Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Tras las cinco primeras citas del Campeonato del Mundo de RallyCross, Timmy Hansen lidera la tabla del campeonato de pilotos, por un margen tan escaso como un único punto con respecto a su hermano Kevin. Los Hansen han sido los auténticos protagonistas de esta primera mitad del año, sumando un total de tres victorias entre ambos al volante de sus Peugeot 208 WRX. Son los principales candidatos al título, pero por detrás les persigue con relativa cercanía Andreas Bakkerud, uno de los especialistas de la categoría.

El campeonato comenzó en Abu Dhabi. El circuito de Yas Marina se preparó para acoger por primera vez al principal certamen de rallycross del mundo, acotando la parte de las curvas 3 a la 6 y la larga recta trasera para acondicionar un trazado mixto con las características necesarias. La lucha se centró entre dos de los pilotos más jóvenes del campeonato, Niclas Grönholm y Kevin Hansen. La final fue un mano a mano entre ellos, adelantando el finés al sueco en una maniobra en la que el de GRX Taneco empujó al del Team Hansen MJP, sacándolo de pista. Grönholm cruzó primero la meta, pero los comisarios dictaminaron que la acción fue ilegal, sancionándolo y recayendo la victoria en manos de Kevin Hansen.

La caravana mundialista puso rumbo a Europa, concretamente al Circuit de Barcelona-Catalunya, sede de la segunda batalla del año. De nuevo, la organización del RallyCross de Cataluña acondicionó el técnico trazado armado en la zona del estadio del circuito barcelonés. Allí, Timmy Hansen consiguió desquitarse del mal fin de semana en los Emiratos Árabes, dominando de principio a fin todas y cada una de las mangas, consiguiendo la victoria el domingo por la tarde. Su hermano terminó segundo, rubricando un doblete del equipo Hansen y afianzándose al frente de la clasificación general.

Kevin Hansen y Niclas Grönholm luchando por la victoria en la primera cita del año en Abu Dhabi. © FIAWorldRallycross.com

El legendario circuito de Spa-Francorchamps se vistió con el traje de gala para acoger por primera vez una cita del Campeonato del Mundo de RallyCross tras la construcción de la zona de parrilla y paddock en el exterior de la pista, junto a la recta de bajada hacia Eau Rouge. El trazado usaría la mítica curva y la subida al Raidillon, una de las zonas más conocidas del automovilismo. La prueba vio la sorprendente victoria de Timur Timerzyanov. El ruso fue el encargado de defender los colores del GRX Taneco, junto a Joni Wiman que sustituyó a Niclas Grönholm, baja por apendicitis. Kevin Hansen pudo mantener el liderato del mundial en un fin de semana muy complicado en el que no pudo pasar a la final. Su hermano Timmy terminó cuarto, recortándole valiosos puntos.

Si el RallyCross de Benelux fue complicado para el líder, más lo fue el de Gran Bretaña. El circuito de Silverstone vio un nuevo triunfo de Timmy Hansen, que con la eliminación de Kevin en semifinales, le otorgó el liderato del mundial por apenas cuatro puntos de ventaja. La final fue un mano a mano entre el mayor del clan Hansen y Andreas Bakkerud, resuelto a favor del sueco gracias a la estrategia, realizando su Joker Lap antes que el noruego, lo que le sirvió para tener aire limpio y marcar un par de vueltas rápidas que le colocaron al frente de la carrera y del campeonato.

Salida de una de las mangas de calificación del RallyCross de Cataluña. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En esta tesitura se presentaron pilotos y equipos en uno de los circuitos más emblemáticos de la especialidad. El circuito de Lånkebanen, en Hell (Noruega), acogió el primer evento nórdico del año, la región de donde han salido la gran mayoría de pilotos de esta especialidad. Además, la pista es la primera del año que es exclusiva de rallycross y no una adaptación. La variabilidad meteorológica marcó el fin de semana, con un chaparrón que dejó el trazado impracticable antes de las semifinales, perjudicando al líder Timmy Hansen, que no pudo pasar a la final. Quien sí lo hizo fue su hermano, que arrancó como una exhalación desde la última fila para colocarse segundo al final de la primera vuelta. El regreso de Niclas Grönholm permitió disfrutar de una lucha sin cuartel como la vivida en la primera cita del año.

