El World RX ante una temporada incierta

El World RX ante una temporada incierta

La crisis provocada por la expansión a nivel mundial del coronavirus SARS-CoV-2 y su enfermedad, el COVID-19, está poniendo en jaque al mundo de las carreras. El Campeonato del Mundo de Rallycross no está siendo ajeno a todo este movimiento de cancelaciones y aplazamientos que estamos viviendo, y ya se han pospuesto algunas pruebas para cuando esta situación remita. Pero antes de la eclosión de la pandemia, el mundial vivía su propia vorágine de pretemporada, con cambios de pilotos y equipos.

El campeonato viene de concluir una temporada espectacular con tres pilotos luchando por el título. Timmy Hansen se llevó el trofeo tras rematar su mejor año en el certamen, ganando cuatro de las diez citas de la temporada para alzarse Campeón del Mundo ante sus principales rivales, Andreas Bakkerud, con quien empató a puntos en una dramática final en Killarney, y su hermano Kevin Hansen. Sin embargo, no estuvieron presentes algunos de los protagonistas de los últimos años. La salida de los fabricantes supuso la marcha de los campeones Petter Solberg, Mattias Ekström y Johan Kristoffersson, además del múltiple campeón de rallyes Sébastien Loeb. En otras palabras, ningún piloto defendió corona el año pasado.

Ante los preparativos para la nueva temporada, la organización presentó en septiembre del pasado año el nuevo Projekt E, el certamen eléctrico de rallycross que se disputaría a partir de 2020 durante algunos fines de semana conjuntos con el World RX. Por otra parte, se presentó el circuito de Nürburgring como nueva sede del Rallycross de Alemania y se anunció una nueva prueba en Rusia, en la pista Igora Drive de reciente construcción, que tiempo después fue anulada. También se anunció el regreso de alguna cara conocida y varios cambios de cromos que pusieron el mercado de fichajes patas arriba, incluyendo cambios de pilotos y de coches en varios equipos.

El Campeón del Mundo de Rallycross de 2019, Timmy Hansen. Foto: World RX

Uno de los movimientos más sonados es el de Monster Energy RX Cartel, el equipo en el que militaban en 2019 Andreas Bakkerud y Liam Doran. Ambos pilotos han decidido abandonar los Audi S1 que en su día representaron a la estructura EKS para competir bajo el paraguas de GCK al volante de sendos Renault Mégane RS. La escuadra liderada por Guerlain Chicherit se ve así reforzada con la llegada de dos de los pilotos más experimentados del campeonato. La estructura francesa mantendrá a Anton Marklund a los mandos del Mégane de la temporada anterior, pasando Chicherit a pilotar uno de los Renault Clio RS, junto a Rokas Baciuška.

A su vez, el equipo sueco JC Raceteknik anunció un acuerdo de colaboración con EKS por la que se harán cargo de los Audi S1 pertenecientes a la estructura de Mattias Ekström. Robin Larsson y Janis Baumanis serán los encargados de dar rienda suelta a su potencia en los circuitos del mundial, y se espera que el propio Ekström compita de forma puntual en alguno de ellos. JC Raceteknik ya operó un S1 el pasado año, y tanto Larsson como Baumanis aseguraron en su momento sentirse confiados por las posibilidades que ofrece esta montura de cara a conseguir grandes resultados.

El Ford Fiesta desarrollado por STARD para el Projekt E. © Teddy Morellec / World RX

Johan Kristoffersson, Campeón del Mundo de Rallycross en 2017 y 2018, anunció su regreso a la máxima categoría mundial de la especialidad, tras un año en el que se dedicó a probar suerte en la Copa del Mundo de Turismos (WTCR). El piloto sueco volverá al volante de un Volkswagen Polo GTI operado por la estructura KMS (Kristoffersson Motorsport), bajo la denominación de Volkswagen Dealerteam Bauhaus. Finalmente, Münnich Motorsport apostará por poner dos Seat Ibiza en pista, con Timo Scheider repitiendo montura y el propio René Münnich retornando al volante de uno de sus coches.

