Entrevista a Mikel Azcona: “Ha sido una segunda parte del año muy buena”

Entrevista a Mikel Azcona: “Ha sido una segunda parte del año muy buena”

Motorland Aragón, Alcañiz | Este pasado fin de semana, pudimos hablar con Mikel Azcona, piloto de la Copa del Mundo de Turismos – WTCR, en Motorland Aragón, circuito en el que consiguió la primera victoria del nuevo Cupra León TCR en el mundial hace unas semanas. El piloto navarro se encontraba disputando la última cita del Campeonato de España de Resistencia y GT, dentro de la clase TCR, junto a Evgenii Leonov y su equipo Volcano Motorsport. En un ambiente cercano y distendido, Mikel nos contó algunas cosas de este año y de sus aspiraciones de cara al futuro.

EL ACELERADOR (EA): Mikel, a pesar de las complicaciones con la pandemia, has hecho el WTCR, el GT-CER, el regional de velocidad navarro, estuviste en Spa-Francorchamps con el europeo de TCR, el otro día en Imola,… ¿Qué valoración haces de todo este año?

MIKEL AZCONA (MA): Ha sido un año muy raro por la situación del COVID-19, no estaba claro que se pudiera hacer ningún campeonato. Hasta septiembre no hemos podido empezar a hacer las carreras del WTCR y con cuatro meses de parón sin coger el coche, fuimos a Zolder. No estábamos totalmente preparados, hasta la última semana antes del mundial no había un equipo listo para estrenar el nuevo Cupra. Y entonces apareció Zengo Motorsport, fabricaron los coches corriendo y fuimos directos a Bélgica, sin kilómetros y sin conocer los neumáticos.

Mikel Azcona pilotando el Cupra de Volcano Motorsport en Alcañiz. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El primer fin de semana fue muy duro, estuvimos los últimos. El resto de equipos llevaban muchos kilómetros de entrenamiento detrás y ya conocían los set ups y el comportamiento de los nuevos Goodyear. Así que, a partir de ahí, cada kilómetro que estuvimos en pista era información muy valiosa. En el siguiente fin de semana, en Nürburgring, en el Nordschleife, ya pudimos estar en cuarta posición. Ha sido un año duro en el mundial, pero nos lo hemos tomado como pretemporada de cara a 2021. Ahora tenemos mucha más información y este invierno vamos a preparar muy bien la temporada que viene.

Empezamos muy mal pero luego lo salvamos bastante bien. Después ganamos aquí en España, hemos hecho dos podiums y las sensaciones ahora son muy buenas. Todo lo contrario a como empezamos en Zolder. Estoy muy contento de la evolución del coche y de la manera en que hemos conseguido mejorar, ahora casi estamos al nivel de los Lynk & Co. Aún nos queda trabajo para estar donde queremos, pero ha sido un año que en el poco tiempo que hemos corrido nos ha ido bien. En el europeo de TCR hemos ganado todas las carreras, en Imola también, en el GT-CER lo mismo,… Ha sido una segunda parte del año muy buena. Me siento ahora mismo en el mejor momento de mi carrera.

Mikel Azcona en lo más alto del podio tras ganar la segunda carrera de la Race of Spain del WTCR. Foto: Media WTCR.

EA: Como dices, al final en el WTCR te ha ido muy bien, pero en el GT-CER aún os ha ido mejor. Sois el mejor equipo del año en la clase TCR.

MA: Al final venimos de un nivel muy alto en el WTCR y en el TCR Europe, y el GT-CER es otro concepto de campeonato, más de resistencia y carreras más largas. Hemos ganado casi todas las pruebas y aquí en Motorland Aragón he conseguido hacer el récord del circuito en la calificación. Así que al final, llegamos aquí con toda esa experiencia y eso se nota.

EA: Sobre el nuevo Cupra León TCR, que habéis estrenado en el WTCR, ¿qué es lo que más has notado de cambios con respecto al modelo anterior?

