De capazos por el paddock: Belén García

De capazos por el paddock: Belén García

Un circuito de carreras siempre es un buen lugar para conversar. Sea de lo que sea. Y no siempre se habla de la competición. Hay muchos temas que tratar. Pero cuando entablas una breve tertulia con un piloto, en este caso con Belén García, que además viene de competir en los Motorsport Games, y este fin de semana disputa las últimas carreras del año de la Fórmula 4 española, es justo y necesario hablar de carreras.

Como decimos, en esta ocasión cogimos un capazo en el paddock del circuito de Montmeló con la piloto catalana. García se encuentra disputándose el trofeo de mejor fémina en el Campeonato de España de Fórmula 4 contra Irina Sidorkova y Nerea Martí, y ha sido seleccionada como piloto de las W Series para 2020. Además, fue la representante nacional en la copa de Fórmula 4 que tuvo lugar en la pista de Vallelunga, cercana a Roma, durante los “Juegos Olímpicos del motor”. En un fin de semana que fue de menos a más, logró terminar en sexta posición en la carrera final, firmando una actuación muy sólida.

Sobre su participación allí, nos comentó que fue una gran experiencia. “Fue una pasada. Un evento increíble, todo a lo grande. La verdad es que estuvo a la altura de las expectativas. Lo que se esperaba era unos Juegos Olímpicos del motor y la verdad es que me gustó muchísimo la experiencia en sí. Y el cómo nos fue todo, fue la guinda del pastel.”

Belén García rodando en Vallelunga durante los Motorsport Games. Foto: @MediageCom

Allí, todos los participantes en Fórmula 4 usaron un monoplaza desarrollado por KCMG que equipaba dos novedades para Belén, un sistema de propulsión híbrido y el Halo. Sobre ello, nos dijo que en comparación con el monoplaza de F4 que lleva pilotando toda la temporada, “había una pequeña diferencia, sobre todo en los bajos del motor. Pero no se nota excesivamente, porque con el Halo se ganaban unos cuantos kilogramos de peso y al final una cosa con la otra se compensaban. En el resultado global no se notaba demasiado.”

Por otra parte, “en lo que más diferencias noté fue en las ruedas. En el Campeonato de España de Fórmula 4 usamos neumáticos Hankook toda la temporada y allí se usaron Pirelli. Me costó adaptarme un poco, pero al final entendí como funcionaban y conseguí hacerlo más o menos bien”, valoró García.

El monoplaza de Fórmula 4 que pilota Belén García descansa en el garaje de Global Racing Service. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto al circuito, nos comentó que nunca había competido en Vallelunga. ”Sólo había hecho simulador. Lo que me ha dado tiempo, porque vine de Portimao, luego fui a Abu Dhabi, y no me dio tiempo a prepararlo en las semanas justo antes. Pero lo poco que pude, lo preparé e intenté hacerlo lo mejor posible. Pero era mi primera vez en pista”, nos reconoció.

Su primera temporada corriendo con monoplazas de Fórmula 4, con el equipo Global Racing Service, está siendo de aprendizaje, logrando una victoria en el circuito de Navarra a principios de temporada y luchando carrera tras carrera por ser la mejor piloto femenina del campeonato. Belén se mostró satisfecha por su papel en la categoría este año. “Es una experiencia increíble, la verdad. Puedo ganar el campeonato femenino, pero pase lo que pase este fin de semana, estoy muy contenta con lo que he aprendido, con la experiencia en sí. Estar aquí es, simplemente, un regalo. No me lo hubiera esperado nunca. Así que con lo que me llevo estoy contentísima.”

Belén García trazando la segunda curva del circuito de Montmeló. © Jordi Gimeno Bureu

Respecto a su futuro, Belén García se presentó a las pruebas de selección que las W Series llevaron a cabo en el circuito de Almería. Allí probó el monoplaza de categoría Fórmula 3 que se usa. Sobre él y su comparación con el Fórmula 4 al que está acostumbrada, nos explicó que “entre el coche de las W Series y el Fórmula 4 no hay demasiada diferencia. Se nota un poco más la potencia, pero no es lo que más llama la atención. Yo creo que los frenos y la aerodinámica, junto con el paso por curva, sobre todo en curvas rápidas, es lo que más se nota.”

