Pepe Arqué prueba su nuevo Speedcar Wonder en Mollerussa

Pepe Arqué prueba su nuevo Speedcar Wonder en Mollerussa

El piloto español estuvo probando el coche que pilotará en 2021 en el Campeonato de España de Carcross (CEAX)

22/02/2021. Pepe Arqué, piloto de Speedcar en el Campeonato de España de Carcross (CEAX) y piloto de rallycross, ha estado probando el nuevo Speedcar Wonder, su montura en el Campeonato de España de Carcross (CEAX) y en el Campeonato de Cataluña de Carcross este año.

El coche ha sido desarrollado por el fabricante español de carcross Speedcar, bajo normativa FIA, para poder competir en el nuevo Campeonato de Europa de Carcross. Arqué será piloto oficial del Speedcar Wonder en el Campeonato de España.

El nuevo Speedcar Wonder que pilotará Pepe Arqué este año en el CEAX. Foto: El Acelerador – Servicios de Comunicación.

El equipo Speedcar estuvo realizando en el día de ayer una jornada de pruebas en el circuito Parc de la Serra de Mollerussa, trazado que será una de las fechas puntuables del Campeonato de Europa de Carcross en 2021. Las pruebas estuvieron centradas en ajustar los diferentes parámetros del coche, adaptándolo al estilo de conducción de Arqué.

Pepe Arqué hará su debut en competición al volante del Speedcar Wonder este próximo fin de semana en la Diada Off-Road de Lérida, primera prueba puntuable de la temporada del Campeonato de Cataluña de Carcross.

Pepe Arqué prueba en Mollerussa su nuevo Speedcar Wonder. Foto: El Acelerador – Servicios de Comunicación.

Entrevista a Pedro L. Esteban: “La temporada estuvo totalmente marcada por la pandemia”

Entrevista a Pedro L. Esteban: “La temporada estuvo totalmente marcada por la pandemia”

Las carreras no se podrían celebrar sin la presencia de un cuerpo médico que vela por la seguridad de todos los pilotos. Uno de ellos es el Dr. Pedro Luis Esteban, delegado médico de la Federación Internacional de Automovilismo en el Campeonato del Mundo de Rallycross. El catalán es el máximo responsable sanitario del World RX y una de las voces autorizadas para hablar de los protocolos que se siguen en el automovilismo en referente a la seguridad.

Pedro Luis, gran apasionado de las carreras, especialmente de los rallyes, comenzó a combinar su pasión con su vocación cuando entró a formar parte del cuerpo médico del Circuit de Barcelona-Catalunya. Compaginando su labor en las instalaciones que albergan, entre otras competiciones internacionales, el Gran Premio de España de Fórmula 1 o el World Rallycross de Cataluña, Esteban cuenta también con gran experiencia en los rallyes, concretamente en el Rally RACC Catalunya – Costa Daurada.

Hace unos días, Pedro Luis Esteban se encargó de coordinar el cuerpo médico destinado al Rally de Lloret de Mar, la prueba que abrió la temporada en nuestro país, válido para el certamen catalán de la especialidad. En una pausa entre tramos, tuvimos la oportunidad de hablar con él, sobre su trabajo en las carreras, cómo ha cambiado el paradigma de la seguridad en el automovilismo en los últimos años y su percepción de los rallyes y el rallycross.

Pedro Luis Esteban en la sala de control del circuito de Höljes. Foto: Pedro Luis Esteban.

El Acelerador (EA): Pedro, es un honor poder hablar con el delegado médico del Campeonato del Mundo de Rallycross. ¿Cómo empezaste a trabajar como médico en las carreras?

Pedro L. Esteban (PLE): “Me gusta la pregunta y aunque suene a tópico, fue por estar en el lugar y en el momento adecuado. Yo soy traumatólogo e hice la residencia en el Hospital Clínic de Barcelona. Entonces, el responsable de los servicios médicos del Circuit de Catalunya era el jefe de anestesiología y un día el traumatólogo del Circuit se luxó el hombro y no tenían a nadie para sustituirle. Me lo comentaron y de esta manera entré allí, en el 2004.”