MA: Lo primero que notas cuando te subes es lo estable que es el coche y cómo frena. Estas dos cosas son las que te impactan de entrada, las primeras sensaciones. Puedes pasar las curvas rápidas mucho más rápido y el coche no se mueve. Y los frenos son totalmente nuevos, con una estructura monocasco de una sola pieza. El resto de cambios son detalles que se han hecho para mejorar el conjunto, como las geometrías, caja de cambios, diferencial,… La aerodinámica es algo muy importante en lo que hemos mejorado, ganando velocidad punta y drag al mismo tiempo. En curvas de alta velocidad, genera más downforce y puedes pasarlas más rápido. Tenemos un nuevo diseño con apéndices y nuevos paragolpes que genera más carga.

Mikel Azcona liderando al grupo en Motorland Aragón. Foto: Media WTCR.

EA: Vuestro final de año en el WTCR ha sido muy bueno, pero los Lynk & Co siguen muy fuertes. ¿Qué es lo que se necesita para poder batirlos?

MA: Ahora mismo, lo único que necesitamos nosotros son días de test para sumar kilómetros y poder probar todas las cosas que ellos ya han probado pero nosotros no hemos tenido tiempo. Y luego, analizar toda la información y encontrar nuevas configuraciones que nos puedan beneficiar. Básicamente, es eso lo que necesitamos para luchar contra Lynk & Co. También es verdad que ellos tienen cuatro pilotos mundialistas muy buenos y sacan cuatro veces más información que la que sacamos nosotros. Pero estoy contento de cómo están yendo las cosas y creo que estamos preparando el 2021 muy bien.

EA: Entendemos que el año que viene estarás en el WTCR, pero la incógnita es saber en cuántos campeonatos más estarás. ¿Ya sabes el número total de los que participarás? Unos veinte, quizás…

MA: <Risas> A ver, no hay nada oficial aún para el año que viene. Obviamente, quiero seguir en el mundial y también hacer alguna cosa del europeo de TCR con Volcano Motorsport, con mi compañero Evgenii Leonov. Por poder, me encantaría hacer todo esto y también algún TCR nacional, como el italiano o este, y así estar el máximo tiempo en pista. Pero todavía es pronto. Además, la incertidumbre que nos rodea tampoco ayuda.

El Cupra TCR de Volcano Motorsport en acción en la última carrera del GT-CER. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Sobre la posibilidad de competir en carreras de coches eléctricos, Cupra va a participar en el Extreme E. Aunque sea algo tan diferente de lo que estás acostumbrado, ¿te ves compitiendo allí?

MA: Bueno, a mí me das un tractor y me subo por las paredes. La verdad es que me veo 100% en ese campeonato. Es nuevo y no es mi modalidad, pero ya te digo que me das un tractor y lo hago funcionar <risas>.

EA: Bueno, si no, está la posibilidad de competir en el Pure ETCR, campeonato del que Cupra no ha escondido su interés.

MA: La verdad es que me gustaría. No te niego que me encantaría, pero por ahora no hay nada seguro. Veremos…

Mikel Azcona pilotando el nuevo Cupra León TCR en el WTCR. Foto: Media WTCR.

Hablar con Mikel Azcona siempre es un gran placer. Un piloto tan cercano y amable fuera de la pista como agresivo y ganador dentro de ella. Sin grandes aspavientos y con la cabeza centrada en lo importante, el navarro está asombrando, tanto en el mundial de turismos como en todos y cada uno de los campeonatos donde se deja caer. Y da igual el rango que tengan, sea un regional, un nacional o el mundial, y con cualquier montura, como él mismo reconoce. Lo importante es correr, da igual cómo o dónde. ¡Gracias por tu tiempo, Mikel, y mucha suerte!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Play and Drive, una semilla eléctrica en el corazón del Pirineo

Play and Drive, una semilla eléctrica en el corazón del Pirineo

El paisaje de la comarca del Sobrarbe cambia a medida que te acercas a las montañas más altas de la cordillera pirenaica. Hacia el sur, el sistema prepirenaico y al norte, los hermosos tresmiles. Pero es en mitad de todo ello donde se estableció hace diez años una empresa que entiende la competición automovilística como una actividad sostenible con el medio ambiente. Rodeada de campos y granjas, se encuentra la sede de Play and Drive, el sueño de Guillaume Meura y Gonzalo Parra.