Todo esto sucedió antes de que la situación generada por el COVID-19 parase el mundo. Desde entonces, los anuncios de cancelaciones y aplazamientos han sido la tónica general, no sólo en el Campeonato del Mundo de Rallycross, sino también en otros certámenes. Las primeras pruebas en caer fueron las citas española y portuguesa. Las autoridades de los dos países ibéricos decretaron sendos confinamientos que hacían imposible la disputa de las carreras. A continuación, fue el turno del Rallycross de Benelux, en el circuito de Spa-Francorchamps, que encontró acomodo en una nueva fecha a principios de octubre.

Eau Rouge, principal atractivo del trazado de rallycross de Spa-Francorchamps, sede del Rallycross de Benelux. Foto: World RX

Días después, las restricciones en Noruega obligaron al aplazamiento de su cita anual con el campeonato. Los responsables del trazado de Lånkebanen, al igual que los de Montalegre y Montmeló, siguen en conversaciones con la FIA, las federaciones nacionales y los organizadores del certamen, IMG, para encontrar algún hueco en el calendario, tratando de aplazar y no cancelar ninguna prueba. Sin embargo, el alargamiento de los estados de confinamiento en toda Europa y las medidas para restringir los viajes entre los países, sumado a la falta de movilidad, pueden suponer problemas para organizar las siguientes citas en Suecia y Alemania.

Los responsables del circuito de Höljes, sede del Rallycross de Suecia, se muestran optimistas a día de hoy, pero no descartan tener que ceder ante las medidas que la pandemia está obligando a tomar en todo el planeta. Por su parte, la prueba que debía disputarse de forma novedosa en Nürburgring, pende de un hilo. Las autoridades alemanas han prohibido las competiciones deportivas hasta el 31 de agosto, de manera que la cita que ha de disputarse el primer fin de semana de ese mes debería ser cancelada o aplazada debido a esa restricción impuesta por el gobierno federal.

Toca esperar para volver a disfrutar de imágenes como esta en el Campeonato del Mundo de Rallycross. Foto: World RX

La última noticia ha sido el aplazamiento para introducir los Supercar eléctricos el próximo año. La FIA, con el consentimiento de las partes implicadas y la aprobación por el Consejo Mundial del Motor, ha decidido posponer la electrificación del mundial hasta 2022. La incertidumbre es ahora mismo la nota dominante. No se sabe a ciencia cierta qué va a ocurrir en el futuro a corto y medio plazo, por lo que es difícil atisbar cuáles serán los pasos a seguir, si habrá o no más cancelaciones y/o aplazamientos, o cuándo se podrá volver a reemprender la actividad automovilística. Por ahora, esta es la situación de un Campeonato del Mundo de Rallycross que se enfrenta a su temporada más incierta.

Foto de portada: World RX

El rallycross en España (Parte III): Una sequía de 25 años

El rallycross en España (Parte III): Una sequía de 25 años

En las dos primeras entregas de este reportaje tratamos la llegada del rallycross a España (Parte I) y el desarrollo de las carreras de carácter internacional en el Circuit de Sils (Parte II). A continuación, el tercer y último capítulo.

Hasta la organización de la primera cita del Campeonato del Mundo de Rallycross en el Circuit de Barcelona – Catalunya en el año 2015, no hubo ninguna prueba más de carácter internacional de esta especialidad en España. Veinticinco años de sequía para un país en el que las carreras sobre tierra siempre han atraído a multitud de participantes. El norte de la península cuenta con una tradición sin parangón en lo que respecta a este tipo de competición, pero por alguna razón, el rallycross llegó, pero no cuajó. Ni siquiera cuando los X Games aterrizaron en Barcelona en 2013.

El estadio olímpico Lluís Companys, situado en Montjuïc, la montaña mágica, cuna de grandes carreras en su antiguo circuito urbano, estaba preparado para la ocasión. El regreso del rallycross a nuestro país se iba a materializar. Se preparó un trazado mixto en el interior del estadio, en el que se jugarían el tipo las grandes estrellas de la especialidad vinculadas a los X Games, como Travis Pastrana o Ken Block. También, algunos pilotos invitados para esta cita, que iba a ser la primera en mucho tiempo, como Carlos Sainz o Nani Roma.

