Renault y su Mass-Damper

Renault y su Mass-Damper

Los años 2005 y 2006 son siempre asociados a la época dorada de Renault y Fernando Alonso en la Fórmula 1. La marca francesa logró conquistar ambos campeonatos mediante dos coches que quedaron grabados a fuego en la mente de los aficionados, sobretodo de los españoles. El R25, todavía de la época V10 y el R26 ya con el V8, fueron los coches de la marca para esas dos temporadas, y si bien no disfrutaron de una superioridad aplastante, lograron ser el coche a batir. En parte gracias a la asociación con Michelin, pues el fabricante de neumáticos supo dotar al coche francés de unas gomas acordes a sus demandas.

Durante la temporada 2005, Renault estuvo probando varias soluciones para su coche, entre ellas el famoso “Mass Damper”, que fue introducida en la segunda mitad de la temporada. Se trataba de un sistema aparentemente sencillo que consistía en un disco de 9kg de peso suspendido con dos muelles y dispuesto para que solo pudiera desplazarse en el eje vertical del coche.

Se colocó en el morro del coche, y se encargaba de absorber las vibraciones de la parte delantera del monoplaza, por ejemplo al tocar los pianos. Cuando este pisaba la banda rugosa del piano, toda la vibración se transmitía a ese peso suspendido, de forma que quedaba amortiguada y el morro se mantenía totalmente estable. Así se evitaba la pérdida de eficiencia, y carga aerodinámica, que se produce en la parte delantera del coche a causa de ese tipo de oscilaciones.

El Renault R25 introdujo esta mejora a mitad de temporada.

Las imágenes de las cámaras a bordo mostraban un Renault que parecía volar sobre los pianos. El coche no se movía apenas y los pilotos podían apretar a fondo en lugares donde otros tenían que levantar. Algunos equipos protestaron y la FIA declaró que el «Mass Damper» era legal. Así pues, algunos se dispusieron a copiarlo y a introducirlo en sus coches, al fin y al cabo, era un sistema relativamente sencillo. Esa temporada Renault se hizo con ambos campeonatos, el de pilotos y el de constructores. Y llegó 2006.

El campeonato de 2006 era de cambio. Los viejos V10 dejaban paso a los nuevos V8 y Renault debía defender el título. Los franceses diseñaron el R26 para adaptarse al nuevo motor y teniendo en cuenta el “Mass-Damper” que tan buen resultado les había dado en las anteriores carreras. El resultado fue un coche rapidísimo que arrasó en la primera mitad de temporada.

El peso suspendido entre dos muelles se movía absorbiendo las oscilaciones del morro.

El resto de equipos protestaron otra vez a la FIA, y finalmente esta declaró que el sistema era ilegal. Alegaron que era una pieza móvil que influía la aerodinámica del coche, hecho prohibido expresamente en el reglamento. La polémica estaba servida y el debate se mantiene todavía a día de hoy entre los seguidores de la Formula 1 y de su historia.

El mazazo fue muy duro para Renault, que perdió rendimiento de forma sustancial ante su principal competidor: Ferrari. Los de Maranello ganaron cinco de las siete carreras restantes. Mientras, los franceses solo podían minimizar daños. Al final de la temporada, el R26 pudo mantener la ventaja y Renault se hizo con ambos campeonatos. Los galos ganaron a pesar de no poder usar su arma secreta. Un sencillo sistema de peso suspendido, heredado entre otros, del mítico Citroën 2CV.

Gracias a este sistema el coche era mucho más estable sobre los pianos y zonas rugosas.

Jürgen Smet lleva al Renault RS01 hasta la victoria en Navarra

Jürgen Smet lleva al Renault RS01 hasta la victoria en Navarra

Jürgen Smet ha sido el gran protagonista de la jornada en el Circuito de Navarra, ganando la segunda carrera del Campeonato de España de Resistencia y GT del fin de semana. Smet se ha sobrepuesto a su descalificación en el día de ayer para exprimir al máximo el Renault RS01 de Monlau Competición y batir al Porsche 911 de Baporo Motorsport. Por su parte, Mikel Azcona y Evgenii Leonov han continuado con su buen estado de forma para llevarse el triunfo entre los TCR.