Hace poco tiempo que disfrutan de sus nuevas instalaciones en Latorrecilla, un pequeño pueblo altoaragonés, situado al sur de Boltaña y Aínsa, las cabeceras comarcales. Es difícil imaginar que allí se estén desarrollando productos de alta tecnología que además de servir para el mundo de las carreras, también tienen aplicaciones en la vida cotidiana. Todo lo necesario para hacer mover un coche eléctrico tiene cabida en la funcional nave acristalada, donde desarrollan y prueban sus propios sistemas de propulsión.

Han pasado ya unos años desde que los vecinos del Sobrarbe pudieron asistir a la presentación de su primera criatura, un Volkswagen Golf MK2 al que equiparon con un sistema de motores eléctricos y baterías que ellos mismos prepararon. Se cerraron varias calles del Polígono Industrial Troteras de Boltaña y realizaron una exhibición que dejó con la boca abierta a los allí presentes. Así mismo, participaron en el Campeonato de Aragón de Velocidad, siendo el primer coche eléctrico en competir en el regional aragonés.

La sede de Play and Drive se encuentra en una zona inmejorable, a los pies de los Pirineos y junto al pueblo de Latorrecilla. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero las cosas no se quedaron ahí. Dado el éxito que cosecharon, continuaron para seguir creciendo en una variante del automovilismo que todavía no estaba tan explorada como hoy en día, pero que ofrecía interesantes oportunidades. Su siguiente trabajo en el apartado de las cuatro ruedas fue la electrificación de un Lotus Elise, al que equiparon con un sistema motriz propio, manteniendo la ligereza que caracteriza a los coches del fabricante británico. Poco antes, trabajaron en el desarrollo de una moto de prestaciones similares a las Moto3 del Campeonato del Mundo de Motociclismo, pero eléctrica.

En estos momentos, están focalizados en la organización y la puesta en marcha del Campeonato de España de eKarting, el nuevo certamen eléctrico bajo el paraguas de la Real Federación Española de Automovilismo (RFEdA). Play and Drive se encarga también de la fabricación y desarrollo de los vehículos, así como de su mantenimiento y puesta a punto. La idea no pasa por sustituir este por el actual Campeonato de España de Karting, sino coexistir cada uno con sus propias características. Y esa es la esencia que hace de Play and Drive una empresa de automovilismo eléctrico diferente.

La filosofía de esta empresa aragonesa contempla que las carreras de coches eléctricos deben tener su propia forma de ser, sin copiar el modelo que rige las competiciones de vehículos térmicos. Parten de la base de que los motores eléctricos no tienen nada que ver con los de combustión y, por lo tanto, no tiene sentido adaptar ese molde para los coches eléctricos. Simplemente, son diferentes; por lo que lo suyo es que las carreras también lo sean.

La sede de Play and Drive cuenta con todo lo necesario para el desarrollo de coches de competición. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Para Play and Drive prima más el desarrollo de automóviles de competición que sean capaces de sacar el máximo de sus prestaciones en un tiempo limitado a que los mismos prototipos tengan que ir capados para completar más tiempo en pista. Esto es lo que sucede, por ejemplo, con la Fórmula E. La empresa de Guillaume Meura y Gonzalo Parra confía en poder ofrecer un producto distinto, en el que el piloto pueda disfrutar yendo a tope desde el principio, sin tener que preocuparse del ahorro de energía y otras variables intrínsecas a los coches eléctricos.

Tratando de conseguir alcanzar esos objetivos, Play and Drive desarrolla sistemas de propulsión basados en paquetes de baterías intercambiables formadas por pilas colocadas en celdas cilíndricas de 18 x 6,50. La ventaja que presentan respecto a otros tipos de baterías es que cada una de estas pilas puede ser reemplazada por una nueva, sin que las demás se vean afectadas, gracias a un procedimiento técnico ideado por ellos. Esto les permite poder seguir funcionando aunque una de ellas falle y, a su vez, reciclar los contenedores de las baterías, disminuyendo los elementos de deshecho en un claro afán por perjudicar lo mínimo posible el medio ambiente.

El futuro cercano de Play and Drive pasa por, además del Campeonato de España de eKarting -cuyo ganador tendrá la oportunidad de probar un Formula E de primera generación-, la preparación de una escalera que desde los karts eléctricos conduzca a los pilotos hasta la cúspide de las carreras de monoplazas propulsados por electrones en movimiento. Para alcanzar esta meta, cuentan con socios de gran prestigio en el mundo de las carreras eléctricas.