Pero el mal tiempo jugó en contra. La lluvia puso el circuito impracticable, haciendo del barro el mayor enemigo. Los pilotos intentaban mantener los coches en la trazada, pero estos eran incapaces de seguir la ruta. Con grandes volantazos luchaban por enderezar las máquinas en medio de una superfície que cada vez iba acumulando más y más agua. Tras unos minutos de entrenamientos, los comisarios ondearon bandera roja. La pista estaba impracticable. Después, la cita se suspendió y los allí presentes se quedaron con la miel en los labios.

La pista preparada en el Estadio Lluís Companys de Barcelona quedó impracticable en los X Games de 2013. Foto: Brett Wilhelm / ESPN

Por suerte, no hubo que esperar mucho para disfrutar, esta vez sí, de una cita de rallycross en condiciones. Con sus mangas eliminatorias y sus carreras espectaculares. El 19 de septiembre de 2015, los Supercars del mundial tomaron la pista preparada en la zona del estadio, el último sector, del Circuit de Barcelona – Catalunya. Ese fin de semana, los aficionados pudieron vibrar por fin con el espectáculo de esta disciplina en nuestro país. Montmeló tomaba el relevo a Sils dos decenios y un lustro después. Al día siguiente, Petter Solberg escribía su nombre con letras de oro en el palmarés de ganadores de la prueba.

El Rallycross de Barcelona, llamado oficialmente World RX of Catalunya, ha servido para volver a traer la esencia de las carreras al sprint en circuito mixto una vez más. Y por ahora, parece que es para quedarse unos cuantos años. La cita anual en el trazado vallesano aglutina a un gran número de aficionados en un ambiente de fiesta. Además, la cita mundialista suele estar acompañada de una prueba de Car Cross y algunas otras actividades que complementan el programa del fin de semana. Con todo, sirve para que algunos de los pilotos habituales del Campeonato de España de Autocross puedan conocer los secretos de su especialidad hermana.

Salida de una de las mangas de Car Cross durante el Rallycross de Cataluña de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En estos últimos años, los pilotos nórdicos se han impuesto cada temporada, igual que en su día lo hicieron en Sils. Al experimentado piloto noruego Petter Solberg, se han sumado después los suecos Mattias Ekström, con dos triunfos seguidos en 2016 y 2017; Johan Kristoffersson en 2018 y Timmy Hansen en 2019. Lo han hecho en uno de los circuitos más técnicos del campeonato. Pilotos, ingenieros y mecánicos coinciden en señalar el trazado catalán como uno de los más difíciles del año, tanto desde el punto de vista del pilotaje, como desde el del reglaje de los coches.

El éxito de la cita, puntuable para el Campeonato del Mundo de Rallycross, puede ser el inicio de algo importante. Desde los más altos estamentos ya se están planteando ideas para que el rallycross eche raíces de una vez por todas en nuestro país. A finales del año pasado, la Real Federación Española de Automovilismo anunció la creación de la Copa de España de Rallycross, aunque a día de hoy es una incógnita. La realidad es que aparte de la pista de Montmeló, que puede prepararse como circuito mixto, no existen más trazados aptos para rallycross a nivel estatal, aunque habría alguno que podría adaptarse.

Una de las primeras carreras de rallycross celebradas en Montmeló, en 2015. © EKS/McKlein

En cualquier caso, lo cierto es que la historia del rallycross en España ha sido muy convulsa. Pero hay una cosa cierta. Esta disciplina está en auge a nivel mundial, y ya no son sólo los nórdicos los que llevan la voz cantante. Francia es un ejemplo de país, con gran tradición en el autocross, que supo acoger el rallycross como una especialidad más. Se puede tomar al país vecino como ejemplo. Es el momento para que las carreras por mangas en circuito mixto calen en los aficionados, y que pilotos y equipos se lancen a la aventura del rallycross. Como se lanzó en su día Paco Gutiérrez y la Escudería Girona. La sequía ha terminado y la semilla está plantada. Es el momento de que eche raíces.

