El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

El Campeonato de España de Turismos echa el cierre

La situación global derivada de la pandemia de COVID 19 ha planteado cambios en los programas deportivos de la gran mayoría de campeonatos. Y en el peor de los casos, algunos han decidido abandonar el 2020 para centrarse en el año que viene. Es el caso del Campeonato de España de Turismos, que ha anunciado su cancelación esta temporada para fijar sus objetivos en regresar en 2021.

En un principio, la Real Federación Española de Automovilismo, organizadora y promotora del CET, realizó una serie de cambios en el calendario, retrasando su inicio hasta pasadas las vacaciones de verano para poder dar tiempo a equipos, pilotos y circuitos de organizarse ante un panorama de concentración de carreras en muy pocos meses. Las fechas que se valoraron fueron menos de las inicialmente planeadas, pero siguieron siendo suficientes para salvar la papeleta y poder disputar un certamen que regresó a la vida el año pasado.

Sin embargo, las complicaciones por la crisis sanitaria, con equipos que ya decidieron dar por concluido 2020 para focalizarse en 2021 y sin la posibilidad de celebrar las pruebas con público en las gradas, han terminado por empujar a la organización hacia la cancelación de la temporada y centrarse en un 2021 que tampoco tiene todos los números para disputarse con normalidad. Pero sí parece que, al menos, será un año en el que las carreras podrán regresar con una mentalidad mucho más positiva.

Borja García, Campeón de España de Turismos 2019, deberá esperar al año que viene para defender la corona.

El cierre definitivo del CET ha provocado quebraderos de cabeza en algunos de sus participantes. No en vano, algunos equipos, como el Team Gibralfaro, ya han puesto a la venta los coches con los que compitieron en 2019 y pretendían repetir sobre los circuitos españoles en esta extraña temporada. Con ello, buscarán programas alternativos que puedan sustituir sus actividades deportivas y no pasar doce meses en el dique seco.

Algunos preparadores ya tomaron la decisión, aunque de puntillas y sin una convicción definitiva, de centrar sus esfuerzos, al menos hasta el comienzo del Campeonato de España de Turismos, en otros certámenes de similar atractivo, como el Campeonato de España de Resistencia y GT, en el que también compiten vehículos de estas características en alguna de sus diferentes divisiones. Otros, han decidido descartar su regreso a las pistas de carreras y está por ver que puedan volver el año que viene.

Los coches del CET trazan el sacacorchos de Motorland Aragón.

Ciertamente, las arcas monetarias de algunos competidores han sufrido los estragos de la crisis económica derivada de la difícil situación a nivel mundial. Muchos patrocinadores han retirado sus apoyos en una claro afán de evitar posibles consecuencias en sus cuentas ante la incertidumbre de lo que pueda ocurrir a corto y medio plazo. Toda esta amalgama de dificultades ha provocado que la RFEdA se decantara por la única opción viable.

Y esto genera enormes dudas hacia un certamen que desde el principio ha estado en boca de numerosos detractores por la política técnica seguida desde la organización. A diferencia de la mayoría de campeonatos de turismos nacionales de nuestro entorno, en el que se siguen las normativas emanadas de la FIA, y concretamente las regulaciones TCR, el CET tiene su propia reglamentación técnica, que aunque pueda ayudar a la construcción de coches más baratos, tanto en su preparación como en su mantenimiento, provoca un lastre a la hora de compartir piezas entre otras estructuras más allá de nuestra fronteras, e incluso dentro de ellas.

Salida de una de las carreras del CET en el Circuit de Barcelona-Catalunya.

Por ello, algunos equipos, que presumiblemente podían ver bien el renacer del Campeonato de España de Turismos de cara a sus intereses, declinaron participar en él para continuar sus actividades deportivas en otros certámenes, con un mayor número de participantes en cada una de sus citas. De esta manera, el futuro del CET tiene un color indeterminado, pero seguro que desde la organización trabajan al máximo para devolver al principal campeonato nacional de turismos a su máximo esplendor.

Borja García y Teo Martín protagonizan el regreso del CET

Borja García y Teo Martín protagonizan el regreso del CET

Cuando el Campeonato de España de Turismos echó el cierre a finales del siglo pasado por la subida de costes pero con una popularidad enorme, era difícil imaginar que hubieran de pasar tantos años para verlo de nuevo. Como otros campeonatos de aquella época, el CET murió de éxito. Pero ya entonces, hubo un equipo participante que protagonizó algunas de las temporadas doradas del certamen. Teo Martín ha vuelto de nuevo con el retorno del principal campeonato de turismos de nuestro país.

