la pista de Motorland Aragón.

POSIBILIDADES DE ALBERGAR UNA PRUEBA DEL CERX

La virginidad del circuito de rallycross de Motorland Aragón es un asunto que podría terminar dentro de poco. La creación del Campeonato de España de Rallycross sería la excusa perfecta para estrenar de una vez por todas este trazado, aportando un toque diferencial con respecto a los demás candidatos que pudieran completar el futuro calendario del CERX. Su planta extremadamente técnica y sus curvas reviradas crearían un buen contrapunto con respecto a circuitos como Calafat o Miranda de Ebro.

Sin embargo, para llevar a cabo cualquier carrrera de rallycross será necesario acometer una serie de obras para poner a punto las instalaciones. Actualmente, estas no se encuentran en el estado óptimo que es necesario para acoger pruebas de esta disciplina automovilística. De entrada, los responsables de Motorland Aragón tendrían que recuperar parte del trazado original en el primer sector, retocando la chicane en tierra tras la primera curva para aumentar su anchura, reconectar el recorrido alternativo de la Joker Lap con la pista, así como volver a poner a punto el último sector con la parte final de tierra, actualmente desconectada de la trazada.

Rallycross Motorland Aragón

Propuesta de diseño para el CERX del circuito de rallycross de Motorland Aragón, basado en la configuración original y adaptada a las posibilidades actuales de la pista. © El Acelerador.

A su vez, convendría repasar los sistemas de seguridad que se implementaron en 2009 para el rallycross y adaptarlos a los tiempos actuales, en caso de ser necesario. Dado que la instalación ha estado en funcionamiento durante este tiempo, aunque fuera para otros menesteres, se supone que todo debería estar en perfecto estado de revista.

La inclusión de Motorland Aragón en el calendario del CERX no es algo para nada descabellado y ya en su día se comentó cierto rumor acerca del acuerdo alcanzado (parece ser que de palabra) entre los responsables de la Real Federación Española de Automovilismo y las instalaciones aragonesas para ello en caso de llevar adelante la celebración del nuevo Campeonato de España de Rallycross. De ser cierto esto, el anuncio de las fechas del certamen debería llevar aparejado el nombre de Motorland Aragón.

Rallycross Motorland Aragón

Recta de meta y edificio de control de carrera del circuito de rallycross de Motorland Aragón. Foto cedida por Motorland Aragón.

Lo que sí es absolutamente cierto es que el circuito está dentro de las quinielas y es una de las pistas candidatas a formar parte del CERX ya desde su primera edición. Por lo tanto, debería ser cuestión de tiempo que los responsables de Motorland Aragón den el visto bueno para empezar con la adaptación del trazado a las exigencias del rallycross nacional. Ojalá que esto sea pronto y pueda estrenarse de una vez por todas con la especialidad para la que fue concebido.

La publicación de este capítulo del reportaje sobre Circuitos de rallycross en España ha sido posible gracias a la afectuosa colaboración de los responsables de los circuitos de tierra de Motorland Aragón, que gustosamente nos proporcionaron la información necesaria sobre las características técnicas de la pista, así como por la cesión de algunas de las fotografías que acompañan al texto.

Circuitos de rallycross en España: Circuito Choqueiro

Circuitos de rallycross en España: Circuito Choqueiro

A diferencia de lo que se pudiera creer, nuestro país cuenta con un número relativamente decente de circuitos de rallycross. En este reportaje vamos descubriendo cada uno de ellos, repasando la geografía española en busca de esos lugares en los que la potencia desbocada de las máquinas y la pasión por las carreras se funden en pistas de asfalto y tierra. Ha llegado el momento de poner rumbo a Galicia y descubrir el escondido Circuito Choqueiro, un lugar entre montañas donde se respira automovilismo por los cuatro costados.

CARACTERÍSTICAS DEL CIRCUITO

El Circuito Choqueiro es un trazado de casi un kilómetro de longitud que se encuentra al norte de la provincia de Ourense, casi lindando con las de Lugo y Pontevedra, dentro del concello de San Cristovo de Cea. Originalmente, la pista se concibió para la práctica de autocross, pero el afán de crecimiento de sus propietarios, con Jesús Vázquez “Choqueiro” a la cabeza, les llevó a proceder a su asfaltado.