Este reportaje ha sido posible gracias a la colaboración de Francesc Gutiérrez. Le agradecemos su predisposición para cedernos algunas de las fotografías que ilustran el texto, así como por la información que nos proporcionó sobre el Circuit de Sils y la figura de Paco Gutiérrez. Gracias por todo ello, por su amabilidad y hospitalidad. Agradecimientos también para José Francisco Muñoz, autor de «Historia del automóvil en Málaga«, por permitirnos el uso de las fotografías que aparecen en su blog.

Foto de portada: Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Las verificaciones técnicas son uno de los aspectos clave de un fin de semana de carreras. No suelen aparecer por televisión, y en general los medios informamos poco o nada de ellas, salvo cuando se produce una situación anómala para un participante. De hecho, es un proceso bastante monótono que no aporta nada de emoción, salvo que alguien tenga un especial interés en ello. Sea Fórmula 1, Resistencia o RallyCross, como es nuestro caso.

Estas verificaciones se realizan antes de comenzar la acción en pista. El objetivo es comprobar, o verificar, que los coches que van a tomar parte en la prueba cumplen con todos y cada uno de los requisitos técnicos que indica el reglamento. En caso de aprobar este examen, pueden competir; mientras que en caso contrario, el que inscribe el coche será el responsable de modificar lo que sea necesario para que pueda superar el escrutinio, y así, convertirse en un vehículo legal.

Los coches entran en unos garajes habilitados a tal efecto, que en el caso del RallyCross, cuando compiten en circuitos que no son específicos de la especialidad, como no se utilizan los boxes, pues los coches duermen y son puestos a punto en las carpas que cada equipo monta en el paddock, no hay problema alguno de espacio y se utilizan varios a lo largo del Pit Lane. Cuando lo hacen en los circuitos propiamente dichos de RallyCross, o bien existe un garaje preparado o se monta una carpa con todo lo necesario.

Báscula que se utiliza para comprobar que la masa de los coches cumple con el rango establecido por el reglamento. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En cualquiera de los casos, allí de encuentran los comisarios técnicos. Ellos son los encargados de revisar cada parte del chasis, motor, suspensiones, … En definitiva, de todos y cada uno de los componentes susceptibles de poder incumplir la normativa. Con pequeñas linternas revisan hasta los más recónditos huecos.

A continuación, una vez superado este primer examen, los Supercars del Campeonato del Mundo de RallyCross se dirigen a una carpa colocada en medio de la calle de boxes. Allí les espera un señor con un curioso aparato que en otras categorías se utiliza para otros menesteres. Un sonómetro para indicar si el volumen de sonido que emite el motor del coche entra dentro de lo que dictan las normas. Incluso esto está regulado. Para ello, el piloto o un mecánico del equipo, acelera el coche hasta que el federativo considera que ha tomado la medida correcta. Superado este trámite, el coche es legal y puede correr.

El sonómetro midiendo el «ruido» del motor del coche de Anton Marklund. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero además, hay otro aspecto que podría tirar por tierra una verificación técnica favorable. También existen las verificaciones administrativas. En ellas, se examina que toda la documentación que permite que un coche, un piloto, o un equipo entero, esté en regla. Si por un supuesto, el responsable de un coche presentara esta documentación con algún error, aunque superara las verificaciones técnicas, lo más seguro es que los comisarios no le dieran el visto bueno para disputar la prueba.

Estas pruebas, aunque pueda parecer que los examinadores se las toman como si fueran pura rutina de tantas veces que lo han hecho, no son para nada una broma. Son sumamente estrictas y quienes las realizan son auténticos profesionales en detectar cualquier atisbo de trampa. No es fácil burlar estos controles, y aunque se han dado casos, finalmente los tramposos han terminado cayendo bajo las fauces de estos hombres de la ley automovilística.

