Projekt E, el primer chispazo del rallycross

Projekt E, el primer chispazo del rallycross

De un tiempo a esta parte, el mundo de las carreras mira de reojo al mercado del automóvil. La electrificación de los modelos de calle está teniendo su repercusión en el deporte y, poco a poco, los campeonatos están desarrollando nuevas maneras para subirse a la ola de los voltios. Pero si hay una categoría donde las características de este tipo de propulsión casan perfectamente con la filosofía y el formato de sus pruebas, esa es el rallycross.

Un problema al que se enfrentan los fabricantes de coches eléctricos es la autonomía. Las baterías no son como un depósito que lo puedes llenar más o menos con la cantidad de combustible que quieras y la masa añadida no supone un problema grande, tampoco en cuanto a espacio. En este caso, más autonomía implica disponer de un mayor espacio y eso no es sencillo de conseguir. El asunto se agrava cuando se trata de vehículos de competición, los cuales demandan más energía a esas baterías para conseguir más prestaciones. Así que se necesitan más y más baterías, pero en un espacio mucho más reducido y sin aumentar en exceso el peso.

Por ello, las carreras de rallycross son el lugar ideal para el desarrollo de este tipo de tecnología. Son pruebas de corta distancia, apenas unas seis vueltas, y en circuitos de poca cuerda, entre 800 metros y dos kilómetros. Es cierto que se realizan muchas mangas, pero entre cada una de ellas hay tiempo suficiente para que las baterías se puedan recargar. Por lo tanto, tenemos una categoría en la que los coches eléctricos pueden trabajar con las prestaciones a tope antes de quedarse sin energía. Y ahí es donde los promotores del Projekt E han visto su oportunidad.

El prototipo del Projekt E en acción

El Projekt E es, como su nombre indica, un proyecto para electrificar el rallycross. Está desarrollado por la empresa austriaca STARD, del piloto de rallycross Manfred Stohl; y tras conseguir ganar el concurso de la FIA, son los encargados de probar y poner en pista un nuevo prototipo de carreras eléctrico bajo normativa técnica de un Supercar. El trabajo para llegar hasta aquí ha sido difícil y la situación actual no ha ayudado, pero el coche ya ha ganado su primera carrera.

El regreso a las carreras vio hace unos días el comienzo de la nueva temporada del Campeonato de Hungría de Rallycross, en cuya primera prueba celebrada en el circuito de Kakucs Ring, Manfred Stohl se impuso al volante del Ford Fiesta ElectRX desarrollado por STARD. Fue la prueba de fuego para el automóvil de competición que pretende marcar la senda de futuro del Campeonato del Mundo de Rallycross, y la superó con creces.

El Ford Fiesta ElectRX de STARD en plena lucha por la victoria en Kakucs Ring

El Ford Fiesta ElectRX cuenta con tracción a las cuatro ruedas y tres motores eléctricos que son capaces de dar una potencia de 450 kW, unos 603 CV. De aspecto, el coche no difiere en lo más mínimo con sus hermanos térmicos, pero al abrir el capó es donde se encuentra la gran sorpresa. Las baterías permiten una autonomía de corto recorrido; pero a cambio, son capaces de dar toda la potencia disponible de manera instantánea. Tratándose de carreras de unos cinco minutos de duración, como mucho, es sencillamente perfecto.

De entrada, estos coches, los primeros de carácter eléctrico que estarán disponibles para equipos cliente, formarán un nuevo campeonato que será telonero del mundial. Los Projekt E compartirán calendario este año con el World RX en Höljes, Bikernieki, Spa-Francorchamps y Nürburgring, en la que será su primera temporada en competición oficial. Para el futuro cercano, la empresa STARD ha firmado un acuerdo de colaboración técnica con Ford Performance para el lanzamiento del Ford Fiesta ERX2, apto para competir en el Campeonato del Mundo de Rallycross desde el año que viene.

Sistema propulsor del Ford Fiesta ElectRX de STARD

Así mismo, la actual segunda división mundialista, la RX2 Series, será reemplazada en 2021 por una nueva categoría totalmente eléctrica, el eRallycross Series, que formará un escalón inmediatamente inferior al Projekt E. Por otra parte, se creará un campeonato base, el Junior eRX, que contará con un coche desarrollado por la firma española QEV Technologies. La idea es que el World RX albergue a ambos sistemas propulsores, creando una competición mixta de térmicos y eléctricos. El futuro del rallycross ya está aquí y el Projekt E no ha hecho más que descargar su primera chispa.

Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Máxima igualdad en el Campeonato del Mundo de RallyCross

Tras las cinco primeras citas del Campeonato del Mundo de RallyCross, Timmy Hansen lidera la tabla del campeonato de pilotos, por un margen tan escaso como un único punto con respecto a su hermano Kevin. Los Hansen han sido los auténticos protagonistas de esta primera mitad del año, sumando un total de tres victorias entre ambos al volante de sus Peugeot 208 WRX. Son los principales candidatos al título, pero por detrás les persigue con relativa cercanía Andreas Bakkerud, uno de los especialistas de la categoría.

El campeonato comenzó en Abu Dhabi. El circuito de Yas Marina se preparó para acoger por primera vez al principal certamen de rallycross del mundo, acotando la parte de las curvas 3 a la 6 y la larga recta trasera para acondicionar un trazado mixto con las características necesarias. La lucha se centró entre dos de los pilotos más jóvenes del campeonato, Niclas Grönholm y Kevin Hansen. La final fue un mano a mano entre ellos, adelantando el finés al sueco en una maniobra en la que el de GRX Taneco empujó al del Team Hansen MJP, sacándolo de pista. Grönholm cruzó primero la meta, pero los comisarios dictaminaron que la acción fue ilegal, sancionándolo y recayendo la victoria en manos de Kevin Hansen.

