Johan Kristoffersson alcanza el tricampeonato sin fiesta final

Johan Kristoffersson alcanza el tricampeonato sin fiesta final

Desde luego, este será un año para recordar en el Campeonato del Mundo de Rallycross, como en la mayoría de certámenes automovilísticos mundiales. Las cancelaciones de pruebas llevaron a un nuevo calendario con varias citas dobles, que al final han sido la tabla de salvación de la temporada. Pero por encima de todo, lo más destacado es la coronación de Johan Kristoffersson por tercera vez como rey absoluto de la especialidad.

Una vez que se celebraron las dos pruebas en el Circuit de Barcelona – Catalunya, todavía quedaban dos más en Spa-Francorchamps y Nürburgring. Pero la situación sanitaria fue empeorando en Bélgica y la cancelación del Rally de Ypres llevó por los mismos derroteros al Rallycross de Benelux. Cuando semanas más tarde se confirmó que el Rallycross de Alemania seguiría el mismo camino, las matemáticas auparon a Kristoffersson como Campeón del Mundo de Rallycross 2020. Un éxito que, de alguna manera, queda un poco empañado al quedarse sin un fin de fiesta a la altura.

El piloto sueco ha sacado todo el potencial a su Volkswagen Polo, el mismo con el que se alzó con el título en 2017 y 2018, para no dar tregua a sus rivales. La simbiosis que demuestran conductor y máquina ha sido clave en un año corto pero con gran variedad de protagonistas por la victoria en cada manga. Pero en cuanto Kristoffersson arrancaba desde la Pole Position en cualquier eliminatoria, poco podían hacer por contrarrestar la buenísima tracción del coche y los reflejos del piloto.

Johan Kristoffersson ha sido el gran triunfador y dominador al volante del Volkswagen Polo. Foto: FIAWorldRallycross.com

Curiosamente, fue Mattias Ekström el único que le ha podido plantar cara de tú a tú de manera consistente durante todo el año. El Campeón del Mundo de 2016 se presentó en la primera cita en Höljes con la idea de hacer una única participación doble como tercer piloto de KYB Team JC. Sin embargo, su victoria en la segunda final dio a pie a poder continuar su aventura en el World RX, sobretodo tras la baja de Janis Baumanis, teórico primer piloto del conjunto.

El mundial se encaminó hacia Finlandia, para regresar después de seis años a Kouvola. Kristoffersson volvió a dominar la primera ronda, con Niclas Grönholm estrenándose como ganador este año en un fin de semana que vio a un sorprendente Juha Rytkönen tomar parte con el tercer Hyundai de GRX Set e impresionar en su debut en el Campeonato del Mundo de Rallycross, consiguiendo la segunda posición por detrás de Kristoffersson.

Bikernieki volvió a acoger una cita del mundial. El espectacular trazado letón no defraudó a la hora de ofrecer enormes dosis de emoción, pero las victorias en esta tercera cita doble de la temporada fueron una vez más para Johan Kristoffersson y Mattias Ekström. De esta manera, la clasificación general se ponía cada vez más de cara para el sueco al volante del Volkswagen Polo.

Mattias Ekström regresó para plantarle cara a Kristoffersson, pero se ha tenido que conformar con el subcampeonato. Foto: FIAWorldRallycross.com

Un halo de esperanza para algunos apareció cuando el World RX aterrizó en Barcelona. Timmy Hansen maquilló con su victoria un año nefasto para los intereses del Team Hansen, campeones el año pasado y totalmente desaparecidos en este 2020 tan complicado. Pero Kristoffersson sacó todo el aplomo posible para darle la vuelta a la tortilla en la segunda ronda y dejar sentenciado, con las cancelaciones posteriores, el Campeonato del Mundo de Rallycross.