El día volvió a amanecer soleado y desde primeras horas de la mañana, el calor achuchó fuerte a la pista de Los Arcos. Tras la sesión de calificación del Campeonato de España de Fórmula 4, llegó el turno de las carreras del GT-CER. Pasadas las diez horas de la mañana, las clases 1 y 2 del apartado de resistencia celebraron su primera manga del fin de semana, con Álvaro Vela en la Pole Position, al volante del Peugeot 308 Cup de SMC Junior Motorsport.

Sin embargo, el empuje de Denis Gibaud cambió el orden inicial una vez que el semáforo se puso en verde, pasando a liderar la prueba. Durante el transcurso de la misma, las estrategias fueron tomando el protagonismo, siendo la pareja formada por Álvaro Vela y Alejando Cutillas la que se llevó finalmente el gato al agua, firmando la victoria del equipo SMC Junior Motorsport. Denis Gibaud terminó segundo y el Peugeot 308 de Chefo Sport, pilotado por Nico Abella e Isidro Calleja, completó el podio.

Mikel Azcona y Evgenii Leonov también dominaron en TCR el domingo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Los turismos dejaron paso a los monoplazas de F4, antes de que los GT y TCR del GT-CER tomaran la pista navarra. El Ferrari 458 de Francesc Gutiérrez y Josep Mayola partió desde la Pole Position, copando la primera línea junto al Renault RS01 de Jürgen Smet. Cuando el semáforo se puso en verde, la sorpresa la dio Joan Vinyes, al volante del Porsche 911 de Baporo Motorsport que comparte con Jaume Font, poniéndose en cabeza de carrera.

Por detrás, los TCR vieron la genial salida de Evgenii Leonov, con el Cupra TCR de Volcano Motorsport que comparte con Mikel Azcona. En pocas vueltas, el coche de la pareja hispano-rusa sacó una ventaja enorme a sus perseguidores, liderados por Ferrán Méndez, Álvaro Fontes y Guillermo Aso. La batalla en el grupo medio se puso caliente y los adelantamientos y peleas cuerpo a cuerpo se sucedieron en los siguientes giros.

¡En el Pit Lane también hubo acción! © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De pronto, saltó la sorpresa. Josep Mayola sufrió una salida de pista que dejó a su Ferrari en la grava de la pista de Los Arcos. Poco pudo hacer el piloto catalán para evitar el abandono, echando por tierra la carrera del coche que había partido en primera posición y había ganado la primera manga del fin de semana. Esto dejó la batalla por la victoria entre el Porsche 911 de Vinyes-Font y el Renault RS01 de Smet. El liderato era cómodo para el GT de Baporo, pero la estrategia que planteó Monlau fue decisiva.

Cuando los coches entraron en el Pit Lane para realizar los cambios de piloto, la aplicación del hándicap por tiempo lastró las aspiraciones de Joan Vinyes y Jaume Font, favoreciendo a Jürgen Smet, que con una estrategia acertada, colocó al Renault RS01 por delante. De esta manera, el piloto de Monlau ganó la segunda carrera del fin de semana, con el Porsche de Joan Vinyes y Jaume Font entrando en meta segundos. La tercera posición fue para el Vortex V8 de Arnaud Gomez y Philippe Gruau.

El Porsche 911 de Joan Vinyes y Jaume Font lideró gran parte de la carrera. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Mikel Azcona y Evgenii Leonov repitieron victoria en la clase TCR, afianzando así el liderato en la clasificación general. Los pilotos de Volcano Motorsport no dieron opción a sus rivales, manteniendo la escapada que consiguieron al inicio de la carrera. Para el piloto navarro, es la cuarta victoria en cuatro carreras disputadas en el Circuito de Navarra en apenas dos semanas, con lo cual, se puede afirmar que ha ganado todas las carreras que ha disputado este año en casa. Un buen entrenamiento de cara a su preparación para la Copa del Mundo de Turismos (WTCR).