EA: En todos estos años, ¿cuántas carreras has podido vivir como médico?

PLE: “Incontables. En el Circuit, aparte de los campeonatos mundiales, toda la actividad que hay cada año: las World Series by Renault, los GT, las carreras de camiones (que las hecho mucho de menos),… Además, si contamos el rallycross con la cantidad de carreras que hay en cada evento, la verdad es que te mentiría si te dijera una cifra.”

EA: Concretamente, ¿cuál es el papel de un delegado médico FIA en una carrera o un campeonato?

PLE: “De entrada, la FIA tiene todo esto perfectamente reglamentado. Yo hago tareas de inspección. Dos meses antes de cualquier prueba, tenemos que recibir el cuestionario médico FIA, en el que se detalla todo el protocolo sanitario: número de médicos que van a asistir, número y tipo de ambulancias, dónde van a estar posicionadas, qué características tiene el centro médico, con qué hospitales se ha contactado y a cuanta distancia están, … Sin esto no se puede celebrar la prueba y por eso se pide que nos lo hagan llegar con dos meses de antelación.

Si es un campeonato conocido ya, no suelen haber cambios; pero si son nuevos, tenemos que tener tiempo de hablar con el jefe médico para comentarle qué cosas echamos de menos en el cuestionario y poder poner todo lo necesario a punto. De esta manera, el día de la prueba lo que hacemos es confirmar que todo está puesto según el cuestionario.

Otra cosa importante que hacemos es ver cómo trabaja el equipo de extracción. Hacemos un simulacro y comprobamos que se realiza según marca la secuencia de pasos a seguir por la FIA. Luego, durante la carrera en sí, estamos pendientes de si hay un incidente y tenemos que actuar, o no. Cuando todo termina, escribimos un informe que se envía a la comisión médica y se reenvía a los organizadores.”

El Dr. Pedro Luis Esteban durante el simulacro de extracción en el World Rallycross de Cataluña de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: De todas las disciplinas que hay, ¿con cuál te quedas?

PLE: “Indudablemente, con el rally. Para mí no hay una disciplina igual. Poder salir a los tramos en la caravana de seguridad, ver que estás conduciendo por donde después van a pilotar a unas velocidades que te parecen imposibles, la complejidad de la organización, … En comparación, todo lo que pasa en un circuito es algo sencillo. Tienes la asistencia médica por debajo del minuto, pero un rally es otra historia. Y ya no hablo de los raids. Para mí, lo que más me engancha, claramente, es el rally.”

EA: Precisamente, te quería preguntar por las dificultades que te puedes encontrar como médico en un rally.

PLE: “Una de las cosas más buenas que quiso imponer el anterior delegado médico de la FIA para los rallyes, el Dr. Jean Duby, fue formar a las tripulaciones en primeros auxilios para que en caso de accidente fueran capaces de socorrer. En rally, lo habitual es que el primer coche que se encuentra con el accidente es el que ha salido justo detrás, y es muchas veces el primero que nos va a dar la información, desde apretar el botón de pánico hasta socorrer o intentar hacer las mínimas maniobras para ayudar al que ha tenido el accidente. Es algo que tuvo una buena recepción por parte de los pilotos; cuanto más jóvenes, mejor lo han asimilado. Y es una de las cosas más útiles que hemos podido tener.

En rallyes, los puestos de atención médica ya no están puestos en función del kilometraje, sino en función del tiempo. Deberíamos poder dar asistencia en menos de diez minutos. ¡Pero diez minutos es un tiempo abismal! En ese tiempo, pueden haber llegado tres o cuatro coches que pueden realizar la primera asistencia. La complejidad del rally en ese sentido es enorme. Aparte de que tengas los tramos lejísimos, los enlaces, … El helicóptero siempre tiene que estar pendiente sobrevolando la zona, pero aún con todo el rally tiene esta particularidad.”

Accidente en la primera curva del Rallycross de Cataluña 2020. Foto: FIAWorldRallycross.com

EA: Como delegado médico del Campeonato del Mundo de Rallycross, ves de cerca todo lo que sucede en el campeonato. ¿Cómo viviste el extraño mundial de 2020, con las cancelaciones y todos los problemas derivados de la pandemia?

