La S5000 australiana echa a volar

La S5000 australiana echa a volar

Este fin de semana da comienzo la segunda temporada del campeonato australiano de monoplazas S5000, un certamen que busca llenar el hueco que antaño ocuparon competiciones como la Tasman Series, la Fórmula 1 australiana o la Formula 5000. Precisamente, este último ha servido, en cierta medida, de inspiración para una S5000 que este año tratará de asentarse definitivamente tras una primera edición con tan sólo un par de pruebas.

La S5000 arrancó el año pasado con dos citas en septiembre y noviembre, en Sandown y The Bend. Fue un aperitivo para lo que parece ser que vamos a ver esta temporada. Diecisiete pilotos repartidos en nueve equipos lucharon por llevarse la victoria en cada una de las pruebas, entre los que destacó Rubens Barrichello, expiloto de Fórmula 1 que volvió a los monoplazas para disputar el primer evento del campeonato. James Golding, Tim Macrow y John Martin fueron los principales animadores, con Martin siendo el piloto que más puntos sumó en el total de ambos fines de semana.

La idea de volver a tener en Australia un gran campeonato de monoplazas a nivel nacional se puso sobre la mesa en 2016, con la creación de la Formula Thunder 5000. Unos meses más tarde, el ente organizador del campeonato Supercars anunció la nueva Super 5000 como categoría soporte del principal campeonato automovilístico australiano. Tanto la Formula Thunder 5000 como la Super 5000 ocuparían el mismo hueco, de manera que los responsables de ambos certámenes acordaron su fusión, con la idea de echar a rodar en 2018.

Rubens Barrichello pilotando el monoplaza de la S5000 en Sandown el año pasado

La S5000 compite con monoplazas basados en la normativa FIA para la construcción de chasis de Fórmula 3, fabricados por el constructor francés Onroak. Estos coches montan un motor V8 atmosférico de 5.0 litros de origen Ford, con una potencia de 560 CV, gestionados por una caja de cambios de seis velocidades. En otras palabras, una auténtica bestia de competición, de naturaleza salvaje y brutalidad desbocada. Un motor enorme en un coche pequeño. El sueño de cualquier piloto que quiera pasarlo bien.

Los afortunados conductores que tendrán el privilegio de hacer bailar estas maravillas sobre el asfalto estarán repartidos en ocho equipos. Para esta primera cita en Melbourne, serán un total de quince, con Rubens Barrichello repitiendo experiencia. Además del brasileño, Giancarlo Fisichella, Alexandre Prémat y Jack Aitken han atravesado medio mundo desde Europa para participar en esta primera fecha del calendario de la S5000, compartiendo pista con los Fórmula 1 del Campeonato del Mundo. Por su parte, los locales Tom Macrow y James Golding volverán a ponerse el mono de carreras para volver a deleitar a los aficionados. No así John Martin, el piloto que mejor se desenvolvió en 2019, que será baja en esta primera contienda.

Los monoplazas de la S5000 preparados para salir a la pista de The Bend, en 2019

Serán dos carreras las que disputarán este fin de semana, la primera el viernes y la segunda el sábado. Después de esta primera fecha en el circuito urbano de Albert Park, como categoría telonera de la Fórmula 1, la S5000 pondrá rumbo al trazado de Sidney dentro de dos semanas. El primer fin de semana de mayo, será el turno de la pista de Winton, antes de que The Bend vuelva a poner a prueba a los competidores en uno de los trazados más desafiantes de Oceanía. Eso será a mitad de junio.

Dos meses de después, será Philip Island la pista que tomará el relevo, para conducir a la caravana del campeonato a Sandown, donde se disputará la última prueba puntuable. El circuito, a veinticinco kilómetros de Melbourne, repite esta temporada, tras alojar la primera cita de la historia del campeonato. Finalmente, Mount Panorama cerrará la temporada. El mítico trazado pondrá el broche de oro con una cita fuera de campeonato, pero que seguro que todos ansían con disputar.

James Golding, autor de la Pole Position para la primera carrera de la S5000 de 2020, en Albert Park

Este año parece ser que será el del despegue real de este certamen. La actividad en pista ha comenzado ya, durante la madrugada europea, con los primeros entrenamientos libres y la sesión de calificación en Albert Park. Y así continuará hasta que se decidan los campeones allá por septiembre. Y con el bonus de Mount Panorama en noviembre. Un campeonato de esos que hacen falta, con emoción a raudales y gastos contenidos. La S5000 australiana echa a volar en Melbourne.

Nicholas Latifi amplía su ventaja en Barcelona

Nicholas Latifi amplía su ventaja en Barcelona

El piloto canadiense Nicholas Latifi ha ganado la carrera principal de Fórmula 2 de Barcelona, en el Circuit de Barcelona – Catalunya, lo que consolida su posición al frente de la clasificación general del campeonato, ampliando su ventaja hasta los 26 puntos. En segunda posición ha terminado el piloto de Campos Racing Jack Aitken, con Guanyu Zhou en tercer lugar.

