La Fórmula 4 como base de los monoplazas

La Fórmula 4 como base de los monoplazas

No hace tanto tiempo que la Fórmula 4 se convirtió en el primer escalón de la escalera que la Federación Internacional de Automovilismo diseñó para llegar a la Fórmula 1. Esta categoría tiene como principal objetivo suavizar el paso del karting a los monoplazas, antaño un salto excesivo para la mayoría de pilotos, tanto desde el punto de vista deportivo como económico.

Al igual que la Fórmula 3, cada región tiene su campeonato. En el caso de la F4, las regiones son mucho más pequeñas y, generalmente, coinciden con países. De hecho, lo más habitual es que los campeonatos de Fórmula 4 sean nacionales. Únicamente el Campeonato de Fórmula 4 NEZ (zona noreuropea) y el certamen del sudeste asiático son supranacionales. El resto, a pesar de que algunos puedan competir en circuitos de países vecinos, son de ámbito estatal.

Un total de dieciséis campeonatos de Fórmula 4 se celebran bajo certificación de la FIA, cuyos monoplazas cumplen con la normativa técnica establecida por el máximo organismo automovilístico mundial. Empezando por Europa, hay un total de siete: Italiano, británico, alemán, danés, francés, español y el de la zona noreuropea (Finlandia, Suecia, Estonia, Rusia y Países Bajos). En Asia se celebran un total de cuatro: Japonés, chino, emiratí y del sudeste asiático. Otros cuatro son los que se disputan en suelo americano: Brasileño, argentino, mexicano y estadounidense. Y uno en Oceanía, el australiano.

Juju Noda pilotando el F4 del campeonato danés. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Existen varios fabricantes de monoplazas de F4, aunque cada campeonato usa un único modelo. En total, cuatro constructores de chasis se reparten el pastel: Dome, Ligier, Mygale y Tatuus; junto a seis preparadores de motores: Abarth, Ford, Geely, Honda, Renault y TOM’s. Son los campeonatos quienes se encargan de establecer las combinaciones óptimas de chasis y propulsor. Además, en los Motorsport Games organizados por la Federación, existe la disciplina de Fórmula 4, disputada con monoplazas desarrollados por KCMG. A continuación, se detallan los distintos modelos de coches bajo reglamentación de Fórmula 4 que se encuentran en activo.

Dome F110

El constructor japonés Dome es el encargado de dar vida al chasis con el que los pilotos deben entenderse en el Campeonato Japonés de Fórmula 4. La idea partió de la base de apoyar a la industria automotriz nipona. El coche cuenta con un motor originario de Toyota, pero desarrollado y puesto a punto por TOM’s. Se trata de un propulsor de cuatro cilindros en línea, conectado a una caja de cambios fabricada por Toda Racing, secuencial de seis velocidades. La potencia estimada para el conjunto es de unos 160 CV.

Dome F110 del certamen japonés de Fórmula 4

KCMG KC MG-01:

KCMG es una empresa de Hong Kong que, de un tiempo a esta parte, se ha involucrado en los deportes de motor con equipos propios y desarrollando vehículos. Una de sus obras es este monoplaza de Fórmula 4 destinado para los Motorsport Games. Es el primero que cuenta con el sistema HALO para la protección de la cabeza del piloto y el único cuyo sistema propulsor es híbrido. Cuenta con un motor térmico Abarth de 1,4 Litros y 176 CV; y otro eléctrico (MGU) fabricado por Magnetti Marelli de 12 KW (16 CV).

Andrea Rosso al volante del KCMG KC MG-01 de la Copa de Fórmula 4 de los Motorsport Games

Ligier JS F4:

La empresa francesa Onroak es el fabricante de este chasis, originalmente denominado Crawford F4-16. La estructura cuenta con unas dimensiones de 2,745 metros de largo por 1,750 metros de ancho y una masa de 570 Kg. Es el protagonista del Campeonato de Estados Unidos de Fórmula 4, donde equipa un motor Honda K20 C2 de cuatro cilindros en línea, acoplado a una caja de cambios secuencial de seis velocidades, capaz de dar una potencia de 158 CV.