Después, restaba una carrera del GT-CER, la correspondiente a las clases 1 y 2 del apartado de resistencia. Manteniendo la posición de la Pole Position, el Peugeot 308 Cup de SMC Junior Motorsport, pilotado por Alejandro Cutillas y Álvaro Vela, volvió a ganar. Denis Gibaud repitió podio, mientras que Gabriel y Mariano Alonso realizaron una gran remontada para conseguir el tercer lugar en el podio.

El Renault RS01 de Roald y Benjy Goethe persigue al Porsche 911 de Javier Morcillo y Antonio Sainero. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La primera cita del GT-CER de este extraño 2020 ya es historia. Y también lo son las carreras de la F4 española, que vieron a Kas Haverkort dominar a placer las tres mangas del fin de semana. El Circuito de Navarra ha sido el escenario perfecto para volver a disfrutar del automovilismo en estado puro. La próxima cita, si la situación lo permite, será el último fin de semana de agosto en el circuito valenciano de Cheste. Esperemos que así sea y los GT, TCR y demás turismos vuelvan a hacer temblar el asfalto.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Francesc Gutiérrez y Josep Mayola ganan en Navarra

Francesc Gutiérrez y Josep Mayola ganan en Navarra

El Campeonato de España de Resistencia y GT ha vivido un gran día de carreras en el Circuito de Navarra. El sol ha bañado con ganas la pista de Los Arcos y ha regalado bonitas instantáneas que, lamentablemente, el público no ha podido disfrutar por celebrarse el evento a puerta cerrada. A pesar de ello, la actividad ha sido frenética desde los momentos iniciales de la mañana.

Durante las primeras horas del día se llevaron a cabo las sesiones de entrenamientos libres, tras la jornada del viernes en la que se celebró un test colectivo opcional. El fuego real dio comienzo una vez superado el mediodía, con las dos sesiones de calificación para conformar las parrillas de salida de las cuatro carreras, dos para GT y TCR, y otras dos para las clases restantes del apartado de resistencia.

Benjy Goethe hizo volar el Renault RS01 que comparte con su padre Roald para marcar la Pole Position de cara a la primera manga, con Mikel Azcona llevando a su Cupra TCR a la primera posición entre los turismos. Momentos después, fue Francesc Gutiérrez el que exprimió al máximo la brutal potencia del Ferrari 458 de PCR Sport, que comparte con Josep Mayola, para asegurarse la primera posición en la parrilla de salida de la segunda carrera. Evgenii Leonov, compañero de Azcona, repitió el papel del navarro para colocar, de nuevo, al Cupra en la Pole Position entre los TCR.

Había muchas ganas por salir a pista desde por la mañana. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La primera carrera del fin de semana arrancó con los GT atronando la recta principal del Circuito de Navarra. Los dos Renault RS01 de la parrilla comandaron al grupo en los primeros instantes, pero la presión del Porsche de Joan Vinyes y Jaume Font pudo abrir una grieta en la férrea defensa de Benjy Goethe. La pareja andorrano-catalana se puso líder de carrera tras pocas vueltas, con Jürgen Smet justo detrás.

Pero poco duró la alegría, pues los problemas mecánicos asaltaron al Porsche del equipo Baporo Motorsport. Un humo sospechoso dio la alarma al paso por la recta de meta, debiendo detenerse en el sector 2. Con ello, Smet se puso con el Renault de Monlau Competición en primer lugar, perseguido por el Ferrari 458 de PCR Sport, pilotado por Josep Mayola.

