La noche endulza la primera etapa del Rally de Lloret

La noche endulza la primera etapa del Rally de Lloret

Lloret de Mar (Girona). | La localidad gerundense de Lloret de Mar se ha vestido de gala para celebrar de nuevo su rally, una de las pruebas más icónicas del automovilismo de nuestro país. Emparentada con el Rally Costa Brava por vía directa, regresó el año pasado de la mano de V-Line Org. para dar vida, a base de espectáculo sobre el asfalto, a las reviradas carreteras de la comarca de La Selva. Con un programa repartido entre el viernes y el sábado, la presente edición ha arrancado con una primera etapa formada por un bucle a doble pasada que ha terminado bajo la luz de la luna.

La actividad empezó desde primeras horas de la mañana, con las verificaciones técnicas y administrativas en el pabellón polideportivo de Lloret de Mar y en la base del rally, ubicada en el Hotel Evenia. Posteriormente, pilotos, copilotos y coches se dirigieron hacia la urbanización Lloret Blau, por cuya antigua carretera se trazó el tramo de shakedown. Durante tres horas, los contendientes a la victoria probaron el sabor del alquitrán con una primera toma de contacto en el corto pero desafiante tramo.

Fue hacia la tarde cuando el Rally de Lloret de Mar empezó con todas las de la ley, dando inicio a la primera pasada por la especial cronometrada de Tossa – Sant Grau, de poco más de catorce kilómetros. Freddie Milne y Patrick Walsh lograron el mejor tiempo al volante del Ford Fiesta R5, cuatro segundos más rápidos que Eduard Pons y Cándido Carrera con el Skoda Fabia Rall2 Evo. Por detrás, marcaron la presión el Skoda Fabia R5 de Pablo Díez y Diego Cruz, y el Peugeot 208 Rally4 de Pep Bassas y Llorenç de Ferrer.

Rally de Lloret

El shakedown se desarrolló en un paraje de gran belleza natural. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

A continuación, los participantes se dirigieron a las cercanías de Sant Hilari Sacalm para retorcer sus monturas en un excelso baile durante dos tramos más, Cladells y Osor, uno antes y el otro después de pasar por la localidad mencionada. Luis Vilariño y Álex Noriega sacaraon a relucir las prestaciones de su Skoda Fabia R5 Evo 2 para firmar el mejor registro, con Bassas y de Ferrer a su zaga. Esto permitió a la pareja catalana ascender hasta la segunda posición, aunque Milne y Walsh mantuvieron el liderato en la general al llegar a Sant Hilari. El tramo de Osor fue neutralizado, pero antes de ello, Pons y Carrera marcaron la pauta con un scratch que los aupó al frente de la clasificación, seguidos de Bassas – de Ferrer y Milne – Walsh.

Con la noche ya haciendo gala de su majestuosidad y los faros de los coches iluminando el camino a seguir, se repitió el bucle de la tarde, empezando por el cuarto tramo cronometrado correspondiente con Tossa – Sant Grau y continuando por Cladells y Osor, para finiquitar un primer día de alto voltaje. Eduard Pons y Cándido Carrera no dieron opción a sus rivales, llevándose a casa los tres scratch en juego para consolidar un liderato en el Rally de Lloret que les pone las cosas muy encaradas para la segunda etapa.

Rally de Lloret

Eduard Pons y Cándido Carrera trazando los virajes del tramo Tossa – Sant Grau. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En total, fueron algo más de 75 kilómetros de competición contra el reloj que terminaron pasada la medianoche. Tras la pareja de Baporo Motorsport, Pep Bassas y Llorenç de Ferrer defenderán la segunda posición en la jornada del sábado e intentarán deshacer la desventaja de poco más de 21 segundos con la cabeza. El Top 3 lo completaron Xavier Domènech y Àxel Coronado al volante del Porsche 997 GT3-R.

Además de la clasificación en la categoría de velocidad, el Rally de Lloret cuenta con el apartado de regularidad en las clases RS y RSS. En la primera, Carles Miró e Iván Matavacas consiguieron el mejor coeficiente en las dos pasadas por el bucle de esta primera etapa, siendo los que más se acercaron con el Porsche 911 SC a la media establecida por la organización. En RSS, José Luis Moreno e Isidre Noguera hicieron lo propio a los mandos del BMW E30 320i.

Rally de Lloret

Los focos tomaron la alternativa en cuanto la noche fue dominante. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La actividad en las trepidantes carreteras de la Costa Brava y La Selva sigue en la jornada del sábado, en la que están programadas seis especiales más durante el día, coincidentes con dos pasadas por el bucle formado por los tramos Pujada els Àngels, Santa Pellaia y Canyet, para dar por terminada una nueva edición del Rally de Lloret de Mar.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com).

El rallycross en España (Parte II): Sils

El rallycross en España (Parte II): Sils

En la primera parte de este reportaje tratamos los orígenes del rallycross y sus inicios en España. Desde las carreras en la Costa del Sol hasta la construcción del circuito de Sils, pasando por las pruebas de Popcross en el Circuit Els Peluts. A continuación, el segundo capítulo, con el Circuit de Sils como gran protagonista.