Esta temporada se ha visto un retorno a los éxitos de Johan Kristoffersson con Volkswagen y de los Audi S1 con el regreso de Mattias Ekström. La salida de los fabricantes a finales de 2018 fue un jarro de agua fría que permitió brillar el año pasado a los Hansen y Andreas Bakkerud, así como florecer a Niclas Grönholm con los nuevos Hyundai i20. Pero en cuanto los dominadores de los años anteriores ha puesto las ruedas en la pista, poco han podido hacer. Han peleado y luchado, pero tendrán que esperar a 2021 para poder enfrentarse cara a cara.

Aunque el año ha sido muy extraño, el mundial de rallycross ha seguido manteniendo su esencia y emoción hasta el final. Foto: FIAWorldRallycross.com

La pandemia de COVID-19 ha puesto contra las cuerdas a una especialidad que ha vivido un mundial más corto de lo habitual y totalmente restringido a Europa. Pero finalmente, se ha podido llevar a cabo con gran esfuerzo y con el hándicap de tener que disputar los eventos a puerta cerrada, privando a los aficionados de disfrutar de una de las disciplinas más espectaculares del panorama internacional. 2020 ya es historia, el futuro se abre paso a la espera de un promotor que tome las riendas del Campeonato del Mundo de Rallycross.

Foto de portada: FIAWorldRallycross.com

Victoria estratégica de Timmy Hansen en el Rallycross de Pirineos-Barcelona 2030

Victoria estratégica de Timmy Hansen en el Rallycross de Pirineos-Barcelona 2030

Timmy Hansen ha conseguido lo que parece casi imposible en este Campeonato del Mundo de Rallycross 2020, doblegar al dominador Johan Kristoffersson. El vigente Campeón del Mundo ha pilotado con maestría y se ha apoyado en una estrategia del Team Hansen perfectamente ejecutada para adelantar al líder del mundial y llevarse la victoria en el Rallycross de Pirineos-Barcelona 2030, la primera esta temporada. A su vez, Kevin Hansen ha terminado tercero, en un día sensacional para el equipo sueco.

La mañana amaneció soleada y así se mantuvo durante el resto de la jornada. Tras los primeros entrenamientos libres, en los que Johan Kristoffersson marcó el ritmo, los pilotos se prepararon para las tres mangas de calificación que determinarían la Pole Position y los nombres de los doce participantes con acceso a las semifinales. Además de los habituales, varias caras no tan conocidas pelearon por superar la eliminatoria: la alemana Mandie August, el británico Oliver Bennett, el húngaro Tamás Kárai, el francés Patrick Guillerme y el belga Enzo Ide.

Kristoffersson se llevó el mejor tiempo en la Q1, con una actuación arrolladora en la que voló sobre la pista de Montmeló. Aunque la sorpresa la dio Mattias Ekström, que se saltó la salida en su carrera y tuvo que realizar dos pasos por la Joker Lap, lo cual le condenó a la décima posición, mermando sus aspiraciones a una buena posición de arrancada en las semifinales. Por su parte, Timmy Hansen y Anton Marklund lograron la segunda y la tercera posición, respectivamente.

La batalla fue intensa desde por la mañana en la primera cita de la temporada del mundial de rallycross en nuestro país. Foto: FIAWorldRallycross.com

En la Q2 fue Andreas Bakkerud el que, contra todo pronóstico, marcó el mejor crono. El piloto noruego empezó a mostrar las capacidades de su Renault Mégane RS RX, cuya evolución parece estar acorde a las necesidades del subcampeón del año pasado y que se adapta perfectamente a las características del trazado catalán. Johan Kristoffersson tuvo que sobreponerse a una encerrona contra el muro por parte de Robin Larsson y Anton Marklund que casi hizo volcar su Volkswagen. Por ello, el piloto sueco de KYB Team JC fue sancionado con diez puntos en su total de calificación que lo hicieron caer fuera de los doce primeros. Por su parte, Timo Scheider se recuperó de su abandono en la Q1 para terminar cuarto.