Tras las pruebas, su actuación fue suficiente para que fuera elegida como piloto para la temporada 2020. Nos comentó que “para el año que viene he sido confirmada como piloto de las W Series y de momento sólo tengo seguro eso.” Su intención es la de complementar su participación en el campeonato exclusivamente femenino con otro certamen en el que conseguir más experiencia. “Estamos intentado buscar un campeonato para complementar, con el mismo coche, para poder aprender sobre él y tener más kilómetros encima”, nos confirmó la piloto barcelonesa.

Belén García durante la última cita del Campeonato de España de Fórmula 4 en Montmeló. © Jordi Gimeno Bureu

Tras unos minutos de agradable conversación, el capazo llegó a su final. Como siempre decimos, los capazos se pueden reproducir en cualquier otro lugar y en cualquier otro momento. Así que seguro que en otro paddock y en otra carrera podremos volver a coger un capazo con Belén García. Fue un placer hablar con ella y le deseamos toda la suerte del mundo en su carrera. ¡Muchas gracias por tu tiempo, Belén!

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Franco Colapinto se proclama campeón en el primer día del Racing Weekend en Montmeló

Franco Colapinto se proclama campeón en el primer día del Racing Weekend en Montmeló

El primer día del último Racing Weekend del año en el Circuit de Barcelona – Catalunya nos ha dejado los primeros resultados con la primera carrera del Campeonato de España de Fórmula 4, en la que Franco Colapinto se ha proclamado Campeón de España de la categoría. Pero antes, la mañana fue un ir y venir de sesiones de entrenamientos libres que dieron paso a las calificatorias del Campeonato de España de Turismos, del de F4 y del certamen nacional de clásicos, legends y youngtimers durante la tarde.

La jornada comenzó con los primeros entrenamientos libres de Fórmula 4. El sol calentaba lentamente la fría pista catalana, mientras las jóvenes promesas del automovilismo probaban diferentes configuraciones para afrontar con garantías el fin de semana. El CET tomó el relevo a continuación, con la parrilla conformada por los Hyundai, Honda y el Peugeot de Mavisa saltando al asfalto para asegurarse media hora de pruebas.

El Campeonato de España de Resistencia y GT separó a sus categorías para realizar dos sesiones de media hora de entrenamientos, con tal de que los Clase 1 y GT tuvieran espacio suficiente en pista, dejando la otra para las clases 2 y 3. Los monoplazas del campeonato nacional de F4 volvieron a la carga, antes de que los clásicos, legends y youngtimers surcaran la recta de Montmeló. El CET y el GT-CER cerraron las pruebas.

Los clásicos del CECLY saliendo a pista. Foto: @Circuitcat_es

La primera sesión de competición oficial vio a Franco Colapinto marcar el mejor tiempo en la calificación para la primera carrera de Fórmula 4. El piloto argentino de la estructura FA Racing by Drivex consiguió un 1:46.859, menos de una décima mejor que el tiempo de Filip Ugran, del conjunto Jenzer. Axel Gnos cerró el Top 3 a algo más de dos décimas de Colapinto. Por detrás, Kilian Meyer remató en octavo lugar, con Nerea Martí siendo la mejor fémina en duodécima posición. Por su parte, Belén García pagó cara su salida de pista durante la segunda sesión de entrenamientos libres, no pudiendo aprovechar todo el tiempo disponible, firmando el peor registro.

La sesión de calificación del Campeonato de España de Turismos brindó la pelea por la Pole Position entre Álvaro Bajo y Borja García. El piloto del equipo Monlau marcó la pauta en los primeros compases, pero el recién coronado campeón logró mejorar los tiempos y alzarse con la primera posición marcando un 2:05.713. Chema Reyes, con el Honda Civic Type R de SMC Junior firmó el segundo mejor registro, con Bajo en tercer lugar. Con Toni Albacete cuarto, los Honda coparon las cuatro primeras posiciones, relegando a los Hyundai de Hafesa y Gibralfaro, y al Peugeot de Mavisa a las posiciones traseras de la parrilla.

Álvaro Bajo trazando una de las curvas de la pista de Montmeló durante la calificación. Foto: @CET_RFEdA

La jornada la cerraron los mismos que la empezaron, los jóvenes participantes del Campeonato de España de Fórmula 4, disputando la primera carrera del fin de semana. Franco Colapinto mantuvo la Pole Position en la arrancada, en tanto que Axel Gnos perdió la tercera posición en favor de Glenn van Berlo. Javier Sagrera no arrancó bien, quedándose parado en la salida y descolgado del pelotón. El grupo se fue estirando, a la par que Belén García intentaba la remontada, superando a varios de sus rivales. La escalada terminó cuando se tocó en plena batalla, trompeando en la entrada de la zona del Estadio.

