Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Tras las cinco primeras citas del Campeonato del Mundo de RallyCross, Timmy Hansen lidera la tabla del campeonato de pilotos, por un margen tan escaso como un único punto con respecto a su hermano Kevin. Los Hansen han sido los auténticos protagonistas de esta primera mitad del año, sumando un total de tres victorias entre ambos al volante de sus Peugeot 208 WRX. Son los principales candidatos al título, pero por detrás les persigue con relativa cercanía Andreas Bakkerud, uno de los especialistas de la categoría.

El campeonato comenzó en Abu Dhabi. El circuito de Yas Marina se preparó para acoger por primera vez al principal certamen de rallycross del mundo, acotando la parte de las curvas 3 a la 6 y la larga recta trasera para acondicionar un trazado mixto con las características necesarias. La lucha se centró entre dos de los pilotos más jóvenes del campeonato, Niclas Grönholm y Kevin Hansen. La final fue un mano a mano entre ellos, adelantando el finés al sueco en una maniobra en la que el de GRX Taneco empujó al del Team Hansen MJP, sacándolo de pista. Grönholm cruzó primero la meta, pero los comisarios dictaminaron que la acción fue ilegal, sancionándolo y recayendo la victoria en manos de Kevin Hansen.

La caravana mundialista puso rumbo a Europa, concretamente al Circuit de Barcelona-Catalunya, sede de la segunda batalla del año. De nuevo, la organización del RallyCross de Cataluña acondicionó el técnico trazado armado en la zona del estadio del circuito barcelonés. Allí, Timmy Hansen consiguió desquitarse del mal fin de semana en los Emiratos Árabes, dominando de principio a fin todas y cada una de las mangas, consiguiendo la victoria el domingo por la tarde. Su hermano terminó segundo, rubricando un doblete del equipo Hansen y afianzándose al frente de la clasificación general.

Kevin Hansen y Niclas Grönholm luchando por la victoria en la primera cita del año en Abu Dhabi. © FIAWorldRallycross.com

El legendario circuito de Spa-Francorchamps se vistió con el traje de gala para acoger por primera vez una cita del Campeonato del Mundo de RallyCross tras la construcción de la zona de parrilla y paddock en el exterior de la pista, junto a la recta de bajada hacia Eau Rouge. El trazado usaría la mítica curva y la subida al Raidillon, una de las zonas más conocidas del automovilismo. La prueba vio la sorprendente victoria de Timur Timerzyanov. El ruso fue el encargado de defender los colores del GRX Taneco, junto a Joni Wiman que sustituyó a Niclas Grönholm, baja por apendicitis. Kevin Hansen pudo mantener el liderato del mundial en un fin de semana muy complicado en el que no pudo pasar a la final. Su hermano Timmy terminó cuarto, recortándole valiosos puntos.

Si el RallyCross de Benelux fue complicado para el líder, más lo fue el de Gran Bretaña. El circuito de Silverstone vio un nuevo triunfo de Timmy Hansen, que con la eliminación de Kevin en semifinales, le otorgó el liderato del mundial por apenas cuatro puntos de ventaja. La final fue un mano a mano entre el mayor del clan Hansen y Andreas Bakkerud, resuelto a favor del sueco gracias a la estrategia, realizando su Joker Lap antes que el noruego, lo que le sirvió para tener aire limpio y marcar un par de vueltas rápidas que le colocaron al frente de la carrera y del campeonato.

Salida de una de las mangas de calificación del RallyCross de Cataluña. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En esta tesitura se presentaron pilotos y equipos en uno de los circuitos más emblemáticos de la especialidad. El circuito de Lånkebanen, en Hell (Noruega), acogió el primer evento nórdico del año, la región de donde han salido la gran mayoría de pilotos de esta especialidad. Además, la pista es la primera del año que es exclusiva de rallycross y no una adaptación. La variabilidad meteorológica marcó el fin de semana, con un chaparrón que dejó el trazado impracticable antes de las semifinales, perjudicando al líder Timmy Hansen, que no pudo pasar a la final. Quien sí lo hizo fue su hermano, que arrancó como una exhalación desde la última fila para colocarse segundo al final de la primera vuelta. El regreso de Niclas Grönholm permitió disfrutar de una lucha sin cuartel como la vivida en la primera cita del año.

