La aventura europea de Marc de Fulgencio

La aventura europea de Marc de Fulgencio

Tras varios años probando suerte en diferentes categorías de vehículos de turismo y GT, esta temporada será muy especial para Marc de Fulgencio. El piloto catalán va a dar un gran salto adelante en su carrera deportiva al disputar el novedoso DTM Trophy, la categoría telonera del prestigioso DTM. Será su primera gran incursión internacional y tratatá de luchar por un trofeo que podría regalarle un test con un coche del certamen principal.

De Fulgencio nació en 1999 y su pasión por las carreras y el automovilismo viene por vía genética. Su padre, José Miguel de Fulgencio, también fue piloto de carreras y uno de los protagonistas en la anterior época del Campeonato de España de Turismos. Por su parte, Marc cuenta con una buena experiencia al volante de los Renault Clio de competición, tras participar durante varias temporadas en la Copa Clio española y en algunas rondas del certamen francés.

En 2017, participó en el Campeonato de España de Resistencia, terminando en décima posición en la clasificación general de la Clase 1. Al año siguiente, repitió en el GT-CER disputando las dos últimas citas en Navarra y el Jarama, compaginándolo con la Copa Clio y la Copa Kobe, en la que terminó subcampeón, en un intenso programa anual que también le vio competir en los 500 Km de Alcañiz y en las 24 Horas de Barcelona.

Marc de Fulgencio pilotando el Renault Clio en la Copa Clio española.

En 2019, dio un paso adelante importante, fichando por el equipo Teo Martin Motorsport para disputar la temporada completa del GT Cup Open Europe, campeonato organizado por GT Sport Organización y que acompaña en algunas de sus rondas al International GT Open y a la Eurofórmula Open. El catalán compartió el volante de uno de los McLaren 570S GT4 del conjunto madrileño con el piloto brasileño Thiago Vivacqua.

El GT de la pareja hispano-brasileña fue el mejor clasificado de Teo Martín Motorsport en el certamen, sumando 48 puntos que les valieron para terminar el año en la décima posición de la general, tras conseguir varias victorias dentro de su categoría y algunos podios. A pesar de su juventud y falta de experiencia, de Fulgencio pudo solventar las dificultades y logró firmar un buen año en uno de los campeonatos más competitivos de GT en Europa. A su vez, compaginó su participación allí con varias apariciones en la Copa Clio.

Marc de Fulgencio al volante del McLaren 650S de Teo Martin Motorsport en 2019.

De cara a esta temporada, ha fichado por el equipo Leipert Motorsport para competir junto a ellos en el DTM Trophy. Al volante de un Mercedes AMG GT4, luchará por el trofeo junior, limitado a pilotos de hasta 22 años, el cual tiene como premio un test con uno de los coches oficiales del DTM. Si bien la situación actual ha obligado a modificar los programas deportivos de pilotos y equipos, y reprogramar la mayoría de calendarios, Marc de Fulgencio ya está preparándose para su nueva aventura por Europa.

La semana pasada estuvo en el circuito belga de Zolder probando su nuevo coche, en una pista donde competirá este año. Allí, pudo conocer a fondo a su nuevo equipo. Además, los trazados de Spa-Francorchamps y Nürburgring entran dentro de sus planes de test de pretemporada, para buscar estar lo más en sintonía posible con el Mercedes. Y es que el calendario de este año del DTM Trophy los incluye, además de los de Lausitzring, Assen y Hockenheimring. La temporada arrancará en tierras belgas, con el legendario Spa dando el pistoletazo de salida, antes de poner rumbo al este de Alemania, a Lausitz. Después, una cita en Assen y dos dobletes en Nürburgring y Zolder para rematar la fiesta en el trazado de Hockenheim.

Los Mercedes de Leipert Motorsport en el DTM Trophy para este año. El de Marc de Fulgencio destaca con su decoración roja y negra, y el dorsal número 9.

