Billy Monger se consagra en Pau

Billy Monger se consagra en Pau

Billy Monger ha ganado la 78ª edición del Gran Premio de Pau, una de las carreras legendarias del automovilismo. El británico partía desde la undécima posición, pero una hábil estrategia de neumáticos y una remontada espectacular, le aupó al primer lugar y a la victoria final. El podio lo completaron Nicolai Kjaergaard y Yuki Tsunoda.

El día grande del Gran Premio de Pau comenzó de nuevo con las nubes cubriendo el cielo. Los Fórmula 3 de la Eurofórmula Open se preparaban en la entrada al Pit Lane desde el paddock, al tiempo que empezaban a caer las primeras gotas. La sesión de calificación arrancó cuando empezó a llover, aunque sin la intensidad suficiente como para mojar la pista. Los coches empezaron fuertes, hasta que se vio la primera bandera roja. Billy Monger se quedó cruzado en las enlazadas del Parque de Beaumont, con Aldo Festante bloqueado tras él. Ambos pudieron continuar una vez que los comisarios empujaron sus bólidos.

Se reanudó la sesión, pero a falta de siete minutos para su conclusión, Jack Doohan perdió el coche en la entrada de la tercera curva, empotrándose contra la barrera de neumáticos. Los comisarios volvieron a ondear la bandera roja. Tras ello, bandera verde una vez más, pero el asfalto estaba cada vez más húmedo, y como consecuencia se pudieron ver varias cruzadas cuando los pilotos trataban de dar gas intentando no perder la zaga de sus monoplazas. Finalmente, Julian Hanses fue el más avispado, consiguiendo la Pole Position para la 78ª edición del Gran Premio de Pau.

Yuki Tsunoda durante la sesión de calificación. Billy Monger y Jack Doohan aparecen por detrás. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Yuki Tsunoda, compañero de Hanses en el equipo Motopark, le acompañó en la primera línea de la parrilla, por delante de su otro compañero japonés, Marino Sato. El líder del campeonato y dominador absoluto del día de ayer, Liam Lawson, sólo pudo conseguir el cuarto mejor tiempo, por delante del brasileño de Carlin Christian Hahn, que cerró el Top 5.

La salida de la carrera estaba prevista para las 15 horas y cuarto de la tarde, pero un accidente en la arrancada de la carrera del Campeonato de Francia de GT, retrasó el programa una hora debido a las reparaciones que se tuvieron de llevar a cabo en las barreras de la recta de meta. Entre tanto, la lluvia volvía a amenazar. Las primeras gotas fueron finas, pero Dirección de Carrera no dudó y declaró la carrera en mojado. Tras la vuelta de formación, algunos pilotos, entre ellos Billy Monger, optaron por entrar en boxes para montar neumáticos de mojado, en vez de formar la parrilla con los de seco.

Marino Sato pasando por boxes durante la calificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Hanses mantuvo la primera posición al llegar a la primera curva, seguido de Tsunoda y Lawson. Tras unas curvas, Rui Andrade se fue recto en la baja del Parque de Beaumont, chocando contra las barreras y provocando la salida de un breve Coche de Seguridad. Tras la relanzada, los tres pilotos de Motopark se mantuvieron muy pegados, rodando a un ritmo muy alto, inalcanzable para sus rivales. El único que venía más rápido era Monger, que empezó a batir los tiempos rodando con las gomas de agua, al tiempo que la lluvia empezaba a caer con mayor intensidad y constancia.

El piloto británico se deshacía de los coches que tenía delante con una facilidad pasmosa, realizando adelantamientos en lugares muy complicados, donde es imposible hacerlo en seco, salvo que el de delante cometa un error. En pocas vueltas había llegado a la sexta posición. Vista remontada de Billy Monger, algunos pilotos decidieron entrar a cambiar los neumáticos. En cabeza de carrera seguía la batalla, con un Liam Lawson que le lanzó el coche de Yuki Tsunoda en la última chicane, un punto del trazado donde escasamente caben dos monoplazas. El neozelandés ascendía al segundo lugar y se iba a la caza de Julian Hanses.