Franco Colapinto cruzó la línea de meta vencedor de la carrera y del campeonato, con Filip Ugran en segunda posición y Glenn van Berlo completando el podio. Kilian Meyer fue el mejor piloto español, rematando la prueba en sexta plaza. Por su parte, Nerea Martí se clasificó en décimoquinta posición final, siendo la mejor fémina; en tanto que Belén García acabó penúltima. Javier Sagrera, debutante en esta cita junto a su equipo, Mol Racing, terminó décimosexto.

Los GT y TCR del Campeonato de España de Resistencia y GT encarando la subida de La Moreneta. Foto: @VLineOrg

Mañana continuará la acción en pista con las sesiones de calificación de Fórmula 4 y del Campeonato de España de Resistencia y GT. Posteriormente, las carreras de todas y cada una de las categorías, con el plato fuerte hacia el mediodía: La carrera de dos horas del GT-CER en la que Alba Cano puede alzarse con el campeonato en Resistencia. También, las dos carreras de Fórmula 4, las dos del CET y las del CECLY. Un domingo intenso que promete muchas emociones fuertes.

Foto de portada: @F4Spain

El último Racing Weekend del año

El último Racing Weekend del año

Ha llegado noviembre, el mes que cierra muchas de las competiciones automovilísticas nacionales. Es el caso de tres certámenes que este fin de semana se vuelven a juntar para un nuevo Racing Weekend, el último de 2019. El Circuit de Barcelona-Catalunya será el anfitrión de las últimas carreras del Campeonato de España de Turismos (CET), del Campeonato de España de Resistencia y GT (GT-CER) y del Campeonato de España de Fórmula 4. Además, el Campeonato de España de Clásicos, Legends y Youngtimers (CECLY) volverá a la pista una vez más.

A partir del sábado, los turismos del CET volverán al asfalto para despedir una temporada que ha sido la de su regreso. Pasaron muchos años para que nuestro país volviera a tener su propio campeonato nacional de turismos, pero el esfuerzo de la Real Federación Española de Automovilismo ha dado sus frutos y durante este año hemos podido disfrutar de las carreras en cinco circuitos repartidos por nuestra geografía: Los Arcos, Alcañiz, Cheste, Jerez y Jarama. Montmeló pondrá el broche de oro a un campeonato que ya tiene a su campeón, Borja García.

El valenciano se ha impuesto a sus rivales al volante del Honda Civic Type R de Teo Martín Motorsport. Si el comienzo de temporada dio la sensación de tener en Fernando Navarrete al principal candidato a la gloria, García pudo darle la vuelta a la situación a partir de su victoria en la segunda carrera en Motorland Aragón. La lucha ha sido encarnizada carrera tras carrera, viviendo auténticas dosis de emoción con batallas cuerpo a cuerpo que han hecho las delicias de los aficionados. Este fin de semana, la última oportunidad de disfrutar de este renacido campeonato, antes del parón invernal.

Borja García, Campeón de España de Turismos 2019.

Por su parte, el Campeonato de España de Resistencia y GT llega a Barcelona con el certamen de GT decidido a favor de Kosta Kanaroglou, que ha batido al resto de la competencia con su Mosler MT900, subiendo al podio en todas y cada una de las carreras, logrando dos victorias en Alcañiz y mostrando una asombrosa regularidad. Ni Josep Mayola y Francesc Gutiérrez con el Ferrari 458 de PCR Sport, ni la pareja formada por Benji y Roald Goethe pilotando el Renault RS01, han podido hacer frente al poderío del experimentado piloto griego.

En la categoría de Resistencia, Alba Cano mantiene el liderato, aunque todo está por decidir. Son varias clases las que compiten, incluyendo la reservada para los turismos bajo reglamentación TCR. Es aquí donde participarán varios pilotos de renombre, entre los que se encuentra el piloto de la Copa del Mundo de Turismos, Mikel Azcona, con el Cupra TCR de Tecnicars Racing Team; o el representante de España en los Motorsport Games, Gonzalo de Andrés, con el Peugeot 308 TCR de SMC Junior Motorsport. Además, Álvaro Bajo hará doblete, participando tanto en el GT-CER con el Peugeot RCZ de la Escuela Española de Pilotos, como en el CET con el Honda Civic Type R de Monlau Competición.