Todavía es pronto para saber qué expectativas tiene Marc de Fulgencio para esta temporada, pero seguro que tratará de darlo todo para conseguir sus objetivos. Si consigue adaptarse a la filosofía alemana de las carreras, seguro que podrá dar el callo para alcanzarlos. Sus manos están ahí, es cuestión de que el piloto y la máquina se entiendan para conseguir juntos la gloria. Aquí comienza su particular conquista de Europa.

Rubén Martínez domina en Motorland Aragón

Rubén Martínez domina en Motorland Aragón

El Campeonato de Aragón de Velocidad ha bajado la persiana un año más en el circuito de casa, en Motorland Aragón. La disputa del Trofeo de Velocidad Motorland – Memorial José Antonio Vicente ha visto las dos victorias de Rubén Martínez con el Cupra TCR de RC2 Junior Team, partiendo desde la Pole Position en ambas mangas. Además, Javier Cicuéndez se ha proclamado Campeón de Aragón de Turismos, tras un apretado año en el que ha tenido que batir a sus dos máximos rivales, Joaquín Rodrigo y Jaime Latapia.

La última jornada de competición del calendario autonómico de velocidad daba comienzo en Motorland Aragón con la pista mojada. La lluvia hizo acto de presencia durante la noche, pero la salida del sol auguraba un día tan caluroso como el sábado. Los primeros entrenamientos libres vieron a los pilotos tener que enfrentarse a un asfalto todavía húmedo que deparó algunos derrapajes y salidas de pista sin consecuencias. Ya desde los primeros instantes, Rubén Martínez marcó los mejores registros, con su hermano Raúl escoltándolo justo detrás.

La sesión de calificación dio comienzo en el momento óptimo, con el calor acechando y la pista totalmente seca. La primera cronometrada determinó la parrilla de salida para la primera carrera del día, con Martínez marcando el mejor registro y adjudicándose la Pole Position con un tiempo de 2:01.680. Alex Cosin e Isidoro Díaz-Guerra consiguieron terminar justo detrás para completar el Top 3. Por su parte, la lucha por el campeonato entraba en una fase crítica, con Joaquín Rodrigo calificando octavo, justo por delante de Javier Cicuéndez y Jaime Latapia.

Salida de la primera carrera del día. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La segunda sesión cronometrada conformó la parrilla de salida para la segunda carrera, y de nuevo, Rubén Martínez sacó todo el jugo al Cupra TCR de RC2 Junior Team para volver a conseguir la Pole Position, esta vez con un 2:00.645, mejorando en poco más de un segundo el registro de la primera cronometrada. Julio Carayol, con el Cupra Mk 3 TCR de Milesocasiones.com, e Isidoro Díaz-Guerra, con el Seat León TCR de Escudería Motor Terrassa, hicieron el segundo y tercer mejor tiempo. Los contendientes al título volvieron a quedar igualados, pero esta vez, con un invitado mezclado entre ellos, Francho Echegoyen. Javier Cicuéndez colocó a su Renault Clio en sexto lugar, con Joaquín Rodrigo justo detrás, y Echegoyen octavo, por delante de Jaime Latapia.

A mediodía, como marca la tradición en el mundo de las carreras, se apagaron los semáforos para dar la salida a la primera batalla. Martínez arrancó bien, pero perdió la primera posición en la frenada de la primera curva con Alex Cosin, recuperando la plaza momentos después. En medio del grupo, comenzó a fraguarse una intensa lucha cuerpo a cuerpo entre Rodrigo y Cicuéndez. Durante varias vueltas, ambos Renault Clio estuvieron peleando por conseguir la mejor posición final.

Philippe Fitou, clavando frenos con el Dodge Viper en la entrada de la curva 5. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La entrada de la curva 5 de Motorland Aragón fue un constante festival de apuradas de frenada entre los dos contendientes al título. Finalmente, ambos entraron casi a la par en meta, pero con Joaquín Rodrigo por delante de Javier Cicuéndez. Por su parte, Jaime Latapia experimentó problemas con el sistema de arranque en su coche, sufriendo dificultades para luchar contra sus rivales. Rubén Martínez entró ganador en meta, con Cosin y Díaz-Guerra completando el podio.

