De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

De capazos por el paddock: Cristina Gutiérrez

Era viernes y el paddock estaba tranquilo. El personal de los equipos se afanaba en terminar de montar sus carpas y poner a punto los coches para las verificaciones. En la pista, nadie. La poca actividad que se respiraba provenía de los garajes donde los comisarios de la federación correspondiente se encargaban de examinar cada vehículo para certificar su cumplimiento de la normativa. Pero caminando hacia la zona donde estaban los equipos de KartCross, una cara conocida llamaba la atención.

Junto a su coche estaba Cristina Gutiérrez. No junto a su Mitsubishi Eclipse Cross con el que compite en el Rally Dakar, sino junto al KartCross Labase RX01 que tenía que domar ese fin de semana. Cristina participó, junto a otros pilotos habituales de los campeonatos de AutoCross y otras estrellas invitadas, en un evento soporte del RallyCross de Cataluña, la RX Stars Race. Pero antes de que la vorágine sacudiera el paddock, nos acercamos para “capacear” un rato con ella.

La odontóloga más rápida del planeta nos recibió con gafas de sol y una sonrisa, y la conversación fluyó automáticamente. Le comentamos que aunque ella viniera a pasárselo bien, seguro que quería ganar a todo el mundo. Y claro que sí, es una piloto de carreras.Bueno, el tema de la competición está dentro de nosotros”. Nos comentó que era una primera toma de contacto, y que venía a probar, a ver qué tal le iba.

El coche de Cristina Gutiérrez descansa en el paddock antes de la batalla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La verdad es que estoy encantada con la base, con cómo nos están tratando con los KartCross, y tengo ganas de probarlo en el circuito y ver qué tal”. Remarcó que el nivel de sus rivales era alto, así que iría poco a poco, viendo el panorama. “Estoy rodeada de cracks, así que vamos a ir viendo. De menos a más y a ver hasta donde podemos llegar”.

Respecto a la manera de pilotar un coche preparado para la arena, las dunas y los tramos off-road del Dakar, y un coche pequeño, pensado para ir muy rápido en pequeños circuitos de tierra, nos habló de cómo cambia su estilo de pilotaje. “Es muy difícil. No tiene nada que ver en cuanto a aceleración, pesos, frenos, … Es como que de una bici, pases a un monociclo, por así decirlo. Entonces, hay que adaptarse y, sobretodo, hay que ser suave al volante”.

Yo creo que no hay que ser nada agresivo, hay que colocar muy bien el coche antes de entrar en las curvas porque si no te vas de frente” Respecto a las diferencias técnicas entre una montura y otra, las cuales afectan al estilo de conducción, nos comentó que “la diferencia más grande es que es tracción trasera, y estoy acostumbrada al 4×4 y motor diésel. Y esto es gasolina. Gasolina y a tope de vueltas. Así que es muy diferente”.

Cristina Gutiérrez encarando la primera curva sobre tierra del trazado de RX de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Durante el invierno, dejó por unos días su Burgos natal para ir a probar los espectaculares coches de las GSeries en Andorra. El país de los Pirineos le ofreció la oportunidad de experimentar con la competición sobre nieve y hielo. Sobre aquella experiencia y la diferencia entre pilotar sobre arena a hacerlo sobre nieve, nos dijo que “fue para mí un cambio espectacular. Pero me lo pasé genial y disfruté un montón”.

Reconoce que le gusta probar disciplinas y coches diferentes, que es algo que le hace crecer como piloto, pues aprende nuevas técnicas y adquiere una mayor experiencia, a la par que disfruta con ello. “La verdad es que me encanta probar todas las disciplinas posibles. Sobretodo para aprender y disfrutar, que es lo que quiero”, nos comentó.

Cristina Gutiérrez defendiendo la posición ante sus rivales. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Y estando en un fin de semana del Campeonato del Mundo de RallyCross, había que hacerle una pregunta obligada. La posibilidad de que algún día la veamos compitiendo en este especialidad con los brutales Supercars no es una opción que descarte. “La verdad es que depende de cómo se dé. Me encantaría tener uno, aunque sea para entrenar. Porque sí que es verdad que es lo que más sensación de carrera te da, de todos los aparatos que hay por ahí. Y, bueno, ¿quién sabe? Empezar entrenando con uno y si me veo con ganas y con ritmo, pues presentarme a alguna carrera que otra”.