Las luchas entre categorías se sucedieron desde antes de comenzar la carrera. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Una vez comenzaron a sucederse las paradas para el cambio de pilotos, las posiciones fueron bailando en la tabla. El Audi R8 GT4 de Baporo Motorsport llegó a estar en segunda posición, pero una vez se estabilizó la situación, cayó varios puestos. A falta de dieciocho minutos y una vuelta para el final, los tres primeros puestos estaban ocupados por Jürgen Smet (Renault RS01), Francesc Gutiérrez (Ferrari 458) y Benjy Goethe (Renault RS01), con los dos primeros separados por apenas 0,3 segundos.

El ritmo de Gutiérrez fue imposible de aguantar por Smet, que tuvo que ceder ante el ataque del experimentado piloto catalán. El Ferrari tomaba la delantera a falta de un cuarto de hora para la caída de la bandera a cuadros. Y no era el único en superar al Renault de la estructura Monlau, pues el otro GT de la marca francesa lo adelantó también poco después.

El Porsche 911 de Jaume Font y Joan Vinyes experimentó problemas mecánicos que le obligaron a abandonar. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Finalmente, Francesc Gutiérrez cruzó en primera posición la línea de meta, regalando una fantástica victoria a PCR Sport. El Ferrari 458, copilotado también por Josep Mayola, no dio opción, mostrándose superior en la segunda sesión de calificación y ganando una carrera que comenzó desde el cuarto lugar. En segundo puesto terminó el Renault RS01 de Benjy y Roald Goethe, y tercero fue el Porsche 911 de E2P Escuela Española de Pilotos, manejado por Javier Morcillo y Antonio Sainero. El Renault RS01 de Jürgen Smet fue descalificado por pisar la linea blanca que delimita los carriles de entrada y salida del Pit Lane.

Por su parte, la pareja formada por Mikel Azcona y Evgenii Leonov, al volante del Cupra TCR de Volcano Motorsport, se adjudicó la victoria en la clase TCR, repitiendo el éxito cosechado el fin de semana pasado en la cita de los campeonatos regionales de velocidad aragonés y navarro. La dupla hispano-rusa tiene previsto competir en todas las pruebas del certamen, con el objetivo claro de conquistar el título de campeones a final de temporada. Hoy, han puesto la primera piedra.

Jürgen Smet lideró buena parte de la carrera, pero no pudo hacer nada ante el ritmo de Francesc Gutiérrez. Finalmente, fue descalificado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además de la acción del GT-CER, el Campeonato de España de Fórmula 4 disputó su primera carrera de la temporada, con triunfo de Kas Haverkort y podio del debutante Mari Boya. El multicampeón español de karting sorprendió a todos con su primer trofeo en su primera carrera en monoplazas. Oliver Goethe los acompañó, en el tercer escalón. De esta manera, terminó el día de competición en Los Arcos, para dejar paso a la noche que precederá al domingo de carreras que nos espera mañana.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Entrevista a Pepe Arqué: «Estoy centrado en el carcross y el rallycross»

Entrevista a Pepe Arqué: «Estoy centrado en el carcross y el rallycross»

En estos meses de parón por la pandemia que asola al planeta, con las carreras detenidas y la incertidumbre por bandera, los protagonistas del deporte de motor han continuado con su preparación para seguir en forma ante un eventual regreso de la competición. Es el caso de Pepe Arqué, piloto de kartcross y rallycross que participa en el Campeonato de España de Autocross con el equipo Speedcar. Con él tuvimos el placer de hablar el año pasado en la cita de Esplús.

Pepe Arqué es un piloto que tiene un futuro interesante por delante. Su pasión por las carreras le ha llevado hacia el mundo de las competiciones en circuitos de tierra y mixtos, proclamándose en 2017 Campeón de España de Car Cross Junior. El año pasado dio sus primeros pasos en rallycross, siendo el primer español en pasar por la RX Academy. Hemos vuelto a tener la oportunidad de hablar con él, sobre ello y también acerca de su papel en el CEAX.