Lukas Dunner surcando la recta de subida al Palacio de Beaumont. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El asfalto estaba cada vez más mojado, y Monger ya era cuarto, achuchando a Tsunoda. Tras varias vueltas de batalla encarnizada, el inglés pudo adelantarlo al final de la recta de meta, colocándose en el tercer lugar, lo cual le valía el podio… O la victoria, porque la distancia con los dos líderes era inferior al tiempo que perderían si paraban a cambiar las ruedas. En ese momento, y en vistas de que cada vez llovía con más ganas, Monger era el líder virtual de la carrera.

Pero no hubo que esperar mucho, porque Lawson decidió repetir la maniobra de adelantamiento que le había aupado al segundo lugar con Hanses. Pero el alemán no abrió la trayectoria y el piloto de Nueva Zelanda se llevó por delante a su compañero de equipo. Ambos quedaban estampados contra la barrera de neumáticos. Las caras de los mecánicos de Motopark eran un poema. Todo lo contrario que las de los integrantes de Carlin, pues Monger heredaba el liderato de la carrera.

Linus Lundqvist pasando por la recta de meta. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Salía de nuevo el Safety Car, momento que aprovecharon algunos pilotos, como Linus Lundqvist, para parar en boxes. Tras la bandera verde, el propio piloto sueco se fue largo en la horquilla de la curva 4, taponando el paso y provocando un pequeño tapón en el que se vieron involucrados dos de los pilotos de Teo Martín Motorsport. No fue necesaria la intervención del Coche de Seguridad, pero la carrera vio recortada su distancia y se decidió por tiempo.

Finalmente, Billy Monger se hacía con la victoria de la 78ª edición del Gran Premio de Pau. Una victoria épica e histórica, pues es la primera victoria en esta carrera de un piloto doblemente amputado. Monger hizo una remontada en lluvia y en un circuito urbano tan complicado como es el de Pau digna de un gran maestro de la conducción, aderezada con una maniobra estratégica inicial digna de los mejores equipos. Tras él, han finalizado Nicolai Kjaergaard y Yuki Tsunoda, merecedores de sus respectivos trofeos de podium por saber navegar en una carrera muy difícil sin tomar excesivos riesgos.

Billy Monger, el ganador del 78º Grand Prix de Pau. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pau ha vuelto a demostrar lo complicado que es competir en su circuito urbano. La carrera de hoy ha sido un bálsamo contra todo riesgo de amenaza de perder una carrera que ha sufrido con el final del Campeonato de Europa de Fórmula 3 que le daba sustento, pero que ha recibido con brazos abiertos a una Eurofórmula Open con la que pueden crecer juntos. Y con carreras como la de hoy, seguro que lo hacen. La próxima cita del certamen será el fin de semana que viene en Hockenheimring.

Triplete de Motopark en la primera carrera de la Eurofórmula Open en Pau

Triplete de Motopark en la primera carrera de la Eurofórmula Open en Pau

Liam Lawson ha vuelto ha ganar, y lo ha hecho por primera vez en el circuito urbano de Pau, tras salir desde la Pole Position. El neozelandés se ha llevado la primera carrera de la Eurofórmula Open en el trazado francés, y junto a sus compañeros del equipo Motopark, Julian Hanses y Marino Sato, ha conseguido el triplete para el conjunto alemán. La victoria le asegura en la primera posición del campeonato, tras comenzar con muy buen pie en la primera cita del año en Paul Ricard.

