Entrevista a Marc de Fulgencio: «En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado»

Entrevista a Marc de Fulgencio: «En las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado»

Hace ya unos años que hemos podido observar la carrera ascendente de Marc de Fulgencio, un piloto que ha probado distintas monturas, pasando por los turismos, hasta llegar a competir en GT. Pero ha sido en este 2020 cuando su nombre ha empezado a sonar con fuerza en el panorama automovilístico internacional, disputando el DTM Trophy. Las series teloneras del famoso DTM no tienen nada que envidiar a su categoría hermana y en ellas, de Fulgencio se ha desempeñado con maestría al volante del Mercedes del equipo Leipert Motorsport.

El joven piloto catalán ha sobrellevado de forma óptima su primera temporada en tierras alemanas y belgas, donde ha podido probar la manera de vivir las carreras en esta zona de Europa. El lugar donde nació la esencia del automovilismo y en el que se encuentran algunos de los trazados más míticos del mundo. No en vano, Marc de Fulgencio ha logrado terminar en octava posición en la general del campeonato, tercero entre los pilotos junior. De todo esto, hemos tenido la ocasión de hablar con él en el circuito de Hockenheim para que nos cuente sus impresiones de un año tan importante para su carrera deportiva.

EL ACELERADOR (EA): Es tu primer año en el DTM Trophy, compitiendo bajo la filosofía alemana de las carreras. ¿Cómo ha ido tu adaptación y cómo valoras cómo te ha ido en el campeonato?

MARC DE FULGENCIO (MDF): De entrada, me hacía mucha ilusión correr completamente fuera de España en un campeonato internacional y con un equipo de fuera. Este objetivo ya lo marcamos el año pasado, tratando de ir a equipos ingleses o alemanes porque es donde creemos que puedo aprender más de esa cultura tan arraigada de las carreras. Cuando me propusieron venir a Leipert Motorsport fue increíble. Ya era impresionante competir en el DTM Trophy y hacerlo con una estructura alemana pues ya es un lujo. Aquí he podido aprender algunas cosas que me faltaban y que son muy importantes. Yo siempre había corrido con equipos españoles y franceses, y es muy diferente la forma de trabajar.

Marc de Fulgencio volando al volante del Mercedes. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

Y luego, en el campeonato hay muchos pilotos y equipos alemanes. En los circuitos de aquí como Lausitzring, Nürburgring o Hockenheim se ve que ellos van muy bien, se los conocen bastante de haber rodado desde siempre. Pero cuando salimos a Bélgica, a Spa y Zolder, allí sí que pude pelear por el podium. Las cosas estuvieron muy igualadas y todo era más neutral.

Vine sin muchas expectativas, a ver cómo se iba desarrollando la temporada. Pero al ver que siempre he estado ahí y he podido luchar por buenos resultados, mi objetivo fue estar entre los cinco primeros. El problema es que con el BoP, los Mercedes hemos ido de más a menos. Empezamos siendo los mejores y ahora tenemos coches más rápidos por delante. Esto me ha pillado un poco a contrapié porque he notado que mi conducción ha ido de menos a más. Y por eso he podido mantener los resultados, alrededor de la quinta y la sexta posición. La cosa es que hay gente que en las primeras carreras estaba por detrás nuestro y ahora están delante, así que se te queda un poco de mal sabor de boca. Pero, en general, la valoración es buena.

EA: El año pasado competiste en el GT Cup Open Europe, certamen con base en España. ¿Qué diferencias has notado entre un campeonato y otro, y cómo has utilizado esta experiencia para afrontar esta temporada?

MDF: Creo que en el DTM Trophy hay un nivel mayor que he podido alcanzar por todo lo que aprendí el año pasado en el GT Cup Open Europe. Pasar de la Clio Cup a GT, con la estructura de Teo Martín Motorsport, que es uno de los equipos más grandes de España, ya me hizo ver cómo era el mundo del automovilismo de cierto nivel. También me ayudó el estar rodeado de ingenieros de McLaren, por lo que te vas acostumbrando a utilizar el inglés de manera constante. Hay vocabulario que es diferente y al principio te cuesta; pero una vez que lo asimilas, cambias el chip en tu cabeza y lo haces de forma automática. Fue un paso más ameno y me ha permitido prepararme mejor para este año, yendo a un equipo en el que siempre se habla en inglés.

Marc de Fulgencio momentos antes de subirse al coche. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Corres con un Mercedes AMG GT4. Comparativamente, ¿qué diferencias hay entre este coche y el McLaren 570 GT4 del año pasado?

MDF: Son bastante distintos. El McLaren se veía más un coche de serie. Todo el interior lo era. En cambio, el Mercedes está más preparado para las carreras. Sobretodo, se nota en el paso por curva. Es un coche que está más balanceado que el McLaren.

