Las avispas del motor

Las avispas del motor

Su sonido parece el de una avispa y cuando se juntan varios es el avispero más sonoro del mundo. Los Car Cross, Kartcross o Cross Car, según quién los nombre y en qué idioma, son unos pequeños pero matones coches de carreras que hacen las delicias del que los pilota y del que los visiona. Un motor pequeño en un chasis muy pequeño, un propulsor de moto que empujando tan poco peso, desata toda su fuerza para mover esa masa que tan poco abarca.

Su popularidad es enorme en nuestro país. Hasta tres categorías del Campeonato de España de Autocross están protagonizadas por estos monoplazas. Y en los campeonatos regionales son también los reyes de la fiesta. Su precio contenido y su mantenimiento sencillo son un gran aliciente para quien busca adentrarse en esto de las carreras. Pero los Car Cross no entienden de edades. Desde los más pequeños, en sus primeros pasos; hasta los más mayores, disfrutan de su pilotaje sobre tierra, asfalto o nieve.

Se podría decir que son como una especie de karts con techo, o también una variante de los buggyes, pero más pequeña. Lo cierto es que no son ni una cosa ni la otra, aunque su uso puede estar destinado para lo mismo que ambas tipologías de coche de competición. Sirven para los jóvenes que se inician en el automovilismo, para aquellos que les tira más un buen derrapaje en medio del polvo que buscar la trazada perfecta con tiralíneas. Esos niños que se sienten más atraídos por los rallyes que por los monoplazas.

Derrapaje sobre nieve en un Car Cross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero también sirven para participar en competiciones fuera de pista, en el desierto, campo a través, como si de un Side by Side se tratara. Realmente, los kartcross sirven para todo. Incluso se los ha visto subiendo montañas. Aparte de las barquetas, prototipos o GT, animan como los que más las carreras en cuesta. Su poco peso y ligereza es una ventaja de cara a afrontar los revirados giros de las carreteras de montaña. Cambiando los neumáticos de tacos por gomas para asfalto y algún que otro pequeño ajuste, el coche está listo para dinamitar el mejor tiempo.

Pero no nos engañemos. Hacen falta manos y una buena dosis de sensibilidad al volante. Precisamente, su potencia en tan poco peso hace que sean extremadamente nerviosos. La tracción trasera provoca que toda la fuerza del motor mueva las ruedas de atrás, por lo que es importante saber jugar con los golpes de acelerador y mantener el volante recto en cada pisada. Un mal juego de manos y pies puede terminar con un accidente o un vuelco, algo que acostumbra a ser más habitual que en otro tipo de monturas.

Sobre asfalto también son capaces de sacar todo su potencial. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Existen distintos fabricantes de kartcross y cada maestrillo tiene su librillo. Generalmente, estos son constructores pequeños, ensamblando cada pieza del coche de forma artesanal. Por ello, cada cross car es un poco diferente. Pero en resumidas cuentas, todos tienen una serie de características básicas. Cuentan con un motor de unos 600cc, con una potencia de 120 – 125 CV, y una transmisión formada por una caja de cambios de seis velocidades y una cadena que transmite la fuerza del motor al tren trasero. Cuentan con suspensión independiente a las cuatro ruedas, chasis multitubular y carrocería de fibra de vidrio. Sus dimensiones son de 2,6 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,2 metros de alto. Todo el conjunto acumula un total de 320 Kg de masa.

Los kartcross pueden presumir de un auge que los está llevando a ir desbancando poco a poco a los hasta ahora grandes protagonistas en los distintos campeonatos de autocross que se celebran en Europa. No en vano, la FIA está intentando aprovechar esa popularidad para comvertirlos en el escalón principal en la formación de pilotos de rallyes y rallycross. En los Motorsport Games previstos para este año tendrán su propia categoría y se estudia implantarlos como campeonato independiente a nivel europeo.

Arrancada de una carrera del CEAX sobre tierra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En España ya han cogido la delantera en el CEAX a los monoplazas de autocross, los participantes de la División III. El bajo coste de los kartcross hace que sea imposible que los Super Buggyes puedan competir con ellos. No es extraño que las parrillas de Car Cross sean las más pobladas en los últimos tiempos. Y en los campeonatos regionales sucede algo similar, con estos pequeños prototipos de competición ganándose el favor de competidores y aficionados. Un avispero volando hacia la primera curva, de bajo coste y emoción sin límites. ¿Alguien da más?

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El CEAX cierra con nota la temporada

El CEAX cierra con nota la temporada

El circuito de Cerro Negro, en Talavera de la Reina, cerró el Campeonato de España de Autocross 2019. Han sido ocho fines de semana de carreras sobre tierra, repartidos entre Aragón y Cataluña durante la primera parte del año, y Galicia y las dos Castillas en la segunda mitad. Ya en la cita de Miranda de Ebro quedaron decididos los títulos de cuatro de las seis categorías. Cerro Negro terminó de sentenciar Car Cross y Car Cross Promoción.

En ambas categorías se ha vivido una lucha sin cuartel durante todo el año. En el caso de la principal entre los kartcross, se ha visto cierta alternancia en la competitividad, pero han destacado tres hombres que han llegado a Talavera con opciones. Hablamos de Juanjo Moll, Iván Piña y Javier Ramilo. Finalmente, Moll se llevó el título, a pesar de las victorias de Piña en las tres últimas citas, incluyendo una espectacular remontada en Miranda de Ebro. Por su parte, Diego Varela se llevó la Copa de España de Car Cross Promoción, superando a Daniel Remuiñán y a Diego Pandelo, siendo los tres pilotos capaces de superar la barrera de los 100 puntos en la clasificación general.