El día ha amanecido nuboso y con la siempre constante amenaza de la lluvia. Pasadas las 11 horas de la mañana, daba comienzo la sesión de calificación para la carrera de hoy. Ayer, Liam Lawson fue el piloto más rápido en los entrenamientos libres, por lo que el piloto de Nueva Zelanda, comenzaba con el cartel de favorito. Y cumplió con las expectativas, marcando el mejor tiempo, lo que le otorgaba la Pole Position. Junto a él, Marino Sato partiría en la primera fila de la parrilla de salida. Y tras ellos, Julian Hanses y Lukas Danner, el primer piloto de un equipo que no fuera Motopark y el primer motor HWA.

Algunos pilotos pasaron los límites, y aquí cada error se paga muy caro. Teppei Natori y Calan Williams fueron los que más problemas tuvieron en este aspecto, con Natori golpeando las barreras en la curva 8 y Williams haciendo lo propio en la barrera exterior de la horquilla de la curva 3, provocando la bandera roja que interrumpió la sesión por unos minutos.

Cola de coches para salir del Pit Lane al inicio de la sesión de calificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tras unas horas de parón para comer y otras sesiones de calificación y carreras de las distintas categorías que compiten este fin de semana en Pau, llegaba el momento de poner los monoplazas en la parrilla para disputar la primera carrera del fin de semana. La lluvia había terminado por hacer acto de presencia, mojando la pista lo suficiente como para que algunos competidores optaran por calzar neumáticos de mojado.

Liam Lawson hizo una salida magistral, manteniendo la primera posición y taponando cualquier intento de Marino Sato de superarle. El japonés perdió la segunda posición con su compañero Julian Hanses, llegando ambos emparejados a la frenada de la curva del Palacio de Beaumont. Lawson empezó a tirar desde el principio, imprimiendo un ritmo muy superior al de sus perseguidores, gracias en parte a su estrategia en cuanto a neumáticos.

Billy Monger preparado para salir a pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Por detrás, Billy Monger se veía superado por su compañero Christian Hahn y por Linus Lundqvist, que aprovecharon el rebujo para rebasarle en la recta de meta. Varias vueltas más tarde, el piloto de Carlin perdió la zaga a la salida de las enlazadas del Parque de Beaumont, impactando contra el guardarraíl y terminando empotrado contra las protecciones de la siguiente curva. La grúa situada estratégicamente en ese punto del trazado, actuaba con rapidez y no fue necesaria la salida del Coche de Seguridad.

Yuki Tsunoda experimentó algunos problemas mecánicos que le hicieron ir lento, entrando en el Pit Lane, donde se bajó del coche y abandonó la carrera. Todo ello, momentos antes de que Nicolai Kjaergaard cometiera el mismo error que Hahn unas vueltas antes, trompeando y golpeando con la parte trasera del coche contras las barreras de neumáticos en la misma curva que el brasileño. Una vez más, la veloz intervención de los comisarios de pista y del operario de la grúa hicieron innecesaria la interrupción de la prueba.

Rui Andrade surcando la recta en subida hacia el Palacio de Beaumont. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Por delante, Liam Lawson continuaba con su veloz ritmo, alejándose cada vez más de Hanses. El italiano Aldo Festante tuvo que detenerse en la calle de boxes a falta de siete vueltas, donde los mecánicos de Teo Martín Motorsport le hicieron unos pequeños ajustes, pudiendo continuar tras la detención. A falta de cuatro vueltas para la conclusión, llegó el momento en el que Jack Doohan probó el duro impacto de las barreras tras irse recto. Accidente sin consecuencias para el piloto australiano.

Finalmente, Liam Lawson cruzaba la línea de meta como vencedor de esta primera carrera la Eurofórmula Open en Pau, la tercera de la temporada, y firmando su segunda victoria del curso, lo que le hace aumentar su ventaja al frente de la clasificación general. Por detrás terminaron sus compañeros en Motopark, Julian Hanses y Marino Sato. Lukas Dunner y Linus Lundqvist completaron el Top 5.