En la última manga de la calificación, la Q3, Johan Kristoffersson volvió a imponerse a sus rivales para asegurarse la Pole Position. Además del líder del campeonato, lograron puntos suficientes para pasar a las semifinales Timmy Hansen, Andreas Bakkerud, Kevin Hansen, Mattias Ekström, Niclas Grönholm, Timur Timerzyanov, Anton Marklund, Timo Scheider, Liam Doran, Oliver Bennett y Enzo Ide. Sin embargo, el piloto belga de JC Raceteknik no pudo tomar parte en su respectiva semifinal, por lo que su lugar fue ocupado por Robin Larsson.

Después de la pausa para comer, los equipos y pilotos calificados se prepararon para las últimas mangas competitivas del día. Johan Kristoffersson, Andreas Bakkerud, Mattias Ekström, Timur Timerzyanov, Timo Scheider y Oliver Bennett formaron la parrilla de salida de la primera semifinal; mientras que Timmy Hansen, Kevin Hansen, Niclas Grönholm, Anton Marklund, Liam Doran y Robin Larsson hicieron lo propio en la segunda.

El incidente en la salida de la primera carrera de la Q2, que casi deja fuera a Kristoffersson y le costó una sanción a Larsson. Foto: FIAWorldRallycross.com

Sin sorpresas, Kristoffersson se llevó el gato al agua en la primera eliminatoria, sin casi oposición por parte del resto de contendientes. Pero la batalla fue muy intensa entre Mattias Ekström y Andreas Bakkerud por la segunda posición y con Timur Timerzyanov por la última plaza hacia la final. Finalmente, se impuso Ekström con Bakkerud entrando en meta a su zaga. La mala noticia la dio Timo Scheider, que volvió a experimentar problemas en su Seat Ibiza RX que lo obligaron a abandonar.

La segunda semifinal tuvo algo más de chicha, con los hermanos Hansen ensayando la estrategia para la final. Pero primera debían pasar la eliminatoria. Timmy Hansen se llevó la victoria, con Kevin aguantando los ataques de Niclas Grönholm, que terminó en tercer lugar. Anton Marklund y Robin Larsson intentaron imponerse, pero les fue imposible. Como también le sucedió a Liam Doran, que lejos de abandonar la carrera tras quedarse descolgado del pelotón, se dedicó a dar espectáculo por su cuenta.

Salida de la gran final del Rallycross de Pirineos-Barcelona 2030. Foto: FIAWorldRallycross.com

La gran final tuvo una primera fila comandada por Johan Kristoffersson y Timmy Hansen. En cuanto el semáforo se puso en verde, ambos pelearon por la primera posición, con el piloto del Volkswagen Dealerteam Bauhaus tocando el muro interior de la primera curva y rompiendo el morro. Los hermanos Hansen se quedaron tras él, siguiéndole y presionándolo en busca del error. Por detrás, Grönholm, Bakkerud y Marklund realizaron sus pasos por la Joker Lap en las primeras vueltas.

Pero la estrategia del equipo Hansen empezó a trabajar con una sincronización perfecta. Timmy hizo la Joker Lap y salió con terreno despejado para recortar tiempo, quedándose Kevin al acecho de Kristoffersson. Cuando el líder pasó por el recorrido alternativo, la diferencia con el mayor de los Hansen había decrecido de tal manera que el Peugeot se colocó por delante del Vokswagen. Poco pudo hacer Kristoffersson, que había perdido todo el frontal de su coche, para evitar la victoria de Timmy Hansen.

Timmy Hansen cruza ganador la línea de meta, por delante de Johan Kristoffersson. Foto: FIAWorldRallycross.com

Así pues, Johan Kristoffersson aumenta en ocho puntos su ventaja al frente del mundial, con Mattias Ekström que sigue a la espera de una gran oportunidad. Por su parte, Timmy Hansen se coloca tercero, con cinco tantos de margen sobre Niclas Grönholm. Mañana se celebrará el Rallycross de Cataluña, siguiente ronda del Campeonato del Mundo de Rallycross 2020. Dependiendo de los resultados, el título podría quedar bastante decidido.