EL ACELERADOR (EA): Es inevitable hablar de la situación actual provocada por el COVID 19. ¿Cómo has gestionado el confinamiento para poder seguir en forma?

PEPE ARQUÉ (PA): Mi preparación física, mental y la nutrición la llevo a cabo en el Centro de Alto Rendimiento de Sant Cugat; y durante el confinamiento, he ido siguiendo desde casa las pautas y rutinas que me ha ido mandando mi coach. Aunque no es lo mismo que el entrenamiento presencial, me ha permitido seguir en forma y motivado para no perder el ritmo. Además, he podido realizar mucho cardio desde casa con máquinas estáticas.

EA: ¿Cómo crees que la crisis económica derivada de la pandemia va a afectar al automovilismo en Europa y, concretamente, en España?

PA: Está por ver, ya que hasta el momento no se han reanudado calendarios y se siguen cancelando pruebas que ya habían sido aplazadas para agosto y septiembre. En cualquier caso, será complicado poder cubrir objetivos con sponsors y programas con equipos. De todas formas, al ser una situación global habrá que gestionarla de la mejor manera para pasar el 2020 y empezar a pensar pronto en el 2021.

Pepe Arqué durante la cita del año pasado del Campeonato de España de Autocross en Esplús. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Pasemos a hablar de lo que atañe a la competición. Speedcar ha presentado el nuevo modelo de carcross Wonder. ¿Lo has probado?

PA: Sí, lo he probado. De hecho, he estado con el equipo Speedcar todo el invierno haciendo tests para evolucionarlo y tener un carcross competitivo con una base excelente.

EA: ¿Qué diferencias has notado respecto al Xtrem?

PA: El Xtrem es ya muy buen coche, por ello al principio parecía difícil conseguir que el nuevo modelo Speedcar Wonder fuese mejor, más rápido y efectivo que el actual. Creo que se ha conseguido, sin embargo, no sabemos hasta qué punto habrá evolucionado también la competencia. Habrá que esperar a las primeras carreras para verlo.

EA: ¿Vas a competir este año en el Campeonato de España de Autocross con el Wonder?

PA: En principio, dadas las circunstancias y lo avanzado que está el calendario, voy a competir con el Xtrem actual, lo que permitirá al equipo hacer comparaciones directas con el nuevo modelo Wonder.

Pepe Arqué, subido en el Speedcar Xtrem, en la preparrilla de una de las carreras de Car Cross del World Rallycross de Catalunya de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Se habla de que el CEAX arrancará en Carballo, pero todavía no es seguro. ¿Cómo te planteas esta temporada?

PA: Yo estoy preparado a tope. Este invierno hemos hecho una pretemporada excelente, con muchos tests y pruebas de material. Y a nivel personal, estoy en plena forma y muy motivado ya que como comentaba anteriormente, he seguido el programa de entrenamiento de manera intensa. Además, conseguimos ganar la única prueba que se ha disputado hasta el momento en lo que llevamos de 2020, por lo que pienso que podemos estar en condiciones de luchar por la victoria en todas las pruebas de este reducido campeonato.

EA: Si consigues ganar el Campeonato de España de Autocross, ¿cuáles serían los siguientes pasos a dar?

PA: Es complicado saber con tanta antelación porque el motorsport no vive su mejor momento; y si las marcas no se involucran de una manera más directa, es difícil hacer planes de futuro ya que los presupuestos son cada vez más altos. De todas formas, a mí personalmente me gusta mucho el carcross porque es muy rápido, muy exigente y el mejor entrenamiento para cualquier piloto. Por ello, el siguiente paso natural sería poder participar en el recién creado Campeonato de Europa FIA de Carcross.

EA: En principio, tu compañero en Speedcar Juanjo Moll estará este año en el europeo de autocross. ¿Podríamos verte competir allí este año o el próximo?