El equipo dominador del día, Motopark, trabajando en los coches después de la carrera. Se preparan para el asalto decisivo del domingo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El circuito urbano de Pau no detiene su actividad, pues mañana es el día grande del Gran Premio. El domingo se disputará una nueva edición de esta legendaria carrera, en la que los niños se convierten en hombres para dominar a sus bestias en los más de dos kilómetros de recorrido del trazado, durante 27 giros. Pero antes, a las diez y cuarto de la mañana, será el momento de decidir quien será el dueño de la Pole Position de la 78ª edición del Grand Prix de Pau.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Christian Lundgaard: “El Top 3 es posible”

Christian Lundgaard: “El Top 3 es posible”

El fin de semana pasado, en el rato de la mañana que precede a la disputa de la carrera dominical del Campeonato de Fórmula 3, pudimos hablar un rato con Christian Lundgaard. El piloto danés es el vigente subcampeón de la Eurocopa de Fórmula Renault, más conocida como la Fórmula Renault 2.0, habiendo ganado un año antes el Campeonato de España de Fórmula 4. Esta temporada compite con el equipo ART, compartiendo filas con David Beckmann y Max Fewtrell, su rival en 2018.

La primera cita de la temporada no empezó todo lo bien que Lundgaard hubiera deseado. Y no por los resultados, sino por la desazón que sufrió tras ganar la primera carrera, el sábado, cuando fue sancionado por no respetar adecuadamente el procedimiento del Coche de Seguridad Virtual. Con ello perdió la victoria, aunque pudo sujetar el segundo lugar final. La decisión fue un jarro de agua fría, tras superar al hombre de la Pole Position Robert Shwartzman, a la postre, el ganador.

Tras ello, la carrera del domingo se presentaba como una oportunidad para resarcirse e intentar seguir sumando puntos. “No tengo un plan en particular, podrían haber varios planes, pero las diferencias en la segunda carrera son menores, sobretodo por el tema de los neumáticos. Salimos séptimos, por lo que la idea es ganar posiciones, pero nuestro objetivo principal es estar en el podio. Es muy difícil subir al cajón durante la temporada, así que esa será nuestra meta”, nos comentaba una hora antes de afrontar esa segunda prueba.

Christian Lundgaard trazando la primera curva del Circuit de Barcelona – Catalunya durante la sesión de calificación. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Además de participar en el campeonato auspiciado por la marca Renault en 2018, también tuvo la oportunidad de participar en la GP3 Series, la categoría desde la que ha evolucionado el presente campeonato de F3, durante el fin de semana de carreras en el circuito francés de Paul Ricard. Allí pudo experimentar de primera mano las diferencias entre un Fórmula Renault 2.0 del año pasado y un monoplaza de GP3. Y así mismo, ahora es conocedor de las diferencias entre el coche de 2018 de GP3 Series y el de Fórmula 3 de este año.

Es muy similar, pero tiene algunas pequeñas diferencias”, nos dijo con respecto al vehículo de GP3 y al de F3. “Es más pesado, se nota más estable, tiene mayor carga aerodinámica,… Pero la potencia es la misma, tenemos el mismo motor”. A raíz de todo esto, en la pista se nota qué pilotos han conducido un GP3 y quienes son debutantes en el tercer escalón de monoplazas de la FIA. “Necesitas conducir el coche diferente, y se nota a los pilotos que han competido en GP3 Series con respecto a los debutantes”.

Christian Lundgaard liderando la primera carrera del Campeonato de Fórmula 3, por delante de Robert Shwartzman y Marcus Armstrong. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Por otra parte, cree que la mejora en carga aerodinámica es una buena noticia, ya que les permite empujar más fuerte y exprimir el coche mucho más que en años anteriores. “Al tener más carga aerodinámica, puedes empujar el coche hasta el límite”. Si bien es cierto, que ello conlleva ser muy cuidadoso con los neumáticos para evitar la degradación en la medida de lo posible. “Gestionar las gomas es algo muy difícil. El año pasado, en la Fórmula Renault 2.0., podía ir con el pedal a fondo en cada vuelta, pero aquí no puedes hacer eso porque te las cargas”.