Salida de la carrera de dos horas en Montmeló del GT-CER el año pasado.

Tras la cita en solitario en Portimao, donde compartió pista con las European Le Mans Series, el Campeonato de España de Fórmula 4 afronta su séptima reunión de la temporada. Será la última oportunidad para que Franco Colapinto sentencie un certamen que ha tenido muy a favor desde sus primeros compases. El argentino cuenta con una buena renta sobre el español Kilian Meyer, pero deberá realizar un fin de semana perfecto si no quiere que Meyer, Glenn van Berlo o Tijmen van der Helm pongan en riesgo su liderato. Serán tres carreras en las que todo puede pasar.

Montmeló acogerá la parrilla más voluminosa de la actual temporada del certamen nacional de F4. A los habituales competidores, se suma la presencia de Jenzer Motorsport, estructura que regresa tras las carreras disputadas en Paul Ricard. Además, Mol Racing, el equipo del piloto Miguel Molina, hará su debut poniendo en pista un monoplaza que pilotará Javier Sagrera, con vistas a disputar la temporada 2020 al completo.

Las luchas en pista protagonizaron la última cita del Campeonato de España de Fórmula 4 en Portimao.

Por último, pero no por ello menos importante, el Racing Weekend contará con los clásicos, legends y youngtimers que harán rugir sus motores por las largas rectas del Circuit de Barcelona-Catalunya, atronando al personal y haciéndolo disfrutar. Unas joyas con ruedas que son historia viva de la competición, demostrando que la edad no es un problema en esto de las carreras de coches.

El último Racing Weekend de la RFEdA se presenta muy apasionante. Cuatro campeonatos pondrán la guinda al pastel en una pista que siempre deja carreras divertidas. La lucha por la victoria estará más al rojo vivo que nunca, especialmente en el GT-CER y F4. Pero aunque el Campeonato de España de Turismos tenga decidido a su campeón, seguro que nos deparará grandes dosis de emoción. El último fin de semana de carreras antes del crudo invierno. Habrá que aprovecharlo…

La seguridad en un circuito FIA Grado 1

La seguridad en un circuito FIA Grado 1

Los circuitos de carreras son esos sitios pensados para el desarrollo de este deporte en un entorno controlado. A parte de tener un trazado definido, un circuito representa un muy buen entorno para llevar a cabo una competición automovilística en un lugar lo más seguro posible. Para ello, los circuitos actuales se revisan concienzudamente en pos de la máxima seguridad de pilotos y aficionados.

La FIA establece una serie de parámetros que los circuitos deben cumplir para conseguir los diferentes grados de seguridad que otorga este organismo internacional, siendo el Grado 1, el más alto y el único que permite acoger carreras de Fórmula 1 y competiciones del más alto nivel. Pero, ¿qué es necesario para homologar el grado más alto de seguridad de la FIA? Tomaremos como ejemplo el Circuit de Barcelona – Catalunya.

El trazado presenta zonas muy rápidas, curvas de media velocidad y curvas lentas, lo que hace que sea un muy buen circuito de test, lo que permite ver también las medidas que se deben tomar según la zona y su velocidad de paso. Para garantizar la seguridad de los participantes, el circuito adopta diferentes soluciones según la situación, mediante escapatorias, barreras y muros.

Actualmente en el Circuit de Catalunya, las chicanes usadas por las diferentes categorías, actúan como escapatorias de asfalto. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Escapatorias:

Las escapatorias sirven como transición entre la pista, y las barreras y muros. En el caso de las escapatorias asfaltadas, permiten al coche que se ha salido frenar durante más metros y, eventualmente, regresar a la pista. Con este tipo de escapatorias, un error de pilotaje sale más barato, porque a priori, permiten al piloto volver al trazado sin perder demasiado tiempo.

Sin embargo, las escapatorias asfaltadas están en el punto de mira últimamente, ya que algunos argumentan que los pilotos las aprovechan para apurar más en las curvas, o que estas no frenan lo suficiente a un coche accidentado antes de impactar contra el muro. También existen las llamadas puzolanas, que son escapatorias de grava o tierra.

Las escapatorias de grava ayudan a frenar el coche antes de que impacte contra el muro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En este caso, la grava ayuda a frenar al coche antes del impacto y los errores de pilotaje se pagan caros, pues es fácil quedarse atascado en ella. Aún así, estas ofrecen una mayor posibilidad de vuelco en caso de accidente, al clavarse el coche en el suelo, y es por eso que cada vez se ven menos en los circuitos, en favor de las de asfalto u hormigón, en algún caso. El Circuit de Barcelona – Catalunya cuenta con ambas opciones según la zona, y es la FIA la que, con su programa de simulaciones, plantea los parámetros a cumplir para la homologación.

