Oriente y occidente se dan la mano en Hockenheim

Oriente y occidente se dan la mano en Hockenheim

Ha llegado el momento que todos estábamos esperando. Tras varios años de desarrollo de la normativa Class One, el DTM alemán y el Super GT japonés celebrarán su primera carrera conjunta este fin de semana en el circuito de Hockenheim. Ambos campeonatos han adaptado su normativa técnica a estas reglas que buscan hacer de estos coches, entre un turismo y un GT (pero nada que ver con ninguno de los dos tipos), unos de los más especiales del mundo de la competición automovilística.

El Máster Alemán de Turismos será el anfitrión esta vez, y será el mes que viene cuando le toque el turno de corresponder al principal campeonato automovilístico de Japón, con el permiso de la Super Formula. Será en el circuito de Fuji, con una carrera fuera de campeonato organizada para la ocasión. En Hockenheimring se van a dar cita los habituales Audi, BMW y Aston Martin que realizan el certamen completo para disputar la última reválida del año, a los que se sumarán los Lexus, Nissan y Honda, tres coches del Super GT para completar una parrilla de ensueño, con seis marcas involucradas.

Desde que se anunció la intención de los organizadores de ambos campeonatos de establecer un reglamento técnico común, no han sido pocas las reuniones que se han ido celebrando para consensuar una normativa que fuera del agrado de todos. De entrada, el formato del DTM y el del Super GT son distintos. Mientras las carreras del campeonato alemán tienden a ser al sprint, las del país del sol naciente se inclinan hacia un concepto cercano a las pruebas de resistencia. Además, en el caso nipón, existen dos categorías. Para esta carrera, serán los coches participantes en el GT500, la máxima dentro del campeonato, los que tomarán parte en el circuito germano.

René Rast, campeón 2019 del DTM, pilotando su Audi RS5 Turbo DTM del Team Rosberg. © DTM

Las alineaciones de Audi, BMW y Aston Martin no variarán, con el recientemente coronado campeón, René Rast, defendiendo su condición. El piloto de Minden ha dominado el año, logrando seis victorias. Con ellas, ha reverdecido laureles, tras lograr el título en 2017 y quedar subcampeón el año pasado. Su final de 2018 fue una muestra de intenciones de lo que haría durante el presente, encadenando seis triunfos en las seis últimas carreras.

Pero el DTM ha vivido muchas emociones fuertes esta temporada. La retirada de Mercedes tras años y años en competición, supuso la llegada de Aston Martin, con R-Motorsport como estructura oficial y bajo el paraguas de HWA, socios de Mercedes en el mundo de las carreras. El fabricante británico ha alineado cuatro coches, dos menos que BMW y cuatro por detrás de Audi, la marca que más implicación ha demostrado este año en el concurso alemán. Aston Martin comenzó con un coche cuyo rendimiento no estaba a la par de los de Munich o Ingolstadt, pero poco a poco, y con la benevolencia de la organización, han ido alcanzando el nivel requerido para plantar cara a sus rivales.

Jamie Green, volando sobre el asfalto. © DTM

Daniel Juncadella se ha mostrado hasta ahora como el más eficiente, siendo el mejor colocado de los pilotos del constructor de Gaydon en la clasificación general. Por su parte, Audi y BMW han continuado con la lucha por ser la mejor marca del año en el DTM. No han sido rivales para Aston Martin, pero los de los cuatro aros tampoco han cedido ante la maquinaria de los de la hélice blanquiazul.

Para la cita de Hockenheim, la última del año, los fabricantes involucrados en el Super GT acudirán con una representación limitada en esta primera toma de contacto. Ryo Hirakawa y Nick Cassidy se turnarán para pilotar el Lexus LC500 GT500 que gestionará la estructura TOM’S. Por su parte, la división deportiva de Nissan, Nismo, será la encargada de llevar su GT-R Nismo GT500 hasta Europa, recayendo las responsabilidades del pilotaje en Tsugio Matsuda y Ronnie Quintarelli, también alternándose al volante. Finalmente, Jenson Button defenderá los colores de Honda, cuyo NSX-GT GT500 estará bajo la tutela del Team Kunimitsu.

Jenson Button, conduciendo el Honda NSX-GT GT500 del Team Kunimitsu, con el que competirá en la cita del DTM en Hockenheim. © GTA

Tras esta primera prueba, el fin de semana del 23 y 24 de noviembre llegará el momento de que el DTM se desplace a Japón. El trazado de Fuji Speedway los recibirá con los brazos abiertos para disputar una carrera que verá a Audi y BMW intentar batir a Lexus, Honda y Nissan en su propia casa. Veremos si eso sucede o no, pero de momento, habrá que disfrutar con lo que acontezca en la primera carrera en la que se verán las caras todos los coches bajo reglamento Class One.