PLE: “Definitivamente, la temporada estuvo totalmente marcada por la pandemia y aún gracias que pudimos hacer cuatro eventos, en Suecia, Finlandia, Letonia y España. Además, cuando empezamos el campeonato, todavía no estaba operativo el apéndice de la reglamentación FIA referente al COVID-19, que sólo estaba para la Fórmula 1, y tengo que decir que el por entonces promotor del Campeonato del Mundo de Rallycross, IMG, hizo un trabajo enorme en combinación con la FIA para conseguir un campeonato seguro, con unas burbujas que dieran seguridad también fuera de lo deportivo.

EA: Hay un nuevo promotor en el mundial, la electrificación se abre camino, … ¿Cómo ves el futuro del World RX?

PLE: “La electrificación es lo que lo va a marcar, claramente. Creo que a los que tenemos una edad, nos va a costar un poco adaptarnos a según que ausencia de ruidos y de olores, que es de las cosas que también enganchan. Y desde el punto de vista de la seguridad, será más complejo. De hecho, va a haber un delegado de la FIA para formar a los pilotos en extracción. Va a ser un cambio desde el punto de vista de la atención médica y a la hora de formar a los comisarios de pista. Porque al ser un coche eléctrico, no se puede tocar si la luz no está en verde. Habitualmente, todo el mundo tiene la tendencia a ayudar cuando hay un accidente; pero si el coche no es seguro, se puede crear una situación muy difícil de manejar. Esto es una cosa en la que habrá que cambiar totalmente el chip.”

Andreas Bakkerud y Robin Larsson se bajaron del coche sin secuelas físicas tras el accidente en el Rallycross de Cataluña. La labor previa en seguridad de la FIA y del Dr. Pedro Luis Esteban fue clave para evitar males mayores. Foto: FIAWorldRallycross.com

EA: En España, a pesar de la gran afición que existen en autocross, el rallycross no ha conseguido despuntar hasta los últimos tiempos. Este año habrá un certamen catalán de rallycross y la RFEDA sigue trabajando para sacar adelante el nacional. ¿Qué crees que se necesita para que el rallycross se asiente definitivamente en nuestro país?

PLE: “Es curioso, porque he de reconocer que cuando empecé como delegado médico en el 2014 en el World RX, el rallycross me enganchó enseguida. La cantidad de carreras, su intensidad, … No te da tiempo a nada más. Es un formato en el que la actividad es constante y me gustaría creer que enganchará a la gente. Lo tiene todo para poder triunfar. Si salen adelante los campeonatos y conseguimos que un piloto nacional llegue al mundial, a ese nivel, eso hará crecer el interés.”

Tras unos minutos de charla apacible, las obligaciones se hicieron presentes. El Rally de Lloret de Mar debía proseguir ante la atenta mirada del Dr. Pedro Luis Esteban, para velar por la seguridad de todos y cada uno de los participantes. Agradecemos enormemente a Pedro su disponibilidad a la hora de ofrecernos su escaso tiempo en un día de carreras y esperamos volver a coincidir pronto. ¡Gracias por todo, Pedro!

El Dr. Pedro Luis Esteban preparado en su puesto durante la disputa del Rally de Lloret de Mar. Foto: Pedro L. Esteban.

Foto de portada: Pedro L. Esteban.

Una sentida despedida

Una sentida despedida

El 14 de noviembre de 2020 y la carrera que se disputó en Bahréin ese día quedarán siempre en los libros de historia para aquellos que se interesen por el Campeonato Mundial de Resistencia. En esa cita del WEC, el campeonato despidió a sus más veloces hijos. Tras dieciséis temporadas de emoción y velocidad, su nave insignia dejará de surcar los más prestigiosos circuitos del globo: los LMP1 nos dicen adiós.

