La tierra y el asfalto en España sufren de diferente manera el COVID 19

La tierra y el asfalto en España sufren de diferente manera el COVID 19

Todos los campeonatos a nivel nacional han experimentado problemas para llevar sus pruebas a buen puerto tras la irrupción de la pandemia por COVID 19 en nuestro país. Ya comentamos cómo los campeonatos en circuito habían ido bregando con las dificultades. Ahora toca hablar de la situación por la que pasan los rallyes -tanto el certamen de asfalto, como el de tierra-, la montaña y el mundo off-road en circuito en España.

Por sus propias características, los rallyes son la disciplina automovilística que más pueden sufrir las consecuencias del aplazamiento de pruebas. No es fácil conseguir los permisos para celebrar una competición en una vía pública por la que habitualmente circula el tráfico, con la obligatoriedad de cortar el tránsito para el paso de los vehículos competidores. Más aún lo es reprogramar fechas para que cuadre dentro de las posibilidades de cortar carreteras, pistas y caminos. Cada afección al tráfico rodado supone problemas de movilidad para los vecinos de las localidades afectadas que no siempre son bien recibidas.

El Rally de Lloret de Mar abrió la temporada de rallyes en febrero, antes de que el Tierras de Lorca arrancara la temporada del Campeonato de España de Rallyes de Tierra y del Supercampeonato de España de Rallyes. Después, el silencio. Se espera que sea el Rally de Ourense Termal el que reemprenda la actividad a finales de julio en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. Aunque al final se ha podido cuadrar un calendario bastante aceptable en cuanto a pruebas a disputar de cara a la segunda mitad del año, algunas citas han tenido que ser canceladas definitivamente. Ocho rallyes han sido cancelados, cuatro en el certamen de asfalto y otros cuatro en el de tierra.

Los aficionados agolpados en las cunetas al paso de los coches, una imagen que será más difícil de ver en un tiempo.

Los rallyes todo terreno tampoco lo están pasando mucho mejor. La noticia desagradable llegó con la cancelación definitiva de la Baja Aragón, prueba puntuable para la Copa del Mundo de Bajas y para el Campeonato de España de Rallyes Todo Terreno. La Baja Almanzora y el Rally TT Jaén Mar de Olivos también se han sumado a la lista de pruebas que no verán la luz este año. Al menos, se han podido mantener cuatro citas de un corto calendario que comenzará en septiembre con el Rally Todo Terreno Villa de Zuera y acabará en noviembre con la Baja Dehesa Extremadura.

Por lo que respecta a la montaña, el Campeonato de España de la especialidad contaba para este año con un gran número de pruebas calendadas, así como con una buena previsión de vehículos inscritos. Sin embargo, una vez que la incertidumbre y la imposibilidad de disputar las pruebas se apoderaron de la realidad, comenzaron a sucederse los aplazamientos y cancelaciones. En este caso, la reprogramación de fechas también da sus problemas al tener que cortar carreteras al tráfico.

Este año veremos arrancar menos pruebas en el CEM. La Pujada a Alp 2500 es una de las afectadas.

Lamentablemente, la Subida Internacional de Montaña al Fito, la prueba más importante de nuestro país, válida para el Campeonato de Europa de Montaña, no se celebrará este año. Tampoco veremos a los pilotos bailar con sus monturas en Guía de Isora o Ibi. La Pujada a Alp 2500 seguirá un camino similar, aunque los organizadores, Cerdanya Racing y Vline.Org, mantendrán en marcha la prueba de rallysprint que se iba a celebrar de forma conjunta en el mismo tramo que la carrera en cuesta.

El nuevo calendario del Campeonato de España de Montaña contempla disputar seis citas, comenzando el fin de semana del 8 y 9 de agosto en Peña Cabarga y terminando con la Subida al Pico San Pedro el último fin de semana de noviembre. En esos meses, se celebrarán la Subida a Chantada, la Subida a la Santa de Totana, la Subida Internacional a Ubrique y la Subida Estepona – Peñas Blancas.

La magia de la montaña se verá reducida este año.