Ligier JS F4 del campeonato de Estados Unidos

Mygale M14-F4:

El fabricante de chasis francés Mygale es el responsable de producir el monoplaza de Fórmula 4 más popular del planeta. El M14-F4 está fabricado bajo la misma especificación FIA y es el elegido en ocho de dieciséis campeonatos de Fórmula 4: Británico, danés, francés, argentino, mexicano, australiano, chino y del sudeste asiático. Permite una gran variedad de motores, que cada certamen elige a placer. El Ford Ecoboost de 1,6 Litros es el elegido en Gran Bretaña, Australia y México. Por su parte, el Geely G-Power de 2,0 Litros se utliza en China y Argentina. Finalmente, el Renault F4R, también de 2,0 Litros, empuja a los F4 de Mygale en Dinamarca, Francia y el sudeste asiático.

El Mygale M14 de Noda Racing. Foto: @NODA_Racing

Tatuus F4-T014:

Por último, el Tatuus F4-T014 protagoniza los restantes seis campeonatos FIA de Fórmula 4: Brasileño, emiratí, italiano, alemán, español y del norte de Europa. El pequeño pero matón monoplaza italiano cuenta también con las mismas características técnicas que el resto, siempre bajo la normativa oficial. En este caso, únicamente monta un modelo de motor, el Abarth de 1,4 Litros, que unido a una caja de cambios secuencial de seis velocidades, es capaz de dar una potencia de 160 CV.

Franco Colapinto manejando el Tatuus F4-T014 del equipo Drivex del Campeonato de España de Fórmula 4. © Jordi Gimeno Bureu

Como podemos ver, todos los monoplazas están fabricados y ensamblados bajo las mismas características técnicas y similares directrices. El resultado da unos coches que, aunque de aspecto puedan diferir, sus prestaciones son relativamente similares. Bajo ciertas condiciones, pueden haber diferencias sensibles de rendimiento, pero en líneas generales, todos son capaces de cumplir con su cometido de acompañar a los jóvenes pilotos en su paso del karting a los monoplazas, el primer escalón hacia la Fórmula 1.

Foto de portada: © Jordi Gimeno Bureu

Entrevista a Juju Noda: «Quiero crecer como persona y como piloto»

Entrevista a Juju Noda: «Quiero crecer como persona y como piloto»

En estos primeros meses del año, la piloto japonesa Juju Noda realizó sus primeros entrenamientos de pretemporada con su equipo, Noda Racing, en varios circuitos españoles. Posteriormente, se trasladaron a Italia para continuar con la preparación de la temporada, durante la cual, disputará el Campeonato de Dinamarca de Fórmula 4. La joven nipona es un talento en bruto. Con apenas catorce años, ya ha realizado pruebas con un Fórmula 3 en el circuito de Okayama, logrando registros muy interesantes. También ha participado en varias carreras de la Formula U17.

Su padre, Hideki Noda, fue piloto desde finales de los años ’80. Participó en Fórmula 1 en 1994, además de en las series norteamericanas IRL y las 24 Horas de Le Mans. En su Japón natal compitió durante años en el Super GT y la Formula Nippon. Actualmente, dirige una academia de jóvenes pilotos, Noda Racing Academy, para impulsar el automovilismo japonés. Mientras, traza el camino de su hija Juju en sus primeros pasos en el automovilismo. Así mismo, el español Àlex Garcia trabaja con la joven como mánager. Pudimos entrevistarla y esto es lo que nos contó.

El Acelerador (EA): Juju, es un placer poder entrevistarte. En primer lugar, quremos hablar de tus test realizados en España. Cuéntanos, ¿cómo te has sentido con el coche y qué conclusiones sacas?

Juju Noda (JN): Fue una nueva experiencia para mí. Coche nuevo y circuitos nuevos. El sitio en el que más experiencia tengo es Okayama, y circuitos como los de Motorland y Barcelona son muy rápidos. Fue una experiencia muy exigente, pero la disfruté. Además, me ayudó a ganar confianza. El Mygale de la F4 danesa es 80 Kg más pesado y 20 CV menos potente que los Tatuus de la F4 española, y a veces era algo frustrante. La próxima vez que vaya allí, quiero hacerlo en un coche más rápido.

EA: Has probado en circuitos muy distintos entre sí, todos con mucha historia detrás, algunos más modernos que otros, pero todos forman parte de la historia del automovilismo en España. Primero estuviste en Motorland Aragón, luego en Barcelona, después en Calafat y finalmente en Albacete. ¿Cómo ha sido tu experiencia en todos ellos?

