El vuelo del DeltaWing

El vuelo del DeltaWing

El mundo de la competición ha sido siempre un lienzo para que, aquellos ingenieros que quieren ir más allá, pinten sus obras, y puedan exponerlas al mundo y a su juicio. Las carreras han sido, a lo largo de la historia, las que han decidido el devenir de las ideas que han marcado, o no, la evolución de las cuatro ruedas. Hace unos años, el ingeniero estadounidense Ben Bowlby, quiso darle una vuelta de tuerca a la Indycar y creó un nuevo chasis para la ocasión. Lo llamaron DeltaWing.

La Indycar buscaba nuevo chasis para la temporada 2012 y Bowlby, junto con Chip Ganassi, presentó su diseño al concurso. Finalmente se eligió a Dallara como suministrador de los chasis del certamen americano. Pero el proyecto DeltaWing siguió adelante y buscó otros caminos para llegar a los circuitos. Don Panoz decidió apoyar el proyecto y de esta forma se presentó ante el Automobile Club de l’Ouest (ACO) para participar en las 24 Horas de Le Mans. Y así, consiguieron que su proyecto fuera invitado a la edición de 2012 de la gran carrera de resistencia.

Todo el mundo se sorprendió al ver por primera vez el famoso DeltaWing. Su forma de flecha no dejaba indiferente a nadie. Ben Bowlby optó por ese peculiar diseño para reducir al máximo la resistencia al avance, el llamado “drag”, ese gran enemigo de los coches de competición. Carecía de alas delante y detrás, y toda su carga aerodinámica era generada por el fondo plano. Solo una aleta de tiburón adornaba la parte trasera del coche.

El concepto presentado para Indycar era monoplaza. Más tarde se adaptó para ser biplaza.

Nissan fue el encargado de poner el motor a la flecha a cambio de una re-denominación del coche a “Nissan DeltaWing”. En sus entrañas latía un motor de cuatro cilindros y tan solo 1600 cc de cilindrada, que generaba algo más de 300 caballos. Pocos quizás, pero suficientes para un coche que no llegaba a los 600 kg de masa y sin casi resistencia al avance.

Al final, el proyecto entró en las listas para Le Mans ocupando el garaje 56, reservado para los vehículos experimentales, con el equipo Highcroft Racing. Así pues, en Junio de 2012, los aficionados contemplaron cómo un extraño coche con forma de ala delta, de ahí su nombre, surcaba la recta de Mulsanne al lado de los LMP 1 y 2. Sin embargo, tras 75 vueltas el ala dejó de volar y tuvo que abandonar la prueba. Más tarde despegó de nuevo para colarse en el “top 10” de la siguiente edición de “Petit Le Mans”, al otro lado del charco.

Para 2013, la empresa “Elan” construyó un nuevo chasis, que junto a un nuevo motor desarrollado en colaboración con Mazda, competiría en las American Le Mans Series. El nuevo chasis presentaba una cabina cerrada, un nuevo alerón delantero y aletines traseros para generar algo de carga aerodinámica. Pesaba unos 490 kg y rendía alrededor de 350 caballos, lo que le convertía en un coche rápido y ligero. Sin embargo, para la temporada de 2013 de las ALMS, se siguió usando el chasis descubierto de Le Mans 2012. En el período entre 2014 y 2016, el DeltaWing, ya con cabina cerrada, participó en el United SportsCar Championship, logrando un cuarto puesto en el campeonato en su primera temporada en el certamen. Nada mal para un concepto tan diferente.

En el USCC, el DeltaWing contaba con cabina cerrada, nueva aerodinámica y nuevo motor.

Finalmente, y tras correr bajo reglamento P1 durante tres años, la normativa cambió. En noviembre de 2016, Don Panoz, comunicó a la prensa que el coche flecha no competiría en las Rolex 24, en Daytona. Y así ese curioso coche con forma de ala delta dejó de planear por los circuitos, y aterrizó para no volver a despegar. Sin embargo sigue en la memoria de los aficionados a la resistencia, quizás no por su rendimiento, pero por haber querido ir un pasito más allá.

Cinco ganadores para una carrera

Cinco ganadores para una carrera

Tras casi un día entero dando vueltas al circuito de Daytona, tras casi veinticuatro horas de carrera, tres de los cuatro Porsche oficiales lideraban la prueba. El equipo alemán había puesto en pista un coche más, pero este había sufrido un accidente que terminó mandando a su piloto al hospital. Y hubo suerte, porque el que finalmente ganó la carrera, la podría haber perdido justo en ese momento si no hubiese esquivado a su compañero. El Porsche 907 LH #54 lideraba con catorce vueltas de ventaja sobre sus hermanos, el #52 y el #51, este último en manos de Jo Schlesser y Joe Buzzetta.

