En medio de la orografía gallega, se esconde un pueblo que respira automovilismo por los cuatro costados. Olveira es una aldea perteneciente al concello de Dumbría en el que vive -y trabaja en su concesionario- el que hasta la fecha es el piloto español más laureado en rallycross, el único que ha conseguido ganar una prueba internacional. Manuel Senra, conocido popularmente como “Tarolo”, regenta desde hace años Senra Sport, equipo de carreras, concesionario y lugar de peregrinaje para todo aquel que sienta la pasión por las carreras.

Senra Sport tiene todo lo que un apasionado a los rallyes, la subidas de montaña y el rallycross puede ansiar. Porque Manuel Senra ha consagrado su vida a los coches, de calle y de competición, con los que ha viajado a innumerables lugares para competir en las diferentes pruebas que se le han puesto por delante. Dos veces campeón gallego de rallyes de tierra y cinco en asfalto, la montaña es otra de sus grandes pasiones, pero es en el rallycross donde nos centramos para hablar de sus dos exitosas aventuras en el circuito de Lousada en 1993 y 2003.

Diez años de diferencia separan las dos participaciones de Manuel Senra en el Campeonato de Europa de Rallycross. En la primera, consiguió la victoria en la final del Rallycross de Lousada, dentro de la categoría de 1400cc, la cual constituía una copa dentro del certamen, al volante de un Peugeot 205 Rallye. “Tarolo” se convirtió de esta manera en el primer piloto español en ganar una prueba internacional de rallycross. Regresó en 2003, esta vez con un Peugeot 106, en la que “quedé segundo en la última curva. Pensé que no tenía a nadie detrás y se me coló un coche por dentro. Iba ganando durante toda la carrera, pero no sabía que lo tenía ahí. ¡En la última curva!”, relata Senra.

Imagen de archivo de Manuel Senra.

En aquella ocasión, la segunda posición no hizo justicia a una carrera en la que no pudo repetir la gran gesta de 1993. “En 1993, había bastante competitividad en los coches. Nosotros teníamos un Peugeot 205 Rallye porque por aquella época preparábamos coches de rally para toda España. Y aquel lo teníamos bastante cogido por la mano, además de que el coche era muy bueno y lo habíamos evolucionado. Entonces, partíamos de tener un coche competitivo y eso nos ayudó a ganar.

Esta victoria tuvo lugar en un contexto muy diferente al actual. Por aquellos años, la afición al rallycross era un páramo yermo en España. Con la salvedad de los pilotos catalanes que compitieron en el Rallycross de Sils y los gallegos que lo hicieron en el de Lousada, no había más pasión por la especialidad. Pero Manuel Senra y varios pilotos gallegos más consiguieron participar durante varias temporadas seguidas en la prueba del Campeonato de Europa de Rallycross en el trazado portugués.

Manuel Senra celebrando la victoria en el Rallycross de Lousada de 1993.

Allí se hacían las 6 Horas de Lousada y nosotros las corrimos varias veces. Me acuerdo que una vez se nos rompió el motor de aquel 205, se lo cambiamos y, aún así, terminamos en medio de la tabla. Ya conocíamos el circuito, no nos quedaba muy lejos y por eso lo hicimos. Después, no nos cuadraría el calendario, seguramente nos coincidiría con otras carreras, y estuvimos unos años sin ir”, cuenta Manuel Senra.

Luego, en 2003, volvimos ya con un Peugeot 106 de ocho válvulas. Íbamos ganando casi todo el tiempo y venía por detrás un pelotón de coches, que los veía de lejos por el retrovisor. Ya en la última curva, me abrí para tomarla y se me metió uno por dentro. No lo vi. ¡Lo vi después!”, recuerda “Tarolo” entre risas.

Su trayectoria en rallycross llegó a su fin, aunque siempre tuvo en su cabeza volver de alguna manera. “Ahora son hasta 1600cc y yo tengo un Peugeot 206 Super1600 que podría valer para el europeo de 1600. Lo estuve pensando un tiempo, pero me da miedo romperlo. Es un coche que tiene un valor y meterlo allí tiene mucho riesgo. Es un coche competitivo que podría correr perfectamente, pero hay toques y es arriesgado.

Senra Sport.

Desde entonces, Manuel Senra ha continuado su carrera deportiva en los rallyes gallegos y en las subidas de montaña, especialmente en la organización de la que se celebra en su Dumbría natal. La edad no es un impedimento y “Tarolo” continúa muy activo en el automovilismo deportivo, a la par que regenta Senra Sport, donde cuida y mima los Peugeot con los que ha dominado las carreteras de su tierra, unas mecánicas con las que se convirtió en el mejor piloto español de rallycross de la historia.

You cannot copy content of this page