JN: No tenía experiencia pilotando en circuitos de alta velocidad como Motorland o Barcelona, así que fue algo nuevo de lo que aprendí mucho. Calafat y Albacete se parecen más a lo que estoy habituada y me adapté más rápido. Por otra parte, tuvimos algunos problemas en Barcelona y pudimos rodar apenas medio día. Ojalá hubiera podido rodar más allí ya que es donde más ganas tenía de pilotar.

Juju Noda sale del garaje para su primera tanda de test en Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: En estos test has probado el coche con el que disputarás este año la F4 danesa. ¿Qué nos puedes contar del Mygale F4?

JN: Es algo pesado y le falta algo de potencia, así que hay que ser muy suave con el pilotaje. No puedes sobreconducirlo y en ese sentido es distinto al F3 o al F4 japonés. A veces es algo frustrante, ya que el coche perdona muy poco los errores. La ventana de pilotaje del coche es estrecha y es fácil perder tiempo.

EA: En Japón ya probaste un Fórmula 3. En comparación, ¿qué echas en falta en el Fórmula 4 respecto al Fórmula 3?

JN: Principalmente, la carga aerodinámica; aunque también, la ligereza del Fórmula 3. Al final, todo eso hace que el Fórmula 4 no reaccione igual de rápido ante lo que el piloto hace.

EA: Cada vez falta menos para comenzar tu andadura en la F4 danesa. Nos gustaría hablar de cómo estás llevando tu preparación. Cuéntanos, Juju, ¿cómo estás preparándote físicamente para este primer año compitiendo fuera de Japón?

JN: Hago fitness como los demás pilotos, claro. Pero realmente no he cambiado demasiado lo que ya hacía siempre en Japón. Voy paso a paso. Siendo una chica, es difícil competir contra los chicos. Tienen más musculatura y más fuerza, y para llegar al mismo nivel tengo que trabajar mucho más que ellos. Las mujeres tenemos normalmente menos peso y menos músculo por nuestras bases biológicas. Las normativas de los campeonatos nos igualan el peso pero nadie me da más músculos a mí ni se los quitan a los chicos.

No sé si esta normativa es justa o no, pero es algo con lo que las mujeres hemos tenido que combatir en el mundo del motor. Sé que el inicio de temporada será difícil porque en Dinamarca sólo podemos probar en un circuito y en los que no he rodado me tocará clasificarme tras sólo veinte minutos de entrenamientos libres.

Juju Noda se baja del Mygale F4 con el que participará este año en Dinamarca. Foto: @NODA_Racing (Twitter)

EA: Has vivido siempre en Japón, pero ahora te toca ir fuera de tu país. Y además, eres aún muy joven. ¿Cómo afronta una chica de catorce años un cambio en su vida tan drástico?

JN: No será fácil para mí el habituarme a todo de golpe. Además, está el tema del idioma. Pero si quieres llegar lejos, debes hacer frente a las dificultades para que eso te haga más fuerte. Y estoy segura que acabará dando resultados.

EA: Suponemos que tu padre, Hideki, es una de las personas que más te inspiran. ¿Qué significa para tí Hideki Noda?

JN: Sabe lo que hay que hacer y me da sólo los consejos que son estrictamente necesarios. Sabe lo que necesito para ser rápida. Confiamos mucho el uno en el otro.

EA: Actualmente, cuentas con uno de los mayores especialistas en automovilismo que hay en España a tu lado. Me refiero a Àlex Garcia. ¿Cómo es tu relación con Àlex y cómo crees que él puede ayudarte en tu camino en el automovilismo?

JN: Àlex conoce a mucha gente y a varios amigos que pueden ayudarle en Europa. Le gusta Japón y sobre todo cree en mí. Es inteligente y trabajar con él es una gran ayuda para mi carrera profesional.

Juju Noda rodando en el circuito de Calafat. Foto: @NODA_Racing (Twitter)

EA: Estás empezando tu senda, pero seguro que imaginas cómo te gustaría que fuera. En el futuro, ¿en qué categorías te gustaría competir? F1, WEC, quizás en el WRC…

JN: Me gusta competir e ir rápido. Me gustaría competir en algunas de las grandes carreras del mundo del motor, en la Fórmula 1, la Fórmula E, Le Mans, IndyCar o NASCAR.

