La Fórmula 4 como base de los monoplazas

La Fórmula 4 como base de los monoplazas

No hace tanto tiempo que la Fórmula 4 se convirtió en el primer escalón de la escalera que la Federación Internacional de Automovilismo diseñó para llegar a la Fórmula 1. Esta categoría tiene como principal objetivo suavizar el paso del karting a los monoplazas, antaño un salto excesivo para la mayoría de pilotos, tanto desde el punto de vista deportivo como económico.

Al igual que la Fórmula 3, cada región tiene su campeonato. En el caso de la F4, las regiones son mucho más pequeñas y, generalmente, coinciden con países. De hecho, lo más habitual es que los campeonatos de Fórmula 4 sean nacionales. Únicamente el Campeonato de Fórmula 4 NEZ (zona noreuropea) y el certamen del sudeste asiático son supranacionales. El resto, a pesar de que algunos puedan competir en circuitos de países vecinos, son de ámbito estatal.

Un total de dieciséis campeonatos de Fórmula 4 se celebran bajo certificación de la FIA, cuyos monoplazas cumplen con la normativa técnica establecida por el máximo organismo automovilístico mundial. Empezando por Europa, hay un total de siete: Italiano, británico, alemán, danés, francés, español y el de la zona noreuropea (Finlandia, Suecia, Estonia, Rusia y Países Bajos). En Asia se celebran un total de cuatro: Japonés, chino, emiratí y del sudeste asiático. Otros cuatro son los que se disputan en suelo americano: Brasileño, argentino, mexicano y estadounidense. Y uno en Oceanía, el australiano.

Juju Noda pilotando el F4 del campeonato danés. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Existen varios fabricantes de monoplazas de F4, aunque cada campeonato usa un único modelo. En total, cuatro constructores de chasis se reparten el pastel: Dome, Ligier, Mygale y Tatuus; junto a seis preparadores de motores: Abarth, Ford, Geely, Honda, Renault y TOM’s. Son los campeonatos quienes se encargan de establecer las combinaciones óptimas de chasis y propulsor. Además, en los Motorsport Games organizados por la Federación, existe la disciplina de Fórmula 4, disputada con monoplazas desarrollados por KCMG. A continuación, se detallan los distintos modelos de coches bajo reglamentación de Fórmula 4 que se encuentran en activo.

Dome F110

El constructor japonés Dome es el encargado de dar vida al chasis con el que los pilotos deben entenderse en el Campeonato Japonés de Fórmula 4. La idea partió de la base de apoyar a la industria automotriz nipona. El coche cuenta con un motor originario de Toyota, pero desarrollado y puesto a punto por TOM’s. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros en línea, conectado a una caja de cambios fabricada por Toda Racing, secuencial de seis velocidades. La potencia estimada para el conjunto es de unos 160 CV.

Dome F110 del certamen japonés de Fórmula 4

KCMG KC MG-01:

KCMG es una empresa de Hong Kong que, de un tiempo a esta parte, se ha involucrado en los deportes de motor con equipos propios y desarrollando vehículos. Una de sus obras es este monoplaza de Fórmula 4 destinado para los Motorsport Games. Es el primero que cuenta con el sistema HALO para la protección de la cabeza del piloto y el único cuyo sistema propulsor es híbrido. Cuenta con un motor térmico Abarth de 1,4 Litros y 176 CV; y otro eléctrico (MGU) fabricado por Magnetti Marelli de 12 KW (16 CV).

Andrea Rosso al volante del KCMG KC MG-01 de la Copa de Fórmula 4 de los Motorsport Games

Ligier JS F4:

La empresa francesa Onroak es el fabricante de este chasis, originalmente denominado Crawford F4-16. La estructura cuenta con unas dimensiones de 2,745 metros de largo por 1,750 metros de ancho y una masa de 570 Kg. Es el protagonista del Campeonato de Estados Unidos de Fórmula 4, donde equipa un motor Honda K20 C2 de cuatro cilindros en línea, acoplado a una caja de cambios secuencial de seis velocidades, capaz de dar una potencia de 158 CV.