Cierto es que la categoría llevaba unas temporadas algo deslucida. Atrás quedan esos días en que las más grandes marcas se disputaban los trofeos en batallas que a veces parecían sacadas de una novela épica. Audi, Porsche, Peugeot y Toyota, entre otros, pusieron una vez a sus mejores ingenieros a trabajar en lo que serían auténticas obras maestras de la ingeniería. Bestias que desafiaban lo establecido para ser las más rápidas. Pero también para ser las más fiables.

La cantidad de soluciones tecnológicas que nacieron en estos LMP1 y han acabado en la calle es ingente. Desde sistemas de motorización híbrida a los faros laser entre otras. Han dejado huella incluso en los motores diésel, territorio con el que la competición no suele coquetear. Pero que se lo digan a Audi con su R10 TDI, por ejemplo, y a Peugeot, con el 908 HDi FAP.

Peugeot apostó por el motor diésel para vencer en 2009 en Le Mans con Marc Gené entre sus filas.

Hubo sitio para equipos menos potentes y conocidos, sin sistemas híbridos demasiado complicados y que confiaron en el viejo motor de combustión y su rugido para afrontar la recta de Mulsanne. Rebellion ha sido el último, pero también estuvieron nombres como Ginetta y Panoz entre otros. Todo el mundo hacía cola para ver hasta al más pequeño de los equipos. Eran los niños grandes y todos querían jugar con los mayores.

Ahora con carlinga, pero antes descubiertos. Más peligroso lo segundo, seguro. Pero qué recuerdos deben guardar los pilotos de la noche de Le Mans con el viento en su casco. ¿Existe mejor forma de pasar una noche de junio que a más de 300 km/h viviendo la carrera de resistencia por excelencia? La seguridad se impuso después, y con las cabinas cerradas llegaron los pilotos de caza. Esos hombres que se aventuran a combatir y competir con la poca visión que ofrecen esos minúsculos cristales. Navegando entre el tráfico de las categorías inferiores, que deben apartarse ante el estruendo y velocidad de la máxima categoría.

Cuentan que la sensación de ir a cielo abierto en una de estas máquinas era mágica.

Bajo el reglamento de Le Mans Prototype 1, el ACO y la FIA formaron una suerte de grupo selecto. Superhéroes de las carreras que en algunas ocasiones plantaron cara en rendimiento y desempeño a la intocable Fórmula 1. Sin tanto ruido, pero con las mismas nueces seguramente. Capaces de darlo todo durante decenas de horas y miles de kilómetros para acabar bañados en el champán y el confeti de los mejores podios del mundo. Sucios, desgatados y con heridas de guerra incluidas, pero escribiendo los nombres de los que conseguían domarlos en los libros de historia.

Nombres que ahora recordamos como los de los protagonistas de historias heroicas. Tom Kristensen, Romain Dumas, Fernando Alonso o Marc Gené entre otros privilegiados pudieron dejar su firma en la categoría tras el volante de un LMP1. Nombres que al ser preguntados todos recuerdan con infinito respeto y admiración esos coches que los llevaron a velocidades impensables hacia la cumbre de la resistencia.

Los LMP1 actuales se asemejaban más a aviones de caza o naves espaciales que a coches de competición. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com).

El año 2020 ha servido para bajar el telón a la categoría. Toyota y Rebellion fueron los últimos valientes, que como en un grupo de amigos han ido perdiendo a sus integrantes con el paso del tiempo. La mayoría para descansar en museos. Algunos para desplegar todo su potencial y batir récords más allá de las reglamentaciones del campeonato. Pero sobre todo para disfrutar de un merecido descanso. Como si de la jubilación se tratara.

El momento del reposo ha llegado. Tras una vida de competición, batallas, triunfos y derrotas, los LMP1 pasarán a contar sus hazañas a los más jóvenes que se acerquen a verles en todo su esplendor. Para ellos ha llegado la hora de que los recién llegados Le Mans Hypercar y LMDh escriban sus propias historias e intenten batir a sus ancestros. En su descanso seguirán recordando y recordándonos con una media sonrisa que un día fueron los más rápidos. Y que, incluso tras su retiro, podrían sacar los colores a más de uno de los nuevos.

Porsche despidió al 919 con su versión EVO para desplegar todo el potencial del coche, sin tener que ceñirse a ninguna norma, y batir todos los récords.

