El humilde sueño del reino del Autocross gallego

El humilde sueño del reino del Autocross gallego

Todo el mundo llega a la vida con un sueño debajo del brazo, aunque quizás no lo sepa aún. Quizás no tenga la forma de un sueño como tal, pero sí la de una idea o un motivo para seguir levantándose día a día y luchar contra viento y marea. El objetivo de este texto que os traigo hoy, por otro lado, no es daros una clase de onirología, sino más bien el de acercaros el caso de un trabajo de años, de esfuerzos a la sombra. Como bien decía la campaña de la Lotería, «no tenemos sueños baratos».

Navegas por una carretera de tierra. Es estrecha, pues no deja de servir de comunicación entre varias fincas de maíz ubicadas en la montaña cercana al Aeropuerto de Santiago Rosalía de Castro. Si trazásemos una línea recta campo a través, te quedarías a tan solo tres kilómetros de la terminal del aeropuerto de la capital de Galicia, pero el desnivel es tal que seguramente no podrías dar ni un paso sin desplomarte. Entre estas carreteras de tierra suelta, entre el polvo que se levanta y la vegetación, se encuentra un circuito.

El Circuito Xacobeo lleva ahí bastante tiempo, de hecho. Desde 2009, cuando se disputaron las primeras carreras oficiales en él, ha pasado por diferentes fases para, ahora, volver al calendario del Campeonato Gallego de Autocross con tres pruebas, todas ellas diferentes a pesar de estar ubicadas en el mismo terreno de 83.000m². El artífice de esta iniciativa es José Luis González, más conocido como Pitufo, un hombre que, cuando te explica lo que ha invertido en el trazado, no puede evitar emocionarse. Es el proyecto de una vida.

La pista descansa… © Daniel Atán Romar

Piloto y campeón a nivel gallego en diversas categorías de rally y subida de montaña, ha centrado toda su vida a esto: al polvo que dejan los neumáticos, el olor a gasolina y el rugir de los motores… pero en su terreno. Día y noche, mañana y tarde, manipulando la maquinaria para dejar en condiciones una pista que cumple la normativa de la FIA, pero que no deja de estar en la montaña santiaguesa, lejos de los focos que antaño lo iluminaban y que espera volver a encender. Un circuito, el suyo, que prepara para poder competir en él tanto en sentido horario como anti-horario y, de postre, un nuevo trazado que, hoy por hoy, sirve de parque cerrado, pero que espera estrenar a fin de año, además de otra pista de trial.

Ahora, vuelve. Vuelve con mucha fuerza y siempre con la cabeza erguida como un pedacito de la historia del automovilismo gallego. «Pitufo» es una persona que lo lleva todo en su cabeza, desde los proyectos que tiene en mente para este reino de la tierra y la competición hasta los reglamentos. No mueve un pie sin estar completamente seguro de que encontrará firme en él, porque conoce la tierra que pisa como la palma de su mano. Lo sientes en sus palabras y en su mirada.

La primera vez que visitas este circuito, te reciben casi como a uno más de la familia. Te recibe José Luis en un coche blanco que de blanco tiene poco por la de veces que ha ido y venido con él por las pistas colindantes al circuito y el propio circuito, acompañado por su mano derecha, su secretaria. Un proyecto humilde, te cuentan. Tan humilde como el propio automovilismo que acoge, pero orgulloso, porque nada hay como el producto de casa. «Pitufo» lo sabe bien, y por eso se encarga de dejarles la pista a los pilotos más jóvenes del panorama. Les ofrece entrenamientos para poder compararse con los mayores, y los guía y cuida como si lo fuesen ya, porque sabe de la importancia de la cantera.

Miguel Gayoso, diez años y un talento a vigilar. © Daniel Atán Romar

En un día con coches en pista, todo debe estar perfecto y José Luis va de un lado a otro. No para quieto ni un segundo: ultima los preparativos con la maquinaria, se asegura de que el tractor que la riega esté a punto, realiza el briefing con toda la ilusión y lanza a los coches a pista con ese brillo en los ojos del trabajo bien hecho. El trazado, que a simple vista puede parecer sencillo, esconde sus peligros, y los pilotos lo saben. No deja de ser un circuito divertido, ideado por una mente que fue y sigue viviendo la vida como piloto. ¿Y ahora? Ahora el Circuito Xacobeo espera impaciente a agosto, cuando las carreras volverán a él después de atravesar la fría y silenciosa época del confinamiento. Y ahí estará, listo, ansioso por sentir a los espectaculares kartcross navegar por sus curvas y a los carrozados luchar puerta con puerta.