Interior de la sede de Play and Drive, con los nuevos karts eléctricos en pleno proceso de preparación. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además del apoyo de Pirelli y de Motorland Aragón, circuito en el que el año pasado batieron el récord de vuelta más rápida jamás dada por un kart eléctrico, tanto la RFEdA como la Federación Aragonesa de Automovilismo les ofrecen soporte. Colaboran con la empresa automotriz Tramontana, fabricante de coches de calle artesanales de altas prestaciones, y con QEV Technologies, empresa de competición que desarrolla sistemas de propulsión eléctricos para diferentes campeonatos.

QEV Technologies está desarrollando actualmente el prototipo para el nuevo eRX2 Series, el certamen de rallycross que servirá de escalón inferior al Projekt E, que debutó hace unas semanas en Suecia. Además, ponen en pista los Fórmula E del equipo Mahindra Racing, por lo que la relación entre ellos y Play and Drive es un verdadero impulso para la empresa aragonesa, de cara a consolidar su proyecto de escalera hacia la cumbre del automovilismo eléctrico.

Como parte de esa estrategia, Play and Drive se encuentra en pleno desarrollo de dos monoplazas eléctricos que ocuparían los peldaños intermedios entre los karts y la Fórmula E. Por un lado, está el Formula P&D 4.0, un coche de 650 Kg destinado a carreras de unos 15 minutos con una potencia de entre 110 y 140 kW (147,51 CV – 187,74 CV); y por el otro, el Formula P&D 3.0, de 810 Kg, que está ideado para mangas similares con una potencia de entre 170 y 220 kW (227,97 CV – 295,02 CV). Si los plazos se pudieran completar en las fechas estimadas, cosa que en la situación actual se hace complicado de asegurar, el Formula P&D 4.0 debutaría en pista entre el año que viene y 2022, mientras que el Formula P&D 3.0 lo haría entre 2023 y 2024.

Guillaume Meura y Gonzalo Parra siguen trabajando en conquistar su sueño. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El equipo de Play and Drive no descansa en sus objetivos. Sin embargo, la crisis sanitaria ha hecho posponer el Campeonato de España de eKarting hasta 2021. En cualquier caso, continúan trabajando con varios test en lo que resta de año para que, lo más pronto posible, los karts eléctricos nacidos en pleno corazón del Pirineo aragonés echen a rodar y muestren al mundo su auténtico potencial. El sueño de Guillaume Meura y Gonzalo Parra está cada vez más cerca de hacerse realidad.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel Azcona domina en casa

Mikel Azcona domina en casa

Este domingo han vuelto las carreras regionales en el Circuito de Navarra. El Campeonato de Aragón de Velocidad se unió a su homólogo navarro para disputar juntos la primera cita del calendario, en la que Mikel Azcona fue el dominador absoluto, venciendo en ambas carreras del día tras lograr la Pole Position. El piloto oficial de Cupra en la Copa del Mundo de Turismos (WTCR) no mostró piedad alguna por sus rivales.

La jornada comenzó lluviosa. La pista de Los Arcos acogió a un nutrido grupo de pilotos y equipos en sus instalaciones, manteniendo en todo momento las medidas de seguridad y distanciamiento social a raíz de la pandemia de COVID 19. Los entrenamientos libres ya vieron la superioridad de Azcona y de los dos Cupra TCR de la estructura Volcano Motorsport, aderezados por una lluvia que comenzaba a remitir y que fue prácticamente inexistente en la segunda sesión, aunque el asfalto se mantuvo húmedo.

Tras los dos TCR, Alejandro Cutillas y Óscar Fuertes, pilotos del equipo SMC Junior Motorsport, se situaron como los mejores del resto, al volante de sendos Peugeot 308. Los protagonistas del regional aragonés del año pasado, vivieron unos libres sin sobresaltos. Javier Cicuéndez, vigente Campeón de Aragón, estrenó en competición el nuevo Renault Clio Cup V; mientras que Joaquín Rodrigo y Jaime Latapia se dedicaron a ir de menos a más.

