La falta de nieve complica las G Series

La falta de nieve complica las G Series

Estamos viviendo uno de los inviernos más secos en el sur de Europa. Y, a la vez, uno de los más calurosos. La falta de precipitaciones en forma de nieve está poniendo en jaque a varias pruebas automovilísticas que se disputan en esta estación del año sobre superfícies congeladas. El Rally de Suecia ya se vio alterado por esta situación, y parece que las andorranas G Series están con el mismo problema.

La competición pirenaica de carreras sobre hielo y nieve tenía que haber finalizado el pasado fin de semana. Sin embargo, la falta de un manto blanco óptimo sobre el asfalto del Circuit Andorra de Pas de la Casa ha hecho inviable la celebración de las pruebas. La poca nieve que hay no es suficiente para garantizar una pista en buen estado. Competir allí sería peligroso y un riesgo que es mejor no asumir. Es por ello que la cuarta cita del campeonato se anuló, para posteriormente retrasar unas semanas la última fecha.

La temperatura que se ha ido registrando en el circuito permanente más alto del mundo ha estado por encima de los cero grados, incluso de noche. Respecto a la cancelación de la G4, se intentó apurar al máximo la toma de la decisión, como comentó Álex Bercianos, máximo responsable del Circuit Andorra. Pero dadas las circunstancias, no habría sido posible tener unas instalaciones con el mínimo de condiciones, de manera que no quedó otro salida que anular la cita.

Los buggyes de la categoría Side by Side trazando el Circuit Andorra con muy poca nieve, el año pasado.

Posteriormente, se decidió la anulación de la G5 en las fechas iniciales para intentar que se dispute el fin de semana del 7 y 8 de marzo, siempre y cuando, bajen las temperaturas y la climatología dé algo de tregua. Si finalmente, esto no sucede, la idea es buscar una fórmula alternativa para que las últimas carreras del certamen se puedan celebrar sobre asfalto, una vez haya terminado el invierno. Una alternativa que, evidentemente, no casaría con la celebración de carreras sobre hielo, pero es la única solución que se vislumbra, dada la situación.

De esta manera, y de poderse celebrar la G5, serían cuatro citas las que habrían compuesto las G Series 2019-2020. Las tres primeras fechas ya se han celebrado, y dejan un panorama muy interesante de cara a esa final que todavía no se sabe si podrá disputarse sobre nieve y hielo. Xevi Pons y Miquel Socias, compañeros de equipo en la estructura Elegant Driver, luchan por llevarse el título en GS. El vigente Campeón de España de Rallyes de Tierra lidera la tabla por veintiún puntos de ventaja sobre el balear. Por detrás, Ferrán Pujol se mantiene firme en la tercera posición.

Entre los GIAND, José Roger Chalmeta continúa firme en el liderato del campeonato, manteniendo a raya al joven Gil Membrado, la gran sorpresa de estas G Series. 169 puntos para Roger Chalmeta y 148 tantos para Membrado, así que no hay nada decidido. La final puede deparar grandes emociones. Detrás de ambos, José Luis Diego sujeta el tercer puesto, por delante de Joan Sabater y José Luis García, empatados a puntos. Joaquín Rodrigo cierra el Top 6. En la clasificación de 2RM, Carles Porté es el líder, y si nadie lo remedia, será el campeón de esta edición.

Albert Llovera trazando con su GIAND. Foto: @albertllovera

Ángel Moñino mantiene la primera posición en la clasificación general de Car Cross. Con 168 puntos, suma catorce más que Jaume Vilardell, su principal rival a estas alturas por la corona de campeón. Toni Arrufat es tercero, algo más descolgado, con Santi Guitart y Jordi Vilardell a su zaga, peleando entre ellos por la cuarta plaza. Marc Battle se sitúa un puesto por debajo. El piloto catalán, habitual del CEAX, se perdió la primera cita, pero en las G2 y G3 sumó valiosos puntos para recuperar parte del terreno perdido.