Anton Marklund fue el primero en pasar por la línea de meta. El piloto de GC Kompetition asombró a propios y extraños, pero fue descalificado tras las verificaciones en las que los comisarios encontraron irregularidades en su coche. Con ello, Kevin Hansen debía ser el heredero del triunfo, pero este fue a parar a Grönholm, pues el sueco fue sancionado con un segundo por empujar al finés durante la batalla entre ambos. Hansen se tuvo que conformar con el segundo lugar, sumando los suficientes puntos para colocarse a uno del liderato que sujeta su hermano.

Timo Scheider lidera el pelotón en la subida al Raidillon tras pasar Eau Rouge, en el circuito de Spa-Francorchamps. © FIAWorldRallycross.com

Por detrás de los Hansen, Andreas Bakkerud mantiene el tercer lugar de la clasificación general, con Janis Baumanis, Niclas Grönholm y Timur Timerzyanov luchando por el cuarto lugar, separados entre ellos por un punto. Las distancias son mínimas cuando se llega al ecuador de la temporada, por lo que cualquier punto que se pueda arañar en las mangas eliminatorias será tan importante como los que se sumen en la final de cada evento.

En la clasificación por equipos, el Team Hansen MJP es el líder, seguido por GRX Taneco y Monster Energy RX Cartel. Por ahora, los Peugeot 208 WRX y Hyundai i20 son los únicos coches capaces de vencer. Veremos si los Audi S1 consiguen ponerse al nivel, pues son los tres que parecen estar un paso por delante del resto, representado por los Renault Mégane y Renault Clio de GCK, los Ford Fiesta ST de STARD y los Skoda Fabia, Mini Cooper y Seat Ibiza privados.

La lluvia y el barro marcaron las semifinales y la final del RallyCross de Noruega. © FIAWorldRallycross.com

Por delante, cinco citas más para completar el año. La segunda cita nórdica en Höljes (Suecia), antes de poner rumbo a América para disputar el RallyCross de Canadá en el circuito urbano de Trois-Rivières. Después, regreso a Europa con los RallyCross de Francia en Lohéac y Letonia en Bikernieki. El broche final lo pondrá el RallyCross de Sudáfrica, que se disputará en el trazado de Killarney a principios de noviembre. No hay nada decidido, las distancias son escasas y el espectáculo está asegurado. No se puede pedir más.

Foto de portada: © FIAWorldRallycross.com

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Las verificaciones técnicas son uno de los aspectos clave de un fin de semana de carreras. No suelen aparecer por televisión, y en general los medios informamos poco o nada de ellas, salvo cuando se produce una situación anómala para un participante. De hecho, es un proceso bastante monótono que no aporta nada de emoción, salvo que alguien tenga un especial interés en ello. Sea Fórmula 1, Resistencia o RallyCross, como es nuestro caso.

Estas verificaciones se realizan antes de comenzar la acción en pista. El objetivo es comprobar, o verificar, que los coches que van a tomar parte en la prueba cumplen con todos y cada uno de los requisitos técnicos que indica el reglamento. En caso de aprobar este examen, pueden competir; mientras que en caso contrario, el que inscribe el coche será el responsable de modificar lo que sea necesario para que pueda superar el escrutinio, y así, convertirse en un vehículo legal.

Los coches entran en unos garajes habilitados a tal efecto, que en el caso del RallyCross, cuando compiten en circuitos que no son específicos de la especialidad, como no se utilizan los boxes, pues los coches duermen y son puestos a punto en las carpas que cada equipo monta en el paddock, no hay problema alguno de espacio y se utilizan varios a lo largo del Pit Lane. Cuando lo hacen en los circuitos propiamente dichos de RallyCross, o bien existe un garaje preparado o se monta una carpa con todo lo necesario.

Báscula que se utiliza para comprobar que la masa de los coches cumple con el rango establecido por el reglamento. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En cualquiera de los casos, allí de encuentran los comisarios técnicos. Ellos son los encargados de revisar cada parte del chasis, motor, suspensiones, … En definitiva, de todos y cada uno de los componentes susceptibles de poder incumplir la normativa. Con pequeñas linternas revisan hasta los más recónditos huecos.

A continuación, una vez superado este primer examen, los Supercars del Campeonato del Mundo de RallyCross se dirigen a una carpa colocada en medio de la calle de boxes. Allí les espera un señor con un curioso aparato que en otras categorías se utiliza para otros menesteres. Un sonómetro para indicar si el volumen de sonido que emite el motor del coche entra dentro de lo que dictan las normas. Incluso esto está regulado. Para ello, el piloto o un mecánico del equipo, acelera el coche hasta que el federativo considera que ha tomado la medida correcta. Superado este trámite, el coche es legal y puede correr.