La pista estuvo muy complicada al principio del día. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Las sesiones de calificación para decidir las parrillas de salida se disputaron a quince minutos cada una. Mikel Azcona se hizo con la Pole Position en ambas, consiguiendo un registro de 1:47.797 en la primera y mejorándolo en la segunda, con un 1:46.912. Por detrás, su compañero de equipo, Evgenii Leonov, lo escoltó; con Julio Carayol marcando el tercer mejor registro en la primera manga y Óscar Fuertes haciendo lo propio en la segunda.

Si desde el comienzo de la actividad en pista, la climatología había ido mejorando, con las nubes protagonizando las calificatorias, a la hora de la primera carrera, el sol calentaba con ganas el Circuito de Navarra. La salida vio a Mikel Azcona mantener la primera posición, con Leonov tratando de aguantar los envites en los primeros metros de Julio Carayol y Alejandro Cutillas. El de Falces mostró un ritmo imparable y dominó de principio a fin la manga, dando su primera victoria a Volcano Motorsport, con su compañero a la zaga. Ambos Cupra TCR fueron inalcanzables para el resto.

Jaime Latapia pilotando el Renault Clio Cup III. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Por detrás, los dos pilotos de SMC Junior Motorsport, Cutillas y Fuertes, presionaron a Carayol, logrando superar ambos Peugeot al Seat Cupra TCR del piloto valenciano cuando a este le fue impuesta una sanción de cinco segundos. Julio Garde, al volante de un Renault Clio Cup IV logró la séptima plaza, poniéndose líder del Campeonato de Aragón de Velocidad, en tanto que Joaquín Rodrigo mantuvo el décimo lugar de la salida.

Jaime Latapia logró la décimotercera posición de la general y la victoria en su categoría; mientras que Javier Cicuéndez sufrió con un Renault Clio Cup V que todavía está lejos del rendimiento de la versión anterior, siendo presionado y superado por Urko Berdud, con un Renault Clio Cup III. Ánchel Echegoyen regresó a su faceta de piloto para conseguir una trabajada cuarta posición en su categoría.

Urko Berdud (Renault Clio Cup III) presionando a Javier Cicuéndez (Renault Clio Cup V), momentos antes de superarle en la recta del Circuito de Navarra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En la segunda carrera, Evgenii Leonov sorprendió realizando una fantástica primera vuelta para superar a Mikel Azcona, quien partía desde la Pole Position. Ambos pilotos de Volcano Motorsport mantuvieron una férrea y bonita batalla por la victoria, con el ruso aguantando los ataques del navarro. Curva tras curva, Azcona trataba de meter el morro a Leonov, que se defendía con uñas y dientes, hasta que fue adelantado por el conductor del WTCR. Mikel Azcona logró así una segunda victoria muy trabajada, con Evgenii Leonov conformándose con la segunda plaza y teniendo que aparcar su coche tras la línea de meta por problemas técnicos.

El podio lo completó Óscar Fuertes, bajo la atenta mirada de Gonzalo de Andrés, patrón de SMC Junior Motorsport, quien estuvo presente en el Circuito de Navarra siguiendo las evoluciones de su equipo. En lo que respecta al certamen aragonés, Julio Garde repitió la séptima plaza en la general y la victoria en su categoría, con Joaquín Rodrigo terminando el día en la octava posición. Jaime Latapia repitió triunfo en su categoría y Javier Cicuéndez luchó con garras para sacar todo el potencial del Clio V, terminando tercero de la Clase 2 y décimotercero de la general. Jordi Fonamet tomó el relevo a Ánchel Echgoyen al volante del Hyundai Coupé para conseguir el cuarto lugar dentro de su clase.

Julio Garde lidera el pelotón al paso por la recta de meta. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En lo que respecta a la clasificación general del Campeonato de Aragón de Velocidad, Julio Garde es el líder con 70 puntos, seguido de Joaquín Rodrigo con 56 y Jaime Latapia con 55 tantos. La situación sanitaria hace imposible saber con certeza si podrá celebrarse la siguiente cita del certamen, pero lo cierto es que la Federación Aragonesa de Automovilismo está trabajando para conseguir que se puedan llevar a cabo todas las pruebas previstas. Por lo pronto, lo visto en el Circuito de Navarra invita al optimismo. ¡Han vuelto las carreras!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El regional de velocidad aragonés echa a andar

El regional de velocidad aragonés echa a andar

Este fin de semana regresa a la competición uno de los certámenes regionales más esperados, el Campeonato de Aragón de Velocidad. El circuito de Navarra acogerá la primera cita de un calendario que ha tenido que adaptarse por la crisis sanitaria del COVID 19. La pista ubicada en Los Arcos será la que le dé el pistoletazo de salida mañana.

