El Campeonato del Mundo de Rally de 2021 se presenta muy interesante en todos los niveles. La pelea entre pilotos y constructores es feroz y, tras los rallys disputados esta temporada, lo único que queda claro es que no hay nada claro en cuanto al desarrollo de la temporada. Si bien los equipos y las marcas centran la mayoría de los esfuerzos en el certamen en curso, estas no desvían la mirada del cambio que se avecina: los Rally 1 2022.

La FIA dejó claro hace ya más de un año que la fecha límite para la entrada de la nueva reglamentación sería el próximo 2022. Y aunque los equipos todavía tienen dudas de si se podrá llevar a cabo, los preparativos ya han empezado. Y todo el mundo trabaja para estar listo. La próxima edición del WRC será el inicio de la hibridación en la categoría, un paso natural que sigue la tendencia de muchas otras disciplinas. Y los tres fabricantes implicados en la actualidad en la competición (Toyota, Hyundai y Ford) ya han manifestado su compromiso con el campeonato tras la introducción de la nueva normativa. De hecho, en el caso de Toyota y Ford, sus mulas ya se han dejado ver en diferentes fases de experimentación.

La nueva normativa establece la introducción de un sistema de hibridación con la parte eléctrica estandarizada y suministrada por Compact Dynamics. Este motor eléctrico ofrecerá alrededor de 130 cv y deberá ser usado en la circulación por el parque de asistencia y en los enlaces, según apunta la FIA. Además, se usará también para asistir al motor térmico en los tramos cronometrados, y faltará ver como se regula su despliegue en términos de potencia y tiempo dentro del tramo.

Yaris 2022

Toyota paralizó el desarrollo del Yaris 2021 para centrarse en la nueva plataforma Rally 1 para 2022.

La Federación Internacional de Automovilismo permitirá a los fabricantes elegir el modelo de la marca usado para competir, y seguirá dando libertad en muchas zonas de la carrocería para que los equipos diseñen diferentes soluciones aerodinámicas. Sin embargo, se espera que los nuevos modelos sean algo más lentos en condiciones de bajo agarre y en las zonas más ratoneras, pues se dejarán de usar los diferenciales centrales que nos han acompañado en los últimos años.

Además, la introducción de plataformas híbridas añadirá algo de peso al conjunto. Por lo que se espera que la potencia combinada de los coches supere los 380 cv actuales y así mantener la relación peso potencia actual. Además, estos estarán alimentados por un nuevo combustible estándar para todos los equipos y que suministrará P1 Racing Fuels. La estandarización del combustible se sumará a la del paquete eléctrico y al hecho de que los modelos deberán parecerse más a la versión de calle para así reducir los costes de la categoría sin perder rendimiento. Igualmente, otras áreas como la suspensión o la jaula antivuelco también serán rediseñadas de acuerdo a la nueva normativa.

Fiesta WRC 2022

Las mulas de desarrollo de M-Sport ya ruedan con los paquetes híbridos. Todavía está por ver si el Fiesta será el modelo elegido por Ford para el campeonato.

Así pues, 2021 se presenta como un reto todavía mayor para los participantes de la categoría top del WRC. La presión de la competición se sumará a la del desarrollo de las nuevas plataformas para adaptarse a la nueva era que se pondrá en marcha en 2022. El próximo año será, si las circunstancias lo permiten, el año en el que otra de las mayores categorías del automovilismo se alíe con la electricidad. Eso si, con los motores de combustión rugiendo a su lado.

You cannot copy content of this page