Foto de portada: FIAWorldRallycross.com

Albert Costa y Giacomo Altoè triunfan a la primera en Barcelona

Albert Costa y Giacomo Altoè triunfan a la primera en Barcelona

El Festival de la Velocidad de Barcelona ha dado comienzo a su actividad competitiva este sábado, con las primeras sesiones de calificación y primeras carreras de los cuatro campeonatos que participan: GT World Challenge Europe, Formula Renault Eurocup, TCR Europe y Lamborghini Super Trofeo. En el primero de ellos, Albert Costa y Giacomo Altoè se han llevado la victoria en la primera carrera, comenzando de forma magnífica el fin de semana.

El día ha amanecido con nubes cubriendo el cielo de Montmeló, provocando una disminución de la temperatura y una constante amenaza de lluvia. Tras las pruebas del viernes, llegó el momento de ver poner a los participantes las cartas sobre la mesa. El principal certamen de GT desarrolló una sesión de precalificación durante la mañana en la que se empezaron a vislumbrar los potenciales candidatos a la victoria en las tres carreras previstas estos días. El Mercedes #88 del equipo AKKA ASP fue el más rápido, seguido del Audi #32 y del Audi #25. Por su parte, el Lamborghini #163 del español Albert Costa y su compañero Giacomo Altoè logró el sexto mejor crono.

La mañana dio transcurso a un mediodía pasado por agua, con la meteorología jugando sus bazas para convertir la primera calificación del fin de semana en una auténtica lotería. Minutos antes de comenzar la sesión, empezaba a llover y poco a poco se fue mojando la pista. Ricardo Feller se vio beneficiado al marcar un buen registro al principio y se hizo con la Pole Position para el Lamborghini #14 de Emil Frey Racing. Por su parte, Luca Stolz firmó el segundo mejor crono, colocando al Mercedes #4 de HRT en la primera fila de la parrilla. Giacomo Altoè terminó tercero para consagrar un Top 3 protagonizado por Lamborghini.

La lluvia marcó el desarrollo de la sesión de calificación. Foto: Media GT World Challenge Europe.

La lluvia paró, así que el paso de las horas y la disputa de carreras de los demás campeonatos, con una Formula Renault Eurocup que se comió el grueso de la tempestad, dejó la pista cada vez más seca. La primera manga del fin de semana dio comienzo con un carril relativamente seco, pero con retazos de humedad en el asfalto. Ricardo Feller arrancó perfectamente, pero mejor todavía lo hizo Giacomo Altoè, que superó a Luca Stolz para emparejarse con el primer Lamborghini. Sin embargo, ambos coches del equipo Emil Frey Racing se fueron un poco largos en la segunda curva, lo que hizo que Jim Pla superara a Altoè, aunque Feller pudo mantener la punta.

Las luchas por detrás de los tres primeros se fueron sucediendo, pero el Ferrari #93 de Sky Tempesta Racing provocó la salida del Coche de Seguridad tras quedarse empanzado en la escapatoria de la curva 5. Esto hizo que las batallas se pausaran momentáneamente, aunque regresaron a su intensidad en cuanto ondeó la bandera verde. Altoè empezó a presionar a Pla y por detrás, Luca Stolz peleaba con los otros dos Mercedes de AKKA ASP.

Una vez se abrió la ventana de paradas, Emil Frey Racing ordenó entrar a sus dos coches. Mikaël Grenier y Albert Costa relevaron a Ricardo Feller y a Giacomo Altoè, respectivamente. La jugada estratégica fue perfecta, puesto que el Lamborghini #163 subió a la segunda posición y ambos GT3 italianos pasaron a liderar la prueba.