Con ello, se adaptó una parte de tierra de 300 metros de longitud para poder realizar carreras de rallycross. Fue de esta manera como el 29 de octubre de 2016, el Circuito Choqueiro acogió por primera vez una competición de rallycross, convirtiéndose en la segunda instalación permanente en España de esta disciplina, junto a la pista de Miranda de Ebro. Como esta, puso a disposición de la competición los edificios necesarios e instalaciones adecuadas y un paddock para acoger a los participantes.

Circuito Choqueiro

Vista aérea del Circuito Choqueiro en los años en los que acogió pruebas de rallycross del certamen gallego.

El trazado ourensano se encuentra en un paraje natural de gran valor, rodeado de bosques y en mitad de las montañas galaicas. Cuenta con una longitud total de 980 metros que serpentean en función de la orografía, creando una vistosa montaña rusa de asfalto y tierra con grandes desniveles, en los que se mezclan trece curvas con rectas que no terminan de ser totalmente lineales. Además, tiene la parrilla de salida ubicada fuera del recorrido principal y una Joker Lap. A su vez, el Circuito Choqueiro ofrece una variante de asfalto al tramo de tierra, por lo que se pueden celebrar competiciones de velocidad o karting.

HISTORIAL DE COMPETICIÓN

Fue en aquel 2016 cuando el venerado Autocross de Viduedo pasó a denominarse “I Rallycross de Viduedo – I Rallycross de Galicia”, pues fue a su vez la primera prueba de la especialidad que se celebró en tierras gallegas, válido para el Campeonato de Galicia de Autocross. Al año siguiente, concretamente el 2 de septiembre de 2017, el Circuito Choqueiro volvió a albergar una prueba de rallycross, esta vez válida para el Campeonato de Galicia de Autocross – Rallycross, con la disputa del II Rallycross de Viduedo.

Circuito Choqueiro

Momento de una de las mangas del Rallycross de Viduedo, en el Circuito Choqueiro. Foto cedida por cortesía de Circuito Choqueiro.

En un tiempo en el que la disciplina comenzaba a despuntar en España gracias a la llegada del Campeonato del Mundo al Circuit de Barcelona-Catalunya, los responsables del Choqueiro supieron ver la oportunidad de tener su propia carrera de rallycross. A su llamada acudieron algunos de los pilotos gallegos más respetados del panorama Off-Road, como Perfecto Calviño o Tino Iglesias, así como estructuras de renombre a nivel nacional como Ya-Car Racing.

Posteriormente, se produjo su salida del certamen gallego de autocross y rallycross, lo que supuso el fin de las competiciones Off-Road en las instalaciones de manera oficial. Pasó a tener carreras de karting, así como tests y encuentros privados para pilotos amateur. Últimamente, ha sido al sede de una carrera de resistencia de seis horas que ha utilizado la variante de asfalto, dejando la parte de tierra en desuso.

Circuito Choqueiro

Instante de una de las carreras celebradas en 2020 en el Circuito Choqueiro, en el que se aprecia el desnivel de la pista. © Daniel Atán Romar.

POSIBILIDADES DE ALBERGAR UNA PRUEBA DEL CERX

Si bien es cierto que el Circuito Choqueiro es una pista de rallycross con todas las de la ley y que su construcción y posterior asfaltado se hizo pensando en acoger carreras de la especialidad, a día de hoy es complicado pensar en que tenga la posibilidad de que pueda formar parte del Campeonato o Copa de España de Rallycross que prepara la Real Federación Española de Automovilismo, eso si antes no se realizan una serie de cambios y modificaciones.

De entrada, el tramo de tierra se encuentra en un estado lejano de cumplir con las exigencias de la competición, lo cual es algo que con una mínima inversión y la maquinaria adecuada se podría solucionar. Pero, parece ser que existe un problema mayor con respecto a algunos taludes y muros naturales que los responsables en materia de seguridad de la RFEDA no pueden pasar por alto en caso de entrar a formar parte del CERX y cuya adecuación sí incluiría una obra de mayor calado.

Circuito Choqueiro

Plano de la configuración para rallycross del Circuito Choqueiro. © El Acelerador.