EA: Juju, para terminar, cuéntanos, qué esperas de esta temporada y cuáles son tus objetivos.

JN: Evidentemente, me encantaría ganar, pero espero aprender mucho y disfrutar de esta temporada. También quiero crecer como persona y como piloto. Sé que soy joven y no quiero ser impaciente.

Juju Noda trazando uno de los giros de la pista de Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

EA: Esto ha sido todo, Juju. Muchas gracias por tu tiempo y que tengas mucha suerte este año.

JN: ¡Gracias! (Dicho en español)

Foto de portada: @NODA_Racing (Twitter)

El primer día de Juju

El primer día de Juju

El despertador canta. No es un gallo, pero la alarma del móvil suena como un kikiriki. Es muy pronto, demasiado. Pero hay que ponerse en marcha porque toca ir a un circuito especial. El coche engrana la primera velocidad y salimos raudos hacia el Bajo Aragón, tierra de grandes carreras. Allí va a hacer su primer entrenamiento de pretemporada una joven chica que es una promesa con mucho que demostrar. Juju Noda está a punto de dar el gran paso, el de salir de su Japón natal para adentrarse en las carreras europeas. El certamen danés de Fórmula 4 será su puerta de entrada. Y Motorland Aragón, el circuito en el que empezará su camino. No nos lo queremos perder. Y Alcañiz, tampoco.

Cuando salimos de casa, todavía es noche cerrada. A la altura de Zaragoza, el sol comienza a saludarnos con sus primeros rayos. Al llegar al gran complejo del motor aragonés, el día es una realidad. Pasamos junto al edificio de entrada. El empleado de seguridad nos abre la barrera y enseguida aparcamos junto a los camiones en el paddock. Lo busco con la mirada, pero no lo veo. He quedado con la persona que trata de dirigir el futuro de la pequeña Juju. Me despido de mi querido compañero de cuatro ruedas y voy hacia el garaje de Noda Racing. Y de pronto, aparece. Àlex Garcia sale del box hablando por teléfono. Se nota que está atareado. Sólo faltaba yo para darle todavía más faena.

Nos saludamos calurosamente. Siempre es un placer volver a verle. Àlex es un tipo determinado y trabajador, quizás el mejor para guiar a la joven Noda en su camino hacia la élite del automovilismo. Hablamos de esto, de lo otro y de lo de más allá. Nos ponemos al día, vaya. En lo profesional y en lo personal. Se oyen algunos murmullos de motores lejanos. Pero el trabajo en el garaje de Noda Racing se centra en cambiar un filtro de aire defectuoso. Es pronto, y la chica no ha llegado aún. Creo que he madrugado demasiado. Bueno, esperaremos, qué le vamos a hacer. Los mecánicos se afanan en su tarea. El día es largo, pero seguro que se pasa volando. No hay tiempo que perder.

Los mecánicos de Noda Racing trabajan en el coche, junto a la joven Juju. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Al momento, un coche de alquiler aparece en escena. Al volante, un señor que llegó a ser piloto de Fórmula 1. Un señor que además de ser uno de los más reconocidos del automovilismo japonés, es el padre de la protagonista de esta historia. Hideki Noda para el motor y baja del coche. Junto a él, Juju Noda. Sus casi catorce años se hacen palpables de una manera abrumadora. Sin casco ni ropa de carreras, viste como una joven de su edad. Cuesta creer que ella sea aquella niña que un día se subió a un Fórmula 3 sin casi experiencia y batió los mejores tiempos del circuito de Okayama. La niña sobre la que están puestas muchas miradas del mundo del automovilismo. Todo el mundo espera que haga cosas alucinantes. No salgo de mi asombro.

Cinco minutos después, sale vestida con el mono, casco, guantes y botines. Ahora sí. Ahora tiene pinta de piloto de carreras. Quizás su baja estatura delata su condición de adolescente. Pero sí, ahora me creo que es ella. Habla con Hideki y después con Àlex. Intercambian impresiones. No quiero estorbar, así que me hago a un lado, aprovecho para hacer algunas fotos del coche. Es precioso. Un Fórmula 4 fabricado por Mygale, de color gris y con sólo dos patrocinadores. Se le ve tan parado, tan callado, tan pequeño, que asusta pensar en la potencia que esconde en sus entrañas. Es como un Fórmula 1 de juguete, pero de juguete no tiene nada. Es una auténtica máquina de carreras. Cuando Juju se monta, el rugido de su motor da cuenta de ello. Un bramido que dice: “¡Aquí estoy yo!”.