La tarde todavía tenía que ofrecer la última carrera. La que decidiría el campeonato. Rubén Martínez volvió a mantener su posición de ventaja, volando sobre el trazado de Alcañiz desde los primeros metros. Rodrigo y Cicuéndez se emparejaron en la primera curva, con el piloto del Automóvil Club Zaragoza superando momentáneamente al de SLT Racing. Pero la escaramuza duró poco, pues fruto de ella, Rodrigo cayó a la parta baja de clasificación. A partir de ahí, nos deleitó con una remontada para terminar en séptimo lugar.

La lucha entre Joaquín Rodrigo y Javier Cicuéndez fue de alto voltaje. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Entre tanto, Rubén Martínez se alzó con el triunfo y Javier Cicuéndez con el campeonato, tras pasar en quinta posición por meta. Julio Carayol e Isidoro Díaz-Guerra mantuvieron la pugna por el segundo escalón del podio, pero finalmente, mantuvieron sus posiciones de salida para acabar en segundo y tercer lugar, respectívamente. Definitivamente, Jaime Latapia no pudo plantar cara a Cicuéndez y Rodrigo, pero pudo terminar décimo con el Renault Clio de la estructura SMC Junior Motorsport.

Los veinte pilotos que participaron en estas dos últimas pruebas del año del Campeonato de Aragón de Velocidad consiguieron deleitar al público que no quiso perderse las carreras en el Bajo Aragón. Emoción y un gran ambiente de competición es lo que se ha podido vivir y respirar estos días en Alcañiz. La temporada 2019 ya es historia. Ahora es el momento de descansar, volver a llenar los depósitos de combustible y preparar la próxima temporada.

Javier Cicuéndez, Campeón de Aragón de Turismos 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De capazos por el paddock: Joaquín Rodrigo

De capazos por el paddock: Joaquín Rodrigo

Comparte nombre con uno de los mayores genios de la música de nuestro país, y como el maestro Rodrigo, es capaz de hacer arte. Su especialidad no son las notas ni los acordes, aunque de su precioso Renault Clio emana un sonido tan armónico como cualquiera de las partes del famoso Concierto de Aranjuez. Lo suyo es ir rápido, trazar y dar gas antes que su rival. Es el arte de pilotar coches de carreras.

Durante el fin de semana de las 4 Horas de Barcelona, además de prototipos y GT, los pequeños pero matones Renault Clio hicieron acto de presencia en el circuito de Montmeló. Allí se dio cita la Clio Cup francesa, y entre los participantes se encontraba el aragonés Joaquín Rodrigo, con quien cogimos un capazo en el que tratamos diferentes asuntos, pero siempre hablando de carreras y de su punto de vista. Por su experiencia, es una de las voces autorizadas para hablar de esto que a tantos nos apasiona.

Precisamente, lo primero que tratamos fue sobre cómo ha cambiado el automovilismo en nuestro país. Rodrigo habló de la profesionalización que ha experimentado el deporte en estos últimos años. “Se ha profesionalizado mucho. Antes íbamos en plan amateur. Un poco como sigo yendo yo. Vas con los amigos, el coche en el remolque… Y te lo hacías así. Ahora, si quieres funcionar, tienes que ir con un equipo.” Y esto, a pesar de la última crisis económica que tanto afectó. Considera que sus estragos todavía no han pasado. “De momento no se ve ningún brote verde. Tiene pinta de seguir igual.