La única alternativa que parece viable para que el Circuito Choqueiro tenga opciones de formar parte del calendario del CERX pasa por un proceso de obra general, adecuando las instalaciones, las cuales han sido modernizadas y aumentadas recientemente, así como realizar las obras necesarias en materia de seguridad, modificando taludes e instalando guardarraíles o muros de hormigón donde fuera necesario. Veremos si en un futuro es posible que la pista gallega pueda adaptarse para deleitar al futuro Campeonato de España de Rallycross con la emoción de sus cambios de rasante y desniveles.

Este capítulo del reportaje sobre circuitos del rallycross en España se ha realizado gracias a la simpática colaboración de los responsables del Circuito Choqueiro, que tuvieron a bien el facilitarnos toda clase de información respecto a la pista y algunas de las fotografías que lo ilustran. Así mismo, agradecer a Daniel Atán su colaboración respecto a la cesión de algunas de sus fotografías y por trabajo de campo realizado para conocer de primera mano uno de los enclaves de motor más espectaculares de nuestro país.

Foto de portada: © Daniel Atán Romar.

Circuitos de rallycross en España: Circuito Antonio Vadillo – Miranda de Ebro

Circuitos de rallycross en España: Circuito Antonio Vadillo – Miranda de Ebro

Hace tiempo que el Campeonato de España de Autocross conoce el Circuito Antonio Vadillo, ubicado en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro. Por su situación, es el lugar de encuentro de numerosos aficionados a las carreras, equipos y pilotos de la zona norte de la península, estando en un cruce de caminos que conecta Euskadi, Navarra y Cantabria con la provincia de Burgos, La Rioja y el resto de la meseta. Pero lo más interesante es que, además del trazado de tierra, las instalaciones mirandesas cuentan con otro de asfalto en el interior, que combinándolos se convierten en un circuito de rallycross.

CARACTERÍSTICAS DEL CIRCUITO

El Circuito Antonio Vadillo, gestionado por el Automóvil Club Mirandés, fue en su día el único circuito permanente de rallycross de España. Este, puede alternar su recorrido entre las partes de tierra y asfalto, formando una pista apta para la disciplina, con una longitud comprendida entre los 1164 metros y los 1225 metros, en función de cómo se realice esta alternancia. Al quedar el trazado asfaltado en el interior del de tierra, sin que exista una separación física que sea fija entre ellos, permite una gran variedad de configuraciones.

En todo caso, el total de curvas es de diez, las cuales se toman en sentido antihorario. Además del recorrido alternativo de la Joker Lap que es en tierra, mientras que el normal es en asfalto; la pista de Miranda de Ebro tiene un pequeño salto que se corresponde con una de las transiciones entre asfalto y tierra, en el último sector del circuito.

Circuito Antonio Vadillo - Miranda de Ebro

Plano de la configuración del circuito de rallycross de Miranda de Ebro para el III Trofeo de Rallycross Circuito Antonio Vadillo de 2017. © El Acelerador.

Como curiosidad, cabe destacar que la zona en la que se ubica la parrilla de salida es de tierra, algo que es habitual en los circuitos de autocross pero que en rallycross no suele verse, generalmente por estar limitado por el reglamento de la mayoría de campeonatos. Incluso, se da el caso de que algunas pistas de autocross puedan tener esa parte asfaltada como medida de seguridad y para simplificar la problemática que suele suponer dar la arrancada sobre superficie arenosa.

Además, las instalaciones del Automóvil Club Mirandés cuentan con un edificio de control, graderío en la recta principal, además de otros lugares con gradas naturales para los aficionados, un paddock y todos los servicios adicionales destinados para la práctica del automovilismo en la especialidad Off-Road. No en vano, la pista de Miranda de Ebro es una de las más emblemáticas del Campeonato de España de Autocross, en parte, gracias a la calidad de sus instalaciones.

Circuito Antonio Vadillo - Miranda de Ebro

Propuesta de configuración del Circuito Antonio Vadillo para rallycross. © El Acelerador.