La edición del año pasado vio una intensa lucha por el título entre Javier Cicuéndez, Joaquín Rodrigo y Jaime Latapia, que se saldó con el primero alzándose Campeón de Aragón. El trazado de Motorland Aragón fue decisivo, con una última ronda en la que Rubén Martínez dominó a placer, mientras la batalla se centraba en un apasionante cuerpo a cuerpo entre Cicuéndez y Rodrigo.

La pista navarra volverá a dar cabida al campeonato, en un día de alto voltaje con la disputa de la Copa Open del regional de velocidad navarro. Durante meses, la situación ha sido muy complicada y se temía que no pudiera llevarse a cabo el inicio del certamen. Sin embargo, el trabajo conjunto de las federaciones aragonesa y navarra de automovilismo han dado sus frutos y por fin, los principales protagonistas de estas dos comunidades autónomas se verán las caras una vez más.

El Circuito de Navarra se prepara para dar el pistoletazo de salida al regional de velocidad aragonés y al certamen navarro.

El vigente campeón, Javier Cicuéndez, defenderá su título estrenando el nuevo Renault Clio Cup V, inscrito por el Motor Club Sabadell dentro de la Clase 2. Por su parte, Joaquín Rodrigo volverá al asfalto, tras su paso invernal por las gélidas G Series andorranas, para ponerse al mando de su Renault Clio Cup IV, inscrito por el Automóvil Club Zaragoza. El tercer piloto en discordia del año pasado, Jaime Latapia, regresará a la batalla con el equipo SMC Junior Motorsport y el Renault Clio Cup III.

Los pilotos del R.A.C. Circuito Guadalope, Carlos Rivera y Lucas Rivera, compartirán el volante del Renault Clio Cup IV; mientras que Emilio Lizarbe se presentará con un Seat León y Ander Gamón hará lo propio con el habitual Mercedes AMG, sumando puntos tanto para el certamen aragonés como para el navarro. En el caso del ACZ, pondrán en pista otros tres coches compartidos, con los hermanos Eduardo y Pablo Escolano al volante de un Seat Ibiza; Carlos Sanz y Guillermo Aso pilotando un Hyundai Coupé; y Ánchel Echegoyen y Jordi Fonayet con otro Hyundai Coupé.

Javier Cicuéndez persigue a Joaquín Rodrigo durante la última cita del regional aragonés de 2019, en Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además, dentro de los pilotos que puntuarán para el regional aragonés, la prueba contará también con los nombres de Luis Ruiz, pilotando un Seat León Supercopa, y Daniel de Sousa, con un Mini Cooper, entrando también en la disputa de la Copa Macisa. Su compañero en la estructura SLT Racing, Fernando Domínguez, participará con un Hyundai Coupé. Julio Garde será el otro piloto del Motor Club Sabadell, con otro Renault Clio Cup IV.

En la clase reservada para los TCR, competirá la cara más conocida que habitará el paddock de Los Arcos este fin de semana. Mikel Azcona, piloto de la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), disputará esta primera cita válida para el Campeonato de Aragón de Velocidad. El piloto navarro podrá sacarse la espina y prepararse de cara al mundial, después de tantos meses sufriendo el parón en la competición, en una cita en la que, de nuevo, pilotará un Cupra TCR, dentro del equipo Volcano Motorsport. Su compañero de equipo, Evgenii Leonov, hará lo propio con la otra unidad Cupra. Por su parte, Luis García manejará un tercer Cupra TCR, inscrito por la Escudería LeMans; mientras que Julio Carayol volverá a enfundarse los guantes para hacer bailar a su Seat Cupra TCR.