Nuestro capazo llegaba a su fin tras desearle mucha suerte. Esperamos que algún día la veamos batirse en duelo en el Campeonato del Mundo de RallyCross, pero sobretodo que no deje de competir, primero porque lo está haciendo muy bien, y segundo porque es el espejo en el que se miran muchas chicas que hoy en día están empezando en esto de las carreras de coches. ¡Muchas gracias por la conversación, Cristina!

Cristina Gutiérrez a bordo del Labase RX01. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

De capazos por el paddock: Tiago Monteiro

El ambiente distendido de unos entrenamientos de pretemporada es parecido al que se vive en los pueblos del Pirineo Aragonés un día entre semana, lo que permite “coger un capazo” de la manera más sencilla. A veces ni siquiera es buscado, surge porque sí, sin motivo aparente. Pero otras veces, se busca y con suerte se encuentra. En este caso, se buscó. Porque tener la oportunidad de hablar un rato con Tiago Monteiro es una experiencia que describe por sí misma el concepto de capazo.

El paddock del Circuit de Barcelona-Catalunya durante los test de pretemporada de la Copa del Mundo de Turismos era un hervidero de pilotos, mecánicos, ingenieros y periodistas. Con sólo una semana de margen para empezar el campeonato, las ganas de todos por ver nacer un nuevo año de carreras era máximo. Y eso se notaba en el semblante de los pilotos. También en el de Tiago Monteiro. El piloto portugués terminó sus quehaceres en el camión del equipo tras bajarse del coche, y fue entonces, cuando pudimos “capacear” con él.

Monteiro vuelve este año a la competición a tiempo completo, tras un año de recuperación del grave accidente que sufrió en 2017 tras unos test durante la temporada. Sobre su recuperación, nos contó que “ha sido poco a poco. La primera vez que volví al coche, este verano, fue un poco raro. Quizás era pronto para volver, pero tenía que ver qué problemas había aún y qué áreas había que trabajar. Después, las cosas fueron mejorando bastante más rápido. En octubre tuve más test y ahí ya me sentí bien. La verdad es que la primera vez me sentía como si no me hubiera pasado nada”.

El Honda Civic Type R TCR de Tiago Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago volvió a competir en el WTCR durante el fin de semana de carreras en el circuito japonés de Suzuka del año pasado, pero todavía no estaba totalmente recuperado. “Fui a la carrera de Japón y, sinceramente, no estaba todavía bien preparado. Me faltaba un poco de confianza, pero tuve la oportunidad de ver cómo me sentía en condiciones reales de competición. La verdad es que me sentí bien, no preparado al 100%, pero bien”. Tras ello, su recuperación siguió un camino más rápido. “He seguido un programa muy fuerte de entrenamientos durante el invierno. Hicimos muchos días de pista desde diciembre, y en febrero y marzo siempre en la pista. Eso fue importante”.

Remarcó que su recuperación fue “una evolución de ritmo, de confianza, de tiempo en el coche, hasta llegar a un punto donde, sinceramente, me siento como antes. Estoy al 100%”. Debido a todos los días de pruebas seguidos antes de los entrenamientos oficiales de pretemporada del campeonato, el trabajo del equipo se ha reducido a probar ciertos detalles de cara a las próximas carreras. “Aquí no estamos haciendo muchas pruebas porque lo importante que teníamos que hacer ya lo hicimos”.

Los mecánicos e ingenieros revisando el Honda de Monteiro. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Un tema muy importante de cara a este año es la regularidad. Muchos pilotos coinciden en que será la clave del año para los que luchen por el campeonato. Y Monteiro coincide con sus compañeros. “Sin duda, la regularidad será la clave de la temporada. Hicimos un análisis de si hubiera habido este sistema de puntuación el año pasado, y hubiera ganado Yvan Muller. Por poca diferencia. El año pasado fueron los más constantes. Sin duda que el piloto que ganará, obviamente será muy bueno, pero también muy constante. No será necesariamente el más rápido de todo el fin de semana”.

Destacó que habrá que priorizar sumar puntos ante cualquier otra situación. “Tener la capacidad de sacrificar la Pole Position o la carrera, pero puntuar”. Como consecuencia, se presenta una variabilidad estratégica que puede dar mucho juego. “Habrá pilotos que estarán trabajando para el campeonato y otros querrán ir a ganar carreras. A partir de la mitad del campeonato, o quizás un poco más adelante, quienes no tengan oportunidades de pelear por el campeonato, van a arriesgar un poco más. Ahí habrá una variación estratégica interesante”.