Para ello, ha contado con una estructura renovada y un plantel de pilotos que ha dado que hablar. Borja García, que se ha proclamado Campeón de España de Turismos, y Tony Albacete, el más joven de la parrilla. Ambos han pilotado los Honda Civic Type R que han encumbrado al equipo madrileño al olimpo del campeonato en su primer año. Un año difícil, no exento de dudas debido a la baja participación. Pero los comienzos nunca son fáciles y con la vista puesta en el futuro, ya preparan la próxima temporada con ilusiones renovadas.

A pesar de que fueron varios los fabricantes que decidieron dar un paso adelante cuando la Federación anunció el renacer del CET, únicamente Honda y Hyundai hicieron efectiva su entrada desde el primer momento. El año comenzó con dos carreras en el Circuito de Navarra. El trazado de Los Arcos vio el dominio aplastante de Fernando Navarrete, que pilotó su Hyundai i30 Fastback del equipo Hafesa Hormitech hacia la victoria en las dos pruebas, a pesar de los lastres por resultados que le fueron aplicados tras la primera manga.

Arrancada de una de las carreras del CET en Motorland Aragón. Foto: @CET_RFEdA

En la siguiente ronda en Motorland Aragón, un cambio de paradigma se vislumbró en el horizonte. Javier Sánchez Macías lograba imponerse en la primera carrera, aupando al equipo Gibralfaro a lo más alto. Pero Teo Martín Motorsport consiguió volver a la senda del éxito en la segunda, con Borja García dando la primera victoria al histórico equipo y a Honda. Se demostró la utilidad del sistema de lastres para equilibrar las prestaciones de los coches en cada prueba, de manera que todos tuvieran opciones de conseguir resultados destacados.

La teórica igualdad de la que se disfrutaba, continuó dando grandes dosis de emoción durante el resto del campeonato, a pesar de que Borja García encadenó dos triunfos más en el circuito de Cheste. Chema Reyes se incorporó al CET a partir de la cita en Jerez, sustituyendo a Mari Santonja cuando la estructura SMC Junior Motorsport se hizo con el control técnico del equipo TerraTraining, y lo hizo de una manera espectacular, ganando en su primera carrera. Fernando Navarrete se llevó el triunfo en la segunda manga.

Chema Reyes, con el Honda Civic Type R del equipo TerraTraining, gestionado por SMC Junior Motorsport. © Jordi Gimeno Bureu

El circuito del Jarama volvió a engalanarse de nuevo para recibir al Campeonato de España de Turismos más de veinte años después. Los rumores sobre la entrada de dos nuevos fabricantes persiguieron al certamen durante todo el año, pero finalmente únicamente fue Peugeot, con el 308 GTi de Mavisa y con Adrià Serratosa al volante, el que hizo su debut en el trazado de San Sebastián de los Reyes. Su objetivo fue ir poniendo a punto una máquina con la que pelear con el resto en 2020, ganando experiencia en pista.

Borja García sacó sus galones en la primera manga y regaló a Teo Martín la victoria en casa. Por su parte, Javier Sánchez Macías volvió a triunfar con el Hyundai de Gibralfaro en la segunda carrera. García sentenció el campeonato en casa de su equipo, haciendo valer su renta de puntos sobre sus rivales, dando a Teo Martín Motorsport el primer título en el nacional de turismos desde 1992, cuando Juan Ignacio Villacieros se proclamó Campeón de España de Turismos al volante del BMW M3 de la estructura madrileña.

Adrià Serratosa domando el Peugeot 308 GTi. Foto: @CET_RFEdA

El último Racing Weekend del año se celebró en el Circuit de Barcelona – Catalunya. También fue la última cita del CET en este 2019 y la pista de Montmeló vio rugir de nuevo a las bestias del certamen antes de acabar el año. Los Honda Civic Type R se mostraron intratables. Nada pudieron hacer los Hyundai i30 Fastback para contrarrestar el rendimiento de los coches japoneses. Tampoco el Peugeot 308 GTi. Chema Reyes se llevó la victoria en la primera manga, mientras que Álvaro Bajo se encontró finalmente con el triunfo en la segunda, dando a Monlau Competición el primer gran resultado del año en el campeonato.