Mikel Azcona, al volante de su Cupra del WTCR durante los test de pretemporda del año pasado. El piloto navarro participará este fin de semana en la cita regional en Los Arcos. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Todos ellos compartirán pista con los pilotos del certamen navarro, sumando un total de veinticinco coches inscritos y veintinueve pilotos. Nada mal para ser la primera cita del año, tras una pandemia mundial, una incertidumbre económica derivada y una situación difícil en la que lo más importante es evitar los contagios. Serán los grandes protagonistas de una cita que comenzará el domingo a las diez y media de la mañana con la primera sesión de entrenamientos libres.

Serán dos sesiones de pruebas de veinticinco minutos cada una, con la segunda comenzando a partir de las doce menos cinco minutos. A las 13:30 horas, llegará el turno de la sesión de calificación, dividida en dos mangas de quince minutos cada una, que conformarán la parrilla de salida para las carreras. La primera de ellas comenzará a las tres y cuarto de la tarde, y la segunda verá la salida dos horas después. Ambas se disputarán a diez vueltas.

La parrilla estará muy competida en Navarra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La espera ha terminado. Las carreras regionales vuelven a los circuitos y, en este caso, lo hacen con un programa muy completo y una parrilla más que interesante. El Campeonato de Aragón de Velocidad echará a andar mañana y será el momento de volver a disfrutar con el espectáculo. El evento será a puerta cerrada, pero os contaremos lo que suceda en el Circuito de Navarra. Veremos si se repite de nuevo el apasionante duelo que nos mantuvo en vilo la pasada temporada.

Foto de portada: @FadaInfo (Twitter)

Paseando por el Guadalope

Paseando por el Guadalope

El río fluye. Atraviesa el pueblo y describe una larga curva rodeando el promontorio sobre el que se asienta el casco antiguo de Alcañiz. Pero el Guadalope es algo más. No es únicamente una corriente de agua que desemboca en el Ebro, es el nombre con el que se conoce uno de los circuitos de carreras más importantes de nuestro país. Uno de los circuitos más difíciles, pero más añorados por pilotos y aficionados. Vamos a pasear por el Guadalope, el circuito urbano de Alcañiz.

Hace ya unos años que los motores no rugen por las estrechas calles de este pueblo del Bajo Aragón. Pero los vestigios de una pasión atronadora se ven todavía a simple vista. Nuestro paseo comienza en la Avenida de Aragón, en la misma línea de meta, la cual se conserva hoy en día. Junto a ella, un doble guardarraíl original del circuito se mantiene en pie para recordar lo que una vez fue. La recta de salida, jalonada por casas y árboles a ambos lados, se asemeja a un túnel en el que es fácil transportar la mente en el tiempo para imaginar a los bólidos surcándola. Pronto, la primera curva se abre paso.

El embudo. El primer viraje del trazado. Verdaderamente, era un embudo. En bajada y muy cerrado, era un punto tremendamente conflictivo. La famosa casa en su interior se conserva y rápidamente la cabeza se llena de imágenes de carreras. Ver la curva así, desnuda, da verdadera impresión. Al momento, nuestros pasos hacen caso a la pendiente de la Avenida Galán Bergua y nos llevan hacia el segundo giro, descendiendo por la calle. En cuanto ves esta curva, sabes que estás en un circuito de carreras. La curva de La Monegal lo tiene todo, el guardarraíl en el exterior y el peralte en el interior. Sólo le faltan los coches trazándola a milímetros de la acera.

El Embudo, la primera curva del Guadalope. Cerrada y en bajada, era el primer gran desafío. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

A su salida, el vertiginoso descenso nos conduce a la tercera curva, la segunda a izquierdas. La bajada del Matadero, por el Paseo Andrade, fluye como el río junto a la Plaza de Toros camino del primer viaducto que atravesará la senda de agua. Pero antes, habremos pasado por la bifurcación para la entrada a la zona de boxes. Tratándose de un circuito urbano, su disposición debía adaptarse al espacio ya existente, de manera que su ubicación se situaba en una calle relativamente paralela a la pista, accediendo por detrás de la Plaza de Toros. Ahora es un espacio yermo, vacío de sonidos y olores carrerísticos, pero antaño era el lugar donde descansaban y se preparaban las bestias que volaban sobre este asfalto.