La gestión del desgaste de los neumáticos será uno de los puntos a tener en cuenta en cada carrera, sobretodo para los pilotos, que como Christian Lundgaard, buscan pelear por el titulo de campeón. “En la primera carrera pude hacer una buena gestión. Habrá que seguir así el resto del año, siendo muy cuidadosos. Y también mejorar, para cuidarlas lo mejor posible. Yo intentaré hacerlo todo lo bien que sepa para poder luchar en cada vuelta. Pero sí, habrá que tratarlas bien, y si así podemos ganar, pues adelante”, comentó Lundgaard.

Detalle de Christian Lundgaard durante el fin de semana en Montmeló. © Dom Romney / LAT Images / FIA F3 Championship

El objetivo para este año está muy claro, máxime cuando compite dentro de una estructura como ART, una de las más completas y con mayores recursos del certamen. Y ese no es otro que ganar el campeonato. “Obviamente el objetivo es ganar siempre, pero habrá que ver. Siendo realistas, creo que el Top 3 es posible. Tenemos un coche muy fuerte, y somos tres pilotos en el equipo con capacidad para lograrlo”.

Quizás el mayor rival para este año sea el equipo Prema, que comenzó con mucha fuerza el campeonato, adjudicándose la victoria en las dos carreras del fin de semana, con Shwartzman y Daruvala. Christian Lundgaard se acuerda del equipo italiano y cree que tendrán que pelear muy duro para batirles. “Es verdad que Prema nos va a poner las cosas complicadas y que en la carrera del sábado metieron dos coches en el podio, pero necesitamos no estar lejos de ellos para conseguirlo”.

Lundgaard por delante de Shwartzman, Fewtrell, Tsunoda y Peroni, durante la carrera del domingo en Barcelona. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Para ello, buscará ser lo más regular posible en cuanto a resultados, una cualidad que le puede llevar a batir a sus rivales en un campeonato donde, por su propia naturaleza, es muy difícil encadenar resultados similares en la parte alta de la clasificación. “Sobretodo, hay que tratar de ser consistentes”, afirmó con rotundidad el joven Lundgaard.

Tras unos minutos de conversación distendida dentro de la carpa del equipo ART, nos despedimos de Christian Lundgaard y le deseamos toda la suerte del mundo. Sus mecánicos se apresuraban a poner a punto su coche, al tiempo que él debía ir a preparar los últimos detalles de la segunda carrera del fin de semana. Le agradecemos su tiempo y esperamos volver a verlo pronto.

Lundgaard tras salir de la curva cinco, perseguido por sus rivales. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Foto de portada: © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Pau, un Gran Premio de otro tiempo

Pau, un Gran Premio de otro tiempo

Este fin de semana, la ciudad francesa de Pau, a los pies de los Pirineos, se viste de circuito de carreras para acoger la celebración del Gran Premio de Pau (Grand Prix de Pau, en francés y oficialmente). Esta carrera, que actualmente la disputan coches de Fórmula 3, lleva celebrándose desde los años ’30 del siglo XX, después de varias pruebas celebradas allí. Todo comenzó cuando un grupo de aficionados al automovilismo, decidieron fundar una asociación automovilística con el objetivo de poder practicar la pasión que les unía. Así nació el Automobile Club du Béarn, la base de todo esto.

En 1899, un año después de la fundación del club, organizaron la primera carrera en la zona del Béarn, cuya capital es Pau. La prueba se disputó por las primitivas carreteras que conectaban Pau con Bayona, siendo Albert Lemaître el ganador de aquella prueba de ida y vuelta, con un Peugeot 10 Cv, tardando casi cuatro horas en completar la distancia a una media de 52 Km/h.