Han sido cinco ganadores distintos en doce carreras, repartiendo las victorias entre Honda y Hyundai, con siete para la marca nipona y cinco para la surcoreana. Y cinco equipos diferentes los que han conocido las mieles del éxito. El trabajo se centra desde ya en el año que viene. 2020 promete mucho para un campeonato en el que la Real Federación Española de Automovilismo está echando el resto para que termine de despegar. Honda, Hyundai y Peugeot ya están, se espera la llegada de Alfa Romeo y hay un Renault que se está preparando para la normativa del CET. 2019 es historia, pero una gran temporada del CET se está cociendo entre bambalinas.

La parrilla 2019 del CET se despide del campeonato. En 2020, más… Foto: @CET_RFEdA

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Álvaro Bajo: «Ha sido un año intenso»

Álvaro Bajo: «Ha sido un año intenso»

Uno de los pilotos con más trabajo durante esta temporada ha sido Álvaro Bajo. Habitual en carreras de turismos y de resistencia, ha compaginado su participación en el Campeonato de España de Resistencia y GT con el Campeonato de España de Turismos, una aventura en la que, como otros tantos pilotos, se ha embarcado para conseguir ganar en el renacer de este certamen.

Bajo ha tenido que lidiar con el solapamiento de eventos, saltando de un campeonato a otro en el mismo fin de semana. Los cambios de coche y el poco tiempo entre unas mangas y otras ha sido un problema que ha tenido que ir solventando para poder dar lo mejor de sí en ambos campeonatos. Y no lo ha hecho nada mal, no en vano, se ha proclamado Subcampeón de España de Turismos gracias a la regularidad en cuanto a resultados que ha mostrado durante toda la temporada.

El pasado fin de semana, Álvaro Bajo estuvo presente en Motorland Aragón, donde compitió en los 500 Km de Alcañiz con el Peugeot RCZ de E2P Escuela Española de Pilotos, junto a los hermanos Ana y Antonio Sainero. Durante uno de los interludios entre sesiones, pudimos hablar con él, antes de subirse de nuevo al coche con el que ha disputado este año el Campeonato de España de Resistencia y GT.

Álvaro Bajo saliendo del famoso complejo del «Sacacorchos» de Motorland Aragón con el Peugeot RCZ. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En una temporada tan compleja, con tantas carreras por disputar, varias durante un mismo fin de semana, nos comenta que “ha sido un año intenso y no hemos parado ni un momento. Se me presentaron los dos proyectos y soy un chico muy activo, me gusta estar en todo lo que puedo.” Por otra parte, su participación en el GT-CER le motiva de una manera especial. “Este proyecto con V-Line, tanto el GT-CER como los 500 Km de Alcañiz, con los hermanos Sainero, me motiva mucho. Ambos están empezando justo ahora, es su primer año y enseñar toda la experiencia que tienes a lo largo de los años, pasársela a ellos, es muy gratificante”, señala Álvaro Bajo.

Respecto a su desarrollo de la temporada en el Campeonato de España de Turismos, destaca que “ha sido un año duro. Era de aprendizaje para todos, pero es verdad que todos los problemas que podían tener los Honda, los hemos tenido nosotros. Al final, hemos ido rascando y no nos hemos llevado todas las victorias que podíamos, pero la regularidad nos ha hecho acabar subcampeones.”

Álvaro Bajo volando sobre el asfalto de Montmeló durante la última cita del CET. © Jordi Gimeno Bureu

La primera victoria se resistió, pero finalmente, en la cita en el Circuit de Barcelona-Catalunya, Álvaro Bajo consiguió ganar. “Costó, costó un montón. Ya pensaba que no iba a llegar. Llevo desde 2010 o 2011 consiguiendo una victoria, por lo menos, en todos los campeonatos que he participado y era esa espinita que tenía clavada. Eso que dices: ‘Tengo que acabar ganando una carrera por narices’. Y al final se juntaron varias cosillas. Preparamos mucho la carrera de Barcelona, además al ser la última, y con todos los problemas que habíamos tenido, teníamos un sabor de boca un poco agridulce. Lo preparamos bien y demostramos que cuando no tenemos problemas y todo va bien, estamos para ganar y para pelear.”

