Las avispas del motor

Las avispas del motor

Su sonido parece el de una avispa y cuando se juntan varios es el avispero más sonoro del mundo. Los Car Cross, Kartcross o Cross Car, según quién los nombre y en qué idioma, son unos pequeños pero matones coches de carreras que hacen las delicias del que los pilota y del que los visiona. Un motor pequeño en un chasis muy pequeño, un propulsor de moto que empujando tan poco peso, desata toda su fuerza para mover esa masa que tan poco abarca.

Su popularidad es enorme en nuestro país. Hasta tres categorías del Campeonato de España de Autocross están protagonizadas por estos monoplazas. Y en los campeonatos regionales son también los reyes de la fiesta. Su precio contenido y su mantenimiento sencillo son un gran aliciente para quien busca adentrarse en esto de las carreras. Pero los Car Cross no entienden de edades. Desde los más pequeños, en sus primeros pasos; hasta los más mayores, disfrutan de su pilotaje sobre tierra, asfalto o nieve.

Se podría decir que son como una especie de karts con techo, o también una variante de los buggyes, pero más pequeña. Lo cierto es que no son ni una cosa ni la otra, aunque su uso puede estar destinado para lo mismo que ambas tipologías de coche de competición. Sirven para los jóvenes que se inician en el automovilismo, para aquellos que les tira más un buen derrapaje en medio del polvo que buscar la trazada perfecta con tiralíneas. Esos niños que se sienten más atraídos por los rallyes que por los monoplazas.

Derrapaje sobre nieve en un Car Cross. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Pero también sirven para participar en competiciones fuera de pista, en el desierto, campo a través, como si de un Side by Side se tratara. Realmente, los kartcross sirven para todo. Incluso se los ha visto subiendo montañas. Aparte de las barquetas, prototipos o GT, animan como los que más las carreras en cuesta. Su poco peso y ligereza es una ventaja de cara a afrontar los revirados giros de las carreteras de montaña. Cambiando los neumáticos de tacos por gomas para asfalto y algún que otro pequeño ajuste, el coche está listo para dinamitar el mejor tiempo.

Pero no nos engañemos. Hacen falta manos y una buena dosis de sensibilidad al volante. Precisamente, su potencia en tan poco peso hace que sean extremadamente nerviosos. La tracción trasera provoca que toda la fuerza del motor mueva las ruedas de atrás, por lo que es importante saber jugar con los golpes de acelerador y mantener el volante recto en cada pisada. Un mal juego de manos y pies puede terminar con un accidente o un vuelco, algo que acostumbra a ser más habitual que en otro tipo de monturas.

Sobre asfalto también son capaces de sacar todo su potencial. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Existen distintos fabricantes de kartcross y cada maestrillo tiene su librillo. Generalmente, estos son constructores pequeños, ensamblando cada pieza del coche de forma artesanal. Por ello, cada cross car es un poco diferente. Pero en resumidas cuentas, todos tienen una serie de características básicas. Cuentan con un motor de unos 600cc, con una potencia de 120 – 125 CV, y una transmisión formada por una caja de cambios de seis velocidades y una cadena que transmite la fuerza del motor al tren trasero. Cuentan con suspensión independiente a las cuatro ruedas, chasis multitubular y carrocería de fibra de vidrio. Sus dimensiones son de 2,6 metros de largo, 1,6 metros de ancho y 1,2 metros de alto. Todo el conjunto acumula un total de 320 Kg de masa.

Los kartcross pueden presumir de un auge que los está llevando a ir desbancando poco a poco a los hasta ahora grandes protagonistas en los distintos campeonatos de autocross que se celebran en Europa. No en vano, la FIA está intentando aprovechar esa popularidad para comvertirlos en el escalón principal en la formación de pilotos de rallyes y rallycross. En los Motorsport Games previstos para este año tendrán su propia categoría y se estudia implantarlos como campeonato independiente a nivel europeo.

Arrancada de una carrera del CEAX sobre tierra. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

En España ya han cogido la delantera en el CEAX a los monoplazas de autocross, los participantes de la División III. El bajo coste de los kartcross hace que sea imposible que los Super Buggyes puedan competir con ellos. No es extraño que las parrillas de Car Cross sean las más pobladas en los últimos tiempos. Y en los campeonatos regionales sucede algo similar, con estos pequeños prototipos de competición ganándose el favor de competidores y aficionados. Un avispero volando hacia la primera curva, de bajo coste y emoción sin límites. ¿Alguien da más?