Durante los años que siguieron, continuaron organizando eventos y carreras, hasta que en 1933 vio la luz el Gran Premio de Pau, la primera edición de una carrera mítica. Entre tanto, unos años antes, la ciudad aquitana fue la sede del Gran Premio de Francia. La pista, denominada oficialmente como Circuit de Pau-Ville, tiene su línea de salida y meta en la Avenue Gaston Lacoste, a pocos metros de la estación ferroviaria. Tras una giro rápido de derechas, en cuyo interior se ubica la calle de boxes, se llega a la primera frenada, después de la cual, se toma la Avenue Napoléon Bonaparte.

Salida del Gran Premio de Pau de 1935

El trazado sube paralelo al famoso Boulevard des Pyrénées, cruzándolo bajo un puente en la curva 3, a izquierdas. Allí comienza la Avenue Léon Say. Unos metros más adelante, nuevo ángulo de derechas, para afrontar una rápida sección de curvas a izquierda y derecha, en la Allée Alfred de Musset, rodeando el Parque de Beaumont. A continuación, se llega a una chicane, formada por el cruce con la Avenue du Général Poeymirau. Se toma la citada avenida y se afronta el último sector de la pista, muy técnico, que se inicia con un viraje a izquierdas que desemboca en una horquilla a derechas.

Una rápida S de izquierda-derecha, lleva a una nueva chicane en otro cruce, muy estrecha, en el que el muro está muy cerca. Tras ella, la pista se abre en la Avenue Gaston Lacoste y en un par de curvas rápidas de radio amplio se llega a la recta de meta. La distancia total de la vuelta es de 2762 metros, con 15 curvas. El récord del circuito es de Andrea Montermini, quien marcó un tiempo de 1:08.600 en 1992, a bordo de un Reynard 92D – Judd de Fórmula 3000. Actualmente, el Gran Premio se disputa con coches de Fórmula 3, que ruedan en tiempos algo más altos. Para muestra, sírvase el tiempo que marcó el año pasado el ganador de la carrera Ralf Aron, con un tiempo de 1:23.670.

Tazio Nuvolari pasando bajo el Boulevard des Pyrénées en 1935

Durante todos estos años, 78 ediciones cumple este año la carrera, han habido unas cuantas caras conocidas que han escrito su nombre con letras de oro en el asfalto de Pau. El que más veces lo hizo, fue Jim Clark, con cuatro triunfos en los años ’60 del siglo pasado. Junto a él, Jean Behra, Maurice Trintignant, Jochen Rindt, Alberto Ascari o Jack Brabham, son otros nombres ilustres. Pero si hay uno que destaca por encima de todos, es el de Juan Manuel Fangio. El pentacampeón del mundo consiguió la victoria en estas calles en 1949 y 1950, cuando la carrera se disputaba bajo reglamentación de Fórmula 1.

Antes de todos ellos, el primero en hacerlo fue Marcel Lehoux a bordo de un Bugatti T51, en aquel primer Gran Premio de 1933. El siguiente fue el legendario piloto italiano Tazio Nuvolari, y en esos años previos a la Segunda Guerra Mundial (años en los que no se disputó la prueba), ganaron en las estrechas calles de Pau pilotos de la talla de Philippe Étancelin, Jean Pierre Wimille, René Dreyfus y Hermann Lang.

Momento de la salida a pista de los coches antes de la sesión de calificación del Gran Premio de Pau de 2014

Años después, la Fórmula 2 tomó el relevo de la máxima categoría en cuanto a reglamentación. Y cuando esta se transformó en la Fórmula 3000, estos tomaron también el circuito del sur de Francia para seguir corriendo año tras año esta mítica carrera. Para entonces, fueron los apellidos de Cevert, Lafitte, Giacomeli, Cecotto, Thackwell, Dalmas, Lamy o Montoya, entre tantos otros, los que hicieron vibrar con sus victorias a los aficionados que abarrotaban las gradas.

Después, llegó el momento en el que la Fórmula 3, a través de sus campeonatos europeos, tomara las riendas. Tréluyer, Davidson, Hamilton o Grosjean son apellidos conocidos por los vecinos de la ciudad, como ganadores de la prueba. Y también, el Campeonato del Mundo de Turismos (WTCC) tuvo en Pau una de sus más emblemáticas paradas durante algunos años.