La carrera había tenido todo tipo de sucesos que pueden ocurrir durante una prueba de automovilismo de resistencia, incluso el lanzamiento de objetos a la pista por parte de unos energúmenos con muy poco respeto por las carreras o por los caballeros que se jugaban el tipo en cada curva. Se contabilizaron más de cincuenta pinchazos en el tiempo que duró la gran batalla sobre el asfalto americano. Quizás fue uno el que provocó el accidente del Porsche 907 LH #53.

En la zona de paradas estaba Fritz Sittig Enno Werner von Hanstein. Este señor, más conocido como Huschke von Hanstein, además de ser barón y miembro de la nobleza alemana, era el director del departamento de competición de Porsche. Su trabajo estaba hecho. Y el éxito casi asegurado. Pero faltaba una cosa. Había que redondear el relato. Porque las carreras también van de esto, de contar relatos.

Los tres Porsche 907 LH oficiales se preparan para cruzar la meta en Daytona, tras 24 horas de batalla

La épica de las carreras bebe de toda la serie de relatos que durante más de un siglo han ido escribiendo los neumáticos sobre el asfalto, la tierra o la nieve. En esta ocasión, el relato estaba escrito, pero el barón sentía que faltaba pulirlo un poco más. Y para ello tomó una decisión sin precedentes. Todos los pilotos oficiales de la marca ganarían la carrera. Los representantes oficiales de Porsche en la pista serían igualmente vencedores de las 24 Horas de Daytona de 1968, independientemente de la posición que ocupara en la clasificación final el coche con el que se inscribieron.

Para ello, von Hanstein ejecutó un plan de lo más sencillo. Todos los pilotos se subirían al coche líder, el Porsche 907 LH #54, en algún momento de la carrera. Los dos pilotos titulares del vehículo, Vic Elford y Jochen Neerpasch, ya lo habían hecho durante varias fases del día, de manera que faltaban otros cuatro pilotos por hacerlo. Realmente fueron tres los que pudieron conducir el auto ganador antes de cruzar la meta: Jo Siffert, Hans Herrmann y Rolf Stommelen.

El otro conductor restante, Gerhard Mitter, había sido el desafortunado hombre que pilotaba el Porsche accidentado. Seguía en observación en el hospital, así que no pudo emular a sus compañeros. Tampoco lo hicieron Jo Siffert y Joe Buzzetta, que tuvieron que seguir con su misión de llevar su montura hasta la meta, logrando el tercer puesto del podio que otorgó el triplete a Porsche en aquellas 24 Horas de Daytona.

El Porsche #54 cruza la meta de las 24 Horas de Daytona de 1968 acompañado de sus dos hermanos

Una vez terminados los relevos necesarios para cerrar el relato, el último gesto para hacer de esta historia un momento épico fue la orden de que los tres coches hermanos cruzaran la línea de meta juntos. Una práctica que a ojos de la plana mayor de cualquier marca es de obligado cumplimiento. El dominio de un fabricante en una sóla imagen. Los Porsche #54, #52 y #51 cruzaron, uno al lado del otro, la meta del circuito de Daytona.

Por primera vez en la historia, una carrera tuvo cinco ganadores, pero además, por primera vez en las grandes carreras de resistencia, más de dos pilotos aparecían como conductores del coche ganador en el resultado final. Una clasificación que vio la extraordinaria paradoja de tener como triunfadores de la prueba a los mismos pilotos que habían terminado en segunda posición. Cosas de la resistencia. Cosas de las 24 Horas de Daytona.

Comienza el Playoff de la NASCAR

Comienza el Playoff de la NASCAR

Hoy domingo se va a celebrar en el circuito oval de Las Vegas la primera carrera de las fases eliminatorias de la NASCAR Cup Series. La South Point 400 dará el pistoletazo de salida a los playoff que determinarán al campeón de este año, el cual será uno de los 16 pilotos clasificados tras la fase regular del campeonato.

Dado que el inicio de lo que hasta hace pocos años se conocía como “The Chase” está en ciernes, aquí os dejamos con algunas pinceladas para seguir lo mejor posible las eliminatorias de la principal competición automovilística de Estados Unidos.