Antes de la salida, Sérgio Sette Câmara nos contaba que estaba teniendo un fin de semana complicado, y que necesitaba encontrar la confianza para revertir la situación, empezando por esta carrera. El piloto brasileño, compañero de Latifi en la estructura DAMS, partía desde la sexta posición, un lugar óptimo para atacar los primeros puestos, y con posibilidades de armar una buena estrategia pensando en la parrilla invertida de la carrera del domingo.

Antes de la arrancada, Juan Manuel Correa tuvo problemas y tuvo que salir desde el Pit Lane. Luca Ghiotto, el autor de la Pole Position, hizo una salida muy lenta, y pronto fue superado por bastantes coches. Todo lo contrario que Guanyu Zhou. El piloto chino de la estructura UNI-Virtuosi, compañero de Ghiotto, traccionó mucho mejor y superó también a Latifi, colocándose en primera posición. La vuelta inicial se saldó con los trompos y salidas de pista de Mick Schumacher y Giuliano Alesi, y el toque de Dorian Boccolacci con un retrasado Ghiotto. El italiano de Campos fue sancionado con un Drive Through por esa maniobra. Todo esto provocó la salida a pista del Coche de Seguridad.

Momento de la salida. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F2 Championship

Una vez se relanzó la carrera, los líderes entraron en boxes para realizar la parada obligatoria. Aitken retrasó la suya y pudo superar a Nyck de Vries al salir de boxes, pero el holandés logró recuperar la posición con una maniobra al límite. Tras varias vueltas apretándole, el inglés le devolvió la jugada apurando la frenada en la primera curva. Posteriormente, Sérgio Sette Câmara se llevó por delante el bolardo que delimita la entrada al Pit Lane, y además fue investigado por exceso de velocidad en el carril de boxes. Fue sancionado por ello con un Stop & Go.

El duelo entre Matsushita, Aitken y de Vries durante varias vueltas, igual que la batalla entre Juan Manuel Correa y Mick Schumacher, que estuvieron media carrera achuchándose el uno al otro. Mientras, Anthoine Hubert superaba a Ralph Boschung para liderar la carrera, y Luca Ghiotto comenzaba su remontada. El italiano imprimió un ritmo trepidante que le hizo escalar hasta la cuarta posición final, un resultado impresionante, teniendo en cuenta lo cuesta arriba que se le había puesto la prueba.

Guanyu Zhou liderando el pelotón tras la salida. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F2 Championship

La lucha entre Correa y Schumacher terminó abruptamente cuando ambos se tocaron, quedando el estadounidense fuera de carrera y el alemán con el alerón descolgado, viéndose obligado a parar en boxes para sustituirlo. También pararon el resto de pilotos que faltaban por detenerse en el Pit Lane. Entre ellos, el líder de carrera, el francés Hubert, que terminó en sexta posición. Con ello, la situación de carrera se normalizó, con Guanyu Zhou en primera posición, seguido por Latifi y Aitken.

Pero el canadiense no pensaba rendirse, y plantó batalla al chino hasta que finalmente, pudo superarle en la frenada de la primera curva, con una maniobra digna de otros tiempos. El de DAMS se abrió, apurando la frenada y adelantando a su rival por el exterior. Los neumáticos de Zhou experimentaban una degradación que no permitía al piloto mantener el ritmo, aprovechando Jack Aitken la situación para ganarle la segunda posición a falta de dos vueltas.

Nicholas Latifi entrando en boxes para realizar su parada. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F2 Championship

Finalmente, Nicholas Latifi se hizo con la victoria, seguido de Jack Aitken y Guanyu Zhou. Tras la carrera, Guanyu Zhou se mostró contrariado por el resultado. Para el joven piloto asiático, fue una decepción perder la victoria, pero a su vez, se mostró muy contento por conseguir su primer podio en Fórmula 2.

Por su parte, Nicholas Latifi nos comentó tras la carrera que lo importante a partir de ahora era ser consistente y seguir sumando puntos para conseguir el título, empezando por la carrera del domingo, donde partirá en octava posición por la inversión en la parrilla de salida de los ocho primeros clasificados en la carrera del sábado. Así pues, el de Montreal se mantiene en primera posición con 87 puntos. Jack Aitken consolida el segundo lugar con 61, mientras que Luca Ghiotto se queda en tercera posición con 55 unidades. Mañana, la segunda parte.

Nicholas Latifi, Jack Aitken y Guanyu Zhou celebrando en el podio. © Joe Portlock / LAT Images / FIA F2 Championship