El World RX se despliega con una doble cita en Barcelona

El World RX se despliega con una doble cita en Barcelona

Los protagonistas del Campeonato del Mundo de Rallycross ya se están preparando en el Circuit de Barcelona-Catalunya para una nueva cita que por primera vez será doble. A imagen y semejanza de las celebradas en Suecia, Finlandia y Letonia, el trazado catalán acogerá este fin de semana dos rondas más del certamen, cada una con su propia denominación. El sábado se celebrará el Rallycross de Pirineos-Barcelona 2030, en alusión a la candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno; y el domingo será el turno del Rallycross de Cataluña, que mantendrá el nombre de los últimos años.

El World RX llega a España con muchas dudas sobre su continuidad, tras el anuncio de IMG de dejar de ser el promotor del campeonato. Sin embargo, hace pocas horas se ha sabido que la Federación Internacional de Automovilismo ha abierto un concurso público para licitar un nuevo contrato de explotación del certamen. La intención de la FIA no es otra que continuar apostando por una especialidad que se ha destapado como una de las más espectaculares del automovilismo mundial y que cada año crece, atrayendo más y más aficionados a los circuitos. Se barajan varios nombres, pero todavía es pronto para confirmar el futuro del Campeonato del Mundo de Rallycross.

En cualquier caso, el mundial llega a España en plena batalla por el título, con un Johan Kristoffersson que se entiende a las mil maravillas con su Volkswagen Polo GTi RX, liderando la clasificación general. Pero tras él se encuentra Mattias Ekström, que empezó la temporada anunciando un programa parcial pero que vistas sus actuaciones ha decidido seguir para pelear contra su compatriota al volante de uno de los Audi S1 RX de KYB Team JC. Apenas diecisiete puntos separan a ambos competidores.

Johan Kristoffersson lidera el Campeonato del Mundo de Rallycross. Foto: FIAWorldRallycross.com

La distancia con sus perseguidores es algo más holgada, con Niclas Grönholm amarrando el tercer lugar, con el vigente Campeón del Mundo Timmy Hansen, Robin Larsson y Kevin Hansen al acecho. Lo cierto es que este año, ni los Peugeot 208 WRX del Team Hansen ni los Hyundai i20 WRX de GRX Taneco están al máximo nivel, pues ese lo han determinado los coches de KYB Team JC y del Volkswagen Dealerteam Bauhaus de Kristoffersson. Sus prestaciones son las mismas, pero la línea ha subido y eso se está notando. Los principales espadas de 2019 están un poquito más atrás de lo esperado.

Es algo que toma todavía más dramatismo en el caso de Andreas Bakkerud o Liam Doran, que cambiaron sus monturas por los Renault Mégane RX de la estructura de Guerlain Chicherit. Bajo el nombre de Monster Energy GCK RX Cartel, siguen trabajando en desarrollar un coche que poco a poco va recortando la diferencia con los de cabeza, pero que todavía no está fino del todo. Llegan a Barcelona en plena pugna con los Seat Ibiza RX de Münnich Motorsport por la cuarta posición del mundial de equipos.

Espectáculo sobre la tierra con cuatro coches peleando por el mejor puesto. Foto: FIAWorldRallycross.com

El autódromo catalán ya está preparado para ser la sede del rallycross mundial este fin de semana. Los operarios del Circuit de Barcelona-Catalunya han estado trabajando esta semana para dejar el trazado impoluto, colocando las barreras y todos los elementos necesarios para armar un circuito mixto de asfalto y tierra en el último sector de la pista, que habitualmente se usa para el resto de categorías automovilísticas, consiguiendo un carácter muy técnico que pone a prueba a pilotos y máquinas.

Lamentablemente, la cita española con el mundial de rallycross será a puerta cerrada. Debido a la pendemia, los aficionados no podrán acceder a las instalaciones de Montmeló para vibrar con el ambiente de estas impresionantes carreras. El protocolo de seguridad sanitaria de la FIA y las directrices de la administración local han sido un escollo con el que la organización ha tenido que bregar para llevar el evento adelante. Finalmente, se ha conseguido, pero será sin público y con un número muy restringido de periodistas acreditados.