Respecto a sus objetivos de cara a este año, Tiago afirmó que “el objetivo que tengo es bastante claro. Quiero pelear por el campeonato. No sé si es muy optimista o no, ya veremos. Como he dicho, yo me siento muy bien y preparado para ello. Quiero llegar rápidamente a pelear por las primeras posiciones y sumar los máximos puntos. Pienso que tenemos la capacidad de estar en esa posición y espero que sea así. Es el objetivo”.

Tiago Monteiro entrando en el pit lane para seguir con las pruebas en su coche. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Tiago Monteiro siempre será recordado por una imagen que dio la vuelta al mundo, cuando subió al tercer escalón del podio en el Gran Premio de Estados Unidos de 2005. Allí, sólo los seis coches con neumáticos Bridgestone tomaron parte en la carrera, entre ellos el de Monteiro, que terminó detrás de los dos Ferrari. Nos reconoció que fue una situación muy difícil para ellos, pero que tenía que hacer su trabajo, y afortunadamente lo pudo completar con un gran resultado. Pero si hay que reconocerle su labor, también hay que recordar el año que realizó. Terminó 18 de las 19 carreras con el Jordan EJ15 – Toyota, sumando un punto en el Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps. Un éxito propio de los grandes pilotos.

Continuó un año más en Fórmula 1, pero su sueño de seguir compitiendo en el Gran Circo se truncó cuando no cristalizó su acuerdo para formar parte del equipo Toro Rosso en 2007, como piloto junior de Red Bull. Buscó su camino en el Campeonato del Mundo de Turismos y allí ha conseguido labrarse una gran reputación a base de trabajo y buenos resultados. Nuestro capazo llegó a su fin, agradeciéndole su tiempo y deseándole toda la suerte del mundo.

Tiago Monteiro rodando en el Circuit de Barcelona-Catalunya durante los entrenamientos de pretemporada del WTCR. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Muito obrigado, Tiago!

De capazos por el paddock: Marta García y Guillem Pujeu

De capazos por el paddock: Marta García y Guillem Pujeu

El paddock de un circuito es el lugar donde transcurre la vida social de los habitantes del mundo del automovilismo. Es como la plaza de un pueblo, donde se reúnen los vecinos para hablar de sus asuntos comunes. Y como sucede en la vida real, en los pueblos pequeños es más fácil “coger capazos” con alguno de los paisanos del lugar.

Durante los entrenamientos de pretemporada del International GT Open, GT Cup Open y Eurofórmula Open en el Circuit de Barcelona-Catalunya, el paddock era un lugar en el que había poca gente pero mucho de qué hablar. Así que la mezcla era perfecta para que los “capaceros”, como se conoce en los pueblos del Pirineo Aragonés a la gente que “coge un capazo” con facilidad, pudieran sacar a relucir todas sus habilidades en el noble arte del capazo.

En la pista rodaban los Fórmula 3 de la Eurofórmula Open, mientras Guillem Pujeu caminaba por el garaje de su equipo, Teo Martín Motorsport. El piloto de Figueres estaba probando el nuevo McLaren 570S con el que este año va a competir en el GT Cup Open, así que nos pusimos a hablar con él en un momento distendido en la parte de detrás del garaje. Allí le preguntamos por sus sensaciones tras probar su nueva montura.

Guillem Pujeu llevando el McLaren 570S de Teo Martín Motorsport hacia su garaje. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Guillem, que el año pasado fue subcampeón del Campeonato de España de Fórmula 4, nos comentó que, “el McLaren es muy divertido, corre muchísimo y es un placer poder trabajar con la gente de Teo Martín, con tanta experiencia que tienen en el mundo de los GT”. Destacó que con la nueva colaboración con el fabricante británico “es muy cómodo trabajar con ellos y que tiene que “seguir trabajando y seguir mejorando”.

Precisamente, sobre el tipo de colaboración existente entre McLaren y Teo Martín Motorsport, Pujeu remarcó que “realmente existe una colaboración directa entre el equipo y McLaren, ya que tenemos siempre un ingeniero que colabora con nosotros y nos ayuda en lo que haga falta. Por esa parte sí que existe una colaboración directa y estoy muy contento por ello”.