Anton Marklund fue el primero en pasar por la línea de meta. El piloto de GC Kompetition asombró a propios y extraños, pero fue descalificado tras las verificaciones en las que los comisarios encontraron irregularidades en su coche. Con ello, Kevin Hansen debía ser el heredero del triunfo, pero este fue a parar a Grönholm, pues el sueco fue sancionado con un segundo por empujar al finés durante la batalla entre ambos. Hansen se tuvo que conformar con el segundo lugar, sumando los suficientes puntos para colocarse a uno del liderato que sujeta su hermano.

Timo Scheider lidera el pelotón en la subida al Raidillon tras pasar Eau Rouge, en el circuito de Spa-Francorchamps. © FIAWorldRallycross.com

Por detrás de los Hansen, Andreas Bakkerud mantiene el tercer lugar de la clasificación general, con Janis Baumanis, Niclas Grönholm y Timur Timerzyanov luchando por el cuarto lugar, separados entre ellos por un punto. Las distancias son mínimas cuando se llega al ecuador de la temporada, por lo que cualquier punto que se pueda arañar en las mangas eliminatorias será tan importante como los que se sumen en la final de cada evento.

En la clasificación por equipos, el Team Hansen MJP es el líder, seguido por GRX Taneco y Monster Energy RX Cartel. Por ahora, los Peugeot 208 WRX y Hyundai i20 son los únicos coches capaces de vencer. Veremos si los Audi S1 consiguen ponerse al nivel, pues son los tres que parecen estar un paso por delante del resto, representado por los Renault Mégane y Renault Clio de GCK, los Ford Fiesta ST de STARD y los Skoda Fabia, Mini Cooper y Seat Ibiza privados.

La lluvia y el barro marcaron las semifinales y la final del RallyCross de Noruega. © FIAWorldRallycross.com

Por delante, cinco citas más para completar el año. La segunda cita nórdica en Höljes (Suecia), antes de poner rumbo a América para disputar el RallyCross de Canadá en el circuito urbano de Trois-Rivières. Después, regreso a Europa con los RallyCross de Francia en Lohéac y Letonia en Bikernieki. El broche final lo pondrá el RallyCross de Sudáfrica, que se disputará en el trazado de Killarney a principios de noviembre. No hay nada decidido, las distancias son escasas y el espectáculo está asegurado. No se puede pedir más.

Foto de portada: © FIAWorldRallycross.com

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Las verificaciones técnicas son uno de los aspectos clave de un fin de semana de carreras. No suelen aparecer por televisión, y en general los medios informamos poco o nada de ellas, salvo cuando se produce una situación anómala para un participante. De hecho, es un proceso bastante monótono que no aporta nada de emoción, salvo que alguien tenga un especial interés en ello. Sea Fórmula 1, Resistencia o RallyCross, como es nuestro caso.

Estas verificaciones se realizan antes de comenzar la acción en pista. El objetivo es comprobar, o verificar, que los coches que van a tomar parte en la prueba cumplen con todos y cada uno de los requisitos técnicos que indica el reglamento. En caso de aprobar este examen, pueden competir; mientras que en caso contrario, el que inscribe el coche será el responsable de modificar lo que sea necesario para que pueda superar el escrutinio, y así, convertirse en un vehículo legal.

Los coches entran en unos garajes habilitados a tal efecto, que en el caso del RallyCross, cuando compiten en circuitos que no son específicos de la especialidad, como no se utilizan los boxes, pues los coches duermen y son puestos a punto en las carpas que cada equipo monta en el paddock, no hay problema alguno de espacio y se utilizan varios a lo largo del Pit Lane. Cuando lo hacen en los circuitos propiamente dichos de RallyCross, o bien existe un garaje preparado o se monta una carpa con todo lo necesario.