Tras atravesar el Río Guadalope por primera vez, un ángulo de izquierdas abre paso para la zona más rápida y vertiginosa. A orillas del río, el trazado toma la apariencia de una carretera -y es que lo era- para deleitarnos con una sucesión de pequeños cambios de dirección que si a pie se notan, es fácil imaginar lo difícil que era trazarlos al volante de un coche de carreras. Algunas marcas en el muro de hormigón a nuestra izquierda nos recuerdan aquellos tiempos. La curva de El Pajarito, peraltada y ciega, sirve de aperitivo para la gran sorpresa que nos aguarda metros después.

Rápido zigzagueo entre El Pajarito y El Portalón, a orillas del río. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El Portalón aparece ante nuestros ojos con su majestuosidad. Una curva para la que había que prepararse el doble. Porque El Portalón era la entrada a la frenada de la curva del Puente Viejo. Frenar en el Portalón, dar un golpe de gas y volver a frenar en apoyo, con precisión, sin pasarse, para después volver a dar rienda suelta a la potencia. Esta sección asusta con verla. No hay margen para el error. Y si al poco espacio que hay, le sumamos las barreras de protección y otros elementos de seguridad necesarios, te queda un complejo estrecho y todavía más difícil de gestionar. De nuevo, las imágenes de los coches trazando por aquí se agolpan en la mente.

Cruzamos otra vez el río. La muralla de Alcañiz nos recibe con la vista del castillo a lo alto, presidiendo la ciudad de la Concordia. Alcanzamos la famosa curva de la Barbería, un ángulo a derechas, cuya salida era todavía más estrecha de lo que es hoy en día. Un auténtico desafío a la hora de pisar el acelerador. Y la entrada al último sector de la pista, en subida, remontando el montículo y rodeando el casco antiguo. Es el momento de conocer la Subida del Corcho.

Salida de la curva de la Barbería. Punto muy estrecho y complicado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Motorland Aragón tiene su Sacacorchos, en bajada y muy cerrado, pero años atrás, el Guadalope ofrecía el impresionante Corcho. Una auténtica pared que tras arrancar en una recta, iba retorciéndose a la izquierda hasta terminar formando un desafiante viraje que desembocaba en una rápida curva a derechas, muy pronunciada. Ni que decir tiene que impresiona. Asusta pensar cómo debían trazar semejante eslalon en cuesta, abriéndose en la primera para cerrarse en la segunda. Si Spa-Francorchamps tiene su Eau Rouge – Raidillon, Guadalope tenía su Corcho.

Después del Corcho, coronar la tremenda subida de la Ronda de Teruel sin dejarse llevar por el pánico era un premio que sólo los más aguerridos pilotos podían hacer. Pero la vuelta no ha terminado todavía. Casi sin aliento, la calle jalonada de casas a ambos lados nos encamina hacia las dos últimas curvas. ¿Ya estamos aquí? Hemos llegado muy rápido. Y enseguida, la vista se va hacia la rotonda de nueva construcción. Sobre ella, una gran escultura metálica. El homenaje que los alcañizanos rinden al que fue su circuito. Un recuerdo para la posteridad.

El final de la Subida del Corcho con el castillo de Alcañiz en lo alto. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con la emoción saliendo por cada poro de la piel, divisamos el último cambio de dirección al final de la Calle Repollés García, un claro homenaje al ideólogo de esta maravilla, el Dr. Joaquín Repollés García. El hospital de Alcañiz nos saluda cuando ponemos el pie de nuevo en la recta de meta. La Avenida de Aragón, en todo su esplendor, nos da la bienvenida para terminar junto a la línea de meta y su doble guardarraíl.

El paseo ha terminado. Y las sensaciones son muy gratificantes. A pesar de algunas glorietas de nueva construcción, el circuito está igual que se dejó en 2003. Todavía se conservan en las aceras los agujeros para instalar las vallas de protección, hoy tapados con unas placas metálicas. ¿Se volverá a usar alguna vez? Es difícil de saber, pero no estaría nada mal que las bestias de competición, como en su día los Porsche, Lancia, Lola y compañía hicieron, volvieran a atronar Alcañiz con el bramido de sus motores. Hasta pronto, Guadalope. Hasta la vista, Alcañiz. Volveremos…

Línea de meta y doble guardarraíl original del Circuito Guadalope. Aquí comienza y termina nuestro paseo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)