Batallas cuerpo a cuerpo, esto es lo que aguarda este fin de semana de rallycross en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Foto: FIAWorldRallycross.com

De esta manera, la única alternativa que queda será seguir el espectáculo a través de los canales oficiales del World RX en YouTube y otras redes sociales, que retransmitirán las mangas en riguroso directo. También será posible hacerlo a través de la web de Esport 3. El canal de deportes de la corporación catalana de televisión también ofrecerá la posibilidad de disfrutar de las dos rondas de rallycross en Montmeló. Todo para que, a distancia, podamos seguir con entusiasmo un nuevo capítulo del Campeonato del Mundo de Rallycross 2020.

Foto de portada: FIAWorldRallycross.com

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Un día de verificaciones técnicas en RallyCross

Las verificaciones técnicas son uno de los aspectos clave de un fin de semana de carreras. No suelen aparecer por televisión, y en general los medios informamos poco o nada de ellas, salvo cuando se produce una situación anómala para un participante. De hecho, es un proceso bastante monótono que no aporta nada de emoción, salvo que alguien tenga un especial interés en ello. Sea Fórmula 1, Resistencia o RallyCross, como es nuestro caso.

Estas verificaciones se realizan antes de comenzar la acción en pista. El objetivo es comprobar, o verificar, que los coches que van a tomar parte en la prueba cumplen con todos y cada uno de los requisitos técnicos que indica el reglamento. En caso de aprobar este examen, pueden competir; mientras que en caso contrario, el que inscribe el coche será el responsable de modificar lo que sea necesario para que pueda superar el escrutinio, y así, convertirse en un vehículo legal.

Los coches entran en unos garajes habilitados a tal efecto, que en el caso del RallyCross, cuando compiten en circuitos que no son específicos de la especialidad, como no se utilizan los boxes, pues los coches duermen y son puestos a punto en las carpas que cada equipo monta en el paddock, no hay problema alguno de espacio y se utilizan varios a lo largo del Pit Lane. Cuando lo hacen en los circuitos propiamente dichos de RallyCross, o bien existe un garaje preparado o se monta una carpa con todo lo necesario.

Báscula que se utiliza para comprobar que la masa de los coches cumple con el rango establecido por el reglamento. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En cualquiera de los casos, allí de encuentran los comisarios técnicos. Ellos son los encargados de revisar cada parte del chasis, motor, suspensiones, … En definitiva, de todos y cada uno de los componentes susceptibles de poder incumplir la normativa. Con pequeñas linternas revisan hasta los más recónditos huecos.

A continuación, una vez superado este primer examen, los Supercars del Campeonato del Mundo de RallyCross se dirigen a una carpa colocada en medio de la calle de boxes. Allí les espera un señor con un curioso aparato que en otras categorías se utiliza para otros menesteres. Un sonómetro para indicar si el volumen de sonido que emite el motor del coche entra dentro de lo que dictan las normas. Incluso esto está regulado. Para ello, el piloto o un mecánico del equipo, acelera el coche hasta que el federativo considera que ha tomado la medida correcta. Superado este trámite, el coche es legal y puede correr.

El sonómetro midiendo el «ruido» del motor del coche de Anton Marklund. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero además, hay otro aspecto que podría tirar por tierra una verificación técnica favorable. También existen las verificaciones administrativas. En ellas, se examina que toda la documentación que permite que un coche, un piloto, o un equipo entero, esté en regla. Si por un supuesto, el responsable de un coche presentara esta documentación con algún error, aunque superara las verificaciones técnicas, lo más seguro es que los comisarios no le dieran el visto bueno para disputar la prueba.

Estas pruebas, aunque pueda parecer que los examinadores se las toman como si fueran pura rutina de tantas veces que lo han hecho, no son para nada una broma. Son sumamente estrictas y quienes las realizan son auténticos profesionales en detectar cualquier atisbo de trampa. No es fácil burlar estos controles, y aunque se han dado casos, finalmente los tramposos han terminado cayendo bajo las fauces de estos hombres de la ley automovilística.

Los comisarios inspeccionan uno de los coches participantes del Campeonato de Europa de RallyCross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cada categoría tiene sus propios procesos de verificación, pero por lo general, se examina que el coche cumpla con el peso mínimo y las medidas establecidas por el reglamento. También que equipe una motorización acorde a la normativa. En definitiva, que el coche sea tal y como dice el libro. No valen las medias tintas, y aunque las verificaciones iniciales puedan permitir competir, si se produce la trampa tras superarlas, un coche puede ser descalificado a posteriori, pues también se hacen verificaciones a lo largo del fin de semana. Cada campeonato establece la frecuencia de estas y el formato de las mismas.

En definitiva, que lo que parece que es algo que no tiene la más mínima importancia para el público en general, es algo sumamente necesario e importante en el día a día de la gente que se dedica a esto de las carreras. Una rutina que hay que cumplir en cada circuito al que se va, o competición en la que uno quiera participar. Y no sólo con el coche, porque también se verifican los monos, los guantes y toda la ropa del piloto. Y el casco, por supuesto. Nada se deja al azar. Todo para que la competición se desarrolle con todas las garantías de deportividad, legalidad y seguridad.

El Renault Clio de Guillaume de Ridder bajo la carpa, en pleno proceso de verificación. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

Era viernes y el paddock estaba tranquilo. El personal de los equipos se afanaba en terminar de montar sus carpas y poner a punto los coches para las verificaciones. En la pista, nadie. La poca actividad que se respiraba provenía de los garajes donde los comisarios de la federación correspondiente se encargaban de examinar cada vehículo para certificar su cumplimiento de la normativa. Pero caminando hacia la zona donde estaban los equipos de KartCross, una cara conocida llamaba la atención.

Junto a su coche estaba Cristina Gutiérrez. No junto a su Mitsubishi Eclipse Cross con el que compite en el Rally Dakar, sino junto al KartCross Labase RX01 que tenía que domar ese fin de semana. Cristina participó, junto a otros pilotos habituales de los campeonatos de AutoCross y otras estrellas invitadas, en un evento soporte del RallyCross de Cataluña, la RX Stars Race. Pero antes de que la vorágine sacudiera el paddock, nos acercamos para “capacear” un rato con ella.

La odontóloga más rápida del planeta nos recibió con gafas de sol y una sonrisa, y la conversación fluyó automáticamente. Le comentamos que aunque ella viniera a pasárselo bien, seguro que quería ganar a todo el mundo. Y claro que sí, es una piloto de carreras.Bueno, el tema de la competición está dentro de nosotros”. Nos comentó que era una primera toma de contacto, y que venía a probar, a ver qué tal le iba.

El coche de Cristina Gutiérrez descansa en el paddock antes de la batalla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La verdad es que estoy encantada con la base, con cómo nos están tratando con los KartCross, y tengo ganas de probarlo en el circuito y ver qué tal”. Remarcó que el nivel de sus rivales era alto, así que iría poco a poco, viendo el panorama. “Estoy rodeada de cracks, así que vamos a ir viendo. De menos a más y a ver hasta donde podemos llegar”.

Respecto a la manera de pilotar un coche preparado para la arena, las dunas y los tramos off-road del Dakar, y un coche pequeño, pensado para ir muy rápido en pequeños circuitos de tierra, nos habló de cómo cambia su estilo de pilotaje. “Es muy difícil. No tiene nada que ver en cuanto a aceleración, pesos, frenos, … Es como que de una bici, pases a un monociclo, por así decirlo. Entonces, hay que adaptarse y, sobretodo, hay que ser suave al volante”.

Yo creo que no hay que ser nada agresivo, hay que colocar muy bien el coche antes de entrar en las curvas porque si no te vas de frente” Respecto a las diferencias técnicas entre una montura y otra, las cuales afectan al estilo de conducción, nos comentó que “la diferencia más grande es que es tracción trasera, y estoy acostumbrada al 4×4 y motor diésel. Y esto es gasolina. Gasolina y a tope de vueltas. Así que es muy diferente”.

Cristina Gutiérrez encarando la primera curva sobre tierra del trazado de RX de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Durante el invierno, dejó por unos días su Burgos natal para ir a probar los espectaculares coches de las GSeries en Andorra. El país de los Pirineos le ofreció la oportunidad de experimentar con la competición sobre nieve y hielo. Sobre aquella experiencia y la diferencia entre pilotar sobre arena a hacerlo sobre nieve, nos dijo que “fue para mí un cambio espectacular. Pero me lo pasé genial y disfruté un montón”.

Reconoce que le gusta probar disciplinas y coches diferentes, que es algo que le hace crecer como piloto, pues aprende nuevas técnicas y adquiere una mayor experiencia, a la par que disfruta con ello. “La verdad es que me encanta probar todas las disciplinas posibles. Sobretodo para aprender y disfrutar, que es lo que quiero”, nos comentó.

Cristina Gutiérrez defendiendo la posición ante sus rivales. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Y estando en un fin de semana del Campeonato del Mundo de RallyCross, había que hacerle una pregunta obligada. La posibilidad de que algún día la veamos compitiendo en este especialidad con los brutales Supercars no es una opción que descarte. “La verdad es que depende de cómo se dé. Me encantaría tener uno, aunque sea para entrenar. Porque sí que es verdad que es lo que más sensación de carrera te da, de todos los aparatos que hay por ahí. Y, bueno, ¿quién sabe? Empezar entrenando con uno y si me veo con ganas y con ritmo, pues presentarme a alguna carrera que otra”.

Nuestro capazo llegaba a su fin tras desearle mucha suerte. Esperamos que algún día la veamos batirse en duelo en el Campeonato del Mundo de RallyCross, pero sobretodo que no deje de competir, primero porque lo está haciendo muy bien, y segundo porque es el espejo en el que se miran muchas chicas que hoy en día están empezando en esto de las carreras de coches. ¡Muchas gracias por la conversación, Cristina!

Cristina Gutiérrez a bordo del Labase RX01. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Timmy Hansen gana el RallyCross de Cataluña

Timmy Hansen gana el RallyCross de Cataluña

El piloto sueco Timmy Hansen ha ganado el RallyCross de Cataluña, celebrado en el Circuit de Barcelona – Catalunya. El mayor de los hermanos Hansen no sólo se ha llevado la victoria, ha dominado desde el principio del fin de semana, ganando las cuatro mangas de calificación, su semifinal y la gran final. Por detrás, su hermano Kevin Hansen, que amplía su ventaja al frente del mundial; y Andreas Bakkerud, que suma su primer podio del año.

El día grande del RallyCross barcelonés empezaba con la sesión de calentamiento de los Supercars, antes de que los KartCross de la RX Stars Race saltaran al frío asfalto de Montmeló. Después, sería el turno de retomar las sesiones de calificación. La Q3 se presentaba muy emocionante, saliendo los pilotos más rápidos del sábado los primeros. Timmy Hansen fue el mejor de todos, estableciendo un crono de 3:06.742. Niclas Grönholm, casi desaparecido en el día anterior, marcaba el segundo mejor tiempo. La presión aumentaba para el pequeño de los Hansen.

En la Q4, nada nuevo bajo el sol. O más bien, bajo las nubes que cubrieron durante todo el día el trazado catalán. Porque Timmy Hansen volvió a superar a los demás, con una marca de 3:05.376, la más rápida del fin de semana. Y de nuevo, con Niclas Grönholm detrás. El líder del campeonato sólo pudo ser cuarto. Más presión. Por detrás, Andreas Bakkerud marcaba el tercer registro de referencia, mientras que un sorprendente Guillaume de Ridder se colocaba quinto.

Paasonen, Raymond y de Ridder negociando una de las curvas de lado, durante una de las mangas calificatorias del domingo. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La suma de los puntos dados por los resultados de cada manga de calificación, determinaba que los doce pilotos que pasarían a semifinales serían Timmy Hansen, Kevin Hansen, Niclas Grönholm, Andreas Bakkerud, Timur Timerzyanov, Janis Baumanis, Cyril Raymond, Krisztián Szabó, Guerlain Chicherit, Liam Doran, Guillaume de Ridder y Timo Scheider. Por lo tanto, quedaban eliminados Rokas Baciuška, Anton Marklund, Chris Hoy, Jani Paasonen, Oliver Bennett, Tamás Karái y Hervé Knapick, que no pudo volver a competir tras el vuelco que protagonizó ayer.

La primera semifinal se disputó entre Timmy Hansen, Niclas Grönholm, Timur Timerzyanov, Cyril Raymond, Guerlain Chicherit y Guillaume de Ridder. Timmy Hansen marcaba distancias desde la salida, dejando todo el marrón a un Niclas Grönholm que intentaba tapar todos los huecos. Era su oportunidad para poner en aprietos a Kevin Hansen, pudiendo asaltar el liderato de la clasificación general. El joven finlandés aguantaba el tipo y pasaba por meta tras Hansen, y por delante de Raymond, que conseguía pasar con ellos a la final.

Janis Baumanis persigue a Timo Scheider. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La segunda semifinal contó con la presencia de Kevin Hansen, Andreas Bakkerud, Janis Baumanis, Krisztián Szabó, Liam Doran y Timo Scheider. La batalla fue intensa entre Baumanis y Bakkerud, dejando al piloto del Team Hansen conseguir una cierta ventaja. La última vuelta se decidió a favor del piloto noruego, pasando ellos tres, Hansen, Bakkerud y Baumanis, a la gran final.

La última carrera del fin de semana iba a ver a los dos hermanos Hansen, a Niclas Grönholm, a Cyril Raymond, a Andreas Bakkerud y a Janis Baumanis jugarse el pellejo sobre el espectacular trazado de RallyCross del Circuit de Barcelona – Catalunya. Era el momento de decidir al ganador del RallyCross de Barcelona, y ver si alguien sería capaz de batir a un Timmy Hansen que se había hecho dueño y señor de la pista.

Salida de la gran final del RallyCross de Cataluña 2019. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El semáforo se puso en verde y los seis coches se lanzaron raudos hacia la primera curva. Timmy Hansen se defendía de los ataques de su hermano Kevin y ambos superaban sin problemas el primer viraje. Por detrás, las escaramuzas se sucedían entre Grönholm, Bakkerud, Raymond y Baumanis. Bakkerud presionaba al pequeño Hansen, mientras Timmy se escapaba en cabeza de carrera. El podio se perfilaba entre estos tres pilotos, pero el orden no estaba nada claro.

El líder del campeonato fue el primero de ellos en hacer la Joker Lap, regresando en tercer lugar al trazado habitual. Mientras, el líder de carrera y el piloto noruego esperaban a la última vuelta para hacer su pasada obligatoria por la trazada larga. Por momentos, parecía que Andreas podría levantarle el segundo puesto a Kevin. Hansen se reincorporó sin problemas en la punta del pelotón, mientras que Bakkerud salió casi en paralelo del joven Hansen, de hecho la mayor aceleración le daba una cierta ventaja, pero finalmente no pudo superarle. Así, Timmy Hansen cruzaba la línea de meta vencedor del RallyCross de Cataluña, con su hermano Kevin en segunda posición y Andreas Bakkerud en la tercera.

El gran dominador del fin de semana, Timmy Hansen. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con este resultado, Kevin Hansen se mantiene como líder del mundial con 56 puntos, ampliando su ventaja sobre Niclas Grönholm, que terminó cuarto. La diferencia pasa a ser de 8 tantos, tras dos eventos. Por detrás, Timmy Hansen se aúpa al tercer puesto con 38 puntos, Janis Baumanis queda en cuarto lugar con 36, y Krisztián Szabó cierra el Top 5 con 28, los mismos que Timur Timerzyanov, que amenaza su puesto.

Una nueva edición de la cita española del Campeonato del Mundo de RallyCross llegaba a su fin. Una especialidad sin tradición en nuestro país, pero que año tras año atrae a gente que busca disfrutar con la brutalidad de estos coches espectaculares. La próxima cita será en el legendario circuito de Spa-Francorchamps, que se estrenará como sede del campeonato con el RallyCross de Benelux. El uso de la mítica curva de Eau Rouge y el Raidillon promete dosis de adrenalina que todo el mundo desea presenciar. Dosis tan altas como las que hemos vivido estos días en Montmeló.

Los hermanos Hansen celebran el doblete conseguido por el Team Hansen en lo alto del podio de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Albert Llovera: «Correr en coches es muy parecido a esquiar»

Albert Llovera: «Correr en coches es muy parecido a esquiar»

Albert Llovera es un piloto hecho a sí mismo. Tras sufrir un grave accidente de esquí que le dejó en silla de ruedas, canalizó sus ganas de ir rápido en las carreras de coches. Este fin de semana disputa la primera cita del Campeonato de RallyCross 2 (RX2), la segunda división mundial de la especialidad, al volante de un Abarth adaptado a sus necesidad. El viernes, durante la jornada de verificaciones, pudimos hablar un rato con él.

La primera cita siempre es importante, y más siendo “la de casa”. Para Llovera, lo importante es “que salga muy bien”. Espera que la competencia sea muy dura, pues nadie quiere quedarse descolgado en la primera carrera del año. “Es la primera y está el ambiente muy caliente. Todo el mundo lo quiere hacer bien para arrancar la temporada bien. No creo que nadie vaya calmado, y menos de los nuestros”.

La temporada son siete carreras y empieza aquí . El año pasado no se corrió y creo que a lo mejor puede ser un buen momento para atacar. Entonces lo hicimos mejor en los circuitos nuevos, así que vamos a intentar trabajar para que salga bien. Pero bueno, tenemos solamente diez vueltas de entrenamientos. Como todos”.

El Abarth de Albert Llovera tras pasar las verificaciones técnicas el viernes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Durante el invierno, Albert pasa sus ratos libres a 2400 metros de altura. Es la altitud a la que se encuentra el Circuit Andorra, en Pas de la Casa, el trazado permanente más alto del mundo. En esas fechas, el hielo y la nieve cubren su asfalto, y es el momento para que las GSeries echen a rodar. Conducir sobre hielo y nieve o sobre asfalto y tierra es muy diferente, y para él “es una cuestión de feeling.

Cambiar el estilo de pilotaje es algo que se puede hacer instintivamente, y para Llovera es importante no perder tiempo en esto. ”Intento hacer las frenadas donde corresponden y mover el coche donde se tiene que mover. Aquí la décima es muy cara. Intentar saber donde tiene el grip, porque son neumáticos de asfalto en tierra. Y en tierra comprimida, además ¡que resbala un montón!”.

El andorrano nos comenta que pilotar tiene muchas similitudes con esquiar, su antiguo deporte, para el que dedicó su juventud, llegando a participar en los Juegos Olímpicos de Invierno. ”Correr en coches es muy parecido a esquiar. Los esquís son los neumáticos y las suspensiones son las rodillas. Pero la visión es exactamente igual. Trabajas con antelación. Hay que intentar no derrapar más de la cuenta, ni en esquí, ni en RallyCross, ni en los rallyes. Y traccionar lo antes posible para salir lo más rápido que se pueda”.

Los mecánicos poniendo a punto el Abarth de Llovera en la preparrilla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto a su época de esquiador, nos comenta que las carreras ya eran una de sus pasiones, pero no sobre cuatro, sino sobre dos ruedas. Me gusta mucho MotoGP y apuntaba más bien para allí que no para aquí. Pero dadas las circunstancias, empecé con los coches, vi que se me daba bien y entonces intenté sacarme la licencia. Fue la primera en el mundo para alguien con discapacidad. Es una de las cosas que más me siento orgulloso porque abrimos una puerta muy potente. Hoy en día ya hay más de cuarenta personas compitiendo y quieras que no, haberlo hecho es algo muy agradable”.

Le preguntamos sobre la posibilidad de que en un futuro pueda competir en la máxima categoría de RallyCross, el Campeonato del Mundo. Reconoce que depende mucho de los presupuestos y los equipos. “Tampoco sabía si este año iba a estar aquí, si estaría en Olsbergs y al final, estoy medio en Olsbergs, medio en PCR, porque los mecánicos son míos. Uno de los mecánicos de Olsbergs del año pasado, está trabajando en PCR, entonces, la logística también la hacen ellos. Estoy medio, medio”.

Albert Llovera negociando con la tierra húmeda. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Una opción sería que Abarth decidiera involucrarse más, con apoyo oficial o semioficial. Una situación, que aunque parezca difícil, valora con cierto optimismo, aunque tampoco descarta otras opciones. “Ojalá, estaría muy bien. Estaría agradable. Y, si no, intentar hacer, al menos, una carrocería buena para que luego con algún equipo la pudiéramos desarrollar. Eso sería una buena idea”.

Tras un rato muy agradable de conversación, los quehaceres y los preparativos llamaron a la puerta de Albert Llovera. Una puerta que él mismo nos abrió con elegancia, educación y sinceridad. Esperamos que tenga mucha suerte este año, y ojalá que algún día lo veamos luchando de tú a tú con las bestias del RallyCross. ¡Gracias por tu tiempo, Albert!

Albert Llovera realizando una Joker Lap durante una de las carreras del fin de semana. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)