Lloret de Mar (Girona). | El Rally de Lloret de Mar ha vuelto a demostrar por qué es una de las pruebas más esperadas del año, colmando las expectativas de los pocos pero apasionados aficionados que pudieron acercarse a los tramos cumpliendo con las medidas de restricción por la pandemia de COVID-19. Eduard Pons y Cándido Carrera se llevaron las victoria en las trepidantes carreteras cercanas a Lloret de Mar.

Tras un viernes cargado de emociones fuertes, con la noche poniendo la pizca de sal necesaria al primer plato del rally, el sábado comenzó con los coches participantes alineados en el Parque Cerrado ubicado en el Paseo Marítimo de la localidad gerundense, esperando para tomar la salida de la segunda etapa, constituida por los tramos cronometrados de la Pujada Els Àngels, Santa Pellaia y Canyet a los que darían dos pasadas.

La séptima especial del rally arrancó pasadas las once de la mañana, con retransmisión en directo de la mítica Pujada Els Àngels. Luis Vilariño y Álex Noriega certificaron su primer scratch, después de un inicio complicado en esta edición, por apenas medio segundo con respecto a Pep Bassas y Llorenç de Ferrer. Los líderes Eduard Pons y Cándido Carrera se dejaron dos segundos con su más inmediato perseguidor, estableciendo la diferencia en 19,2 segundos.

Los coches esperando en el Parque Cerrado a que les dejen salir a correr. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El segundo mejor registro de Vilariño – Noriega llegó en el siguiente tramo cronometrado, repitiéndose el mismo patrón de resultados, con Bassas – de Ferrer y Pons – Carrera tras ellos. El trío de parejas estaba marcando la pauta en Santa Pellaia a la espera de comenzar la primera pasada por Canyet con el que se cerraría el bucle matutino.

No contentos con ello, el tercer scratch de la pareja al volante del Skoda Fabia R5 Evo 2 no se hizo esperar. Sin embargo, en este último tramo apareció con fuerza el Porsche 997 GT3-R de Xavier Domènech y Àxel Coronado para imponerse con más de seis segundos a Pons – Carrera. Quienes se dejaron un tiempo muy valioso fueron la pareja Bassas – de Ferrer, que perdieron todas las ganancias cosechadas durante las dos primeras especiales del día.

Luis Vilariño y Álex Noriega al finalizar el último tramo cronometrado. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Lejos de rendirse, tras el descanso para comer, ambos resurgieron de sus cenizas cual ave fénix para marcar su primer scratch en la Pujada Els Àngels, imponiéndose con su vehículo de dos ruedas motrices a todos los de cuatro; con Luis Vilariño y Álex Noriega terminando en segunda plaza. Eso sí, nada cambió bajo el sol, cada vez más escaso con el paso de las horas, pues Pons y Carrera mantuvieron el liderato con un colchón lo bastante cómodo como para poder administrar la ventaja en las dos últimas especiales.

Vilariño y Noriega regresaron a lo más alto de la clasificación final al término de la segunda pasada por Santa Pellaia, con Pep Bassas y Llorenç de Ferrer marcando un registro apenas 4 décimas más lento. La última batalla sobre las carreteras de la Costa Brava vio a Freddie Milne y Patrick Walsh resarcirse tras quedar descolgados, a pesar del buen comienzo que tuvieron el viernes. Finalmente, Eduard Pons y Cándido Carrera llegaron a la meta del duodécimo tramo cronometrado para certificar su victoria en esta octava edición del Rally de Lloret de Mar. Bassas – de Ferrer y Domènech – Coronado completaron el Top 3.

Pep Bassas y Llorenç de Ferrer fueron los mejores entre los 2RM, con un pilotaje excelso durante todo el rally. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto a las clasificaciones finales en las clases RSS y RS -dedicadas al apartado de regularidad-, José Luis Moreno e Isidre Noguera fueron los que se alzaron ganadores en RSS, acompañados en el podio por las parejas formadas por Ramón Dalmau y Marc Moragas, y Aureli Hernández y Jordi Serra. En RS, fueron Carles Miró e Iván Matavacas los que se alzaron triunfadores al volante del Porsche 911 SC, seguidos de Antonio Verdaguer – María Jesús Mora y Josep María Molas – Albert Sánchez.

Lloret de Mar ha vivido una gran fiesta del motor en sus carreteras aledañas, con el espíritu del mítico Rally Costa Brava paseándose en cada curva del recorrido. Una prueba que, a pesar de las restricciones por el COVID-19, se ha podido celebrar con cierta normalidad, con público limitado pero con gran pasión entre los pocos asistentes, que han podido presenciar de primera mano el pistoletazo de salida a la temporada 2021 de rallyes.

Podio absoluto del 8º Rally de Lloret de Mar. Foto: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

You cannot copy content of this page