Hideki y Juju Noda. Padre e hija intercambian impresiones. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Juju Noda selecciona la primera marcha, sube revoluciones, suelta poco a poco el embrague y sale del garaje. No conoce el trazado, pues es su primera vez en Alcañiz, así que en estas primeras vueltas busca no salirse, escanear cada detalle de la pista a vista de monoplaza. Sus tiempos no son para nada importantes. Pero las primeras impresiones sí. La sonrisa de su padre al hablar con ella, y la cara de satisfacción de Àlex los delatan. Ha ido bien. Las sensaciones son muy buenas. Y cada tanda de vueltas que da, las caras son más felices. Aprovecho para hacer fotos. Voy a los viales. Me fijo en la manera de atacar las curvas de Juju. Al principio con calma, quizás excesiva. Creo que sabe bien lo que cuesta probar en un circuito, como para echarlo a perder por un error de conducción.

Cada vez es más agresiva. Cada vuelta va más rápida. Se aprecia a simple vista. Giro tras giro deja menos espacio entre la rueda y el vértice de las curvas. Apura más las frenadas y busca las trazadas ideales. Sigo haciendo fotos. El contraste entre los pianos rojos y amarillos de la bandera aragonesa y el gris del F4 de Noda Racing crean imágenes que enamoran a la vista. Pero llega el parón para comer. La actividad en pista se detiene y todo el mundo camina hacia el restaurante para reponer fuerzas. Entre tanto, alguien llega a Motorland Aragón. Alguien que, como yo, está aquí porque ha venido. Y ha venido para echar una mano con una labor crucial.

Víctor Forner y Àlex Garcia trabajando en la telemetría del coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Víctor Forner hace su entrada estelar. Nos saludamos afectuosamente, y rápidamente, Àlex y él se sumergen en el apasionante mundo del análisis de datos. Se sientan frente al ordenador y, uno por uno, van viendo todos y cada uno de los parámetros medidos por los distintos sensores del coche. Víctor es ingeniero, y como tal, ejerce para entender como trabaja el coche de la joven Juju y hacer que corra más. Entretanto, los mecánicos vuelven al trabajo. Retocan y ajustan el coche. Suspensiones, alerones y presión de los neumáticos son sus principales ajustes. Víctor y Àlex siguen a lo suyo.

Juju e Hideki regresan al box. El experimentado piloto vuelve a sus labores de gran jefe y se pone manos a la obra, junto a sus mecánicos, en poner a punto el coche. La joven promesa se sube al Mygale, preparada para una nueva tanda de vueltas. La tarde promete. Me encamino hacia la zona de la curva del “sacacorchos” y después al famoso muro. Las fotos están quedando bien. Y Juju cada vez está más en consonancia con el coche. Cada vez se conocen mejor, hay química entre ellos, y eso se nota. Cuando un piloto está cómodo con su montura, se ve a simple vista. La conducción de la chica es precisa y suave. Y va rápida, cada vuelta un poco más. Vuelvo al garaje. Tengo a Juju Noda retratada desde todos los ángulos. Voy junto a Hideki, Àlex y Víctor, que analizan la telemetría.

Juju Noda rodando bajo el famoso muro de Motorland Aragón. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

El sol ya ha pasado su cénit y va camino de dejar paso a la luna. La jornada está llegando a su fin. Con el semáforo en rojo, Juju regresa al box. Para el motor del coche y se baja del mismo. El primer día de entrenamientos de pretemporada ha terminado. Y ha sido un éxito. Han podido probar muchas cosas de cara al año que se les viene encima. Las caras de cansancio luchan por mostrar su satisfacción. La satisfacción de un día muy productivo. Ha llegado el momento de irse. Mi querido compañero de cuatro ruedas me espera para llevarme a casa. Me despido de la gente de Noda Racing. Me despido de Hideki, de Víctor y de Àlex, a quien agradezco de veras su invitación para venir. Ha sido un placer. Todos sonreímos, pero la que más lo hace es Juju. No puedo olvidar su sonrisa cuando llegó por la mañana. Es la misma al bajarse del coche. Está contenta. Su camino acaba de empezar.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)