“Cohete” Suárez sigue intratable en las G Series

“Cohete” Suárez sigue intratable en las G Series

Las G Series volvieron a la acción este sábado con la G2, la segunda cita del campeonato de carreras sobre hielo que se disputa cada año en el Circuit Andorra, en la que José Antonio “Cohete” Suárez sumó el mayor número de puntos, triunfando en las finales, en la categoría principal GIAND. Los prototipos de PCR Sport volvieron a marcar las emociones, junto a los buggyes de Side by Side, los coches de dos ruedas motrices y las motos de los Ice Gladiators.

A pesar de la ausencia de algunos protagonistas habituales, como Xevi Pons, el evento contó con la participación de pilotos de renombre mundial, tanto de cuatro como de dos ruedas. Mikel Azcona, piloto del mundial de turismos (WTCR), se acercó al trazado de Pas de la Casa para probar por primera vez la esencia de las carreras sobre hielo con uno de los GIAND; mientras que Álex Rins y Joan Mir, vigente Campeón del Mundo de MotoGP, cambiaron sus motos por un buggy y un GIAND, respectivamente.

La acción en pista comenzó alrededor de las cuatro de la tarde, a puerta cerrada y bajo un exigente protocolo sanitario que incluyó una prueba TMA a todos los presentes. Tras las sesiones de entrenamientos de cada una de las categorías, dieron comienzo las calificatorias para definir los puestos en las parrillas de salida de las carreras finales. El francés Yohan Rossel consiguió una sorprendente Pole Position, por delante de José Antonio Suárez y Gil Membrado. El jovencísimo piloto catalán sigue asombrando a propios y extraños con cada actuación en pista, ya sea sobre la tierra del Campeonato de España de Autocross o sobre el hielo de las G Series.

El joven Gil Membrado preparado para salir a pista.  © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

El joven Gil Membrado preparado para salir a pista.  © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Tras el dominio del equipo Elegant Driver, el mejor piloto de la estructura PCR Sport fue Mikel Azcona, que se adaptó rápidamente a la conducción sobre superficie deslizante. Por su parte, Joan Mir fue séptimo, Albert Llovera firmó la novena plaza justo por delante de Gerard de la Casa, con Joaquín Rodrigo undécimo. En 2RM, Ian Porté consiguió el mejor tiempo de la super especial combinada por delante de Lluís Sala y Álex Español, mientras que en SbS fueron los hermanos Yan y Erwan Le Potier los que comandaron esta sesión.

Tras un parón para reacondicionar el hielo de la pista y dejarla preparada para la acción otra vez, llegó la hora de jugarse la victoria en las finales de cada categoría. En la categoría reina del campeonato, “Cohete” Suárez se hizo con la victoria tras dominar ambas finales con solvencia, susto con los doblajes incluido. Tras él, el joven Gil Membrado volvió a maravillar con una segunda posición luchada hasta el final. Cerró el podio el vigente campeón de MotoGP Joan Mir en su primera participación en la categoría sobre hielo. Destacar las buenas actuaciones de los incombustibles Albert Llovera y Joaquín Rodrigo, y la adaptación de Mikel Azcona a una disciplina totalmente desconocida para él.

Miquel Socias desliza el coche para negociar una de las curvas del trazado. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

La categoría GIAND estuvo marcada por carreras muy movidas en todas las mangas de ambas finales, con peleas intensas bajo los focos y el frio. La tensión dentro de los coches se hizo evidente con varios golpes contra el talud y vistosas derrapadas sobre una pista que empezaba a mostrar cicatrices de guerra. La polémica también hizo acto de presencia cuando la victoria del dominador “Cohete” Suárez se vio seriamente amenazada por otro participante por no respetar las banderas azules.

En Side By Side, Ian Le Potier se volvió a mostrar firme y consiguió la victoria en la categoría. Franck Cabaner y Jose Roger le acompañaron en el podio de una categoría también marcada por las luchas cuerpo a cuerpo. El vencedor en las dos ruedas motrices fue finalmente para Lluis Sala a bordo de un Volkswagen Golf. Felipe Brandao y Alex Español se subieron al segundo y tercer cajón del podio respectivamente para cerrar una divertida  noche de carreras sobre la nieve del Circuit d’Andorra.

Los buggys de SBS aderezaron el espectáculo en el Circuit d’Andorra. © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Tras la G2, Jose Antonio “Cohete” Suarez sigue dominando el campeonato andorrano en categoría GIAND y tan solo Gil Membrado y Miquel Socias parecen poder amenazar al piloto asturiano. Yan Le Potier se afianza a la cabeza de la clasificación general con Franck Cabaner y Jose Roger en segunda y tercera posición, y en las dos ruedas motrices Alex Español y Lluis Sala empatan a puntos en para dominar la disciplina, seguido de Felipe Brandao que les persigue en la lucha por el campeonato. La próxima cita de las G Series será el 30 de enero.

