David Vidales asombra al mundo

David Vidales asombra al mundo

El salto del karting a los monoplazas es un paso obligado para todo piloto que quiera aspirar a llegar algún día a la Fórmula 1. Pero no es nada sencillo. Los karts son pequeños vehículos que pesan muy poco y tienen una potencia reducida; mientras que los monoplazas cuentan con mayor tamaño y masa, y con unos motores capaces de dar potencias enormes. Comparativamente, no tienen nada que ver. Por ello, cuando un piloto da el paso y consigue resultados destacados en su primera carrera en fórmulas, todo el mundo levanta una ceja.

Eso es, precisamente, lo que ha hecho este fin de semana pasado David Vidales. El leonés dio un golpe sobre la mesa para adjudicarse la Pole Position y la victoria en las dos pruebas de la Fórmula Renault Eurocup disputadas en el circuito italiano de Imola. Eran sus primeras carreras en monoplazas, tras pasar muchos años ganando al volante de un kart. Llegó, vio y venció. Y mucha gente se pregunta de dónde ha salido este joven que parece tener una facilidad innata para cambiar de montura con una facilidad pasmosa.

David Vidales nació el 1 de mayo del 2002 en León y desde pequeño mostró aptitudes para el automovilismo. Su carrera comenzó en el karting, donde conquistó en 2013 el Campeonato de España en categoría cadete. Ese año participó también en los prestigiosos Trofeo Andrea Margutti y Trofeo de la Industria, en el que acabó en sexta posición de la clase 60 Mini. En 2014 repitió título y categoría en el certamen español, y sumó experiencia en varias carreras internacionales.

David Vidales al volante del kart con los colores de Tony Kart.

Con un programa similar en 2015, alcanzó el tercer puesto final en la categoría KF Junior tanto en el Trofeo Andrea Margutti como en el Trofeo de la Industria. Al año siguiente, fichó por el equipo Tony Kart, una de las estructuras más prestigiosas del karting a nivel mundial, como piloto oficial. Junto a ellos, se proclamó subcampeón del Campeonato del Mundo Junior de Karting y logró la tercera posición en la final de las series internacionales WSK. Compitió también en el Campeonato Alemán de Karting con el equipo KSM Schumacher, estructura controlada por el expiloto de Fórmula 1 Ralf Schumacher.

En 2017, se proclamó Subcampeón del Mundo de Karting y terminó tercero en las WSK. Su nombre comenzó a sonar fuerte fuera de los círculos del mundo del kart y poco a poco empezó a aparecer en las quinielas como piloto con un futuro prometedor en monoplazas. De cara a la siguiente temporada, mantuvo sus programas en el mundial y también en el europeo, entrando a formar parte del programa de pilotos impulsado por Fernando Alonso.

Sin embargo, su salto a los monoplazas se pospuso un año, repitiendo éxitos y grandes actuaciones en el karting. En 2019, terminó segundo de la categoría KZ2 en la Super Copa Internacional de Karting y fue sexto en el Campeonato de Europa, también en KZ2. Su vinculación con Tony Kart le permitió convertirse en piloto profesional de karting en aquellos años, escribiendo con letras de oro, a base de triunfos, la historia del equipo. A su vez, uno de los principales impulsores del equipo Campos Racing, Monaco Increase Mangement, lo fichó para su cartera de pilotos, que también incluye los nombres de Pascal Wehrlein y Álex Palou.

David Vidales lidera el pelotón en una carrera del mundial de karting.

Realizó varias jornadas de test al volante de monoplazas, con los equipos Drivex, AVF y Campos, pero sin llegar a competir. Con la vista puesta en este año, fue anunciado como piloto de US Racing, equipo gestionado por Ralf Schumacher, para disputar con ellos la Fórmula Regional europea; antes de que la oportunidad en la Fórmula Renault Eurocup se hiciera realidad y le brindara la ocasión de consechar los éxitos de este fin de semana.

JD Motorsport le ha brindado la oportunidad de realizar el tan ansiado paso adelante desde el karting. Este fin de semana pasado, David Vidales debutó en monoplazas y consiguió lo que muy pocos logran en su primera vez al volante de estos coches. Domarlos no es nada sencillo, pero Vidales ha sabido sacar todas las prestaciones del Tatuus T-318 y su motor Renault para lograr la Pole Position y las dos victorias en la pista de Imola. Y todo esto, ante rivales con más experiencia que él, tanto en monoplazas como en la propia categoría.