Báscula que se utiliza para comprobar que la masa de los coches cumple con el rango establecido por el reglamento. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En cualquiera de los casos, allí de encuentran los comisarios técnicos. Ellos son los encargados de revisar cada parte del chasis, motor, suspensiones, … En definitiva, de todos y cada uno de los componentes susceptibles de poder incumplir la normativa. Con pequeñas linternas revisan hasta los más recónditos huecos.

A continuación, una vez superado este primer examen, los Supercars del Campeonato del Mundo de RallyCross se dirigen a una carpa colocada en medio de la calle de boxes. Allí les espera un señor con un curioso aparato que en otras categorías se utiliza para otros menesteres. Un sonómetro para indicar si el volumen de sonido que emite el motor del coche entra dentro de lo que dictan las normas. Incluso esto está regulado. Para ello, el piloto o un mecánico del equipo, acelera el coche hasta que el federativo considera que ha tomado la medida correcta. Superado este trámite, el coche es legal y puede correr.

El sonómetro midiendo el “ruido” del motor del coche de Anton Marklund. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero además, hay otro aspecto que podría tirar por tierra una verificación técnica favorable. También existen las verificaciones administrativas. En ellas, se examina que toda la documentación que permite que un coche, un piloto, o un equipo entero, esté en regla. Si por un supuesto, el responsable de un coche presentara esta documentación con algún error, aunque superara las verificaciones técnicas, lo más seguro es que los comisarios no le dieran el visto bueno para disputar la prueba.

Estas pruebas, aunque pueda parecer que los examinadores se las toman como si fueran pura rutina de tantas veces que lo han hecho, no son para nada una broma. Son sumamente estrictas y quienes las realizan son auténticos profesionales en detectar cualquier atisbo de trampa. No es fácil burlar estos controles, y aunque se han dado casos, finalmente los tramposos han terminado cayendo bajo las fauces de estos hombres de la ley automovilística.

Los comisarios inspeccionan uno de los coches participantes del Campeonato de Europa de RallyCross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cada categoría tiene sus propios procesos de verificación, pero por lo general, se examina que el coche cumpla con el peso mínimo y las medidas establecidas por el reglamento. También que equipe una motorización acorde a la normativa. En definitiva, que el coche sea tal y como dice el libro. No valen las medias tintas, y aunque las verificaciones iniciales puedan permitir competir, si se produce la trampa tras superarlas, un coche puede ser descalificado a posteriori, pues también se hacen verificaciones a lo largo del fin de semana. Cada campeonato establece la frecuencia de estas y el formato de las mismas.

En definitiva, que lo que parece que es algo que no tiene la más mínima importancia para el público en general, es algo sumamente necesario e importante en el día a día de la gente que se dedica a esto de las carreras. Una rutina que hay que cumplir en cada circuito al que se va, o competición en la que uno quiera participar. Y no sólo con el coche, porque también se verifican los monos, los guantes y toda la ropa del piloto. Y el casco, por supuesto. Nada se deja al azar. Todo para que la competición se desarrolle con todas las garantías de deportividad, legalidad y seguridad.

El Renault Clio de Guillaume de Ridder bajo la carpa, en pleno proceso de verificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Kevin Hansen: “Estoy concentrado en sumar puntos”

Kevin Hansen: “Estoy concentrado en sumar puntos”

Tras ganar la primera cita del Campeonato del Mundo de RallyCross, en Abu Dhabi, Kevin Hansen llega al RallyCross de Barcelona como líder del mundial. El sueco, piloto del equipo Hansen, junto a su hermano Timmy, compite a bordo de un Peugeot 208 WRX que hasta el año pasado fue oficial del fabricante francés. Ayer pudimos hablar con él, en un momento distendido en el paddock de Montmeló.