HISTORIAL DE COMPETICIÓN

El historial de competición del Circuito Antonio Vadillo, en lo que a rallycross se refiere, se remonta al 2015, cuando albergó el “I Trofeo de Rallycross Circuito Antonio Vadillo”, la primera prueba de la especialidad que se celebró en España, reconocida como tal, desde el último Rallycross de Sils en 1989. Fue el 25 de abril de aquel año cuando Miranda de Ebro puso fin a una sequía de 26 años sin carreras de RX en nuestro país.

Desde entonces, el trazado burgalés ha albergado un total de seis ediciones del Trofeo de Rallycross Circuito Antonio Vadillo, incluyendo dos en el año 2017. El año pasado tendría que haberse disputado la séptima edición, pero la cuarentena decretada por la pandemia de COVID-19 obligó a la suspensión de la prueba de manera indefinida y hasta el día de hoy todavía no ha sido posible su celebración.

Circuito Antonio Vadillo

Entrada a la Joker Lap del Circuito Antonio Vadillo. Foto: Roberto Sotelo – Automóvil Club Mirandés.

Este evento forma parte, desde el año 2018, de la Copa de Castilla y León de Rallycross, certamen promovido y reglamentado por la Federación de Automovilismo de Castilla y León y organizado por el Automóvil Club Mirandés. La prueba era la única del calendario del certamen autonómico, que junto al gallego, son hasta la fecha los dos únicos que se han organizado en España en los últimos años.

POSIBILIDADES DE ALBERGAR UNA PRUEBA DEL CERX

La existencia del Circuito Antonio Vadillo y su doble carácter asfalto-tierra ha sido la base para creer durante años en la creación de un campeonato de rallycross a nivel nacional, de manera similar a como existen en los países de nuestro entorno. Actualmente, la Real Federación Española de Automovilismo está dando pasos firmes en que este sueño se haga realidad, contando con la pista mirandesa como una de las candidatas a formar parte del calendario.

De hecho, hace años que el CEAX celebra cada temporada una de sus pruebas en Miranda de Ebro, por lo que las relaciones entre la RFEDA y el Automóvil Club Mirandés son tan existentes como las posibilidades que tiene de entrar en el selecto club de circuitos del futuro CERX, que son muy altas. El circuito tiene todo lo necesario para acoger carreras de rallycross, y de hecho, es algo en lo que cuentan con experiencia gracias a todos estos años en los que han sido la sede del regional castellano-leonés.

Circuito Antonio Vadillo

Yoanna Llorente en el salto del Circuito Antonio Vadillo. Foto: Roberto Sotelo – Automóvil Club Mirandés.

Por otra parte, la flexibilidad que ofrecen las instalaciones de Miranda de Ebro a la hora de configurar el circuito de rallycross, permite que puedan llevarse a cabo varias carreras si la falta de trazados mixtos en España fuera un problema para el certamen, sin tener que repetir diseño. Por ejemplo, se podría competir un par de veces alterando el recorrido para ofrecer dos opciones distintas de espectáculo. Junto con la excepcionalidad de tener la parrilla de salida en tierra, el Circuito Antonio Vadillo tiene todo lo necesario para formar parte del CERX. Y, esperemos, más pronto que tarde…

Este capítulo del reportaje sobre Circuitos de rallycross en España ha sido posible gracias a la inestimable colaboración del Automóvil Club Mirandés y, concretamente, de su actual presidente José Rueda Cintrano, a quien agradecemos las facilidades que nos ha puesto a la hora de poner a nuestra disposición toda la información que hemos necesitado, así como las fotografías que ilustran esta pieza, realizadas en marzo de 2017 por Roberto Sotelo durante la celebración del III Trofeo de Rallycross Circuito Antonio Vadillo.

Circuito Antonio Vadillo

Batalla estratégica a la salida de la Joker Lap del Circuito Antonio Vadillo en 2017. Foto: Roberto Sotelo – Automóvil Club Mirandés.

Foto de portada: Roberto Sotelo – Automóvil Club Mirandés.

El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

La situación global derivada de la pandemia de COVID 19 ha planteado cambios en los programas deportivos de la gran mayoría de campeonatos. Y en el peor de los casos, algunos han decidido abandonar el 2020 para centrarse en el año que viene. Es el caso del Campeonato de España de Turismos, que ha anunciado su cancelación esta temporada para fijar sus objetivos en regresar en 2021.