En Side by Side, Cyril Ferrei está plantando cara a los hermanos Le Potier. Tras una primera G1, en la que Yann Le Potier sacó sus galones de campeón en título para ponerse líder, su ausencia en la G3 propició su caída a la cuarta plaza. En cualquier caso, el papel de Ferrei en estas G Series está siendo encomiable. Ha ganado todas sus finales y domina la tabla con mano de hierro. Erwan Le Potier y Franck Cabaner cierran el Top 3, con dos puntos de separación entre ellos. Por detrás, la batalla se centra en qué piloto se quedará con la última plaza del Top 5. Andreu Cachafeiro la defiende, con Themis López al acecho.

Gran batalla entre Marc Batlle y Toni Arrufat en Car Cross. © G Series

Sería una verdadera lástima que la climatología no permitiera la celebración de la última cita de las G Series 2019-2020 sobre superfície deslizante. La batalla en todas las categorías está siendo muy emocionante y no hay nada decidido. Pero estamos en un invierno que está teniendo muy poco de invierno. Mucho calor y pocas precipitaciones que están teniendo en las carreras de coches uno de sus grandes perjudicados. Esperemos que la situación remita y el campeonato andorrano de carreras sobre hielo pueda poner un gran broche de oro a su temporada.

Foto de portada: @CreditSupport_

Tres reválidas para poner el broche de oro al WRC

Tres reválidas para poner el broche de oro al WRC

Reino Unido, España y Australia. O mejor dicho, Rally de Gales, Rally Cataluña y Rally de Australia. Son las últimas pruebas del Campeonato del Mundo de Rally 2019. Las tres reválidas que restan para que dé por terminada la temporada más igualada de la última década. O incluso de más, porque hacía muchos años que no había tantos candidatos a llevarse la gloria. Hasta cuatro pilotos y tres fabricantes oficiales distintos han sabido lo que es subir a lo más alto del podio este año. Hyundai, Toyota y Citroën, con el permiso de M-Sport y sus incombustibles Ford, mantienen una batalla que deberán resolver en estas últimas citas.

El año comenzó muy bien para el campeón en título, Sébastien Ogier, haciendo muy dulce su regreso a Citroën, la marca que le dio la alternativa en el mundial hace más de diez años. Victoria en el Rally de Montecarlo, donde volvió la gran leyenda de la especialidad, Sébastien Loeb. El alsaciano lo hizo a bordo de uno de los Hyundai i20 Coupe WRC oficiales. Después, vimos una pizca de lo que Ott Tänak tenía preparado para esta temporada, llevándose el Rally de Suecia.

Ogier volvió a la senda del triunfo en México, y tras ello, Thierry Neuville tomó el relevo, con dos victorias consecutivas en Córcega y Argentina. Parecía que este podría ser el año del despunte definitivo del belga, con un coche que hasta ahora es el más equilibrado en términos generales. Pero nada más lejos de la realidad, pues a continuación llegó el festival de éxitos de Tänak y Toyota, únicamente pausado en Cerdeña.

Sébastien Ogier en el Rally de Montecarlo 2019

Allí fue Dani Sordo quien consiguió volver a ganar una cita mundialista tras casi seis años. Además, fue su primera victoria con Hyundai, la marca que le ha dado la oportunidad de poder elegir los rallyes que desea participar cada año. Una estrategia que por ahora ha beneficiado a ambos, siendo el de Puente San Miguel uno de los pilotos que más a tono está en este 2019, sin ser uno de los principales candidatos al título. No en vano, ha contribuido de manera crucial a que la marca coreana lidere la clasificación general del campeonato, con valiosos puntos en las siete pruebas que ha corrido hasta ahora.

Pero Sébastien Ogier no es hexacampeón por nada. Cuando parecía que el de Gap estaba más fuera que dentro en la lucha contra Ott Tänak, un golpe encima de la mesa, en forma de victoria, es lo que dio en Turquía. Un triunfo que recupera la moral dentro de Citroën y que le vuelve a situar en la gran batalla por el campeonato.