Salida de la primera carrera del GT World Challenge Europe en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Costa mantuvo una presión constante sobre Grenier, achuchándolo curva tras curva. Se estaban jugando la victoria por escasos metros y el ritmo del piloto español era bastante más rápido que el del líder de carrera. Finalmente, el catalán adelantó a su compañero de equipo y pudo abrir un margen para construir una ventaja sólida en cabeza. Las escaramuzas entre los Mercedes y los Audi daban la tónica de emoción en el grupo medio, con Dries Vanthoor y Maro Engel intentando adelantar al Mercedes de Benjamin Hites, que estaba defendiendo con maestría la cuarta posición.

De súbito, el Bentley #108 experimentó problemas mecánicos que lo obligaron a parar en la chicane, soltando mucho humo de la parte delantera donde se ubica el propulsor. Dirección de carrera sacó el Safety Car, lo cual redujo la ventaja de Albert Costa a cero. Pero el tiempo seguía descontándose y para cuando se pudo reemprender la marcha, sólo faltaba una vuelta. Grenier lo dio todo, pero el español cruzó en primera posición la línea de meta, firmando una gran victoria, junto a Giacomo Altoè, para Lamborghini y Emil Frey Racing. El #14 de Ricardo Feller y Mikaël Grenier terminó segundo y el Mercedes #88 de Raffaele Marciello y Timur Boguslavskiy logró el tercer escalón del podio.

Los dos Lamborghini de Emil Frey Racing entraron casi en paralelo en meta. Foto: Media GT World Challenge Europe.

En cuando al resto de campeonatos, Victor Martins consiguió la victoria en la primera carrera de la Formula Renault Eurocup, seguido de un Caio Collet que realizó una gran remontada bajo la lluvia. David Vidales tuvo un mal día con problemas en los frenos y acabó undécimo. En el TCR Europe, Mike Halder firmó el triunfo, con el español Pepe Oriola segundo y Sami Taoufik tercero. En el Lamborghini Super Trofeo, la carrera fue ganada por Kevin Gilardoni, con el local Guillem Pujeu en décima plaza. Mañana será el último día del Festival de la Velocidad de Barcelona, el momento para decidir a los campeones de la copa Sprint del GT World Challenge Europe.

El GT World Challenge Europe llega a Barcelona con el campeonato en juego

El GT World Challenge Europe llega a Barcelona con el campeonato en juego

El GT World Challenge Europe llega este fin de semana al Circuit de Barcelona-Catalunya con numerosos frentes abiertos y con varios pilotos con posibilidades de proclamarse campeones en la serie Sprint. La cita española del certamen cerrará la temporada de esta clase, con un par de fechas por delante reservadas a la Endurance. La pista catalana abrirá el melón con tres carreras que deberán decidir el título.

La temporada se vio alterada por la pandemia de COVID 19, como todos y cada uno de los demás campeonatos de automóviles, pudiendo comenzar en julio con una primera cita en Imola. Tras ella, el certamen puso rumbo al circuito de Misano y después a Nürburgring. Magny-Cours y Zandvoort tomaron el relevo antes de que sea Montmeló el encargado de darle continuidad, dentro del programa del Festival de la Velocidad de Barcelona.

El piloto sudafricano Kelvin van der Linde es el actual líder de la general con 88 puntos. Sin embargo, su ventaja es mínima, con apenas un punto y medio de ventaja sobre el ruso Timur Boguslavskiy y 3,5 más que la pareja belga formada por Dries Vanthoor y Charles Weerts, compañeros de van der Linde en la estructura WRT. Tras ellos se encuentra Raffaele Marciello a diez tantos, seguido del dúo alemán de Maro Engel y Luca Stolz. Más atrás, en décima plaza, se encuentran el español Albert Costa y su compañero Giacomo Altoè, quienes consiguieron la victoria en la última carrera en Zandvoort.

Momento de tensión en el atardecer de Nürburgring.

