El regional de velocidad aragonés echa a andar

El regional de velocidad aragonés echa a andar

Este fin de semana regresa a la competición uno de los certámenes regionales más esperados, el Campeonato de Aragón de Velocidad. El circuito de Navarra acogerá la primera cita de un calendario que ha tenido que adaptarse por la crisis sanitaria del COVID 19. La pista ubicada en Los Arcos será la que le dé el pistoletazo de salida mañana.

La edición del año pasado vio una intensa lucha por el título entre Javier Cicuéndez, Joaquín Rodrigo y Jaime Latapia, que se saldó con el primero alzándose Campeón de Aragón. El trazado de Motorland Aragón fue decisivo, con una última ronda en la que Rubén Martínez dominó a placer, mientras la batalla se centraba en un apasionante cuerpo a cuerpo entre Cicuéndez y Rodrigo.

La pista navarra volverá a dar cabida al campeonato, en un día de alto voltaje con la disputa de la Copa Open del regional de velocidad navarro. Durante meses, la situación ha sido muy complicada y se temía que no pudiera llevarse a cabo el inicio del certamen. Sin embargo, el trabajo conjunto de las federaciones aragonesa y navarra de automovilismo han dado sus frutos y por fin, los principales protagonistas de estas dos comunidades autónomas se verán las caras una vez más.

El Circuito de Navarra se prepara para dar el pistoletazo de salida al regional de velocidad aragonés y al certamen navarro.

El vigente campeón, Javier Cicuéndez, defenderá su título estrenando el nuevo Renault Clio Cup V, inscrito por el Motor Club Sabadell dentro de la Clase 2. Por su parte, Joaquín Rodrigo volverá al asfalto, tras su paso invernal por las gélidas G Series andorranas, para ponerse al mando de su Renault Clio Cup IV, inscrito por el Automóvil Club Zaragoza. El tercer piloto en discordia del año pasado, Jaime Latapia, regresará a la batalla con el equipo SMC Junior Motorsport y el Renault Clio Cup III.

Los pilotos del R.A.C. Circuito Guadalope, Carlos Rivera y Lucas Rivera, compartirán el volante del Renault Clio Cup IV; mientras que Emilio Lizarbe se presentará con un Seat León y Ander Gamón hará lo propio con el habitual Mercedes AMG, sumando puntos tanto para el certamen aragonés como para el navarro. En el caso del ACZ, pondrán en pista otros tres coches compartidos, con los hermanos Eduardo y Pablo Escolano al volante de un Seat Ibiza; Carlos Sanz y Guillermo Aso pilotando un Hyundai Coupé; y Ánchel Echegoyen y Jordi Fonayet con otro Hyundai Coupé.

Javier Cicuéndez persigue a Joaquín Rodrigo durante la última cita del regional aragonés de 2019, en Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Además, dentro de los pilotos que puntuarán para el regional aragonés, la prueba contará también con los nombres de Luis Ruiz, pilotando un Seat León Supercopa, y Daniel de Sousa, con un Mini Cooper, entrando también en la disputa de la Copa Macisa. Su compañero en la estructura SLT Racing, Fernando Domínguez, participará con un Hyundai Coupé. Julio Garde será el otro piloto del Motor Club Sabadell, con otro Renault Clio Cup IV.

En la clase reservada para los TCR, competirá la cara más conocida que habitará el paddock de Los Arcos este fin de semana. Mikel Azcona, piloto de la Copa del Mundo de Turismos (WTCR), disputará esta primera cita válida para el Campeonato de Aragón de Velocidad. El piloto navarro podrá sacarse la espina y prepararse de cara al mundial, después de tantos meses sufriendo el parón en la competición, en una cita en la que, de nuevo, pilotará un Cupra TCR, dentro del equipo Volcano Motorsport. Su compañero de equipo, Evgenii Leonov, hará lo propio con la otra unidad Cupra. Por su parte, Luis García manejará un tercer Cupra TCR, inscrito por la Escudería LeMans; mientras que Julio Carayol volverá a enfundarse los guantes para hacer bailar a su Seat Cupra TCR.