 

Foto de portada: © Sergi Merino Navarro (elacelerador.com)

Albert Llovera: “Correr en coches es muy parecido a esquiar”

Albert Llovera: “Correr en coches es muy parecido a esquiar”

Albert Llovera es un piloto hecho a sí mismo. Tras sufrir un grave accidente de esquí que le dejó en silla de ruedas, canalizó sus ganas de ir rápido en las carreras de coches. Este fin de semana disputa la primera cita del Campeonato de RallyCross 2 (RX2), la segunda división mundial de la especialidad, al volante de un Abarth adaptado a sus necesidad. El viernes, durante la jornada de verificaciones, pudimos hablar un rato con él.

La primera cita siempre es importante, y más siendo “la de casa”. Para Llovera, lo importante es “que salga muy bien”. Espera que la competencia sea muy dura, pues nadie quiere quedarse descolgado en la primera carrera del año. “Es la primera y está el ambiente muy caliente. Todo el mundo lo quiere hacer bien para arrancar la temporada bien. No creo que nadie vaya calmado, y menos de los nuestros”.

La temporada son siete carreras y empieza aquí . El año pasado no se corrió y creo que a lo mejor puede ser un buen momento para atacar. Entonces lo hicimos mejor en los circuitos nuevos, así que vamos a intentar trabajar para que salga bien. Pero bueno, tenemos solamente diez vueltas de entrenamientos. Como todos”.

El Abarth de Albert Llovera tras pasar las verificaciones técnicas el viernes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Durante el invierno, Albert pasa sus ratos libres a 2400 metros de altura. Es la altitud a la que se encuentra el Circuit Andorra, en Pas de la Casa, el trazado permanente más alto del mundo. En esas fechas, el hielo y la nieve cubren su asfalto, y es el momento para que las GSeries echen a rodar. Conducir sobre hielo y nieve o sobre asfalto y tierra es muy diferente, y para él “es una cuestión de feeling.

Cambiar el estilo de pilotaje es algo que se puede hacer instintivamente, y para Llovera es importante no perder tiempo en esto. ”Intento hacer las frenadas donde corresponden y mover el coche donde se tiene que mover. Aquí la décima es muy cara. Intentar saber donde tiene el grip, porque son neumáticos de asfalto en tierra. Y en tierra comprimida, además ¡que resbala un montón!”.

El andorrano nos comenta que pilotar tiene muchas similitudes con esquiar, su antiguo deporte, para el que dedicó su juventud, llegando a participar en los Juegos Olímpicos de Invierno. ”Correr en coches es muy parecido a esquiar. Los esquís son los neumáticos y las suspensiones son las rodillas. Pero la visión es exactamente igual. Trabajas con antelación. Hay que intentar no derrapar más de la cuenta, ni en esquí, ni en RallyCross, ni en los rallyes. Y traccionar lo antes posible para salir lo más rápido que se pueda”.

Los mecánicos poniendo a punto el Abarth de Llovera en la preparrilla. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Respecto a su época de esquiador, nos comenta que las carreras ya eran una de sus pasiones, pero no sobre cuatro, sino sobre dos ruedas. Me gusta mucho MotoGP y apuntaba más bien para allí que no para aquí. Pero dadas las circunstancias, empecé con los coches, vi que se me daba bien y entonces intenté sacarme la licencia. Fue la primera en el mundo para alguien con discapacidad. Es una de las cosas que más me siento orgulloso porque abrimos una puerta muy potente. Hoy en día ya hay más de cuarenta personas compitiendo y quieras que no, haberlo hecho es algo muy agradable”.

Le preguntamos sobre la posibilidad de que en un futuro pueda competir en la máxima categoría de RallyCross, el Campeonato del Mundo. Reconoce que depende mucho de los presupuestos y los equipos. “Tampoco sabía si este año iba a estar aquí, si estaría en Olsbergs y al final, estoy medio en Olsbergs, medio en PCR, porque los mecánicos son míos. Uno de los mecánicos de Olsbergs del año pasado, está trabajando en PCR, entonces, la logística también la hacen ellos. Estoy medio, medio”.

Albert Llovera negociando con la tierra húmeda. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Una opción sería que Abarth decidiera involucrarse más, con apoyo oficial o semioficial. Una situación, que aunque parezca difícil, valora con cierto optimismo, aunque tampoco descarta otras opciones. “Ojalá, estaría muy bien. Estaría agradable. Y, si no, intentar hacer, al menos, una carrocería buena para que luego con algún equipo la pudiéramos desarrollar. Eso sería una buena idea”.

Tras un rato muy agradable de conversación, los quehaceres y los preparativos llamaron a la puerta de Albert Llovera. Una puerta que él mismo nos abrió con elegancia, educación y sinceridad. Esperamos que tenga mucha suerte este año, y ojalá que algún día lo veamos luchando de tú a tú con las bestias del RallyCross. ¡Gracias por tu tiempo, Albert!

Albert Llovera realizando una Joker Lap durante una de las carreras del fin de semana. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Foto de portada: © Pablo López Castillo (elacelerador.com)