Entrevista a Mikel Azcona: «Siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar»

Entrevista a Mikel Azcona: «Siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar»

Mikel Azcona es un piloto que destaca por su capacidad para ser agresivo cuando toca y su templanza cuando la situación no es propicia para jugársela. Desde muy joven se decantó por las competiciones de turismos tras el aprendizaje en el karting. Diferentes campeonatos monomarca han visto su evolución, pero fue la consecución del Campeonato de Europa de Turismos en 2018 lo que le catapultó a la élite.

La Copa del Mundo de Turismos es su hogar desde comienzos de este año, como integrante del equipo PWR Racing. En el WTCR ha conseguido una victoria y tres podios más que le valen para sujetar la quinta posición en la clasificación general del campeonato. Piloto fiel a Cupra, defiende los colores de la marca española de la misma manera que lleva el nombre de su pueblo, Falces, por todo el mundo. Y también por nuestra geografía, pues entre carrera y carrera del mundial, disputa el Campeonato de España de Resistencia en categoría TCR, junto a su compañero Evgeni Leonov.

Durante el último Racing Weekend del año en el Circuit de Barcelona – Catalunya, Azcona no faltó a su cita con el CER. En un muy buen fin de semana, consiguió adjudicarse la victoria en la carrera de dos horas que se celebró el domingo como colofón a un gran año de competición del certamen organizado por VLine.Org. Pudimos hablar con él, y a falta de dos citas para acabar su gira internacional, en Macao y Malasia, es el momento de hacer balance de una magnífica temporada deportiva para el navarro.

Mikel Azcona lidera el pelotón camino de la victoria en Vila Real (Portugal). Foto: WTCR

El Acelerador (EA): Mikel, nos gustaría empezar hablando de tu temporada en el WTCR. Cuéntanos, ¿qué valoración haces de lo que has conseguido este año?

Mikel Azcona (MA): Pues a falta de dos pruebas, en un año bastante bueno y positivo para mí, superando las expectativas, estar quinto en la clasificación general y haber hecho cuatro podios, ya en el primer fin de semana en Marrakech haciendo el primero, significa que desde el primer momento he estado al nivel. Obviamente, cada fin de semana voy aprendiendo y he aprendido muchísimo. Así que una valoración muy positiva y muy buena.

EA: Llevas varios años compitiendo con el Cupra TCR, casi lo conoces como tu casa. ¿Qué destacarías del coche?

MA: De coches TCR es el único que he probado, pero es verdad que llevo cuatro años con él y he hecho muchas carreras. Destacaría que es un coche que tiene un balance muy bueno. No es que destaque en todos los aspectos, pero en general está muy bien balanceado. Tanto en frenada como en paso por curva. El problema de estos coches de tracción delantera es que tiendes a tener muy rápido subviraje. Pero con las evoluciones que le han ido haciendo y en el coche del WTCR de este año, este problema que lo hemos tenido todos los años, se ha solucionado bastante. Antes íbamos luchando muchísimo para combatir el subviraje y ahora no tenemos tantos problemas. Así que es algo que caracteriza al Cupra.

EA: En los test de pretemporada del WTCR, te preguntamos por cómo esperabas enfrentarte a Nürburgring y Macao. Nos comentaste que venías de probar en el legendario circuito alemán y que la primera vuelta fue “acojonante”. Después has competido allí. ¿Sigues pensando que lo es?

MA: Sí, sigo diciendo que es “acojonante”. Nunca he conducido en un circuito tan difícil y, a la vez, tan divertido. Pero para la cabeza es machacador. Durante los nueve minutos que dura la vuelta, estás sin parar de pensar, sin parar de estar concentrado, sin relajarte, … Y esto es una gran tensión para el piloto. Cuando llegas a la recta de atrás tienes unos treinta segundos de descanso, pero después vuelve a ser una constante estar todo el rato en tensión. Tienes cambios de dirección, saltos, cambios de asfalto, diferentes niveles de adherencia, curvas que agarran más y otras que agarran menos, … Nürburgring es una mezcla de todo lo que puede haber en todos los circuitos del mundo. Y esto hace que sea muy difícil ir rápido allí. Psicológicamente es matador.

Mikel Azcona trazando el Karusell, la famosa curva del legendario circuito de Nürburgring. Foto: WTCR

EA: ¿Cómo estás preparando Macao?

MA: Macao también es un circuito nuevo para mí. Llevo una semana dando unas ochenta o noventa vueltas en el simulador cada día y quiero llegar allí con alrededor de quinientas o seiscientas para tener todo memorizado y hacerlo automático. Y una vez allí, pues tocará arriesgar lo necesario y coger confianza.

EA: ¿Qué expectativas tienes

MA: Mi objetivo es coger los máximos puntos posibles. Lo que tengo claro es que en la calificación habrá que atacar, es el 90% de la carrera ya que no se puede adelantar. Pero todo dependerá de mi feeling durante los entrenamientos libres. Si me siento cómodo y el coche me va bien, atacaré.