Guillem Pujeu afrontando la última chicane del circuito de Montmeló. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La conversación fluía fácil, así que nos atrevimos a preguntarle por sus expectativas para este año. Guillem, como piloto de carreras que es, nos despejó las dudas con una sentencia muy clara: “Mi objetivo siempre es ganar”. También reconoció que “es cierto que falta aún aprender y ver los resultados de donde estamos. Pero mi objetivo inicial es ganar”. Así de contundente se mostró un piloto que tiene la convicción de poder hacer un buen año.

Tras darle las gracias por su tiempo y desearle mucha suerte, nos despedimos para seguir cada uno con nuestros quehaceres. Los entrenamientos de la Eurofórmula Open iban camino de terminar, así que pusimos rumbo al garaje del equipo Drivex. Allí se estaba bajando de su monoplaza Marta García. La piloto de Gandía estaba probando por primera vez un Fórmula 3 y nosotros, capaceros por naturaleza, no pensábamos en desaprovechar la oportunidad de hablar con ella. Vamos, de coger otro capazo.

Marta García preparada para salir a pista. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Recién bajada del coche no era un buen momento, pero nos prometió que en un rato no tendría ningún inconveniente en hablar con nosotros. Ella cumplió con su promesa y nosotros tuvimos a bien de hacerle una pregunta obligada. Era su debut con un monoplaza de Fórmula 3, ¿cómo no íbamos a preguntarle por sus sensaciones después de probar una bestia como esa? Sobretodo, tras un año y medio sin subirse a un monoplaza.

Ella, con una sonrisa de quien se siente feliz por haber dado un paso importante en su carrera, nos comentó que “me tengo que adaptar bastante todavía, además que es un F3 y tampoco estaba acostumbrada”. Pero, en cualquier caso, “las sensaciones son ‘muy guay‘, porque hacía tiempo que no lo pilotaba y lo he cogido con ganas”.

Marta García domando el Dallara F312 de Drivex durante el último día de test. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Marta nos comentó que, efectivamente, se nota el salto del monoplaza de Fórmula 4 al Fórmula 3 debido a que “este coche tiene más aerodinámica que el F4, y eso se nota mucho. Tienes que empujar más también. La mitad de curva la puedes pasar mucho más rápido. Cambia bastante y hay que adaptarse”.

Por otra parte, García nos habló sobre el objetivo de estos test. “Este test lo he hecho para prepararme un poco para la prueba de la W Series que tengo en marzo”. Sobre sus posibilidades de verla pilotar estos coches este año nos comentó que “si me cogen, la idea es hacer la W Series, que son cinco carreras. Y, si es posible, hacer algunas carreras sueltas de otros campeonatos. Ya sea Fórmula Renault o la Eurofórmula Open”.

Marta García atravesando la recta principal del Circuit de Barcelona-Catalunya al volante del Fórmula 3 de la Eurofórmula Open. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Nuestro capazo llegaba a su fin, así que Marta García se despidió de nosotros, y nosotros de ella deseándole toda la suerte del mundo. Esperamos que nuestros caminos vuelvan a encontrarse con ambos, con Marta y con Guillem, a quienes seguiremos atentamente, esperando, que de nuevo, volvamos a coger un capazo en el paddock. Ojalá que la misma simpatía con la que “capacearon” con nosotros puedan traducirla en triunfos y gloria sobre el asfalto. ¡Suerte a los dos!

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

De capazos por el paddock: Gonzalo de Andrés y Enrique Hernando

De capazos por el paddock: Gonzalo de Andrés y Enrique Hernando

Durante el domingo de noviembre en que se disputó la última cita del Campeonato de España de Resistencia y GT en el Circuit de Barcelona-Catalunya tuvimos la oportunidad de hablar unos minutos, o “coger un capazo”, con Gonzalo de Andrés, jefe y piloto del SMC Junior Team, y con Enrique Hernando, piloto del mencionado equipo y compañero de coche de de Andrés, en el paddock del circuito de Montmeló.