Óvalo de Las Vegas, donde se celebrará la South Point 400, primera carrera del Playoff

EL POR QUÉ DE LAS ELIMINATORIAS

Por todos es conocida la capacidad norteamericana para generar espectáculo a partir de cualquier supuesto. Ya sea de la política como del deporte. El automovilismo tampoco se ha quedado atrás en esto, y la NASCAR, como principal empresa organizadora de carreras en Estados Unidos, decidió dar una vuelta de tuerca a su famoso campeonato con el objetivo de aumentar la competitividad y el espectáculo en el tramo medio de la temporada.

Es habitual que la atención del público en los campeonatos automovilísticos se centre en la primera carrera, y si esta es satisfactoria a nivel de espectáculo, se extienda algunas carreras más, decayendo conforme se acerca el verano. El interés vuelve a aumentar a medida que se termina el año y su máximo esplendor suele aparecer en la última carrera, que por lo general, decide el campeonato.

Para evitar esa bajada de atención, que también lo es de audiencias televisivas y asistencia a los circuitos, NASCAR planteó que el tramo medio conformara una fase regular en la cual se decidirían los contendientes de la fase eliminatoria. De esta manera, el interés de los aficionados se mantiene durante esos meses de verano en los que todos los pilotos del campeonato luchan por ganarse un puesto en la fase que determinará quien de ellos será el campeón.

Los pilotos siguen al Pace Car durante la Coca-Cola 600 de 2009

QUÉ PILOTOS PARTICIPAN

Durante la fase regular del campeonato participan unos 40 pilotos en cada carrera. No siempre compiten todos, ni siempre son 40. Depende de la carrera hay más o menos, pero la cifra de pilotos suele rondar esas cuatro decenas. Varían los pilotos que podríamos llamar “no fijos”, los cuales compiten en algunas carreras siguiendo su propia planificación.

De estos casi cuarenta, se clasifican para la fase eliminatoria los 16 mejores de la clasificación general del campeonato. En 2018, han sido 26 eventos los que se han disputado durante la fase regular para decidir qué 16 pilotos se jugarán el campeonato en la fase final.

A continuación, el listado de los 16 pilotos que participarán en los playoff de 2018 de la Monster Energy NASCAR Cup Series según su posición en el campeonato al término de la fase regular:

PILOTO

EQUIPO

FABRICANTE

1 KYLE BUSCH JOE GIBBS RACING TOYOTA
2 KEVIN HARVICK STEWART-HAAS RACING FORD
3 MARTIN TRUEX JR. FURNITURE ROW RACING TOYOTA
4 BRAD KESELOWSKI TEAM PENSKE FORD
5 CLINT BOWYER STEWART-HAAS RACING FORD
6 JOEY LOGANO TEAM PENSKE FORD
7 KURT BUSCH STEWART-HAAS RACING FORD
8 CHASE ELLIOTT HENDRICK MOTORSPORTS CHEVROLET
9 RYAN BLANEY TEAM PENSKE FORD
10 ERIK JONES JOE GIBBS RACING TOYOTA
11 AUSTIN DILLON RICHARD CHILDRESS RACING CHEVROLET
12 KYLE LARSON CHIP GANASSI RACING CHEVROLET
13 DENNY HAMLIN JOE GIBBS RACING TOYOTA
14 ARIC ALMIROLA STEWART-HAAS RACING FORD
15 JIMMIE JOHNSON HENDRICK MOTORSPORTS CHEVROLET
16 ALEX BOWMAN HENDRICK MOTORSPORTS CHEVROLET

Ahora bien, en cada carrera seguirán participando unos 40 pilotos, los 16 que lucharán por ganar el campeonato y 24 restantes que competirán para lograr el mejor puesto en el campeonato de los que no luchan por ganarlo. Esto añade un plus de emoción a las carreras, pues este Top 16 tendrá que vérselas en pista con todos, clasificados de la fase eliminatoria o no.

Martin Truex Jr. lidera el grupo durante una carrera en el óvalo de Richmond

DESARROLLO DE LA FASE ELIMINATORIA

La fase eliminatoria está compuesta por 10 eventos, los cuales se dividen en tres grupos de tres carreras y una carrera final. Tras la disputa de cada uno de esos grupos, se eliminan 4 pilotos de la fase eliminatoria, quedando cuatro finalistas en la última carrera del campeonato.