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com).

El juicio a los Grupo B

El juicio a los Grupo B

Cualquiera que siga los deportes de motor habrá oído hablar de la espectacularidad de los Grupo B. Las imágenes que nos legaron con sus saltos y derrapes, en medio de las multitudes que se congregaban para verlos siguen grabadas en las retinas de muchos y siguen asombrando a todo aquel que las ve. Quizás fuera su potencia desbocada, sus ya míticas figuras o esa sensación de tosquedad que desprendían lo que provocaba tanta admiración hacia ellos. Sin embargo, puede que uno de sus grandes atractivos también fuera el que acabó con ellos: el peligro.

Los coches del Grupo B eran extremadamente rápidos. El rally llevado a su máximo exponente. Cuenta la leyenda que Lancia logró igualar en un test en Estoril los tiempos de los F1 de la época en esa misma pista. Pero la seguridad de la época dejaba mucho que desear, y al final era difícil controlar al monstruo que la categoría había creado.

Fueron muchos los accidentes en los que se vieron envueltos durante su andadura. El más conocido, y el que sentenció la categoría, fue el de Toivonen y Cresto en el Tour de Corse de 1986, en el que ambos murieron calcinados. Pero este ocurría poco después de otro, en el rally de Portugal de ese mismo año, que había herido de muerte al campeonato.

La cantidad de público asistente y la falta de seguridad dejaban imágenes tan espectaculares como peligrosas.

El rally de Portugal era la tercera cita del campeonato de 1986. La cita lusa era uno de los rallies más esperados, y el que dejaba esas icónicas imágenes del público invadiendo la pista que se apartaba al paso de un coche a más de 200 kilómetros por hora. Todo ocurrió al comienzo del rally. En el primer tramo del primer día, Lagoa Azul, el piloto portugués Joaquim Santos, que  disputaba la prueba a bordo de un Ford RS 200, desató el caos.

El modelo de la marca americana contaba con un potente motor que desarrollaba hasta 450cv, convirtiéndolo en un coche rapidísimo. Joaquim perdió el control de su montura en una curva y se fue contra el público. Piloto y copiloto estaban bien, pero 3 personas habían muerto y 30 más habían quedado heridas. Entre ellos, mujeres y niños que habían acudido a disfrutar de un día de rally con la familia.

El RS 200 era el contendiente de la marca del óvalo para el campeonato del mundo.

El rally no se detuvo enseguida y los pilotos siguieron pasando por esa curva ajenos al drama generado. Cuando los equipos y pilotos oficiales se enteraron, ellos mismos se reunieron e hicieron público el siguiente comunicado:

“Las razones por las que todos los pilotos que suscriben no desean continuar en el Rally de Portugal son los siguientes:

1.Como señal de respeto por las familias de los muertos y los heridos.

2.No es una situación muy especial aquí en Portugal: creemos que es imposible para nosotros garantizar la seguridad de los espectadores.

3.El accidente en el tramo 1 fue causado por el conductor tratando de evitar a los espectadores que se encontraban en el camino. No fue causado por el tipo de vehículo o la velocidad de la misma.

4.Esperamos que nuestro deporte en última instancia, se beneficie de esta decisión.”

El vaso hacía tiempo que estaba lleno y Portugal lo llenó aún más. Córcega fue la gota que colmó el vaso y la Federación Internacional tuvo que tomar cartas en el asunto. Finalmente dictó sentencia. En 1987 no habría Grupo B, tocaba encerrar a los titanes. Mucho se ha escrito sobre ellos. Y su leyenda sigue contándose entre los aficionados más de treinta años después. Los Grupo B fueron gloriosos para muchos, aunque despiadados para otros. Sea como sea, jóvenes y viejos siguen haciendo cola para admirar alguno de ellos cuando la ocasión se presenta.

El mismo peligro que atraía a tantos fue el que acabó con los monstruos del Grupo B.

