La crisis del coronavirus SARS-CoV-2 está afectando de forma alarmante a la mayoría de campeonatos automovilísticos. Los certámenes en circuito de nuestro país han visto en las últimas semanas como se han ido postergando unas citas y cancelando otras. Y a pesar de que la esperanza por disputar las fechas dentro del año en curso se mantiene, la acumulación de carreras en el segundo semestre puede suponer un gran problema.

No es seguro que todos los eventos aplazados para los meses a partir de julio puedan llevarse a cabo. Muchos pilotos y equipos realizan programas dobles que debido a los aplazamientos podrían solaparse desde las próximas semanas, obligando a elegir una carrera y rechazar otra. Si sumamos esto a los problemas económicos, falta de liquidez y patrocinadores que han volado a causa de la crisis, la situación no es nada alagüeña.

Aún con todo, los equipos han seguido trabajando, dentro de lo que las medidas del confinamiento les han permitido. Tanto el Campeonato de España de Turismos como el Campeonato de España de Fórmula 4 viven momentos de incertidumbre, pero también de ilusión, aderezados por la presencia de nuevas estructuras y nuevos participantes. En el CET, el trabajo se centra en conseguir que estén listos los Alfa Romeo Giulietta de Araújo Competiçao y el Renault Mégane RS de VSR Motorsport, las principales novedades en 2020. Según la última versión del calendario publicado por la Real Federación Española de Automovilismo, Cheste será la pista que dé el pistoletazo de salida en el mes de septiembre.

El Campeonato de España de Fórmula 4 afrontará, si la situación lo permite, una temporada ilusionante. Foto: @F4Spain (Twitter)

Por su parte, el Campeonato de España de Fórmula 4 ha sido el foco de atención en las últimas semanas, con el anuncio oficial por el cual la Agrupación Deportiva Fórmula 4 Spain se convierte en el promotor del certamen. La entidad está formada por buena parte de los equipos que componen la parrilla y viene a continuar la labor realizada por estos mismos en los últimos tiempos. A su vez, se confirmó el nuevo calendario para esta temporada, siendo el circuito de Navarra el que dé el banderazo de salida el 18 y 19 de julio. Además, se espera la llegada de algún nuevo equipo y más caras jóvenes en un campeonato que, tras un arranque complicado en sus primeras ediciones, parece que ha encontrado su acomodo en el panorama nacional.

En lo que respecta a los campeonatos organizados por Vline.Org, el Campeonato de España de Resistencia y el Campeonato de España de GT, así como el Open Oldtimer, vieron aplazadas sus citas iniciales, pero, junto a la Fórmula 4, comenzarán en el mes de julio en la pista navarra de Los Arcos. De cara a este año, los TCR y Clase 1 se separarán de los Clase 2 en lo que respecta al CER, con los turismos tomando su propio protagonismo como categoría independiente. Mientras, el certamen de GT mantendrá el orden de sus categorías.

La clase TCR del GT-CER tendrá mucho más protagonismo este año. Foto: @VLineOrg (Twitter)

La situación también ha afectado de manera intensa a los campeonatos organizados por GT Sport. Tanto la Eurofórmula Open como el International GT Open y el GT Cup Open Europe vieron como sus entrenamientos de pretemporada oficiales se suspendían en los primeros compases del COVID 19 en Europa, donde iban a poder estrenar oficialmente el nuevo Dallara 320. Fueron los primeros en adelantarse a las consecuencias y decidieron anular toda actividad hasta que la crisis sanitaria remitiera. Finalmente, han podido anunciar un nuevo calendario, aunque muy mermado y con ausencias destacadas.

Quizás, la más notable sea la del Gran Premio de Pau, fecha puntuable de la EF Open desde el año pasado. La legendaria carrera francesa está cancelada y pospuesta para 2021 por la imposibilidad de montar con todas las garantías el circuito urbano en la ciudad situada a los pies de los Pirineos. En otro orden de cosas, finalmente se anunció la cancelación del Gran Premio del Mediterráneo en el trazado italiano de Pergusa, teniendo que esperar al año que viene para ver a los veloces monoplazas rodar alrededor del lago siciliano. Con todo, el reajuste de fechas deja un final con doble cita en España, en Montmeló y en el Jarama (en este caso, sólo para el certamen de monoplazas). La temporada comenzará el fin de semana del 8 y 9 de agosto en Hungaroring.

En cuanto la normalidad regrese, volveremos a disfrutar de carreras tan emocionantes como las vividas el año pasado en el International GT Open. Foto: @GT_Open (Twitter)

Sin duda alguna, la situación por la que pasan los campeonatos de automovilismo de nuestro país no es la mejor. Pero el mero hecho de que se estén publicando calendarios y se atisbe movimiento en ellos, da esperanza de que regresen los coches a la pista en un futuro cercano. Por lo pronto, parece ser que será en Navarra, en pleno mes de julio, donde podamos volver a presenciar la magia de las carreras en circuito de ámbito nacional. Ya queda menos…

Foto de portada: @RacingWeekend20 (Twitter)

You cannot copy content of this page