Desde luego, este será un año para recordar en el Campeonato del Mundo de Rallycross, como en la mayoría de certámenes automovilísticos mundiales. Las cancelaciones de pruebas llevaron a un nuevo calendario con varias citas dobles, que al final han sido la tabla de salvación de la temporada. Pero por encima de todo, lo más destacado es la coronación de Johan Kristoffersson por tercera vez como rey absoluto de la especialidad.

Una vez que se celebraron las dos pruebas en el Circuit de Barcelona – Catalunya, todavía quedaban dos más en Spa-Francorchamps y Nürburgring. Pero la situación sanitaria fue empeorando en Bélgica y la cancelación del Rally de Ypres llevó por los mismos derroteros al Rallycross de Benelux. Cuando semanas más tarde se confirmó que el Rallycross de Alemania seguiría el mismo camino, las matemáticas auparon a Kristoffersson como Campeón del Mundo de Rallycross 2020. Un éxito que, de alguna manera, queda un poco empañado al quedarse sin un fin de fiesta a la altura.

El piloto sueco ha sacado todo el potencial a su Volkswagen Polo, el mismo con el que se alzó con el título en 2017 y 2018, para no dar tregua a sus rivales. La simbiosis que demuestran conductor y máquina ha sido clave en un año corto pero con gran variedad de protagonistas por la victoria en cada manga. Pero en cuanto Kristoffersson arrancaba desde la Pole Position en cualquier eliminatoria, poco podían hacer por contrarrestar la buenísima tracción del coche y los reflejos del piloto.

Johan Kristoffersson ha sido el gran triunfador y dominador al volante del Volkswagen Polo. Foto: FIAWorldRallycross.com

Curiosamente, fue Mattias Ekström el único que le ha podido plantar cara de tú a tú de manera consistente durante todo el año. El Campeón del Mundo de 2016 se presentó en la primera cita en Höljes con la idea de hacer una única participación doble como tercer piloto de KYB Team JC. Sin embargo, su victoria en la segunda final dio a pie a poder continuar su aventura en el World RX, sobretodo tras la baja de Janis Baumanis, teórico primer piloto del conjunto.

El mundial se encaminó hacia Finlandia, para regresar después de seis años a Kouvola. Kristoffersson volvió a dominar la primera ronda, con Niclas Grönholm estrenándose como ganador este año en un fin de semana que vio a un sorprendente Juha Rytkönen tomar parte con el tercer Hyundai de GRX Set e impresionar en su debut en el Campeonato del Mundo de Rallycross, consiguiendo la segunda posición por detrás de Kristoffersson.

Bikernieki volvió a acoger una cita del mundial. El espectacular trazado letón no defraudó a la hora de ofrecer enormes dosis de emoción, pero las victorias en esta tercera cita doble de la temporada fueron una vez más para Johan Kristoffersson y Mattias Ekström. De esta manera, la clasificación general se ponía cada vez más de cara para el sueco al volante del Volkswagen Polo.

Mattias Ekström regresó para plantarle cara a Kristoffersson, pero se ha tenido que conformar con el subcampeonato. Foto: FIAWorldRallycross.com

Un halo de esperanza para algunos apareció cuando el World RX aterrizó en Barcelona. Timmy Hansen maquilló con su victoria un año nefasto para los intereses del Team Hansen, campeones el año pasado y totalmente desaparecidos en este 2020 tan complicado. Pero Kristoffersson sacó todo el aplomo posible para darle la vuelta a la tortilla en la segunda ronda y dejar sentenciado, con las cancelaciones posteriores, el Campeonato del Mundo de Rallycross.

Esta temporada se ha visto un retorno a los éxitos de Johan Kristoffersson con Volkswagen y de los Audi S1 con el regreso de Mattias Ekström. La salida de los fabricantes a finales de 2018 fue un jarro de agua fría que permitió brillar el año pasado a los Hansen y Andreas Bakkerud, así como florecer a Niclas Grönholm con los nuevos Hyundai i20. Pero en cuanto los dominadores de los años anteriores ha puesto las ruedas en la pista, poco han podido hacer. Han peleado y luchado, pero tendrán que esperar a 2021 para poder enfrentarse cara a cara.

Aunque el año ha sido muy extraño, el mundial de rallycross ha seguido manteniendo su esencia y emoción hasta el final. Foto: FIAWorldRallycross.com

La pandemia de COVID-19 ha puesto contra las cuerdas a una especialidad que ha vivido un mundial más corto de lo habitual y totalmente restringido a Europa. Pero finalmente, se ha podido llevar a cabo con gran esfuerzo y con el hándicap de tener que disputar los eventos a puerta cerrada, privando a los aficionados de disfrutar de una de las disciplinas más espectaculares del panorama internacional. 2020 ya es historia, el futuro se abre paso a la espera de un promotor que tome las riendas del Campeonato del Mundo de Rallycross.

Foto de portada: FIAWorldRallycross.com

You cannot copy content of this page