En un principio, la Real Federación Española de Automovilismo, organizadora y promotora del CET, realizó una serie de cambios en el calendario, retrasando su inicio hasta pasadas las vacaciones de verano para poder dar tiempo a equipos, pilotos y circuitos de organizarse ante un panorama de concentración de carreras en muy pocos meses. Las fechas que se valoraron fueron menos de las inicialmente planeadas, pero siguieron siendo suficientes para salvar la papeleta y poder disputar un certamen que regresó a la vida el año pasado.

Sin embargo, las complicaciones por la crisis sanitaria, con equipos que ya decidieron dar por concluido 2020 para focalizarse en 2021 y sin la posibilidad de celebrar las pruebas con público en las gradas, han terminado por empujar a la organización hacia la cancelación de la temporada y centrarse en un 2021 que tampoco tiene todos los números para disputarse con normalidad. Pero sí parece que, al menos, será un año en el que las carreras podrán regresar con una mentalidad mucho más positiva.

Borja García, Campeón de España de Turismos 2019, deberá esperar al año que viene para defender la corona.

El cierre definitivo del CET ha provocado quebraderos de cabeza en algunos de sus participantes. No en vano, algunos equipos, como el Team Gibralfaro, ya han puesto a la venta los coches con los que compitieron en 2019 y pretendían repetir sobre los circuitos españoles en esta extraña temporada. Con ello, buscarán programas alternativos que puedan sustituir sus actividades deportivas y no pasar doce meses en el dique seco.

Algunos preparadores ya tomaron la decisión, aunque de puntillas y sin una convicción definitiva, de centrar sus esfuerzos, al menos hasta el comienzo del Campeonato de España de Turismos, en otros certámenes de similar atractivo, como el Campeonato de España de Resistencia y GT, en el que también compiten vehículos de estas características en alguna de sus diferentes divisiones. Otros, han decidido descartar su regreso a las pistas de carreras y está por ver que puedan volver el año que viene.

Los coches del CET trazan el sacacorchos de Motorland Aragón.

Ciertamente, las arcas monetarias de algunos competidores han sufrido los estragos de la crisis económica derivada de la difícil situación a nivel mundial. Muchos patrocinadores han retirado sus apoyos en una claro afán de evitar posibles consecuencias en sus cuentas ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir a corto y medio plazo. Toda esta amalgama de dificultades ha provocado que la RFEdA se decantara por la única opción viable.

Y esto genera enormes dudas hacia un certamen que desde el principio ha estado en boca de numerosos detractores por la política técnica seguida desde la organización. A diferencia de la mayoría de campeonatos de turismos nacionales de nuestro entorno, en el que se siguen las normativas emanadas de la FIA, y concretamente las regulaciones TCR, el CET tiene su propia reglamentación técnica, que aunque pueda ayudar a la construcción de coches más baratos, tanto en su preparación como en su mantenimiento, provoca un lastre a la hora de compartir piezas entre otras estructuras más allá de nuestra fronteras, e incluso dentro de ellas.

Salida de una de las carreras del CET en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Por ello, algunos equipos, que presumiblemente podían ver bien el renacer del Campeonato de España de Turismos de cara a sus intereses, declinaron participar en él para continuar sus actividades deportivas en otros certámenes, con un mayor número de participantes en cada una de sus citas. De esta manera, el futuro del CET tiene un color indeterminado, pero seguro que desde la organización trabajan al máximo para devolver al principal campeonato nacional de turismos a su máximo esplendor.

Adentrándonos en el Performance Factor

Adentrándonos en el Performance Factor

La Federación Internacional de Automovilismo lleva desarrollando desde hace unos pocos años un sistema capaz de regular la competencia en los campeonatos de montaña. Bien es sabido que las carreras en cuesta son pruebas en las que se dan cita vehículos de muy distintas tipologías. Desde las típicas barquetas a los turismos, pasando por los GT, monoplazas o prototipos. Se hace impensable que un turismo pueda competir en la misma clase con, por ejemplo, un GT, aunque tengan prestaciones similares. De manera que a partir de esta idea nace el concepto Performance Factor.