Foto de portada: © Daniel Atán Romar

 

Las avispas del motor

Las avispas del motor

Su sonido parece el de una avispa y cuando se juntan varios es el avispero más sonoro del mundo. Los Car Cross, Kartcross o Cross Car, según quién los nombre y en qué idioma, son unos pequeños pero matones coches de carreras que hacen las delicias del que los pilota y del que los visiona. Un motor pequeño en un chasis muy pequeño, un propulsor de moto que empujando tan poco peso, desata toda su fuerza para mover esa masa que tan poco abarca.

Su popularidad es enorme en nuestro país. Hasta tres categorías del Campeonato de España de Autocross están protagonizadas por estos monoplazas. Y en los campeonatos regionales son también los reyes de la fiesta. Su precio contenido y su mantenimiento sencillo son un gran aliciente para quien busca adentrarse en esto de las carreras. Pero los Car Cross no entienden de edades. Desde los más pequeños, en sus primeros pasos; hasta los más mayores, disfrutan de su pilotaje sobre tierra, asfalto o nieve.

Se podría decir que son como una especie de karts con techo, o también una variante de los buggyes, pero más pequeña. Lo cierto es que no son ni una cosa ni la otra, aunque su uso puede estar destinado para lo mismo que ambas tipologías de coche de competición. Sirven para los jóvenes que se inician en el automovilismo, para aquellos que les tira más un buen derrapaje en medio del polvo que buscar la trazada perfecta con tiralíneas. Esos niños que se sienten más atraídos por los rallyes que por los monoplazas.

Derrapaje sobre nieve en un Car Cross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero también sirven para participar en competiciones fuera de pista, en el desierto, campo a través, como si de un Side by Side se tratara. Realmente, los kartcross sirven para todo. Incluso se los ha visto subiendo montañas. Aparte de las barquetas, prototipos o GT, animan como los que más las carreras en cuesta. Su poco peso y ligereza es una ventaja de cara a afrontar los revirados giros de las carreteras de montaña. Cambiando los neumáticos de tacos por gomas para asfalto y algún que otro pequeño ajuste, el coche está listo para dinamitar el mejor tiempo.

Pero no nos engañemos. Hacen falta manos y una buena dosis de sensibilidad al volante. Precisamente, su potencia en tan poco peso hace que sean extremadamente nerviosos. La tracción trasera provoca que toda la fuerza del motor mueva las ruedas de atrás, por lo que es importante saber jugar con los golpes de acelerador y mantener el volante recto en cada pisada. Un mal juego de manos y pies puede terminar con un accidente o un vuelco, algo que acostumbra a ser más habitual que en otro tipo de monturas.

Sobre asfalto también son capaces de sacar todo su potencial. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Existen distintos fabricantes de kartcross y cada maestrillo tiene su librillo. Generalmente, estos son constructores pequeños, ensamblando cada pieza del coche de forma artesanal. Por ello, cada cross car es un poco diferente. Pero en resumidas cuentas, todos tienen una serie de características básicas. Cuentan con un motor de unos 600cc, con una potencia de 120 – 125 CV, y una transmisión formada por una caja de cambios de seis velocidades y una cadena que transmite la fuerza del motor al tren trasero. Cuentan con suspensión independiente a las cuatro ruedas, chasis multitubular y carrocería de fibra de vidrio. Sus dimensiones son de 2,6 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,2 metros de alto. Todo el conjunto acumula un total de 320 Kg de masa.

Los kartcross pueden presumir de un auge que los está llevando a ir desbancando poco a poco a los hasta ahora grandes protagonistas en los distintos campeonatos de autocross que se celebran en Europa. No en vano, la FIA está intentando aprovechar esa popularidad para comvertirlos en el escalón principal en la formación de pilotos de rallyes y rallycross. En los Motorsport Games previstos para este año tendrán su propia categoría y se estudia implantarlos como campeonato independiente a nivel europeo.