David Vidales al volante del Tatuus T-318 del equipo JD Motorsport, en Imola.

En principio, su siguiente cita con las carreras debería ser el próximo fin de semana en Misano, donde se celebrará la primera fecha del Campeonato de Europa de Fórmula Regional. Pero lo cierto es que todo apunta a que no será así y que David Vidales deberá esperar hasta la primera semana de septiembre, cuando la Fórmula Renault Eurocup continúe con su calendario en el circuito de Nürburgring. Sea como sea finalmente, seguro que vuelve a asombrar al mundo.

Campeones del Mundo multidisciplina: Fernando Alonso

Campeones del Mundo multidisciplina: Fernando Alonso

Si conseguir ser Campeón del Mundo en una disciplina ya es complicado, conseguirlo en dos puede considerarse estratosférico. No sólo hay que dominar todas y cada una de las cualidades para triunfar en un tipo de competición, también hay que aprender a hacer lo mismo en otra. Hace un tiempo hablamos de Petter Solberg, el primer Campeón del Mundo multidisciplina, en rallyes y rallycross. Ahora, hablamos del otro piloto que le acompaña en esta clasificación tan especial, Fernando Alonso.

El español nació en Oviedo el 29 de julio de 1981 y desde pequeño ha vivido subido a un coche de carreras. Gracias a la pasión de su padre por el automovilismo, se subió a un kart con apenas tres años y pronto demostró sus cualidades innatas para pilotar muy rápido. Durante su infancia viajó de un lado para otro, de carrera en carrera, ganando campeonato tras campeonato de karting. Una vez entró dentro de la estructura de Genís Marcó, su salto hacia delante se vio impulsado. En 1996, ganó la Copa de los Cinco Continentes Junior de Karting como piloto oficial de la estructura IAME.

En 1999, hizo el salto a los monoplazas, disputando el Euro Open Movistar by Nissan con el equipo de Adrián Campos. El asturiano consiguió seis victorias que le sirvieron para proclamarse campeón. Ese mismo año se subió por primera vez a un Fórmula 1 en el circuito de Jerez durante una jornada de pruebas del equipo Minardi. Alonso realizó unos registros que sorprendieron gratamente a los allí presentes, abriendo las puertas de su futuro en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Fernando Alonso pilotando el monoplaza de la Euro Open Movistar by Nissan en 1999

Al año siguiente, compaginó su papel de piloto de pruebas en Minardi con su participación en la Fórmula 3000 dentro del equipo Astromega. Consiguió una única victoria en la pista de Spa-Francorchamps y terminó el campeonato en cuarta posición. Entre tanto, rodó con el Benetton B200 para obtener la Súper Licencia, bajo la atenta mirada de Flavio Briatore, quien se convirtió en su mánager. Su debut en Fórmula 1 se produjo en 2001 con Minardi.

Ese año le sirvió para coger experiencia y aprender. Terminó la temporada sin puntos y con una décima posición como mejor resultado. En 2002, se bajó del monoplaza para ser piloto de pruebas de Renault, a la par de que realizó un test con Jaguar en Silverstone. Pero sus capacidades se impusieron y Flavio Briatore le dio la alternativa para el año que estaba a la vuelta de la esquina.

Fernando Alonso trazando la curva de La Source del circuito de Spa-Francorchamps con el Minardi PS01

Al volante del R23 pudo demostrar sus habilidades desde las primeras carreras. En su segundo Gran Premio como piloto oficial del fabricante francés, en Malasia, consiguió su primera Pole Position y su primer podio. El Gran Premio de España fue una fiesta en la que aquel joven vestido con el mono azul deleitó a los aficionados con la segunda posición final. Pero el orgasmo total llegó el 24 de agosto, cuando tras partir desde la primera posición de la parrilla, ganó el Gran Premio de Hungría, consiguiendo la primera victoria de un piloto español en Fórmula 1.