Mikel Azcona, al volante de su Cupra del WTCR durante los test de pretemporda del año pasado. El piloto navarro participará este fin de semana en la cita regional en Los Arcos. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Todos ellos compartirán pista con los pilotos del certamen navarro, sumando un total de veinticinco coches inscritos y veintinueve pilotos. Nada mal para ser la primera cita del año, tras una pandemia mundial, una incertidumbre económica derivada y una situación difícil en la que lo más importante es evitar los contagios. Serán los grandes protagonistas de una cita que comenzará el domingo a las diez y media de la mañana con la primera sesión de entrenamientos libres.

Serán dos sesiones de pruebas de veinticinco minutos cada una, con la segunda comenzando a partir de las doce menos cinco minutos. A las 13:30 horas, llegará el turno de la sesión de calificación, dividida en dos mangas de quince minutos cada una, que conformarán la parrilla de salida para las carreras. La primera de ellas comenzará a las tres y cuarto de la tarde, y la segunda verá la salida dos horas después. Ambas se disputarán a diez vueltas.

La parrilla estará muy competida en Navarra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La espera ha terminado. Las carreras regionales vuelven a los circuitos y, en este caso, lo hacen con un programa muy completo y una parrilla más que interesante. El Campeonato de Aragón de Velocidad echará a andar mañana y será el momento de volver a disfrutar con el espectáculo. El evento será a puerta cerrada, pero os contaremos lo que suceda en el Circuito de Navarra. Veremos si se repite de nuevo el apasionante duelo que nos mantuvo en vilo la pasada temporada.

Foto de portada: @FadaInfo (Twitter)

Rubén Martínez domina en Motorland Aragón

Rubén Martínez domina en Motorland Aragón

El Campeonato de Aragón de Velocidad ha bajado la persiana un año más en el circuito de casa, en Motorland Aragón. La disputa del Trofeo de Velocidad Motorland – Memorial José Antonio Vicente ha visto las dos victorias de Rubén Martínez con el Cupra TCR de RC2 Junior Team, partiendo desde la Pole Position en ambas mangas. Además, Javier Cicuéndez se ha proclamado Campeón de Aragón de Turismos, tras un apretado año en el que ha tenido que batir a sus dos máximos rivales, Joaquín Rodrigo y Jaime Latapia.

La última jornada de competición del calendario autonómico de velocidad daba comienzo en Motorland Aragón con la pista mojada. La lluvia hizo acto de presencia durante la noche, pero la salida del sol auguraba un día tan caluroso como el sábado. Los primeros entrenamientos libres vieron a los pilotos tener que enfrentarse a un asfalto todavía húmedo que deparó algunos derrapajes y salidas de pista sin consecuencias. Ya desde los primeros instantes, Rubén Martínez marcó los mejores registros, con su hermano Raúl escoltándolo justo detrás.

La sesión de calificación dio comienzo en el momento óptimo, con el calor acechando y la pista totalmente seca. La primera cronometrada determinó la parrilla de salida para la primera carrera del día, con Martínez marcando el mejor registro y adjudicándose la Pole Position con un tiempo de 2:01.680. Alex Cosin e Isidoro Díaz-Guerra consiguieron terminar justo detrás para completar el Top 3. Por su parte, la lucha por el campeonato entraba en una fase crítica, con Joaquín Rodrigo calificando octavo, justo por delante de Javier Cicuéndez y Jaime Latapia.

Salida de la primera carrera del día. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La segunda sesión cronometrada conformó la parrilla de salida para la segunda carrera, y de nuevo, Rubén Martínez sacó todo el jugo al Cupra TCR de RC2 Junior Team para volver a conseguir la Pole Position, esta vez con un 2:00.645, mejorando en poco más de un segundo el registro de la primera cronometrada. Julio Carayol, con el Cupra Mk 3 TCR de Milesocasiones.com, e Isidoro Díaz-Guerra, con el Seat León TCR de Escudería Motor Terrassa, hicieron el segundo y tercer mejor tiempo. Los contendientes al título volvieron a quedar igualados, pero esta vez, con un invitado mezclado entre ellos, Francho Echegoyen. Javier Cicuéndez colocó a su Renault Clio en sexto lugar, con Joaquín Rodrigo justo detrás, y Echegoyen octavo, por delante de Jaime Latapia.