Este año, con la desaparición del Campeonato de Europa de Fórmula 3, heredera de la Fórmula 3 Euroseries, será la Eurofórmula Open el campeonato bajo reglamentación de F3 que acogerá en su seno el Gran Premio. Tanto para la carrera como para el certamen es una gran noticia, pues por un lado asegura la continuidad de la carrera y su estatus, y por otro, aumenta el prestigio de un campeonato que tiene que lidiar con las nuevas normas impuestas por la FIA al tercer escalón de monoplazas.

Jacques Laffite durante el Gran Premio de Pau de 1982

Tras la primera carrera del campeonato en el circuito de Paul Ricard, el piloto neozelandés Liam Lawson, que compitió el pasado fin de semana en el Campeonato de Fórmula 3 en Barcelona, llega como líder del certamen, seguido por el japonés Marino Sato y el austriaco Lukas Dunner. Lawson y Sato se repartieron las victorias en ese primer meeting de la temporada en el trazado de Le Castellet, estando separados por apenas tres puntos.

Además de la cita de la Eurofórmula Open, la principal dentro del fin de semana de carreras, habrá pruebas del Campeonato de Francia de Fórmula 4, del Campeonato de Francia de GT, del certamen de barquetas Funyo, la Twin Cup, la Ferdinand Cup y la Legend Car Cup. Respecto a los horarios del Grand Prix de Pau como segunda prueba del calendario 2019 de la Eurofórmula Open, la actividad comenzará el viernes a las 10:45 horas, con la primera sesión de entrenamientos libres. Por la tarde, a las 17:15 horas, será la segunda sesión. El sábado, a las 11:10 será el momento de disputarse la sesión de calificación para la primera carrera del sábado, que comenzará a las 16:15 horas de la tarde.

Parrilla de salida antes del Gran Premio de Pau de 2015

El domingo será el gran día. El día en el que se disputará una nueva edición del Grand Prix de Pau. La sesión de calificación para la carrera empezará a las 10:14 horas de la mañana, y a las 15:20 horas de la tarde dará comienzo la 78ª edición del Gran Premio de Pau. ¿Te la vas a perder? Nosotros no, así que allí estaremos para contaros todo lo que suceda. ¡Que gane el mejor!

Foto de portada: © FIA F3 / Suer

Jüri Vips: “Es un buen reto pilotar este coche”

Jüri Vips: “Es un buen reto pilotar este coche”

El pasado domingo, antes de que empezara la actividad en el Circuit de Barcelona – Catalunya, tuvimos la oportunidad de hablar con Jüri Vips, uno de los pilotos del Campeonato de Fórmula 3 con más proyección. El estonio compite para el equipo Hitech, y desde este año cuenta con el apoyo de Red Bull. Tras ganar en 2017 el campeonato alemán de Fórmula 4, el año pasado terminó cuarto en el Campeonato de Europa de Fórmula 3, con un Dallara F315 del equipo Motopark. Este año volverá a verse las caras con muchos de sus rivales del año pasado.

Este primer fin de semana de carreras en Montmeló, no empezó demasiado bien para el joven piloto de Tallin, marcando el 11º mejor tiempo en calificación. Fue de los pocos pilotos que no pudo mejorar su tiempo, como nos contó. “En la calificación no tuvimos suerte, podíamos haberlo hecho mejor. No entendimos ni el coche ni los neumáticos. En la última vuelta, todo el mundo apretó mucho y mejoraron, y fui de los pocos que no pude mejorar la posición”.

Tras ello, la primera carrera, la del sábado, se presentaba como su oportunidad para resarcirse y poder empezar a remontar, cosa que pudo hacer desde que se apagó el semáforo. “En la carrera pudimos empezar bien, notaba el coche estable y pude apretar el pedal a fondo desde el principio. Teníamos el coche más fuerte en ese momento, hasta que las ruedas se desgastaron y no pudimos coger a los líderes. A pesar de ello, fue una buena carrera”.