PA: Este año es complicado y dependerá mucho de cómo evolucione el calendario. En cualquier caso, si hiciéramos alguna prueba sería más a nivel de soporte y apoyo al equipo. Para el año que viene sí que me gustaría estar.

Pepe Arqué repetirá este año montura en el CEAX. Foto: @RFEdeA (Twitter)

EA: El año pasado diste tus primeros pasos en rallycross y lo hiciste muy bien. ¿Vas a volver al RX Academy este año? Y de ser así, ¿qué objetivos te planteas?

PA: La idea inicial era poder hacer la RX Academy completa este año, pero finalmente el campeonato no se convocó y fue una pena, porque realmente es un campeonato donde se aprende mucho rallycross y compites contra los mejores especialistas de la disciplina, que son los nórdicos y siempre con coches iguales.

El año pasado debutamos en la RX Academy participando en las pruebas de Finlandia y Suecia. La verdad es que aprendimos mucho y fue una experiencia extraordinaria. Conseguimos llegar a la final en las dos pruebas ante el asombro de aficionados y equipos, al ser la primera vez que un piloto español participaba en pruebas de rallycross en los países nórdicos.

EA: ¿Te veremos en algún otro campeonato de rallycross este año o el próximo?

PA: Antes de saber que la RX Academy no se iba a disputar este año 2020, recibimos una propuesta de un equipo sueco para competir en el campeonato RallyX Nordic y en el Euro RX (Campeonato de Europa de Rallycross, N. del E.) con un supercar. La oferta era muy atractiva, pero decidimos posponerla un año para poder ganar experiencia en la disciplina de rallycross, y también analizar detenidamente nuestras opciones y presupuesto.

Para la próxima temporada, todo está por ver ya que no sabemos en qué condiciones quedarán afectados los campeonatos y colaboradores.

Pepe Arqué en plena batalla durante la salida de una de las mangas del RX Academy en Kouvola (Finlandia)

EA: El rallycross goza de una gran popularidad en otros países de Europa, pero no ocurre lo mismo en España. ¿Qué crees que necesita el rallycross para despegar en nuestro país? Y por otra parte, ¿qué piensas sobre el trabajo que se está llevando a cabo para crear la Copa de España de Rallycross, por parte de la RFEDA?

PA: En España no hay tradición de RX porque nunca ha habido campeonato nacional de rallycross. Creo que la idea de la RFEDA de crear una Copa de España de Rallycross con carreras en España y Portugal es una buena iniciativa y un buen primer paso para que el rallycross gane popularidad en España. Opino que una buena fórmula podría ser establecer una categoría tipo RX Academy, otra para vehículos 4×4, además de los espectaculares carcross. Con estas tres categorías, creo que se podría hacer una buena base para impulsar y promocionar el RX en España.

EA: ¿Podríamos verte competir en alguna otra especialidad, como en rallyes o subidas de montaña, en un futuro cercano?

PA: Todo es posible, no descarto nada, pero actualmente estoy centrado en el carcross y el rallycross, ya que es lo que más me gusta y lo que mejor se me da. Sí que es verdad que me gustaría probar un día un Speedcar GTR en una subida de montaña o en una prueba de circuitos, ya que te aporta sensaciones espectaculares. Así como también, me gustaría probar algún rally para vivir las experiencias que disfrutó mi padre en su etapa de piloto. Aunque no se cómo me las apañaría con tanta gente dentro del coche, ya que yo siempre he ido solo.

Pepe Arqué liderando el pelotón en una de las carreras en Tierp (Suecia), durante el RX Academy de 2019

Sea lo que tenga que ser, ojalá que algún día Pepe Arqué pueda disfrutar en otras disciplinas, tanto como lo hace en autocross y rallycross. Le agradecemos su tiempo y su amabilidad, y le deseamos mucha suerte para su futuro. Esperemos que la normalidad regrese pronto y el mundo de las carreras pueda recuperarse de este bache en el camino para que tantos pilotos jóvenes como él puedan continuar con su carrera y conseguir sus objetivos. ¡Muchas gracias y mucha suerte, Pepe!

