24 horas en recuerdo de Fermín Vélez

24 horas en recuerdo de Fermín Vélez

Este fin de semana, el Circuit de Barcelona – Catalunya es el escenario en el que se disputa una nueva cita de las 24H Series, campeonato de resistencia conformado por varias pruebas de un día de duración. Las 24 Horas de Barcelona también van a servir de homenaje a uno de los pilotos españoles más laureados de todos los tiempos. Hablamos, como no, de Fermín Vélez.

La carrera lleva por título “Trofeo Fermín Vélez”. Y no es algo casual. El barcelonés logró sus mayores gestas deportivas en carreras de resistencia, como os contamos en “Tras los pasos de Vélez”. Campeón del Mundo de Resistencia en categoría C2, campeón del IMSA WSC, ganador absoluto de las 12 Horas de Sebring, y de las 24 Horas de Le Mans en la clase LMP1. Son algunos de sus logros, y por ello, el circuito de Montmeló le hace este homenaje que sirve para recordar a un gran piloto que se fue demasiado pronto.

Centrándonos en la competición, las 24 Horas de Barcelona es la carrera en circuito de mayor duración que se celebra en nuestro país. Es la reina de las carreras de resistencia en España, y viene celebrándose desde hace algo más de veinte años. Esta es la 21ª edición, aunque han habido algunas interrupciones. Y siguiendo con la tradición, tomó en su día el relevo de aquellas pruebas de resistencia y de coches sport que se celebraron en el legendario circuito urbano de Montjuïc.

Momento de la salida de las 24 Horas de Barcelona de 2018. © 24H Series

Es la sexta prueba del año del campeonato organizado por la empresa neerlandesa Creventic, y dará puntos tanto para el certamen intercontinental como para el Europeo. Y es que, en Barcelona se decidirá la clasificación europea, y podría decidirse matemáticamente el equipo Campeón de Continentes. El trío formado por Jiří Písařík, Josef Král y Matteo Malucelli es el que mejor lo ha estado haciendo en lo que va de curso. Han ganado las cuatro últimas carreras, en Mugello, Spa-Francorchamps, Brno y Portimao, y se perfilan como los favoritos para llevarse el título. Para ello, deberán volver a domar su Ferrari 488 GT3 de la Scuderia Praha.

La representación patria se centra en las participaciones de los equipos GSR By Speed Factory con un Audi RS3 LMS, Tictap Totcar Sport (Esduería Motor Terrassa) con un Seat León TCR y Baporo Motorsport con un Cupra TCR. Además, Francesc Gutiérrez corre con la estructura Vortex V8, Jon Aizpurua hace lo propio con los alemanes de PROsport Performance, y el hispano-finés Patrick Kujala defiende los colores de Barwell Motorsport. Así mismo, Jorge Belloc Díaz, Jorge Belloc Ruiz, Isidoro Díaz-Guerra y Álvaro Rodríguez son el cuarteto que pilota el Seat del equipo Tictap Totcar Sport.

Así mismo, y como parte del programa oficial, los GT4 tienen sus momentos de protagonismo. Dos carreras repartidas entre la tarde del viernes y la mañana del sábado del campeonato GT4 South European Series, sirven de aperitivo de la gran carrera de resistencia del fin de semana. Los participantes españoles son dos. El equipo Plemar Sport pone en pista su Ginetta G50 GT4, pilotado por Juan Reina Martín y Lorenzo López; mientras que KTM X-Bow España saca a pista su impresionante bestia, una creación que no deja indiferente a nadie.

Uno de los TCE surca la recta de meta durante los entrenamientos de calificación del viernes. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Y en estos tiempos en el que las carreras virtuales van ganando protagonismo, la organización ha decidido repetir la experiencia que se llevó a cabo el año pasado, celebrando una prueba de SimRacing de veinticuatro horas, que se disputará a la vez que la carrera real sobre la copia virtual en iRacing que estrena este año el Circuit. En ella participarán algunos de los mejores jugadores de carreras virtuales, clasificados tras una primera ronda eliminatoria.

El plato fuerte de este magnífico banquete de carreras empezará a las 12 horas de mañana. Pero antes, se han celebrado los entrenamientos calificativos, en los que el trío de Barwell Motorsport (Adrian Amstutz, Leonid Machitski y Patrick Kujala) con el Lamborghini Huracán GT3 Evo ha marcado la Pole Position entre los GT, por lo que largarán en primera posición mañana. Por otra parte, Eric van den Munckhof, Marco Poland, Ted van Vliet, Glen van Berlo y Marcel van Berlo han conseguido el mejor tiempo para el equipo Munckhof Racing con el BMW M4 GTR, lo que les da la Pole Position dentro de los TCE.