Paseando por ese espacio tan variopinto como es el paddock de un circuito de carreras, nos encontramos con Enrique Hernando, a quien preguntamos si tenía un momento para hablar con nosotros. Nuestro primer capazo comenzó preguntándole sobre su papel durante el año en el Campeonato de España de Resistencia. Hernando nos comentó que la llegada tardía del nuevo Peugeot 308 TCR les ha hecho no poder firmar un buen año, pero que en cuanto llegó, en la cita que se disputó en el circuito del Jarama, todo fue mejor, consiguiendo vencer en las dos carreras del fin de semana. En el caso del circuito de Montmeló, Enrique Hernando creía en que no contaban con la ventaja que tuvieron ese fin de semana, debido a las diferencias que hay entre el trazado madrileño y el circuito catalán, además de tratarse de una carrera de dos horas, en vez de una. Nos afirmó que “me quedo con el buen feeling de esta temporada en las pruebas con el coche nuevo

El nuevo Peugeot 308 TCR de Hernando y de Andrés en acción en el Circuit de Barcelona-Catalunya

También hablamos sobre su participación en la última cita del Campeonato de Europa de TCR, precisamente en Montmeló. “Tener un circuito fresco siempre sirve, sin duda alguna“, nos comentó refiriéndose a la carrera de resistencia de dos horas del CER-GT. Con vistas de cara al futuro, le preguntamos si podía ayudarle de alguna manera, y en efecto, nos confirmó que “es muy posible“. “El TCR es una filosofía de carreras diferente, respecto al CER, pero me gusta bastante. Si salen patrocinadores, entonces sin duda, seguro. Me encantaría correr esa competición“. Añadió que, a pesar de que el fin de semana no salió como querían, se queda con lo bien que se lo pasó adelantando a bastantes coches, en su primera toma de contacto con el certamen europeo. El capazo llegaba a su fin, no sin antes, agradecerle sinceramente esos minutos de conversación.

Posteriormente, nos encontramos con Gonzalo de Andrés, a quien en ese momento no le venía bien “capacear”. Pero nos prometió que en que terminara sus quehaceres no tendría problema alguno en atendernos. Por supuesto, le dijimos que sin ningún problema. Los buenos capazos, cuanto más relajado y a gusto esté uno, mucho mejor. Y en ese momento, coger un capazo era lo peor que le podía pasar a de Andrés. Él cumplió su palabra y en un rato nos volvimos a encontrar en la entrada del garaje de su equipo, SMC Junior Team, donde comenzamos hablando sobre el año que iba terminando, el cual había sido muy duro para él. Su padre, Santiago Martín Cantero, uno de los referentes durante tantos años del automovilismo en España, falleció en mayo, dejando una gran pérdida, no sólo a su familia y amigos, también al mundo de las carreras.

Gonzalo de Andrés subido al coche, preparado para la carrera

A nivel deportivo, “la idea este año era haber empezado el CER con el Peugeot 308 TCR, pero por problemas con la homologación y el desarrollo, hasta la carrera del Jarama no llegó“. A partir de ahí, las cosas mejoraron, según de Andrés, quien nos reconoció que piensa más de cara al año que viene. Un año en el que los objetivos pasan primero por “ver qué tal se desenvuelve el nuevo coche en carreras de resistencia y sacar una valoración, si continuar o no en este campeonato“. Una decisión que tomarán cuando se reunan a final de año y vean qué hacer.

Por último, hablamos sobre el nuevo Campeonato de España de Turismos que está desarrollando la Real Federación Española de Automovilismo con vistas a 2019, del cual, de Andrés opina que “es una iniciativa interesante“. Cree que todavía hay que esperar para ver qué pilotos y patrocinadores se animan a participar, pero que “la Federación está haciendo un esfuerzo muy grande y el formato es muy bueno“. Confía en que puedan suministar coches a los pilotos que se animen a competir. El capazo terminó con nuestro agradecimiento por el tiempo concedido y la esperanza de no haber sido el último.

El Peugeot 308 TCR que hizo su debut en el Jarama tras una larga espera, surca la recta de Montmeló

Agradecemos a Enrique Hernando y a Gonzalo de Andrés que compartieran con nosotros una parte de su tiempo, tan preciado en esos momentos en que tenían que ir preparándose para disputar la última carrera del Campeonato de España de Resistencia y GT de 2018. También les deseamos mucha suerte y éxitos de cara al futuro, y esperamos que podamos coger más capazos. Y es que cuando dos personas cogen un capazo crean un vínculo que les puede llevar a otro capazo. ¿Quién sabe?

Fotos: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)