Atacó el 2004 con la seguridad de tener un coche ganador. Sin embargo, el triunfo le fue esquivo y únicamente pudo alcanzar cuatro podios ante la supremacía de la todopoderosa Ferrari y Michael Schumacher. Sin embargo, sus luchas en pista continuaron mostrando lo que escondían sus manos. Se estaba preparando óptimamente para el año en el que cambiaría para siempre la historia del automovilismo español. Y, por supuesto, su propia historia.

Al volante de un Renault R25 que, si bien no era el más rápido, si era el más eficaz, ganó tres de las cuatro primeras carreras del 2005 y sumó dos pares de triunfos más para proclamarse Campeón del Mundo de Fórmula 1 ante Kimi Räikkönen. Al año siguiente, con el cambio a los motores V8, volvió a repetir la gesta, aunque su segundo entorchado fue mucho más duro de conseguir. La batalla por el cetro mundial contra Michael Schumacher lo encumbró al olimpo del automovilismo. Fue la manera de despedirse de Renault, el equipo que le dio todo para conseguir ser el rey de la categoría.

Fernando Alonso mantiene la delantera sobre Michael Schumacher en 2006

McLaren le abrió las puertas en 2007. Sin embargo, la relación se volvió convulsa conforme avanzó el año. Luchas internas y un escándalo de espionaje a Ferrari de por medio, apearon a Fernando Alonso de la cúspide de la Fórmula 1 y del conjunto de Woking. Regresó a una Renault que no pasaba por sus mejores momentos, donde únicamente pudo sumar dos victorias en 2008. Al año siguiente, vivió el gran cambio técnico del campeonato repitiendo colores, aunque esta vez el coche no respondió y sus miras se posaron en aquellos monoplazas rojos con el caballo encabritado en el escudo.

En 2010 fichó por Ferrari. Junto a la casa italiana pasó cinco años en los que peleó por llevarse el tercer título de campeón. Pero la hegemonía de Red Bull fue demasiada y el ovetense se tuvo que conformar con tres subcampeonatos en ese primer año, en 2012 y 2013. A pesar de todo, continuó demostrando la pasta de la que estaba hecho, liderando al equipo y consiguiendo grandes victorias con coches que no estaban a la altura de los monoplazas austriacos. Su tiempo en Maranello terminó en 2014 y decidió resolver la cuenta pendiente que tenía con McLaren.

El Ferrari F10 en manos de Fernando Alonso

Regresó a Woking con la esperanza de reconstruir un equipo en horas bajas junto a Honda. Pero la ilusión se tornó una pesadilla con unos motores que todavía estaban muy verdes. Hacía tiempo que soñaba con poner un pie en Le Mans, en Indianápolis,… en tantas carreras míticas del automovilismo. En 2017 se lanzó a la conquista de las 500 Millas en el famoso circuito oval. Su papel fue sorprendente para un novato, pero la poca fiabilidad de los motores japoneses le persiguió al otro lado del charco y le arrebató de las manos una posible victoria.

Negoció un programa doble para 2018, disputando la Fórmula 1 y el Campeonato del Mundo de Resistencia, con el objetivo de conseguir ganar las 24 Horas de Le Mans. Fichó por Toyota y junto al fabricante nipón logró el triunfo ese año y el siguiente, además de proclamarse Campeón del Mundo de Resistencia, siempre junto a Kazuki Nakajima y Sébastien Buemi. Entre tanto, anunció su retirada del Gran Circo para centrarse en otras competiciones. Regresó a Indianápolis, pero no se pudo clasificar. Ganó las 24 Horas de Daytona con Cadillac y a principios de 2020 probó suerte en el Rally Dakar.

Fernando Alonso al volante del Toyota TS050 con el que se proclamó Campeón del Mundo de Resistencia

Hasta la fecha, Fernando Alonso ha competido de forma oficial en monoplazas, resistencia y rallyes todo terreno. Y hasta ahora, ha conseguido tres Campeonatos del Mundo en automovilismo, dos de Fórmula 1 (2005 y 2006) y uno del WEC (2018-2019), convirtiéndose en el segundo Campeón del Mundo multidisciplina. Pero su carrera deportiva no ha terminado, ni mucho menos. Allá donde haya una carrera, allí estará el asturiano para sacar las manos a pasear y pilotar el coche que sea hasta la victoria.