Tras los cuatro primeros fines de semana de carreras, en Alcañiz, Lleida, Esplús y Mollerussa, el Campeonato de España de Autocross puso rumbo a Galicia, donde se disputarían dos eventos consecutivos, en dos circuitos separados por muy poca distancia. Primero fue el turno de Carballo, al que siguió el trazado de Arteixo. Después, Miranda de Ebro volvió a acoger un evento del certamen en el circuito Antonio Vadillo, antes de poner rumbo a Talavera de la Reina, donde la pista de Cerro Negro puso el broche de oro a la temporada.

Perfecto Calviño, el gran dominador en División I, liderando el pelotón. Foto: @CEAX_RFEdA

Perfecto Calviño ha dominado y ganado el Campeonato de España de Autocross 2019 en División I. El experimentado piloto no pudo continuar con su racha de triunfos en Carballo, pero volvió a la senda de la victoria con otras tres en Arteixo, Miranda de Ebro y Cerro Negro. Seis de ocho victorias posibles este año. Únicamente, Roberto Rodríguez, que no participó en las dos últimas citas, ha podido superarle, ganando en Motorland Aragón y Carballo, terminando en el tercer lugar del campeonato. Víctor Álvarez ha hecho buena su regularidad para terminar subcampeón de la categoría.

A pesar del dominio de Cristian Escribano en la primera mitad del año, no dando opción a ninguno de sus rivales, el zamorano no pudo continuar con su racha en las siguientes pruebas. Sólo en Miranda de Ebro volvió a reencontrarse con la victoria, tras un fin de semana complicado en Arteixo. Pero la suma de puntos le hace campeón de la División II del CEAX. Josep Vidal, Joan Salichs Pont y Rafael Gallardo sólo han podido luchar por el subcampeonato. Por su parte, Gabriel Serrano, Esteban Serrano y Rafael Gallardo también han probado las mieles del triunfo, llevándose las finales de Carballo, Arteixo y Cerro Negro, respectivamente.

Lucha encarnizada en el Autocross de Arteixo, en División II. Foto: @CEAX_RFEdA

En estas cuatro citas finales, la participación mejoró en División III, al menos en algunas citas puntuales. Pero sigue siendo difícil que las inscripciones vean un número importante de estos prototipos. El cambio de paradigma en la competición y la popularidad de la que gozan los kartcross, hace que sea complicado que los pilotos apuesten por estas máquinas. En cualquier caso, Carlos Hernando se ha mantenido fiel a su montura y se ha llevado al título de campeón de la categoría.

Como apuntamos, todo lo contrario que en categoría Car Cross. Cincuenta y siete pilotos han disputado al menos dos citas esta temporada, sin contar las participaciones puntuales. Juanjo Moll se ha proclamado Campeón de España, ganando únicamente la final en Mollerussa, pero siendo muy regular en el resto de pruebas. Iván Piña mostró de lo que es capaz en Miranda de Ebro, con una remontada digna de un gran piloto, volando sobre la tierra y superando a sus rivales como si tal cosa.

Salida de una de las mangas de Car Cross en el circuito de Cerro Negro, con Iván Piña por delante de Joan Salichs y Juanjo Moll. Foto: @CEAX_RFEdA

Al final, Javier Ramilo ha quedado algo descolgado, pues no pudo plantar cara en Cerro Negro. A pesar de ello, el tercer puesto es un buen lugar para dar carpetazo al año. Joan Salichs Roura ha conseguido alcanzar la cuarta posición, tras un inicio de año complicado. Por su parte, a Pepe Arqué no le vino nada bien el periplo gallego, pudiendo resarcirse en Miranda de Ebro y, especialmente, en Cerro Negro, donde alcanzó el podio. Pero no ha sido suficiente para mejorar su posición en la tabla clasificatoria, quedando por detrás de Jordi Puigvert, Francisco Javier Lucena, David Masoliver y Marc Batlle.

En Car Cross Junior, Tony Herrerías continuó sometiendo a la competencia, arrasando en las dos citas en tierras de Galicia, llevándose el trofeo de campeón de la categoría, por delante de Sergi Pérez y Tommy Pintos. Herrerías pudo cambiar de categoría en la última cita en Talavera de la Reina, donde compitió en Car Cross Promoción, lo cual no cambió en absoluto su rol de campeón, habiéndolo conseguido matemáticamente.

El pelotón de los kartcross de Car Cross Promoción derrapando sobre la tierra gallega. Foto: @CEAX_RFEdA

Precisamente, fue la categoría de Car Cross Promoción del certamen nacional de autocross la que vio a Diego Varela llevarse el título. Lo consiguió ganando en Alcañiz, Esplús, Miranda de Ebro y Talavera de la Reina. Pero además de él, Daniel Remuiñán, subcampeón, se llevó las citas catalanas de Lleida y Mollerussa. Por su parte, Diego Pandelo ganó en Carballo, mientras que Iván Ferreiro hizo lo propio en Arteixo.

La edición de 2019 del Campeonato de España de Autocross ha llegado a su fin. Y lo ha hecho firmando un gran año de carreras sobre tierra, donde se ha visto un gran espectáculo en todas y cada una de las categorías. Si bien es cierto, que tanto la División I como la División II han sido dominadas por dos pilotos, Perfecto Calviño y Cristian Escribano, que no han dado opción a nadie, la lucha entre los pequeños pero matones kartcross ha sido digna de emociones fuertes. El año que viene más.

Foto de portada: @CEAX_RFEdA