Sobre su ventaja al frente del campeonato, nos contó que es realmente bueno.” Actualmente, cuenta con 30 puntos en su casillero, cuatro por delante del segundo clasificado, Niclas Grönholm. Tener 30 puntos en la clasificación es perfecto. Es una sensación realmente especial. De cara al campeonato, son puntos que tenemos ya, aunque todavía es pronto. Toca mirar hacia adelante y centrarnos en seguir así.”

El liderato del campeonato le da la mejor perspectiva para afrontar su asalto, aunque es cierto que quedan muchas carreras por delante y muchos fines de semana por todo el mundo, hasta que termine la temporada en Sudáfrica. Reconoce que la clave para luchar por él y ganarlo será sumar puntos, incluso a costa de conseguir buenos resultados parciales, primando la regularidad.Hay que sumar puntos”, remarca.

Los mecánicos trabajando en el Peugeot 208 WRX de Kevin Hansen. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Estoy concentrado en sumar puntos. Si tuviera que dejar de subir al podium el resto de la temporada pero a cambio ganara el campeonato, lo preferiría. Así que toca bajar la cabeza, ser inteligente y ser rápido”, nos confiesa, con una sonrisa que delata su calma. Por ahora tiene la sartén por el mango, aunque esto acaba de empezar y cada fin de semana será un reto nuevo que deberá afrontar.

Su equipo, el Team Hansen, ha perdido el apoyo oficial de Peugeot, al igual que ha sucedido con la estructura EKS y Audi, o con la desaparecida PSRX y Volkswagen. En el caso de estas dos, han optado por dejar el campeonato o disminuir drásticamente su participación en él. En el caso del conjunto sueco, mantiene su actividad, aunque ha perdido la presencia del nueve veces Campeón del Mundo de Rally, Sébastien Loeb. Mantiene a los hermanos Hansen como pareja de pilotos.

La huida de los fabricantes se debe a la posible conversión del campeonato en un certamen de coches eléctricos. Kevin Hansen descarta categóricamente un regreso del apoyo de la marca del león, como sucedió hasta el año pasado. “Creo que el interés de los fabricantes va hacia lo eléctrico. Si no se hace la propuesta a largo plazo del campeonato para que compitamos con coches eléctricos, ellos no volverán.”

El coche de Kevin Hansen empujado en la preparrilla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En estos momentos se están llevando a cabo negociaciones entre los equipos, los promotores del campeonato y algunos fabricantes para que, a partir del año que viene, sean coches eléctricos los que participen y lleven la voz cantante en el mundo del RallyCross. Hansen nos desveló que esto es “el punto de atención de todos los equipos en el paddock en estos momentos.”

La conversación llegó a su fin, no sin antes desearle buena suerte al joven Hansen. Actualmente tiene 20 años, es el piloto más joven que lidera un campeonato mundial de la FIA. Algo que para él no debe de ser sorprendente, ya que también fue el piloto más joven en debutar en el Campeonato del Mundo de RallyCross, con 17 años. Quizás ser hijo del dueño del equipo y expiloto de RallyCross, Kenneth Hansen, le haya ayudado, pero está claro que tiene manos y capacidad suficiente para, al menos, luchar por ganar el campeonato. Este fin de semana tiene una nueva oportunidad de demostrar su valía. Veremos con qué nos sorprende el pequeño de la saga Hansen.

Kevin Hansen tomando la primera curva del trazado de RallyCross del Circuit de Barcelona – Catalunya durante el RallyCross de Barcelona de 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Johan Kristoffersson, la apisonadora del RallyCross

Johan Kristoffersson, la apisonadora del RallyCross

Johan Kristoffersson se proclamó campeón del mundo de RallyCross por segundo año consecutivo este fin de semana en Austin. El circuito de las Américas acogió la décima prueba del Campeonato del Mundo de la especialidad, en la que el piloto sueco logró también su novena victoria de la temporada. Nueve de diez. Una auténtica apisonadora. El ya bicampeón lo es con dos carreras de margen y con casi 80 puntos de ventaja sobre sus más inmediatos perseguidores, los campeones en años anteriores Mattias Ekström y Petter Solberg, junto con Andreas Bakkerud y el nueve veces campeón del mundo de Rally Sébastien Loeb. Ahí es nada.