EA: Y ya que hablamos de comparativas, tú corriste unos años en turismos, en la Copa Clio. ¿Cómo fue ese paso de unos coches de tracción delantera a la potencia trasera de los GT?

MDF: Al principio fue complicado, pero tuve la suerte de participar con VRT en las carreras de la serie Alpine en Barcelona. Esto me permitió saber cómo se conducía el McLaren la primera vez que me subí a él. También había hecho las 24 Horas de Barcelona con el Ginetta del equipo de Nil Montserrat; entonces, sabía por dónde iban los tiros. El pilotaje cambia bastante, en la forma en que das gas, principalmente.

EA: Háblanos de Leipert Motorsport, tu equipo.

MDF: Es lo que estaba buscando, quería estar en un ambiente en el que estuviera obligado a hablar en inglés. Creo que si quieres ir subiendo de nivel es lo que tienes que hacer. La manera de trabajar es distinta, todo está muy ordenado y preparado. Antes de comenzar, estuve un par de semanas en Alemania para conocerles mejor en la sede del equipo y viendo cómo trabajan. De esta manera, pude estar en la primera carrera en Spa en perfecta sintonía con ellos.

Marc de Fulgencio comanda al pelotón bajo la lluvia en Lausitzring. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Entre Alemania y Bélgica, este año has competido en trazados míticos como Spa, Nürburgring o Zolder, y este fin de semana lo haces en Hockenheim. ¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en lo especial que son estas pistas y toda la historia que tienen detrás?

MDF: Me hace muchísima ilusión. A cualquier fan del automovilismo, creo. Desde pequeño había visto carreras en estos circuitos y ya me los conocía casi de memoria. En Spa ya había estado y sabía a lo que iba. En cambio, en Nürburgring o Hockenheim no había estado nunca pero son tal cual te los imaginas. Al hacer el trackwalk te das cuenta de esto. Lo que más me sorprende es ver el ambiente que hay fuera. Por ejemplo, Monza está en medio de un parque y me sorprendió muchísimo. Pasa lo mismo en Nürburgring, que está en un área dedicada totalmente al motorsport.

EA: De todos ellos, ¿cuál es que más te ha gustado?

MDF: Donde más disfruté fue en Spa. Porque era la novedad, el estar por primera vez en el mismo paddock que el DTM. Todo lo veías grande. Además, es un circuito muy complicado donde tienes que dar muchas vueltas para ir rápido y yo ya tenía la experiencia del año pasado. De primeras ya me sentí muy cómodo y pude estar delante desde el primer momento. Y eso es algo que no me esperaba, porque estaban compitiendo pilotos muy buenos de otros campeonatos de GT. Así que poder pelear con ellos en los puestos de cabeza, la verdad que es algo que te gusta.

Marc de Fulgencio ataca el viraje de La Source, en Spa-Francorchamps. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Es todavía pronto y vista la situación actual, seguro que es complicado de saber, pero ¿sabes hacia dónde se encaminarán tus pasos el año que viene?

MDF: En estos momentos, sé un poco hacia dónde me gustaría ir pero no está ni mucho menos decidido. No he querido saber nada hasta que no acabara el campeonato para estar totalmente centrado en él. Esto es importante porque creo que en las carreras eres tan bueno como lo ha sido tu último resultado, así que era crucial mantenerme focalizado en el certamen hasta la última prueba. Si tuviera la oportunidad de volver al DTM Trophy, volvería encantado. Compites junto al DTM y todo lo que ello supone. Además, sólo hay un piloto por coche y creo que esto es muy importante en la fase en la que estoy.

EA: Junto a ti se encuentra Raimon Duran, una persona clave en el mundo del automovilismo en nuestro país y con gran experiencia en la gestión de las carreras deportivas de algunos pilotos muy reconocidos. ¿Qué crees que es lo mejor que puede aportarte Raimon en tu carrera?

MDF: Yo estoy muy contento de tener a Raimon a mi lado, sobretodo porque me está aportando su experiencia y me cuenta cosas que ha vivido en el pasado para saber qué tengo que hacer y cómo debo actuar ante ciertas circunstancias. Antes de los test de pretemporada, estuvimos preparando un poco la estrategia que íbamos a llevar, ir de menos a más en este primer año aquí. Me aporta mucho y estar con él es increíble. Todo esto suma.

Hockenheim fue la última etapa del camino de Marc de Fulgencio en el DTM Trophy en 2020. Foto: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

EA: Tu padre, José Miguel, también fue piloto, tanto de circuitos como de rallyes. Digamos que probó todo lo que se puede probar en esto de las carreras. ¿Qué has aprendido de él que puedas aplicar en tu carrera?

MDF: Al final, todos los consejos que me ha dado los intento aplicar. Empecé en este mundo por él y de pequeño había estado en todos los circuitos de España acompañándole. Veía cómo funcionaba todo y me inculcó esta pasión. En mi época en el karting y luego en los turismos, él me daba muchos consejos de cómo tenía que pilotar cuando pasaban ciertas cosas, si llovía o cómo afrontar una calificación… Todo esto me ayudó. Y también quiero acordarme de mi madre, que siempre ha ejercido un papel muy importante y me ha apoyado en todo momento.