Foto de portada: @CEAX_RFEdA (Twitter)

Campeones del Mundo multidisciplina: Fernando Alonso

Campeones del Mundo multidisciplina: Fernando Alonso

Si conseguir ser Campeón del Mundo en una disciplina ya es complicado, conseguirlo en dos puede considerarse estratosférico. No sólo hay que dominar todas y cada una de las cualidades para triunfar en un tipo de competición, también hay que aprender a hacer lo mismo en otra. Hace un tiempo hablamos de Petter Solberg, el primer Campeón del Mundo multidisciplina, en rallyes y rallycross. Ahora, hablamos del otro piloto que le acompaña en esta clasificación tan especial, Fernando Alonso.

El español nació en Oviedo el 29 de julio de 1981 y desde pequeño ha vivido subido a un coche de carreras. Gracias a la pasión de su padre por el automovilismo, se subió a un kart con apenas tres años y pronto demostró sus cualidades innatas para pilotar muy rápido. Durante su infancia viajó de un lado para otro, de carrera en carrera, ganando campeonato tras campeonato de karting. Una vez entró dentro de la estructura de Genís Marcó, su salto hacia delante se vio impulsado. En 1996, ganó la Copa de los Cinco Continentes Junior de Karting como piloto oficial de la estructura IAME.

En 1999, hizo el salto a los monoplazas, disputando el Euro Open Movistar by Nissan con el equipo de Adrián Campos. El asturiano consiguió seis victorias que le sirvieron para proclamarse campeón. Ese mismo año se subió por primera vez a un Fórmula 1 en el circuito de Jerez durante una jornada de pruebas del equipo Minardi. Alonso realizó unos registros que sorprendieron gratamente a los allí presentes, abriendo las puertas de su futuro en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Fernando Alonso pilotando el monoplaza de la Euro Open Movistar by Nissan en 1999

Al año siguiente, compaginó su papel de piloto de pruebas en Minardi con su participación en la Fórmula 3000 dentro del equipo Astromega. Consiguió una única victoria en la pista de Spa-Francorchamps y terminó el campeonato en cuarta posición. Entre tanto, rodó con el Benetton B200 para obtener la Súper Licencia, bajo la atenta mirada de Flavio Briatore, quien se convirtió en su mánager. Su debut en Fórmula 1 se produjo en 2001 con Minardi.

Ese año le sirvió para coger experiencia y aprender. Terminó la temporada sin puntos y con una décima posición como mejor resultado. En 2002, se bajó del monoplaza para ser piloto de pruebas de Renault, a la par de que realizó un test con Jaguar en Silverstone. Pero sus capacidades se impusieron y Flavio Briatore le dio la alternativa para el año que estaba a la vuelta de la esquina.

Fernando Alonso trazando la curva de La Source del circuito de Spa-Francorchamps con el Minardi PS01

Al volante del R23 pudo demostrar sus habilidades desde las primeras carreras. En su segundo Gran Premio como piloto oficial del fabricante francés, en Malasia, consiguió su primera Pole Position y su primer podio. El Gran Premio de España fue una fiesta en la que aquel joven vestido con el mono azul deleitó a los aficionados con la segunda posición final. Pero el orgasmo total llegó el 24 de agosto, cuando tras partir desde la primera posición de la parrilla, ganó el Gran Premio de Hungría, consiguiendo la primera victoria de un piloto español en Fórmula 1.

Atacó el 2004 con la seguridad de tener un coche ganador. Sin embargo, el triunfo le fue esquivo y únicamente pudo alcanzar cuatro podios ante la supremacía de la todopoderosa Ferrari y Michael Schumacher. Sin embargo, sus luchas en pista continuaron mostrando lo que escondían sus manos. Se estaba preparando óptimamente para el año en el que cambiaría para siempre la historia del automovilismo español. Y, por supuesto, su propia historia.