Barreras:

Se acaba la escapatoria de la curva y aparece la barrera. Son las encargadas de absorber la mayor cantidad de energía en caso de accidente, para que el impacto sea lo más leve posible para el coche y el piloto. Están pensadas para deformarse y actuar de cojín para parar el golpe. Actualmente hay varios tipos de barreras. Por ejemplo, en los circuitos ovales norteamericanos en los que compiten, entre otras categorías, la IndyCar o la NASCAR, se suelen usar las de tipo “SAFER”. Por otra parte, en las carreras de mayor calibre de motociclismo, son las “Air Fence” las que toman el protagonismo. En el caso que nos ocupa, se utilizan las llamadas “TecPro”.

Las barreras TecPro amortiguan grandes cantidades de energía, gracias a su composición y disposición en forma de puente. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Las barreras TecPro son el producto homologado de la FIA, y las que el organismo exige en las circuitos Grado 1, como en nuestro caso. Son la primera línea de defensa, y además de absorber gran parte del impacto, también desarrollan una función cohesionadora de cara a las barreras de neumáticos que suele haber detrás de ellas. Estas filas formadas por neumáticos usados apilados, son una verdadera esponja. Su elasticidad ayuda a disminuir el golpe, y además de baratas y sencillas, son fáciles de reparar. En el circuito de Montmeló, se pueden ver hasta cinco filas de grosor en las zonas más rápidas, ahí donde la FIA estima más probable los impactos más severos.

La elasticidad de los neumáticos ayuda a absorber una enorme cantidad de la energía de impacto. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Muros:

Los muros son la solución tradicional. Una pared de hormigón que para cualquier golpe que pueda recibir. Los muros han pasado a proteger, únicamente, zonas muy lentas o lugares en los que un accidente es menos probable, como la recta principal. No absorben energía, así que en caso de accidente, un muro es lo peor en cuanto al impacto que recibe el piloto.

Actualmente, suelen tener todo el sistema de barreras antes mencionado delante, para que el coche se detenga antes de impactar realmente con el hormigón, y solo aparecen como tal en sitios contados. En el trazado barcelonés lo hacen también, y puntualmente, los guardarraíles que separan el trazado completo del llamado circuito nacional. En ambos casos vuelve a ser la Federación Internacional de Automovilismo la encargada de decidir, mediante las simulaciones de velocidad, trayectorias e impactos, si se cumple con los estándares de seguridad.

Hay que añadir que para proteger al público, oficiales y demás personas que se encuentren fuera de la pista, se instalan vallas que se encargan de evitar que algunas piezas grandes, o incluso coches enteros, salten fuera del trazado y puedan herir a terceros. Normalmente suelen haber dos líneas de vallas: una alrededor del trazado, y otra por detrás de los viales de servicio. De esta forma, se minimiza la posibilidad de que se produzcan heridos entre el público y, además, de que nadie pueda colarse a la pista con el peligro que eso conlleva.

Además de los muros de hormigón, se colocan vallas para atrapar cualquier pieza que pueda saltar por encima de las protecciones en caso de accidente. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Todos estos sistemas de seguridad son puestos a prueba concienzudamente, y los circuitos son revisados constantemente en busca de cualquier pequeño contratiempo que pueda poner en peligro la vida de quienes desarrollan sus actividades dentro y fuera del trazado. En el caso del Circuit de Barcelona – Catalunya, al ser Grado 1 FIA, debe pasar una inspección de seguridad cada tres años, o antes, en caso de cambio de reglamentación. Por ejemplo: con la normativa aerodinámica de la Fórmula 1 de 2017, se tuvo que revisar toda la seguridad y cumplir una serie de medidas más estrictas debido a la mayor velocidad de los coches.

Aún así, los accidentes ocurren. El automovilismo es un deporte de riesgo, y eso no debemos olvidarlo nunca. Por suerte, existen una serie de estrictos protocolos y sistemas para responder a cualquier problema. De todas las actuaciones que se siguen tras un accidente, os hablaremos en la segunda parte de este reportaje.

Agradecimientos a Míriam Moya, responsable del Àrea d’Esportiva del Circuit de Barcelona – Catalunya, quien amablemente nos desgranó las claves de la seguridad en el circuito catalán. Gracias también a Laura Puerto, responsable del Àrea de Comunicació, por las gestiones para la realización de este reportaje.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El gran concierto de la noche

El gran concierto de la noche

Cae la noche y llega el silencio… De los aficionados en las gradas. Sólo los más aguerridos se mantienen firmes a pesar del sueño. El sonido de los motores sigue atronando en cada esquina de la pista. Los componenes mecánicos entonan su canto, armónica y rítmicamente, en un sinfín de compases marcados por los mecánicos e ingenieros que los han puesto a punto para tocar una melodía de larga duración.

No pueden fallar. Cualquier ruido extraño puede ser la alarma de un problema que puede dar al traste con el trabajo de mucha gente. Así que todos afinan el oído para constatar que esa genialidad mecánica toca cada nota en el momento exacto. Y no llevan ni media canción. Porque cuando la luna toma el relevo al sol, todavía faltan más de catorce horas para terminar.

El cansancio empieza a hacer mella. No en vano, algunos llevan más de diciséis horas en pie. Poner los coches a punto es lo de menos. Antes de todo, hay un trabajo entre bambalinas crucial para que toda la maquinaria funcione a la perfección. Desde el cocinero que se encarga de que todo el mundo tenga la energía necesaria para encarar la larga jornada, hasta el piloto que cuida del coche como si fuera un bebé en cada golpe de acelerador. Todo el mundo es imprescindible. Nada funcionaría si alguno fallara.

El cansancio hace ver formas borrosas y poco definidas en la noche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero a estas horas, en las que los focos del circuito alumbran con fuerza, las cabezas piden sueño a los cuerpos. Los reflejos no son los mismos y es difícil seguir concentrado. Se abre la ventana idónea para que el más leve cambio en el registro sonoro de los coches sea pasado por alto. Una variación que podría tener consecuencias desastrosas.

Las carreras de resistencia tienen una gracia especial. Dicen que la noche es mágica porque siempre pasan cosas. Extrañas o no, la falta de sueño es un problema tan serio como un fallo en la bomba de la gasolina. Hay que subsanarlo. Y rápido. Todo el mundo tiene que estar en disposición de dar el máximo para evitar cualquier problema. Más vale prevenir que curar.

Todavía no se ha superado el ecuador de la canción. Todos los coches siguen tocando como si cada uno de ellos fuera una orquesta distinta, pero todas tocaran a la vez, sin entorpecerse las unas a las otras. La sensación es de paz, pero la batalla entre ellas es feroz. Una especie de calma chicha en la que la lucha cuerpo a cuerpo se deja de lado en favor de la estratégica. Todos quieren llevar su música lo más lejos posible, pero no van a tomar ningún tipo de riesgo. Ya sabemos que lo importante es aguantar. Ganará el que menos falle.

Las luces acompañan al magnífico sonido de una melodía sinfín. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Van pasando las horas y es noche cerrada. Algunos componentes empiezan a desfallecer. Los problemas en las mecánicas se van acumulando justo cuando el cansancio azota con furor a los mecánicos. La adrenalina de la competición es su aliada en estos momentos, y su fuente de energía para afrontar unas reparaciones que son cruciales para su continuidad en el gran concierto de la noche.

Y poco a poco, un nuevo día amanece. Los primeros conatos de luz natural despiertan a los habitantes del graderío que han sucumbido en un mar de sueños. Ni el más estridente sonido de los motores los ha sacado de ese estado en el que oyes todo pero no escuchas nada. ¡Qué placer dormir mientras pasan esos motores embravecidos junto a tu oreja! Te llegan los olores de la mañana. Caucho, gasolina, embrague quemado,… Y algún tufillo de carne a la brasa. Hay que empezar la mañana con fuerza y los encargados de la pitanza son los primeros en ponerse en marcha.

El amanecer que pone fin a la magia de la noche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con el estómago lleno se piensa mejor, la cabeza se despeja y el riesgo de pasar por alto una nota mal tocada es cada vez menor. El cansancio sigue, pero la esperanza del amanecer llena de optimismo a cualquiera. Quedan menos de seis horas de carrera. Lo peor ha pasado, pero los albores del día pueden jugar una mala pasada si alguno se confía. Hasta que no caiga el banderazo final, la carrera continúa. El concierto sigue. Pero al menos ya ha pasado la noche. ¡Qué noche!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)