En el CET pilota un Honda Civic Type R de la estructura Monlau. Como todos los coches del campeonato, equipa una caja de cambios manual, lo que obliga a los pilotos a conducir a la antigua usanza. Un hecho al que Bajo se ha adaptado sin mayores problemas. “Bueno, yo empecé con un coche con cambio manual. Lo primero que hice en turismos fue con un Peugeot y usábamos una caja manual, punta tacón, … Entonces ha sido un poco tener que refrescarlo, pero es una conducción muy de la vieja escuela y muy pura. A mí me gusta mucho y lo he disfrutado.”

Álvaro Bajo pilotando el Honda Civic Type R de Monlau Competición en el CET. © Jordi Gimeno Bureu

Respecto al Honda, coche que ha batido a los Hyundai este año para ganar en la clasificación reservada a las marcas del CET, considera que “es un coche que es complicado de llevar, sobretodo porque de la primera vuelta a la última cambia bastante. El neumático te hace tener que cambiar la conducción radicalmente, pero es muy divertido de pilotar”, comenta Bajo.

Saltar de un coche a otro en un mismo día no es fácil. Álvaro Bajo lo ha venido haciendo esta temporada, pasando del Honda del CET al Peugeot del GT-CER. Sobre ello, cuenta que “tienes que hacer un cambio de chip grande. En uno tienes neumáticos slick, en el otro son semi slick… La experiencia te da ese punto de poder adaptarte. Das dos vueltas y ya cambias referencias de frenada, agarre… Al final, te vas adaptando. Pero no es nada fácil.”

Álvaro Bajo aparece tras el cambio de rasante entre las curvas 3 y 4 de Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Este año, los nuevos Racing Weekend han visto el regreso del Campeonato de España de Turismos, un certamen que está dando sus primeros pasos, pero ha acusado la falta de participación en su primera temporada. Sobre qué es lo que necesita el campeonato para consolidarse, Bajo opina que es necesario que las marcas se involucren. Además, señala que “es verdad que la Federación ha hecho un gran esfuerzo este año, pienso que van en el buen camino, y es cierto que no éramos muchos coches, pero hay que ver el nivel de esos coches. La gente que había estaba muy preparada y el nivel era muy alto. Se supone que el año que viene habrán más. Y sobretodo, que el público siga viniendo y que se involucren las marcas. Creo que poco a poco se puede volver a retomar lo que era el Campeonato de España de Turismos.”

Sobre su futuro y lo que hará el año que viene, cree que todavía es pronto para saberlo. Indica que su continuidad en el CET depende de varios factores, no siempre controlados por el propio piloto. “Es pronto para saberlo, pero lo vamos a intentar. La verdad es que me apetece ganarlo y me hace mucha ilusión. Todo depende un poco de los patrocinadores, que en un mundo así es muy complicado, pero desde luego que lo vamos a intentar”, concluye Álvaro Bajo.

Álvaro Bajo camino de la curva 5 de Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Con el tiempo apremiando para la vuelta al trabajo, concluimos la entrevista con Álvaro Bajo. La siguiente sesión iba comenzar y su labor iba a ser crucial para logar la victoria en su categoría en los 500 Km de Alcañiz, un gran resultado para cerrar esta intensa temporada. Gracias por el tiempo que nos dedicó y por su amabilidad. Le deseamos mucha suerte y que el año que viene volvamos a coincidir en las carreras. ¡Muchas gracias, Álvaro!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El último Racing Weekend del año

El último Racing Weekend del año

Ha llegado noviembre, el mes que cierra muchas de las competiciones automovilísticas nacionales. Es el caso de tres certámenes que este fin de semana se vuelven a juntar para un nuevo Racing Weekend, el último de 2019. El Circuit de Barcelona-Catalunya será el anfitrión de las últimas carreras del Campeonato de España de Turismos (CET), del Campeonato de España de Resistencia y GT (GT-CER) y del Campeonato de España de Fórmula 4. Además, el Campeonato de España de Clásicos, Legends y Youngtimers (CECLY) volverá a la pista una vez más.