Al volante de un Renault R25 que, si bien no era el más rápido, si era el más eficaz, ganó tres de las cuatro primeras carreras del 2005 y sumó dos pares de triunfos más para proclamarse Campeón del Mundo de Fórmula 1 ante Kimi Räikkönen. Al año siguiente, con el cambio a los motores V8, volvió a repetir la gesta, aunque su segundo entorchado fue mucho más duro de conseguir. La batalla por el cetro mundial contra Michael Schumacher lo encumbró al olimpo del automovilismo. Fue la manera de despedirse de Renault, el equipo que le dio todo para conseguir ser el rey de la categoría.

Fernando Alonso mantiene la delantera sobre Michael Schumacher en 2006

McLaren le abrió las puertas en 2007. Sin embargo, la relación se volvió convulsa conforme avanzó el año. Luchas internas y un escándalo de espionaje a Ferrari de por medio, apearon a Fernando Alonso de la cúspide de la Fórmula 1 y del conjunto de Woking. Regresó a una Renault que no pasaba por sus mejores momentos, donde únicamente pudo sumar dos victorias en 2008. Al año siguiente, vivió el gran cambio técnico del campeonato repitiendo colores, aunque esta vez el coche no respondió y sus miras se posaron en aquellos monoplazas rojos con el caballo encabritado en el escudo.

En 2010 fichó por Ferrari. Junto a la casa italiana pasó cinco años en los que peleó por llevarse el tercer título de campeón. Pero la hegemonía de Red Bull fue demasiada y el ovetense se tuvo que conformar con tres subcampeonatos en ese primer año, en 2012 y 2013. A pesar de todo, continuó demostrando la pasta de la que estaba hecho, liderando al equipo y consiguiendo grandes victorias con coches que no estaban a la altura de los monoplazas austriacos. Su tiempo en Maranello terminó en 2014 y decidió resolver la cuenta pendiente que tenía con McLaren.

El Ferrari F10 en manos de Fernando Alonso

Regresó a Woking con la esperanza de reconstruir un equipo en horas bajas junto a Honda. Pero la ilusión se tornó una pesadilla con unos motores que todavía estaban muy verdes. Hacía tiempo que soñaba con poner un pie en Le Mans, en Indianápolis,… en tantas carreras míticas del automovilismo. En 2017 se lanzó a la conquista de las 500 Millas en el famoso circuito oval. Su papel fue sorprendente para un novato, pero la poca fiabilidad de los motores japoneses le persiguió al otro lado del charco y le arrebató de las manos una posible victoria.

Negoció un programa doble para 2018, disputando la Fórmula 1 y el Campeonato del Mundo de Resistencia, con el objetivo de conseguir ganar las 24 Horas de Le Mans. Fichó por Toyota y junto al fabricante nipón logró el triunfo ese año y el siguiente, además de proclamarse Campeón del Mundo de Resistencia, siempre junto a Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi. Entre tanto, anunció su retirada del Gran Circo para centrarse en otras competiciones. Regresó a Indianápolis, pero no se pudo clasificar. Ganó las 24 Horas de Daytona con Cadillac y a principios de 2020 probó suerte en el Rally Dakar.

Fernando Alonso al volante del Toyota TS050 con el que se proclamó Campeón del Mundo de Resistencia

Hasta la fecha, Fernando Alonso ha competido de forma oficial en monoplazas, resistencia y rallyes todo terreno. Y hasta ahora, ha conseguido tres Campeonatos del Mundo en automovilismo, dos de Fórmula 1 (2005 y 2006) y uno del WEC (2018-2019), convirtiéndose en el segundo Campeón del Mundo multidisciplina. Pero su carrera deportiva no ha terminado, ni mucho menos. Allá donde haya una carrera, allí estará el asturiano para sacar las manos a pasear y pilotar el coche que sea hasta la victoria.