El Circuit de Barcelona-Catalunya vuelve a ser protagonista en carreras de resistencia. © Pablo López Castillo (elacelerador.com)

Estos días, Barcelona se convierte en la capital mundial del automovilismo de resistencia. El Circuit de Barcelona-Catalunya se viste de gala para una noche de alto voltaje. Las 4 Horas de Barcelona de las European Le Mans Series ya atisbaron el gran ambiente de luces y sombras, mezclado con todo el sonido de los motores, que podía haber en este trazado. La carrera promete ser un espectáculo visual de lo más apreciado. Sólo nos falta contar las horas para volver a disfrutar.

Foto de portada: © 24H Series

Le Mans: las carreras del pasado, en el futuro

Le Mans: las carreras del pasado, en el futuro

Si hay una carrera emblemática por encima de todas, esa es las 24 Horas de Le Mans. La del trazado francés se ha convertido en la madre de todas las pruebas de resistencia, la más grande y la que todo el mundo quiere conquistar. Durante muchos años ha llevado a la pista grandes carreras, rivalidades e historias. Ahora, en pleno siglo XXI, la rivalidad sigue viva en Le Mans y, por tanto en el Campeonato del Mundo de Resistencia, el FIA World Endurance Championship (WEC) en el que se encuadra la carrera estos últimos años.

Desde sus incios, Le Mans ha sido sinónimo de competición e innovación. La carrera francesa ha sido la cuna en la que se han criado muchas de las grandes innovaciones de la historia del automovilismo. Componentes ahora normales en muchos coches de calle, tienen su origen en esta carrera: es el caso de los frenos de disco (1953) o los faros LED (2014), entre otros muchos casos. Podemos decir, entonces, que esta carrera ha cambiado el rumbo de la automoción a lo largo de la historia.

Todo esto, mientras sobre su asfalto se disputaban las grandes batallas del pasado del automovilismo que todos recordamos. En un mundo en el que algunos campeonatos han perdido algo de su esencia (a costa de ganar en otros frentes) e incluso sufren de cierta previsibilidad, la resistencia sigue siendo un oasis al que acudir para beber de las auténticas carreras. Batalla, estrategia, innovación y pasión se dan cita en estos eventos. Los tecnológicos LMP1, máquinas que parecen sacadas de la era espacial, son los reyes de la categoría. Justo por detrás, la pureza de los LMP2 asegura batallas a alta velocidad, e incluso pueden amenazar a sus hermanos mayores si las circunstancias de la carrera lo permiten. Pero si queremos una auténtica guerra, esta la libran los GTLM, que comparten pista con los prototipos para hacer todavía mas compleja esta categoría con sus doblajes y adelantamientos.

El mítico Porsche 962 forjó gran parte de su leyenda en Le Mans.

Aunque ya son más de 90 años, Le Mans, y el Campeonato del Mundo de Resistencia siguen con su fórmula secreta para el éxito. El campeonato combina como ninguno los avances tecnológicos y la competición más dura. Desde el “Automobile Club de l’Ouest”, organizador del evento, han sabido interpretar como nadie los pasos a seguir para llevar la tecnología del circuito a la calle, y en algunas ocasiones han sido capaces incluso de anticipar el rumbo que tomará el mercado del motor. No hace muchos años fue Le Mans quien anticipó el auge de los motores Diesel y más recientemente ha sido uno de los pilares en cuanto a la hibridación de los coches de calle. Con antecedentes como esos, quizás haya que tomarse en serio su apuesta por el hidrógeno para los próximos años con su “Mission H 24”, que se consumará definitivamente en 2024, como bien indica su nombre.

De momento, su formato es uno de los más atractivos del panorama actual, y sus carreras siguen emocionando a los aficionados como llevan haciéndolo desde un lejano 1923. Aunque puedan parecer carreras demasiado largas, por su duración, y a veces se antoje aburrido seguir una carrera durante tantas horas, la verdad es que no dejan indiferente a nadie. La acción está asegurada e incluso en la más larga de todas, las 24 Horas de Le Mans, el tiempo vuela. Larga vida a la resistencia, esa disciplina en la que incluso veinticuatro horas saben a poco. Siempre hay ganas de más.

 

La Igualdad entre los GTLM promete carreras muy apretadas. Aquí el Ford GT LM del equipo de Chip Ganassi.