 

Entrevista a Juanjo Moll: “Mi principal objetivo es ganar el Campeonato de Europa”

Entrevista a Juanjo Moll: “Mi principal objetivo es ganar el Campeonato de Europa”

Juanjo Moll es el vigente Campeón de España de Autocross en categoría Car Cross y puede presumir de ser uno de los pilotos con el palmarés más abultado de la historia de la disciplina en nuestro país. Con cuatro títulos bajo el brazo, cuenta también con experiencia en el certamen europeo de autocross. Su pasión por las carreras le ha llevado a competir en subidas de montaña y rallyes, pero ahora sus miras se centran en defender los intereses del fabricante Speedcar allá donde haya una carrera sobre tierra.

El pasado fin de semana, Juanjo Moll estuvo presente en Mollerussa, donde se celebró la primera cita del Campeonato de España de Autocross. El Premi Ara Lleida vio el debut en el certamen nacional del nuevo Speedcar Wonder en manos del piloto balear, un coche que está pensado para disputar el nuevo Campeonato de Europa de Car Cross. Pudimos hablar con él de todas estas novedades, del CEAX y de la afección de la crisis sanitaria al mundo de la competición automovilística.

El Acelerador (EA): Juanjo, eres el vigente Campeón de España de Autocross en categoría Car Cross. ¿Cómo afrontas un año tan difícil para defender el título?

Juanjo Moll (JM): La verdad es que es un año muy raro. No hemos podido entrenar apenas, porque yo vengo de Mallorca y con el tema del COVID nos es más complicado viajar, y tampoco queríamos poner en peligro a mi familia. Ha sido todo “a la carrera”. Encima, estamos estrenando un coche nuevo, un chasis nuevo, un motor nuevo, … Así que todo es muy nuevo para mí. Lo estamos preparando para el Campeonato de Europa del año que viene. Íbamos a empezar este año pero con todo lo que está pasando no se va a hacer. Por lo tanto, nos hemos concentrado en preparar el coche para 2021; y parece que los resultados están yendo bastante bien.

Juanjo Moll tracciona en la salida de una de las mangas de calificación en Mollerussa. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Hablando de este nuevo Speedcar Wonder. Aparte de las diferencias que tiene respecto al modeo Xtrem, sobretodo desde el punto de vista de la reglamentación FIA para el certamen europeo, ¿qué cambios has notado en cuanto a sensaciones?

JM: Es bastante diferente por varios motivos. Para empezar, llevamos una motorización diferente a la del año pasado y eso ya repercute en todo. También llevamos 15 Kg más de peso por la normativa FIA y se nota. También tenemos que llevar el catalizador, una centralita limitada, … Son factores que hacen que vayamos un pelín por detrás de los coches del CEAX a la hora de ponerlo a punto. Pero estamos sorprendidos de cómo está yendo, no nos esperábamos que fuera así. Con respecto al Xtrem, aquel funciona muy bien y el Wonder también. Este parece que tracciona un poco mejor, pero ambos son geniales.

EA: Respecto al Campeonato de Europa, en el cual podría estar presente el próximo año Mollerussa, ¿tenéis confianza de que el año que viene se pueda celebrar, a pesar de todas las restricciones que puedan haber todavía?

JM: Nosotros tenemos la esperanza de que todo vaya hacia adelante, pero es muy difícil de saber. El país y el mundo entero tiene que seguir, pero estamos en una situación muy complicada. Está todo muy en el aire. Sería una ilusión muy grande que se haga el año que viene y ojalá que sea Mollerussa, u otra en España, una de las carreras. Que vengan esta gente del europeo a correr aquí sería muy bueno. Que vean lo que hay, el nivel que tenemos en nuestro país y el que hay fuera. Y que le dé un poco más de nombre al autocross nacional. Hay muy buenos pilotos en todas las categorías y estaría muy bien que viniesen.

Juanjo Moll sacando todo el partido a las prestaciones del nuevo Speedcar Wonder. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Cuando has competido en el Euro AX, ¿qué diferencias has notado con el CEAX?