Los comisarios inspeccionan uno de los coches participantes del Campeonato de Europa de RallyCross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cada categoría tiene sus propios procesos de verificación, pero por lo general, se examina que el coche cumpla con el peso mínimo y las medidas establecidas por el reglamento. También que equipe una motorización acorde a la normativa. En definitiva, que el coche sea tal y como dice el libro. No valen las medias tintas, y aunque las verificaciones iniciales puedan permitir competir, si se produce la trampa tras superarlas, un coche puede ser descalificado a posteriori, pues también se hacen verificaciones a lo largo del fin de semana. Cada campeonato establece la frecuencia de estas y el formato de las mismas.

En definitiva, que lo que parece que es algo que no tiene la más mínima importancia para el público en general, es algo sumamente necesario e importante en el día a día de la gente que se dedica a esto de las carreras. Una rutina que hay que cumplir en cada circuito al que se va, o competición en la que uno quiera participar. Y no sólo con el coche, porque también se verifican los monos, los guantes y toda la ropa del piloto. Y el casco, por supuesto. Nada se deja al azar. Todo para que la competición se desarrolle con todas las garantías de deportividad, legalidad y seguridad.

El Renault Clio de Guillaume de Ridder bajo la carpa, en pleno proceso de verificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

Era viernes y el paddock estaba tranquilo. El personal de los equipos se afanaba en terminar de montar sus carpas y poner a punto los coches para las verificaciones. En la pista, nadie. La poca actividad que se respiraba provenía de los garajes donde los comisarios de la federación correspondiente se encargaban de examinar cada vehículo para certificar su cumplimiento de la normativa. Pero caminando hacia la zona donde estaban los equipos de KartCross, una cara conocida llamaba la atención.

Junto a su coche estaba Cristina Gutiérrez. No junto a su Mitsubishi Eclipse Cross con el que compite en el Rally Dakar, sino junto al KartCross Labase RX01 que tenía que domar ese fin de semana. Cristina participó, junto a otros pilotos habituales de los campeonatos de AutoCross y otras estrellas invitadas, en un evento soporte del RallyCross de Cataluña, la RX Stars Race. Pero antes de que la vorágine sacudiera el paddock, nos acercamos para “capacear” un rato con ella.

La odontóloga más rápida del planeta nos recibió con gafas de sol y una sonrisa, y la conversación fluyó automáticamente. Le comentamos que aunque ella viniera a pasárselo bien, seguro que quería ganar a todo el mundo. Y claro que sí, es una piloto de carreras.Bueno, el tema de la competición está dentro de nosotros”. Nos comentó que era una primera toma de contacto, y que venía a probar, a ver qué tal le iba.

El coche de Cristina Gutiérrez descansa en el paddock antes de la batalla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La verdad es que estoy encantada con la base, con cómo nos están tratando con los KartCross, y tengo ganas de probarlo en el circuito y ver qué tal”. Remarcó que el nivel de sus rivales era alto, así que iría poco a poco, viendo el panorama. “Estoy rodeada de cracks, así que vamos a ir viendo. De menos a más y a ver hasta donde podemos llegar”.

Respecto a la manera de pilotar un coche preparado para la arena, las dunas y los tramos off-road del Dakar, y un coche pequeño, pensado para ir muy rápido en pequeños circuitos de tierra, nos habló de cómo cambia su estilo de pilotaje. “Es muy difícil. No tiene nada que ver en cuanto a aceleración, pesos, frenos, … Es como que de una bici, pases a un monociclo, por así decirlo. Entonces, hay que adaptarse y, sobretodo, hay que ser suave al volante”.

Yo creo que no hay que ser nada agresivo, hay que colocar muy bien el coche antes de entrar en las curvas porque si no te vas de frente” Respecto a las diferencias técnicas entre una montura y otra, las cuales afectan al estilo de conducción, nos comentó que “la diferencia más grande es que es tracción trasera, y estoy acostumbrada al 4×4 y motor diésel. Y esto es gasolina. Gasolina y a tope de vueltas. Así que es muy diferente”.

Cristina Gutiérrez encarando la primera curva sobre tierra del trazado de RX de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Durante el invierno, dejó por unos días su Burgos natal para ir a probar los espectaculares coches de las GSeries en Andorra. El país de los Pirineos le ofreció la oportunidad de experimentar con la competición sobre nieve y hielo. Sobre aquella experiencia y la diferencia entre pilotar sobre arena a hacerlo sobre nieve, nos dijo que “fue para mí un cambio espectacular. Pero me lo pasé genial y disfruté un montón”.