Joaquín Rodrigo surcando la recta de meta de Montmeló durante la carrera del viernes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto al presente inmediato, hablamos sobre la manera de plantearse la carrera que le restaba por hacer el pasado fin de semana. Tras las pruebas, la calificación y la primera carrera, el sábado tocaba volver al asfalto para una segunda manga. “El problema es que como ya sales un poco atrás, pues dependes de lo que pase en la primera vuelta. Ayer vi un accidente delante, un coche en una frenada se chocó contra el muro, y luego, justo en la siguiente curva, el que iba delante de mí se tocó también y salió despedido. Así que la primera vuelta es un poco caótica y hay que esperar un poco a que se tranquilice todo para empezar a correr.

Además, yo voy con un poco de cuidado para no tener ningún problema en ese aspecto. Por eso digo que la primera vuelta es para ver la expectativa. Salgo bien, normalmente arranco bien. Pero luego, cuando veo los coches de un lado para otro, cruzados, levanto el pie y espero. Así que la primera vuelta, un paso atrás y luego toca remontar un poco.

Joaquín Rodrigo pilota un Renault Clio, uno de los coches de turismo más vendidos en nuestro país durante muchos años. Sobre las diferencias entre su coche y cualquiera de los que circulan por nuestras carreteras, nos comentó que “no se parecen en nada.” Su vehículo está estrictamente preparado para la competición, y su parecido se reduce “únicamente a la forma exterior. Todo es de competición. Las suspensiones son muy duras, el cambio de marchas es con levas, no se toca el embrague salvo para parar y arrancar, … Así que no se parecen en casi nada”, afirmó Rodrigo.

Joaquín Rodrigo metiendo su Renault Clio en la curva 10 de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

A pesar de ser un habitual en las competiciones en nuestro país, de vez en cuando cruza la frontera de los Pirineos para ir a competir. Por ello conoce de primera mano las características de los campeonatos francés y el español de Renault Clio. A pesar de que no haya demasiadas diferencias, sí que destaca el mayor número de pilotos en el certamen galo. “Más o menos son igual. En lo que hay más diferencia es en el nivel. Allí, en Francia, están treinta pilotos, y en España somos unos quince o veinte, viniendo ellos a correr. Este año, la mitad del campeonato se hace junto con Francia. Aquí, en Montmeló, vienen ellos, y en la siguiente prueba en Magny-Cours nos desplazaremos los españoles que queramos ir.

Por último, hablamos de la situación general del automovilismo en Aragón, región de origen del protagonista y de quien escribe estas líneas. Rodrigo considera que, en los tiempos actuales, la situación es buena. “Yo lo veo bien. En circuitos está funcionando bastante bien. Hay unos precios muy buenos, pueden correr dos pilotos, … Se está viendo gente. Estamos unos veinte pilotos, más o menos. Y también vienen de fuera. Nos juntamos con los navarros, catalanes, y también con valencianos, como cuando corrimos en Cheste. Estábamos unos veinticinco coches. Por eso que en circuitos lo veo bien.

El Renault Clio de Joaquín Rodrigo volando sobre el asfalto. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto a otras disciplinas del automovilismo aragonés, no cree que la situación sea mala, pero apunta a que no lo controla tanto. “La carretera la sigo menos. Echo una mano al Automóvil Club Zaragoza con una grúa cuando me lo piden. En el Rallysprint de Borja y también en el de Tabuenca. La tierra parece que está bastante bien, funciona y viene gente de fuera. En fin, yo lo veo bastante bien, para los tiempos que corren”, afirma Rodrigo.

Tras unos minutos de conversación, llego el momento de poner punto y final a este interesante capazo. Algo que sucede de manera natural, como en todos los capazos. Nos despedimos de Joaquín Rodrigo dándole las gracias por su tiempo y deseándole toda la suerte del mundo. Y, por supuesto, con la esperanza de volver a encontrarnos por los circuitos. Algo que no descartamos, pues ya sea sobre hielo o sobre asfalto, en invierno o en verano, Rodrigo es un apasionado de la competición que siempre está ahí donde hay una carrera. ¡Gracias, Joaquín!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Un viernes que sabe a sábado

Un viernes que sabe a sábado

Durante este viernes, las gradas del Circuit de Barcelona-Catalunya volvieron a estar abiertas a los aficionados para disfrutar del espectáculo de la resistencia, de la mano de las European Le Mans Series (ELMS). El hermano pequeño del mundial de resistencia llegaba al circuito catalán para la tercera cita del campeonato, después de Paul Ricard y Monza, para disputar las 4 horas de Barcelona.

Para la primera jornada, el menú ha consistido en todo tipo de preparativos. La actividad en pista ha comenzado a las 12 horas con la salida de la Renault Clio Cup francesa, en la que muchos pilotos españoles aprovechan para hacer una pequeña incursión con motivo de la cita barcelonesa. Es el caso, por ejemplo, de Marc de Fulgencio. El piloto de Sant Cugat del Vallès, y miembro de la estructura de Teo Martín Motorsport para la GT Cup Open, no ha dejado pasar la ocasión de competir en la carrera de casa y divertirse en esta apretadísima categoría.

El experimentadísimo Joaquín Rodrigo es otro de los pilotos españoles que compite este fin de semana en la categoría de Renault. El zaragozano, junto a de Fulgencio, coincide en la parrilla de la Renault Clio junto a otros seis conductores de nuestro país. Ellos son Jordi Palomeras, Alex Royo, Antonio Aguado, Javier Cicuéndez, Luis González y Nico Abella. Todos ellos luchan estos días por ganar en uno de los circuitos con mayor renombre del mundo. Son, junto a Dani Clos en ELMS, los representantes españoles este fin de semana.

Marc de Fulgencio en plena lucha por el podio en la primera carrera de la Renault Clio Cup. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En la primera sesión de entrenamientos libres de la European Le Mans Series, no ha habido sorpresa y el G-Drive Racing de Roman Rusinov, Jean-Éric Vergne y Job Van Uitert ha sido el más rápido entre los LMP2, parando el crono en 1:34.242. Por detrás, el Cool Racing, de Nicolas Lapierre, Antonin Borga y Alexandre Coigny, se colocaban a décima y media. El tercer puesto lo ocupaba el equipo local High Class Racing, con sus pilotos Anders Fjordbach y Dennis Andersen a tan solo dos décimas del líder de la sesión.

La calurosa tarde ha visto la sesión de calificación de la Clio Cup y su primera carrera, dominada por el francés David Pouget. Más tarde la Michelin Le Mans Cup era la encargada de hacer temblar la grada con la segunda sesión de entrenamientos libres, mientras el sol empezaba a caer en el circuito. Un bonito atardecer amenizado por motores V8 de gran cubicaje.

Uno de los LMP3 intentando adelantar a un LMGTE. La diferencia de velocidad entre los prototipos y los GT es notable. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Y al caer la noche salían los niños grandes. Las ELMS han alumbrado el circuito hasta las 23 horas en plena noche catalana, momento en que se han callado los rugidos y ha llegado la calma. En la sesión vespertina, el Idec Sport, con Paul Lafargue, Paul Loup Chatin y Mémo Rojas al volante, era el más rápido en la oscuridad de la noche con un tiempo de 1:34.359. Tras él, Hanley, Hedman y Alley, con su Dragonspeed, conseguían quedarse a escasas 6 décimas de la mejor vuelta del líder y el RLR Motorsport de Farano, Senna y Maini, les acompañaba a algo más de un segundo.

Los frenos se encendían en cada curva y las luces deslumbraban al final de cada recta. Finalmente el circuito quedaba en silencio. Mañana habrá más ruido, carreras y gasolina. Los pilotos han podido probar hoy sus coches en la noche del Circuit de Barcelona-Catalunya. Mañana volverán a por más, en el día grande de esta carrera. Solo uno de ellos se alzará sobre el resto. Solo uno se hará con las 4 horas de Barcelona 2019.

El Aurus 01 #26 de G-Drive durante la primera sesión de entrenamientos, en la que fue el más rápido. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)