Arrancada de una carrera del CEAX sobre tierra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En España ya han cogido la delantera en el CEAX a los monoplazas de autocross, los participantes de la División III. El bajo coste de los kartcross hace que sea imposible que los Super Buggyes puedan competir con ellos. No es extraño que las parrillas de Car Cross sean las más pobladas en los últimos tiempos. Y en los campeonatos regionales sucede algo similar, con estos pequeños prototipos de competición ganándose el favor de competidores y aficionados. Un avispero volando hacia la primera curva, de bajo coste y emoción sin límites. ¿Alguien da más?

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El CEAX cierra con nota la temporada

El CEAX cierra con nota la temporada

El circuito de Cerro Negro, en Talavera de la Reina, cerró el Campeonato de España de Autocross 2019. Han sido ocho fines de semana de carreras sobre tierra, repartidos entre Aragón y Cataluña durante la primera parte del año, y Galicia y las dos Castillas en la segunda mitad. Ya en la cita de Miranda de Ebro quedaron decididos los títulos de cuatro de las seis categorías. Cerro Negro terminó de sentenciar Car Cross y Car Cross Promoción.

En ambas categorías se ha vivido una lucha sin cuartel durante todo el año. En el caso de la principal entre los kartcross, se ha visto cierta alternancia en la competitividad, pero han destacado tres hombres que han llegado a Talavera con opciones. Hablamos de Juanjo Moll, Iván Piña y Javier Ramilo. Finalmente, Moll se llevó el título, a pesar de las victorias de Piña en las tres últimas citas, incluyendo una espectacular remontada en Miranda de Ebro. Por su parte, Diego Varela se llevó la Copa de España de Car Cross Promoción, superando a Daniel Remuiñán y a Diego Pandelo, siendo los tres pilotos capaces de superar la barrera de los 100 puntos en la clasificación general.

Tras los cuatro primeros fines de semana de carreras, en Alcañiz, Lleida, Esplús y Mollerussa, el Campeonato de España de Autocross puso rumbo a Galicia, donde se disputarían dos eventos consecutivos, en dos circuitos separados por muy poca distancia. Primero fue el turno de Carballo, al que siguió el trazado de Arteixo. Después, Miranda de Ebro volvió a acoger un evento del certamen en el circuito Antonio Vadillo, antes de poner rumbo a Talavera de la Reina, donde la pista de Cerro Negro puso el broche de oro a la temporada.

Perfecto Calviño, el gran dominador en División I, liderando el pelotón. Foto: @CEAX_RFEdA

Perfecto Calviño ha dominado y ganado el Campeonato de España de Autocross 2019 en División I. El experimentado piloto no pudo continuar con su racha de triunfos en Carballo, pero volvió a la senda de la victoria con otras tres en Arteixo, Miranda de Ebro y Cerro Negro. Seis de ocho victorias posibles este año. Únicamente, Roberto Rodríguez, que no participó en las dos últimas citas, ha podido superarle, ganando en Motorland Aragón y Carballo, terminando en el tercer lugar del campeonato. Víctor Álvarez ha hecho buena su regularidad para terminar subcampeón de la categoría.

A pesar del dominio de Cristian Escribano en la primera mitad del año, no dando opción a ninguno de sus rivales, el zamorano no pudo continuar con su racha en las siguientes pruebas. Sólo en Miranda de Ebro volvió a reencontrarse con la victoria, tras un fin de semana complicado en Arteixo. Pero la suma de puntos le hace campeón de la División II del CEAX. Josep Vidal, Joan Salichs Pont y Rafael Gallardo sólo han podido luchar por el subcampeonato. Por su parte, Gabriel Serrano, Esteban Serrano y Rafael Gallardo también han probado las mieles del triunfo, llevándose las finales de Carballo, Arteixo y Cerro Negro, respectivamente.

Lucha encarnizada en el Autocross de Arteixo, en División II. Foto: @CEAX_RFEdA

En estas cuatro citas finales, la participación mejoró en División III, al menos en algunas citas puntuales. Pero sigue siendo difícil que las inscripciones vean un número importante de estos prototipos. El cambio de paradigma en la competición y la popularidad de la que gozan los kartcross, hace que sea complicado que los pilotos apuesten por estas máquinas. En cualquier caso, Carlos Hernando se ha mantenido fiel a su montura y se ha llevado al título de campeón de la categoría.