Reconoce que le gusta probar disciplinas y coches diferentes, que es algo que le hace crecer como piloto, pues aprende nuevas técnicas y adquiere una mayor experiencia, a la par que disfruta con ello. “La verdad es que me encanta probar todas las disciplinas posibles. Sobretodo para aprender y disfrutar, que es lo que quiero”, nos comentó.

Cristina Gutiérrez defendiendo la posición ante sus rivales. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Y estando en un fin de semana del Campeonato del Mundo de RallyCross, había que hacerle una pregunta obligada. La posibilidad de que algún día la veamos compitiendo en este especialidad con los brutales Supercars no es una opción que descarte. “La verdad es que depende de cómo se dé. Me encantaría tener uno, aunque sea para entrenar. Porque sí que es verdad que es lo que más sensación de carrera te da, de todos los aparatos que hay por ahí. Y, bueno, ¿quién sabe? Empezar entrenando con uno y si me veo con ganas y con ritmo, pues presentarme a alguna carrera que otra”.

Nuestro capazo llegaba a su fin tras desearle mucha suerte. Esperamos que algún día la veamos batirse en duelo en el Campeonato del Mundo de RallyCross, pero sobretodo que no deje de competir, primero porque lo está haciendo muy bien, y segundo porque es el espejo en el que se miran muchas chicas que hoy en día están empezando en esto de las carreras de coches. ¡Muchas gracias por la conversación, Cristina!

Cristina Gutiérrez a bordo del Labase RX01. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Timmy Hansen gana el RallyCross de Cataluña

Timmy Hansen gana el RallyCross de Cataluña

El piloto sueco Timmy Hansen ha ganado el RallyCross de Cataluña, celebrado en el Circuit de Barcelona – Catalunya. El mayor de los hermanos Hansen no sólo se ha llevado la victoria, ha dominado desde el principio del fin de semana, ganando las cuatro mangas de calificación, su semifinal y la gran final. Por detrás, su hermano Kevin Hansen, que amplía su ventaja al frente del mundial; y Andreas Bakkerud, que suma su primer podio del año.

El día grande del RallyCross barcelonés empezaba con la sesión de calentamiento de los Supercars, antes de que los KartCross de la RX Stars Race saltaran al frío asfalto de Montmeló. Después, sería el turno de retomar las sesiones de calificación. La Q3 se presentaba muy emocionante, saliendo los pilotos más rápidos del sábado los primeros. Timmy Hansen fue el mejor de todos, estableciendo un crono de 3:06.742. Niclas Grönholm, casi desaparecido en el día anterior, marcaba el segundo mejor tiempo. La presión aumentaba para el pequeño de los Hansen.

En la Q4, nada nuevo bajo el sol. O más bien, bajo las nubes que cubrieron durante todo el día el trazado catalán. Porque Timmy Hansen volvió a superar a los demás, con una marca de 3:05.376, la más rápida del fin de semana. Y de nuevo, con Niclas Grönholm detrás. El líder del campeonato sólo pudo ser cuarto. Más presión. Por detrás, Andreas Bakkerud marcaba el tercer registro de referencia, mientras que un sorprendente Guillaume de Ridder se colocaba quinto.

Paasonen, Raymond y de Ridder negociando una de las curvas de lado, durante una de las mangas calificatorias del domingo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La suma de los puntos dados por los resultados de cada manga de calificación, determinaba que los doce pilotos que pasarían a semifinales serían Timmy Hansen, Kevin Hansen, Niclas Grönholm, Andreas Bakkerud, Timur Timerzyanov, Janis Baumanis, Cyril Raymond, Krisztián Szabó, Guerlain Chicherit, Liam Doran, Guillaume de Ridder y Timo Scheider. Por lo tanto, quedaban eliminados Rokas Baciuška, Anton Marklund, Chris Hoy, Jani Paasonen, Oliver Bennett, Tamás Karái y Hervé Knapick, que no pudo volver a competir tras el vuelco que protagonizó ayer.