EA: Si te dieran la oportunidad de probar el coche de carreras que tú quisieras, actual o histórico, ¿cuál elegirías?

MDF: Creo que un DTM de la generación anterior. Además, este es el último fin de semana en el que compite este tipo de coche y me gustaría poder probar uno.

Foto de portada: DTM / MP-Sport Agency & Leipert Motorsport.

La aventura europea de Marc de Fulgencio

La aventura europea de Marc de Fulgencio

Tras varios años probando suerte en diferentes categorías de vehículos de turismo y GT, esta temporada será muy especial para Marc de Fulgencio. El piloto catalán va a dar un gran salto adelante en su carrera deportiva al disputar el novedoso DTM Trophy, la categoría telonera del prestigioso DTM. Será su primera gran incursión internacional y tratatá de luchar por un trofeo que podría regalarle un test con un coche del certamen principal.

De Fulgencio nació en 1999 y su pasión por las carreras y el automovilismo viene por vía genética. Su padre, José Miguel de Fulgencio, también fue piloto de carreras y uno de los protagonistas en la anterior época del Campeonato de España de Turismos. Por su parte, Marc cuenta con una buena experiencia al volante de los Renault Clio de competición, tras participar durante varias temporadas en la Copa Clio española y en algunas rondas del certamen francés.

En 2017, participó en el Campeonato de España de Resistencia, terminando en décima posición en la clasificación general de la Clase 1. Al año siguiente, repitió en el GT-CER disputando las dos últimas citas en Navarra y el Jarama, compaginándolo con la Copa Clio y la Copa Kobe, en la que terminó subcampeón, en un intenso programa anual que también le vio competir en los 500 Km de Alcañiz y en las 24 Horas de Barcelona.

Marc de Fulgencio pilotando el Renault Clio en la Copa Clio española.

En 2019, dio un paso adelante importante, fichando por el equipo Teo Martin Motorsport para disputar la temporada completa del GT Cup Open Europe, campeonato organizado por GT Sport Organización y que acompaña en algunas de sus rondas al International GT Open y a la Eurofórmula Open. El catalán compartió el volante de uno de los McLaren 570S GT4 del conjunto madrileño con el piloto brasileño Thiago Vivacqua.

El GT de la pareja hispano-brasileña fue el mejor clasificado de Teo Martín Motorsport en el certamen, sumando 48 puntos que les valieron para terminar el año en la décima posición de la general, tras conseguir varias victorias dentro de su categoría y algunos podios. A pesar de su juventud y falta de experiencia, de Fulgencio pudo solventar las dificultades y logró firmar un buen año en uno de los campeonatos más competitivos de GT en Europa. A su vez, compaginó su participación allí con varias apariciones en la Copa Clio.

Marc de Fulgencio al volante del McLaren 650S de Teo Martin Motorsport en 2019.

De cara a esta temporada, ha fichado por el equipo Leipert Motorsport para competir junto a ellos en el DTM Trophy. Al volante de un Mercedes AMG GT4, luchará por el trofeo junior, limitado a pilotos de hasta 22 años, el cual tiene como premio un test con uno de los coches oficiales del DTM. Si bien la situación actual ha obligado a modificar los programas deportivos de pilotos y equipos, y reprogramar la mayoría de calendarios, Marc de Fulgencio ya está preparándose para su nueva aventura por Europa.

La semana pasada estuvo en el circuito belga de Zolder probando su nuevo coche, en una pista donde competirá este año. Allí, pudo conocer a fondo a su nuevo equipo. Además, los trazados de Spa-Francorchamps y Nürburgring entran dentro de sus planes de test de pretemporada, para buscar estar lo más en sintonía posible con el Mercedes. Y es que el calendario de este año del DTM Trophy los incluye, además de los de Lausitzring, Assen y Hockenheimring. La temporada arrancará en tierras belgas, con el legendario Spa dando el pistoletazo de salida, antes de poner rumbo al este de Alemania, a Lausitz. Después, una cita en Assen y dos dobletes en Nürburgring y Zolder para rematar la fiesta en el trazado de Hockenheim.

Los Mercedes de Leipert Motorsport en el DTM Trophy para este año. El de Marc de Fulgencio destaca con su decoración roja y negra, y el dorsal número 9.

Todavía es pronto para saber qué expectativas tiene Marc de Fulgencio para esta temporada, pero seguro que tratará de darlo todo para conseguir sus objetivos. Si consigue adaptarse a la filosofía alemana de las carreras, seguro que podrá dar el callo para alcanzarlos. Sus manos están ahí, es cuestión de que el piloto y la máquina se entiendan para conseguir juntos la gloria. Aquí comienza su particular conquista de Europa.