El sonómetro midiendo el “ruido” del motor del coche de Anton Marklund. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero además, hay otro aspecto que podría tirar por tierra una verificación técnica favorable. También existen las verificaciones administrativas. En ellas, se examina que toda la documentación que permite que un coche, un piloto, o un equipo entero, esté en regla. Si por un supuesto, el responsable de un coche presentara esta documentación con algún error, aunque superara las verificaciones técnicas, lo más seguro es que los comisarios no le dieran el visto bueno para disputar la prueba.

Estas pruebas, aunque pueda parecer que los examinadores se las toman como si fueran pura rutina de tantas veces que lo han hecho, no son para nada una broma. Son sumamente estrictas y quienes las realizan son auténticos profesionales en detectar cualquier atisbo de trampa. No es fácil burlar estos controles, y aunque se han dado casos, finalmente los tramposos han terminado cayendo bajo las fauces de estos hombres de la ley automovilística.

Los comisarios inspeccionan uno de los coches participantes del Campeonato de Europa de RallyCross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cada categoría tiene sus propios procesos de verificación, pero por lo general, se examina que el coche cumpla con el peso mínimo y las medidas establecidas por el reglamento. También que equipe una motorización acorde a la normativa. En definitiva, que el coche sea tal y como dice el libro. No valen las medias tintas, y aunque las verificaciones iniciales puedan permitir competir, si se produce la trampa tras superarlas, un coche puede ser descalificado a posteriori, pues también se hacen verificaciones a lo largo del fin de semana. Cada campeonato establece la frecuencia de estas y el formato de las mismas.

En definitiva, que lo que parece que es algo que no tiene la más mínima importancia para el público en general, es algo sumamente necesario e importante en el día a día de la gente que se dedica a esto de las carreras. Una rutina que hay que cumplir en cada circuito al que se va, o competición en la que uno quiera participar. Y no sólo con el coche, porque también se verifican los monos, los guantes y toda la ropa del piloto. Y el casco, por supuesto. Nada se deja al azar. Todo para que la competición se desarrolle con todas las garantías de deportividad, legalidad y seguridad.

El Renault Clio de Guillaume de Ridder bajo la carpa, en pleno proceso de verificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Los Hansen dominan el primer día del RallyCross de Cataluña

Los Hansen dominan el primer día del RallyCross de Cataluña

Los hermanos Hansen, Timmy y Kevin, han sido los dominadores absolutos de la primera jornada de carreras de RallyCross en el Circuit de Barcelona – Catalunya. Tras la sesión de entrenamientos libres de la mañana, ha llegado el momento de las dos primeras mangas calificatorias, donde los dos jóvenes suecos han sido los más rápidos de todo el pelotón de pilotos del Campeonato del Mundo de RallyCross.

Los pilotos se montaban pronto en sus bestias. El día amanecía soleado y el ambiente anunciaba emoción a raudales al tiempo que los aficionados empezaban a llegar a las instalaciones del circuito de Montmeló. Por delante, muchas horas y muchas más carreras de Supercars, S1600 y KartCross, además de espectáculo fuera de la pista. Los entrenamientos se saldaban antes de las 11 horas de la mañana, con el mejor tiempo para Andreas Bakkerud, parando el cronómetro en 0:45.000.

La primera sesión de calificación del Campeonato del Mundo de RallyCross en Barcelona comenzaba con la carrera entre Anton Marklund, Cyril Raymond, Hervé Knapick y el líder del mundial, Kevin Hansen, tras el sorteo realizado ayer. El sueco se llevaba la victoria cómodamente, pero la atención se la llevaba el piloto más experimentado de la parrilla, Knapick. El francés, de 72 años de edad, protagonizaba un vuelco que le dejaba fuera de la prueba. Su coche quedaba bastante tocado, con todo el techo abollado, así como los laterales y los marcos de las puertas. La luna delantera quedaba inservible, totalmente agrietada. Por fortuna, el veterano competidor pudo salir por su propio pie sin daños físicos.