La primera semifinal se disputó entre Timmy Hansen, Niclas Grönholm, Timur Timerzyanov, Cyril Raymond, Guerlain Chicherit y Guillaume de Ridder. Timmy Hansen marcaba distancias desde la salida, dejando todo el marrón a un Niclas Grönholm que intentaba tapar todos los huecos. Era su oportunidad para poner en aprietos a Kevin Hansen, pudiendo asaltar el liderato de la clasificación general. El joven finlandés aguantaba el tipo y pasaba por meta tras Hansen, y por delante de Raymond, que conseguía pasar con ellos a la final.

Janis Baumanis persigue a Timo Scheider. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La segunda semifinal contó con la presencia de Kevin Hansen, Andreas Bakkerud, Janis Baumanis, Krisztián Szabó, Liam Doran y Timo Scheider. La batalla fue intensa entre Baumanis y Bakkerud, dejando al piloto del Team Hansen conseguir una cierta ventaja. La última vuelta se decidió a favor del piloto noruego, pasando ellos tres, Hansen, Bakkerud y Baumanis, a la gran final.

La última carrera del fin de semana iba a ver a los dos hermanos Hansen, a Niclas Grönholm, a Cyril Raymond, a Andreas Bakkerud y a Janis Baumanis jugarse el pellejo sobre el espectacular trazado de RallyCross del Circuit de Barcelona – Catalunya. Era el momento de decidir al ganador del RallyCross de Barcelona, y ver si alguien sería capaz de batir a un Timmy Hansen que se había hecho dueño y señor de la pista.

Salida de la gran final del RallyCross de Cataluña 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El semáforo se puso en verde y los seis coches se lanzaron raudos hacia la primera curva. Timmy Hansen se defendía de los ataques de su hermano Kevin y ambos superaban sin problemas el primer viraje. Por detrás, las escaramuzas se sucedían entre Grönholm, Bakkerud, Raymond y Baumanis. Bakkerud presionaba al pequeño Hansen, mientras Timmy se escapaba en cabeza de carrera. El podio se perfilaba entre estos tres pilotos, pero el orden no estaba nada claro.

El líder del campeonato fue el primero de ellos en hacer la Joker Lap, regresando en tercer lugar al trazado habitual. Mientras, el líder de carrera y el piloto noruego esperaban a la última vuelta para hacer su pasada obligatoria por la trazada larga. Por momentos, parecía que Andreas podría levantarle el segundo puesto a Kevin. Hansen se reincorporó sin problemas en la punta del pelotón, mientras que Bakkerud salió casi en paralelo del joven Hansen, de hecho la mayor aceleración le daba una cierta ventaja, pero finalmente no pudo superarle. Así, Timmy Hansen cruzaba la línea de meta vencedor del RallyCross de Cataluña, con su hermano Kevin en segunda posición y Andreas Bakkerud en la tercera.

El gran dominador del fin de semana, Timmy Hansen. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con este resultado, Kevin Hansen se mantiene como líder del mundial con 56 puntos, ampliando su ventaja sobre Niclas Grönholm, que terminó cuarto. La diferencia pasa a ser de 8 tantos, tras dos eventos. Por detrás, Timmy Hansen se aúpa al tercer puesto con 38 puntos, Janis Baumanis queda en cuarto lugar con 36, y Krisztián Szabó cierra el Top 5 con 28, los mismos que Timur Timerzyanov, que amenaza su puesto.

Una nueva edición de la cita española del Campeonato del Mundo de RallyCross llegaba a su fin. Una especialidad sin tradición en nuestro país, pero que año tras año atrae a gente que busca disfrutar con la brutalidad de estos coches espectaculares. La próxima cita será en el legendario circuito de Spa-Francorchamps, que se estrenará como sede del campeonato con el RallyCross de Benelux. El uso de la mítica curva de Eau Rouge y el Raidillon promete dosis de adrenalina que todo el mundo desea presenciar. Dosis tan altas como las que hemos vivido estos días en Montmeló.

Los hermanos Hansen celebran el doblete conseguido por el Team Hansen en lo alto del podio de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)