Como apuntamos, todo lo contrario que en categoría Car Cross. Cincuenta y siete pilotos han disputado al menos dos citas esta temporada, sin contar las participaciones puntuales. Juanjo Moll se ha proclamado Campeón de España, ganando únicamente la final en Mollerussa, pero siendo muy regular en el resto de pruebas. Iván Piña mostró de lo que es capaz en Miranda de Ebro, con una remontada digna de un gran piloto, volando sobre la tierra y superando a sus rivales como si tal cosa.

Salida de una de las mangas de Car Cross en el circuito de Cerro Negro, con Iván Piña por delante de Joan Salichs y Juanjo Moll. Foto: @CEAX_RFEdA

Al final, Javier Ramilo ha quedado algo descolgado, pues no pudo plantar cara en Cerro Negro. A pesar de ello, el tercer puesto es un buen lugar para dar carpetazo al año. Joan Salichs Roura ha conseguido alcanzar la cuarta posición, tras un inicio de año complicado. Por su parte, a Pepe Arqué no le vino nada bien el periplo gallego, pudiendo resarcirse en Miranda de Ebro y, especialmente, en Cerro Negro, donde alcanzó el podio. Pero no ha sido suficiente para mejorar su posición en la tabla clasificatoria, quedando por detrás de Jordi Puigvert, Francisco Javier Lucena, David Masoliver y Marc Batlle.

En Car Cross Junior, Tony Herrerías continuó sometiendo a la competencia, arrasando en las dos citas en tierras de Galicia, llevándose el trofeo de campeón de la categoría, por delante de Sergi Pérez y Tommy Pintos. Herrerías pudo cambiar de categoría en la última cita en Talavera de la Reina, donde compitió en Car Cross Promoción, lo cual no cambió en absoluto su rol de campeón, habiéndolo conseguido matemáticamente.

El pelotón de los kartcross de Car Cross Promoción derrapando sobre la tierra gallega. Foto: @CEAX_RFEdA

Precisamente, fue la categoría de Car Cross Promoción del certamen nacional de autocross la que vio a Diego Varela llevarse el título. Lo consiguió ganando en Alcañiz, Esplús, Miranda de Ebro y Talavera de la Reina. Pero además de él, Daniel Remuiñán, subcampeón, se llevó las citas catalanas de Lleida y Mollerussa. Por su parte, Diego Pandelo ganó en Carballo, mientras que Iván Ferreiro hizo lo propio en Arteixo.

La edición de 2019 del Campeonato de España de Autocross ha llegado a su fin. Y lo ha hecho firmando un gran año de carreras sobre tierra, donde se ha visto un gran espectáculo en todas y cada una de las categorías. Si bien es cierto, que tanto la División I como la División II han sido dominadas por dos pilotos, Perfecto Calviño y Cristian Escribano, que no han dado opción a nadie, la lucha entre los pequeños pero matones kartcross ha sido digna de emociones fuertes. El año que viene más.

Foto de portada: @CEAX_RFEdA

El CEAX deja Aragón y Cataluña tras pasar su ecuador

El CEAX deja Aragón y Cataluña tras pasar su ecuador

El Campeonato de España de Autocross (CEAX) ha celebrado sus primeras cuatro citas, llegando a la mitad del certamen. Por delante quedan otros cuatro eventos en los que se decidirán las tablas de clasificación de todas y cada una de las categorías. Alcañiz, Lérida, Esplús y Mollerussa han sido testigos de carreras emocionantes y peleas cuerpo a cuerpo sobre la tierra de sus circuitos, en las que Perfecto Calviño, Cristian Escribano, Carlos Hernando, Juanjo Moll, Toni Herrerías y Diego Varela han salido líderes de sus respectivas clasificaciones.

Tras una primera cita difícil en el circuito de autocross de Motorland Aragón, Perfecto Calviño ha ido encadenando triunfos hasta la última prueba en el circuito Parc de la Serra de Mollerussa, agarrando el liderato de la clasificación general de División I. Sus actuaciones en Lérida y Esplús, donde dominó a sus rivales, le permitieron llegar a la última cita disputada hasta ahora con una ventaja suficiente para competir con relativa calma. Cuenta con 86 puntos, 11 de ventaja sobre sobre su más inmediato rival, Roberto Rodríguez.