Thierry Neuville volando sobre los tramos de tierra de Argentina. © Red Bull Content Pool

Con todo, Tänak lidera el campeonato del mundo con 210 puntos, diecisiete más que Ogier, su más inmediato rival, y 30 tantos por delante de Neuville, que cierra el Top 3. Ellos son los primeros espadas, aunque por detrás, la lucha es encarnizada por los puestos prepodio. Si bien es cierto que Andreas Mikkelsen cuenta con una pequeña renta de ocho puntos sobre Kris Meeke, entre el quinto puesto del británico y el octavo de Esapekka Lappi, sólo hay seis puntos. Mekke, Jari-Matti Latvala, Teemu Suninen y Lappi se encuentran inmersos en una batalla espectacular que amenaza la cuarta posición de Mikkelsen.

Elfyn Evans, que no ha participado en las tres últimas citas, ocupa el novento lugar, con seis puntos sobre Dani Sordo, en décimo puesto. Ninguno de los dos está realizando el campeonato al completo, por lo que sus resultados parciales adquieren mayor importancia que su posición en el campeonato. Y en ese caso, el piloto cántabro sale mejor parado en la comparativa con el galés. Incluso con muchos de los pilotos que han competido en todas las pruebas.

Dani Sordo domando su Hyundai i20 Coupé WRC

La emoción y las luchas extenuantes contra el crono y los tiempos de los rivales han sido la tónica de estas once citas que se han disputado hasta ahora en el Campeonato del Mundo de Rally. La normativa y la igualdad mecánica entre Hyundai, Toyota y Citroën ha permitido, además de luchas, batalla al segundo y fallos de los rivales como consecuencia de una presión que no se veía desde hace bastante tiempo. El mundial vuelve a ser ese escenario de grandes luchas.

Por delante, tres oportunidades para ver quien se lleva el gato al agua. Ott Tänak, Sébastien Loeb o Thierry Neuville. Toyota, Citroën o Hyundai. Tres pilotos y tres marcas que intentarán todo para demostrar que son los mejores de la especialidad a nivel mundial. Si gana Loeb, será su séptimo título, y se pondría a tiro de los nueve de Loeb. Si ganan Tänak o Neuville, sería el primero para cualquiera de los dos. Así que el aliciente es máximo. ¡Y nosotros que lo vamos a disfrutar!

Jari-Matti Latvala trazando uno de los tramos del Rally de Montecarlo

Foto de portada: © Red Bull Content Pool

El desembarco de Hyundai en competición

El desembarco de Hyundai en competición

Hyundai es una de las marcas que mayor presencia tiene en campeonatos automovilísticos a lo largo y ancho del mundo. No siempre amparados por la casa matriz, muchos modelos preparados para competición se baten el cobre en circuitos y tramos. Pero esto no fue siempre así. Durante muchos años, los coches de la fábrica surcoreana no tocaron la competición ni por curiosidad. Sólo desde hace muy poco han decidido demostrar que son tan capaces de fabricar buenos coches de carreras como otros fabricantes de mayor tradición.

El constructor de Seúl empezó a desarrollar sus propios modelos a partir de 1975, tras unos años modificando coches de otras casas bajo licencia. Es el caso del Ford Cortina, que desde 1968 fue puesto a la venta por Hyundai en Corea del Sur. Sin embargo, las actividades deportivas de la marca se retrasaron bastantes años. Por la razón que fuera, no era prioritario, y salvo algunas inscripciones privadas en pequeñas competiciones, Hyundai no hizo acto de presencia en el mundo de la alta competición hasta finales del siglo XX.

En 1998, la marca asiática decidió embarcarse en el Campeonato del Mundo de Rally, preparando un Accent con especificaciones de rally que sería gestionado por un equipo privado. En los siguientes años, consiguieron ciertos resultados destacados, con pilotos de renombre como Juha Kankkunen, Alister McRae o Armin Schwarz. Pero el apoyo de fábrica nunca fue el mismo que el recibido por las marcas rivales, y tras esta primera etapa, la dirección dio carpetazo a la experiencia deportiva del fabricante surcoreano.