Por lo que respecta a los equipos, WRT comanda la clasificación general, seguido de las estructuras francesas Akka ASP y Saintéloc Racing. Haupt Racing Team y Emil Frey Racing completan el Top 5, dejando dos conjuntos Audi, dos Mercedes y uno Lamborghini en las cinco primeras posiciones de la tabla. Las restricciones de viaje y derivados de la pandemia han supuesto problemas para algunos de los habituales de este apasionante campeonato, con equipos como Rowe Racing, GPX Racing o AF Corse realizando programas parciales.

De cara a esta sexta cita del campeonato, la lista de inscritos contempla la participación de los primeros espadas, con Kelvin van der Linde repitiendo experiencia junto al japonés Ryuichiro Tomita al volante de uno de los Audi R8 LMS GT3 de WRT. Serán un total de 22 coches los que tomarán el Circuit de Barcelona-Catalunya, con ocho Mercedes AMG GT3, siete Audi R8 LMS GT3, dos Lamborghini Huracan GT3 Evo, dos Ferrari 488 GT3, dos Bentley Continental GT3 y un Lexus RC F GT3, repartidos en las categorías Pro, Silver Cup y Pro-Am Cup.

Salida en el circuito de Magny-Cours.

Hoy mismo comienza la actividad en pista de manera oficial, tras los test colectivos en la jornada de ayer. Una sesión de entrenamientos libres por la mañana y otra por la tarde en la que los equipos podrán poner a punto sus máquinas y preparar la que se les viene encima en los dos días siguientes. El sábado será el momento de poner las cartas sobre la mesa, con la primera sesión de calificación y la primera carrera. El domingo, dos nuevas calificatorias y dos mangas más para decidir a los triunfadores de esta cita del GT World Challenge Europe en el Circuit de Barcelona-Catalunya y de la serie Sprint.

Debido a las restricciones por la crisis sanitaria, el Festival de la Velocidad de Barcelona se disputará a puerta cerrada, sin público en las gradas por primera vez. Esta situación será una novedad para uno de los eventos con mayor asistencia de aficionados que vive cada año el trazado catalán. Pero esto no será un inconveniente para que, además del GT World Challenge Europe, otros campeonatos celebren sus pertinentes citas. Los turismos del Campeonato de Europa de TCR, los monoplazas de la Formula Renault Eurocup y los GT del Lamborghini Super Trofeo compartirán pista con el GTWC.

El renovado circuito de Zandvoort fue el último en acoger al GT World Challenge, hace dos semanas.

Y lo harán con representación española. Pepe Oriola competirá en el TCR Europe al volante de uno de los Honda Civic Type R TCR de Brutal Fish Racing Team; David Vidales continuará con su participación con el equipo JD Motorsport en la Formula Renault Eurocup; mientras que Guillem Pujeu hará lo propio en el Lamborghini Super Trofeo con la estructura Leipert Motorsport. Así pues, se presenta un atractivo fin de semana cargado de emoción en Barcelona.

La tragedia de Montjuïc

La tragedia de Montjuïc

Cientos de aficionados se agolpan detrás de las barreras. Los motores empiezan a rugir y ¡arranca la carrera! Todos los coches se dirigen raudos hacia la primera curva. ¿Todos? ¡No! Uno de ellos no ha salido. Su piloto ha declinado participar. ¿La razón? La seguridad del circuito. Los guardarraíles no están bien fijados, según él, y prefiere no jugarse el cuello. El resto decide continuar. Las protecciones se han revisado durante todo el fin de semana, y aunque el circuito es peligroso, no hay motivo para creer que lo es más que el resto de pistas en las que compiten durante el año.

La marabunta de gente aplaude y grita al paso de los potentes bólidos que surcan las calles de la Montaña Mágica. Están disfrutando. Todo el mundo lo hace. Los pilotos, los primeros. El liderato se lo están jugando por muy poco. Cualquier error y adiós a la carrera. Es preferible mantener y conservar que atacar, pero… ¡Son pilotos! Competidores natos que no entienden de guardar la mecánica. Quieren ganar y cada vuelta que pasa hay menos oportunidades de dar caza al rival de delante.