Ligier JS F4 del campeonato de Estados Unidos

Mygale M14-F4:

El fabricante de chasis francés Mygale es el responsable de producir el monoplaza de Fórmula 4 más popular del planeta. El M14-F4 está fabricado bajo la misma especificación FIA y es el elegido en ocho de dieciséis campeonatos de Fórmula 4: Británico, danés, francés, argentino, mexicano, australiano, chino y del sudeste asiático. Permite una gran variedad de motores, que cada certamen elige a placer. El Ford Ecoboost de 1,6 Litros es el elegido en Gran Bretaña, Australia y México. Por su parte, el Geely G-Power de 2,0 Litros se utliza en China y Argentina. Finalmente, el Renault F4R, también de 2,0 Litros, empuja a los F4 de Mygale en Dinamarca, Francia y el sudeste asiático.

El Mygale M14 de Noda Racing. Foto: @NODA_Racing

Tatuus F4-T014:

Por último, el Tatuus F4-T014 protagoniza los restantes seis campeonatos FIA de Fórmula 4: Brasileño, emiratí, italiano, alemán, español y del norte de Europa. El pequeño pero matón monoplaza italiano cuenta también con las mismas características técnicas que el resto, siempre bajo la normativa oficial. En este caso, únicamente monta un modelo de motor, el Abarth de 1,4 Litros, que unido a una caja de cambios secuencial de seis velocidades, es capaz de dar una potencia de 160 CV.

Franco Colapinto manejando el Tatuus F4-T014 del equipo Drivex del Campeonato de España de Fórmula 4. © Jordi Gimeno Bureu

Como podemos ver, todos los monoplazas están fabricados y ensamblados bajo las mismas características técnicas y similares directrices. El resultado da unos coches que, aunque de aspecto puedan diferir, sus prestaciones son relativamente similares. Bajo ciertas condiciones, pueden haber diferencias sensibles de rendimiento, pero en líneas generales, todos son capaces de cumplir con su cometido de acompañar a los jóvenes pilotos en su paso del karting a los monoplazas, el primer escalón hacia la Fórmula 1.

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Christian Lundgaard: «El Top 3 es posible»

Christian Lundgaard: «El Top 3 es posible»

El fin de semana pasado, en el rato de la mañana que precede a la disputa de la carrera dominical del Campeonato de Fórmula 3, pudimos hablar un rato con Christian Lundgaard. El piloto danés es el vigente subcampeón de la Eurocopa de Fórmula Renault, más conocida como la Fórmula Renault 2.0, habiendo ganado un año antes el Campeonato de España de Fórmula 4. Esta temporada compite con el equipo ART, compartiendo filas con David Beckmann y Max Fewtrell, su rival en 2018.

La primera cita de la temporada no empezó todo lo bien que Lundgaard hubiera deseado. Y no por los resultados, sino por la desazón que sufrió tras ganar la primera carrera, el sábado, cuando fue sancionado por no respetar adecuadamente el procedimiento del Coche de Seguridad Virtual. Con ello perdió la victoria, aunque pudo sujetar el segundo lugar final. La decisión fue un jarro de agua fría, tras superar al hombre de la Pole Position Robert Shwartzman, a la postre, el ganador.

Tras ello, la carrera del domingo se presentaba como una oportunidad para resarcirse e intentar seguir sumando puntos. “No tengo un plan en particular, podrían haber varios planes, pero las diferencias en la segunda carrera son menores, sobretodo por el tema de los neumáticos. Salimos séptimos, por lo que la idea es ganar posiciones, pero nuestro objetivo principal es estar en el podio. Es muy difícil subir al cajón durante la temporada, así que esa será nuestra meta”, nos comentaba una hora antes de afrontar esa segunda prueba.

Christian Lundgaard trazando la primera curva del Circuit de Barcelona – Catalunya durante la sesión de calificación. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Además de participar en el campeonato auspiciado por la marca Renault en 2018, también tuvo la oportunidad de participar en la GP3 Series, la categoría desde la que ha evolucionado el presente campeonato de F3, durante el fin de semana de carreras en el circuito francés de Paul Ricard. Allí pudo experimentar de primera mano las diferencias entre un Fórmula Renault 2.0 del año pasado y un monoplaza de GP3. Y así mismo, ahora es conocedor de las diferencias entre el coche de 2018 de GP3 Series y el de Fórmula 3 de este año.