Albert Costa: «El Lamborghini te trata con mucha dulzura»

Albert Costa: «El Lamborghini te trata con mucha dulzura»

Este fin de semana se están celebrando los entrenamientos de pretemporada del International GT Open y la Eurofórmula Open, además de los del nuevo campeonato de GT Sport que se estrena este año, el GT Open Cup. Uno de los pilotos que está aprovechando estas jornadas para familiarizarse con su nueva montura es Albert Costa. El piloto catalán, habitual en campeonatos internacionales de GT como las Blancpain Series, confirmó hace unos días su participación este año en el International GT Open de la mano de Emil Frey Racing, su equipo habitual, pero cambiando el Lexus con el que ha competido en los últimos años por el Lamborghini Huracán GT3 Evo.

El equipo suizo, habitual competidor de Jaguar y Lexus, ha confirmado su salida del campeonato Blancpain para centrar sus esfuerzos en el campeonato de GT Sport, donde competirá como equipo con apoyo oficial de Lamborghini, contando con Albert Costa como uno de sus pilotos oficiales. El barcelonés nos atendió amablemente en el Circuit de Barcelona-Catalunya, donde se están llevando a cabo estas pruebas, en su primera entrevista como piloto de Lamborghini.

El Lamborghini Huracán GT3 Evo sobre su sistema Air Jack antes de salir a pista con Albert Costa al volante. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Precisamente, respecto al cambio de coche y las comparaciones en el manejo entre el Lexus y el Lamborghini, comenta que ha notado mucha diferencia. “No conducía aquí desde octubre, pero la referencia está clara y hay muchas diferencias. Sobretodo, al estar el motor detrás, noto el coche más familiar a un coche de carreras, lo cual es un punto muy positivo”. El nuevo Lamborghini Huracán es una evolución del coche del año pasado, al que se le han realizado varias evoluciones que dan a esta bestia una serie de mejoras que se están notando. “Creo que aún estamos lejos del potencial del coche, podemos mejorar mucho, pero la diferencia es muy grande, a mejor”.

Sobre la posibilidad de disputar más carreras, incluso alguna de las Blancpain Series, como viene haciendo en las últimas temporadas, nos comenta que “estamos trabajando en ello, tanto Emil Frey como yo por mi cuenta”. Albert reconoce que el plan inicial era hacer Blancpain y más carreras, también en International GT Open con el Lexus, pero hubo muchos problemas en las negociaciones entre la marca y el equipo, hasta que todo se giró de golpe.

El Lamborghini Huracán GT3 Evo de Albert Costa mientras los mecánicos de Emil Frey Racing trabajan en él. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

“Un día me llamaron y me dijeron que me podía quedar sin correr este año, pero afortunadamente he sido uno de los dos pilotos que hemos podido estar en este proyecto. Sé poco, pero sé que algo hay para hacer Blancpain, 24 Horas de Spa… Pero no hay nada confirmado, está todo por decidir. De momento estamos aquí concentrados, tanto Emil Frey, como Lamborghini como yo, con el objetivo de ganar. Toco madera para hacer más carreras, para estar activo y promocionarme, que es importante. Y por supuesto porque ‘me lo paso bomba’”.

Las pruebas se están centrando en conocer el coche y familiarizarse con él. “Tengo vicios por estar acostumbrado a conducir un coche con motor delantero, como son el Jaguar y el Lexus”. Para Albert, el Lamborghini se asemeja más, por sensaciones, a un monoplaza, en el que se siente muy cómodo “porque es lo que he conducido toda mi vida, y para mí es un punto a favor. Cada vuelta que hago me siento menos agarrotado porque me siento más familiarizado con el coche”.

Albert Costa surcando la recta del Circuit de Barcelona-Catalunya a bordo del Lamborghini Huracán GT3 Evo de Emil Frey Racing. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Costa ha podido ir rápido desde el principio y afirma que tiene ganas de volver a subirse al coche. “Cada vuelta es una gozada. No es fácil, pero el coche te trata con mucha dulzura. Creo que esa es la palabra, dulzura”. Dulzura como la que emana de los tubos de escape del Lamborghini Huracán GT3 Evo con el que este año tratará de luchar por el título del International GT Open junto a su compañero Giacomo Altoe. Una dulce música que atrona vuelta tras vuelta cada vez que Albert Costa trata de domar a la bestia con la que convivirá este año.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)