Es decir, tras las tres primeras carreras, que serán la South Point 400, la Federated AutoParts 400 y el Bank of America Roval 400, restarán 12 pilotos en liza. Tras la Dover 400, la 1000Bulbs.com 500 y la Hollywood Casino 400, serán 8 los que sigan en la pelea. La First Data 500, la AAA Texas 500 y la Can-Am 500 decidirán qué cuatro pilotos se juegan el título en la final, la Ford EcoBoost 400, la cual se correrá en óvalo de Homestead.

Pero seguirán habiendo unos 40 pilotos en pista, con lo cual, los que sigan en el playoff tendrán que luchar cuerpo a cuerpo contra todos los pilotos, también contra aquellos que vayan quedando eliminados tras cada grupo de tres carreras, y no sólo contra sus rivales directos.

Salida de la AAA 400 Drive for Autism de 2018 en el circuito oval de Dover

CALENDARIO DE NASCAR CUP SERIES PLAYOFF

A continuación, el calendario de cada una de las carreras del Playoff de 2018:

RONDA DE 16:

FECHA

CARRERA

CIRCUITO

16/09/2018

SOUTH POINT 400

LAS VEGAS MOTOR SPEEDWAY

22/09/2018

FEDERATED AUTO PARTS 400

RICHMOND RACEWAY

30/09/2018

BANK OF AMERICA ROVAL 400

CHARLOTTE MOTOR SPEEDWAY

RONDA DE 12:

FECHA

CARRERA

CIRCUITO

7/10/2018

DOVER 400

DOVER INTERNATIONAL SPEEDWAY

14/10/2018

1000BULBS.COM 500

TALLADEGA SUPERSPEEDWAY

21/10/2018

HOLLYWOOD CASINO 400

KANSAS SPEEDWAY

RONDA DE 8:

FECHA

CARRERA

CIRCUITO

28/10/2018

FIRST DATA 500

MARTINSVILLE SPEEDWAY

04/11/2018

AAA TEXAS 500

TEXAS MOTOR SPEEDWAY

11/11/2018

CAN-AM 500

ISM RACEWAY (PHOENIX)

FINAL:

FECHA

CARRERA

CIRCUITO

18/11/2018

FORD ECOBOOST 400 NASCAR WORLD CHAMPIONSHIP

HOMESTEAD – MIAMI SPEEDWAY

 

UN POCO DE HISTORIA

La primera vez que se introdujo este sistema de competición en NASCAR fue en 2004 en la Nextel Cup Series, la máxima categoría, la cual ha ido cambiando su nombre y actualmente es la Monster Energy NASCAR Cup Series. También la fase eliminatoria ha cambiado su nombre. En sus orígenes se conocia como “The Chase”, oficialmente “Chase for the Nextel Cup”. En 2017, cambió su nombre por “NASCAR Playoffs”, a la vez que la misma competición cambiaba su nombre por el actual.

Actualmente, las dos divisiones inferiores de NASCAR, la Xfinity Series y la Camping World Truck Series, también cuentan con este sistema para decidir al campeón. En ambos campeonatos se introdujo a partir de 2016, aunque cuentan con algunas diferencias con respecto a la categoría principal.

Jimmie Johnson durante un Pit Stop en 2009

En estos años, este sistema ha coronado a un total de siete pilotos diferentes. De ellos, Jimmie Johnson es el que más veces lo ha logrado, conquistando 7 copas NASCAR. Tony Stewart le sigue con 2 copas. Kurt Busch, Brad Keselowski, Kevin Harvick, Kyle Busch y Martin Truex Jr. son los otros pilotos que han superado exitosamente la fase eliminatoria con una copa NASCAR cada uno.

De cara a la fase de este año, Martin Truex Jr con el Toyota Camry de Furniture Row Racing defiende la corona. Por su parte, Kyle Busch también con un Toyota Camry, en este caso de la estructura de Joe Gibbs Racing, y Kevin Harvick con un Ford Fusion de Stewart-Haas Racing, llegan como los mejor posicionados en la clasificación general de la fase regular, ambos empatados con 2050 puntos. Busch ha acumulado un total de 6 victorias, mientras que Harvick se presenta con 7 triunfos en su haber.

Kyle Busch pilotando su Toyota Camry #18 de Joe Gibbs Racing

Kevin Harvick a bordo del Ford Fusion #4 de Stewart-Haas Racing

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperamos que este artículo sirva para desenmarañar un poco el complejo mundo de las competiciones norteamericanas, y en este caso de un sistema de competición que ha resultado un éxito. Subámonos a los Stock Cars de la NASCAR y vamos a disfrutar con uno de los mayores espectáculos del mundo.