Y el público lo disfruta. Familias enteras se han acercado a Montjuïc para presenciar uno de los mayores espectáculos del mundo. El hombre y la máquina contra el asfalto y el reloj. Los niños disfrutan como adultos. Y los padres lo hacen como si volvieran a ser niños otra vez. La afición a las carreras no entiende de edad, y el olor a gasolina y goma quemada envuelve Barcelona en un ambiente festivo que embriaga a todos. Se respira felicidad emanada de los brutales motores de explosión que suben y bajan de revoluciones en un contínuo carrusel de emociones.

El público jalea mientras los coches pelean en la salida

¡Pum! Un golpe seco se siente varios metros más allá de la recta de meta. Sin visión en directo, no parece un choque más serio que cualquier otro en un circuito urbano. Pero pronto, la noticia se extiende. Un coche ha perdido el alerón trasero, impactando contra los guardarraíles, destrozándolos y saltando a la parte posterior de ellos. Hacia el público. No se sabe bien qué ha sucedido, pero la preocupación se extiende como la pólvora. La felicidad ha terminado.

El accidente ha sido serio y poco a poco se empieza a conocer la gravedad del suceso. Hay muertos. No uno, sino varios. El automovilismo, en poco menos de una hora, ha pasado de mostrar su cara más amable y divertida a su faz más trágica y dolorosa. La entropía ha aumentado de manera exponencial sin previo aviso y el caos se desata como alma que lleva el diablo. Sin embargo, la carrera no se detiene. La batalla sobre el asfalto continúa mientras las asistencias se apresuran a socorrer a los heridos.

Con el público centrado en otros menesteres, prestando atención a lo que sucede junto a un guardarraíl tras el rasante, los pilotos que luchan por la victoria siguen a la suya. El alemán presiona al belga. Quiere la victoria pero no está siendo nada fácil adelantarlo. Finalmente, con gran esfuerzo y sudor, termina colocando su coche por delante. Al pasar por meta, la sorpresa le invade. El Conde de Villapadierna está ondeando la bandera a cuadros.

El alemán Jochen Mass, ganador de una carrera marcada por la tragedia

Y en efecto, la carrera se para. No se puede continuar después de lo que ha sucedido. El piloto germano es el ganador de una prueba que será recordada por las generaciones presentes y futuras por la tragedia que la ha protagonizado. Poco triunfo hay en ello, a pesar de lo importante que siempre supone ganar un Gran Premio. El último que ha visto la montaña que preside el puerto de la Ciudad Condal. Pero también, el primero que ha visto a una mujer puntuando en una carrera válida para el Campeonato del Mundo de Pilotos.

La italiana ha terminado en sexta posición, pero la paradoja ha querido que ni siquiera haya sumado un punto. Para una vez que una fémina lo conseguía… Con las pocas mujeres compitiendo, la probabilidad ya es baja de por sí, pero si encima no consigue el punto entero, para de contar. El caso es que al detener la prueba y dar las posiciones en carrera como resultados definitivos, sin completar la distancia mínima para el reparto del total de puntos, únicamente se reparten la mitad. De ahí que la piloto transalpina puntúe, pero sin sumar el tanto entero.

El Teatro Griego de Montjuïc ve pasar los Fórmula 1 por última vez

Las ambulancias llegan al punto crítico del circuito. El caos reina en el ambiente. Los médicos, enferemeros y voluntarios se afanan por atender a todas las personas afectadas. Y por tratar de evitar más muertes. Finalmente, son cuatro. Cuatro personas que se despiden para siempre de este mundo por un maldito alerón que quiso desprenderse de su coche. Se despiden como lo hace el circuito de las carreras de coches. Las cuatro ruedas separan su camino de Montjuïc. Se marchan de la Montaña Mágica para no volver.