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Batalla en la segunda jornada de las G Series

Batalla en la segunda jornada de las G Series

Tras la fría noche del sábado, el sol se alzó sobre los picos andorranos. El movimiento volvió al Circuit Andorra, y la nieve y el hielo de la pista estuvieron listos para otra jornada de acción en la G1 de las G Series. Si el sábado habíamos disfrutado de las categorías GS, GIAND y 2RM, en la jornada de domingo era el turno de los Car Cross, los Side by Side y las motos de los Ice Gladiators.

Las diferentes categorías disfrutaron durante las primeras horas de la mañana de las sesiones de entrenamiento. Los pilotos pudieron reconocer el circuito y evaluar el estado de la pista, que se encontraba en muy buenas condiciones gracias a las bajas temperaturas nocturnas. Algunas caídas entre los motoristas, dificultades para traccionar en los Car Cross y mucha nieve por los aires por parte de los buggys de la categoría Side By Side. La primera parte de la mañana transcurrió sin mayores dificultades pero la jornada fue avanzando y tocaba ponerse serio.

A media mañana, el parón para reacondicionar la pista presagiaba el comienzo de las batallas reales. Por fin empezaron las sesiones de calificación y los Car Cross fueron los primeros. Tras las dos tandas calificativas, una para los pilotos A y otra para los pilotos B, Santi Guitart se hizo con la Pole Position, seguido de Ángel Moñino y Jaume Vilardell. En Side By Side, el más rápido fue el vigente campeón Yann Le Potier, con Cyril Ferrei y Franck Cabaner justo por detrás. Finalmente, en el mundo de las dos ruedas el más rápido fue Cristian España, con Alfredo Gómez por detrás, y el piloto de rally Nil Solans en tercera posición.

Los buggys de la categoría Side By Side trajeron mucha emoción a la pista. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Los Car Cross volvieron a la pista para la primera carrera. En la final 1A, Santi Guitart defendió bien y se hizo con la victoria. De la misma forma, en la final 1B, reservada para los segundos pilotos de cada coche, el ganador fue Ángel Moñino, que competía en solitario con su coche. Las parrillas se invertían para la segunda carrera, pero Santi Guitart volvió a alzarse victorioso en la carrera 2A tras una buena remontada en una alocada carrera. En la 2B, el vencedor fue Toni Arrufat, que se impuso sobre Ángel Moñino en una imprevisible prueba con numerosos toques y adelantamientos. Con estos resultados, Moñino se pone líder del campeonato, con tan solo dos puntos sobre su principal perseguidor, Santi Guitart.

Yann Le Potier se llevó el gato al agua en la carrera 1A de Side By Side, mientras que en la 1B el ganador fue Cyril Ferrei. Pero nos toca hablar de la final 2A. En ella, Jacques Molas defendía la Pole Position y Jordi Pons salía segundo. En la primera curva hubo un fuerte golpe entre ambos que acabó con Pons volcado y Molas con un pinchazo. Al encontrarse ambos pilotos en la calle de boxes, se produjo una fuerte pelea entre ellos. Esto y el toque en pista acabó con la descalificación de Molas. Unos hechos que empañaron un poco la bonita mañana de carreras. Pero por suerte, la acción volvió a la pista y todo esto quedó atrás. Cyril Ferrei se hizo con la victoria de la final 2B, lo que le coloca en segunda posición en el campeonato. Justo por detrás de Yann le Potier, que defiende el título.

Yann Le Potier comenzó el campeonato colocándose líder del certamen. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Cristian España se hizo con ambas carreras de la categoría Ice Gladiator. España supo imponerse a una competencia feroz en las dos tandas, con los pilotos ofreciendo un auténtico espectáculo sobre la pista. Alfredo Gómez y Nil Solans le acompañaron en el podio en ambos casos, lo que deja el campeonato en ese mismo orden tras la primera cita de este.

De esta forma, y junto a la jornada de ayer, Xevi Pons lidera en la categoría GS con un solo un punto más que Ferrán Pujol. José Roger Chalmeta hace lo propio en GIAND, tras ganar ambas carreras el sábado, además de hacerse con los puntos otorgados durante la sesión calificativa. En las categoría de dos ruedas motrices (2RM), Joan Casanovas sumó 55 puntos para ponerse primero del certamen en su categoría. Unos líderes a los que se suman con los resultados del domingo Ángel Moñino en Car Cross y Yann Le Potier en Side by Side.

Las peleas en la categoría Car Cross fueron constantes. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El certamen se toma ahora un descanso de dos semanas hasta su próximo evento, la G2, el 25 y 26 de este mismo mes. Ese fin de semana, los motores volverán a rugir, los clavos de las ruedas volverán a rasgar la nieve y los pilotos volverán a cambiar las botas por los botines para enfrentarse a una nueva configuración del trazado andorrano. Cuando vuelvan a la pista, serán la nieve y el hielo los que volverán a decidir quién se hace con la victoria.

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)