Estado del techo del coche de Knapick tras su vuelco. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La siguiente carrera vio la batalla entre Oliver Bennett, Timur Timerzyanov, Liam Doran, Rokas Baciuška y Timo Scheider. Las cuatro vueltas fueron suficientes para que el ruso Timerzyanov se llevara el gato al agua. En la tercera carrera, con Guerlain Chicherit, Niclas Grönholm, Chris Hoy, Timmy Hansen y Krisztián Szabó, fue Timmy Hansen el protagonista, marcando además el mejor tiempo de toda la Q1, con un crono total de 3:11.628 y una mejor vuelta de 44.260 segundos.

Finalmente, la primera sesión de calificación llegaba a su fin con la participación de Tamás Karái, Jani Paasonen, Guillaume de Ridder, Andreas Bakkerud y Janis Baumanis. Bakkerud lograba imponerse, con Baumanis y Karái escoltándolo a su zaga. El resultado combinado de tiempos de las cuatro carreras, dejaba un Top 5 dominado por los hermanos Hansen, con Timmy por delante de Kevin. Por detrás, Timerzyanov, Chicherit y Bakkerud.

Los Supercars del campeonato mundial dejaron paso a sus hermanos pequeños del RX2, donde compite el piloto andorrano Albert Llovera. Una vez llegó el momento de empezar la Q2, las bestias volvieron a tomar el trazado catalán. Esta segunda manga de calificación se realizaría de acuerdo a los resultados de la primera, de nuevo disputándose cuatro carreras de cuatro vueltas cada una. Comenzaron los cuatro últimos de la Q1, salvo Knapick, cuyos mecánicos no pudieron reparar a tiempo el coche tras su accidente.

Timo Scheider esperando a subirse a su Seat Ibiza. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Por lo tanto, la primera carrera de la Q2 tuvo como protagonistas a Chris Hoy, Oliver Bennett y Anton Marklund, ganando la prueba este último. La segunda carrera vio a Timo Scheider, Rokas Baciuška, Tamás Karái, Guillaume de Ridder y Jani Paasonen jugarse el triunfo. Este fue a parar a manos del experimentado Timo Scheider, capaz de ser rápido sobre un turismo del DTM, como a bordo de un Supercar del WRX.

La siguiente prueba mostró las capacidades de Krisztián Szabó, que se impuso a Cyril Raymond, Janis Baumanis, Niclas Grönholm y Liam Doran. Finalmente, llegó el plato fuerte con la carrera que enfrentó a los pilotos más rápidos en la primera sesión: Timmy Hansen, Kevin Hansen, Timur Timerzyanov, Guerlain Chicherit y Andreas Bakkerud. El mayor de los hermanos Hansen ganó la manga, con el líder del mundial terminando detrás, tras ser el primero en hacer la Joker Lap y aguantar los ataques de Timerzyanov y Bakkerud. Chicherit tuvo algunos problemas durante las cuatro vueltas y finalizó muy retrasado, lo que le lastró de cara a la clasificación final de la Q2, la cual reflejaba un Top 5 con los nombres de Timmy y Kevin Hansen en lo más alto, seguidos de Timur Timerzyanov, Krisztián Szabó y Andreas Bakkerud.

Los mecánicos dan los últimos ajustes a los coches en la preparrilla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Así pues, los resultados de las dos sesiones de calificación celebradas, arrojan un resultado combinado en el que los Hansen son los claros dominadores, en espera de lo que pueda suceder mañana. Todavía faltan por disputar las otras dos sesiones, la Q3 y la Q4. El sorteo realizado tras la Q2 ha dado como resultado que los pilotos más rápidos hasta el momento serán los primeros en salir a la tercera sesión.

Después de estas dos mangas de calificación, se disputarán las dos semifinales que darán como resultado a los seis pilotos que se jugarán el tipo para ganar el RallyCross de Cataluña en la gran final. Veremos si los hermanos Hansen pueden aguantar su buen estado de forma o aparecen candidatos hasta ahora tapados. Todo por decidir.

El piloto más rápido del día, Timmy Hansen. © Pablo Löpez Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La fiesta del RallyCross vuelve a Barcelona

La fiesta del RallyCross vuelve a Barcelona

Tras la primera cita del año del Campeonato del Mundo de RallyCross que se celebró en Abu Dhabi, donde Kevin Hansen se alzó finalmente con la victoria, la fiesta sobre asfalto y tierra volverá este próximo fin de semana al Circuit de Barcelona – Catalunya, la sede española del principal campeonato de la especialidad a nivel mundial. Allí se darán cita los Supercars y los Super 1600 que forman el grueso de protagonistas.