El circuito de Sils contaba con dos rectas de meta separadas, una de tierra para autocross y otra de asfalto para rallycross. En medio de ambas se ubicaba la torre de control de carrera y el edificio principal. Tras la primera curva, la recta de rallycross se unía al trazado original de tierra. Después, tres variantes más de asfalto fueron añadidas, para terminar con una última curva parabólica que daba acceso a las dos rectas. Por supuesto, la parrilla de salida se encontraba fuera del trazado principal, seña de identidad de estas especialidades, pero que suponía un avance con respecto al circuito de Les Planes.

Aquel año en el que la pista de Sils echó a andar, coincidió con la prohibición de los espectaculares Grupo B para el Campeonato del Mundo de Rallyes. Estas bestias de competición fueron introducidas en 1981, pero sus brutales prestaciones pusieron en grave peligro la seguridad de pilotos, copilotos y espectadores. Sin casi limitaciones en cuanto a peso y potencia, eran capaces de ir a velocidades que habrían competido con los Fórmula 1 de la época. Tras varios accidentes, y especialmente tras el de Henri Toivonen en el Rally de Córcega de aquel año, en el que el piloto finés y su copiloto, Sergio Cresto, perdieron la vida, estas máquinas fueron retiradas del mundial. Su destino no fue otro que el rallycross.

El Campeonato de Europa de Rallycross les abrió las puertas para que siguieran deleitando a los aficionados con la potencia desbocada de sus motores, poniendo en jaque la pericia de sus pilotos. Desde luego, casaban perfectamente con la filosofía de la especialidad, y pronto atronaron las pistas de carreras europeas, entre ellas, la de Sils. El certamen continental llegó en 1987 al trazado catalán, en la primera cita internacional de rallycross que se celebró en España. Fue el 7 de junio cuando el II Rallycross de Sils se convirtió en la casa del rallycross en nuestro país. Era la cuarta ronda del europeo, y allí, Matti Alamäki exprimió la potencia de su Lancia Delta S4 para llevarse la victoria ante la multitud de aficionados que poblaban las gradas del autódromo.

A la izquierda, Paco Gutiérrez. A la derecha, el plano del circuito de Sils. Las zonas punteadas marcan el asfalto. © Francesc Gutiérrez

La experiencia fue una fiesta del automovilismo, en la que, además de Alamäki y su triunfo en División II, Anders Norstedt se llevó al victoria en División I al volante de un Saab 900 Turbo. Un auténtico éxito motivado por la gran afición a las carreras que se vivía en aquellos años en Cataluña. Y especialmente en la zona de la provincia de Girona. Así que para 1988 se volvió a programar una cita del campeonato europeo, que además, sería la primera ronda del año.

Pero esto no se quedó ahí. Los organizadores quisieron ir a más, de manera que se organizó un evento espectáculo en la misma ciudad de Girona, en la que se dieron cita los coches y los pilotos más importantes del Campeonato de Europa de Rallycross. La especialidad tomó las calles gerundenses, y los brutales Grupo B y demás monturas atronaron a los aficionados y vecinos que no quisieron perderse el show. La afición al rallycross estaba arraigando con pasos de gigante.

Recta de meta de Sils. El edificio principal se ubicaba entre las rectas para rallycross y autocross. © Francesc Gutiérrez

El 17 de abril de 1988, Matti Alamäki volvió a demostrar por qué era uno de los mejores pilotos de rallycross, volviendo a ganar en Sils una prueba del Campeonato de Europa. Esta vez, lo hizo al volante de un Peugeot 205 Turbo en División II. Por su parte, Bjorn Skojstad ganó en División I con un Ford Sierra RS500 Cosworth. El público volvió a abarrotar las gradas del circuito de la comarca catalana de La Selva, disfrutando con un espectáculo que había llegado para quedarse. O al menos, eso era lo que se esperaba entonces.

Una vez más, el Campeonato de Europa de Rallycross abrió la temporada en Sils un 16 de abril de 1989. Bjorn Skogstad y Matti Alamäki volvieron a imponerse en la pista catalana, como ya hicieron el año anterior. Desde luego, Sils se convirtió en un bastión para Alamäki, ganador de las tres pruebas del certamen continental en el circuito que acogía la cita española. Todo parecía ir bien, pero por detrás, los hilos se movían de manera diferente. Las graves diferencias entre la Federación Española de Automovilismo y la Escudería Girona se hicieron palpables aquel año.

Una de las mangas celebradas en el Circuit de Sils, la casa del rallycross internacional en España entre 1986 y 1989. © Francesc Gutiérrez

La Federación reclamaba el pago de una deuda que la Escudería Girona negaba. Con poco tiempo de maniobra, la Federación Catalana de Automovilismo decidió actuar y se ofreció a organizar la prueba, salvándola in extremis. Como consecuencia, la participación fue más baja. Pero la maniobra no pasó desapercibida para la organización del campeonato ni para la FISA, máximo organismo mundial. En 1990, se inspeccionó el circuito portugués de Lousada, que finalmente sustituyó al de Sils como prueba del europeo en 1991. Con ello, el rallycross internacional dejó de venir a España, y el circuito de Sils, poco a poco, fue decayendo.

Foto de portada: © Francesc Gutiérrez

 

Hasta aquí la segunda parte del reportaje sobre el rallycross en España. A continuación, la tercera parte y último capítulo de esta serie. El fin de las carreras de rallycross en nuestro país y su recuperación en los últimos años.