A mediodía, como marca la tradición en el mundo de las carreras, se apagaron los semáforos para dar la salida a la primera batalla. Martínez arrancó bien, pero perdió la primera posición en la frenada de la primera curva con Alex Cosin, recuperando la plaza momentos después. En medio del grupo, comenzó a fraguarse una intensa lucha cuerpo a cuerpo entre Rodrigo y Cicuéndez. Durante varias vueltas, ambos Renault Clio estuvieron peleando por conseguir la mejor posición final.

Philippe Fitou, clavando frenos con el Dodge Viper en la entrada de la curva 5. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La entrada de la curva 5 de Motorland Aragón fue un constante festival de apuradas de frenada entre los dos contendientes al título. Finalmente, ambos entraron casi a la par en meta, pero con Joaquín Rodrigo por delante de Javier Cicuéndez. Por su parte, Jaime Latapia experimentó problemas con el sistema de arranque en su coche, sufriendo dificultades para luchar contra sus rivales. Rubén Martínez entró ganador en meta, con Cosin y Díaz-Guerra completando el podio.

La tarde todavía tenía que ofrecer la última carrera. La que decidiría el campeonato. Rubén Martínez volvió a mantener su posición de ventaja, volando sobre el trazado de Alcañiz desde los primeros metros. Rodrigo y Cicuéndez se emparejaron en la primera curva, con el piloto del Automóvil Club Zaragoza superando momentáneamente al de SLT Racing. Pero la escaramuza duró poco, pues fruto de ella, Rodrigo cayó a la parta baja de clasificación. A partir de ahí, nos deleitó con una remontada para terminar en séptimo lugar.

La lucha entre Joaquín Rodrigo y Javier Cicuéndez fue de alto voltaje. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Entre tanto, Rubén Martínez se alzó con el triunfo y Javier Cicuéndez con el campeonato, tras pasar en quinta posición por meta. Julio Carayol e Isidoro Díaz-Guerra mantuvieron la pugna por el segundo escalón del podio, pero finalmente, mantuvieron sus posiciones de salida para acabar en segundo y tercer lugar, respectívamente. Definitivamente, Jaime Latapia no pudo plantar cara a Cicuéndez y Rodrigo, pero pudo terminar décimo con el Renault Clio de la estructura SMC Junior Motorsport.

Los veinte pilotos que participaron en estas dos últimas pruebas del año del Campeonato de Aragón de Velocidad consiguieron deleitar al público que no quiso perderse las carreras en el Bajo Aragón. Emoción y un gran ambiente de competición es lo que se ha podido vivir y respirar estos días en Alcañiz. La temporada 2019 ya es historia. Ahora es el momento de descansar, volver a llenar los depósitos de combustible y preparar la próxima temporada.

Javier Cicuéndez, Campeón de Aragón de Turismos 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La explosiva bestialidad de los Dragster

La explosiva bestialidad de los Dragster

Si existe un tipo de coche de carreras que tenga la potencia, velocidad y brutalidad por bandera, es el Dragster, prototipo destinado para batirse en duelo por alcanzar la meta lo más rápido posible en pistas rectas donde lo más importante es la aceleración. No importa nada más, no hay curvas ni otro tipo de cambio de dirección. Únicamente la máquina contra la resistencia ofrecida por el aire y el asfalto.

Estas carreras de aceleración tienen un gran arraigo en algunos países americanos, como Estados Unidos, y poco a poco están calando entre la afición a este lado del gran charco. En España estuvo muchos años fuera de las competiciones oficiales, pero desde 2016 es deporte federado. Fuerza Libre Competición es el organizador detrás del único campeonato que se celebra en nuestro país bajo el amparo de una federación automovilística. El Campeonato de Aceleraciones tiene el respaldo de la Federación Aragonesa de Automovilismo y se celebra en varias citas durante todo el año, repartidas entre circuitos permanentes y aeródromos.