JM: Ya no es que hayan diferencias, es que todo es nuevo. Sobretodo, rivales nuevos a los que no conoces, directamente. Es otra cosa. Aquí llevamos unos cuantos años compitiendo los mismos y casi siempre estamos arriba los de siempre, que ya nos conocemos bien. Pero allí vas y están los mejores de cada país, a los que no conoces y no sabes cómo van a reaccionar en pista. Y otra cosa son los circuitos, que son bastante diferentes a los de aquí. Los del europeo son trazados muy rápidos, con saltos, y hay algunos que están muy mal, muy rotos, … Aquí estamos acostumbrados a correr en pistas que están perfectas. Los organizadores se lo trabajan mucho para tenerlos impolutos. Pero bueno, es algo bonito poder salir y abirte hacia Europa. Poder representar a una marca, Speedcar, a nivel europeo es muy interesante.

Juanjo Moll peleando cuerpo a cuerpo en Mollerussa. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Está previsto que los Car Cross tengan su propio campeonato continental separado del Campeonato de Europa de Autocross. Seguramente, el nuevo Campeonato de Europa de Car Cross ayude a dar más difusión y popularidad a estos coches. ¿Cómo lo ves?

JM: Sí, totalmente. Ya hace años que los Car Cross están a un nivel europeo y mundial bastante alto. Piensa en los pilotos del mundial de rallyes, la gran mayoría tiene uno en casa para entrenar. Es una buena base para coger manos y para estar a un buen nivel. De hecho, Speedcar está vendiendo a todo el mundo. A veces me quedo alucinando de los países a donde terminan yendo estos coches. Es muy importante.

EA: Volviendo al CEAX, además de esta cita de Mollerussa, queda otra confirmada en Lleida y podría haber una tercera. Pero con toda esta situación, es imposible afirmar que se vayan a poder celebrar. ¿Cómo se afronta un campeonato en el que la única certeza real es la misma prueba en la que se está compitiendo?

JM: Nosotros nos hemos centrado ya en el año que viene. Con toda la incertidumbre, queremos evolucionar el coche para poder hacer en 2021 un campeonato sólido y podamos luchar por la victoria desde la primera carrera. Y así olvidarnos un poco del 2020. Si sale un buen resultado y estamos ahí, perfecto. Pero sabemos que con el coche que estamos llevando hoy, que será rapidísmo, es difícil. No estoy acostumbrado a correr con él. Aunque pensábamos que no estaríamos para ganar y, visto lo visto, estamos muy cerca. Veníamos con una idea y justo ahora estamos viendo esto y ¿por qué no vamos a luchar por el campeonato? Ha sido inesperado y no sé lo que va a pasar. Puede que haya tres pruebas, dos o que esta sea la única. Vivimos en una incertidumbre tan grande que no sabemos lo que va a suceder.

El Speedcar Wonder se retuerce en manos de Juanjo Moll. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Muchos pilotos de autocross miráis de reojo al rallycross. ¿Te plantearías algún día dar el salto?

JM: A mí todo lo que lleve motor y cuatro ruedas me encanta. El problema es el presupuesto. Claro que me gustaría, eso sería un sueño. Pero tal y como están ahora las cosas, no me lo planteo ni a corto ni a largo plazo.

EA: Y respecto a las subidas de montaña, ¿volverás a competir en ellas?

JM: De momento, no. Tenía muchas ganas, pero viendo el proyecto que ha hecho Delfín Lahoz con el Car Cross con normativa FIA, mi principal objetivo es luchar por ganar el Campeonato de Europa. Si eso ocurriese, a lo mejor abriría un poco el abanico a la montaña, que también es una disciplina que me encanta y que no se nos da mal. Es algo muy bonito, también. Pero por ahora, lo principal es intentar ganar el europeo de car cross y después ya se verá.

Juanjo Moll volando sobre la tierra de Mollerussa. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Después de disfrutar de una interesante conversación con Juanjo Moll, nos despedimos de él. Fue un placer poder compartir impresiones con el actual Campeón de España de Autocross, uno de los mejores pilotos de Car Cross del continente. Le agradecemos infinitamente su tiempo y le deseamos toda la suerte posible para que pueda cumplir con sus objetivos, tanto en el europeo como en el CEAX. ¡Muchas gracias, Juanjo!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)