Hyundai Accent WRC, pilotado por Alister McRae durante el Rally 1000 Lagos de 2001

El desembarco definitivo llegó en 2013. A finales del año anterior, durante el Salón del Automóvil de París, Hyundai anunció que competiría a partir de 2014 en el Campeonato del Mundo de Rally de forma oficial, con todo el apoyo de la marca detrás. Así que el año que iba a empezar serviría para desarrollar el nuevo coche, un i20 con especificaciones del reglamento WRC. También se centrarían en crear un equipo desde cero y toda la estructura de competición necesaria que hasta entonces no existía, dándoles desde la casa matriz carta blanca para hacer y deshacer. Michel Nandan, ingeniero con gran experiencia en competición, fue colocado al frente del proyecto.

Con el fichaje de Thierry Neuville para el primer coche, y los de Hayden Paddon, Dani Sordo, Juho Hänninen, Chris Atkinson y Bryan Bouffier para la segunda y tercera unidad, la estructura comenzaba a dar atisbos de ir por el buen camino. 2014 se saldó con victoria y doblete en el Rally de Alemania, de la mano de Neuville y Sordo. Un éxito que auguraba grandes domingos de celebración por delante.

El Hyundai i20 WRC aparece entre los blancos árboles nevados del Rally de Suecia

Pero 2015 no fue tan bien como se esperaba. A pesar de conseguir el tercer lugar en el campeonato, no sumaron ninguna victoria. Y es que la estructura seguía en fase de rodaje. Tras un primer año tan bueno, tenían que seguir con el trabajo. Entre tanto, la casa empezaba a interesarse por el nuevo reglamento TCR que iba a copar los campeonatos de turismos de medio mundo. Se lanzaron al desarrollo de dos modelos de cara a la futura homologación de ambos dentro de aquel nuevo reglamento: el i30 N y el Veloster N.

Dos victorias en el Campeonato del Mundo de Rally sumaron a su palmarés en 2016, mientras el departamento de competición para clientes echaba a rodar. Finalmente, en 2017 llegó el debut en el TCR, y con ello en la Copa del Mundo de Turismos que empezaría al año siguiente. En los rallyes no les iba nada mal, estaban en la lucha y eran los únicos capaces de plantar cara al Ford de M-Sport pilotado por Sébastien Ogier. Pero todavía faltaba superarles y ganar. Cosa que sí harían en el WTCR en su primer año, con Gabriele Tarquini conquistando el título.

Los dos Hyundai i30 N TCR de Gabriele Tarquini y Norbert Michelisz durante la cita del WTCR de 2018 en Hungaroring

Aunque la filosofía del nuevo certamen iba en contra de que existieran equipos oficiales, lo cierto es que el apoyo de fábrica cada vez se fue intensificando más, algo crucial para el éxito. Como también lo fue para las ventas de sus modelos de competición destinados a equipos cliente. Y es que el éxito siempre abre puertas. Del proyecto inicial en el WRC, a tener coches repartidos por diferentes campeonatos. De los rallyes a los turismos, pasando por el rallycross. Entre tanto, la dirección del proyecto cambió de manos, y Andrea Adamo sustituyó a Michel Nandan.

Actualmente, Hyundai lidera el Campeonato del Mundo de Rally, y sus equipos luchan por la gloria en el WTCR y el Campeonato del Mundo de Rallycross. Y eso sin contar campeonatos regionales y nacionales, como el Campeonato de España de Turismos, donde mantienen todo el protagonismo gracias al gran rendimiento de sus unidades. Para ser un fabricante que pasó de largo de la competición durante tantos años, este desembarco a nivel mundial es digno de mención. Y ya se habla de nuevos campeonatos donde podrían llamar a la puerta. Si lo hacen, y al ritmo que van, no se puede descartar nada.

Los nueve veces campeones del mundo, Sébastien Loeb y Daniel Elena, pilotando el Hyundai i20 WRC durante el Rally de Montecarlo de 2019