EA: Por otra parte, participar en las carreras del Campeonato de España de Resistencia te ofrece la posibilidad de seguir preparándote. ¿Cómo las afrontas y qué objetivos te marcas?

MA: El objetivo aquí siempre es ganar. Hemos ganado tres carreras en el CER este año y creo que estamos al nivel para poder ganar el campeonato. Hay bastante nivel porque hay muchos TCR y no nos lo ponen nada fácil, pero hay que ganar en el Campeonato de España de Resistencia.

Mikel Azcona durante la cita del Campeonato de España de Resistencia en Motorland Aragón.

EA: Faltan dos citas para terminar la temporada del WTCR, que son seis carreras en total. ¿Cómo te planteas la recta final?

MA: Sinceramente, no tengo ninguna presión, porque siendo mi primer año y estando quinto en el campeonato, el trabajo que había que hacer ya está hecho. No obstante, siempre que me pongo el casco hago todo lo posible para ganar. Sé que es muy difícil, pero siempre que salgo a pista voy a ir a ganar, no a hacer un quinto o un sexto puesto. Todo esto dependiendo de las circunstancias. Si te estás jugando el campeonato, vas a hacer ese quinto o ese sexto y coges puntos. Pero el objetivo siempre es salir a ganar. Voy sin presión, pero sí que quiero defender la quinta posición en el mundial. No va a ser nada fácil. Si consigo quedar entre los cinco primeros del campeonato, sería un triunfo. El objetivo cumplido, además, con creces.

EA: A principios de octubre estuviste compitiendo en la Spa 500, una carrera de resistencia en el legendario circuito de Spa-Francorchamps para coches TCR en la que terminaste en el podio. ¿Qué tal fue la experiencia?

MA: Estuvo muy divertida, me lo pasé muy bien. Era mi primera carrera de 24 horas y es otro concepto. Conservar el coche, los neumáticos, no subirte por los pianos, … Todo lo opuesto a lo que hago yo. En el mundial vas a degüello. Me lo pasé genial porque es un trabajo en equipo. Éramos cinco pilotos en nuestro coche y el ambiente que había durante la carrera estuvo muy bien. Aprendí muchas cosas. Me gustó y me gustaría seguir haciendo carreras de 24 horas. Me enganchó.

Mikel Azcona en el podio de Ningbo, junto al ganador Yvan Muller y Ma Qing Hua, segundo clasificado. Foto: WTCR

EA: Hablando de esto, ¿qué carrera, en turismos o en cualquier otro tipo de coche, te gustaría hacer?

MA: Después de esta carrera de veinticuatro horas en Spa, me di cuenta de que me encantan. El hecho de salir a las cuatro de la mañana, sólo con las luces de tu coche, vas en Eau Rouge a fondo, sin luces en el circuito y en medio de la selva, … Fue una sensación que dices: “¡Qué gozada!”. Tiene que ser brutal hacer las 24 horas de Nürbugring. Meterte en el Nordschleife por la noche, que no ves nada, sólo las fogatas de la gente que está asando carne en los laterales, … Tiene que ser impresionante. Además, la neblina que hay lo hace como aterrador. Las condiciones son muchas, diferentes y muy difíciles. La verdad es que me encantaría hacer esa carrera.

EA: Una curiosidad al respecto. ¿Es cierto que dentro del coche os llega el olor de la carne asándose?

MA: Sí, se huele. Precisamente, en la carrera del WTCR en Nürbugring, pasábamos por el Nordschleife y olía a carne. Era muy curioso.

EA: Para terminar, ¿qué coche de competición te gustaría probar en el futuro?

MA: Ahora mismo estoy muy bien en el WTCR, pero es verdad que nunca he probado un GT y es algo que me gustaría hacer alguna vez. Sigo mucho las carreras y me llama la atención para un futuro. Tengo la curiosidad de ver cómo funcionan.

EA: Pues esto ha sido todo. Muchas gracias por tu tiempo, Mikel.

MA: Gracias a tí.

Mikel Azcona trazando el circuito urbano de Marrakech, donde debutó en el WTCR. Foto: WTCR

Tras un buen rato de alegre y distendida charla, damos por terminada nuestra conversación con Mikel Azcona. El navarro se enfrenta este fin de semana a uno de los circuitos legendarios del automovilismo. Macao le recibirá con su mezcla de zonas rápidas y reviradas curvas, amenizadas por los icónicos guardarraíles amarillos y negros. Le deseamos mucha suerte y esperamos volver a coincidir con él en los circuitos. ¡Gracias, Mikel!

Foto de portada: WTCR

La nueva era del DTM

La nueva era del DTM

El campeonato DTM afronta una nueva era. La introducción de los nuevos motores turbo y la salida de Mercedes, unida a la llegada de Aston Martin, hacen que este año sea muy importante para el futuro del certamen. El Máster Alemán de Turismos busca mantenerse como uno de los campeonatos automovilísticos de referencia a nivel internacional, aunque siga basado en Alemania.