El anuncio de la creación de la Copa de España de Rallycross para esta temporada 2020 fue una buena noticia para el mundo off-road en circuito que de momento no se ha concretado. Nada se sabe al respecto y por ahora parece que todo está más que parado. Veremos si tras la pandemia es posible retomar la idea. Por lo pronto, el Campeonato de España de Autocross ha experimentado cambios de envergadura en su calendario. A la ya cancelada cita en Motorland Aragón por las obras para mejorar la superfície de la pista, se sumaron las de Lleida y Esplús. Por su parte, el circuito de Jerez de los Caballeros tenía previsto acoger la Copa de Escuderías, prueba que también ha sido dada de baja.

La última mala noticia ha sido la decisión del organizador del Autocross de Carballo de cancelar el evento, el cual iba a abrir el campeonato. De esta manera, el CEAX queda reducido a cuatro fechas, la mitad de las que se celebraron el año pasado. El certamen dará el pistoletazo de salida en Arteixo el 8 y 9 de agosto, rematando la faena en Mollerussa el 24 y 25 de octubre, con el Premi Ara Lleida que servirá para que la FIA inspeccione el circuito y la organización como paso obligatorio de la candidatura para entrar en el Campeonato de Europa de Autocross el año que viene.

No será en Carballo, pero se espera que finalmente los car cross, prototipos y turismos del CEAX echen a rodar cuanto antes.

Hasta ahora han sido muchos cambios, y aunque se han publicado los respectivos calendarios de cada campeonato, copa y trofeo de España, lo cierto es que nada asegura que todas las pruebas se puedan llevar a cabo. Todo dependerá del desarrollo de la pandemia y de cómo afecta el supuesto rebrote que se espera tras el verano. Que se puedan disputar el mayor número de eventos, uno tras otro, ya será una buena noticia. Y después, ya se verá…

La aventura de Iván Ares en el Titans RX

La aventura de Iván Ares en el Titans RX

En agosto de 2019, el certamen europeo Titans RX se desplazó a Portugal para disputar dos citas de su calendario, la quinta y sexta prueba del año. El circuito de Montalegre se desquitaba así de su ausencia en el Campeonato del Mundo de Rallycross acogiendo una prueba del que es el segundo campeonato más importante de la especialidad. Además de los hermanos Hansen, Toomas Heikkinen y otros nombres habituales del panorama internacional, Iván Ares se puso al volante del Pantera RX6.

El ayuntamiento de Montalegre y la cámara de comercio de la localidad sabían de la importancia de esta cita, de manera que se volcaron en la promoción y difusión de las carreras. Como la pista se encuentra a muy pocos kilómetros de la frontera con nuestro país, de donde proceden ingentes cantidades de aficionados cada vez que hay eventos allí, creyeron importante que un piloto español participara en las dos pruebas del Titans RX. La Federación Galega de Automobilismo, con la que trabajan de manera estrecha, recomendó a Ares y allí se presentó el piloto coruñés.

Habitual en rallyes y autocross, Iván Ares se proclamó Campeón de España de Rallyes de asfalto en 2017, tras sus dos triunfos absolutos en 2011 y 2014 en el certamen gallego. El año pasado terminó subcampeón del CERA. Además, participa de manera activa en el Campeonato de España de Autocross en división Car Cross, donde el año pasado terminó en décima posición, y en el Campeonato de Europa de la especialidad. Por lo tanto, su experiencia tanto en asfalto como en tierra se presentaba como una gran herramienta de cara a afrontar el desafío. Una aventura por la que declaró estar intrigado de ver a qué nivel podría rendir.

Iván Ares pilotando el Pantera RX6 a los pies de las montañas que rodean Montalegre. Foto: @TitansRX

El sábado diez de agosto empezaba bien para el piloto gallego. En la primera fase de la calificación, la Q1, luchaba de tú a tú contra Jérôme Grosset-Janin, con toques y golpes incluídos, para terminar doblegando al francés y terminar en tercera posición. A pesar de la falta de experiencia con este tipo de coches y en este tipo de carreras, el Pantera RX6 azul con el dorsal número 60 se movía como pez en el agua en manos de Ares. Si bien, aún se notaba cierto conservadurismo en frenada, pues todavía era pronto para arriesgar, había que ir paso a paso.