A partir del sábado, los turismos del CET volverán al asfalto para despedir una temporada que ha sido la de su regreso. Pasaron muchos años para que nuestro país volviera a tener su propio campeonato nacional de turismos, pero el esfuerzo de la Real Federación Española de Automovilismo ha dado sus frutos y durante este año hemos podido disfrutar de las carreras en cinco circuitos repartidos por nuestra geografía: Los Arcos, Alcañiz, Cheste, Jerez y Jarama. Montmeló pondrá el broche de oro a un campeonato que ya tiene a su campeón, Borja García.

El valenciano se ha impuesto a sus rivales al volante del Honda Civic Type R de Teo Martín Motorsport. Si el comienzo de temporada dio la sensación de tener en Fernando Navarrete al principal candidato a la gloria, García pudo darle la vuelta a la situación a partir de su victoria en la segunda carrera en Motorland Aragón. La lucha ha sido encarnizada carrera tras carrera, viviendo auténticas dosis de emoción con batallas cuerpo a cuerpo que han hecho las delicias de los aficionados. Este fin de semana, la última oportunidad de disfrutar de este renacido campeonato, antes del parón invernal.

Borja García, Campeón de España de Turismos 2019.

Por su parte, el Campeonato de España de Resistencia y GT llega a Barcelona con el certamen de GT decidido a favor de Kosta Kanaroglou, que ha batido al resto de la competencia con su Mosler MT900, subiendo al podio en todas y cada una de las carreras, logrando dos victorias en Alcañiz y mostrando una asombrosa regularidad. Ni Josep Mayola y Francesc Gutiérrez con el Ferrari 458 de PCR Sport, ni la pareja formada por Benji y Roald Goethe pilotando el Renault RS01, han podido hacer frente al poderío del experimentado piloto griego.

En la categoría de Resistencia, Alba Cano mantiene el liderato, aunque todo está por decidir. Son varias clases las que compiten, incluyendo la reservada para los turismos bajo reglamentación TCR. Es aquí donde participarán varios pilotos de renombre, entre los que se encuentra el piloto de la Copa del Mundo de Turismos, Mikel Azcona, con el Cupra TCR de Tecnicars Racing Team; o el representante de España en los Motorsport Games, Gonzalo de Andrés, con el Peugeot 308 TCR de SMC Junior Motorsport. Además, Álvaro Bajo hará doblete, participando tanto en el GT-CER con el Peugeot RCZ de la Escuela Española de Pilotos, como en el CET con el Honda Civic Type R de Monlau Competición.

Salida de la carrera de dos horas en Montmeló del GT-CER el año pasado.

Tras la cita en solitario en Portimao, donde compartió pista con las European Le Mans Series, el Campeonato de España de Fórmula 4 afronta su séptima reunión de la temporada. Será la última oportunidad para que Franco Colapinto sentencie un certamen que ha tenido muy a favor desde sus primeros compases. El argentino cuenta con una buena renta sobre el español Kilian Meyer, pero deberá realizar un fin de semana perfecto si no quiere que Meyer, Glenn van Berlo o Tijmen van der Helm pongan en riesgo su liderato. Serán tres carreras en las que todo puede pasar.

Montmeló acogerá la parrilla más voluminosa de la actual temporada del certamen nacional de F4. A los habituales competidores, se suma la presencia de Jenzer Motorsport, estructura que regresa tras las carreras disputadas en Paul Ricard. Además, Mol Racing, el equipo del piloto Miguel Molina, hará su debut poniendo en pista un monoplaza que pilotará Javier Sagrera, con vistas a disputar la temporada 2020 al completo.

Las luchas en pista protagonizaron la última cita del Campeonato de España de Fórmula 4 en Portimao.

Por último, pero no por ello menos importante, el Racing Weekend contará con los clásicos, legends y youngtimers que harán rugir sus motores por las largas rectas del Circuit de Barcelona-Catalunya, atronando al personal y haciéndolo disfrutar. Unas joyas con ruedas que son historia viva de la competición, demostrando que la edad no es un problema en esto de las carreras de coches.

El último Racing Weekend de la RFEdA se presenta muy apasionante. Cuatro campeonatos pondrán la guinda al pastel en una pista que siempre deja carreras divertidas. La lucha por la victoria estará más al rojo vivo que nunca, especialmente en el GT-CER y F4. Pero aunque el Campeonato de España de Turismos tenga decidido a su campeón, seguro que nos deparará grandes dosis de emoción. El último fin de semana de carreras antes del crudo invierno. Habrá que aprovecharlo…