Mucho más apabullante ha sido el dominio mostrado por Cristian Escribano en División II. El piloto zamorano ha batido a sus rivales en las cuatro citas con gran aplomo, sumando 99 puntos que le colocan en la primera posición de la clasificación general con un margen de 37 sobre Joan Salichs. Por detrás, Óscar Varela, Rafael Gallardo y Josep Vidal pelean con Salichs por el segundo lugar, a la espera de si cambian las tornas con Escribano, quien por ahora tiene el campeonato de cara.

Perfecto Calviño, el líder indiscutible de la División I del CEAX. Foto: @CEAX_RFEdA

La División III es la que más ha sufrido con el tema de la participación. La destartalada final que se vivió en Esplús fue un síntoma más de que es necesario un cambio en la categoría. Lo difícil es saber cuál. En cualquier caso, sigue siendo una de las más espectaculares. La presencia de esos prototipos, su sonido y su paso por curva es un gran aliciente para todos los aficionados. En lo que respecta a resultados, Carlos Hernando, el único piloto que ha participado en todas las citas, lidera la tabla por delante del experimentado Joan Enric de María.

Cambiando de tercio, el campeonato de Car Cross ofrece una cantidad ingente de participantes. En la absoluta, la lucha por el título está muy abierta tras estos cuatro primeros eventos. Juanjo Moll es el líder, pero a cuatro escasos puntos le persiguen Javier Ramilo y Marc Batlle. David Masoliver, Jordi Puigvert, Francisco Javier Lucena e Iván Piña los siguen a muy poca distancia. Y justo detrás, Pepe Arqué los tiene en el punto de mira para atacar las primeras posiciones. Los ocho primeros están separados por apenas 16 puntos, por lo que no hay nada decidido.

Carlos Hernando, el único piloto participante en las cuatro citas del CEAX en División III. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cualquier error en alguna de las mangas calificatorias puede lastrar todo un fin de semana, y como consecuencia, dificultar la tarea de conseguir puntos. Ese es el principal objetivo para cada uno de los participantes en una categoría que está tan disputada. Y como ejemplo, el del líder. Moll fue descalificado en la primera prueba en Alcañiz, y tras dos sólidas actuaciones en Lérida y Esplús, la victoria en Mollerussa le aupó a la primera posición. Así que cualquier cosa puede ocurrir y tendrán que estar todos muy atentos si quieren aspirar a la victoria final.

Las jóvenes promesas de Car Cross Junior tienen el objetivo puesto en Toni Herrerías, el líder. Aventaja en 20 puntos a Sergi Pérez, su más inmediato perseguidor. Eduard Bañeres cierra el Top 3, a otras dos decenas de puntos por detrás. Por su parte, Tommy Pintos es cuarto, destacando con dos podios en su primer año en la disciplina, que podrían haber sido tres de no ser por su descalificación en Esplús.

Juanjo Moll, el líder en Car Cross, durante la última cita en Mollerussa. Foto: @CEAX_RFEdA

La última categoría de este Campeonato de España de Autocross es la de Car Cross Promoción. Diego Varela mantiene el liderato, tras sus dos triunfos en tierras aragonesas, en Alcañiz y Esplús. Daniel Remuiñán está a su zaga, a trece puntos de distancia, antes de competir en su tierra. Por detrás, la batalla por la tercera posición está que arde, con Yoanna Llorente defendiendo el puesto ante Fernando Silva y Diego Pandelo, a uno y tres puntos de distancia, respectivamente.

Cuatro circuitos, dos en Galicia, uno en Castilla y León, y otro en Castilla-La Mancha, esperan a los participantes del CEAX en lo que resta de temporada. O lo que es lo mismo, Carballo, Arteixo, Miranda de Ebro y Cerro Negro. El primero de ellos, será dentro de casi un mes, cuando el 6 y 7 de julio se celebre el Autocross de Carballo. Un mes y medio después, el vecino trazado de Arteixo marcará el devenir del certamen, antes de poner rumbo a Miranda de Ebro, a principios de septiembre. La cita final, la carrera que determinará los resultados absolutos se celebrará en Talavera de la Reina, en la espectacular pista de Cerro Negro a finales de ese mes. Mucho por delante y todo por decidir.

Instante de una de las arrancadas en Esplús. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: @CEAX_RFEdA