La Q2 empezó con una genial arrancada del piloto de Cambre, logrando ponerse en segunda posición, por detrás del portugués Armindo Araújo. Sin embargo, el húngaro Lukács Kornél “CSUCSU” comenzó a presionarle, llegando a emparejarse al término de la primera vuelta, pero Ares se mantuvo firme y sujetó con mano de hierro la posición. Tras ello, puso tierra de por medio con sus perseguidores y se lanzó a la caza de Araújo, recortándole tiempo en cada paso por meta. Era el piloto más rápido en pista, pero la carrera llegó a su fin. En la Q3 pudo luchar de tú a tú con los grandes pilotos de la especialidad, con los favoritos.

Iván Ares peleando con el piloto húngaro Lukács Kornél «CSUCSU». Foto: Titans RX

Los dos hermanos Hansen, Timmy y Kevin, Toomas Heikkinen, Craig Breen e Iván Ares. Todo por decidir y el objetivo puesto en entrar en semifinales. En la salida fue muy conservador, perdiendo plazas, pero eso le sirvió para esquivar el toque entre Timmy Hansen y Craig Breen, superando a ambos por el interior de la primera curva. Pero el mayor de los hermanos suecos le presionó con habilidad, teniendo que ceder la posición ante el empuje del futuro Campeón del Mundo de Rallycross. Ahora le tocaba defenderse de Breen, que lo achuchó sin tregua hasta que pudo meterle el morro en la sección de tierra. Ambos se tocaron y el irlandés pasó adelante. El coche de Ares quedó tocado, entrando en meta en último lugar. Pero a pesar de todo, estaba octavo, por lo tanto, era uno de los doce primeros. Estaba en semifinales.

Su posición le daba derecho a partir en la segunda fila. Ahora, el objetivo era meterse en la final. Craig Breen hizo una salida en falso, por lo que tuvo que cumplir con su sanción de pasar por la Joker Lap, que en este campeonato únicamente se usa para penalizar. Un rival menos para Iván Ares. En cuanto el semáforo se apagó, se lanzó a la estela de Kevin Hansen, colocándose en segunda posición. Los toques por detrás suyo favorecieron su escapada, tratando de seguir el ritmo del pequeño de los Hansen. El gallego logró el pase a la final terminando segundo, firmando una grandísima carrera. Un gran logro para un debutante.

Iván Ares al volante del Pantera RX6, preparado para una de las carreras del fin de semana

Sin embargo, la final no fue como se esperaba. Estar allí era un éxito, pero tras su gran actuación en las fases previas, un problema en su Pantera RX6 le condenó al abandono al poco de empezar la carrera. El español había arrancado desde la segunda fila, junto a Timmy Hansen, pero poco pudo hacer cuando la mecánica comenzó a fallar. En cualquier caso, su actuación fue para enmarcar, colándose dentro del exclusivo grupo de finalistas formado por algunos de los mejores pilotos de rallycross del mundo. Kevin Hansen se llevó el triunfo.

Todavía quedaba el domingo para conseguir un buen resultado en su primera experiencia en rallycross. El formato compacto del Titans RX permite disputar dos pruebas en cada fin de semana, de manera que la estructura de competición del día anterior se repitió en la segunda jornada. La sesión calificativa empezó de manera fantástica, con una segunda posición en la Q1, por detrás de Kevin Hansen, tras una rocambolesca salida en la que Ares se tocó con Araújo. La segunda parte de la calificación vio una mala salida del coruñés, que lastró sus opciones en carrera para terminar cuarto. La última manga fue todavía más complicada, con un toque en la primera curva que dañó la suspensión trasera del Pantera RX6 y le hizo perder tiempo. Finalmente, se clasificó para semifinales de la misma manera que el sábado.

Iván Ares trata de ponerse a la estela de Kevin Hansen, dejando atrás a Ronny C’Rock y CSUCSU. Foto: Titans RX

Partiendo desde la tercera fila, volvía a aspirar a pasar a la gran final. Aunque se desembarazó de Grosset-Janin, le faltó un poco, apenas unos metros para alcanzar el tercer lugar, y con ello el pase. Consiguió entrar en la pelea entre “CSUCSU” y Andrew Jordan en los últimos compases, pero definitivamente fue el húngaro el que se llevó el gato al agua. De esta manera, terminó la primera participación de Iván Ares en una cita de rallycross, su particular aventura en el Titans RX. Hacía bastante tiempo que un piloto español no participaba en una prueba de tal magnitud en esta especialidad automovilística, pero Iván Ares cumplió con creces las expectativas.

Foto de portada: Titans RX