El piloto sueco, de ascendencia danesa, es hijo de Tommy Kristoffersson, expiloto de carreras y antiguo competidor en el Campeonato Europeo de RallyCross. Comenzó compitiendo en el Campeonato Sueco de Turismos en 2009. En 2011 empezó a lograr resultados en el Campeonato Escandinavo de Turismos, logrando 2 podios en Knutstorp y Mantorp. En 2012 ganó el campeonato dentro del equipo Volkswagen Team Biogas, consiguiendo 5 victorias. Ese mismo año ganó también el International Superstars Series, de ámbito europeo, con 4 triunfos, a bordo de un Audi RS5 de la estructura semioficial KMS.

Johan Kristoffersson persigue a Andreas Bakkerud y Petter Solberg durante el RX de Barcelona de 2018 en Montmeló

Su debut en el mundo del RallyCross se produjo en 2013, cuando compitió en la cita sueca del Campeonato de Europa de RallyCross. Desde entonces siempre ha corrido dentro de las estructuras ligadas a Volkswagen, haciendo lo propio a partir de 2014 en el Campeonato del Mundo de RallyCross. En 2015 terminó en tercer lugar del mundial, logrando su primera victoria en el RallyCross de Portugal, en el circuito de Montalegre, y al año siguiente fue subcampeón. Entre tanto, compitió en algunas citas del Campeonato de Escandinavia de Turismos, terminando tercero en 2016 y cuarto en 2017.

Precisamente, en 2017 llegó el momento cumbre de su carrera. Tras comenzar el campeonato con un sexto lugar en la cita de Barcelona, celebrada en el circuito de Montmeló, logró un total de siete victorias, encadenando cinco consecutivas, que le sirvieron para ganar su primer Campeonato del Mundo de RallyCross. Esto le ha servido de revulsivo para dominar con mano de hierro este año. Y no sólo en la competición mundialista, también en el Campeonato Escandinavo de Turismos, donde lidera la clasificación general de pilotos.

Johan Kristoffersson por delante de Sébastien Loeb, durante el RX de Portugal de 2017 en Montalegre

Kristoffersson se ha convertido a base de esfuerzo y determinación en bicampeón del mundo de RallyCross, empatando con su compañero de equipo, el experimentado noruego Petter Solberg, con 2 títulos cada uno. Así mismo, se convierte de manera objetiva en el piloto principal del equipo de fábrica de Volkswagen, en un año muy difícil para su compañero, en el que el sueco ha tomado las riendas y ha sido inalcanzable para sus rivales.

Los pilotos de Peugeot y Audi han visto como Johan Kristoffersson los ha batido en todas y cada una de las finales del presente mundial, salvo en una. Y todo esto, a pesar del mayor apoyo de fábrica, especialmente de Peugeot, hacia su estructura oficial. Así mismo, coloca al PSRX Volkswagen Sweden, el equipo oficial del fabricante alemán, como líder de la clasificación por equipos con 80 puntos de ventaja sobre las estructuras oficiales de Audi y Peugeot, los otros dos fabricantes oficiales del campeonato.

Johan Kristoffersson (Volkswagen Polo R) durante la disputa del RX de Gran Bretaña en Silverstone

Johan Kristoffersson, uno de los pilotos más espectaculares que se han visto en RallyCross, además de uno de los más exitosos. Durante este año ha demostrado su dominio absoluto de la categoría, batiendo a pilotos de gran palmarés y gran versatilidad como Mattias Ekström o Sébastien Loeb. Y nosotros que nos alegramos por el espectáculo que nos ha dado. Y todavía quedan dos citas, en Alemania y Sudáfrica. Si ha hecho lo que ha hecho bajo la presión de luchar por el campeonato, ¿qué será capaz de hacer ahora?

Fotos: © Pablo López Castillo (elacelerador.com) | © Volkswagen