El Performance Factor es un sistema por el cual, en base a distintos parámetros de cada coche participante, establece una puntuación. Con tantas categorías para englobar tantos automóviles de competición distintos, era una necesidad para poder simplificarlas. Así pues, tomando como referencia esta puntuación, se clasifica a los coches en clases definidas por sus prestaciones, y no por su procedencia o tipo de vehículo. Es decir, que un monoplaza y una barqueta podrían competir dentro de la misma clase, aún siendo automóviles totalmente distintos. Y lo mismo, en el que caso de un turismo y un GT, si así lo determina el Performance Factor.

La FIA ha tomado como base para el cálculo del PF los siguientes parámetros: motor, masa en competición, aerodinámica, transmisión y chasis. Para cada uno de ellos se necesita conocer su arquitectura completa y todas sus características. Una vez realizado el cálculo de cada parámetro, se puede obtener el cálculo total, que nos da un número. Ese número es el Performance Factor, y a partir de él, se clasifica al vehículo en una clase concreta. La propia federación ha abierto un sistema para que cada participante pueda obtener el PF para su montura.

Turismos y GT del Campeonato de España de Montaña se verán afectados por el cálculo del Performance Factor. Foto: @CEM_RFEdA

A partir de aquí, cada campeonato establece la manera de interpretar el resultado del Performance Factor y aplicarlo para cada una de sus clases. Los campeonatos de montaña bajo el auspicio de la FIA, que son el Campeonato de Europa de Montaña (European Hill Climb Championship), la Copa Internacional de Montaña (International Hill Climb Cup) y el Hill Climb Masters, tienen previsto implementarlo en 2020. Así mismo, la Real Federación Española de Automovilismo hará lo propio en el Campeonato de España de Montaña.

En el caso del CEM, el nombre de las clases varía con respecto los campeonatos de la FIA, pero las puntuaciones del Performance Factor que las definen son las mismas. La clase 1 (clase 5 del CEM) engloba a los coches con PF entre 15 y 39, ambos incluídos. De 40 a 79, forman las clase 2 (clases 6a y 6b del CEM). Entre 80 y 119 se establece la clase 3 (clases 7a y 7b del CEM) y de 120 a 159 está la clase 4 (clases 8a y 8b del CEM). Finalmente, la clase 5 de la FIA queda dividida en las clases 9a, 9b y 9c del CEM, englobando a los vehículos con un Performance Factor superior a 159 puntos.

El Performance Factor se usará en todos los campeonatos de montaña bajo amparo directo de la FIA. Foto: FIA

De todas formas, el Performance Factor no será aplicado, en principio, a todas las categorías de cada campeonato. En el caso de los campeonatos FIA, únicamente se usará para dictaminar las clases dentro de la Categoría 1, que es la destinada a GT, coches de rally y turismos. Por ahora se reservan el derecho de aplicarlo a la Categoría 2, en la que compiten barquetas o monoplazas, aunque no es descartable que se haga en el futuro. En el caso de la RFEdA, se aplicará en la Categoría 3 del Campeonato de España Montaña, destinada a turismos y GT.

Además de facilitar la clasificación de los distintos vehículos participantes, el Performance Factor busca ayudar a los aficionados a comprender cada clase y categoría de los campeonatos de montaña. Con tantos vehículos distintos entre sí, algunos basados en normativas extintas, se hace complicado saber bajo qué amparo compite, contra quién compite y en qué circunstancias lo hace. Clasificando a los coches según su PF en varias clases preestablecidas, el aficionado podrá seguir de manera más sencilla el desarrollo de la competición.

El coche del vigente Campeón de España de Montaña en Categoría 3, José Antonio López-Fombona, es un ejemplo de vehículo que deberá someterse al Performance Factor desde este año. Foto: @CEM_RFEdA

Es importante remarcar que el Performance Factor no persigue igualar las prestaciones de los vehículos. No es un Balance of Performance para las carreras de montaña. De hecho, es todo lo contrario. No pretender igualar prestaciones, sino respetarlas; y en base a ellas, buscar la manera de que cada participante compita dentro de la clase que le toca, contra otros coches que tengan unas prestaciones similares.

Foto de portada: @CEM_RFEdA