La nueva reglamentación, que busca la unificación de conceptos con el Super GT japonés, pretende una modernización y actualización de conceptos, a imagen y semejanza de otros campeonatos europeos. Con estos cambios, la esperada unión de Super GT y DTM podría darse en un futuro, aunque a día de hoy, lo más cercano parece ser la organización de algunas pruebas fuera de campeonato donde puedan competir los protagonistas de ambos certámenes, además de la participación de fabricantes del Super GT en la última carrera del DTM, como está previsto para este año.

Con ello, Audi y BMW han preparado unos coches totalmente nuevos basados en este reglamento llamado “Class One”. Mercedes, el otro gran constructor alemán, una de las patas durante muchos años del campeonato, junto a la marca de los cuatro aros, decidió retirarse al final de la temporada pasada, dejando el testigo a otro fabricante que quisiera ocupar su puesto. Y ese fabricante es, ni más ni menos, que Aston Martin. La marca británica llega con el respaldo de R Motorsport y el apoyo explícito de HWA, empresa estrechamente relacionada con Mercedes. Así que se podría decir que todo queda en casa.

Última carrera del DTM 2018 en Hockenheimring. Allí empezará el campeonato 2019. © DTM

La llegada de los de Gaydon supone la primera participación de un fabricante no alemán desde la refundación del campeonato. Si tenemos en cuenta la historia del DTM desde 1984, cuando fue fundado como Deutsche Tourenwagen Meisterschaft, han pasado 23 años desde que Alfa Romeo participó en el certamen como fabricante no alemán, junto a los teutones Mercedes y Opel. Así pues, esta apertura al exterior, supone un punto de inflexión en su historia, siendo el cuarto fabricante de coches que decide participar en el legendario campeonato.

Un campeonato que durante muchos años ha acaparado el protagonismo del mundo de los turismos, situándose por encima del WTCC, incluso en los mejores años de las series mundiales. El apoyo de los fabricantes ha sido clave en ello, siendo los auténticos protagonistas, por encima, en la mayoría de ocasiones, del buen hacer de los pilotos participantes. En esta nueva era, se espera que esta filosofía que tan buenos resultados les ha dado se mantenga. Sin Mercedes, pero con Aston Martin.

El nuevo Aston Martin Vantage DTM junto a los cuatro pilotos que lo domarán: Habsburg, Dennis, di Resta y Juncadella. © DTM

Tras las pruebas de pretemporada realizadas en el circuito de Lausitzring hace unas semanas, pocos se han atrevido a sacar conclusiones. Pero parece que el nuevo Aston Martin Vantage DTM podría estar a un nivel similar a los nuevos BMW M4 Turbo DTM y Audi RS5 Turbo DTM. Y esto serían fantásticas noticias, pues daría lugar a la imprevisibilidad que caracteriza a este campeonato, donde puede ganar cualquiera. Y no sólo eso, sino que ese cualquiera puede acabar el último en la siguiente carrera, fruto de la igualdad tan extrema que se da. Es el resultado del trabajo tan súmamente profesional que llevan a cabo los equipos y los fabricantes, unido a la participación de pilotos de gran renombre.

El campeonato empezará y acabará, como es habitual, en Hockenheimring. Pero entre medio, habrá otros siete fines de semana de carreras, en circuitos tan populares como Zolder o Misano, antes de llegar al urbano de Norisring en julio. Assen y Brands Hatch pondrán el color europeo al verano, antes de la recta final protagonizada por Lausitzring, el legendario Nürburgring, aunque en su versión moderna; y finalmente el regreso a Hockenheim. En total, 18 carreras, dos por cada circuito visitado.

El nuevo Audi RS5 Turbo DTM durante los entrenamientos de pretemporada en Lausitzring. © DTM

La marcha de Mercedes ha provocado la salida de pilotos que han sido auténticos protagonistas del campeonato, como los campeones Gary Paffett y Pascal Wehrlein; mientras que algunos expilotos de la casa de Stuttgart se mantendrán, pilotando el nuevo Aston Martin, caso de Paul di Resta y Daniel Juncadella. Pero además del fabricante británico, algunas caras debutarán este año. Es el caso de Pietro Fittipaldi y Jonathan Aberdein con Audi; Sheldon van der Linde con BMW; y Ferdinand Habsburg y Jake Dennis con Aston Martin.

Todo está preparado en Hockenheimring para que la nueva era del DTM dé el pistoletazo de salida. Nuevos coches, nuevo reglamento, nuevas caras, pero el mismo espíritu que caracteriza a uno de los campeonatos automovilísticos más importantes del mundo, cuyas carreras hacen que los aficionados se levanten del asiento. Luchas encarnizadas, toques y velocidad caracterizan a un certamen que se reinventa a sí mismo para crecer un año más. El DTM está de vuelta.

El nuevo BMW M4 Turbo DTM durante los test de pretemporada en Lausitzring. © DTM

Foto de portada: © DTM