Es muy similar, pero tiene algunas pequeñas diferencias”, nos dijo con respecto al vehículo de GP3 y al de F3. “Es más pesado, se nota más estable, tiene mayor carga aerodinámica,… Pero la potencia es la misma, tenemos el mismo motor”. A raíz de todo esto, en la pista se nota qué pilotos han conducido un GP3 y quienes son debutantes en el tercer escalón de monoplazas de la FIA. “Necesitas conducir el coche diferente, y se nota a los pilotos que han competido en GP3 Series con respecto a los debutantes”.

Christian Lundgaard liderando la primera carrera del Campeonato de Fórmula 3, por delante de Robert Shwartzman y Marcus Armstrong. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Por otra parte, cree que la mejora en carga aerodinámica es una buena noticia, ya que les permite empujar más fuerte y exprimir el coche mucho más que en años anteriores. “Al tener más carga aerodinámica, puedes empujar el coche hasta el límite”. Si bien es cierto, que ello conlleva ser muy cuidadoso con los neumáticos para evitar la degradación en la medida de lo posible. “Gestionar las gomas es algo muy difícil. El año pasado, en la Fórmula Renault 2.0., podía ir con el pedal a fondo en cada vuelta, pero aquí no puedes hacer eso porque te las cargas”.

La gestión del desgaste de los neumáticos será uno de los puntos a tener en cuenta en cada carrera, sobretodo para los pilotos, que como Christian Lundgaard, buscan pelear por el titulo de campeón. “En la primera carrera pude hacer una buena gestión. Habrá que seguir así el resto del año, siendo muy cuidadosos. Y también mejorar, para cuidarlas lo mejor posible. Yo intentaré hacerlo todo lo bien que sepa para poder luchar en cada vuelta. Pero sí, habrá que tratarlas bien, y si así podemos ganar, pues adelante”, comentó Lundgaard.

Detalle de Christian Lundgaard durante el fin de semana en Montmeló. © Dom Romney / LAT Images / FIA F3 Championship

El objetivo para este año está muy claro, máxime cuando compite dentro de una estructura como ART, una de las más completas y con mayores recursos del certamen. Y ese no es otro que ganar el campeonato. “Obviamente el objetivo es ganar siempre, pero habrá que ver. Siendo realistas, creo que el Top 3 es posible. Tenemos un coche muy fuerte, y somos tres pilotos en el equipo con capacidad para lograrlo”.

Quizás el mayor rival para este año sea el equipo Prema, que comenzó con mucha fuerza el campeonato, adjudicándose la victoria en las dos carreras del fin de semana, con Shwartzman y Daruvala. Christian Lundgaard se acuerda del equipo italiano y cree que tendrán que pelear muy duro para batirles. “Es verdad que Prema nos va a poner las cosas complicadas y que en la carrera del sábado metieron dos coches en el podio, pero necesitamos no estar lejos de ellos para conseguirlo”.

Lundgaard por delante de Shwartzman, Fewtrell, Tsunoda y Peroni, durante la carrera del domingo en Barcelona. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Para ello, buscará ser lo más regular posible en cuanto a resultados, una cualidad que le puede llevar a batir a sus rivales en un campeonato donde, por su propia naturaleza, es muy difícil encadenar resultados similares en la parte alta de la clasificación. “Sobretodo, hay que tratar de ser consistentes”, afirmó con rotundidad el joven Lundgaard.

Tras unos minutos de conversación distendida dentro de la carpa del equipo ART, nos despedimos de Christian Lundgaard y le deseamos toda la suerte del mundo. Sus mecánicos se apresuraban a poner a punto su coche, al tiempo que él debía ir a preparar los últimos detalles de la segunda carrera del fin de semana. Le agradecemos su tiempo y esperamos volver a verlo pronto.

Lundgaard tras salir de la curva cinco, perseguido por sus rivales. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship

Foto de portada: © Joe Portlock / LAT Images / FIA F3 Championship