La típica carrera de aceleración cuenta con una distancia de poco más de 400 metros, el equivalente aproximado al cuarto de milla. Para ser exactos, 402,336 metros de competición en línea recta separan a los pilotos de la gloria. Las pistas se separan en dos carriles en las que piloto y coche se baten en duelo contra el contrincante que tienen a su lado. Cuando el semáforo se pone en verde, es el momento de dar rienda suelta a la potencia que almacenan los explosivos motores de estos artefactos brutales.

Dos Top Fuel en el momento de arrancar

Pueden participar diferentes clases de vehículos. Desde turismos preparados, en los que lo único que queda del coche de calle es la carrocería (y a veces, ni siquiera eso), hasta los típicos dragsters, auténticos prototipos construidos específicamente para este tipo de pruebas. Se caracterizan por un chasis largo, estrecho en la parte frontal y que se va ensanchando hacia la retaguardia, buscando siempre la eficiencia aerodinámica y la tracción para poder acelerar los más rápido posible. En esta ecuación participa el enorme motor que montan.

Con potencia entre los 7000 y los 8000 caballos de vapor, los propulsores de los conocidos como Top Fuel pueden llegar a la asombrosa cifra de los 10.000 CV de potencia absoluta. Una verdadera monstruosidad, sobretodo si tenemos en cuenta los valores que arrojan los motores de otras categorías automovilísticas. Si lo comparamos con los motores de Fórmula 1, los de un Top Fuel son entre siete y diez veces más potentes, considerando que una unidad de potencia actual puede llegar a los 1000 CV. Obviamente, cada motor está pensado para trabajar de una manera diferente, pues ambas competiciones son totalmente distintas.

Además de los Top Fuel, hay otras tipologías de vehículos que se baten en duelo en este tipo de carreras

Para que estas obras de ingeniería funcionen, se necesitan cantidades ingentes de carburante. Utilizan nitrometano, un compuesto químico que se suele utilizar como disolvente. Se calcula un consumo aproximado de unos cinco litros por segundo de esta sustancia, lo que equivaldría al consumo de queroseno de un Boeing 747, uno de los aviones de pasajeros más grandes y famosos del mundo. Con ello, aceleran de 0 a 160 Km/h en apenas un segundo, alcanzando la meta en unos 4,5 segundos aproximadamente a una velocidad superior a los 500 Km/h.

Durante ese escaso tiempo que transcurre entre que el dragster arranca y cruza la meta, el piloto experimenta unas fuerzas de más de cuatro veces su peso. En esos momentos, la temperatura del motor se dispara, rozando la barrera de los 4000º C en el interior de la cámara de combustión. Por este motivo, y a pesar de que los motores son de ciclo Otto, durante la parte final de la aceleración suelen funcionar como si fueran de ciclo Diesel, pues debido a esa elevada temperatura, la mezcla puede explotar sin necesidad de una chispa de la bujía. En cualquier caso, estas se cambian tras cada carrera, pues quedan totalmente achicharradas.

Línea de meta de la pista de Santa Pod, una de las más famosas del mundo

Una vez que el prototipo ha cruzado la meta, se despliega un gran paracaídas que hace de freno aerodinámico, con la intención de parar el avance antes de que se acabe la pista. Además, se corta el suministro de combustible para que el motor se pueda parar. Con ello, y si todo ha salido según lo planeado, el dragster habrá completado su carrera en menos de cinco segundos. Eso si no hay ningún contratiempo, pues estas máquinas, por sus propias características tienen tendencia a despegarse del suelo, a hacer caballitos, a volcar, y también, a incendiarse.

No son pocos los graves accidentes que se han visto en este tipo de carreras, por ello, la búsqueda de la seguridad es máxima. Desde hace unos años, el uso de cúpulas cerradas es obligatoria en los Top Fuel y cada vez se están desarrollando soluciones para evitar tragedias, como ocurrieron en el pasado. Como en todas las competiciones automovilísticas, el riesgo siempre está presente. En todo caso, las carreras de aceleración, con riesgo incluido, son uno de los mayores espectáculos. Un coche contra otro. El duelo de los duelos para saber qué coche alcanza primero la línea de meta.

La brutalidad de unos artefactos espectaculares en una imagen