La caravana mundialista puso rumbo a Europa, concretamente al Circuit de Barcelona-Catalunya, sede de la segunda batalla del año. De nuevo, la organización del RallyCross de Cataluña acondicionó el técnico trazado armado en la zona del estadio del circuito barcelonés. Allí, Timmy Hansen consiguió desquitarse del mal fin de semana en los Emiratos Árabes, dominando de principio a fin todas y cada una de las mangas, consiguiendo la victoria el domingo por la tarde. Su hermano terminó segundo, rubricando un doblete del equipo Hansen y afianzándose al frente de la clasificación general.

Kevin Hansen y Niclas Grönholm luchando por la victoria en la primera cita del año en Abu Dhabi. © FIAWorldRallycross.com

El legendario circuito de Spa-Francorchamps se vistió con el traje de gala para acoger por primera vez una cita del Campeonato del Mundo de RallyCross tras la construcción de la zona de parrilla y paddock en el exterior de la pista, junto a la recta de bajada hacia Eau Rouge. El trazado usaría la mítica curva y la subida al Raidillon, una de las zonas más conocidas del automovilismo. La prueba vio la sorprendente victoria de Timur Timerzyanov. El ruso fue el encargado de defender los colores del GRX Taneco, junto a Joni Wiman que sustituyó a Niclas Grönholm, baja por apendicitis. Kevin Hansen pudo mantener el liderato del mundial en un fin de semana muy complicado en el que no pudo pasar a la final. Su hermano Timmy terminó cuarto, recortándole valiosos puntos.

Si el RallyCross de Benelux fue complicado para el líder, más lo fue el de Gran Bretaña. El circuito de Silverstone vio un nuevo triunfo de Timmy Hansen, que con la eliminación de Kevin en semifinales, le otorgó el liderato del mundial por apenas cuatro puntos de ventaja. La final fue un mano a mano entre el mayor del clan Hansen y Andreas Bakkerud, resuelto a favor del sueco gracias a la estrategia, realizando su Joker Lap antes que el noruego, lo que le sirvió para tener aire limpio y marcar un par de vueltas rápidas que le colocaron al frente de la carrera y del campeonato.

Salida de una de las mangas de calificación del RallyCross de Cataluña. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En esta tesitura se presentaron pilotos y equipos en uno de los circuitos más emblemáticos de la especialidad. El circuito de Lånkebanen, en Hell (Noruega), acogió el primer evento nórdico del año, la región de donde han salido la gran mayoría de pilotos de esta especialidad. Además, la pista es la primera del año que es exclusiva de rallycross y no una adaptación. La variabilidad meteorológica marcó el fin de semana, con un chaparrón que dejó el trazado impracticable antes de las semifinales, perjudicando al líder Timmy Hansen, que no pudo pasar a la final. Quien sí lo hizo fue su hermano, que arrancó como una exhalación desde la última fila para colocarse segundo al final de la primera vuelta. El regreso de Niclas Grönholm permitió disfrutar de una lucha sin cuartel como la vivida en la primera cita del año.

Anton Marklund fue el primero en pasar por la línea de meta. El piloto de GC Kompetition asombró a propios y extraños, pero fue descalificado tras las verificaciones en las que los comisarios encontraron irregularidades en su coche. Con ello, Kevin Hansen debía ser el heredero del triunfo, pero este fue a parar a Grönholm, pues el sueco fue sancionado con un segundo por empujar al finés durante la batalla entre ambos. Hansen se tuvo que conformar con el segundo lugar, sumando los suficientes puntos para colocarse a uno del liderato que sujeta su hermano.

Timo Scheider lidera el pelotón en la subida al Raidillon tras pasar Eau Rouge, en el circuito de Spa-Francorchamps. © FIAWorldRallycross.com

Por detrás de los Hansen, Andreas Bakkerud mantiene el tercer lugar de la clasificación general, con Janis Baumanis, Niclas Grönholm y Timur Timerzyanov luchando por el cuarto lugar, separados entre ellos por un punto. Las distancias son mínimas cuando se llega al ecuador de la temporada, por lo que cualquier punto que se pueda arañar en las mangas eliminatorias será tan importante como los que se sumen en la final de cada evento.

En la clasificación por equipos, el Team Hansen MJP es el líder, seguido por GRX Taneco y Monster Energy RX Cartel. Por ahora, los Peugeot 208 WRX y Hyundai i20 son los únicos coches capaces de vencer. Veremos si los Audi S1 consiguen ponerse al nivel, pues son los tres que parecen estar un paso por delante del resto, representado por los Renault Mégane y Renault Clio de GCK, los Ford Fiesta ST de STARD y los Skoda Fabia, Mini Cooper y Seat Ibiza privados.

La lluvia y el barro marcaron las semifinales y la final del RallyCross de Noruega. © FIAWorldRallycross.com

Por delante, cinco citas más para completar el año. La segunda cita nórdica en Höljes (Suecia), antes de poner rumbo a América para disputar el RallyCross de Canadá en el circuito urbano de Trois-Rivières. Después, regreso a Europa con los RallyCross de Francia en Lohéac y Letonia en Bikernieki. El broche final lo pondrá el RallyCross de Sudáfrica, que se disputará en el trazado de Killarney a principios de noviembre. No hay nada decidido, las distancias son escasas y el espectáculo está asegurado. No se puede pedir más.

Foto de portada: © FIAWorldRallycross.com