Jüri Vips durante la sesión de calificación del viernes en Barcelona. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Jüri Vips logró alcanzar la sexta posición final, por lo que, aplicando la inversión de parrilla de los ocho primeros clasificados en la primera carrera, saldría tercero en la segunda manga, lo que le permitió “afrontar la carrera desde una buena posición”, como nos comentó. Su planteamiento fue el de no arriesgar en exceso en la salida para así poder mantenerse en la lucha durante la carrera. “El plan es intentar no hacer ninguna estupidez en la salida y no tomar riesgos, porque creo que podemos ser más rápidos que los pilotos que tenemos delante, así que podemos ganar si hacemos las cosas bien”

El joven Vips se tomó tan en serio el plan de no arriesgar, que incluso perdió un par de posiciones en la arrancada. Tras ello, remontó hasta la segunda posición final, lo que le permitió conseguir su primer podio en la categoría. La sexta plaza en la primera carrera, junto a la segunda de la prueba del domingo, le colocan en la quinta posición en la clasificación general del campeonato de pilotos de Fórmula 3, con 20 puntos.

Jüri Vips concentrado antes de la salida de la segunda carrera del fin de semana. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Es obvio que su adaptación a estos nuevos monoplazas va viento en popa. Unos coches diferentes a los que pilotó el año pasado, como nos explicó Jüri. “Creo que la mayor diferencia es el peso. Son más de 100 Kg que el coche del año pasado. Por lo tanto, es algo que puedes notar cuando pilotas. Otra diferencia es el trato con los neumáticos. Es mucho más sensitivo. El trabajo con ellos era mucho más simple en 2018, así que tienes que aprender a tratarlos bien, porque si no los destrozas rápidamente”.

Es un buen reto pilotar este coche pero aún tengo que entender algunas cosas”, afirmó Jüri Vips. En cualquier caso, considera que la clave para poder luchar por el campeonato no será tanto conocer con exactitud los secretos de su nueva montura, como entenderse con el equipo y trabajar todos juntos en una misma dirección. “Creo que la clave es entenderse con el equipo, trabajar juntos y mejorar en las cosas importantes”.

Jüri Vips en el segundo escalón de podio, junto a Jehan Daruvala y Niko Kari. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Pienso que el trabajo en equipo es la manera para poder mejorar cada vez más. Esa es la clave. Creo que así es como podemos luchar por el campeonato. Es pronto, ya veremos si se puede o no, pero es la forma, y creo que es posible”, nos dijo un Jüri Vips que, con 18 años a sus espaldas, muestra una madurez mental impropia para su edad, y un buen conocimiento de cómo funciona el deporte del automóvil.

Respecto a su objetivo para esta temporada, deja claro que el único que tiene es el de conquistar el título, pero reconoce que debe esforzarse si quiere lograrlo. “El objetivo siempre es ganar, pero tengo que dar lo mejor de mí para conseguirlo”, finalizó Jüri Vips, mientras los mecánicos arrancaban el motor de su coche para hacer comprobaciones previas a la última carrera del fin de semana.

Jüri Vips por delante de Robert Shwartzman y Christian Lundgaard durante la segunda carrera del fin de semana en Montmeló. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Tras una charla muy gratificante con uno de los jóvenes pilotos con mayor talento natural de su generación, nos despedimos de él. Seguiremos sus andanzas por Europa este año, junto a sus rivales naturales. Porque este año, el talento en la parrilla del campeonato de Fórmula 3 es de escándalo. Hoy, los nombres de Shwartzman, Armstrong, Lundgaard, Verschoor, o el propio Vips, son casi desconocidos para la mayoría de los aficionados, pero seguro que en unos años serán los protagonistas del mundo del automovilismo. ¡Gracias por tu tiempo, Jüri!

Foto de portada: © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship