Barwell Motorsport gana las 24 Horas de Barcelona

Barwell Motorsport gana las 24 Horas de Barcelona

El Lamborghini Huracán GT3 EVO #77 de Barwell Motorsport se ha alzado campeón en la edición 2019 de las 24 Horas de Barcelona – Trofeo Fermí Vélez. La estructura de origen británico ha sabido mantener un gran ritmo durante toda la carrera, aunque el Porsche 911 GT3 R de Herberth Motorsport, su principal competidor, ha estado cerca de arrebatarle la gloria durante gran parte de la prueba. Por detrás, el equipo GPX Racing, con otro Porsche 911 GT3 R, ha completado el podio.

A las 12:00 del sábado 31 de agosto daba comienzo el periplo de los 49 coches que se disputan esta edición de la prueba, repartidos en dos grandes categorías: GT y TCE. Dentro de ellas, diferentes coches y conceptos, pero todos listos para el día, y la noche, que les deparaba la prueba. Desde el comienzo, los GT3 se desmarcaban del resto y era el Lamborghini #77 de Barwell Motorsport, desde la Pole Position, el que marcaba el ritmo de carrera. Le seguía de cerca el Porsche #91 de Herberth Motorsport.

Estos dos coches se irían intercambiando las posiciones durante toda la carrera. El tercer puesto se lo rifaban el Ferrari #11 de Scuderia Praha y el Porsche #24 de GPX Racing, este útlimo con apoyo de Monlau Competición. Pero finalmente, el Ferrari caía en la clasificación a causa de algunos problemas en la carrera, y era el #24 de GPX Racing el que ocupaba su sitio en el último escalón del podio.

Durante la noche, el circuito se convertía en un espectáculo de luces y velocidad. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

A medida que pasaban las horas, los ritmos se iban diferenciando y la pareja de cabeza lograba separarse del resto. Así pues, nos sirvieron un bonito duelo, tanto en pista como en el carril de boxes. Durante la noche el Porsche #91 lograba sacar una vuelta de ventaja a su perseguidor, pero llegaron los problemas en un cambio de ruedas y el Lamborghini #77 conseguía desdoblarse para volver a plantar batalla. Ya cerca del final de la prueba, un “código sesenta”, el equivalente a un Full Course Yellow, hacía que el Lamborghini de Barwell Motorsport se acercara todavía más al líder y así, al final, haya podido adelantarle y hacerse con la victoria de la 21ª edición de las 24 Horas de Barcelona.

En cuanto a la categoría TCE, el Cupra TCR #131 de TOPCAR Sport with Bas Koeten Racing se ha llevado el gato al agua, seguido por el Cupra TCR #135 de Baporo Motorsport, uno de los participantes de casa. Por detrás, llegaba el Golf GTI TCR Dsg del equipo Autorama Motorsport by Wolf – Power Racing, que perdía algunas vueltas respecto al segundo clasificado. Aún así, ninguno de estos coches ha podido relajarse en toda la carrera, pues la competencia ha sido feroz.

Los diferentes tipos de coche compartían pista en un auténtico espectáculo de adelantamientos y doblajes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Por lo que respecta a los de casa, Baporo Motorsport conseguía el mejor resultado con su segundo puesto en TCE. TICTAP TOTCAR Sport se colocaba en una meritoria 22ª plaza en la clasificación general y GSR by Speed Factory tenía que retirar su Audi RS3 LMS SEQ antes de poder terminar la carrera. Por su parte, Francesc Gutierrez, que corría con la estructura Vortex V8 acababa en vigesimoquinto lugar tras sufrir algunos problemas en el coche que copilotaba. Finalmente el Aston Martin con el que Jon Aizpurúa participaba en la prueba, perdía demasiado tiempo en el garaje y no podía completar el mínimo del 60% de vueltas necesarias para clasificar el coche.

La bandera a cuadros caía en la recta principal y los coches aflojaban la marcha para descansar tras la maratoniana carrera. Los tres primeros clasificados de ambas sesiones aparcaban bajo el podio, mientras que el resto se detenían en la recta principal para deleite del público asistente, que ha sido bastante numeroso. Más de 24 horas después, los motores paraban y la pista quedaba tranquila. El ruido se trasladaba al podio, mientras que otros ya pensaban en un más que merecido descanso

La típica imagen de una carrera de resistencia de 24 horas: dos coches de distintas categorías adelantándose en la oscuridad de la noche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

 

 

El gran concierto de la noche

El gran concierto de la noche

Cae la noche y llega el silencio… De los aficionados en las gradas. Sólo los más aguerridos se mantienen firmes a pesar del sueño. El sonido de los motores sigue atronando en cada esquina de la pista. Los componenes mecánicos entonan su canto, armónica y rítmicamente, en un sinfín de compases marcados por los mecánicos e ingenieros que los han puesto a punto para tocar una melodía de larga duración.

No pueden fallar. Cualquier ruido extraño puede ser la alarma de un problema que puede dar al traste con el trabajo de mucha gente. Así que todos afinan el oído para constatar que esa genialidad mecánica toca cada nota en el momento exacto. Y no llevan ni media canción. Porque cuando la luna toma el relevo al sol, todavía faltan más de catorce horas para terminar.

El cansancio empieza a hacer mella. No en vano, algunos llevan más de diciséis horas en pie. Poner los coches a punto es lo de menos. Antes de todo, hay un trabajo entre bambalinas crucial para que toda la maquinaria funcione a la perfección. Desde el cocinero que se encarga de que todo el mundo tenga la energía necesaria para encarar la larga jornada, hasta el piloto que cuida del coche como si fuera un bebé en cada golpe de acelerador. Todo el mundo es imprescindible. Nada funcionaría si alguno fallara.

El cansancio hace ver formas borrosas y poco definidas en la noche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero a estas horas, en las que los focos del circuito alumbran con fuerza, las cabezas piden sueño a los cuerpos. Los reflejos no son los mismos y es difícil seguir concentrado. Se abre la ventana idónea para que el más leve cambio en el registro sonoro de los coches sea pasado por alto. Una variación que podría tener consecuencias desastrosas.

Las carreras de resistencia tienen una gracia especial. Dicen que la noche es mágica porque siempre pasan cosas. Extrañas o no, la falta de sueño es un problema tan serio como un fallo en la bomba de la gasolina. Hay que subsanarlo. Y rápido. Todo el mundo tiene que estar en disposición de dar el máximo para evitar cualquier problema. Más vale prevenir que curar.

Todavía no se ha superado el ecuador de la canción. Todos los coches siguen tocando como si cada uno de ellos fuera una orquesta distinta, pero todas tocaran a la vez, sin entorpecerse las unas a las otras. La sensación es de paz, pero la batalla entre ellas es feroz. Una especie de calma chicha en la que la lucha cuerpo a cuerpo se deja de lado en favor de la estratégica. Todos quieren llevar su música lo más lejos posible, pero no van a tomar ningún tipo de riesgo. Ya sabemos que lo importante es aguantar. Ganará el que menos falle.

Las luces acompañan al magnífico sonido de una melodía sinfín. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Van pasando las horas y es noche cerrada. Algunos componentes empiezan a desfallecer. Los problemas en las mecánicas se van acumulando justo cuando el cansancio azota con furor a los mecánicos. La adrenalina de la competición es su aliada en estos momentos, y su fuente de energía para afrontar unas reparaciones que son cruciales para su continuidad en el gran concierto de la noche.

Y poco a poco, un nuevo día amanece. Los primeros conatos de luz natural despiertan a los habitantes del graderío que han sucumbido en un mar de sueños. Ni el más estridente sonido de los motores los ha sacado de ese estado en el que oyes todo pero no escuchas nada. ¡Qué placer dormir mientras pasan esos motores embravecidos junto a tu oreja! Te llegan los olores de la mañana. Caucho, gasolina, embrague quemado,… Y algún tufillo de carne a la brasa. Hay que empezar la mañana con fuerza y los encargados de la pitanza son los primeros en ponerse en marcha.

El amanecer que pone fin a la magia de la noche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con el estómago lleno se piensa mejor, la cabeza se despeja y el riesgo de pasar por alto una nota mal tocada es cada vez menor. El cansancio sigue, pero la esperanza del amanecer llena de optimismo a cualquiera. Quedan menos de seis horas de carrera. Lo peor ha pasado, pero los albores del día pueden jugar una mala pasada si alguno se confía. Hasta que no caiga el banderazo final, la carrera continúa. El concierto sigue. Pero al menos ya ha pasado la noche. ¡Qué noche!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Epílogo de Toyota en Montmeló

Epílogo de Toyota en Montmeló

Una década ha tenido que pasar para que la máxima categoría de prototipos de resistencia volviera a Barcelona. Y aunque solo sea para sus test de pretemporada, el certamen ha llegado con un muy buen despliegue de coches y equipos. Los camiones ocupan el paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya para estas dos jornadas del llamado “WEC Prologue”, que servirá para ver rodar a los contendientes para la próxima temporada 2019 – 2020.

La que empezará en Silverstone el próximo septiembre será la última con el reglamento actual de LMP1 para dar paso después al nuevo concepto de Hípercoches. Así pues la de este año suena un poco a final, y la misma Toyota la ha bautizado como el “Tour de Despedida del TS050 Hybrid”. En principio debería despedirse a lo grande, o eso se prevé si tenemos en cuenta la superioridad de que le dota su sistema híbrido.

DÍA 1 (MARTES):

De momento, en pretemporada, todo apunta a que Toyota Gazoo Racing seguirá siendo el rival a batir. Durante la primera jornada los pilotos del equipo japonés eran los más rápidos en ambas sesiones. Por la mañana, era el coche de Mike Conway, Kamuy Kobayashi Kobayashi, José María López y Thomas Laurent (como piloto de pruebas), el número 7, el que marcaba el compás. Conseguía bajar del minuto y medio, y parar el crono en 1:29.991, rodando hasta 105 vueltas. A pocas décimas se quedaba el otro Toyota, el número 8, con Sébastien Buemi, Kazuki Nakajima y su nuevo fichaje, Brendon Hartley, que conseguía completar 107 giros al trazado en las primeras cuatro horas de test.

Los Rebellion Racing les seguían a cierta distancia, y solo uno de los Ginetta de la estructura Team LNT salía a dar unas vueltas. United Autosports, con su coche #22 reinaba en LMP2, con un tiempo de 1:33.344. Por detrás, el #36 del equipo Signatech Alpine Elf y el #29 de Racing Team Nederland rodaban dentro de un intervalo de nueve décimas respecto al líder de la categoría. Si bien era este último el que completaba más vueltas de la categoría, con 97 giros.

En el mundo de los GT, los Ferrari 488 GTE EVO parecían dominar la clase Pro, seguidos de cerca por los Porsche, algo difuminados en el inicio de las pruebas de su nuevo 911 RSR-19. En los GTE Am, en cambio, la versión anterior del 911 RSR, del equipo Team Project 1, dominaban con cierta holgura y se hacían con un buen puñado de vueltas.

Las dos sub-categorías de GT han acompañado a los prototipos sobre el asfalto. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Por la tarde era el coche #8, del equipo japonés, el más veloz y el que más vueltas daba con 102. A pesar de una bandera roja, cuyo parón se alargaba casi una hora y que la organización intentaba compensar con media hora de más al final de la sesión. El otro Toyota, el #7, aunque algo más lento, también se hacía con 95 giros de datos y aprendizaje. Los Rebellion Racing quedaban otra vez justo detrás y, por fin, ambos Ginetta aparecían en pista con su librea negra y naranja.

En LMP2 todo seguía más o menos como en las primeras cuatro horas, salvo por la aparición del equipo Jackie Chan DC Racing, que llegaba con tiempos competitivos y más de 80 vueltas en su zurrón. El Ferrari número 71 de Miguel Molina y Davide Rigon era el más rápido de los GT Pro, aunque perdía algunas vueltas respecto a las casi 80 del Porsche #91. En cuanto a la clase Amateur, más de lo mismo: mano de hierro de los Porsche de Team Project 1, que aún así no eran los que más rodaban.

DÍA 2 (MIÉRCOLES):

Mañana con aire fresco y cielo despejado, que presagiaba otra jornada calurosa en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Quizás demasiado caluroso, según Giammaria Bruni, con quién tuvimos ocasión de charlar en un mítin que organizó el equipo oficial de Porsche para la prensa. A pesar de ello, Miguel Molina apuntó a que algo se puede sacar de someter los coches a temperaturas más altas de lo habitual.

La que era la tercera sesión de los test, y la primera de la jornada, ha transcurrido con los LMP1 híbridos de Toyota siendo los más rápidos, como era de esperar. Por detrás, Rebellion Racing a una distancia prudencial y siendo Team LNT los que más problemas han tenido. El coche #7 se ha mostrado ligeramente más rápido, con el #8 a menos de una décima. Aún así ha sido este segundo el que acumulaba más vueltas al caer la bandera de cuadros, pese a que haya pasado unos minutos en el garaje en los primeros compases de la sesión. Los tiempos en general han mejorado ligeramente, pero sobretodo llamaba la atención las más de 120 vueltas de cada uno de los prototipos japoneses, e incluso, las más de 100 de un par de GTE Am: el #83 de AF Corse y el #62 de Red River Sport.

Los Rebellion Racing han rodado sin muchos problemas, pero siempre un paso por detrás de los Toyota. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cambios en LMP2 para animar la mañana con el coche amarillo de Racing Team Nederland liderando la tabla de tiempos, aunque no la de vueltas. El coche #42 de Cool Racing se mostraba rápido en pista y marcaba el segundo mejor tiempo de la categoría, pero no era capaz de superar los 52 giros, y Jackie Chan DC Racing amenazaba con buenos tiempos rozando la centena de vueltas.

La sesión de tarde ha empezado tras un pit-walk bastante concurrido por parte de los aficionados que se han acercado al trazado barcelonés a ver a las bestias del WEC. A medida que la sesión iba llegando a su fin, las posiciones se han ido afianzando y las vueltas sumándose al contador. Excepto para algunos GT, que han ido desmontando porque hoy mismo partían hacia Spa-Francorchamps para la famosa carrera de 24 horas de este fin de semana.

En LMP1, los Toyota han rodado a su propio ritmo, centrándose sobretodo en acumular vueltas. Sumando ambas sesiones de hoy, los del equipo japonés se acercaban a las 250 vueltas en cada uno de los dos coches. Los Rebellion Racing han seguido un pasito por detrás, y ambos Ginetta del Team LNT han sumado menos vueltas y a menor ritmo que sus competidores. En LMP2, el amarillo de Racing Team Nederland sobresalía otra vez por encima del resto. Sin embargo, era el equipo de casa, High Class Racing, el que ha logrado acumular más vueltas en la sesión vespertina, con ni más ni menos que 106 giros. Nada mal. La tabla de los GT ha quedado casi vacía con la desbandada de equipos hacia Bélgica.

El equipo de casa, High Class Racing, acumulaba kilómetros de cara a su primera temporada completa en el WEC. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Epílogo del Prólogo:

El sol cae y el Circuit de Barcelona-Catalunya empieza a prepararse para la despedida. Algunos equipos ya cargan los camiones y el paddock se va vaciando. Los motores se van apagando y el silencio regresa a las 16 curvas del trazado. Los aficionados que se han acercado van desfilando, y las pantallas de la sala de prensa proyectan este mensaje: “Muchas gracias a todos por este Prologue. Nos vemos en Silverstone”.

Foto de portada: © Daniel Atán Romar (@datanromar)

El mundo de la resistencia aterriza en Barcelona

El mundo de la resistencia aterriza en Barcelona

Tras varios años sin pisar nuestro país, la primera división de la resistencia mundial y su escalón inferior en Europa volverán a Barcelona. Primero será el turno de la categoría pequeña, las European Le Mans Series, aunque con 41 coches inscritos no se puede decir que sea pequeña, precisamente. Repartidos en las categorías LMP2, LMP3 y LMGTE, comenzarán su actividad hoy, viernes, y el sábado disputarán las 4 Horas de Barcelona, comenzando por la tarde y terminando de noche. Después, el martes y el miércoles será el momento en el que el Campeonato del Mundo de Resistencia celebre sus test oficiales, el WEC Prologue.

El certamen europeo de resistencia bajo el paraguas del Automobile Club de l’Ouest (ACO), llevando el nombre de Le Mans por todo el continente, ha celebrado sus dos primeras citas del año en Paul Ricard (4 Horas de Le Castellet) y Monza (4 Horas de Monza), en las que los equipos DragonSpeed y G-Drive se han repartido las victorias absolutas, con Ultimate y Eurointernational triunfando en LMP3, y Luzich Racing y Dempsey-Proton Racing haciendo lo propio en la categoría de GT.

Actualmente, G-Drive, con el Oreca 07 (rebautizado por cuestiones de patrocinio como Aurus 01) #26 ocupa la primera posición del campeonato, pilotado por Roman Rusinov, Job van Uitert y Norman Nato. Este último será sustituido en las 4 Horas de Barcelona por el recientemente coronado bicampeón de Fórmula E Jean-Éric Vergne, volviendo a su volante habitual. Se repite así el trío que compitió en las 24 Horas de Le Mans. En la categoría LMP3, el equipo Eurointernational está al frente de la tabla tras su victoria en Monza con el Ligier JSP3 #11 de Mikkel Jensen y Jens Petersen. En LMGTE, Dempsey-Proton Racing comanda el campeonato por un punto de ventaja sobre la estructura Luzich Racing.

El Aurus 01 #26 de G-Drive, líder del campeonato, preparado en el Pit Lane. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Entre los pilotos confirmados hay algunas caras muy conocidas, como el propio Vergne, el expiloto de Fórmula 1 Will Stevens, el experimentado Olivier Pla, o Renger van der Zande, vigente ganador de las 24 Horas de Daytona. También estarán Nicolas Lapierre, Bruno Senna o Harry Tincknell, todos ellos a bordo de un LMP2. Por su parte, se espera que Yann Ehrlacher, piloto de Link & Co en el WTCR, se monte al lomo de uno de los Norma M30 de LMP3. También entre los GT habrán nombres ilustres, destacando el de Alessandro Pier Guidi, ganador este año en la categoría GTE Pro en Le Mans; así como Jörg Bergmeister o Rahel Frey.

Hoy comenzarán los entrenamientos libres a mediodía, después de que la Clio Cup y la Michelin Le Mans Cup, que actuarán de teloneras, tomen el asfalto de Montmeló. La última sesión de entrenamientos se disputará de cara a la noche, terminando hacia las once horas, en claro preparativo de lo que será la carrera. El sábado se celebrarán las sesiones de calificación, que serán tres, una para cada categoría (LMP2, LMP3 y LMGTE). El resto del tiempo será ocupado por los coches de la Clio Cup y la Michelin Le Mans Cup, que también disputarán sus respectivas carreras. También habrá tiempo para algunas Hot Laps y actividades pensadas para el disfrute personal de todo aquel que se acerque hasta el trazado vallesano.

El LMP2 que pilotará Dani Clos, el único piloto español participante, en el garaje. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Finalmente, a las 18:30 horas de mañana darán comienzo las 4 Horas de Barcelona, tercera prueba de las European Le Mans Series. La carrera terminará bajo la noche, con la sola iluminación de algunos focos del trazado y los potentes faros de los coches participantes, que atronarán la noche catalana con los rugidos de sus motores de explosión. En uno de ellos, estará al volante Dani Clos, el único participante español. El de Barcelona compite este año en la categoría LMP2 al volante del Ligier JSP217 #34 del equipo Inter Europol. Compartirá asiento con Jakub Smiechowski y Adrien Tambay.

EL PRÓLOGO DEL WEC DARÁ EL PISTOLETAZO DE SALIDA A LA TEMPORADA 2019-2020 EN BARCELONA

Una vez concluya la presencia de las ELMS, será el turno de que sus hermanos mayores acaparen las instalaciones del Circuit de Barcelona-Catalunya. El Campeonato del Mundo de Resistencia celebrará sus entrenamientos oficiales de pretemporada en Montmeló, desplazándose desde Paul Ricard, circuito anfitrión de los mismos durante estos últimos años. El WEC Prologue verá de nuevo salir a pista a los vigentes campeones de la pasada Súpertemporada, el equipo Toyota Gazoo Racing, con sus TS050 Hybrid que dominaron toda la temporada, llevándose la victoria en las dos ediciones de las 24 Horas de Le Mans que formaron parte de ella, con Sébastien Buemi, Kazuki Nakajima y Fernando Alonso al volante.

El LMP2 del equipo High Class Racing, cuya sede se encuentra a apenas unos metros del Circuit de Barcelona-Catalunya. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El piloto asturiano no participará en esta nueva temporada, siendo sustituido por el experimentado Brendon Hartley, bicampeón del mundo de resistencia en 2015 y 2017 con Porsche, y ganador de las 24 Horas de Le Mans en 2017, junto a Timo Bernhard y Earl Bamber. Desde luego, es un sustituto de lujo que seguro que encaja muy bien con sus nuevos compañeros. Experiencia y juventud a partes iguales. Será durante el martes y miércoles cuando podrá ir aclimatándose a su nueva montura y su nuevo equipo.

Este prólogo del WEC no tendrá la emoción de una carrera de resistencia como sí la tendrá la que se correrá el sábado, pero será un buen aperitivo para saborear mucho mejor una temporada que se presenta apasionante. Porque la resistencia, aunque haya un claro dominador, tiene una magia que hace que te quedes embobado viendo pasar esos coches de colores a toda pastilla. Algo que hace que estas largas carreras se te hagan cortas.

El Porsche 911 RSR del equipo Project 1 durante un entrenamiento de paradas en boxes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © European Le Mans Series

Le Mans: las carreras del pasado, en el futuro

Le Mans: las carreras del pasado, en el futuro

Si hay una carrera emblemática por encima de todas, esa es las 24 Horas de Le Mans. La del trazado francés se ha convertido en la madre de todas las pruebas de resistencia, la más grande y la que todo el mundo quiere conquistar. Durante muchos años ha llevado a la pista grandes carreras, rivalidades e historias. Ahora, en pleno siglo XXI, la rivalidad sigue viva en Le Mans y, por tanto en el Campeonato del Mundo de Resistencia, el FIA World Endurance Championship (WEC) en el que se encuadra la carrera estos últimos años.

Desde sus incios, Le Mans ha sido sinónimo de competición e innovación. La carrera francesa ha sido la cuna en la que se han criado muchas de las grandes innovaciones de la historia del automovilismo. Componentes ahora normales en muchos coches de calle, tienen su origen en esta carrera: es el caso de los frenos de disco (1953) o los faros LED (2014), entre otros muchos casos. Podemos decir, entonces, que esta carrera ha cambiado el rumbo de la automoción a lo largo de la historia.

Todo esto, mientras sobre su asfalto se disputaban las grandes batallas del pasado del automovilismo que todos recordamos. En un mundo en el que algunos campeonatos han perdido algo de su esencia (a costa de ganar en otros frentes) e incluso sufren de cierta previsibilidad, la resistencia sigue siendo un oasis al que acudir para beber de las auténticas carreras. Batalla, estrategia, innovación y pasión se dan cita en estos eventos. Los tecnológicos LMP1, máquinas que parecen sacadas de la era espacial, son los reyes de la categoría. Justo por detrás, la pureza de los LMP2 asegura batallas a alta velocidad, e incluso pueden amenazar a sus hermanos mayores si las circunstancias de la carrera lo permiten. Pero si queremos una auténtica guerra, esta la libran los GTLM, que comparten pista con los prototipos para hacer todavía mas compleja esta categoría con sus doblajes y adelantamientos.

El mítico Porsche 962 forjó gran parte de su leyenda en Le Mans.

Aunque ya son más de 90 años, Le Mans, y el Campeonato del Mundo de Resistencia siguen con su fórmula secreta para el éxito. El campeonato combina como ninguno los avances tecnológicos y la competición más dura. Desde el “Automobile Club de l’Ouest”, organizador del evento, han sabido interpretar como nadie los pasos a seguir para llevar la tecnología del circuito a la calle, y en algunas ocasiones han sido capaces incluso de anticipar el rumbo que tomará el mercado del motor. No hace muchos años fue Le Mans quien anticipó el auge de los motores Diesel y más recientemente ha sido uno de los pilares en cuanto a la hibridación de los coches de calle. Con antecedentes como esos, quizás haya que tomarse en serio su apuesta por el hidrógeno para los próximos años con su “Mission H 24”, que se consumará definitivamente en 2024, como bien indica su nombre.

De momento, su formato es uno de los más atractivos del panorama actual, y sus carreras siguen emocionando a los aficionados como llevan haciéndolo desde un lejano 1923. Aunque puedan parecer carreras demasiado largas, por su duración, y a veces se antoje aburrido seguir una carrera durante tantas horas, la verdad es que no dejan indiferente a nadie. La acción está asegurada e incluso en la más larga de todas, las 24 Horas de Le Mans, el tiempo vuela. Larga vida a la resistencia, esa disciplina en la que incluso veinticuatro horas saben a poco. Siempre hay ganas de más.

 

La Igualdad entre los GTLM promete carreras muy apretadas. Aquí el Ford GT LM del equipo de Chip Ganassi.