Pero habrá muchos más, pues además de las carreras de RallyCross, harán acto de presencia los siempre divertidos KartCross con sus carreras de derrapadas y potencia pura, además del espectáculo de los coches de Drift. Para ello, el circuito se verá modificado, utilizándose la zona del estadio como circuito de carreras, y la zona de la subida de La Moreneta como circuito de Drift.

La parrilla de salida se ubicará al final de la recta de atrás, justo antes de la curva 10. Allí los pilotos deberán girar a la izquierda para tomar la mencionada curva, seguir hacia la curva 11 y meterse por la zona de tierra a la derecha de ella. Curva a derechas y un salto para llevarlos de nuevo al asfalto, donde deberán elegir entre la vuelta normal o la Joker Lap. La chicane final del circuito de Montmeló servirá para situar esa posibilidad, utilizando la chicane de F1 como Joker Lap y la que se construyó para MotoGP como circuito habitual.

Momento final del pasado RX de Abu Dhabi, primera cita del año. © FIAWorldRallycross.com

A continuación, tomarán el tramo del estadio en sentido inverso hacia la curva 12, donde volverán a ponerse en contacto con la tierra, en una sucesión de curvas de derecha-izquierda-derecha que les conducirá hasta el último ángulo. Allí, junto a la curva 10 del circuito de velocidad, volverán al negro alquitrán para cruzar la línea de meta. La longitud total será de 1133 metros, con un 60,4% de la superficie sobre asfalto, y la restante 39,6% sobre tierra.

La participación incluirá a los habituales pilotos del campeonato mundial, además de algunas incorporaciones que no participaron en la primera prueba en los Emiratos Árabes Unidos. Kevin Hansen llega líder, seguido por Niclas Grönholm y Janis Baumanis. Además, los pilotos del RX2, la segunda división de la especialidad, y los del EuroRX, el campeonato regional a nivel europeo, lucharán por el mejor resultado de cara a sus respectivos campeonatos.

El líder del mundial, Kevin Hansen, en un ambiente distendido durante el RX de Barcelona del año pasado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además, se podrá ver la participación de algunos pilotos provenientes de otras especialidades, incluso de otros deportes. Es el caso del medallista olímpico Chris Hoy, ganador de seis medallas de oro en ciclismo. El ciclista de 43 años competirá con un Ford Fiesta preparado por Xite Racing. También será el regreso de Albert Llovera. El piloto andorrano comenzará la temporada en el trazado que más cerca le queda de casa, en la categoría RX2.

Pero lo que parece que será uno de los grandes alicientes dentro del programa del fin de semana serán las carreras sobre KartCross que protagonizarán algunos pilotos llegados para quemar rueda y hacer levantarse al público de sus asientos. Será el momento de la RX Star Race, donde competirán los pilotos del Rally Dakar Cristina Gutiérrez y Gerard Farrés; Dani Clos o Pol Espargaró. El formato se basará en cuatro rondas clasificatorias, dos semifinales y una final, un estilo similar al que se verá en el evento mundialista.

Los KartCross sobre el deslizante barro, durante una de las carreras del año pasado bajo la lluvia. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El año pasado, el triunfo final fue para un Johan Kristoffersson que se vio favorecido por la sanción a Mattias Ekström tras un toque en la salida de la carrera final con Petter Solberg, que dejó al noruego fuera de la competición. El piloto de la estructura oficial de Audi ganó en la pista, pero los comisarios le penalizaron y perdió el triunfo en favor del piloto de Volkswagen. Peugeot no pudo contrarrestar la superioridad de los coches alemanes, a pesar de contar con Sébastien Loeb, Timmy Hansen y Kevin Hansen como primeros espadas.

Para la edición de este año, se espera que los coches de la firma del león del Team Hansen lleven la voz cantante, tras las buenas sensaciones vistas en Yas Marina. Para evitarlo, estarán los hombres de GRX con Grönholm al frente, y la escuadra capitaneada por Guerlain Chicherit, GC Kompetition. El formato del fin de semana será el habitual, con las cuatro sesiones de calificación, las mangas eliminatorias y la gran final, donde se decidirá al ganador del RallyCross de Barcelona 2019.

Salida de una de las carreras durante el RallyCross de Barcelona de 2018. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Johan Kristoffersson, la apisonadora del RallyCross

Johan Kristoffersson, la apisonadora del RallyCross

Johan Kristoffersson se proclamó campeón del mundo de RallyCross por segundo año consecutivo este fin de semana en Austin. El circuito de las Américas acogió la décima prueba del Campeonato del Mundo de la especialidad, en la que el piloto sueco logró también su novena victoria de la temporada. Nueve de diez. Una auténtica apisonadora. El ya bicampeón lo es con dos carreras de margen y con casi 80 puntos de ventaja sobre sus más inmediatos perseguidores, los campeones en años anteriores Mattias Ekström y Petter Solberg, junto con Andreas Bakkerud y el nueve veces campeón del mundo de Rally Sébastien Loeb. Ahí es nada.

El piloto sueco, de ascendencia danesa, es hijo de Tommy Kristoffersson, expiloto de carreras y antiguo competidor en el Campeonato Europeo de RallyCross. Comenzó compitiendo en el Campeonato Sueco de Turismos en 2009. En 2011 empezó a lograr resultados en el Campeonato Escandinavo de Turismos, logrando 2 podios en Knutstorp y Mantorp. En 2012 ganó el campeonato dentro del equipo Volkswagen Team Biogas, consiguiendo 5 victorias. Ese mismo año ganó también el International Superstars Series, de ámbito europeo, con 4 triunfos, a bordo de un Audi RS5 de la estructura semioficial KMS.

Johan Kristoffersson persigue a Andreas Bakkerud y Petter Solberg durante el RX de Barcelona de 2018 en Montmeló

Su debut en el mundo del RallyCross se produjo en 2013, cuando compitió en la cita sueca del Campeonato de Europa de RallyCross. Desde entonces siempre ha corrido dentro de las estructuras ligadas a Volkswagen, haciendo lo propio a partir de 2014 en el Campeonato del Mundo de RallyCross. En 2015 terminó en tercer lugar del mundial, logrando su primera victoria en el RallyCross de Portugal, en el circuito de Montalegre, y al año siguiente fue subcampeón. Entre tanto, compitió en algunas citas del Campeonato de Escandinavia de Turismos, terminando tercero en 2016 y cuarto en 2017.

Precisamente, en 2017 llegó el momento cumbre de su carrera. Tras comenzar el campeonato con un sexto lugar en la cita de Barcelona, celebrada en el circuito de Montmeló, logró un total de siete victorias, encadenando cinco consecutivas, que le sirvieron para ganar su primer Campeonato del Mundo de RallyCross. Esto le ha servido de revulsivo para dominar con mano de hierro este año. Y no sólo en la competición mundialista, también en el Campeonato Escandinavo de Turismos, donde lidera la clasificación general de pilotos.

Johan Kristoffersson por delante de Sébastien Loeb, durante el RX de Portugal de 2017 en Montalegre

Kristoffersson se ha convertido a base de esfuerzo y determinación en bicampeón del mundo de RallyCross, empatando con su compañero de equipo, el experimentado noruego Petter Solberg, con 2 títulos cada uno. Así mismo, se convierte de manera objetiva en el piloto principal del equipo de fábrica de Volkswagen, en un año muy difícil para su compañero, en el que el sueco ha tomado las riendas y ha sido inalcanzable para sus rivales.

Los pilotos de Peugeot y Audi han visto como Johan Kristoffersson los ha batido en todas y cada una de las finales del presente mundial, salvo en una. Y todo esto, a pesar del mayor apoyo de fábrica, especialmente de Peugeot, hacia su estructura oficial. Así mismo, coloca al PSRX Volkswagen Sweden, el equipo oficial del fabricante alemán, como líder de la clasificación por equipos con 80 puntos de ventaja sobre las estructuras oficiales de Audi y Peugeot, los otros dos fabricantes oficiales del campeonato.

Johan Kristoffersson (Volkswagen Polo R) durante la disputa del RX de Gran Bretaña en Silverstone

Johan Kristoffersson, uno de los pilotos más espectaculares que se han visto en RallyCross, además de uno de los más exitosos. Durante este año ha demostrado su dominio absoluto de la categoría, batiendo a pilotos de gran palmarés y gran versatilidad como Mattias Ekström o Sébastien Loeb. Y nosotros que nos alegramos por el espectáculo que nos ha dado. Y todavía quedan dos citas, en Alemania y Sudáfrica. Si ha hecho lo que ha hecho bajo la presión de luchar por el campeonato, ¿qué será capaz de hacer ahora?

Fotos: © Pablo López Castillo (elacelerador.com) | © Volkswagen